Cinco principios que te mantendrán con éxito



Descargar 12.63 Kb.
Fecha de conversión09.05.2019
Tamaño12.63 Kb.

Lo que se había perdido

¿Cuál es el propósito de la Palabra de Dios? Hacer germinar algo y hacer que la tierra sea productiva. Hace algunos días les enseñé que dentro de nosotros ya está la bendición. Dios te bendijo desde el día que te creó. Cuando Dios creó al hombre lo bendijo. La Biblia dice que Dios hizo un muñeco de barro y lo sopló. Al hacer eso metió en nosotros lo que había en Él, aliento de vida. Tú no puedes hacer germinar la tierra ano ser que pongas en ella una semilla.


Mientras oraba el Señor me mostró que su Palabra sí puede quedar vacía. En otras palabras, si pones una semilla en la tierra germina ó no sale porque no dio resultado y no produjo. Hay un momento en que la Palabra de Dios llega y un momento que no hace nada. Cuando una persona no quiere tener hijos usa un método anticonceptivo, pero el potencial y la bendición de poderlo hacer si está pero usas métodos para que no se logre. La Palabra de Dios es poderosa, pero si usas un método no germina.
El producto es resultado de una semilla. Nadie puede fructificar sin tener una semilla. Dicho de otra manera, la Palabra que te es sembrada no regresa vacía porque ella misma se encarga de sacar lo que tienes.
¿Crees que el Señor nos dio el poder de hacer riquezas? Cuando se te predica, la Palabra esta tratando de sacar lo que hay dentro de ti. La semilla sólo revela lo que esta dentro de ti cuando se sembró. Por ejemplo, si pones una semilla de tomate en una tierra inadecuada no produce, debe haber una buena tierra para sembrar. Todos somos buena tierra, lo que debemos descubrir es tierra para que somos. Es decir, que pasa si pongo una semilla de naranja en ti y no eres buena tierra para la naranja, no germina.
Pero, por otro lado, si eres buena germina. Entonces, la gente suele ver lo malo que le hacen pero no suelen ver lo malo que responden, justifican su repuesta en lo que le hicieron pero lo que están diciendo es que son buena tierra para lo que le hicieron. Si cada vez que te hacen algo malo el odio y el rencor empieza a crecer en ti eso evidencia la buena tierra que eres para lo malo. Ahora bien, si te siembran esa ofensa y tu regresas perdón eres muy mala tierra para las ofensas, es decir las ofensas no llegan a crecer en ti, nunca llegan a ofrecer un fruto. Por ejemplo, si no hay modo de que trabajes bien hasta que el jefe te maltrata, eres una buena tierra para el maltrato porque cada vez que te maltratan produces algo bueno.
Todos son buena tierra, pero la pregunta es: ¿Para qué? Pero, ¿qué pasa cuando tu jefe te pregunta si puedes trabajar más tiempo? Si te quedas, eres buena tierra para la productividad, pero si tú solo produces más cuando te amenazan de despido, eres buna tierra cuando te amenazan. Todo tiene mucho que ver con la formación.
Cuando Jesús vino una de las cosas que cambió en el ser humano fueron los sentimientos. Entonces, cuando se dice una mentira no debes cerrarte y llorar por eso, porque el que se bienaventura, se goza en eso.

Si cambian nuestros valores, cambian nuestras creencias. Nuestros sentimientos son origen de la creencia y de nuestros valores. Si crees que lo que tienes es tu vida, por cada mil que te quiten te están quitando parte de tu vida, pero si tu creencia es que en eso no consiste tu vida, no te la están quitando. Si te chocaron el carro o te lo rayaron, o no te devolvieron lo que prestaron, pregúntate por cuántos días lo sentiste. Materialista no es el que tiene muchas cosas materiales, materialista es el que tiene su corazón en ellos.

Analiza tu vida, ¿Qué guardas?, ¿Qué pasa? y pregúntate a ti mismo para qué tipo de semilla eres bueno.

En Mateo 13:21 dice: Pero no tiene raíz en sí, sino que es de corta duración pues al venir la aflicción a la persecución por causa de la Palabra, luego tropieza. Si tienes persecución por la Palabra, es porque la Palabra te está llevando a hacer cosas que otros no hacen. Te persiguieron porque ahora tienes una Palabra que no tenías.

Por ejemplo, vas al te con tus amigas y les dices: Fíjate que decidí perdonar a mi marido, y otra te responde: Ya te lavaron el cerebro esos, como ellos tienen un buen matrimonio es fácil hablar. Entonces decides ya no perdonarlo y tropezaste por la persecución de la Palabra. Si tú vas a creer en la Palabra de Dios no debes avergonzarte de ella por lo que digan los demás. Si la Palabra te lo enseña debes obedecerla. Una de las primeras cosas que te tienes que quitar para crecer en el Señor es la vergüenza de lo que eres en Cristo Jesús. Él que hace lo bueno no tiene de que avergonzarse.

Y en el verso 22 dice: El que fue sembrado entre espinos, este es el que oye la Palabra, pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se hace infructuosa.

¿Quién puede ahogar algo que no tiene vida? La Palabra es viva y eficaz y sin embargo hay quienes la ahogan. No importa que tanto sabes de todas las revelaciones profundas de Dios, todavía no tienes los rasgos más pequeños que un hijo de Dios debe tener en su carácter. La madurez no es cuantos conocimientos tienes, es que seas hacedor de la Palabra. La Palabra sembrada en un corazón que vive afanado por este siglo, se ahoga. Las riquezas son especialistas en traer engaño a la mente, el corazón y las creencias de la gente.

Acá dice que hace infructuosa la palabra. ¿Cómo es posible que una Palabra de Dios no de fruto? ¿Es Dios mentiroso? No, ¿Su Palabra no tiene poder o es toda poderosa? Sin embargo hacen que la Palabra no de fruto por el engaño de la riqueza y el Señor me mostró esto. Solo hay engaño de riqueza en aquellos que han hecho sus riquezas sin basarse en la Palabra de Dios.

Por eso es que al diablo no le interesa que hagas tu riqueza a través de la Palabra de Dios, para que esa misma riqueza ahogue la Palabra. Ahora bien, si tú haces tu riqueza basado en la Palabra de Dios, ¿Podría engañarte? No porque la Palabra es verdad. Entonces, no tienes el engaño de la riqueza sino la verdad de la riqueza. Dios te enseña que no hay de que afanarse para que después cuando te bendiga no te olvides de cuidarte que fue Dios quien te dio el poder para hacerlo. Dar gloria a Dios solo de boca cualquiera puede hacerlo. El engaño de la riqueza hace infructuosa la Palabra. Lo que un método anticonceptivo es a un esperma, es el engaño de las riquezas a la Palabra. Teniendo un potencial de dar un fruto lo vuelven infructuoso y uno no da fruto por un engaño.

Un gran engaño es creer que la vida consiste en los bienes que posee. Por eso es que mucha gente piensa en suicidarse cuando pierde sus bienes. Hay quienes no se mueren pero se enferman. ¿Acaso no es lo mismo pero más pequeño? ¿Por qué? Porque está siendo preso dela riqueza. Tu vida no consiste en los bienes que posees. Si conservas tu vida y siempre has buscado primeramente alo reino de Dios, sabes cómo volver a hacerlo.



Analiza tu vida, porque si ya no puedes ni dormir es porque estás siendo preso de un engaño. ¿Cuánto has perdido? No lo sé, pero déjame decirte que con la vida puedes volver hacer todo lo que perdiste porque Dios esta contigo.


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad