“ciberbullying”



Descargar 75.5 Kb.
Fecha de conversión03.12.2017
Tamaño75.5 Kb.
Vistas109
Descargas0

CIBERBULLYING”

ACOSO VIRTUAL ENTRE CHICOS

Las nuevas tecnologías que han favorecido positivamente las comunicaciones y el aprendizaje, han propiciado, a la vez, un uso nocivo con una nueva forma de intimidación o acoso entre chicos y jóvenes denominada “ciberbullying”.

Se trata de agresiones u hostigamientos cometidos a través de chats, celular, mensajes de texto, correo electrónico, messenger, y hasta en blogs. Todo esto puede producir consecuencias graves que van desde depresión hasta fobia y ansiedad.

También, la autoestima del acosado desciende, no tiene una adaptación social óptima y su capacidad de concentración y rendimiento académico merman. Además puede presentar tensión, miedo o ansiedad y, en casos muy extremos, intentos de suicidio. El fenómeno afecta entre el 2,5 por ciento y el 3 por ciento de los alumnos españoles, se-gún datos del Gobierno de las Islas Baleares. Y el tema ha generado la preocupación en nuestro país, donde la Asociación Argentina de Psiquiatría Infanto-Juvenil abordó en un congreso las conductas de hostigamiento y persecución física o psicológica entre pares.

Los especialistas señalan que los síntomas que pueden indicar que un chico es víctima de bullying son “tener arañazos, golpes o la ropa estropeada al llegar de la escuela, perder el dinero para el almuerzo, estar de mal humor siempre y la negativa de ir al colegio porque le duele la cabeza o la panza permanentemente”. En el caso del cyber-bullying los síntomas son menos visibles y es necesario observar los comportamientos para advertir cómo se manifiesta en las víctimas esta forma particular de acoso.


Juan Otero

Perfil: Director de Psicología Comunitaria y Pedagogía Social de la DGCyE, Profesor en Ciencias de la Educación y en Filosofía. Posgrado en Psicología Genética y en Ciencias Sociales con mención en Educación. Docente. Investigador. Autor de dos libros y artículos sobre el tema educación.
En esta entrevista con Portal Educativo, el Director de Psicología Co-munitaria y Pedagogía Social de la cartera educativa provincial, Juan Otero, brinda respuestas a las preguntas e inquietudes de los padres.

Portal Educativo: ¿Qué es el ciberbullying?

Juan Otero: El cyberbullying o ciberintimidación es una práctica de acoso dirigida a una persona a través del uso de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación mediante soportes puestos al servicio personal (correo electrónico, chats, teléfonos móviles, sms). A través de estos medios, los niños, niñas, adolescentes y adultos pueden vivenciar intimidaciones e intrusiones potentes que provocan alteraciones del equilibrio psíquico y también físico.

A diferencia del cyberbullying que posee un inicio y también un desenlace en tiempo real (se intimida a una persona hasta que el acoso .naliza cumpliéndose o no el objetivo del agresor), existe también el acoso virtual o network mobbing que alcanza niveles de intrusión mayores que pueden sostenerse, transformarse y redirigirse en tiempo virtual. En este caso, se produce una intrusión colectivamente organizada con el .n de dañar a una persona a través de las nuevas tecnologías de la información y comunicación de uso social (sitios, webblogs, mailing, foros, grupos de webpages, entre otros).



Portal: ¿Cuáles son las motivaciones del agresor?

Otero: El agresor opera persiguiendo un .n que generalmente está relacionado con sentimientos de profundo rechazo hacia la persona agredida. Los objetivos van desde provocar temor o amenazar respecto de alguna actitud del agredido hasta provocar en la víctima sentimientos de baja estima, comportamientos de aislamiento, es decir, dolor psíquico y moral.

Portal: ¿Cómo debe defenderse quien es acosado?

Otero: El cyberbullying posee la particularidad de ser un ataque a la víctima en situaciones privadas, mientras revisa su correo electrónico, cuando abre ventanas exclusivas en chats o cuando lee los mensajes de texto de su teléfono celular. Este modo de ata-que paraliza y genera un sentimiento de proximidad con el agresor que en muchas ocasiones impide pedir ayuda. Frente a este tipo de ataques es conveniente no contestar y cerrar inmediatamente el contacto tratando de transmitir la inquietud que ha generado la intrusión a familiares o amigos, o incluso a otras personas que se encuentren en línea en ese momento. Si la agresión persiste de un modo incesante es recomendable cerrar cuentas de correo y enviar a los contactos la nueva dirección, cambiar la identificación y las claves de acceso. En el caso del teléfono celular se puede con-testar informando al agresor que el número al cual deseó enviar su mensaje no es correcto. Si insiste, es conveniente informar al acosador que se ha realizado una denuncia y un pedido de rastreo del número de origen. Si el acoso persiste es necesario radicar una denuncia policial y abstenerse de utilizar los soportes personales.

Portal: ¿Agreden más los varones que las chicas?

Otero: En el caso de agresiones realizadas por varones, el lenguaje es más directo y es frecuente la utilización de un vocabulario vulgar por lo general focalizado en temas vinculados a la debilidad, sexualidad, muerte, ofensas a familiares o amistades. Los varones que acosan a mujeres optan por inculcar miedo sobre la integridad física de la víctima o malestar a partir de comentarios degradantes respecto de novios, maridos, hijos o amigos. En el caso de las mujeres, el tipo de intimidación comprende amenazas de revelar supuestos secretos de la víctima, acusaciones sobre distintos hechos que la agresora podrá silenciar a cambio de determinada información. No obstante, si bien ambos estilos son típicos, pueden darse situaciones de acoso en el que el agresor puede ser un grupo de personas que se oculta detrás de una sola .gura y de este modo los mensajes condensan distintos estilos. Sobre si son más o menos los varones o las mujeres que realizan estas prácticas de acoso, no puede determinarse esta particularidad sobre todo teniendo en cuenta que existen agresiones “por encargo” a personas que poseen un manejo sofisticado de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación.

Portal: ¿Qué actitud deben adoptar los padres de quien es acosado?

Otero: Ante la sospecha de que un niño, niña o adolescente pueda estar transitando una experiencia de acoso virtual, los padres deben observar si sus hijos manifiestan alguna tendencia al repliegue o aislamiento cuando terminan sus sesiones frente a la computadora o mientras están respondiendo mensajes, si existen síntomas de alteración del pulso, sudoración o gestos que denoten preocupación. Existen casos en los que las víctimas se ocultan de las miradas de otros y se los ve preocupados, sin apetito, sin deseos de salir o ir a la escuela. Nunca es recomendable revisar los correos o los mensajes de texto ya que estas actitudes frente a la posibilidad de un acoso generan mayor angustia y suman otra experiencia de intrusión. Los padres deben preguntar abiertamente a sus hijos si están recibiendo a través del correo electrónico o de mensajes de textos frases o expresiones hirientes, e informarles de inmediato los riesgos que implica no compartir la preocupación que tal situación genera (angustias, somatizaciones, sentimientos de persecución y muerte, efectos negativos sobre la autoestima, trastornos alimentarios, de-seos de fuga, entre otros).

Portal: ¿Qué aconseja desde la Dirección de Psicología Comunitaria y Pedagogía Social de la Dirección General de Cultura y Educación?

Otero: Ante las situaciones descriptas aconsejamos a los alumnos de nuestras escuelas y a sus padres consultar con los Equipos de Orientación Escolar dependientes de esta Dirección que desempeñan sus tareas en los establecimientos educativos o, en su defecto, comunicarse vía mail a dirección_psicología@ed.gba.gov.ar colocando en el asunto: cyberbullying y transmitiendo en el cuerpo del mail todas las inquietudes respecto del tema.

Portal: ¿Hay estadísticas de casos en nuestra Provincia y en el país?

Otero: Hasta el momento los casos registrados no son lo suficiente-mente significativos como sucede en otros países. No existe un estudio detallado ya que por lo general la tendencia en las personas que son o han sido víctimas de estas intimidaciones es ocultar la experiencia por temor o vergüenza. Creemos que existen muchos casos que no trascienden el anonimato. En el caso de los adolescentes, el cyberbullying es una práctica que habitualmente se genera a partir de intercambios de datos en grupos virtuales en donde cierto pacto de privacidad se impone por sobre la necesidad de pedir ayuda.

Portal: ¿Aumenta o disminuye el cyberbullying?

Otero: La tendencia a aumentar es notable. En la medida en que se conquistan modos de acceso a los nuevos soportes para la comunicación a través de prácticas violentadoras de los dispositivos de personalización, el ingreso de personas que desean provocar un daño moral a otras a través de las cuentas de correo, teléfonos celulares e inclusive a la misma webcam (cámara PC) es cada vez mayor. El hacker-psicópata es hoy la nueva figura temible que actúa libremente en el ciberespacio, un espacio en el que la falta de normas de convivencia resulta un problema aún no resuelto.


HOSTIGAMIENTO EN LA RED

En un grupo virtual conformado por compañeros de la escuela, Mariana había comentado sus últimas vacaciones en la playa. Laura, quien había recibido a través del correo electrónico fotos de Mariana en sus vacaciones, sin respetar el contenido de las mismas y utilizando el programa photoshop, había alterado la figura de Mariana reduciendo el tamaño del traje de baño y connotando situaciones obcenas. Seguidamente, y movida por un profundo sentimiento de aborrecimiento, Laura hizo circular las fotos alteradas por los correos de los compañeros del grupo junto a comentarios degradantes que des-acreditaban el comportamiento de Mariana provocando en el grupo un sentimiento de rechazo hacia la joven. Lo que siguió al episodio no tuvo fin. Mariana ingresó en un estado de depresión profunda con somatizaciones que alteraron profundamente su salud. Abandonó la escuela ya que no pudo enfrentar a sus compañeros y la historia que de ella se había desatado circulaba por el barrio asumiendo cada vez más comentarios degradantes

En un chat, Alejandro, de 14 años de edad, decidió cruzar su dirección electrónica con Antonio quien se presentaba como un experto hacker capaz de entrometerse en cualquier ordenador. Impresionado frente a este talento, Alejandro lo desafía a ingresar en el correo de una compañera de quien estaba particularmente interesado. Al poco tiempo, recibió en su propio correo no sólo una lista de textos de los e-mail que la chica recibía sino, también, filmaciones capturadas con webcam.

Interceptado por la posibilidad de acercarse virtualmente y fuera de sí, Alejandro comenzó a escribirle a la chica describiendo su cuarto, comentando su correo y llegando a niveles intimidatorios insoportables.

Alarmada, la joven comenzó a experimentar todos los síntomas de un estado de persecución e impedida de buscar ayuda ingirió una cantidad de píldoras que casi la condujeron a la muerte.

En otro sentido pero bajo la misma lógica de la cyberintimidación, Pablo experimentó un hecho igualmente complejo.

“Pabl… no sap leer. Burro!”. “Kmbiá de esc, tonto!”, “xq no te vas”. Eso decían los mensajes de texto que recibía Pablo quien sí sabía leer lo suficiente como para ente-rarse. Tras una larga pesadilla de casi tres meses, el niño recibió un correo anónimo en el que alguien le contaba que una compañera, hermana de un adversario de juego de Ignacio –hermano mayor de Pablo- había sido la autora de aquellos mensajes de texto que tanto dolor le había ocasionado.



Con tan sólo ocho años, Pablo ya había experimentado amenazas e intimidaciones. Ni sus padres, ni su hermano lograron en el tránsito de esta experiencia acudir en su ayuda hasta enterarse el niño de las venganzas que por detrás se esgrimían.


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos