Causalidad y concausalidad en infortunios laborales



Descargar 91.5 Kb.
Fecha de conversión05.06.2018
Tamaño91.5 Kb.
Vistas153
Descargas0

Causalidad y concausalidad en infortunios laborales.

Por: Claudio Eduardo Andino (*)



Parte primera.

Una visión interdisciplinaria sobre causa y causalidad.



I. Importancia o levedad del tema según quiénes.

Los conceptos de causa y de relación de causalidad (que son dos cosas distintas como veremos, aunque habitualmente están confundidos por el uso), tienen una vigencia antiquísima en la cultura occidental y han sufrido –todavía lo hacen- numerosos avatares en el campo científico y jurídico.


Su agitada existencia quizás haya sido motivada por la multiplicidad de sentidos (polisemia) que les han sido asignados por variados autores, múltiples disciplinas y épocas históricas.
En su significado corriente o vulgar causa puede significar, en lo que a nosotros interesa, tanto como: 1) fundamento u origen de algo; 2) todo lo que contribuye a la constitución de un ser; 3) o, según la concepción empirista más moderna: el antecedente constante de un fenómeno. Por su parte, relación de causalidad puede ser empleada como: 1) Ley en virtud de la cual se producen efectos; 2) relación existente entre causa y efecto.
Mientras que la cuestión de la causa o relación de causalidad fue un tema basal del Derecho Civil en la concepción de Vélez Sarsfield (recordar artículos 499 a 502, 505 y concordantes del Código Civil: no hay obligación sin causa, y sus múltiples consecuencias), tal cuestión en los infortunios del trabajo no fue motivo de mayores preocupaciones para el novísimo Derecho Laboral hasta la década de 1940, oportunidad en que se elabora por la jurisprudencia la teoría de la “indiferencia de la concausa” o de responsabilidad plena de los empleadores en el ámbito de la llamada “Ley especial” Nº 9688.
Las doctrinas judiciales virtualmente unánimes por entonces sostenían que aunque el daño causado por el infortunio en la persona del trabajador hubiere sido producido en parte por factores predisponentes, genéticos o preexistentes ajenos a los riesgos del puesto o infortunio, el empleador igualmente debía responder por la totalidad del daño producido, cualesquiera fuese la causalidad atribuible.
Con la sanción de la Ley 17711 (reformas al Código Civil) y la adopción por parte de la CNAT del Plenario “Alegre Cornelio c/ Manufactura Algodonera Argentina S.A.” y la extensión de la reparación objetiva plena a los infortunios laborales, comenzó de parte de empleadores y compañías de seguros (especialmente estas últimas) en la década de los ’70 del siglo pasado una sostenida campaña para limitar los alcances de esta nueva doctrina con el entendible argumento que frente a la reparación integral del daño (restitutio ad integrum) y la consecuente ilimitada aunque “prudente apreciación judicial” del resarcimiento, resultaba imposible el cálculo actuarial de la prima de cobertura de un evento que se demostraba imprevisible por lo incuantificable a priori (dependía de muchas variables: salario y condiciones personales del trabajador, edad, capacitación, cuantía del daño y decisión judicial acerca del valor económico de la vida humana).
Acorde con esta presión en todos los campos: políticos, económicos, doctrinarios, casi de inmediato aparecieron doctrinas judiciales limitadoras de la responsabilidad patronal, interpretando restrictivamente el instituto de la restitutio ad integrum. Citaremos algunas de ellas, que se transformaron en dominantes rápidamente:
* “Cuando el resarcimiento por un infortunio se reclama con sustento en las normas civiles, la concausa debe valorarse en su real magnitud ya que el empleador sólo debe responder por la parte del daño exclusivamente causado por el riesgo o vicio de la cosa, o por su actuar negligente, según el caso” (SCBA, 18/11/1986, L. 36123, Idem 28/11/1989, L. 43430; idem 13/11/90, L. 42669 entre muchísimos otros; en similar sentido CNAT, S. IIa, 14/10/1985 in re “Trabado, J.”; todas en Lisi, 1993, pp. 259/60) (**).
La expresión “o por su actuar negligente”, resultaba derogatoria contra legem de la responsabilidad objetiva por incumplimiento de obligaciones de fuente legal del artículo 1074 del Código Civil. Para reforzar esta discutible jurisprudencia la Ley 24028 (B.O. 17/12/1991), el párrafo 3º de su artículo 2º estableció: “En caso de concurrencia de factores causales atribuibles al trabajador y factores causales atribuibles al trabajo, sólo se indemnizará la incidencia de estos últimos, la que será determinada por la autoridad administrativa o judicial según correspondiere”(***).
Lo curioso es que el Derecho vernáculo reimplantaba dogmáticamente un instituto (la causalidad), que había entrado en crisis por inseguro o incierto en muchos casos en otras disciplinas “duras” desde Galileo en adelante.

II. ¿El fantasma de la causalidad redivivo por el Derecho?
El término causa tiene su origen en la invencible curiosidad de los griegos por conocer el origen de todas las cosas, el elemento o fuente material de todos los fenómenos. Aristóteles encontró cuatro tipos de causas: I) material (de qué es el ente, a partir de lo que está constituido); II) eficiente (qué le provoca a ser, qué agente pone en marcha el proceso de su constitución); III) formal (qué es, qué aspecto tiene el ente, cuál es su definición) y IV) final, que englobaría a las antecedentes (para qué es lo que es, en vistas a qué se constituye y define).
El pensamiento científico moderno ha menospreciado y virtualmente abandonado el concepto clásico de causa, desde Galileo como mencionamos. Según el físico renacentista el cometido de la ciencia no consiste en preguntarse porqué las cosas son lo que son, sino en la posibilidad de establecer relaciones objetivas –mensurables, demostrables, replicables experimentalmente- entre los fenómenos. De tal modo el pensamiento científico en su paradigma dominante hoy busca determinar y controlar las condiciones que hacen posible los fenómenos observados, de modo de permitir su manipulación (replicación por el investigador) y explicación objetiva, al margen de toda cuestión acerca de su origen o fin (desechando toda idea viable de causa fuente o causa fin).
Con el concepto de causalidad, que se refiere a la relación misma, al tipo de nexo establecido entre la causa y el efecto, ocurrió algo parecido. Se dice que estamos ante una concepción determinista cuando establecemos una relación causal necesaria o inexorable entre dos fenómenos, sucesos o conceptos lógicos. Por ejemplo, la física clásica (Newton, Laplace, Leibniz) postulaba en teoría que conociendo todas las fuerzas y seres que actúan en el universo en un momento determinado podríamos reconstruir el pasado y prever los estados futuros que habrían de acontecer.
Una crítica importante a esta teoría provino de Hume, quien advertía que nuestros sentidos pueden captar la sucesión de fenómenos pero no siempre aprehender el nexo que los vincula. Como tal, la causalidad es habitualmente inasible, imperceptible y, empleando el mismo criterio empirista de verdad (sólo puede conocerse con certeza aquello de lo que se tiene algún grado de percepción) resulta incognoscible; su origen debe buscarse en algún hábito psicológico del ser humano quien, después de asociar durante cierto tiempo diversas percepciones, se acostumbra a relacionarlas según nexos de causa-efecto o antecedente-consecuente (incluida la versión creacionista, mágica o de intervención divina).
Para Kant, la causalidad es una categoría, un concepto puro del entendimiento. Como tal, expresa una regla universal de síntesis común a todos los seres humanos y a la que se conforma todo objeto perceptible. Dicha regla consiste en enlazar la intuición pura del tiempo de forma tal que a un instante le sigue necesariamente otro, como lo hace el efecto a la causa.
A partir de la teoría de la relatividad einsteniana y del principio de indeterminación de Heisenberg (según el cual la posibilidad de especificar la posición de una partícula es inversamente proporcional a la de fijar su momento), la noción de causalidad ha entrado en una profunda crisis.
Frente al concepto determinista de naturaleza, la nueva epistemología habla de relaciones de probabilidad entre fenómenos, inducidas con criterios cuya suficiencia (o eficiencia causal) suele resultar problemática (relatividad causalística). Advierte también que lo que aparecen como relaciones absolutas son en el fondo meras conexiones relativas a los conceptos y procedimientos usados para establecerlas. En este sentido, la noción absoluta de causalidad ha ido cediendo ante las de reducción de la complejidad, teorías del azar, control, sistema, etc.
Partiendo, como lo hicimos desde de lo superestructural general, estamos en condiciones de ver ahora los enfoques de algunas disciplinas vinculadas a los infortunios laborales.

III. Visión de la Seguridad e Higiene laboral.
Si bien emplea por una cuestión de funcionalidad el término causa o causalidad en los infortunios laborales, no lo hace con carácter determinista (a una causa sigue necesariamente un efecto) sino desde tres puntos de abordaje diferentes, de naturaleza multifactorial o multicausal: a) El análisis estadístico (probabilístico), como la frecuencia en que determinados infortunios se producen en determinados momentos, actividades o lugares; b) El análisis sistémico de las organizaciones empresarias; c) Factores ligados a las características individuales.
El método estadístico aquí empleado, para seguir de manera adecuada la distribución de los riesgos y su evolución, trabaja sobre la ponderación de dos variables, los llamados índices de frecuencia y de gravedad de los infortunios del trabajo, representados por dos cocientes:
Índice de frecuencia= Nº de accidentes con baja X 100.000 (o por 1.000.000)

Nº de horas trabajadas


Índice de gravedad = Nº de jornadas perdidas X 1.000

Nº de horas trabajadas


Desoille (1990) cita una investigación llevada a cabo en un conglomerado siderúrgico por un grupo investigador multidisciplinario (técnico, médico, psicólogo y sociólogo), que sobre 681 accidentes detectados sólo el 18,6% parecía deberse a una causa identificable. Debe aclararse que el estudio se refirió a accidentes y no a enfermedades laborales, en que la multicausalidad es la regla.
En nuestros tiempos, la Seguridad e Higiene laborales conciben al accidente como el resultado de la convergencia de numerosos factores vinculados al hombre y su entorno. La visión tradicional, totalmente anacrónica dice Desoille, se esconde bajo la noción de culpa, ya fuere del empleador o del trabajador (que es casualmente el sistema original de nuestro Código Civil y el predominante todavía entre nosotros en el comienzo del siglo 21).
Para superar el tal anacronismo se estudian dos familias de factores causales de los accidentes:
a) Los factores técnicos (deficiente mantenimiento de máquinas y equipos, nocividad en los procesos de trabajo y productos empleados, déficits de capacitación, prevención y control, elección inapropiada del ocupante del puesto).
b) Los factores humanos, subdivididos a su vez en dos grandes grupos: 1) Los inducidos por el trabajo (efectos psicológicos y conductales causados por esfuerzos, ritmo o fatiga excesiva o ausencia de capacitación en riesgos); 2) Los atribuibles al individuo (adicciones, problemas familiares, personalidad lábil a estímulos que no causan efectos nocivos en trabajadores estándar).
Notables avances produjo el desarrollo de una nueva disciplina aparecida desde mediados del siglo XX, la ergonomía (también llamada human engineering, engineering psychology, adaptación del trabajo al hombre). Estudiando el puesto y condiciones de trabajo, el par hombre-máquina y la organización general de la empresa, la ergonomía considera a esta última como un sistema organizado, del cual el infortunio laboral es un subproducto no deseado.
La idea central de la ergonomía es que todo infortunio viene precedido por un funcionalismo incorrecto en determinado punto del sistema y lo resumen en la cultura anglosajona con la frase safety is no accident (haciendo seguridad no hay accidentes). Dicho de otra manera: investigando de manera permanente e integral la organización empresaria deben prevenirse y eliminarse las causales de infortunio (en sentido contrario, la experiencia personal del actor durante más de una década de juzgar infortunios laborales en uno de los distritos del conurbano más poblados del país demuestra que la investigación de los mismos es prácticamente nula por parte de grandes y pequeños empleadores y las compañías de seguros: la ergonomía y la prevención en seguridad no forma parte de la cultura laboral de los argentinos).
Las fallas más comunes detectadas por la ergonomía que llevan a un infortunio son:
- Defectos en la aptitud técnico-individual del siniestrado, compuesta por errores en la selección y asignación del puesto y débitos de capacitación (incluye no sólo fallas en la formación sino de personalidad: por ejemplo colocar un ansioso en un trabajo rutinario y repetitivo);
- Defectos en los procedimientos y ejecución de las tareas;
- Errores de diseño, empleo o mantenimiento de máquinas y equipos;
- Incumplimiento de normas de seguridad en el empleo de productos, ambientes de trabajo y elementos de protección personal;
- Defectos en la impartición y comprensión de las órdenes de trabajo, presiones y abusos de autoridad; impersonalidad, rutina y reificación del trabajador;
- Factores individuales de los trabajadores: personalidad, inteligencia, comprensión, emotividad.
Otros aportes interesantes, coetáneos con la ergonomía lo constituyen los trabajos de las escuelas psicosomática y de psicología social acerca de los efectos de la autoridad y la organización empresaria sobre los comportamientos individuales de los trabajadores. Estas escuelas destacaron también la importancia de los factores ligados al grupo de pertenencia del trabajador, tales como aceptación-rechazo, prejuicios, evitación, presiones sociales o gremiales, etc. (los estudios de Speroff y Kerr citados por Desoille demuestran la mayor propensión a los accidentes de los obreros rechazados por sus grupos de pertenencia).
Hay también factores o variables de naturaleza temporal a la susceptibilidad a los infortunios (Andino, 1999), tales como edad, sexo, situación familiar, grupo étnico, formación profesional, experiencia, antigüedad en la empresa y en el puesto, padecimiento de enfermedades tratadas o no, ingesta medicamentosa y adicciones, realización de tareas complementarias dentro o fuera de la empresa.
En las enfermedades profesionales, como vimos en otro trabajo, la causalidad también es múltiple, pese a la autoritaria y errónea definición legal en monocausales. Tales variables son: 1) Un agente predominante causal de naturaleza física (ruidos, radiaciones ionizantes); 2) Falta de higiene, tanto en los lugares y procesos de trabajo como individual; 3) Susceptibilidad individual.
Caso especial lo constituye la exposición a tóxicos por el doble mecanismo de defensa empleado por el ser humano: los retiene y los transforma (metaboliza) y luego los elimina. En este caso el establecimiento de la variable causal es extremadamente dificultoso y requiere de parte del médico interviniente la posesión de conocimientos y la realización de estudios especializados previos que raramente pueden concretarse. Agrava el cuadro la existencia de intolerancias específicas de ciertos trabajadores a determinados productos que escapan a los estándares estadísticos.


IV – Medicina y Causalidad.
La Medicina, que es una categoría de conocimiento mucho más abierta que el Derecho a la interacción de otros saberes, ha intentado abordar el problema de la causalidad (multiplicidad o falta de certeza en ella) desde variadas respuestas, privilegiando el enfoque experimental y estadístico por sobre la formulación dogmática y autoritaria, no experimental, que es de la esencia de lo jurídico.
En la investigación de la etiología de los infortunios laborales se recurre en lo metodológico a una batería de recursos, empleados individual, de a varios o conjuntamente, cuyas principales modalidades (Benavides, 1997) y enunciadas de manera sumamente sintética, son:
1) Formulación y concreción de protocolos de investigación: 1.1.) Formulación: determinación de prioridades de investigación; población destinataria del estudio; personas o entidades que llevarán a cabo el estudio); 1.2.) Concreción: Antecedentes del tema, hipótesis y objetivos de estudio, justificación, material y métodos, prueba piloto, aspectos bioéticos, centros y personal participante, cronología de elaboración, presupuesto (costos estimados), financiación, trabajo de campo y procesamiento de los datos, publicación y defensa de resultados.
2) Epidemiología laboral (estudio de la frecuencia y etiología de los infortunios laborales): 2.1.) Identificación y descripción de riesgos laborales, confirmación de hipótesis etiológicas, seguimiento y evaluación de fenómenos morbosos; establecimiento y revisión de los niveles permisibles de exposición; desarrollo de técnicas de medición de la exposición laboral y de la enfermedad. Y como cometido no tradicional: identificación de los factores que favorecen o promocionan la salud de los trabajadores. 2.2.) Comprende también aspectos estadísticos como determinación de la población de estudio y extracción de muestras representativas; establecimiento de indicadores de frecuencia del infortunio (razón, proporción, tasa, prevalencia, incidencia, incidencia acumulada, tasa de incidencia). 2.3.) Tipos de diseño: Experimental (rarísimos en materia epidemiológica) o de observación (divididos a su vez en descriptivos –series de casos, estudios transversales, de mortalidad proporcional y metodología centinela- y de asociación –estudios de cohortes, de casos y controles-). 2.4.) Análisis de la precisión y validez de los estudios epidemiológicos (precisión o error aleatorio; validez o error sistemático).
3) Medición de la exposición: Estudios de mecanismos patológicos genéricos e individuales, condiciones de exposición, mediciones de la exposición a través de métodos objetivos (mediciones realizadas en el propio individuo, mediciones ambientales y observación) y subjetivos (cuestionarios y diarios por un lapso más o menos extenso).
4) Etiología toxicológica: Discriminación entre efectos tóxicos y riesgos. Tipos de efectos tóxicos (local, sistémica, aguda, crónica, reversible, irreversible, inmediata, retardada o idiosincrásica). Relaciones dosis/respuesta y dosis/efecto. Mecanismos de toxicidad: toxicodinamia (citotóxico, inmunológico y de tipo farmacológico, fisiológico o bioquímico). Disposición del tóxico: absorción, distribución, metabolismo del tóxico, eliminación. Exposición a múltiples sustancias.
5) Investigación cualitativa (destinada a comprender los fenómenos etiológicos. No a establecer leyes generales). Observación participante, entrevistas, unidad de análisis y muestreo, recolección de datos, análisis de los datos, control de su validez y fiabilidad.
6) Investigación de accidentes: Denuncia, recolección de datos, análisis del accidente y su entorno, la conducta del accidentado, elaboración de medidas preventivas.
El desarrollo precedente nos demuestra al decir de Lisi (1993), que el concepto histórico de la causalidad desde sus orígenes hasta nuestros días, ha ido perdiendo sucesivamente sus caracteres mágico, religioso y determinista, y estos aspectos fatalistas han sido reemplazados en buena medida por los probabilísticos. Del mismo modo, la fe ciega en las capacidades de la razón tan distintiva del modernismo ha devenido en esta etapa del desarrollo humano, designada por muchos como pos-modernismo, en la conciencia acerca de la limitación, relatividad y necesaria posibilidad de falsación de los conocimientos científicos (Chalmers 2002).
Resumiendo la postura actual al respecto en pocos trazos, a riesgo de reduccionismo: a) todo trabajo científico es necesariamente incompleto; b) todo hallazgo científico es susceptible de ser modificado por conocimientos posteriores; c) estas aseveraciones no justifican ignorar los conocimientos existentes o a demorar acciones de respuesta a situaciones de riesgo o exposición reputada nociva.
El criterio pragmático en salud pública, ante las dificultades de encontrar causas en muchas enfermedades, habla de factores de riesgo. El cambio de paradigma médico es el siguiente: con la aceptación del modelo probabilístico, del marcador de riesgo y de los signos precursores de enfermedad, se acepta que la presencia de éstos no supone fatalmente que la enfermedad se produzca, sino la mayor o menor probabilidad de contraerla. Por ello, el establecimiento de la relación causal dejó de ser condicionante pues no implica que dándose determinados factores de riesgo vaya a desencadenarse tal enfermedad; la afirmación se formula entonces de la siguiente forma: en sujetos donde actúa cierta exposición riesgosa tienen mayores posibilidades de contraer la enfermedad específica que en los individuos no sujetos a dicha exposición.
También se afirma que el esquema de causa-efecto no se puede expresar por una asociación estadística solamente, requiere de parte del especialista una interpretación que lleve a establecer un criterio lógico de interacción de variables.
La evolución de los modelos causalistas ha tenido ciertas etapas definidas:
I) Determinista o monocausal: establece un vínculo de causa a efecto de manera rígida, constante, única, fatalista. Es el modelo adoptado por nuestro Derecho (art. 499 Código Civil: “no hay obligación sin causa”), aunque ha sido paulatinamente abandonado por las ciencias “duras” (*1), como ya se expresara.
II) Multicausalista: Se verifica que todo fenómeno (en el caso: infortunio laboral) es producido por múltiples factores, aunque con diferente grado de incidencia en el resultado y que interactúan para producirlo. Este modelo es verificado regularmente por la evidencia empírica.
III) Determinista modificado: Trata de ser una síntesis de ambos. En Medicina se habla de causa suficiente y causa contribuyente, proporción del morbo debido a cada causa específica (de dificultosa o imposible verificación o determinación práctica), período de inducción o latencia; sinergismo (aumento) o antagonismo (disminución) de los factores causales.
IV) Probabilístico: No niega la causalidad pero funda sus conclusiones en la teoría de las probabilidades y los métodos estadísticos. Es el más usado actualmente por las siguientes ventajas: 1) Permite soslayar la habitual ignorancia de los procesos causales y la posibilidad de identificarlos; 2) Admite la valoración de relaciones dosis-respuesta entre una exposición y el morbo subsiguiente; 3) Posibilita la creación de modelos matemáticos para evaluar relaciones entre variables.
Un autor clásico de la medicina legal europea (Simonin 1980), llamando “imputabilidad” a la relación indispensable de causa a efecto entre el perjuicio físico y el traumatismo, desarrolló un método etiológico aplicable a accidentes de trabajo fundado en siete variables:
1) Naturaleza del traumatismo (debe ser real, capaz por su naturaleza de determinar la lesión hallada o sus secuelas consolidadas).
2) Naturaleza de la afección (los trastornos y las lesiones observadas deben entrar en la categoría de las que la observación o la experiencia han considerado como efectos posibles del agente traumático).
3) Concordancia de asiento (el traumatismo debe haber alcanzado, directa o indirectamente, el órgano asiento del daño).
4) Ligazón anatomoclínica (Debe haber un lazo ininterrumpido entre los fenómenos mórbidos que indique que cada uno de ellos es efecto del que le precede y al mismo tiempo el antecedente del que le sigue).
5) Condición de tiempo (que la exteriorización de las secuelas sea médicamente justificable)
6) Inexistencia del daño antes del accidente (se explica por si sola).
7) Exclusión de una causa extraña al accidente (también autoexplícita).
Las posturas pos-clásicas en el punto admiten que no resulta fácil establecer relaciones causales debido precisamente a la concurrencia de múltiples condiciones y relaciones entre fenómenos, a la complejidad de las relaciones origen-efectos, habitualmente inespecíficas y a los problemas implícitos en la investigación de naturaleza observacional, necesaria en la mayoría de las ocasiones para dilucidar la llamada vulgarmente causa de los fenómenos de salud y enfermedad en los seres humanos.
Así, las dificultades inherentes a toda investigación etiológica deben extremar la prudencia a la hora de emitir un juicio acerca de cualquier posible relación causal. Para ello, nada mejor que sistematizar la valoración de las evidencias. En este sentido, conviene comenzar por distinguir entre una relación puramente estadística, una relación epidemiológica y una relación causal.
Para responder a tal cuadro de situación se han elaborado diferentes propuestas de criterios de causalidad. Podemos resumir uno de estos criterios en el cuadro siguiente:

Criterios de causalidad de Hill (*)
|----------------------------------------------------------------------------| | Criterio | Descripción |

|--------------|-------------------------------------------------------------| | Fuerza | Magnitud de la asociación |

| Consistencia | Observación repetida de la asociación por diferentes inves- |

| | tigadores y/o en diferentes lugares, circunstancias y momen-|

| | tos en el tiempo |

| Especificidad| Relación unívoca entre las variables asociadas. Elevada ca- |

| | pacidad predictiva de la hipotética causa respecto a la a - |

| | parición del efecto y viceversa |

| Temporalidad | La exposición a la hipotética causa antecede en el tiempo a |

| | la aparición del efecto |

| Gradiente | Relación dosis-respuesta entre la exposición y la aparición |

| | del efecto biológico |

| Plausibilidad| Conocimiento toxicológico y biológico acerca del mecanismo |

| y coherencia | de acción del agente implicado y del desarrollo de la enfer |

| | medad plausible/coherente con la relación observada |

| Experimenta- | Evidencia experimental acerca de la relación entre la hipo- |

| ción | tética causa y el efecto |

| Analogía | Existencia de relaciones causales probadas entre agentes y |

| | efectos similares a la de la asociación valorada. |

|----------------------------------------------------------------------------|
(*) Hill Austin. The Environment and Disease: Association of Causation? Proc R Soc Med 1965, 58:295-300.

Entre los autores argentinos, Lisi (1993), condiciona la validez de este esquema como veremos. Comienza adaptando el esquema de Simonin ya mencionado según lo siguiente (op.cit., pág. 95 y ss.)


Criteriología del razonamiento médico legal en el tema del nexo concausal. Variables a considerar.
1) Cronológica: Razonabilidad de la aparición de los primeros efectos ante la acción de la causa presunta. 2) Topográfica: Verificar si el agente etiológico es susceptible de lesionar determinadas locaciones u órganos corporales. 3) Idoneidad lesiva: Valoración de la capacitad cuantitativa o cualitativa del presunto agresor en producir daños. 4) Continuidad fenomenológica: que los sucesivos signos y síntomas del fenómeno no fueren incompatibles o inexplicables entre sí. 5) Exclusión de otras causas: Demostración que las causas laborales son capaces de producir el daño, con prescindencia de otras. 6) Aplicación del criterio epidemiológico: Evaluación de datos estadísticos corroborantes entre condiciones de trabajo y patologías encontradas.
Aunque luego admite que no debe olvidarse que la condición humana no es el promedio sino la heterogeneidad. Las variables entre seres humanos vienen dadas por: a) Edad; b) Sexo; c) Estado de salud preexistente, biológica, psíquica y mental; d) Información formación y calificación profesional; e) Capacidades psicomotrices, psíquicas y mentales; f) Expectativas individuales; g) Influencia ecológica del medio ambiente (régimen alimenticio, estilo de vida, etc.). Todo lo expresado plantea serias dificultades para la estimación porcentual de ambos factores (debidos al individuo y debidos al trabajo), de tal forma que resulta arbitrario e injusto y sobre todo la valoración puede concluir en casuismo en lugar de una metodología universal comprensible y verificable por las partes.
Afirma que para obtener mayor precisión es indispensable contar con los siguientes elementos: I) Antigüedad en el puesto de trabajo o en la exposición al riesgo; II) riesgos específicos psicofísicos del ambiente laboral; III) Presentación de síndromes clínicos en su forma patognomónica de enfermedad concausal; IV) Ecuación entre el perfil clínico y el resultante de los exámenes complementarios.
Finaliza siguiendo la corriente predominante (op. cit., pp. 101/2):
Criterio médico legal para deslindar factores causales laborales y no laborales. En la enfermedad concausal se propone investigar el nexo causal de acuerdo al siguiente itinerario:
1) Factores de riesgo: Exógenos y endógenos. Exógenos son, entre otros, microclima, vivienda, hábitos de vida, hábitos socio culturales, polución atmosférica, exposición al riesgo profesional. Los endógenos son la edad, la constitución, los factores fisiológicos y genéticos.

2) Duración de los factores de riesgo: se trata del tiempo de exposición a los factores de riesgo antes mencionado.

3) Factor genético: investigar el origen congénito de algunas malformaciones o anomalíasy la etiología genética multifactorial de diversas enfermedades.

4) Utilización de la criteriología médico legal: se refiere a las pautas enunciadas precedentemente con el modelo basado en la multicausalidad y el modelo probabilístico.
Se aconseja desarrollar en forma clara y precisa las normas claras para:

* El reconocimiento previo al ingreso en trabajos con riesgo profesional.

* El reconocimiento periódico en puestos de trabajo peligroso o riesgoso.

* Normas para el diagnóstico de los cuadros clínicos por enfermedades profesionales.

* Normas para la calificación de las incapacidades en las diversas enfermedades.”


V. Primera conclusión:
El significado de causalidad, como adelantamos, genera hoy por hoy más discordias que acuerdos, multiplicidad de tipologías y alcances y si todavía mantiene algún empleo lo es por tradiciones académicas y por necesidades funcionales. En lo que a Higiene y Seguridad y Medicina del Trabajo concierne, se reconoce de manera casi unánime que los infortunios laborales obedecen a naturaleza multicausal o multifactorial, que las dispares características individuales hacen menester considerar la labilidad o susceptibilidad de cada víctima y que los productos nocivos, riesgosos o tóxicos dan infinidad de respuestas metabólicas y morbilidades cuya relación dosis-tiempo de exposición-efecto es ignorada o imposible de establecer en muchos casos, por lo que la vetusta teoría de la causalidad es reemplazada con ventaja por el enfoque probabilístico.

*********************



Parte segunda.
El instituto de la causalidad visto por el Derecho.

I- El debate causalismo-anticausalismo en el Derecho Civil.
El Derecho argentino se ha mantenido sustancialmente indemne al debate acaecido en otras disciplinas acerca de los alcances y significados del binomio causa-causalidad, como sí ha ocurrido también entre los juristas de otros países.
El pilar de esta inmovilidad es el artículo 499 del Código Civil que establece que: ”No hay obligación sin causa, sin que sea derivada de uno de los hechos, o de uno de los actos lícitos o ilícitos, de las relaciones de familia o de las relaciones civiles."
El constructo efectuado entonces no parte de una comprobación experimental o científica. Es, como dicen Belluscio-Zannoni (1993), una categoría lógica sometida a los principios de la razón, que debe admitirse como premisa, porque el vínculo jurídico es contingente, en el sentido que no tiene la razón de ser en sí mismo. Cuando se alude a la causa de la obligación se pretende responder sobre porqué (fuente) y para qué (fin) ese vínculo contingente existe.
Pero aún dentro de este racionalismo conceptual, el contenido y significados de la causa distan de ser pacíficos, principiando por la doctrina extranjera, cuyos ecos se reflejaron aquí. Los autores citados intentan explicarlos reconociendo al instituto dos modos de ser diferentes: a) La causa como relación de causalidad propiamente dicha (uniendo fundamento con relación, cosas dispares según se explicara al inicio), al que denominan causa-fuente y b) y la causa como sujeción al principio de finalidad, obviamente causa-fin.
Esta interpretación no es plenamente aceptada y sobre el punto el debate no se ha dividido sólo entre causalistas y anticausalistas, sino entre los primeros en el número y alcances de estas posibles fuentes del Derecho: si la ley es fuente única (Pothier) o residual; si las fuentes son la ley y los hechos del hombre (Aubry et Rau); contractuales y extracontractuales (Ripert et Boulanger), etc. También hay controversias sobre la modalidad de causa-fin.
Belluscio-Zannoni consideran como fuentes tradicionales al contrato, cuasicontrato, delito, cuasidelito, la ley. Se debate, no obstante, si la voluntad unilateral constituye fuente de obligaciones (Brebbia; arts. 1150, 1156, 2536 Código Civil; C.Com.Capital, 27/03/1941, JA 74-15, etc.) o el abuso del derecho (art. 1071, 2º párr. Código Civil).
Un aspecto importante según la línea de nuestro enfoque lo constituye el art. 502 del Código Civil en la medida en que prescribe: “La obligación fundada en una causa ilícita, es de ningún efecto. La causa es ilícita cuando es contraria a las leyes o al orden público”.
Sobre el aspecto de la relación de la causa con la licitud de su objeto, para los juristas clásicos como Domat (1771), es una consecuencia del racionalismo: se la identifica como el fundamento de la obligación de cada una de las partes.
Un autor belga, Ernst, seguido luego por Baudry-Lacantinerie, Laurent, Planiol, entre otros, replicó con una posición anticausalista, sosteniendo que la noción de fin o finalidad del contrato, como su fundamento o causa resulta inútil, pues ese fundamento se hallaría en el propio objeto de voluntades dirigido a la obtención de un objeto lícito.
Dentro de los causalistas que siguieron, hubo una división entre subjetivistas (o psicologistas) y objetivistas. Entre los primeros, la causa puede significar, a su vez, I) el reconocimiento jurídico de la voluntad negocial, la misma voluntad de las partes que da vida a la relación contractual (Windscheid); II) los móviles determinantes del acto y que son causa condicionante de su celebración (Oertmann); III) sinalagma genético o expectativa que sintetiza la causa de la celebración del contrato bilateral y que conjuga el interés económico respectivo de cada uno de los celebrantes (Mosco).
Para los objetivistas, la causa aparece como la función económica típica del negocio (Kaufmann), la condición necesaria o suficiente para dar razón de su eficacia. La causa está así en función de los intereses económico sociales que el negocio realiza.
En nuestra jurisprudencia civil y comercial existen fallos en que prima el concepto clásico de causa, es decir el fin o finalidad entendidos como el móvil abstracto e invariable resultante del objeto del contrato. Por el contrario, en otras decisiones se vinculó a la causa con la intención de las partes en el contexto interpretativo del contrato como acto jurídico.
En el infinito juego de matices a que somos tan dados los individuos de Derecho, un viejo precedente de la SCBA sostenía que “causa de la obligación es el fin que las partes se han propuesto, la razón suficiente de la misma, concepto que permite analizar si tiene un contenido moral y si no vulnera principios esenciales de justicia” (15/06/1954, JA 1954-III-395), igualando como se ve dos variables de causa: la causa-fin y la causa-eficiente y reconociendo sólo la causa lícita, cuando el fin tenido en cuenta por las partes puede haber sido una causa ilícita, que existe pero no tiene ningún efecto (art. 502 Código Civil).
Si bien pueden encontrarse en la práctica diversas modalidades de causa, la mayoría de la doctrina nacional se encolumnó en torno a dos modalidades sobre el concepto de causa aludido por los arts. 499 a 502 del Código Civil: a) por la causa-fin (Llerena, Machado, Colmo, Lafaille, Borda, De Gásperi, Busso, Mosset Iturraspe. Molinario, Videla Escalada); b) por la causa-fuente (Salvat, Galli, Barcia López, Risolía, Boffi Boggero, Rezzónico, Llambía, Salas, Trigo Represas).
En realidad, en la práctica jurídica encontramos cuanto menos cuatro modalidades de causa, y así lo refleja la legislación y su aplicación jurisprudencial. Tales son:
a) La causa como fuente de la obligación o responsabilidad (como ya hemos explicado);

b) La causa como fin (remitirse también al desarrollo anterior); aunque debe acotarse que sólo en aquellas obligaciones que nacen de un acto de voluntad puede hablarse del fin, de la volición o de los motivos determinantes que son su fundamento.



c) La causa eficiente o adecuada de obligación o responsabilidad. Se admite con mayor frecuencia en la doctrina que es la causalidad adecuada la concepción que inspira la mayoría de las situaciones contempladas por nuestro sistema jurídico en esta cuestión (Iribarne, 1993), entendido como tal que si un cierto hecho produce siempre regularmente, normalmente un efecto se podrá afirmar que ese hecho es la causa adecuada de ese efecto y éste, de manera obvia, su consecuencia. Además, la obligación de reparar los daños y perjuicios emergentes de hechos o de actos ilícitos o la llamada responsabilidad objetiva fundada en normas legales –riesgos creados, obligaciones de garantía, omisión en el cumplimiento de normas, etc.- se genera independientemente de la voluntad del obligado a la reparación.
d) La causa excluyente (como en el caso de las enfermedades profesionales de la Ley de Riesgos de Trabajo Nº 24557).


II- La causa en materia de infortunios de trabajo.
II.1. Cómo funciona en la práctica:
Uno de los múltiples puntos de colisión en el diálogo de sordos entre médicos (peritos) y abogados (de parte, jueces y legisladores), radica en que el extendido desconocimiento de la mayoría de los segundos respecto a del contenido científico de la actividad de los primeros, les exige a los médicos en funciones periciales que discriminen de manera expresa, positiva y precisa (cuantificándola en porcentajes), la magnitud de los factores causales (laborales) o concausales (extra laborales) que en la minusvalía hallada pudieren haber respectivamente incidido, en ocasión de dictaminar sobre el posible vínculo causal entre incapacidad de la víctima y sus condiciones de labor, o el accidente sufrido. Ello responde a necesidades de naturaleza jurídica como las impuestas en materia procesal de pronunciar una decisión expresa, positiva y precisa acerca de las pretensiones deducidas en la acción, al momento de sentenciar.
La presión de una obligación de lógica o dogmática jurídica, responsabilidad exclusiva del juzgador, por la barbarie de la monodisciplina, se traslada así en cabeza de los profesionales de la medicina, la ingeniería o la psicología, obligándoles a establecer un resultado fatalista o determinista que en muchas, sino en la mayoría de las situaciones, no están en condiciones de brindar.
Muchos peritos se encuentran confundidos pues para los abogados es común requerir a manera de ejemplo que -en un caso de várices bilaterales de un trabajador en bipedestación estática sometido a altas temperaturas- deban estimarse por el Experto los factores predisponentes en un valor porcentual exacto (p.ej. 15%, 50%, etc.) en concurrencia con factores laborales en otro guarismo también fijo (85%, 50%, etc.).
En cambio, los médicos y psicólogos sobre todo, en caso de peritos dotados de seriedad y ética profesional, suelen responder que no siendo las suyas ciencias exactas, tal atribución es de imposible factura. No obstante lo cual, los tribunales exigen precisiones a lo impreciso (determinar porcentualmente tales factores); de no hacerlo, los abogados de parte impugnan los informes periciales y en numerosos expedientes los expertos terminan cediendo a tales imposiciones a-científicas para no ser removidos por los jueces intervinientes. Sin mayor fundamento, en estos casos se “lauda” en lo habitual estableciendo un empate técnico con una atribución del 50% de origen o causalidad laboral en el morbo resultante y otro 50% a factores propios de la víctima.
Habitual resulta asimismo que: a) los peritos médicos y psicólogos elaboren sus informes sin visitar el lugar de trabajo y constatar los riesgos hígidos del puesto y ambiente de trabajo; b) que los ingenieros en seguridad no midan los contaminantes ambientales (salvo el ruido) por carencia de aparatología específica y de alto costo y de entrenamiento para su compleja operación; c) que los letrados de las empresas y Aseguradoras de Riesgos tampoco agreguen a autos tales mediciones obligatorias porque muchas veces constituirían pruebas de omisión en el débito de seguridad de sus representados (nemo turpitudinem suam allegans); d) que tampoco se adicionan al expediente exámenes médicos preocupacionales, periódicos y de cese, estudios específicos sobre contaminantes ambientales y entrenamiento en riesgos ocupacionales, etc.
De tal modo puede constatarse que en las causas por infortunios del trabajo tramitadas entre nosotros, la atribución de causalidad es más bien una cuestión meramente burocrática sin conexión con el estado de los conocimientos actuales de las especialidades intervinientes. Las víctimas y sus derecho habientes resultan así perjudicadas no sólo por la patológica morosidad que tales “experticias” generan, sino con la ficción de una reparación integral que tampoco es tal.
II.2. Las teorías jurisprudenciales sobre causa en el fuero laboral.
Mientras que las posturas mayoritarias que mencionamos en (**) y (***) igualan el concepto imperante en lo jurídico con la causa (o lo que de ella queda) utilizada en disciplinas como Medicina y Seguridad e Higiene, hay numerosas corrientes que esbozan otras soluciones. Veamos.
* "La cuestión de la relación de causalidad, en cuanto conduce a la imputación de responsabilidad, es un problema jurídico, a cuyo respecto es el juez quien debe expedirse, sin que lo vinculen los asesoramientos periciales. No se debe confundir concausalidad desde el punto de vista médico y desde el punto de vista jurídico" (CNAT, Sala VI, 12-02-1992; Carpetas DT 3716, res.1), postura que el autor comparte en líneas genrerales, pues de lo contrario se equiparía por cuestiones de identidad semántica o terminológica dos cosas de naturaleza desigual. Este presupuesto de responsabilidad, nada tiene que ver con el "factor probabilístico", los índices de “frecuencia” y “gravedad” de los infortunios, los “factores técnicos y humanos” ponderados por la Seguridad e Higiene o la Ergonomía, o con la “investigación etiológica” de las enfermedades, los “marcadores de riesgo”, las “modalidades de exposición” o la “investigación observacional” de la Medicina del Trabajo.
Del mismo modo, el abordaje jurídico de la concausa tiene más vinculación con la conducta del agente que con situaciones de origen médico (Iribarne, 1993).
Con anterioridad a la sanción de la Ley 24028 y a la reforma del art. 75 LCT por la LRT, se había iniciado una interesante línea jurisprudencial, entre cuyos fallos podemos citar:
* "Importa un obrar negligente...si se ha acreditado que las dolencias incapacitantes del trabajador guardan relación concausal con las labores efectuadas para la patronal y la omisión de realizar los exámenes periódicos prescritos legalmente impidió a ésta conocer oportunamente las deficiencias en la salud del trabajador a fin de adoptar las medidas pertinentes del caso, lo que habría permitido sustraer al empleado del cumplimiento de las labores que actuaron de modo pernicioso sobre su salud" (SCBA, 30-04-85, DL 1985-355).
* "El empleador que omitió la realización de los exámenes periódicos previstos en el Decreto 4160/73 -hoy 351/79- y la Ley 19587 y no pudo así prever o evitar un perjuicio en la salud del trabajador, resulta responsable por el daño sufrido (artículos 75 LCT y 519 y ss. Código Civil)" (CNAT, S.IIIª, 02-02-89, LT 1980-561).
* "Encontrándose el empleador comprendido en la Ley 19587, exigiendo la misma la realización del examen preocupacional y revisión médica periódica, de no observar sus normas deberá aquél responder por la totalidad de la incapacidad determinada, no por aplicación de la teoría de la indiferencia de la concausa sino porque su actitud de grave incumplimiento contractual constituye la condición adecuada para producir el resultado dañoso." (Del voto del Dr. Cafferata Nores, TS Córdoba, Sala Laboral, 14-05-84, LL Córdoba, 1986-300). Comentario: Compartimos en lo esencial el voto del magistrado cordobés, en las conclusiones con las que cerramos el presente trabajo.
* "1.- La predisposición orgánica del trabajador a contraer determinadas enfermedades es siempre para el empleador un hecho previsible porque el art. 75 LCT t.o. le impone un deber de seguridad y las normas del Decreto 351/79 reglamentario de la Ley 19587, lo obligan a ejercer una supervisión del estado de salud del trabajador, a través del examen médico preocupacional y los exámenes periódicos. 2.- La circunstancia que el trabajador tenga una predisposición orgánica a contraer determinadas enfermedades es para el empleador no una concausa (hecho que altera el curso de la relación causal), sino un hecho previsible, ya que la ley ha asignado al respecto, una carga de conocimiento (Decreto 351/79) y otra de poner los medios idóneos para su evitación (artículo 75 LCT)" (CNAT, S. VIª, 30-08-85, DT 1985-1673).
* "Si el trabajador sufre un menoscabo en su salud relacionado con la prestación de sus tareas, ello es una prueba evidente que el empleador no ha adoptado los medios del caso para impedir ese infortunio, quedándole expedita a fin de destruir esa presunción la posibilidad de acreditar que adoptó las medidas que correspondían de acuerdo con las exigencias y según el nivel de desarrollo de la medicina, higiene y seguridad del trabajo al momento del hecho, o que éste se debió a un caso fortuito o fuerza mayor por el que él no deba responder" (CNAT, S.IIª, 19-02-80, DT 1980-701), etc.
* "En caso de duda debe presumirse la relación entre el daño y la tarea, estando a cargo del empleador desvirtuar tal conclusión" (CNAT, S.Iª, 27-02-80, DT 1981-A-725).
Tras la sanción de la LRT, algunos pronunciamientos se orientaron contra la corriente mayoritaria de la eximición de la concausalidad en los reclamos por vía civil, con criterios amplios o restringidos, aunque aportando interesantes variables de abordaje al tema:
* “1.- El listado de enfermedades profesionales que aprueba el Dec. 658/96 reconoce, en su preámbulo, que puede existir una multicausalidad, en tanto una misma enfermedad puede tener distintas causas o factores laborales y extralaborales que actúan al mismo tiempo y que contribuyen a su desencadenamiento, con lo cual está admitiendo la realidad de las enfermedades accidente. 2.- La relación causal o concausal entre el trabajo y una dolencia no puede surgir en forma concluyente y caprichosa de un listado, que puede servir como guía o base, pero nunca establecer taxativamente y en forma restrictiva cuándo un trabajador puede considerarse enfermo y cuándo no. ” (TT Nº 5, San Isidro, 24/06/1998, “Suárez c/Molinos Cabodi”, Foglia, 2000, p.27, 67 y 69)
* “El inciso 2º del art. 6 LRT, deja librada la declaración de profesionalidad al Poder Ejecutivo, cuando es una facultad típica del Judicial (tribunales de trabajo) que está obligado a analizar, entre otros asuntos, los alcances de la “causa” y la “concausa” y la existencia de la enfermedad accidente” (TT3 Lomas de Zamora, 15/05/1998, “Vera c/Camfide SA”, entre varios más; Foglia, 2000, p. 25, 52).
* “La relación causal o concausal entre el trabajo y una dolencia no puede surgir en forma concluyente y caprichosa de un listado, que puede servir como guía o base, pero nunca establecer taxativamente y en forma restrictiva cuándo un trabajador puede considerarse enfermo y cuándo no” (TT5 San Isidro, 24/06/1998, “Suárez c/Molinos Cabodi SA”, Foglia, 2000, p. 27, 69)-

II.3. En la búsqueda de una síntesis.
La causalidad jurídica no aparece definida ni en norma positiva alguna de derecho del trabajo (incluidas las de seguridad e higiene o de la L.R.T.) ni de naturaleza civil, aunque sí está referenciada en lo que a sus consecuencias inmediatas, mediatas y casuales concierne, en el art. 901 del Código Civil.
Tales preceptos están destinados a encuadrar el principio de la reparación integral, delimitando la obligación de resarcir las consecuencias de un hecho dañoso, de acuerdo con su previsibilidad (Iribarne, 1993: no importa el número de conexiones sucesivas entre el hecho y las consecuencias computables sino la previsibilidad de todas ellas), debiéndose dejar precisado que las normas que regulan la relación de causalidad tienen aptitud obligatoria para regir en todo nuestro sistema jurídico, normatividad laboral incluida, en tanto no fueren modificadas por regímenes especiales (idem). Para Belluscio (1994), el art. 901 del Código Civil se refiere al nexo causal entre la conducta humana y el resultado, del cual deriva la atribución de dichas consecuencias al sujeto y por tanto la responsabilidad consiguiente.

En lo referente a causalidad por omisiones de contenido jurídico, como el débito de seguridad, la norma liminar está contemplada en el art. 1074 del Código Civil: sólo se será responsable cuando una disposición de la ley impusiere la obligación de cumplir el hecho omitido, tanto en su interpretación literal (restrictiva) cuanto en la opinión de la mayoría de la doctrina y jurisprudencia al respecto, que admite la responsabilidad siempre que exista una obligación jurídica de obrar (Belluscio) y sólo el ejercicio regular de un derecho de no hacer no provoca la responsabilidad del omitiente. No debe olvidarse que el art. 1074 halla su fundamento en el principio del art. 19 de la Constitución Nacional.

Ello remite a las obligaciones de fuente legal para el empleador contenidas en los arts. 75 LCT, 8 y 9 Ley 19587, las del Dec. 351/79 y las numerosas normas reglamentarias de Higiene y Seguridad vinculadas a la Ley 24557 y complementarias, para cada caso en debate.

En definitiva y cualesquiera fuere la fuente jurídica que se privilegie, cuando por omisión de parte del principal de oportunos estudios y eliminación de riesgos en los puestos de trabajo, controles de salud y cambios de tareas o también existencia de labilidad (fragilidad) o predisposición a contraer determinadas afecciones en un trabajador, la incapacidad de la víctima se vea potenciada o desarrollada por estas conductas omisivas, por tratarse de una situación que hubiera podido evitarse o retardarse en grado sumo de haber obrado con la diligencia debida de acuerdo a la naturaleza de la obligación (artículos 511 y 512 Código Civil; 8 y 9 Ley 19587 y 212 1º párrafo LCT), la "concausalidad" como eximente de su responsabilidad será un factor que deberá acreditarse por la empleadora o demandada con total certeza y precisión en el caso (inversión de la carga de la prueba).


De acuerdo a una recta interpretación del plexo jurídico, para compatibilizar los diversos institutos de la causalidad y concausalidad médica y jurídica, la secuencia procesal debiera ser la siguiente:
1) El actor invoca y propone prueba para acreditar la omisión de cumplimiento del deber de seguridad por parte del principal y el daño resultante (incapacidad);
2) Como contrapartida, la demandada acredita que cumplió todos los pasos legales (controles preventivos, inocuidad de los procesos laborales, cambio oportuno de tareas);
3) Que no obstante lo precedente, la concausalidad médica propia de las condiciones de salud preexistentes del actor que no se evidenciaron en los exámenes médicos de contenido obligatorio preocupacional y periódicos generaron total o parcialmente la minusvalía;
4) En consecuencia, se exime el patrón de responsabilidad por dicho quantum de incapacidad en el ámbito resarcitorio del derecho común. De no ser así, correspondería hacer responsable al principal por la totalidad del daño sufrido por el trabajador, sin ningún eximente de responsabilidad vía concausalidad, pues sometió a la víctima a un riesgo cierto, conocido o conocible, previsible y evitable;
5) Si el perito médico no estableciere de manera puntual el porcentaje de concausalidad por carencia de elementos objetivos, se le deberá indicar que por lo menos precise las conductas apropiadas desde el punto de vista preventivo que debió adoptar el empleador o su aseguradora (ART) para prevenir mayores daños a la víctima a causa del desempeño de sus labores y la labilidad preexistente.
En definitiva, cuando por omisión de parte del principal o la A.R.T. en su caso, de oportunos estudios y eliminación de riesgos en los puestos de trabajo, controles de salud y cambios de tareas o también existencia de labilidad (fragilidad) o predisposición a contraer determinadas afecciones en un trabajador, la incapacidad se vea potenciada o desarrollada por estas conductas omisivas (controles médicos periódicos, oportuno cambio de tareas, eliminación de los riesgos del puesto de labor, incluso despido incausado abonando la totalidad de las indemnizaciones legales), por tratarse de una situación que hubiera podido evitarse o retardarse en grado sumo de haber obrado con la diligencia debida de acuerdo a la naturaleza de la obligación (artículos 75 y 212 1º párrafo LCT), la "concausalidad" como eximente de su responsabilidad será un factor que deberá acreditarse por los empleadores con total certeza y precisión. De no ser así, el principal o su aseguradora deben responder por la totalidad del daño acreditado.

Notas:
(*) Elaboración realizada especialmente para la reunión de la Asociación de Magistrados del Trabajo de la Provincia de Buenos Aires, Morón, 30/05/2008.
(*1) Incluso se podría decir por el mismo Derecho, o la judicatura interpretando “el default” y la caída de la paridad 1/1: la teoría del “esfuerzo compartido” entre deudor y acreedor no conoce otra “norma jurídica” o “causa” que la voluntad de las cúpulas judiciales en contra del principio del art. 19 CN (“Nadie será obligado a hacer lo que la ley no manda ni privado de lo que ella no prohibe”)

Bibliografía:
Andino, Claudio. “Trabajadores de edad avanzada”, publicado en “Ponencias” con motivo del XXV Aniversario del Instituto de Derecho del Trabajo del Colegio de Abogados de Lomas de Zamora (1999).
Belluscio Augusto y colaboradores. “Código Civil Comentado”; Ed. Astrea, Buenos Aires, 1994.
Benavides y otros. “Salud Laboral. Conceptos y técnicas para la prevención de riesgos laborales”, Ed. Masson, Barcelona, 1997. Obra multiautoral (58 redactores) y multidisciplinaria (sanitaristas, académicos, expertos en relaciones del trabajo y en seguridad, médicos, investigadores, sindicalistas, higienistas, prevencionistas, ingenieros, físicos, abogados, politólogos, sociólogos, economistas, epidemiólogos)
Braier, Diccionario Enciclopédico de Medicina JIMS, Barcelona, 4ª Ed., 1980
Chalmers, Alan. “¿Qué es esa cosa llamada ciencia?”, Ed. Siglo XXI, Buenos Aires 2002. Obra esencial para la comprensión del debate epistemológico contemporáneo y la crisis acerca de la infalibilidad de la ciencia.
Desoille y otros. “Medicina del Trabajo”, Ed.Masson, Barcelona, 1990. Capítulo 3: “Importancia y causas de los accidentes de trabajo y enfermedades profesionales”, pp. 25/9.
Foglia, De Marco, Molas. “Jurisprudencia sobre la LRT”, El Derecho-Depalma, Buenos Aires, 2000.
Gran Enciclopedia Salvat. Ed. Salvat S.A., Barcelona, 2000, Tº 7, pp. 852/3, voces “Causa” y “Causalidad”.
Iribarne, Héctor; De los daños a la persona, Ed.Ediar, Buenos Aires, 1993
Lisi, Franco. “Patología del trabajo, análisis de la causalidad”, Ed. Némesis, Buenos Aires, 1993. Uno de los más completos estudios disponibles en la bibliografía nacional sobre los avatares de la causalidad médica.
Simonin. “Medicina Legal Judicial”, Editorial Jims, Barcelona, 2ª Ed., 1980


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos