Catedra: Voloschin 1º Cuatrimestre 2008 proyecto de investigacióN



Descargar 396.1 Kb.
Página4/9
Fecha de conversión16.12.2018
Tamaño396.1 Kb.
Vistas191
Descargas0
1   2   3   4   5   6   7   8   9

martes, 18 de marzo de 2008

PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN, CRISTINA FERNÁNDEZ DE KIRCHNER, EN EL ACTO DE INAUGURACIÓN DE LA CENTRAL TERMOELÉCTRICA MANUEL BELGRANO, EN CAMPANA, PROVINCIA DE BUENOS AIRES


El protocolo decía que hoy inaugurábamos aquí en Campana una usina, la primera parte de la Termoeléctrica Manuel Belgrano. Sin embargo, cuando corté la cinta e ingresé al recinto donde está esa turbina sentí que estaba haciendo algo más que una inauguración; estábamos venciendo una batalla, argentinos y argentinas, contra el escepticismo, contra los descreídos, contra los que siempre nos anuncian catástrofes y dicen que nos va a ir muy mal a los argentinos.


Esto no es una inauguración, argentinos que estamos aquí, esto que estamos haciendo es un combate por la esperanza, por el trabajo, por el crecimiento, por el país.
Recién me acercaba a los trabajadores, aliados imprescindibles en este combate, no habido combate de la Nación en el cual no hayan sido la principal fuerza los trabajadores organizados, y los empresarios también junto a ellos. (APLAUSOS) Y cuando recién tocaba las manos callosas, de trabajo, de gente de la UOCRA, de Luz y Fuerza, de todos los hombres y mujeres que han vuelto a tener trabajo, que han vuelto a tener esperanzas y vida, tuve la certeza absoluta de que este combate lo estamos ganando.
Y lo estamos ganando no porque seamos de un partido político determinado, no. No porque sea un gobierno que haya ganado las elecciones. Lo estamos ganando porque tenemos objetivos estratégicos que vienen desde el fondo de la historia.
No es casualidad que esta usina se llame Manuel Belgrano, ese patriota que creía en la Argentina, que creía en la industria, que creía en el trabajo, en la posibilidad de reafirmarnos independientemente sin negarnos al exterior, pero desde nuestra propia identidad, desde nuestro propio proyecto.
Por eso esta usina va a completarse en más de 500 megas en unas semanas más, pero finalmente cuando se terminen los ciclos combinados de ambas -como decía el ingeniero que me precedía en el uso de la palabra- que va a llegar a 1.600, 1.700 megas. Más grande que El Chocón, argentinos y argentinas, y esta obra se hizo en 11 meses; 11 meses Daniel, no un año, 11 meses. (APLAUSOS)
Me decían los empresarios extranjeros que nunca una obra de esta naturaleza se hizo en un lapso tan corto. Esto prueba que cuando los argentinos nos fijamos objetivos, que cuando además de fijarnos objetivos trabajamos mancomunadamente gobierno, empresarios y trabajadores, somos invencibles.
Por eso digo que esto es más que una inauguración, es un combate por la esperanza, por el crecimiento, por las ilusiones, por dejar a un lado las profecías que siempre nos decían que nos iba a ir mal.
Por eso, argentinos y argentinas, en este camino de unidad, de propuestas, de trabajo y de más trabajo para los argentinos, porque necesitamos producir más energía para que haya más argentinos con más y mejor trabajo, por eso vamos, por más y por mejor trabajo, por más inversión.
Decía Daniel que todos los días llega un empresario para un emprendimiento de inversión en la Provincia, sucede lo mismo en la Nación, hoy recibo a importantes directivos de una empresa automotriz italiana que vienen a anunciar también la ampliación de importantes inversiones que ya habían anunciado el año pasado. Vuelven por más. Porque hoy la Argentina, pese a aquellos que siguen apostando al fracaso, como decía Daniel es una oportunidad de negocios porque el momento internacional, nuestra visión en la inserción de este momento internacional, las condiciones y sustentabilidad macroeconómica que le estamos dando al modelo, nos permiten colocarnos en esa opción de negocios.
Y aquí estamos, haciendo honor a lo que el 25 de mayo de 2003 un argentino que hoy no está acá con nosotros físicamente, pero que va a estar siempre a nuestro lado porque siempre se jugó por el pueblo, por la Nación, por los trabajadores, les dijo a todos los argentinos que venía a pelear por sus convicciones. Y esta Presidenta también, con las convicciones que me animaron desde joven, de creer en ustedes los trabajadores, de creer en el empresariado también articulando esfuerzos con los trabajadores, y de creer por sobre todas las cosas en mi patria, en nosotros mismos. Sé que en este combate somos indestructibles y lo vamos al levar hasta el final, porque creemos en la Argentina, en los trabajadores y en el crecimiento de todos los argentinos. (Aplausos)

¡Gracias y mucha fuerza, gracias trabajadores, muchas gracias, con la misma fuerza de siempre! (Aplausos)

Discurso de la Presidenta en el acto de apertura de ofertas para el Centro Cultural del Bicentenario

martes, 18 de marzo de 2008

PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN, DOCTORA CRISTINA FERNÁNDEZ DE KIRCHNER, EN EL ACTO DE APERTURA DEL SOBRE Nº 1 DE LA LICITACIÓN PÚBLICA PARA LA OBRA "CENTRO CULTURAL DEL BICENTENARIO".


Bueno, ya casi muy buenas noches, porque me parece que estamos promediando el ingreso a la noche, así que, para todos y para todas, muy buenas noches.
La verdad es que hoy ha sido un día muy especial para todos nosotros. Por la mañana, la inauguración en Campana de la primera etapa de la usina Manuel Belgrano, de ciclo combinado. Me tocó visitar la fábrica que lo hizo, observando la metodología y la tecnología, cuando estuve en Alemania y significa que en el año 2009, cuando se complete también la de Santa Fe, con los ciclos combinados de ambas vamos a estar produciendo una energía superior a la que produce El Chocón, por ejemplo.
Que esto lo hayamos hecho los argentinos, en menos de dos años, me parece que marca que estamos ante una Argentina del Bicentenario diferente con la fuerza de los hechos. Yo diría, más que la fuerza -porque siempre la fuerza implica por allí una idea de violencia, de cierta cosa-, creo que con la contundencia de nuestras propias construcciones, de nuestros propios esfuerzos, de nuestro propio trabajo.
Hoy fue un día muy hermoso porque, además, uno podía ver la alegría de los trabajadores, no solamente porque tenían trabajo, sino también por los objetivos cumplidos.
Decía recién el ministro de Planificación que este edificio que hoy estamos trabajando, esta conmemoración del Bicentenario, a partir de recuperar como centro cultural, que Buenos Aires necesita un centro cultural de esta magnitud, al Correo, él lo señalaba tal vez que estos dos hechos del Bicentenario recordaban a otra Argentina pujante, la de los años 20. Pero creo que él también marcaba que había una realidad diferente en aquella Argentina del Centenario a esta Argentina del Bicentenario.
Hoy también hemos podido conocer un dato importante porque es un dato que apunta a lo que para nosotros constituye el objeto de toda la política que es el hombre y su dignificación. Nos han informado que el Trabajo no Registrado en el cuarto trimestre del año 2007 ha reducido en 3,6 llegando al 39,3 por ciento el Trabajo no Registrado, lo que significa en términos de variación interanual la más importante desde que se está tomando el censo en forma continuada del año 2003. Y respecto de la reducción total en Trabajo no Registrado desde el 2003 a la fecha, más de 10 puntos porcentuales.
Esta Argentina del Bicentenario es sustancialmente diferente a la realidad social de aquella Argentina del Centenario. Porque nosotros además, concebimos la grandeza de un país cuando la gente concreta, de carne y hueso, cuando el pueblo que vive dentro de ese país, mejora la calidad de vida. Ahí sí creo que podemos cerrar el círculo de país poderoso, de país importante.
Un país no solamente es importante porque puede acumular reservas en el Banco Central; un país no solamente es importante porque cumple con sus condiciones macroeconómicas. Estos no son los fines, simplemente son los instrumentos para tener una mejor economía y tener una mejor economía, significa mejorar la calidad de vida de la gente, con trabajo y mejor trabajo, como hoy decíamos, energía para que los argentinos tengamos más y mejor trabajo. Estas con las cosa, creo, que nos deben importar a los argentinos. La construcción cotidiana, sin pausa, sin descano de un país mejor.
¿Qué significa esto? Que los argentinos y las argentinas todos los días podamos vivir un poco mejor.
Esta va a ser la mejor manera, creo, de conmemorar el Bicentenario junto con obras como las que comenzamos a inaugurar hoy por la mañana, esta que abrimos hoy los sobre para las ofertas que han hecho las empresas para la ejecución de este proyecto que va a dotar a la ciudad de Buenos Aires, la Capital de todos los argentinos, de un centro cultural de fundamental importancia.
Entonces, argentinos y argentinas, como dijo alguien, a las cosas, a los hechos, como dice el ministro de Planificación, a las cosas concretas de todos los días que, en definitiva, eso y no otra cosa, es gestionar, es gobernar, es administrar. Todos los días con absoluta dedicación, con mucho esfuerzo y con el compromiso de siempre.
Muchas gracias y tengan todos ustedes muy buenas noches. (APLAUSOS)

Inauguración de planta de tratamiento en la mina Martha en Gobernador Gregores



miércoles, 19 de marzo de 2008

PALABRAS DE LA PRESIDENTA CRISTINA FERNÁNDEZ EN LA MINA MARTHA DE GOBERNADOR GREGORES, SANTA CRUZ


Estamos hoy en el corazón de la estepa patagónica, no solamente el corazón de la provincia de Santa Cruz, ahí me mira Mario Espina, creo que la última vez que vine estabas vos de intendente aquí.
Pero es muy importante el día de hoy, como lo fue ayer en Campana, provincia de Buenos Aires, cuando aguardábamos la inauguración de una usina que provee energía para la producción. Lleno de trabajadores, igual que hoy aquí. Porque donde hay producción, donde hay inversión, siempre hay trabajo, siempre están ustedes presentes con sus cascos amarillos, verdes, que indican que pueden volver a tener dignidad los hombres y las mujeres que habitan la República Argentina.
Aquí en el corazón de la estepa, hoy inauguramos esta planta de tratamiento del material de la plata, que constituye dos hitos. Uno de carácter económico, porque antes el material en bruto que se extraía se procesaba fuera de nuestro país. O sea, no se agregaba valor al recurso extraído de la tierra santacruceña, de la tierra patagónica. Hoy estamos inaugurando una planta de tratamiento que significa nada más y nada menos que un hito en lo económico porque comenzamos a agregar más valor a nuestro recurso aquí. ¿Y por qué un hito económico? Porque entonces hay más cascos amarillos, hay más cascos verdes, que no solamente extraen del corazón de la tierra el mineral sino que le agregan valor, más trabajo y mejor trabajo.
Pero además hay un segundo hito, que estamos en una mina que no requiere cianuro para su tratamiento. Esto significa un alto ejercicio de responsabilidad empresarial. Porque todos sabemos que cuanto más cuidemos el ambiente en las tareas extractivas mayor grado de inversión, de compromiso financiero se requiere. Y aquí se trata el mineral sin cianuro, con lo cual estamos también ante un hito en materia de responsabilidad social, empresarial y de cuidado del medio ambiente.
Y si me permiten, hay un tercer hito también, por el hecho de que Mina Martha, aquí, en Gobernador Gregores, provincia de Santa Cruz, República Argentina, es la mina de mayor grado de concentración de plata del mundo entero.
Yo le decía recién al titular de la empresa que nos acompaña desde la casa matriz aquí, que tenía que tener nombre de mujer para ser tan buena y que, además, tenía que estar en Santa Cruz y en la Patagonia para terminar siendo tan pero tan buena.
Así que quiero felicitar a los trabajadores y también quiero felicitar y agradecer a los inversores que han confiado en nuestro país.
Recién el presidente de la empresa nos contaba que yo era senadora cuando ellos vinieron aquí, que Kirchner era gobernador, y teníamos otro país en ese momento. Hoy tenemos un país con mayor crecimiento, ayer anunciaba nuevamente el crecimiento del superávit fiscal primario. En fin, todas estas cosas que hemos ido construyendo los argentinos en estos años después de la tragedia y después de tantas cosas duras y difíciles que nos tocó pasar.
Pero aquí estamos, con el espíritu argentino, con el espíritu patagónico también, ese espíritu que le pelea a la adversidad del clima, a lo inhóspito de la región y que aquí, en la estepa patagónica, adquiere una carnadura, adquiere un cuerpo donde puede verse tal vez con mayor nitidez que en cualquier otro lado.
Por eso estamos muy contentos con esta importante inversión.
Me decía recién el presidente de la firma que la próxima mina se va a llamar "Bety". Ellos le ponen nombre de mujer a todas las minas, saben lo que hacen.
Parece casi una cuestión, tal vez él no sepa que aquí en la Argentina el tema "mina" también tiene que ver con el género. Calculo que no lo deben haber hecho por eso, sino simplemente por una costumbre que tiene la empresa en su práctica internacional. Pero en el lunfardo, en la Argentina, señor presidente, "mina" es una mujer. Así que, me parece fantástico que tenga el nombre de "Martha" y que la próxima se vaya a llamar "Bety" y que además sea la mayor concentración de plata en todo el mundo.
Muchas gracias y muy buenas tardes a todos, hermanos y hermanas de Gobernador Gregores.
Muchas gracias. (APLAUSOS)

Discurso de Cristina Fernández en el acto de firma de convenios entre AySA y municipios bonaerenses



martes, 25 de marzo de 2008

PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN, DOCTORA CRISTINA FERNÁNDEZ DE KIRCHNER, EN EL ACTO DE FIRMA DEL CONVENIO ENTRE AySA Y MUNICIPIOS DEL CONURBANO BONAERENSE, EN EL SALÓN SUR DE LA CASA DE GOBIERNO.


Recién escuchaba muy atentamente las palabras del señor presidente de AySA, nuestra empresa de aguas, que atiende a la provincia de Buenos Aires, por lo menos a gran parte del conurbano bonaerense, y a la Capital Federal, y escuchaba hablar de transformación, de lo que significa una política inédita en materia de saneamiento durante las últimas décadas.
Pero yo quiero permitirme, en esta tarde, de hoy, hablar de la profunda transformación que ha tenido nuestro país.
Las imágenes que me tocó ver este fin de semana largo, aquí en la República Argentina, casualmente en Semana Santa, siempre Semana Santa ha sido emblemática para los argentinos, y como si fuera una señal pegada, en esta oportunidad, a la memoria de una de las peores tragedias que tiene la historia Argentina, y que fue la del 24 de marzo de 1976. Son señales tal vez que se toma la historia, la casualidad, pero lo cierto es que en estos cinco días, el último día fue 24 de marzo.
Creo que en lo que nosotros pudimos ver, en estos días, hemos visto la transformación tan importante, que ha tenido la Argentina, desde el año 2003, a la fecha. Recuerdo esa Argentina de los años 2003, 2002, 2001, miles de argentinos en piquetes, cortando calles, rutas porque les faltaba trabajo, porque hacía años que habían perdido su trabajo o, tal vez, en el 2001, porque se habían apropiado de los depósitos de pequeños ahorristas de la clase media, Eran los piquetes, como digo yo, de la miseria y la tragedia de los argentinos.
Este último fin de semana largo nos tocó ver la contracara, lo que yo denomino los piquetes de la abundancia, los piquetes de los sectores de mayor rentabilidad.
La Argentina ha cambiado muchísimo, se ha transformado de aquella tragedia a esto que parece casi un paso de comedia, porque si bien la historia ha cambiado y algunos sectores que parece ser que insisten con las mismas prácticas de siempre y que parece que no están decididos ni a cambiar ni a comprender ni a entender. (APLAUSOS). Y aquellos argentinos que desesperados por la falta de trabajo, por la miseria se lanzaron a las calles y que fueron duramente denostados de algunos medios. Yo me acuerdo, año 2003, 2004, como pedían al Gobierno que diera palos y pusiera orden en la República Argentina; infinidad de editoriales, de artículos pidiendo orden para los que no tenían trabajo.
Hoy, afortunadamente, millones de argentinos han recuperado la dignidad del trabajo y curiosamente, entonces, aparecen nuevamente los piquetes, pero esta vez mucho más violentos y protagonizados por el sector, tal vez, de mayor rentabilidad de los últimos cuatro años y medio o cinco. ¿Y por qué hago esta señalización tan exclusiva de fechas o de períodos? Porque alguien desprevenido que viera la imagen diría, "bueno, este es un sector que siempre fue rentable, que tuvo una altísima rentabilidad, de repente viene un Gobierno, el ‘gobierno malo' del presidente Kirchner o la "presidenta mala' Cristina Fernández de Kirchner que quiere apropiarse de una rentabilidad que venía de mucho tiempo en el sector". Pero es exactamente a la inversa, porque junto con aquellos desocupados, junto con aquellos ahorristas, también captados en sus depósitos, los productores del campo se debatían, también, entre el remate de sus campos y la falta de competitividad que la economía argentina, como tal, como sistema macroeconómico los había llevado al fondo del pozo.
Eso sí, allá por 1991, cuando se instaura la convertibilidad, el uno a uno, se eliminaron las retenciones. No había retenciones en la República Argentina, eso sí casi nos quedamos sin productores con el uno a uno. Yo me acuerdo el surgimiento de los movimientos de mujeres en lucha porque remataban los campos, me acuerdo los primeros tiempos de nuestro propio Gobierno, cuando los dirigentes ruralistas, que hoy amenazan, no al Gobierno, sino a la sociedad con el desabastecimiento de comida, venían a pedir que por favor tuviéramos una política de recuperación en materia de créditos bancarios para que no fueran rematados sus campos; política que realmente se llevó a cabo desde el Banco Nación, que siempre -bueno es reconocerlo- hizo el aguante a todos los productores.
Hay una rara conducta, muchas veces, es como que cuando hay pérdidas la sociedad debería absolverlas, es una suerte de socialización de las vacas flacas y cuando las vacas vienen gordas, las vaquitas para ellos y las penitas para los demás. (APLAUSOS).
Yo quiero aportar, porque siempre es bueno aportar reflexión y pensamiento y preguntarles a todos y cada uno de los que integran el sector, más allá de que algunos me dicen: "hay una fuerte carga ideológica". Bueno, uno puede ser peronista, antiperonista, no peronista, comunista, puede ser cualquier cosa, en política se puede ser cualquier cosa, pero en economía hay que tratar de ser lo más sensato y racional posible. Es precisamente a partir del gobierno que se inicia en el año 2003, donde realmente comienza a tener competitividad el sector, no es solamente un problema de alza de las commodities. Para los brasileros también subió el precio internacional, sin embargo el sector agropecuario brasilero, que no tiene retenciones, tiene un 16 ó 17 por ciento menos de rentabilidad que el sector agropecuario argentino. Y ¿por qué? Muy simple, por el tipo de cambio; sostener un tipo de cambio competitivo, como lo hace el Estado argentino a través de un sistema, no de regulación cambiaria, sino de administración cambiaria, es decir, absorbemos dólares cuando entra y se liquida toda la cosecha para que se mantenga el valor porque sino el dólar se cae, se hace con una política que está siendo sustentada por el Gobierno y que también forma parte de la utilización del superávit fiscal.
Pero además del tipo de cambio, imaginen por un instante, todos los hombres y mujeres que dedican su vida con pasión al trabajo en el campo, que este dólar no estuviera más a 3,17 o 3,18, que de repente estuviera a un tipo similar al que está la relación del real, por ejemplo, con el dólar, qué sucedería, si realmente el Estado no se dedica a comprar dólares, que también lo hace con el superávit fiscal.
Pero imaginemos, por un momento, que tampoco hubiéramos desacoplado los precios del combustible; el campo consume aproximadamente 4 mil millones de litros de gasoil, 4 mil millones de litros de gasoil, que no tienen a un precio internacional, sino a un precio argentino subsidiado por todos los argentinos, subsidiado por todos los argentinos (APLAUSOS). Pero sigamos imaginando, además, que los salarios no fueran en pesos argentinos o las tarifas no fueran en pesos argentinos, es el sector que exporta prácticamente todo. La soja se exporta, prácticamente, en un 95 por ciento, no se exporta en pesos argentinos, se exporta en euros, en dólares, pero los costos son argentinos que sostiene el peón rural, que es el peor pagado de toda la escala salarial. (APLAUSOS). Lo sostiene el peor pagado y el que más trabajo en negro hay, de esto se puede dar fe, también, en el Ministerio de Trabajo, pese a las constantes inspecciones y contralor que se hace desde el Ministerio de Trabajo. Pero todos saben que lo que estoy diciendo es cierto.
Entonces esta competitividad que tiene el sector y que le ha agregado tecnología, inversión y que está muy bien que lo haga, pero que las condiciones macroeconómicas del modelo que tanto critican y que es instauró desde el 25 de mayo de 2003, es el que los ha tornado absolutamente competitivos y con una rentabilidad nunca vista. Por eso digo, es bueno explicar estas cosas, qué pasaría, además, porque se habla también de la voracidad fiscal. En principio, si no hubiera retenciones, quiero decirles a los argentinos, que el pollo, la carne, la leche la verían por televisión porque realmente la historia de las retenciones en la Argentina, que no empieza con el Gobierno del presidente Kirchner, sino que ya se da inclusive, desde el siglo XIX, siempre tiene que ver cuando se adquiere un tipo de cambio competitivo, precisamente porque al ser un sector muy vinculado con la exportación, la retención actúa como un efecto redistributivo que permite también, mediante el pago de compensaciones, porque quiero decirles que también pagamos compensaciones al sector lechero para que el precio de la leche pueda estar accesible para todos los argentinos. Si no pagáramos ese subsidio que se reconoce por cada litro de leche, el precio de la leche, que es uno de los que más ha crecido en el mercado internacional, estaría francamente a precios prohibitivos.
Pero además, ese superávit fiscal que ayuda a sostener a todos los argentinos, inclusive, los que menos tienen son los que más aportan, porque el IVA, que es el principal ingreso impositivo argentino, lo pagan todos, hasta los desocupados cuando van a comprar un litro de leche o un kilo de pan. (APLAUSOS)
Las retenciones que contribuyen a conformar el ingreso fiscal en aproximadamente un 10 por ciento, no solamente se utilizan entonces para sustentar estas condiciones macroeconómicas del sector y que sigan siendo competitivo, sino también, por ejemplo, para infraestructura.
Yo escuchaba el otro día a un productor que decía "cuando se nos inundaba el campo en La Picasa nadie nos vino a dar una ayuda". La laguna La Picasa es una laguna ubicada en la provincia de Santa Fe, en zona limítrofe también con Entre Ríos, que inundaba toda la zona y yo me preguntaba dónde estaba este hombre el día que yo fui a inaugurar con el presidente Kirchner La Picasa donde el Estado argentino, los argentinos invirtieron 62 millones de pesos. (APLAUSOS)
¿Saben cuánto hemos invertido, argentinos, en obras hídricas que han permitido recuperar 8 millones de hectáreas que se anegaban? 3.600 millones de pesos. (APLAUSOS) También es parte del superávit fiscal. Hectáreas que, bueno es decirlo, cuando se recuperaron estaban en el orden, no sé, de los 500, 800 dólares la hectárea, hoy, están a precios siderables, se han quintuplicado, sextuplicado los precios. Esto lo saben todos, pero lo saben también todos y cada uno de los habitantes que tienen un vecino o un amigo o un conocido en el pueblo en la ciudad que lo vieron siendo propietario, dueño de campo en el 2001, en 1999 y lo ven hoy, han visto cómo han podido reconstituir y recuperar su nivel de vida.
Está bien, nadie critica que puedan comprarse una 4 por 4 o que vivan bien y que tengan lo que tantísimos argentinos querrían tener; lo que no me parece bien es que además quieran hacerlo a costa de que otros argentinos no puedan acceder a las cuestiones más elementales. (APLAUSOS)
Yo quiero contarles además, argentinos, que en obra viales, que atraviesan todas las provincias argentinas, yo veía el otro día a un grupo de productores ahí en Ceibas, en el cruce de la 14, ahí estamos construyendo la Ruta 14, la autovía, la famosa "ruta de la muerte", lo sabe el Gobernador de Entre Ríos, ¿con qué fondos creen que se construyen estas obras de infraestructura, la Ruta 9? 18.000 millones de dólares hasta ahora únicamente en obra viales, hace poco inauguré la 81 que atraviesa la provincia de Formosa y 5.600 millones de dólares más que vamos a invertir este año.
Yo me preguntaba cuando hablaba de la zona de Villa María, Córdoba, Río IV -allí veo a un diputado de Río IV- la Ruta 9, ¿por qué se hace intransitable? Porque había agua, no, intransitable por la cantidad de camiones que transportan mercaderías. Y está muy bien que lo hagan, reses, granos, para salir por el puerto cerealero más grande del mundo que es Rosario. Para ellos también lo estamos haciendo y para ellos fundamentalmente es la Ruta 9, yo no ando por la Ruta 9 ni ando subida transportando camiones, la mayoría de los argentinos tienen otras actividades. Con lo cual uno puede observar el inmenso despliegue de infraestructura en materia vial, en materia de recuperación hídrica.
Y también en otros como en educación: 12 provincias argentinas reciben el aporte del Tesoro Nacional para que sus maestros tengan un salario digno, ni qué ver las escuelas.
Me invitaba el otro día el intendente de La Calera para que inaugurara la escuela técnica más grande de la Argentina hecha también durante esta gestión. La escuela técnica para formar obreros argentinos.
Así podría seguir enumerando todo lo que significa la infraestructura en materia vial, en materia económica y social para todos los argentinos.
Pero también me puse a mirar los datos de exportaciones en estos días de huelga. ¿Para quién es la huelga pregunto? Entre el día 13 de marzo y 23 de marzo, en esos 10 días, han salido exportaciones por 402 millones de dólares, de los cuales, 122 millones de dólares son de maíz. Yo leía un cable de hoy de Roberto Doménech, presidente de la Asociación de Productores Avícolas que denunciaba que se le están muriendo los pollos por la falta de maíz.

E

La huelga me parece que se la están haciendo a los argentinos, porque las exportaciones siguen viento en popa. Los pedidos de embarque entre el día 5 de marzo y creo 18 de marzo, si mal no recuerdo, van por 2.900.000 toneladas de granos.


O sea, podrán morirse los pollos argentinos veremos también tal vez crecer el precio de los mismos. Ustedes saben que los argentinos consumen aproximadamente 30 kilos de pollo por año más unos 70 kilos aproximadamente de carne, lo que nos convierte en uno de los consumidores de proteínas más importantes del mundo y bienvenido sea porque eso nos da neuronas y porque eso nos da una calidad humana que nos ha distinguido en toda la América latina, pese a que algunos, tal vez, les gustaría que lo que comen los argentinos a precios argentinos pudieran exportar mucho más y entonces tener mayor rentabilidad. (APLAUSOS) Pero esto es lo que yo digo qué país queremos, si queremos volver al país de unos poquitos o queremos volver a un país más justo, con mayor equidad, con mayor distribución.
Porque las retenciones, no son medidas fiscales, son profundas medidas redistributivas del ingreso. Escucho y leo muchas veces a periodistas que por allí tienen un marcado tinte progresista, encarar el tema de las retenciones desde una percepción únicamente fiscal. Pero a ver, ¿qué es la distribución del ingreso? ¿Cómo se hace la distribución del ingreso si no es, precisamente, sobre aquellos sectores que tienen rentas extraordinarias sino de qué ejercicio me están hablando en materia de distribución del ingreso, a quién le vamos a pedir, a los países fronterizos, a quién, qué es la distribución del ingreso? Algo que siempre se declama, algo que siempre se dice pero que muy pocas veces se cumple, ¿por qué?, porque hay que tocar intereses que muchas veces son muy poderosos y que cuestan.
Yo quiero llamar a todos estos sectores de los cuales también son parte de la Argentina, parte importantísima de la Argentina, son gente que produce, son gente que trabaja y que tiene la suerte de tener una excelente rentabilidad por políticas que han sido sustentadas por todos los argentinos. Pero así como les digo y los llamo a la reflexión, también les digo que no me voy a someter a ninguna extorsión, a ninguna, a ninguna. (APLAUSOS)
Yo puedo entender los intereses del sector, pero quiero que sepan que soy Presidenta de todos los argentinos y que tengo que gobernar para todos los argentinos y para los intereses de todos los argentinos y para que los argentinos que vivimos aquí, en la Argentina, sigamos teniendo costos también argentinos en materia de alimentos, en materia de todo lo que hace a nuestra vida cotidiana. Porque somos todos nosotros los que con el esfuerzo sostenemos este modelo y permitimos que los sectores que tienen una mayor competitividad, puedan tener también una mayor rentabilidad.
Yo quería, finalmente, dirigirme a todos los argentinos y pedirles un esfuerzo muy grande de tolerancia, porque siempre las pujas distributivas y los enfrentamientos con sectores generan, en definitiva, violencia, violencia que por cierto he visto mucho más en los sectores de alto poder adquisitivo que en aquellos que no tenían trabajo.
Me tocó escuchar este fin de semana a un muchacho de Chivilcoy que decía que le habían dado un "puntazo" -lo escuché por un canal de televisión- porque estaba distribuyendo carne en el pueblo de Chivilcoy. Lo entrevistaba alguno que no quería que vendiera carne le había dado un "puntazo". Violencia que realmente es inentendible sobre todo -siempre es inentendible la violencia- pero cuando tiene un determinado lugar en la sociedad, cuando uno tiene una determinada posición económica, una determinada holgura económica, la violencia es mucho más incomprensible y mucho más insostenible. Porque si alguien que pertenece a uno de los sectores de mayor rentabilidad en la Argentina actúa con ese grado de violencia, ¿qué podemos esperar de alguien que no tiene trabajo, que nunca tuvo casa, esos pibes para los cuales muchas veces sin trabajo y sin familia se pide bala y palo? (APLAUSOS)
La verdad es que me parece que deberíamos todos hacer un ejercicio de reflexión, pero sepan que voy a seguir representando los intereses de todos los argentinos, de los que me votaron y de los que no me votaron también porque ese es mi deber como Presidenta de la República Argentina y lo pienso ejercer con todos los instrumentos que la ley, la Constitución y el voto popular me han conferido.
Muchas gracias. (APLAUSOS)

Palabras de la Presidenta en el encuentro en Parque Norte.





Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos