Catedra: Voloschin 1º Cuatrimestre 2008 proyecto de investigacióN


Thomas S. Khun, “The Natural and the Human Sciences”



Descargar 396.1 Kb.
Página2/9
Fecha de conversión16.12.2018
Tamaño396.1 Kb.
Vistas178
Descargas0
1   2   3   4   5   6   7   8   9

Thomas S. Khun, “The Natural and the Human Sciences”

Si bien hoy esta visión de la “naturaleza” de la mujer esta cada vez más lejana, es cierto que tampoco nos es fácil imaginarnos la igualdad entre el hombre y la mujer, es algo que todavía vemos como lejano.


Los espacio de poder están legitimados desde lo “masculino”, y aquello “femenino” aunque haya ido ganando espacio en lo público, nos sigue llamando la atención.
Ahora, más concretamente la pregunta es: ¿cómo se acerca la mujer a esos espacios de poder?
Y, esta pregunta trae a colación dos cosas; la primera forma parte de que “el mayor incremento de la mujer en la vida política y en los organismos de representación ha logrado un mayor reconocimiento y reinserción”; pero por el otro, este reconocimiento justamente nos demuestra cuanto falta para lograr paridad entre ambos géneros. Y en este sentido, si bien es cierto que la mujer se acerca al hombre en cuanto a espacios de igualdad; también es cierto que esto mismo da cuenta, de cuanto le falta para llegar. Por supuesto; que los cambios no-solo son cuantitativos; si no que son cualitativos, ya que reacomodan todo el espacio entre “iguales”.
Según Castoriadis, el imaginario social, es aquello que compartimos, aquello que nos da certidumbre, que nos parece lógico, obvio, de sentido común, no lo ponemos en cuestión (.....). “Las cosas son así” (... ).
En este sentido y según Nellio Telio, “desde lo social se determina que es lo malo y que es lo bueno”. Es decir; ¿Qué es lo bueno y malo de que una mujer gobierne?, ¿ De que este al mando de la conducción?, O ¿ Que se desarrolle en la esfera de lo público?; y hablando particularmente de la actual presidenta de los argentinos, Cristina Fernández de Kirchner; nos podríamos preguntar, porque razón los medios y la sociedad se encarga de alguna manera de restarle importancia a su autoridad?; ¿ y en que medida, esto tiene que ver con el género?
Estas son preguntas que nos lleva a pensar en la idea de “imaginario social”.
“Las cosas sociales son sociales gracias a las significaciones que las constituyen y hacen posibles. A su vez, las significaciones imaginarias sociales son posibles por aquellas cosas que están instituidas; por ellos que las encarnan y figuran, transmiten y reproducen. Y es por esto, que las significaciones sociales, no son significaciones de algo ni agregadas a algo; son ellas mismas las que dan existencia a ciertos objetos y a cierto tipo de individuos y en definitiva a todo el mundo”.
Para aclarar este concepto de imaginario social/significaciones sociales. Retomaremos a Imelda Vega-Centeno B, cuando habla de la autoridad masculina con respecto a la mujer. Según la autora, “la autoridad del varón forma parte de un desarrollo histórico-cultural. A su vez refiere a la ley del varón, como aquello que el hombre necesita de una mujer. “La ley del varón necesita de una mujer sumisa que lo sustente y que al hacerlo provea económicamente al hombre, ya que el espacio público es el medio donde el varón se desenvuelve.
En este sentido, el sistema cultural siguiendo a la autora, lo primero que tiene que hacer es desarrollar en la mujer una consciencia de la propia inferioridad de ésta con respecto al varón; de esta manera el principio de dominación que sustenta el arbitrario cultural estará inscripto en las consciencias de las mismas mujeres dominadas, ya que esta inferioridad no-solo se encuentra en el varón, sino en las propias mujeres cuando reconocen su inferioridad natural.
Por esta razón; que un primer paso es el de reconocer que no existe tan naturalidad y que la consciencia social es algo que se va modificando con el correr del tiempo.
Otra de las disputas en torno al género está relacionado con el “lenguaje”, cómo éste se fue modificando. Claro que esto tiene que ser analizado desde los distintos lugares y culturas, ya que no existe el “lenguaje” como universal; pero lo que sí podemos rastrear en el habla española son ciertas palabras que se han ido modificando con el tiempo, una de ellas es la palabra “Presidenta” que se incorporó en la Real Academia Española en el año 1984; luego le siguieron otras como “jueza”, “perita”, o “gerenta”. El máximo organismo de nuestra lengua, paulatinamente ha ido incorporando el femenino en los nombres de profesiones o cargos, que en siglos anteriores estaban reservadas exclusivamente a los hombres. Además de los casos mencionados anteriormente, cabe agregar otros como médica, contadora, jefa e ingeniera.
Cada vez más lingüistas y feministas plantean el problema del sexismo en el “lenguaje”, ¿que significa esto?. Un claro ejemplo de esto, es cuando nos referimos al “hombre” como término neutro, cuando por ejemplo decimos, “los hombres del siglo XIX”; sin embargo algunos especialistas plantean que no se puede relacionar el sexismo con el “lenguaje”, ya que por ejemplo el caso de la lengua “Quechua”, en la que la estructura morfológica del género se presenta como claramente igualitaria, o el “Goajiro”, la lengua indígena de Venezuela, en la que el término genérico es el femenino; y sin embargo Castellanos advierte que las sociedades correspondientes a tales culturas son, en contra de lo que podríamos esperar, absolutamente patriarcales.
Sin embargo, y más allá de esta disputa, es innegable que la modificación de ciertas palabras, tienen una clara relación con cierto espacio de poder que la mujer fue ganando, y esto no es algo nuevo, una de estas luchas en el campo de lo “real” y “simbólico”, pertenece al movimiento feminista que estuvo vinculado históricamente con ciertas reivindicaciones hacia la mujer, y hacia la igualdad de género.
Lo interesante de esto, es ver como se relaciona este movimiento llamado “feminista” con la reubicación de ciertos espacios de poder logrados por la mujer.
Según Archenti y retomando a Juan Carlos Portantiero, “el sistema político es el lugar donde se regula la competencia por el poder, se producen las decisiones que conciernen a toda la sociedad y se organiza la forma de autoridad, es decir se determina el tipo de régimen político vigente.”
Y, en este sentido se tiene que entender al “feminismo” como el conjunto de prácticas que reivindican los derechos de la mujer, y critican las formas de poder basadas en el sistema de tipo patriarcal. Es entonces desde el Siglo XIX que desde el “feminismo” las mujeres comenzaron a organizarse para defender su derecho a ser reconocidas como sujetos políticos y lucharon por su incorporación legítima al sistema político como ciudadanas.
En la actualidad, la incorporación de las mujeres al sistema político, llega a tal punto que en varios países de Sudamérica durante los últimos 30 años la presidencia ha estado en manos de una mujer. Sea el caso de Violeta Chamorro en Nicaragua, María Estela Martínez de Perón en Argentina, Lidia Gueiler Tejada en Bolivia, Rosalía Arteaga en Ecuador, Mireya Moscoso en Panamá, Michelle Bachelet en Chile y nuevamente en Argentina Cristina Fernández de Kirchner.

Es en este contexto que podemos apropiarnos de conceptualizaciones aportadas por Maru León. Las representaciones sociales cumplen entre otras funciones, hacer de una realidad extraña y desconocida, una familiar que no amenace ni ponga en juego la estabilidad del grupo, y justificar acciones, posiciones, conductas y decisiones. En este marco, podemos preguntarnos si la realidad del cargo presidencial (que es aquel que formalmente acumula más poder dentro de nuestro país) al ser ocupado por una mujer, trastoca y desconfigura las representaciones sociales tejidas en torno a él.


Es por esto que buscaremos en los discursos elegidos, la existencia de intentos por refundar las representaciones sociales construidas sobre genero y poder, para, en caso de hallarlos, analizar tanto su contenido como la forma en que son propuestas.
La cuestión de los imaginarios sociales da mucho pie para nuestro trabajo y Backo escribe sobre esta herramienta, definiendo a la imaginación como un poder de separación gracias al cual nos representamos las cosas alejadas y nos distanciamos de las realidades presentes. Lo social tiene dos características de la actividad imaginante, por un lado la orientación de lo social referida a la producción de representaciones globales de la sociedad y de todo lo que esté relacionado a ella (actores sociales, orden social, etc ). Este adjetivo de lo social, tiene la inserción de la actividad imaginante individual en un fenómeno colectivo. Esto le permite al autor decir que, el imaginar, reproducir y renovar el imaginario varía según las sociedades.

El impacto que genera sobre las mentalidades y la psiquis, va a depender de cómo sea su difusión y de los medios con los que disponga. Para poder obtener el dominio simbólico se necesita tener el dominio y control de los medios que le va a permitir , en el supuesto caso de la presidenta, tener instrumentos que persuadan, que generen presiones , inculcar valores y creencias.

Por lo tanto, el lugar que ocupa la presidenta, todo el poder apunta a tener un papel privilegiado a la hora de emitir los discursos que conducen a los imaginarios sociales.

Este seria una pieza efectiva y muy eficaz, dice Backo, del dispositivo de control de la vida colectiva y más precisamente en el ejercicio de poder. En fin, el dispositivo imaginario permite moldear las conductas, y conduce a los individuos a una acción en común.


Es en este marco que decidimos hacer un análisis de los discursos de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Dado que es en los momentos de crisis donde con más fuerza se debe buscar una base de legitimación, nos proponemos analizar los discursos emitidos particularmente durante los 21 días que duró el denominado “Conflicto del Campo”. Así mismo nos proponemos analizar una entrevista realizada en el mismo período a una reconocida dirigente agraria, Ana Quiroga refiriéndose al tema, y las proclamas oficiales emitidas por las organizaciones agrarias en su conjunto.
Siguiendo la noción de autoridad de Kòjeve, podríamos decir que durante dicho conflicto, la autoridad de Cristina Fernández sobre las organizaciones agrarias fue inexistente. Kòjeve define la autoridad, que en este caso sería autoridad política, como la posibilidad que tiene un agente de actuar sobre los demás(o sobre otro), sin que esos otros reaccionen contra él, siendo totalmente capaces de hacerlo; es la posibilidad de actuar sin establecer compromisos.
Podemos ver claramente cómo ante tal deslegitimación, fueron los discursos de Cristina Fernández su herramienta más importante para tratar de reconstruir una imagen legitima de poder frente a la ciudadanía. Y en tal esfuerzo creemos se pueden hacer claros los usos que se hacen de los aspectos de género como un intento de crear consenso frente a un debate en el cual el género no ocupa un lugar preponderante.
Cuando Antonio Gramsci habla de hegemonía, o de cómo conservar la hegemonía en la estructura política, cultural e ideológica de un país, está hablando de la teoría del consenso; es decir ¿ De cómo generar consenso en la sociedad civil?. En este sentido, y trasladando este concepto a la actualidad de nuestro país, en donde existe un conflicto entre el sector agropecuario y el gobierno; es interesante ver qué elementos se introduce desde el sector dominante, o en término gramscianos desde el bloque hegemónico para “conservar” de alguna manera el poder, en la medida en que el poder pierde legitimación, se produce una desconexión entre la sociedad civil y la sociedad política, y es lo más parecido al comienzo de una crisis social.
¿Qué características puede tener una crisis?, Tiene que ser analizada en su coyuntura política y social. Ahora, si pensamos qué elementos de género introduce Cristina Fernández, en cuanto al conflicto campo-gobierno, tenemos que pensar en primer término, ¿Estos elementos se pueden relacionar de alguna manera con una estrategia para generar cierto consenso en la sociedad?, O ¿Solo representa una imagen que rescata el lugar de la mujer como igualitaria al hombre en una sociedad que sabemos que no lo es?.
Esto ha formado parte del debate público en la actualidad, y de acuerdo a este pregunta, se han generado otras, como por ejemplo. Esta postura de la actual Presidenta de reivindicar todo el tiempo la figura femenina en un conflicto que excede de alguna manera lo “genérico”, ¿Genera una reacción positiva o negativa en la sociedad? ; es decir, utilizando los términos de Gramsci, ¿esta actitud política-estratégica, genera un mayor consenso en la sociedad, o en realidad genera una reacción contraria?. Por esto, la cuestión en torno al género, en este conflicto particular tiene varios costados para ser analizada, porque si bien es cierto que como dice la Presidenta, “Que a las mujeres todo les cuesta más”, de más está decir, en un lugar acostumbrado a ser ocupado por el hombre, aparece el otro debate que tiene el carácter de lo social, y que genera amplios debates, en una sociedad que aunque más igualitaria que tiempos atrás sigue en una lógica como diría Ana Fernández, binaria, organizada de pares antitéticos.
Además de esta categoría binaria están la atributiva y la jerarquización , que en este caso es pertinente analizar para ver las diferencias entre los géneros. Estamos hablando del concepto la episteme de lo mismo.
En relación a la categoría atributiva, Ana Maria Fernández dice que, se le atribuye al sexo masculino la propiedad del modelo humano ( Hombre = Hombre).Lo peculiar es que al otro genero se le atribuye una carga negativa que se construye.
La cuestión binaria hace referencia a dos valores de verdad, uno verdadero y el otro falso y la tercer categoría, jerarquizacion , esta orientado a la inferioridad y superioridad.
ANALISIS DE LOS DISCURSOS RECOLECTADOS.
Hemos analizado las fuentes a partir de seis variables que han emergido tanto de la lectura de las mismas como del marco conceptual planteado. La definición de las variables son:
Referencia al conjunto con diferenciación de genero: Esta variable hace referencia a una estrategia discursiva que encontramos principalmente en los discursos de Cristina Fernández. La misma consiste en la distinción de ambos géneros al referirse a un conjunto de personas.
Construcción de la imagen presidencial: Con esta variable intentaremos abarcar las distintas maneras en que se expresan las representaciones de la figura presidencial. Con esto analizaremos tanto la forma como el contenido de las representaciones.
Discurso maternal y sensible: Esta variable apela a identificar en los discursos en orden a lo sensible, a los sentimientos, a la familia, a actidudes maternales.
Apelación a la historia y la tradición: Con esta variables buscaremos señalar en los discursos como los distintos actores envueltos en este conflicto se apropian de un proceso historio inmediata o lejanamente anterior.
Construcción de la imagen femenina: Esta variable busca identificar imaginarios de distintos actores en torno a la imagen femenina y sus atributos característicos.
Discurso que apela a la racionalidad y la justicia: Esta categoría, que ha emergido del análisis de los discursos, busca identificar y anteponer ciertos valores de los actores frente a aquellos identificados por la variable discurso maternal y sensible.
Comenzaremos el análisis con la variable referencia al conjunto con diferencia de género. En el caso de Cristina, encontramos una presencia muy fuerte de este recurso. El mismo no se encuentra como explicaremos mas adelante, en las proclamas del campo, así mismo tampoco se encuentra en ningún otro actor en la escena política Argentina actual. Podemos preguntarnos que relación existe entre la utilización constante de este recurso y el hecho de ser la primer presidenta mujer electa.
[...] que son en definitiva los argentinos y argentinas que hemos sido votados por argentinos y argentinas pero con un objetivo común, el de mejorar la calidad de vida de todos los ciudadanos y ciudadanas.

Cristina Fernández, Acto de llamado a licitación para la extensión del servicio del Tranvía del Este desde Retiro a la Boca, 14-03-08. El subrayado es nuestro.


Compañeros; hermanos y hermanas: muchas gracias, compañeros, compañeras, hermanos y hermanas, por un minutito nada más enrollemos las banderas, luego las desplegamos como siempre, como siempre, por favor, gracias.

Cristina Fernández, Parque Norte, 27-03-08. El subrayado es nuestro.


En el caso del campo podemos ver en primera instancia que no se vislumbra en los discursos la diferenciación de genero, haciendo alusión a, por ejemplo, los “Argentinos”. En los casos de Analía Quiroga y De Angelis no se encontró ningún rasgo que indique la diferenciación de género. Solamente en el caso de De Angelis pudimos rastrear una diferenciación de genero en torno a los integrantes de la familia.
Y ahora, y ahora lo va (inentendible) la familia del campo. La verdad que esto es una patriada. A los hombres, las mujeres, los chicos, muchos jóvenes defendiendo [...].

Alfredo de Angelis, discurso frente a la Asamblea Federal Agropecuaria, 02-04-08. El subrayado es nuestro.


Ahora bien, en la siguiente variable, la Construcción de la figura Presidencial pudimos encontrar que Cristina se apoya, a la hora de realizar su discurso, en el tema del voto popular y legitimo. También se muestra como identificada con el proyecto político del gobierno anterior. Denota, en sus discursos, que la figura Presidencial es representativa de forma pluralista y universal. Pudimos darnos cuenta que remarca su propia condición de mujer presidente, incluso cuando se piensa la figura presidencial en abstracto, continua pensándola en femenino.
El 10 de diciembre, cuando por primera vez como Presidenta electa de todos los argentinos, en elecciones libres y democráticas, me dirigí a todos los argentinos y argentinas, tal vez algunos no recuerden, les dije que por ser mujer me iba a costar más y no me equivocaba a las mujeres siempre todo nos ha costado más, pero también somos las mujeres las que jamás abandonamos nuestro puesto y nuestro lugar de lucha.

Cristina Fernández, Parque Norte, 27-03-08. El subrayado es nuestro.


A mi criterio, cómo es esto de tomar una decisión cuando uno tiene la responsabilidad de ser un presidente o una presidenta, un gobernador o un intendente, pero fundamentalmente una presidenta, no por una cuestión de jerarquía institucional, sino porque obliga a una mirada más abarcativa, a una mirada a todo el territorio.

Cristina Fernández, palabras de la Presidenta en el acto de anuncio de medidas al sector agropecuario, 31-03-08. El subrayado es nuestro.


Y yo sé que cada salteña y cada salteño que apostó, que apoyó este 28 de octubre a esta Argentina, lo hizo en nombre de un proyecto político que, desde el 25 de mayo de 2003, encabezado por Néstor Kirchner, comenzó a cambiar los destinos de la República Argentina.

Cristina Fernández, Salta, 13-03-08. El subrayado es nuestro.


En el caso del campo tenemos tres partes. En primer instancia podemos ver con De Angelis que en sus discursos en ningún momento nombra a Cristina Fernández por su nombre. Cuando le habla a ella la nombra como “la Presidenta”, y solo lo hace para indicarle cursos de acción y dar una interpretación del conflicto. El único momento en el cual De Angelis habla de la presidenta lo hace con resignación, en respuesta a silbidos de repudio hacia ella.
Y usted presidenta de la nación, a usted presidenta de la nación… (SILBIDOS) ¡No, no, no, no! ¡Paren, paren, paren! Vamo (sic) a respetar… guste o no nos guste es nuestra presidenta de la nación...

Alfredo de Angelis, 02/04/08, Discurso en la asamblea federal agropecuaria. El subrayado es nuestro.


Por otro lado Analía Quiroga afirma que la presidenta Cristina Fernández es una figura autoritaria y considera que el que gobierna es aún Néstor Kirchner. También hace referencia a que la Presidenta no tiene idea del conflicto, que solo ve una parte del mismo.
Me da la sensación de que es una persona muy autoritaria, que le interesa mucho la relación con el mundo pero no la veo tan compenetrada en su relación con el país. Pienso, sinceramente, que quien está gobernando y sigue gobernando, es el ex presidente Kirchner.

Entrevista a Analía Quiroga, Diario Perfil, 23-03-08. El subrayado es nuestro.


Finalmente, en las Proclamas del campo, podemos ver que hacen hincapié en una imagen del gobierno como algo grupal y global.
En este sentido, responsabilizamos a las autoridades nacionales por la virulencia que está asumiendo este conflicto. E instamos al gobierno a abandonar su actitud, y evitar que este justo reclamo agropecuario derive en un dramático enfrentamiento entre argentinos.

Declaración publica de las cuatro entidades del campo, 21-03-08. El subrayado es nuestro.


Para continuar analizaremos la variable Discurso maternal y sensible. Cristina hace referencia a las angustias personales, preocupaciones por problemáticas actuales de manera constante.
[...]convoco a todos los argentinos y a todas las argentinas a que juntos, con fuerza, con trabajo, con sacrificios unamos nuestros brazos, unamos nuestros corazones para seguir transformando esta, nuestra casa, la República Argentina.

Discurso Cristina Fernández, 13-03-08, Acto de anuncio de Convocatoria Crédito Fiscal 2008. El subrayado es nuestro


En el caso de las Proclamas y en el discurso de De Angelis no pudimos encontrar ningún elemento que refiera a lo maternal y sensible. Pero si pudimos encontrar en Analía Quiroga una apelación a la sensibilidad y al cuidado de sus hijos en relación a la educación.
Los que hoy estamos acá hace siete años, o cinco, prácticamente no teníamos cómo hacer para que nuestros hijos pudieran educarse. ¿Cómo hacíamos para continuar acá, sin infraestructura, sin nada? La herida había dejado de sangrar, pero la cicatriz estaba demasiado afuera.

Entrevista a Analía Quiroga, Diario Perfil, 23-03-08, El subrayado es nuestro.


Ahora pasemos a la variable Apelación a la Historia y Tradición. A la hora de ver en Cristina si existía en sus discursos esta apelación, encontramos que constantemente habla de la historia de los Kirchner, también se refiere a la Argentina del Bicentenario junto con la Culminación de la Revolución de Mayo, del Golpe de Estado de 1976 hasta la Transición hacia 1983. Nombra el Grito de Alcorta, a personajes como Francisco Netri. Pone, en medio del conflicto, la Crisis del 2001, habla del Peronismo y legitima las retenciones como medida histórica.
No debe ser casualidad, argentinos y argentinas, que estos últimos 4 años hayan sido el crecimiento más sostenido de los últimos 100 años. Y si volvemos a crecer, de la misma manera, en este año 2008, vamos a completar el ciclo de crecimiento más importante de la República Argentina, en sus 200 años de vida.

Discurso Cristina K. 13-03-08, Salta. El subrayado es nuestro.


Yo los convoco, entonces, a esta gesta, a la gesta del Bicentenario, de nuestro nacimiento como país, de nuestra independencia, desde aquí, de la tierra de Güemes, de la tierra que supo ser frontera contra el colonialismo y contra el invasor, que lucharon con lo que pudieron y tenían, pero con una inmensa dignidad y valentías.

Discurso Cristina K. 13-03-08, Salta. El subrayado es nuestro.


Francisco Netri, asesinado, en 1916, por un sicario, dicen de la aristocracia del campo, la historia. Por eso, cuando uno recuerda hay que recordar las historias completas[...].

Discurso Cristina Fernández de Kirchner, 27/03/08, Parque Norte. El subrayado es nuestro.



Las imágenes que me toco vivir este fin de semana largo, aquí en la República Argentina, casualmente en semana santa, siempre semana santa ha sido emblemático para los argentinos, y como si fuera una señal pegada, en esta oportunidad, a la memoria de una de las peores tragedias que tiene la historia Argentina, y que fue el 24 de marzo de 1976.

Discurso de Cristina Fernández en el acto de firma de convenios entre AySA y municipios bonaerenses, 25-03-08. El subrayado es nuestro.


[...]las primeras fotografías las conocí entremezcladas con las fotografías de la familia Kirchner y de viejas familias de Río Gallegos, porque compraban fotografías del viejo barco hundido, de la plaza, etcétera.

Discurso Cristina K. 14-03-08, El Calafate. El subrayado es nuestro.


Lo estamos ganando porque tenemos objetivos estratégicos que vienen desde el fondo de la historia.

Discurso Cristina K., Campana, 18-03-08. El subrayado es nuestro.


En el caso del campo, De Angelis hace referencia a los Caudillos Federales e invoca a los antepasados.
[...]¡Paren! Póngansen (sic) como aquellos viejos caudillos federales… como aquellos caudillos federales que algunos pagaron con la vida, pero que hoy están en el bronce, peleando por sus provincias, por las riquezas del interior del país, [...].

Alfredo de Angelis, 02/04/08, Discurso en la asamblea federal agropecuaria. El subrayado es nuestro.


[...]Mire si nuestros abuelos se levantan y cuando llenaron los campo de trigo en las otras décadas y ahora terminamos, mire lo que va a pasar…[...]

Alfredo de Angelis, 02/04/08, Discurso en la asamblea federal agropecuaria. El subrayado es nuestro.


Analizando las Proclamas de las organizaciones agrarias, la mirada histórica por la que pasan en sus discursos se hace en referencia al Federalismo.
Significa también que queremos recuperar el federalismo perdido y el protagonismo de los pueblos, en un marco de equidad y justicia Social.

Proclama de Gualeguaychú, 03-04-08. El subrayado es nuestro.


En Analía Quiroga encontramos que menciona la década del 90, remarcando la Convertibilidad y enmarca el actual conflicto en la continuación de la crisis. En referencia de esto hace una comparación del presente con la convertibilidad de la década del 90.
En los años noventa, cuando hubo que dar un giro a la economía y todos sabíamos que la convertibilidad ya no daba para más, el gobierno se empecinó, como ahora.

Entrevista a Analía Quiroga, Diario Perfil, 23-03-08, El subrayado es nuestro.


Continuando con la variable Construcción de la imagen femenina, podemos apreciar que Cristina Fernández ubica una mayor dificultad de las mujeres en general, viéndose incluso atacadas en su condición de genero mas allá de la actividad que realizan. Remarca para cu mandato en particular la certeza de por su condición de genero su gestión resultaría más difícil. Aun así, defiende su condición de mujer, remarca la fortaleza de las mujeres al sobrellevar esta situación y toma como ejemplo a las Madres de Plaza de Mayo.
Escuché, también invocaciones, por no decir insultos, a mi condición de mujer, ustedes saben no necesito explicarlo, pero eso siempre nos pasa a todos las mujeres, se puede ser Presidenta de la República, jardinera, médica, que si tienen que criticarte y sos mujer lo hacen por el género, no por si sos buena Presidenta, mala Presidenta, buena jardinera o mala jardinera, es casi una capitis diminutio el género, pero bueno dolió.

Discurso Cristina Fernández de Kirchner, 27/03/08, Parque Norte. El subrayado es nuestro.


[...]les dije que por ser mujer me iba a costar más y no me equivocaba a las mujeres siempre todo nos ha costado más, pero también somos las mujeres las que jamás abandonamos nuestro puesto y nuestro lugar de lucha.

Discurso Cristina Fernández de Kirchner, 27/03/08, Parque Norte. El subrayado es nuestro.


[...]tengo ejemplos de mujeres que vencieron a lo que ningún hombre podía vencer. Allí están, a un costado, con sus pañuelos blancos en la cabeza, ellas son el ejemplo de que las mujeres, con objetivos, con ideales y con valentía, son capaces de vencer las adversidades más terribles.

Discurso de Cristina Fernández, Encuentro por la convivencia y el diálogo en Plaza de Mayo, 01-04-08, El subrayado es nuestro.


En los discursos analizados de distintos actores del campo, solo encontramos en el discurso pronunciado por Alfredo de Angelis frente a la asamblea nacional agropecuaria la particularidad de que lo femenino solo aparece encarnado en un rol de madre o abuela con una función pedagógica y con un rol de soporte familiar.
[...]Dar a todas las madres, a todas las madres y la abuela que mandaron a sus hijos y a sus nietos[...]

Alfredo de Angelis, 02/04/08, Discurso en la asamblea federal agropecuaria, El subrayado es nuestro.


Analía Quiroga, por otro lado distingue capacidades intelectuales diferentes para el hombre y la mujer, identificando a los primeros con una capacidad intelectual abstracta y a las segundas como poseedoras de una capacidad intelectual practica. Al mismo tiempo percibimos en ella y sus formas de expresarse, ciertas actitudes que podríamos considerar características masculinas para referirse al conflicto.
La mujer tiene una impronta que el hombre no tiene. Como también digo que el hombre tiene una capacidad intelectual abstracta que no tiene la mujer y la mujer tiene una gran capacidad de intelecto práctico.

Entrevista a Analía Quiroga, Diario Perfil, 23-03-08, El subrayado es nuestro.


No, si el secretario de Comercio quiere verme, que venga acá y vamos a coordinar entre los dos el horario. A mí, paisana, de atropellada no me va a arriar nunca.

Entrevista a Analía Quiroga, Diario Perfil, 23-03-08, El subrayado es nuestro


En cuanto a la Apelación a la racionalidad y la justicia en los discursos, no encontramos en ninguna invocación por parte de Cristina a estos valores. Sin embargo, las referencias en las fuentes analizadas del sector agrario, son muy ricas. Los comunicados oficiales describen al hombre de campo como razonable, conciliador y portador de honor. Llaman a la paz social, la conciliación y repudian los actos violentos.
Es responsabilidad de todos contribuir a consolidar la paz social y la convivencia armónica, por ello, y en función de nuestra representatividad y responsabilidad ciudadana, convocamos a deponer toda actitud de confrontación entre hermanos.

Campo 26-03-08, Continúa el paro agropecuario. El subrayado es nuestro.


Hacemos saber que el campo está dispuesto a conciliar posiciones para evitar mayores penurias a quienes se están viendo afectados por las medidas.

Campo 26-03-08, Continúa el paro agropecuario. El subrayado es nuestro.


Por otro lado, encontramos en el discurso de De Angelis, una fuerte presencia de referencias al honor, en especial al comentar enfrentamientos con Gendarmería Nacional, remarcando que a pesar de los actos violentos se mantiene la honorabilidad.
Tengo un compromiso de honor y espero que las cámaras estén filmando, de desmentir que nosotros con gendarmería nacional, una organización nacional, no solamente tuvimos refriega, lo único que tuvimos pero fue honorable.

Alfredo de Angelis, 02/04/08, Discurso en la asamblea federal agropecuaria. El subrayado es nuestro.


La invocación a la justicia que hace Analía Quiroga denota frustración con el sistema judicial actual. Así mismo identifica como clave para una resolución adulta y con “grandeza” del conflicto, el entender el mismo.
La Justicia no es independiente, ¡qué va a ser independiente! Si la Justicia fuera independiente no estaríamos como estamos.

Entrevista a Analía Quiroga, Diario Perfil, 23-03-08, El subrayado es nuestro.


Es tratar de entender, de ver si se puede destrabar con adultez, con reflexión, con grandeza este conflicto.

Entrevista a Analía Quiroga, Diario Perfil, 23-03-08, El subrayado es nuestro.


Conclusión.
A modo de conclusión podemos citar a Cecilia Amorós (filosofa española contemporánea), cuando plantea, “el poder es siempre poder de colectivos”......en este sentido, el poder de una mujer estará en el conjunto de mujeres. Por otra parte para la autora, “el poder se construye en pactos de iguales, y el espacio de iguales es el espacio de las diferencias entre los individuos; por eso “poder”: es poder de diferenciarse, y por ser el poder siempre de grupos, se acrecienta cuanto más cohesionado este por pactos el grupo”. Y siguiendo a la autora, el colectivo de las mujeres es percibido y se autopercibe como indiferenciado, es decir que no se constituye en espacios de iguales, sino en espacios de idénticas.
De alguna manera estamos percibiendo la autoridad de una mujer que es Presidenta como algo que no sucede tan comúnmente. Mejor dicho, es la primer Presidenta que surge del voto popular en elecciones libres. En este sentido nos podríamos preguntar, ¿Cuál es la representación que existe en torno a la imagen de una mujer en la conducción presidencial?
Las mujeres como dice Amorós, no se reconocen en un espacio de iguales. En cambio los hombres sí, porque reconocen sus diferencias, es decir un hombre, puede ser peronista, radical o lo que sea, puede reconocer sus diferencias desde su ideología, sin embargo una mujer por mas de que pueda reconocerse sus diferencias ideológicas, lo que primero surge en torno a su figura, es que es una mujer que gobierna. Por encima de cualquier otra diferenciación. De hecho, Cristina misma constantemente enmarca su gobierno en un proyecto político más amplio, iniciado en el Gobierno de su marido. En el análisis del discurso de Analía Quiroga, podemos ver que claramente afirma que quien sigue gobernando es el ex Presidente Kirchner.
También es interesante en este análisis sobre la actual presidenta, partir del concepto de imaginario social.
“Las cosas sociales son sociales, gracias a las significaciones que las constituyen y hacen posibles. A su vez las significaciones imaginarias sociales, son posibles por las cosas instituidas; por ellos que las encarnan y figuran, transmiten y reproducen”. Es por esto que las significaciones sociales, no son significaciones de algo ni agregadas a algo, son ellas mismas la que dan existencia a ciertos objetos, y a cierto tipo de individuos, y en definitiva a todo el mundo” 1
Por todo esto, podemos rastrear parte del imaginario social justamente que la sociedad tiene en torno al concepto de mujer- asociada a la esfera de lo público. Y siguiendo el concepto de idénticas nos sirve en el caso particular de la Presidenta, para entender, la significación social que se le da en torno a si imagen.
Una de las cuestiones que surgen del análisis de las proclamas oficiales del campo es la constante referencia del gobierno como una instancia grupal e institucional, algo que llama la atención en un país con una tradición presidencialista y personalista muy fuerte. Lo que es habitual en la escena política Argentina es la apelación directa al presidente, al cual se le invoca con nombre y apellido. Esta situación de apelar a “el gobierno” como institución es sospechosamente tan novedosa como una mujer presidente.
Hemos analizado los discursos de cristina y hemos encontrado una constante referencia a su condición de mujer. Creemos que esta es una estrategia discursiva que apunta a darse legitimidad. Encontramos también como estrategia discursiva-legitimadora una enmarcación de su gobierno en una continuidad histórica con la revolución de mayo y en un menor grado, una referencia a su legitimidad producto de elecciones libres y democráticas. Cabe la pregunta, ¿por qué es la primera estrategia la que más peso tiene en sus discursos? Podemos preguntarnos, existiendo un imaginario social instituido sobre 150 años de figuras presidenciales masculinas, hasta que punto es una elección o imposición el orden de preferencia de estas estrategias.
Retomando a Amorós, vemos que Cristina no solo no deja de percibirse como espacio de idéntica, sino que no puede concebirse como espacio de igual. Es por esta razón que la presidenta habla tanto de su condición de genero; ya que ella no puede reconocerse como par, como diferente en base a su individuación.




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos