Capítulo 9 voluntad y motivacion



Descargar 1.34 Mb.
Página1/2
Fecha de conversión07.09.2018
Tamaño1.34 Mb.
Vistas62
Descargas0
  1   2

Capítulo 9

VOLUNTAD Y MOTIVACION

energías internas


La voluntad es la facultad humana por la que realizamos actos de opciones y mantenemos las decisiones de forma adecuada después de hacer elegido.

Para entender las naturaleza de la voluntad hay que situarla en el contexto de las personalidad entera, donde la inte­ligencia conoce, la voluntad elige y la afectividad añade el agrado o desagrado a lo que conoce y decide.


  1. Teorías sobre la voluntad


La voluntad se ha presentado siempre como facultad específica del ser humano. Ella permite al hombre adherirse a un objeto (cosa, persona, acción) y mueve todo su ser en dirección a su consecu­ción. En cuanto facultad, compromete la totalidad de la persona y pone en movi­miento desde los afectos más elementa­les hasta las operaciones mentales más elevadas.
- Si se pone en movimiento por dimen­siones afectivas y aficiones sensoriales y motrices, nos encontramos en un nivel puramente animal o sensible, al cual llamamos tendencia. La tendencia, o tensión, es espontánea, inconsciente y automática. Y responde a la necesidad de satisfacer necesidades básicas pro­pias del individuo, como en el caso de la comida, del bienestar, de la continuidad de la especie.

Todos los seres sensibles quieren lo que les beneficia y rechazan lo que les perjudica. Se adhieren a lo que les agra­da y huyen de los que produce desagra­do. Un mecanismo sensorial, arraigado en la totalidad del organismo, les mueve a ajustarse a las condiciones vitales más propicias para su desarrollo.

- Pero en el hombre funcionan otros dinamismos superiores. Le llevan a que­rer, no sólo en lo que es propio de la conservación de la vida individual o de la especie, sino en terrenos que superan con mucho esos aspectos radicales o vitales. En el hombre la voluntad se presenta como una fuerza que le hace querer aquello que le presenta la inteli­gencia como conveniente. E incluso le hace posible llegar a querer aquello que no le resulta conveniente.

Las teorías volitivas han oscilado entre quienes han reconocido su autonomía y quienes la han hecho valorado como acción humana consecuente con las otras funciones humanas, tanto superio­res como inferio­res. Por eso en la Histo­ria ha tenido más prensa la inteligencia que la voluntad.
1.1. Teorías relativistas
Hay teorías que identifican la voluntad con las otras facultades, negando que posea una digni­dad o una identidad propia y especifica. Han sido frecuentes las interpretacio­nes de quien la convierte en meras manifes­taciones de las tenden­cias orgánicas o motrices.

- W. Wundt (1832-1920) la identificaba con los sentimientos de agrado o desa­grado que el ser vivo experimenta ante los objetos.

- T. Ribot (1839-1932), H. Ebbinghauss (1859-1909) y H. Spencer (1827-1903) la reducían a efecto de imágenes motrices adquiridas por la experiencia.

- No han faltado también, como W. James (1842-1910), quien la ha nega­do la naturaleza original y diferencial, ha­ciendo de ella una simple manifestación de la inteligen­cia.


1.2. La teoría autónoma.
La mejor interpretación de la voluntad fue la sostenida, entre otros, por Juan Lindworski (+1929) en su libro "Psicolo­gía de la voluntad". Entien­de la voluntad, al igual que la inteli­gen­cia, como una facultad supe­rior autónoma del ser racio­nal. Ella le permite elegir o rechazar un objeto, al margen de sus ventajas, de sus inconve­nientes, de sus reclamos sensoriales, de su atractivo inte­lectual.



Compartir con tus amigos:
  1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos