Capítulo 1 Marco de referencia



Descargar 59.5 Kb.
Página3/3
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño59.5 Kb.
Vistas644
Descargas0
1   2   3
BlegerPsicología de la conducta

Capítulo 2. Conducta

1. La conducta en psicología

Conducta: actividad/manifestaciones de una sustancia.

 El conjunto de fenómenos que son observables o que son factibles de ser detectados, lo cual implica la consigna metodológica de atenerse a los hechos tal cual ellos se fan, con exclusión de toda inferencia animista o vitalista.

 Aplicado a las manifestaciones del individuo, tiene siempre la connotación de estar dejando de lado lo mas centra o principal del ser humano: los fenómenos propiamente psíquicos o mentales, los cuales originan la conducta (son los más importantes). Si estudiamos solo la conducta, nos ocupamos sólo de productos y derivados, pero no del fenómeno central.

 Significa conducida o guiada; es decir, que todas las manifestaciones comprendidas en el termino conducta son acciones conducidas o guiadas por algo que está fuera de las mismas: por la mente. De esta manera, el estudio de la conducta, asienta sobre el dualismo cuerpo-mente, sobre la tradición del más puro idealismo, en el que la mente tiene existencia de suyo y es el punto de origen de todas las manifestaciones corporales; según esta perspectiva, el cuerpo es solamente un instrumento o un vehículo del que se vale la mente para manifestarse.

Watson inicia la corriente llamada Conductismo, donde sostiene que la psicología científica debe estudiar sólo las manifestaciones externas (motoras, glandulares y verbales); aquellas que pueden ser sometidas a observación y prueba empírica.

 Incluyo en la conducta todos los fenómenos visibles, objetivamente comprobables o factibles de ser sometidos a registro y verificación y que por consiguiente son siempre respuestas o reacciones del organismo a los estímulos que sobre él actúan.

Janet incluyo la conciencia, considerándola como una conducta particular, como una complicación del acto, que se agrega a las acciones elementales. Y estudió la evolución de la conducta, describiendo una jerarquía de operaciones, compuesta por cuatro grupos: conducta animal, intelectual elemental media y superior.

Koffka denomina procesos a la suma de movimientos observables, distinguiéndola del comportamiento y de las vivencias. El comportamiento incluye los procesos que denomina efectivos o reales y para los que se emplean conceptos funcionales, mientras que para los fenómenos o vivencias se utilizan conceptos descriptivos.

Las vivencias o fenómenos están constituidos por los pensamientos u opiniones que cada sujeto puede expresar. Pero puede haber contradicción o una falta de paralelismo entre la descripción funcional de su comportamiento y las vivencias que realmente tienen esos individuos. La conducta externa y la conducta interna están “no solo acopladas por fuerza y accidentalmente, sino emparentadas por esencia y unidas objetivamente”

Lagache define conducta como la totalidad de las reacciones del organismo en la situación total. Reconoce en ella: 1) La conducta exterior, manifiesta; 2) la experiencia consistente, tal como ella es accesible en el relato, incluyendo las modificaciones orgánicas subjetivas; 3) modificaciones orgánicas objetivas, tal como ellas son accesibles a la investigación fisiológica; 4) los productos de la conducta; escritos dibujos, trabajos, test, etc.

Incluimos bajo el termino CONDUCTA, TODAS las manifestaciones del ser humano, cualesquiera sean sus características de presentación.

Conducta: “el conjunto de respuestas significativas por las cuales un ser vivo en situación integra las tenciones que amenazan la unidad y el equilibrio del organismo” o como “el conjunto de operaciones (fisiológicas, motrices, verbales, mentales) por las cuales un organismo en situación reduce las tenciones que lo motivan y realiza sus posibilidades”. Lagache.

2. La conducta como fenómeno central en la psicología.

CONDUCTA: especie de retorno a “los hechos mismos”.

En la psicología el estudio de la conducta se hace en función a la personalidad y del inseparable contexto social, del cual el ser humano es siempre integrante; estudia la conducta en la calidad de proceso, dinámicamente, y no como una cosa.

Teoría dinámica de la personalidad (Mowrer y Kluckhohn):

1- La conducta es funcional. Tiene una finalidad: la de resolver tensiones.

2- La conducta implica siempre conflicto o ambivalencia.

3- La conducta solo puede ser comprendida en función del campo o contexto en el que ella ocurre.

4- Todo organismo vivo tiende a preservar n estado de máxima integración o consistencia interna.

3. Unidad y pluralidad fenoménica de la conducta

Se reconoce en el ser humano dos tipos distintos de FENÓMENOS, a los que pueden reducirse todas sus manifestaciones. Uno es CONCRETO, aparece en el cuerpo y en actuaciones sobre el mundo externo, o sea, puede haber conducta concreta corporal (enrojecimiento de la o palidez de la cara); o conducta concreta del mundo externo (conducir un automóvil, concurrir a un sitio). Otro tipo de conducta incluye todas aquéllas manifestaciones que no se dan como acciones materiales y concretas sino de manera SIMBÓLICA; estas últimas son los fenómenos reconocidos como MENTALES.

Hay fenómenos mentales pero no hay “mente”, hay fenómenos y valores espirituales, pero ello no implica que haya un espíritu.

Los dos tipos de fenómenos (concreto y simbólico) dan lugar a un dualismo sustancial; de la pluralidad fenoménica se hizo una transposición a un dualismo sustancial.

La pluralidad fenoménica tiene su unidad en el fenómeno de la conducta misma.

Siguiendo a Pichon Riviere, representamos los tres tipos de conducta como tres círculos concéntricos y los enumeramos como 1, 2 Y 3, que corresponde respectivamente a los fenómenos mentales, corporales y los de actuación en el mundo externo. (AREAS DE LA CONDUCTA)

Mowrer y Kluckhohn refieren que los psicólogos se hallan polarizados en dos grupos: los mecanicistas y los finalistas;

Para los mecanicistas los estímulos producen movimiento y centran el estudio en esta relación

Los finalistas están interesados por el estudio de la relación entre los movimientos del cuerpo y los efectos resultantes

Según los autores, el “esquema único de estudio”:

Estimulación  movimiento  Efectos

Pero además, entre la estimulación y el movimiento interactúan la existencia de los procesos simbólicos (razón, planificar, imaginar, considerar, pensar, etc.); y los efectos también pueden ser divididos, según recaigan sobre el sujeto mismo, sobre otros o sobre el medio impersonal.

La estimulación no es independiente del sujeto y de la conducta; tanto los procesos simbólicos como los movimientos y los efectos, son todas conductas.

4. Coexistencia y preponderancia de las áreas de la conducta.

La conducta siempre implica manifestaciones coexistentes en las tres áreas; es una manifestación unitaria del ser total y no puede, aparecer ningún fenómeno en ninguna de las tres áreas sin que implique necesariamente a las otras dos; por lo tanto, las tres áreas son siempre COEXISTENTES.

5. Ciencia de la conducta

Toda manifestación del ser humano se da siempre en el nivel psicológico, y es por lo tanto factible de ser estudiada por la psicología, tanto si se trata de una manifestación mental como corporal o en el mundo externo.

Cada área de la conducta no se corresponde con una distinta entidad sustancial y tampoco cada área es privativa de una ciencia en particular. Todas las conductas son objetos de todas las ciencias.

La psicología no es solamente la ciencia de los fenómenos mentales, sino que abarca el estudio de todas las manifestaciones del ser humano y éstas se fan siempre, en realidad, en el nivel psicológico de integración.

6. Áreas de la conducta y las “partes del alma”

Platón distinguió tres partes del alma, y en esta forma designó, en realidad, tres tipos de fenómenos psíquicos: la parte libidinosa, la arrebatada y la racional, cada una de las cuales tenía un lugar propio en el cuerpo: el vientre, el corazón y la cabeza, respectivamente.

Aristóteles reconoce también tres partes del alma: vegetativa, sensitiva e intelectiva y solo la tercera es propia y primitiva del hombre.

Kant dividió las actividades psíquicas en: conocimiento, sentimiento y voluntad, y esta división predomina aún en la actualidad: intelecto, afecto y voluntad.

La afirmación de que se hallan presentes siempre las tres áreas en toda manifestación de conducta, corresponde al hecho de que no se pueden dar fenómenos afectivos sin los intelectuales y volitivos, y viceversa.

7. Predominio sucesivo o alternante de las áreas de la conducta

La conducta es una unidad que tiene una triple manifestación fenoménica, en cuanto se da al mismo tiempo en las tres áreas, que son así siempre coexistentes, aunque haya un predominio de alguna de ellas.

La alternancia del predominio puede significar un proceso estereotipado, como en el caso de que el significado de la conducta sea siempre el mismo, o bien puede ser un proceso dialéctico, como en el caso del pensar y realizar en concordancia; a su vez la realización modifica el pensar, y así sucesivamente.

8. Predominio estable de un área de la conducta

El predominio de una de las áreas puede ser permanente, estando las otras dos poco desarrolladas.

9. Coincidencia y contradicción de las áreas de la conducta

El predominio sucesivo o alternante de las áreas de la conducta son manifestaciones que pueden ser coincidentes, en cuanto a su significado o sentido, en respuesta a una situación dada. Ejemplo: la ansiedad percibida como tal (área 1), reemplazada por palpitaciones (área 2), o por inestabilidad en una tarea (área 3). Este es el tipo de COINCIDENCIAS cuando el predominio alterna.

Otro tipo de coincidencias se da cuando las manifestaciones de las tres áreas coexiste en forma relativamente equivalente y de tal manera que todas tienen el mismo sentido o constituyen una misma reacción a una situación dada. Es el caso en que se dan al mismo tiempo los tres tipos de reacción del ejemplo antes dado.

Un fenómeno de gran importancia es el de la contradicción entre las manifestaciones de las distintas áreas de la conducta. Esta contradicción puede ser sucesiva o coexistente y en ambos casos puede ser en la misma o diferentes áreas.

La CONTRADICCION SUCESIVA se refiere a que conductas polares, por ejemplo aceptación-rechazo, pueden aparecer sucesivamente como manifestaciones en la misma o en diferentes áreas (sentir el rechazo y después actuar aceptando).

La CONTRADICCION COEXISTENTE se da en la misma unidad de la conducta en un mismo momento.

La contradicción en distintas áreas ocurre, en un mismo momento, cuando por ejemplo se desea concurrir a una entrevista y al mismo tiempo se llega después de la hora fijada (contradicción entre área uno y tres);

Estas contradicciones entre las manifestaciones en las distintas áreas de la conducta, que se presentan en forma simultánea, corresponden al fenómeno más general de DISOCIACION DE LA CONDUCTA o DIVISION ESQUIZOIDE, cuyo grado o magnitud puede ser muy variable.

Una disociación de la conducta evita la aparición del conflicto aunque, por supuesto, sin resolverlo, mediante una división y separación de los términos opuestos o antinómicos.

Capítulo 3. Situación y campo

1. Conducta y situación

En psicología la conducta de un ser humano o de un grupo está siempre en función de las relaciones y condiciones interactuantes en cada momento dado.

Para estudiar un fenómeno debemos hacerlo en función de sus relaciones, en n momento dado. Ya no es un estudio de un hecho, suceso u objeto aislado tomado “en sí”, sino en las relaciones y condiciones de interacción en cada momento dado.

La conducta del ser humano no es ya una cualidad que emerge de algo interior y que se despliega en un afuera; no hay que buscar en un “adentro” lo que se manifiesta “afuera”. Las cualidades de un ser humano derivan siempre de su relación con el conjunto de condiciones totales y reales. El conjunto de elementos, hechos, relaciones y condiciones, constituye lo que se denomina SITUACION, que cubre siempre una fase o un cierto período, un tiempo.

Los seres humanos estudiados en psicología, sea en forma individual o grupal, deben serlo siempre en función y en relación estrecha con el contexto real de todos los factores concretos que configuran la situación.

2. Abstracción de la situación.

A través de múltiples y muy distintas situaciones, podemos sin embargo, reconocer una continuidad del ser humano. Esto se obtiene a través del proceso de generalización y ampliación de la situación que se considera, de tal manera que cuto más prolongados son los períodos, las situaciones son menos concretas o especificas y, por lo tanto, más abstractas.

Una generalización se obtiene por abstracción de las situaciones en las que se ha repetido un determinado fenómeno o reacción, pero cada una de esas reacciones se produce en situaciones concretas, que son justamente las que abstraemos. Lo abstracto generaliza lo concreto, pero no lo explica.

Otro de los errores a los que conduce la abstracción, es tomar la secuencia de los fenómenos como una relación de causa y efecto.

Otra consecuencia es el de desdoblamiento de fenómeno en una entelequia.

3. Campo de conducta

La situación comprende y ubica los fenómenos que queremos estudiar en un marco demasiado amplio.La necesidad de estudiar los fenómenos con mayor precisión, se llena satisfactoriamente con el concepto de CAMPO. Éste no es otra cosa que la situación total considerada en un momento dado, es decir, es un corte hipotético y transversal de la situación. Es el conjunto de elementos coexistentes e interactuantes en un momento dado.

Según Lewin: “Totalidad de hechos coexistentes concebidos como mutuamente interdependientes.”

El campo es dinámico.

La conducta es siempre el emergente de un campo, emergente que puede recaer en forma predominante dobre el individuo o sobre los otros elementos que lo integran. La parte del campo o de la situación que rodea al individuo se denomina ENTORNO o MEDIO, reservándose la designación de medio ambiente OARA EL ENTORNO SOCIAL, HUMANO.

La relación sujeto-medio no es entonces, una simple relación lineal de causa y efecto entre dos objetos distintos y separados, sino que ambos son integrantes de una sola estructura total, en la que el agente es siempre la totalidad del campo y los efectos se producen también sobre, o dentro de él mismo, como unidad. La conducta es, así, una modificación del campo y no una mera exteriorización de cualidades internas del sujeto ni tampoco un simple reflejo o respuesta lineal a estímulos externos.

4. Subestructuras del campo

a) Campo ambiental o geográfico: está constituido por el conjunto de elementos, condiciones y sucesos, tal como puede ser descripto y comprendido objetivamente en su estructura.

b) Campo psicológico: Es el campo implicado en la conducta en las tres áreas.

Estructura particular que para el sujeto o grupo tiene, en un momento dado, el campo ambienta o geográfico; aparece, en realidad, implicado en la conducta misma. Dentro del campo psicológico y formando parte de él se encuentra..

c) Campo de conciencia: es la configuración que tiene el campo ambiental para la conducta conciente o simbólica del sujeto o del grupo considerado. Se halla construido por las experiencias y está implicado en la conducta en el área uno o simbólica.

5. Coincidencia y disociación de campos

El campo ambiental constituye la realidad vista desde el exterior y es el contexto de toda conducta. De esta manera, un campo ambienta no es una mera descripción de objetos aislados, sino que implica indefectiblemente el sentido de la totalidad.

El campo psicológico, en ese campo ambiental, está nicamente integrado por la conducta de un individuo o del grupo en las tres áreas, sino además por el contexto implícito en esas manifestaciones de conducta: gestos, actitudes, acciones, pensamientos, aspiraciones. Cuando el contexto psicológico de esos fenómenos (campo psicológico) coincide con el campo ambienta, decimos que el individuo o el grupo actúa con SENTIDO DE REALIDAD, es decir, que COINCIDEN los tres campos, y el sujeto o el grupo se comporta en forma ADAPTADA a la realidad.

Si, por ejemplo, en este campo ambiental (la clase), un alumno piensa en un espectáculo l que tiene que concurrir al día siguiente y tiene una actitud corporal en relación con estos pensamientos, su campo sicológico ya no coincide con el ambiental. En este caso decimos que hay una DISOCIACION entre ambos.

En esta disociación se ha perdido el sentido de realidad en ese momento, porque el individuo no tiene su conducta en concordancia con el campo ambienta, sino con un campo disociado y distinto del mismo.

Todas las disociaciones entre los campos están implicadas en las respectivas disociaciones entre las áreas de conducta y no constituyen fenómenos separados, sino conjuntos, que se dan unitariamente en lo que se denomina las DIVICIONES ESQUIZOIDES.

Las relaciones en que se encuentran en un momento dado los campos (A, B y C) pueden ser estables (estereotipadas) o variables (plásticas), y es solamente en esta última condición en la que el sujeto, en un permanente interjuego con la realidad, puede alcanzar una concordancia entre las estructuras del campo y, por lo tanto, una imagen más real del mundo un mejor sentido de la realidad y una mayor madurez en su personificación.

La conducta de los seres humanos es siempre un producto social que a su vez interactúa, como fuerza social, con la realidad. Las disociaciones surgen en cuanto la realidad social es siempre y permanentemente cambiante, mientras que su reflejo, la conducta y el campo psicológico, pueden estereotiparse y perdurar más allá del campo ambiental en el cual originariamente se han constituido.

6. Teorema de Thomas.

El teorema de Thomas postula que “si un hombre define situaciones como reales, ellas son reales en sus consecuencias”. Los seres humanos se comportan según la estructura de su campo psicológico, es decir, según la estructura que para ellos tiene, encada momento, el campo ambienta, y dicha conducta deviene, a su vez, parte integrante de la nueva situación y tiene efectos sobre el desarrollo ulterior de esta última. De tal manera, los seres humanos responden al significado que dan a las situaciones, y en cuanto se asigna una significación, “la conducta consecuente y algunas consecuencias de esta conducta están determinadas por este significado”.

Este teorema Merton lo relaciona con lo que llama “predicción creadora” que consiste en el hecho de que la predicción de un suceso actúa ya como causa para originarlo. Se trata de “un mecanismo por el cual un error de buena fe engendra su propia realización ilegitima, produciendo las mismas circunstancias que erróneamente se supuso existir”

La predicción de una situación es ya una conducta. La predicción creadora es, al comienzo, una falsa definición de la situación, pero, de todos modos, configura un campo psicológico que evoca una nueva conducta, que convierte en real la concepción originalmente falsa.

Cualquier predicción sobre un asunto humano no es, por si sola, creadora de las condiciones que lo realizan, y hay hechos naturales sobre los cuales nuestras creencias pueden influí; las creencias pueden actuar como concausa. Y la profecía opuesta también. La realidad es según la pensamos o creemos los seres humanos.

Un campo psicológico se configura siempre como emergente de un campo ambiental, aun entrando en contradicción con este último. El “campo psicológico autorrealizador” refleja, por lo tanto, ciertos elementos o ciertas estructuras del campo ambiental. Mas que predicción, sería en buena medida un indicador o un índice de lo que ya está ocurriendo, aun en proporciones mínimas.

Aun las ideas falsas, tanto como el delirio o la alucinación, reflejan elementos reales del campo ambiental.

7. Otro papel de la disociación

La división esquizoide (tanto entre las áreas de conducta como entre campos), en algunos casos es condición necesaria y útil para la adaptación y adecuación – por lo menos en parte- a la realidad.

Las disociaciones no solo ocurren entre los campos, sino que pueden existir dentro de cada campo, es decir, que ocurre también lo que podríamos llamar DISOCIACIONES PARCIALES.

La disociación puede implicar una condición necesaria o imprescindible, para un mejor sentido de la realidad. Se “sacrifica” una parte de la personalidad, para “salvar” otra.

Capítulo 4. Ámbito de la conducta

1. Campo y ámbito

Toda conducta se da siempre en n campo. El campo es siempre una delimitación en el espacio y en el tiempo del fenómeno que se estudia.

Otra delimitación, metodológicamente necesaria, es la que se hace en función de la amplitud con que se considera el suceso humano que se analiza.

La amplitud permite reconocer los diferentes ámbitos.

Ámbito: no se refiere ni abarca todos los elementos y fenómenos sino que se refiere a la amplitud de sus sucesos y vínculos humanos.

2. División del ámbito

Según la extensión o amplitud con la cual se estudia un fenómeno, se puede reconocer tres tipos de ámbitos:

a) Ámbito psicosocial: es aquel que incluye un solo individuo, que es estudiado en sí mismo, autónomamente; es el encuadre adoptado por todo el conjunto de la psicología tradicional.

b) Ámbito sociodinámico: aquí el estudio está centrado sobre el grupo, tomado como unidad, y no sobre cada uno de los individuos que lo integran

c) Ámbito institucional: la relación de los grupos entre sí y las instituciones que los rigen constituyen en este caso el eje de la indagación.

Los tres ámbitos no son excluyentes.

3. Psicología individual y social

No existen dos psicologías –individual y social-, porque todos los fenómenos humanos son, indefectiblemente, también sociales y porque el ser humano es un ser social.

El ámbito psicosocial no pertenece indefectiblemente a la psicología individual, así como el ámbito sociodinámico no corresponde siempre a la psicología porque una y otra no se definen por la cantidad de individuos que estudian, sino por l forma de estudiarlos.

Cuando decirnos que no hay dos psicologías, queremos significar que la psicología es siempre social, se estudien individuos, grupos o normas sociales. La psicología individual (como método, no como estudio de individuos) es una abstracción que debe ser totalmente eliminada del campo científico.

De esta menara, para lo psicólogos, cuando se habla de psicología individual y social, se habla en realidad de ámbitos: psicosocial para la primera y sociodinámico e institucional para la segunda.

4. Teoría del campo de Lewin

Para Lewin, la persona es inseparable del ambiente, y llama AMBIENTE PSICOLOGICO a todo lo que rodea al individuo; el con junto del individuo con su ambiente constituye el ESPACIO VITAL, que contiene así la totalidad de hechos que pueden promover y condicionar la conducta.

Capítulo 6. Niveles de integración de la conducta

1. Niveles físico, fisiológico y psicológico

Una misma conducta puede ser objeto de objeto de estudio para cualquier campo de estudio (ciencia).

La psicología se caracteriza o define por estudiar la conducta en su más alto nivel de integración; abarca toda la conducta, es decir todas las áreas de su manifestación, y lo mismo puede decirse para todas las ciencias: a cada una de ellas le corresponde un nivel de integración distinto del mismo fenómeno, y en lo referente a la conducta puede abarcar todas las áreas, ninguna le es privativa y ninguna le es excluyente.

Se entiende por INTEGRACION un desarrollo en el cual hay un progresivo y creciente perfeccionamiento y complejidad en la organización, la estructura y la función, se cumplen por etapas, planos o niveles.

Los “elementos” son siempre los mismos, en última instancia, en todos los niveles de integración, pero difieren las relaciones y la organización que se estructura en cada nivel. La aparición de nuevos fenómenos hace necesaria la investigación de las leyes especificas a las que responde cada nuevo nivele integración.

Lo que estudia un nivel de integración no hace que se invalide el estudio de otros. De esta manera, en cualquier área en que se manifieste, la conducta es siempre un fenómeno psicológico tanto como social, biológica y físico-química AL MISMO TIEMPO. Los distintos niveles de integración se pueden observar coexistiendo en las distintas calidades de un mismo fenómeno, pero también puede observarse la instalación progresiva de niveles superiores de integración.

Toda conducta, en cualquiera de las tres áreas, puede ser estudiada en los tres niveles de integración y, por lo tanto, por las tres ciencias, que están muy correlacionadas entre sí.

Niveles de integración: Nivel físico-químico; nivel biológico; nivel psicológico-social; nivel axiológico.

2. Niveles, áreas, campos y ámbitos

Los distintos NIVELES DE INTEGRACION están estrechamente relacionados con las áreas de expresión de la conducta.

Lo mismo puede decirse para los distintos AMBITOS de la conducta (psicosocial, sociodinámico e institucional), en cada uno de los cuales puede ser estudiada la conducta en los distintos niveles de integración.

En lo que respecta a los distintos CAMPOS (ambiental, psicológico y de conciencia), éstos también pueden ser estudiados en los distintos niveles de integración, tanto como las áreas de conducta.

3. Psicologismo, biologismo, sociologismo

Las ciencias son fragmentos de una sola realidad, única y total; todos los fenómenos se relacionan entre sí y se condicionan recíprocamente.

Los que suponen que la psicología no es necesaria porque todos los fenómenos que ella abarca pueden ser estudiados t explicados por la biología, están dentro de una de las modalidades del biologismo, que significa un rigor una distorsión o una aberración del pensamiento científico, tomando una parte por el todo y reduciendo todos los fenómenos a una misma categoría o un mismo nivel de organización. No queda ninguna duda de que todos los fenómenos que estudiamos en psicología pueden y deben ser estudiados por la biología, pero esto último no implica la negación de la psicología, porque cada nivel de integración contiene al anterior, pero lo supera, de tal manera que aparecen cualidades y fenómenos nuevos que no existían en el nivel anterior.

Lo mismo podría decirse del psicologismo, del sociologismo, del fisioquimismo, etc.

4. El nivel psicológico de integración

Es el nivel funcional que corresponde al ser humano y en el que alcanza el grado mayor de integración de todos los niveles de organización existentes. Toda conducta del ser humano se manifiesta siempre en el nivel psicológico de integración.

La conducta es siempre la manifestación de un ser humano en n contexto socio-cultural y tiene, por lo tanto, propiedades que no aparecen o no existen en el nivel biológico.

La conducta, en el nivel psicológico de integración, constituye la así denominada conducta molar, que posee las siguientes cualidades: motivación, función o finalidad, objeto o fin, significado y estructura.

5. Conducta molar

Diferenciación entre conducta molar y conducta molecular. La división separa o diferencia, en la conducta, la reacción puramente fisiológica de la estructura psicológica de la misma.

Broad intento distinguir entre el behaviorismo de Watson que se atiende solamente a la actividad “observable” y un behaviorismo que debe apelar a procesos hipotéticos de las moléculas del cerebro y del sistema nervioso.

La conducta molar tiene en sí misma propiedades características que son distintas a las propiedades físicas y fisiológicas que se hallan al estudiar la conducta como fenómenos molecular.

La conducta molar posee una unidad en sí misma, esto quiere decir que no necesita ser reducida a otro nivel para que puedan definir y fijar sus propiedades, y que –inversamente- al ser traspuestas a otro nivel de integración, estas cualidades se pierden.

Para Tolman, la conducta molecular está constituida por los elementos subyacentes, fisiológicos y físicos, de una respuesta total. La conducta molar es más que la suma de todos los fenómenos fisiológicos y físicos, es un fenómeno emergente que tiene propiedades descriptivas y definitorias propias, y que tiene que ser estudiado, por lo tanto, como hecho original en sí mismo, “con presidencia de cualquier proceso subyacente muscular, glandular o neural”

Las propiedades de la conducta molar (según Tolman)

1) La de “tender a” o “provenir de” un objeto-finalidad u objeto-situación, específicos.

2) La de implicar siempre una pauta especifica de interacción con objetos-medios.

3) La de poseer selectividad referente a los objetos-medios y los caminos-medios.

La conducta molar es intencional y cognitiva.

La conducta, tal como aparece en el ser humano, es siempre molar. Por el contrario, la conducta molecular es aquella que toma un segmento, fragmento, separado o disociado de la totalidad del ser humano y de la situación específica y estudiado en sí en calidad del fragmento originario completo. La conducta molar no es forma por la síntesis o por la conjunción de conductas moleculares, sino que es originaria y primitiva, y – por el contrario- es la conducta molecular la que se aísla por un artificio de la investigación, “desarticulando”, elementarizando, la conducta molar.



Nuestro criterio es que la conducta en el ser humano es siempre molar, y toda actividad segmentaria no es nunca realmente una actividad segmentaria, sino que implica siempre al ser humano, como totalidad, en n contexto social.

La conducta molar es una totalidad organizada de manifestaciones, que se da con una unidad motivacional, funcional, objetal, significativa y estructural. Sus caracteres, por lo tanto, son:

1) Tiene motivación, es decir causas. Que está determinada

2) Unidad funcional; la de poseer función, finalidad u objetivo: resolver las tenciones producidas por la motivación.

3) Poseer objeto o fin.

4) Poseer una unidad significativa, es decir, tener un sentido que se implica comprensivamente como acontecer humano en la personalidad total y en situación de la cual emerge.

5) Tener estructura: implica una pauta específica de la relación.

6. Movimientos y efectos

……

Capitulo7. Finalidad de la conducta



1. Carácter funcional de la conducta

Freud, al estudiar los instintos y caracterizándolos como poseedores de una fuente, una finalidad (descarga de tensión), un objeto y un sentido, ha estudiado la conducta, pero las características que encontraba en ésta las refería a una serie de entidades abstractas, con lo que realizaba una transposición de la dramática a la dinámica. De esta manera la finalidad del instinto no es otra cosa, que la finalidad de la conducta.

Todo organismo se halla en un equilibrio inestable, en el sentido de que, si bien tiende a mantener un equilibrio, éste no puede ser estático, total ni definitivo. El organismo tiende a mantener dicho equilibrio, o a recuperarlo si lo ha perdido, y las modificaciones que en él se producen para lograrlo si lo ha perdido, y las modificaciones que en él se producen para lograr dicha finalidad constituyen la conducta del organismo. Esto mismo ocurre también en el nivel de integración psicológico.

La pérdida de equilibrio crea una tensión y todo campo tiende a recuperar su estado. En este sentido la CONDUCTA es n emergente del campo total que tienen de a resolver la tensión mediante el restablecimiento del equilibrio. Pero la tensión no es la causa de la conducta porque ella no existe independientemente del campo total, sino como uno de los fenómenos.

La conducta es siempre una respuesta al estimulo configurado por la situación total, así como una defensa, en el sentido de que protege al organismo de la desorganización.

2. Homeostasis

El ser humano, se hace en cierta medida independiente del medio que lo rodea, en el sentido de que mantiene condiciones internas contantes, independientemente de las variaciones que pueden ocurrir en el medio externo.

Homeostasis: mecanismo homeostático a los medios por los cuales se logra (equilibrio- mantener “constancia”).

El campo psicológico tiende a mantener constantes sus condiciones de equilibrio o a recuperarlas si las ha perdido.

Las modificaciones que tiene lugar en el campo constituyen lo que denominamos conducta, la cual puede resultar, predominantemente, ya sea en una situación del sujeto o del resto del campo. Según sea el caso, hablamos respectivamente de conductas auto y aloplásticas. Estas últimas conducen a una modificación del campo ambiental, si el sentido de realidad es suficiente para que ocurra la coincidencia entre campo psicológico y ambiental.

De esta manera la adaptación del ser humano se logra manteniendo constante su estructura, es decir, se adapta sin cambiar o, mejor dicho, cambia lo necesario para no modificarse. Otra característica importante de este tipo de adaptación es que se modifica el mundo externo a las necesidades del ser humano y tendemos a mantener una imagen del mundo externo que no perturbe nuestro campo psicológico.

Las condiciones estables del organismo son dinámicas y no estáticas. El organismo varía de acuerdo al entorno para equilibrarse. La homeostasis es una propiedad que sirve para poder mantener constantes las condiciones internas, aunque haya grandes variaciones en las condiciones eternas.

La homeostasis coincide con la finalidad de la conducta, que es la de mantener contantes las condiciones internas de un campo dado, del cual el organismo es uno de los integrantes.

3. Tensión y ansiedad

La TENSIÓN solo es uno de los fenómenos. Cuando un organismo o un campo mantiene estabilizada una estructura definida, decimos que no hay tensión, mientras que afirmamos su existencia cuando una desorganización no ha sido totalmente superada con una nueva estructura estabilizada.

La tensión es una cualidad del campo tanto como del organismo y PUEDE o no SER SUBJETIVAMENTE PERCIBIDA. Cuando la desorganización o el estafo de tensión del campo se estudia en el sujeto, la llamamos ansiedad (manifestación de la tensión), que también, por lo tanto, es tanto tensión como conducta. La ansiedad es una conducta desorganizada, que tiende imperiosamente a organizarse u ordenarse, como todo desequilibrio del campo.

La tensión puede aparecer en las tres áreas o solo en alguna de ellas. Es subjetivamente percibida, es decir si aparece en el área de la mente, se reserva para ella el nombre de ansiedad. Si aparece como fenómeno predominante en el área dos o del cuerpo, la llamamos angustia, mientras que se denomina miedo si aparece en el área tres, es decir, ligada o referida a un objeto concreto.

4. Señal de alarma

La tensión en el campo, o su correlato subjetivo, la ansiedad, funciona como señal de alarma, en l sentido de que la desorganización que implica promueve nuevas manifestaciones de conducta que tienden a restablecer el equilibrio.

La desorganización es en sí la ansiedad, y tanto ésta como las nuevas conductas son, todas y siempre, emergentes del campo total.

Si esta desorganización alcanza un nivel demasiado intenso o amplio no se produce un reequilibrio, la ansiedad no funciona como señal de alarma y se ha sobrepasado la capacidad automática del organismo recuperar su equilibrio. La ansiedad se transforma, en estos casos, en la conducta predominante.

La señal de alarma es la base sobre la que se estructura la posibilidad de postergar respuestas con una mejor integración.

5. Finalidad de la conducta

La finalidad de la conducta es el equivalente a la función, y podemos decir también que se relaciona con la tendencia de todo campo u organismo al equilibrio homeostásico, a mantener constantes sus condiciones internas, libres de tensión.

Debemos todavía aclarar que la finalidad de la conducta no es la de eliminar toda tensión, sino la de mantener a ésta en un nivel óptimo, constante, característico del organismo.

En segundo lugar, se debe considerar que nunca se recupera totalmente el estado de organización y de equilibrio anterior, sino que en esta creación y regulación de tensión van paulatinamente apareciendo nuevas formas de reacción y nuevas integraciones, de tal manera que en este proceso ocurre un aprendizaje. L finalidad se logra en un proceso de aprendizaje y adaptación.

La conducta es esencialmente reguladora de tensiones y esto es lo que debe entenderse como FINALIDAD, y que esta función reguladora se cumple tendiendo toda conducta a un algo: objeto o situación.

6. Descarga de tensión

Toda conducta tiene, entre sus cualidades, la de lograr na finalidad, la de liberar o resolver una tensión originada por la desorganización del campo.

La desaparición de la tensión, su descarga, implica una mejor regulación de todas las funciones.

El problema de la tensión y su descarga juega también un ROL muy importante en la conducta del adulto y en algunas modificaciones psicopatológicas, tal como la crisis epiléptica, en la cual aparece, incluye, una situación placentera después de la “descarga”.

Cuando hablamos de descarga de tensión, se utiliza un modelo mecanicista que, es inadecuado. En realidad no se “descarga” nada. O que realmente ocurre es que una nueva organización o estructura del campo, del organismo y de la conducta, reemplaza a una anterior.



Tema: Concepciones acerca de lo mental, desde el Psicoanálisis

Freud 5 conferencias
Catálogo: archivos -> Introduccion%20a%20la%20Psicologia
Introduccion%20a%20la%20Psicologia -> Psicología de la conducta
Introduccion%20a%20la%20Psicologia -> Myers (la emocion el estrés y la salud) Se denomina emoción como a la respuesta adaptativa de nuestro cuerpo. Es una reacción que implica una respuesta ante un estímulo interno o externo a través de sensaciones, es un canal de comunicación
Introduccion%20a%20la%20Psicologia -> Conceptos introductorios
Introduccion%20a%20la%20Psicologia -> Conceptos introductorios a la psicologia
Introduccion%20a%20la%20Psicologia -> Guión orientativo de preguntas sobre procesos psicológicos básicos Sensación y Percepción
Introduccion%20a%20la%20Psicologia -> Parcial 1 (Resumen) la psicologia como ciencia y profesion la psicología como ciencia y profesión
Introduccion%20a%20la%20Psicologia -> Filogenesis de la conducta
Introduccion%20a%20la%20Psicologia -> Psicología de la conducta


Compartir con tus amigos:
1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos