Calidad de vida: las condiciones diferenciales


POR FAVOR CONSTETE LAS SIGUIENTES PREGUNTAS Y ENVÍELAS POR INTERNET A



Descargar 149.76 Kb.
Página2/4
Fecha de conversión30.04.2019
Tamaño149.76 Kb.
1   2   3   4

POR FAVOR CONSTETE LAS SIGUIENTES PREGUNTAS Y ENVÍELAS POR INTERNET A humanidades.posmed@umng.edu.co NO OLVIDE QUE SOLO DISPONE DE UN MES PARA ENVIAR LAS RESPUESTAS


1. Defina los conceptos de estrés en el ámbito de la salud?

  1. De qué manera pueden prevenirse algunos efectos del estrés sobre el organismo?

  2. La frecuencia cardiaca, presión sanguínea, tensión muscular, entre otros pueden ser medidores del funcionamiento inadecuado de la actividad ……....?

  1. Los aspectos cognitivos se evalúan de acuerdo a qué percepciones del sujeto?

  2. Cómo evaluaría usted el material que acaba de leer?

    1. Interesante

    2. Aburrido

    3. Fácil

    4. Difícil

    5. Útil

    6. Poco relevante

  3. Considera usted que el tema tratado en la lectura es importante en su especialidad? ¿Por qué?




  1. Le gustó la metodología utilizada? Tiene otra propuesta o sugerencia referente a ésta?




  1. Qué otros temas quisiera que se trabajaran?



PSYCHONEUROIMMUNOLOGY
By Jay Quinlan
Introduction:

The name Psychoneuroimmunology was provided in 1975, by Dr. Robert Ader, director of the division of behavioural and psychosocial medicine at New York's University of Rochester. Dr. Ader believes that there is a link between what we think (our state of mind) and our health and our ability to heal ourselves. In particular, this was borne out in a study conducted by Dr. Ader and his colleagues which showed that it is possible to classically condition the immune system.


Psychoneuroimmunology then is the scientific field of study investigating the link between bi-directional communications among the nervous system, the endocrine (hormone) system, and the immune system and the implications of these linkages for physical health.
Research continued in the area of molecular communication between the mind and the body, this however was often seen as unwelcome by the existing science community. Research over the past twenty years has seen the development of Psychoneuroimmunology, which is based primarily upon the neuro sciences of the central nervous systems, the neuroendocrine system and the immune system and their inter-relationships. The central nervous system is a huge array of connections throughout the body incorporating sympathetic and parasympathetic systems. It allows the brain to send information throughout the body via chemicals generally referred to as information substances (IS). It was once thought that the brain sent out these information substances to respond to the various problems in the body and that the communication was that of a one way direction. What has become clear is that the central nervous system virtually controls the body's defence mechanisms. This being said, "Every thought, emotion, idea or belief has a neurochemical consequence".

These natural chemical messengers, called Neuropeptides, were at one time thought to be found in the brain alone. Pioneering research by neuropharmacologist, Candice Pert, revealed that these neuropeptides are present on both the cell walls of the brain and in the immune system. These information substances affect our emotions as well as our physiology. These cells of the body have their own receptors on the surface that act like satellite dishes. These receptors receive the chemical information substances being released by the brain and sometimes return messages at the appropriate times. Pert believes that peptides probably provide solutions to every medical problem. As these complex messengers travel throughout the body they provide vital information and sometimes almost instant physical feedback. If you have ever encountered something unpleasant, possibly by surprise, you may have found yourself instantly shivering, then literally shaking off the feeling produced. This is a simple example of how fast the information can be transmitted from thought to physiology. The emotions we create are just that, created. This requires input from the brain. The centre for the brain that deals with emotional issues is the limbic system and in particular the hypothalamus. The discovery by Candice Pert, that neuropeptides and neurotransmitters are also on cell walls of the immune system shows a close association with emotions and suggests that emotions and health are deeply interdependent. Showing that the immune and endocrine systems are modulated not only by the brain but by the central nervous system itself has had an impact on how we see disease and how its created. For its part, the endocrine system is a series of hormone secreting glands that themselves moderate the function and balance of the body. Primarily the pituitary, thyroid and adrenal glands send these hormonal chemicals to regulate the function of other organs. Using this network of transmitters and receivers the body is in constant adjustment to ensure balance.

Research has indicated that an inextricable chemical link exists between our emotions, which includes all stress in our lives, both good and bad, and the regulatory systems of the endocrine and immune systems through the central nervous system. This research emphasises the importance of expressing our emotions both verbally and physically in an appropriate way. When strong emotions generate fear, anger or rage and these are not expressed in a healthy way then the body's natural response is that of the sympathetic nervous system as demonstrated in Cannon's research on homeostasis and the fight or flight syndrome. At this point, inappropriate storing of these stressful emotions produces an excess of epinephrine. This excess of epinephrine causes a chemical breakdown, resulting in internal weakening of the immune system and an increased potential for disease.
Conclusion:

The purpose of this article has shown that the new science of Psychoneuroimmunology presents solid information about the communication link that exists between the mind-brain and body. Certainly evidence has been established that supports the idea of some illnesses being contractible or aggravated by psychosocial pressure which induces stress in the organism. It is too simplistic to believe that all diseases have their basis in emotions but a growing number of experts believe that some diseases are emotional, as opposed to organic in origin. A sense of loss of control over ones situation can lead to a loss of normal homeostasis. When this happens, our immune system is weakened making it easier to contract disease. While it is certain that the biological, allopathic approach has made amazing advances, its limitations lay in not capitalising on the patients emotional well being from a humanistic approach. A complimentary approach would appear to be best for the patients well being. This would require a huge paradigm shift for the present way in which the medical community completes its business.

As discussed, there is not a therapy as such called Psychoneuroimmunology but rather the science itself. The applications are within other therapies that fit the concepts and beliefs associated with Psychoneuroimmunology.

“Stress and emotions have been known for some time to be associated with substantial physiological changes, including the sympathetic adrenal-medulary (SAM) system and the hypothylamic-pitutitary-adrenocortical (HPAC) system. These two major stress systems effect numerous aspects of immunity. Activation of the ,adrenocortical system often accompanies chronic stress, as well as clinical depression.

Cortisol and the glucocorticoids have a significant immunosuppressive effect. Epinephrine and norepinepherine are responsible for "the butterfly in you stomach" effect, as well as much more and act similarly to adrenaline. The cort isol and glucocorticoid chemicals redistribute the immune cells and in some cases can kill immune cells. (Sapolsky 1994) This a very simple summary of a very complex system, and there are many other chemicals involved in stress mediated immunosupression

Some helpful research has been done with medical students as well. Students who reported high levels of dis ´tress over exams were examined. The finding, though largely inconclusive, showed that there was a marked decrease in immune response. (O 'Leary 1994) A control of medical students not under exam stress were compared to medical students under exam stress. The result was similar but slightly more conclusive. Two weeks before exam time, students showed increased immune responsiveness as com pared with baseline. At exam time the student showed marked decrease in immune function.


Psychological exploration will become increasingly important in PNI research as more information comes in. The idea that subjective brain states effect immune function has profound implication for medicine and health psychology. If it can be definitiv ely proven that brain states effect immune function, it would drastically change the approach to healing.

STRESS
Stress is an excellent model from which to judge the effects of the psychological exper Îiences and the nervous system on the immune system. Stress research overlaps into the field of PNI because stress is the environmental condition under which h omeostasis is interrupted. The pathways discussed earlier are activate because of the body's response to stress.


There is a direct positive correlation between increase in stress and decrease in lymphocyte proliferation. (Pelletier 199?) There also seems to be a correlation between the type and duration of stress and immune function. Under short term stress, li ke the medical students under exam pressure, lymphocyte proliferation is seen to decrease. But chronic stress, or stress over long periods of time, seem to have a much different effect on immune function. Chronic stress seems to be followed by chronic i mmune suppression. Of three studies of chronic stress reviewed by Anne O'Leary, all of them showed some kind of immune incompetence in the long term. (O'Leary 1994) long term immune impairment has serious health conse ¡quences. It can render the individual less capable of fighting off disease and it can cause the immune system to become less efficient at recognizing potentially cancerous cells as they arise in the body. However there are no current studies that can correlate this unfortunately. This is a potential area of further research that needs to be examined closely to provide a more complete picture of immune function in relation to stress.
We have all heard that saying "Don't work too hard or you'll get sick!". Data exists to support this. Increased stress does cause immunosuppression, however, there is still much to be done in the way of research.

PNI AND AIDS


Significant data does exist that suggests that psychoneuroimmunological factors effect immune function in persons with HIV. There have been several studies done that provide data for this claim. Seropositive populations do not provide a clear cut anal ysis of effects of PNI but much of the data supports psychoneuroimmunological theories. A study done in San Fransisco by George Soloman indicated positive lymphocyte proliferation in seropositive patients who scored high on on an anxiety scale and a meas ure of hopelessness scale Ó. Low POMS test scores, a measure of emotional state, as well as those who scored low on a "hardiness" scale suggesting that less adequate psychological coping skills corresponded to a lessened ability to fight the disease. (O'Leary 1994).
"Other psychosocial factors associated with more helper T-cells included less POMS depression - dejection, less POMS fatigue - inertia, and less POMS anger - hostility." (O'Leary 1994) All this suggests is that there is a correlation between emotional state and course of the disease in HIV patents. This is significant because if there is an emotional content to the course of the disease, patients may choose to put themselves in an environment where there are less chances of emotional upset o r trauma.
A study done in Los Angeles tracked bereaved HIV positive patients who had lost a loved one within a year, showed no impaired immune function as compared with non bereaved seropositive test subjects. (O'Leary 1994)
In another significant study done Ý in Florida, several HIV positive patients were put into an exercise routine and compared with a control of seronegative persons of similar background. The seronegative group showed marked immunoenhancement while the seropositive group did not. (O'Leary 1994)

POR FAVOR CONSTESTE LAS SIGUIENTES PREGUNTAS Y ENVÍELAS POR INTERNETE A humanidades.posmed@umng.edu.co NO OLVIDE QUE SOLO DISPONE DE UN MES PARA ENVIAR LAS RESPUESTAS


  1. La ciencia de la psiconeuroinmunología se centra en el estudio de?

  2. A su entender cual es la relación entre la psiconeuroinmunologia y el proceso del HIV?

  3. Explique brevemente el proceso por el cual por reacción a una emoción negativa genera enfermedad (como respuesta del sistema inmunológico).

  4. Ilustre un caso (profesional) con un paciente donde se evidencien los efectos del estrés sobre el sistema inmune.

  5. El sistema inmune es suprimido durante periodos de estrés. Cree usted que exista algún beneficio de este efecto? Cuál

  6. Cómo evaluaría usted el material que acaba de leer?

a. Interesante

b. Aburrido

    1. Fácil

    2. Difícil

    3. Útil

    4. Poco relevante

  1. Considera usted que el tema tratado en la lectura es importante en su especialidad? Por qué

  2. Le gustó la metodología utilizada? Tiene otra propuesta o sugerencia referente a ésta?

  3. Qué otros temas quisiera que se trabajaran?

EMOCIÓN Y ESTRÉS
Los intentos por identificar las características de personalidad que afectan la susceptibilidad de los individuos a las enfermedades cardiovasculares hasta ahora han proporcionado resultados mixtos. Friedman y Rosenman (1959) afirmaron haber identificado una combinación de características conductuales (la llamada personalidad tipo A) que predisponía a las personas a tales enfermedades; pero si bien algunos de los estudios subsecuentes apoyaban estos descubrimientos, otros no lograron confirmarlos.
La mayoría de los investigadores cree que las variables de personalidad participan en la susceptibilidad a la enfermedad cardiovascular, pero que se requiere una mejor definición de lo que son estas variables. Es posible que distintas variables de personalidad se asocien con diferentes factores de riesgo que dificultan la tarea de separar las variables relevantes. Este tema es importante y es claro que merece una mayor investigación.
Psiconeuroínmunología
Como se vio, la prolongación de una situación de estrés puede dañar la salud de quien la experimenta e incluso, ocasionar daño cerebral. La causa más importante de estos efectos son los elevados niveles de glucocorticoides, pero la alta presión sanguínea, causada por epinefrina y norepinefrina también contribuye, Además, la respuesta al estrés puede deteriorar las funciones del sistema inmunológico, que protege del ataque de virus, microbios, hongos y otros tipos de parásitos. El estudio de las interacciones entre el sistema inmunológico y la conducta (por supuesto, mediada por el sistema nervioso) se conoce como psiconeuroinmunología.
El sistema inmunológico. El sistema inmunológico es uno de los sistemas más; complejos del cuerpo. Su función es proteger de las infecciones; debido a que los organismos e infecciones han desarrollado "trucos" durante el proceso de evolución, el : sistema inmunológico también ha desarrollado estrategias de defensa propias. La descripción proporcionada aquí es breve y ha sido simplificada, pero proporciona algunos de los elementos fundamentales del sistema.
El sistema inmunológico produce dos tipos de reacciones inmunológicas las químicamente mediada y celularmente mediadas. En realidad las reacciones inmunológicas químicamente mediadas y celularmente mediadas usan distintos tipos de células. La comunicación entre estas células se realiza por las Citocinas, sustancia química que estimula la división celular. Las citocinas liberan ciertos glóbulos blancos al detectarse un microorganismo invasor y provocan que otros glóbulos los proliferen y dirijan un ataque contra el invasor. Primeramente, los glucocorticoides suprimen las reacciones inmunológicas específicas al interferir en los mensajes emitidos por las citocinas (Sapolsky, 1992).
Aunque el sistema inmunológico generalmente protege, también puede “atacar”. Las enfermedades ocurren cuando el sistema inmunológico se vuelve sensible a una proteína presente en el cuerpo y ataca el tejido. Se ignora qué provoca que la proteína sea atacada. Lo que se sabe es que las enfermedades autoinmunes con frecuencia preceden a las infecciones virales o bacteriales.
Control nervioso del sistema inmunológico.

La respuesta al estrés puede elevar la probabilidad de enfermedades infecciosas y también agravar las autoinmunes.¿Cuál es la explicación fisiológica de estos efectos? Una respuesta quizá la más importante, sea que el estrés incrementa la secreción de glucocorticoides que inhibe en forma directa la actividad del sistema inmunológico. Esta relación directa entre el estrés y el sistema inmunológico fue demostrada por Glaser et al (1987). Estos investigadores descubrieron que los miembros encargados del cuidado de una persona con la enfermedad de Alzheimer, sufrían un estrés considerable y mostraban tener sistemas inmunológicos más débiles, con base en diferentes pruebas de laboratorio, encontraron que otra fuente de estrés, también deprimen el sistema inmunológico. Schleifer (1983) examino a maridos de mujeres que tenían cáncer en los senos y descubrieron que sus respuestas inmunológicas eran más bajas después de que las mujeres morían. Descubrieron que cuando los sujetos saludables evocaban experiencias emocionales desagradables, la respuesta inmunológica medida en respuesta sanguínea se reducía.


Diversos estudios indican que la supresión de la respuesta inmunológica por parte del estrés es mediada en gran medida (pero no solo) por los glucocorticoides. Debido a que la secreción de glucocorticoides es controlada por el cerebro (por medio de la secreción del factor liberador de corticotrofina), el cerebro es obviamente responsable del efecto supresor de estas hormonas sobre el sistema inmunológico. Las neuronas del núcleo central de la amígdala, que segregan el factor liberador en el núcleo ventricular del hipotálamo; por tanto, es razonable esperar que el mecanismo responsable de las respuestas emocionales negativa también lo sea de la respuestas de la inmunosupresión que la acompaña. Diversos estudios demostraron que el estrés incrementa la actividad de las neuronas cerebrales que se sabe, desempeñan un papel en las respuestas emocionales, incluyendo el núcleo central de la amígdala del núcleo ventricular del hipotálamo (Sharp , 1991).
La médula ósea, la glándula del timo y los linfáticos reciben entradas nerviosas. Aunque los investigadores aún no tienen prueba directa de que estas entradas modulan la acción inmunológica, sería sorprendente que no fuera así. Además. el sistema inmunológico parece ser sensible a las sustancias químicas producidas por el sistema nervioso. La mejor evidencia proviene de los opiáceos producidos por el cerebro. Shavit el al. (1984) descubrieron que la descarga eléctrica intermitente a la cual no podía escapar el sujeto, producía analgesia (una reducción en la sensibilidad al dolor) como supresión de la produce de células asesinas naturales. Al parecer, estos efectos son mediados por los opiáceos endógenos, debido a que ambos efectos se eliminaron cuando los experimentadores administraron una droga que bloqueaba los opiáceos. Shavit (1986) descubrió que la actividad de las células asesinas naturales podía suprimirse al inyectar fina directamente en el cerebro; es decir, al parecer el efecto de los opiáceos ocurre en el cerebro. Aún se desconoce el mecanismo por el cual el cerebro afecta las células asesinas naturales.
El estrés y las enfermedades infecciosas. Muchas veces, luego de que en la pareja muere uno de los cónyuges, el otro lo sigue pronto, frecuentemente a causa una infección. De hecho, una amplia variedad de acontecimientos productores de estrés en la vida de una persona puede elevar la susceptibilidad a las enfermedades. Por ejemplo, Glaser y colaboradores (1987) descubrieron que los estudiantes de medicina tenías mayor probabilidades de contraer infecciones agudas y de mostrar evidencia de supresión del sistema inmunológico, durante la temporada de exámenes finales. Además enfermedades autoinmunes con frecuencia empeoran cuando una persona está expuesta al estrés. En un estudio de laboratorio, Rogers (1980) descubrió que cuando las ratas sufrían estrés por el manejo, o al ser expuestas a un gato, desarrollaban una severa enfermedad autoinmune inducida artificialmente. Stone, Reed y Neale (1987) intentaron ver si las situaciones estresantes en la vida diaria de las personas podría predisponerlas a una infección en las vías respira altas. Si una persona está expuesta a un microorganismo que pudiera provocar enfermedad, los síntomas no se presentan durante varios días; es decir, existe un proceso de incubación entre la exposición y los signos de la enfermedad real. Así, los autores pensaron que si las situaciones estresantes suprimían el sistema inmunológico, esperarían ver una mayor probabilidad de enfermedades respiratorias varios día después de sufrir tal estado de estrés. Para probar la hipótesis, pidieron a los voluntarios que mantuvieran un registro diario de situaciones deseables e indeseables durante un periodo de 12 semanas. Los voluntarios también manejaron un registro diario de incomodidad o síntomas de enfermedad. Los resultados fueron los predichos: durante un periodo de tres a cinco días de declararse los síntomas de una infección en las vías respiratorias altas, las personas experimentaron un aumento en el número de situaciones indeseables. Stone" (1987) sugiere que el efecto se debe a una producción reducida de una inmunoglobulina específica presente en las secreciones de las membranas mucosas, incluyendo la nariz, boca, garganta y pulmones.

EL CONTROL EMOCIONAL DEL SANITARIO
El profesional sanitario debe desarrollar una especial capacidad de control emocional y de su paciencia ante los enfermos. Sin embargo, hay varias razones que nos pueden hacer perder tales capacidades:
a) Influencia de determinados pacientes difíciles. En sucesivos capítulos comprobaremos lo difícil que se puede hacer la relación con el paciente en determinadas situaciones, y dependiendo de su personalidad. Para el sanitario, es un desafío enfrentarse a tales pacientes; pero forma parte de su trabajo. El consejo por parte de un psicólogo y los cursos de perfeccionamiento en relación de ayuda pueden solucionar el problema a medio largo plazo.
b) Inestabilidad emocional. La cruda realidad diaria, tanto en nuestro trabajo como en nuestra vida privada puede alterar nuestro equilibrio emocional. Todos tenemos un día malo; por ello, una solución adecuada es redistribuir las tareas de manera que se compense la ':'- eventual inestabilidad emocional. Si ésta se mantuviera, sería aconsejable acudir a un psicólogo o psiquiatra.
c) Circunstancias estresantes. Puede suceder que esporádicamente se produzca una situación altamente estresante que rebasa nuestra capacidad de control emocional: varias .urgencias graves al mismo tiempo, protestas violentas. En estos casos, la colaboración y comprensión de los compañeros de trabajo es de gran utilidad para superar el trance.
d) Personalidad poco sociable. Los profesionales sanitarios poco sociables con las personas son más propensos a tener problemas con10s pacientes y con sus propios compañeros. Quizá sea útil que se replanteen su situación laboral, sus motivaciones, o las posibles causas que les hagan sentirse poco sociables. El asesoramiento de un psicólogo resulta de gran utilidad.
Fatiga Psicofísica. Es frecuente entre el personal de enfermería. El enfrentamiento con el paciente que sufre, los cambios de turno y la sobrecarga de trabajo pueden desencadenar lo que se la llamado síndrome de Burnout, que vamos a ver a continuación.
EL SINDROME DEL BURNOUT (ESTRÉS PROFESIONAL)
Consiste en un proceso de fatiga física y psíquica que se produce en aquellas profesiones como la sanitaria en las que se dispensan unos servicios de gran importancia para el paciente y que implican una intensa relación personal con él y sus problemas. Solución. Si los medios con los que se cuenta son precarios, aumenta aún más el estrés profesional ante la incapacidad de atender la intensa demanda. El ámbito sanitario es un paradigma de esta situación: masificación de plantas -a veces con camas en los pasillos- reclamación continua de atenciones de todo tipo, protestas, enfrentamientos no pocas veces violentos con pacientes y familiares y, sobre todo, el sufrimiento diario de las personas enfermas. Conviene prevenir al profesional sanitario neófito al respecto. Cuando se comienza a trabajar en dicho ámbito, la ilusión por hacer bien el trabajo que nos gusta nos motiva sobradamente; con el paso del tiempo vamos comprobando cuántas de nuestras preconcebidas expectativas eran irreales: si el impacto es intenso y el ambiente difícil, no es raro que emerja el burnout, fruto de las frustraciones y desencantos acumulados. La fase final de este proceso sería la falta de interés, la convicción de que nada podemos cambiar.
Las consecuencias del estrés profesional afectan a tres niveles:
a) Personal: fatiga, ansiedad, desilusión, baja autoestima, depresión.
b) Profesional: desmotivación por mejorar la situación laboral, desinterés por realizar determinadas tareas (investigación, publicaciones...).
c) Organizacional: menor rendimiento laboral, absentismo frecuente, mal funcionamiento del área o servicio, falta de coordinación, etc.
Para prevenir y tratar este síndrome tendremos en cuenta las siguientes recomendaciones:
a) Favorecer un ambiente de trabajo en grupo agradable y motivado, con buenas relaciones interpersonales.
b) Preestablecer claramente nuestras funciones profesionales; nada peor que realizar tareas que no nos correspondan profesionalmente, con el consiguiente riesgo de tener conflictos laborales o problemas do: intrusismo. Debemos adecuar nuestro rol a nuestras aptitudes. ,
c) Potenciar la autoestima a través de nosotros mismos y de nuestros colegas.
d) Procurar no llevar los problemas a casa. Así corremos el peligro de prolongar el estrés laboral y hacer participe de él a nuestros familiares, con las consiguientes desventajas.
e) Evitar la sensación de rutina en el trabajo intercambiando funciones con nuestros compañeros.
f) Evitar la sobrecarga física de trabajo. En caso de agotamiento, es aconsejable un buen descanso, ya sea vacaciones o como baja laboral.
g) Compartir emociones y sentimientos con nuestros colegas ayuda a descongestionar la sobrecarga emocional que crea el sufrimiento del paciente.
h) Potenciar el sentido de nuestro trabajo como parte del sentido de nuestra vida; la relación de ayuda es una estrategia beneficiosa no sólo para el paciente, también para nosotros como personas y como profesionales.
i) Planificar actividades de investigación o docentes: organizar cursos, proponer estudios para una futura publicación, etc.
j) Adoptar expectativas de promoción profesional (ascender en la escala, cursos de formación, etc).

Recibir de nuestros superiores el reconocimiento a nuestra labor, pero también de nuestros familiares, especialmente aquéllos con quien tenemos mayor vinculación anímica y sentimental: nadie mejor que nuestra pareja o los buenos amigos para animamos y sentirnos reconocidos.


EI ROL DE LAS EMOCIONES

.Una de las características que mas condicionan el comportamiento de los individuos son las emociones. Estas son impulsos que nos llevan a actuar y que experimentamos como sentimientos intensos, agradables o desagradables, de muy diversa índole: ansiedad, miedo, rabia, felicidad, amor, tristeza. El sustrato biológico de las emociones parece residir en la amígdala cerebral y el lóbulo frontal. La relevancia de esta faceta humana estriba en que la capacidad racional y de pensamiento, está dominada en última instancia por las emociones, pues nuestro cerebro reacciona de manera automática con aquellas respuestas emocionales que hemos aprendido a lo largo de nuestra vida (GOLEMAN, 1997). Por ejemplo, a un médico con una gran capacidad técnica de poco le servirá su prodigiosa inteligencia si cuando atiende a un paciente grave es víctima de unas emociones que le impiden poner en práctica sus aptitudes; a un estudiante inteligente y trabajador de poco le servirán sus esfuerzos si ante el examen es preso de su ansiedad y se le queda la mente en blanco. Por ello es importante desarrollar también una inteligencia emocional, es decir, una capacidad de controlar las emociones, de la que depende el éxito de nuestra conducta para afrontar los problemas de la vida. En las primeras etapas del desarrollo de la personalidad, cultivar estrategias de control emocional permite a la persona alcanzar cierto grado de inteligencia emocional. Este es un reto para padres y educadores.


Dado que las emociones no se suelen transmitir por medio de la comunicación verbal, la observación del lenguaje no verbal es clave para su observación. Para ello, la empatía constituye una habilidad imprescindible.
La educación emocional debe promover desde las edades más tempranas el culto de valores y actitudes como los citados en la tabla V.
Actitudes y valores para fomentar la inteligencia emocional.
l. Confianza (autocontrol, expectativas de éxito).
2. Curiosidad (descubrir lo positivo y placentero de cosas y situaciones).
3. intencionalidad (deseo de lograr algo, de autoeficacia).
4. Autocontrol (capacidad de controlar las emociones).
5. Relación (capacidad de relacionarse con los demás).
6. Capacidad de comunicar (expresar y captar emociones).
7. Cooperación (capacidad de colaborar y armonizar en el grupo).



Compartir con tus amigos:
1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad