Buenos Días Educación Secundaria Postobligatoria



Descargar 0.99 Mb.
Página1/6
Fecha de conversión19.04.2019
Tamaño0.99 Mb.
Vistas105
Descargas0
  1   2   3   4   5   6



Buenos Días

Educación Secundaria Postobligatoria | ESPO



Lunes, 4 de mayo

Contigo hay vida. Don Bosco cuenta con sus jóvenes para ser felices

Motivación: Esta semana seguimos en Pascua e iniciamos el mes de mayo. Un mes especial en todas las casas salesianas. Hay un protagonista de la vida de Don Bosco en estos días, Domingo Savio, él personifica una propuesta de Don Bosco a todo joven: la santidad, la felicidad, la realización plena. Esa propuesta sigue siendo la de los salesianos hoy a todos los jóvenes.

EVANGELIO

San Juan 14, 21-26




En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: —«El que acepta mis mandamientos y los guarda, ése me ama; al que me ama lo amará mi Padre, y yo también lo amaré y me revelaré a él.»

Le dijo Judas, no el Iscariote:

—«Señor, ¿qué ha sucedido para que te reveles a nosotros y no al mundo?» Respondió Jesús y le dijo:

—«El que me ama guardará mi palabra, y mi Padre lo amara, y vendremos a él y haremos morada en él.

El que no me ama no guardará mis palabras. Y la palabra que estáis oyendo no es mía, sino del Padre que me envió. Os he hablado de esto ahora que estoy a vuestro lado, pero el Defensor, el Espíritu Santo, que enviará el Padre en mi nombre, será quien os lo enseñe todo y os vaya recordando todo lo que os he dicho.»

Palabra del Señor.




TEXTO

En un gran reino, maravilloso y lejano, había un hermosísimo jardín. En el jardín había un bambú, alto y hermoso, el más bello de todos los árboles. El Señor le quería más que a todas las demás plantas. Año tras año, este bambú crecía y se hacía aún más bello. El bambú sabía muy bien que el Señor le amaba, y eso le hacía muy feliz.

Un día el Señor, pensativo, se acercó a su árbol querido y el árbol con gran veneración se inclinó. El Señor le dijo: “Querido bambú, te necesito”.

Al bambú le pareció que había llegado su día, el día para el que había nacido. “Señor, aquí me tienes. Haz de mí el uso que quieras”. Dijo el bambú satisfecho, pero humilde.
“Bambú”, la voz del Señor era seria, “para usarte, tengo que cortarte”. El bambú se asustó mucho: “¿Cortarme, Señor?, ¿cortarme a mí que me has hecho para crecer como el árbol más bello del jardín? ¡No, por favor, no! Utilízame para tu gloria, Señor, pero por favor no me cortes!”.
“Mi querido bambú”, dijo el Señor, aún más serio, “si no puedo cortarte, no puedo usarte”. En el jardín se hizo entonces un gran silencio. El viento no soplaba, los pájaros dejaron de cantar. Lenta, muy lentamente, el bambú se inclinó aún más y susurró: “Señor, si no puedes utilizarme sin cortarme, haz de mí lo que quieras y córtame”.

“Mi querido bambú”, añadió el Señor, “no sólo tengo que cortarte. También tengo que cortar tus hojas y ramas”. “Oh Señor!”, dijo el bambú, “¡no me hagas eso!". El sol se escondió y los pájaros ansiosos huyeron. “Si no puedo cortarlas no podré hacer uso de ti”. El bambú tembló y apenas se le oyó decir: “Señor, córtalas”.

“Mi querido bambú, tengo que hacer aún más. Tengo que partirte en dos y arrancarte el corazón. Si no puedo hacerte eso, no podré hacer uso de ti”. El bambú ya no pudo hablar. Se dobló hasta el suelo, y asintió.

El Señor del jardín cortó el bambú, quitó ramas y hojas, lo partió en dos y le arrancó el corazón. Luego llevó el bambú a la fuente de agua fresca, cerca de sus campos secos. Allí, con mucha delicadeza, el Señor colocó a su querido bambú en el suelo; un extremo del tronco lo juntó a la fuente, el otro lo puso en dirección al campo sediento.

La fuente manaba agua, el agua pasaba por el bambú y así se derramaba por el campo, que tanto había esperado. Plantaron arroz, creció la semilla y vino el tiempo de la cosecha. De esta manera el bambú, en toda su pobreza y humildad, llegó a ser una verdadera bendición.

Cuando todavía era grande y maravilloso, vivía y crecía sólo para sí y amaba su propia belleza. Por el contrario, en su condición de pobre y deshecho, se había vuelto canal que el Señor utilizaba para volver fecundo su reino, el Reino de Dios.

EN CLAVE DE BICENTENARIO

Don Bosco cuenta con sus jóvenes para fundar la Congregación

Turín, 18 de diciembre de 1859. Acta de la fundación de la Congregación.

El año del Señor de mil ochocientos cincuenta y nueve el dieciocho de Diciembre en este Oratorio de S. Francisco de Sales en la habitación del Sacerdote Giovanni Bosco a las 9 horas de la noche se reunían él mismo, el Sacerdote Vittorio Alasonatti, los seminaristas Angelo Savio Diácono, Michele Rua Subdiácono, Giovanni Cagliero, Gio Battista Francesia, Francesco Provera, Carlo Ghivarello, Giuseppe Lazzero, Gioanni Bonetti, Gioanni Anfossi, Luigi Marcellino, Francesco Cerruti, Celestino Durando, Secondo Pettiva, Antonio Rovetto, Cesare Giuseppe Bongiovanni, el joven Luis Chiapale, todos ellos con el fin y deseo de promover y conservar el espíritu de verdadera caridad que se requiere en la obra de los Oratorios para la juventud abandonada y en peligro, que en estos calamitosos tiempos viene seducida de mil maneras con daño para la sociedad y precipitada en la impiedad y la irreligión. Así pues, complació a los mismos Congregados erigirse en Sociedad o Congregación que, teniendo como intención la ayuda mutua para la santificación de la propia alma, se propusiese promover la gloria de Dios y la salvación de las almas, especialmente de las más necesitadas de instrucción y de educación, y aprobado de común acuerdo el proyecto propuesto, hecha una breve oración e invocada la luz del Espíritu Santo, procedían a la elección de los Miembros que debían constituir la dirección de la sociedad para ésta y para nuevas Congregaciones si a Dios le agradare favorecer su incremento… (traducción del texto original que se conserva en Valdocco).


IMAGEN






VIDEO

Viviré contigo, quiero proponerte algo

https://www.youtube.com/watch?v=ztmX_TsS9B0


REFLEXIÓN

¿Qué quiere decir eso de “Contigo hay vida”? ¿Con quién cuestas en tu vida? ¿Qué sentido le das a lo que te ocurre en la vida? ¿Qué vida y qué sentido das a tu propia vida?


ORACIÓN

Siendo el mes de María, lo propio sería empezar hoy rezando un AVE MARÍA



Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos