Bruce Sterling



Descargar 0.91 Mb.
Página21/24
Fecha de conversión26.03.2018
Tamaño0.91 Mb.
1   ...   16   17   18   19   20   21   22   23   24
Un aspecto chocante de la sentencia era que se prohibía a los Tres de Atlanta usar ordenadores, excepto para trabajar o bajo supervisión. Privar a los hackers de los ordenadores y módems de su casa tiene algún sentido si se considera que son "adictos a los ordenadores", pero la EFF, al presentar un recurso sobre el caso, protestó diciendo que dicha medida era inconstitucional - privaba a los Tres de Atlanta de sus derechos a la libre asociación y a la libertad de expresión en medios electrónicos.
Terminus, "el hacker definitivo", fue finalmente enviado a prisión por un año gracias al denodado esfuerzo de la Brigada de Chicago. Su delito, del que se declaró culpable, era la transferencia del capturador de contraseñas UNIX, valorado oficialmente en 77.000 dólares, una cifra que causó un intenso escepticismo entre los que estaban familiarizados con los típicos programas UNIX "login.c".
La encarcelación de Terminus y los miembros de Atlanta de Legion of Doom, sin embargo, no provocó en la EFF ningún sentimiento de vergüenza o derrota. Al contrario, los activistas de derechos civiles estaban ganando fuerza con rapidez.
Uno de los primeros y más fuertes apoyos fue Patrick Leahy, Senador por Vermont del Partido Demócrata, que había sido uno de los promotores en el Senado del Acta sobre Privacidad en las Comunicaciones Electrónicas. Incluso antes del juicio a Neidorf, Leahy había hablado en defensa del "poder hacker" y la libertad en el teclado: "No podemos pararle los pies excesivamente a un curioso chico de trece años que, gracias a lo que experimente hoy, puede desarrollar en el futuro la tecnología informática o de telecomunicaciones que lleve a Estados Unidos al siglo XXI. Representa nuestro futuro y nuestra mayor esperanza para seguir siendo una nación tecnológicamente competitiva".
Era una buena frase, quizás aún más efectiva debido a que los cazadores de hackers no disponían de ningún senador que hablara en favor de ellos. Al contrario, sus acciones y tácticas de alto secreto, todas esas "órdenes de registro selladas" e "investigaciones confidenciales en marcha", puede que les hicieran ganar mucha publicidad en un primer momento, pero al final esto les estaba dejando fatal en la propaganda de guerra que estaba apareciendo. Gail Thackeray quedó reducida a una fanfarrona sin apoyos: "Algunas de estas personas que están en lo más alto pueden acabar en el suelo", predijo en Newsweek - cuando todos los hechos se hicieran públicos, y se confirmara en sus puestos a los policías.
Pero no todos los hechos se hicieron públicos. Los hechos que se conocieron no eran muy halagüeños. Y no se confirmó en sus puestos a los policías. Y Gail Thackeray fue despedida. A finales de 1991, William Cook también dejó su empleo.
1990 había sido el año de la caza, pero en 1991 sus agentes estaban en terribles aprietos, y los activistas estaban triunfando. La gente se unía a su causa.
Un aliado especialmente interesante había sido Mike Godwin de Austin, Texas. Godwin era una persona casi tan difícil de describir como Barlow; había sido editor del diario de los alumnos de la Universidad de Texas, vendedor de ordenadores, programador, y en 1990 había vuelto a la facultad de Derecho, con la intención de graduarse.
Godwin también era un loco de las BBS. Era muy conocido en la comunidad de las BBS de Austin por su apodo "Johnny Mnemonic", que adoptó por un relato ciberpunk de William Gibson. Godwin era un ferviente fan del ciberpunk. Como natural de Austin de edad e intereses similares, yo mismo había visto a Godwin durante muchos años. Cuando William Gibson y yo estábamos escribiendo entre los dos nuestra novela de ciencia ficción, The Difference Engine (La Máquina Diferencial), Godwin había sido nuestro asesor técnico en nuestro esfuerzo para unir mi procesador de textos Apple en Austin con el de Gibson en Vancouver. Gibson y yo estábamos tan agradecidos por su generosa y experta ayuda que decidimos llamar a uno de los personajes de la novela "Michael Godwin".
El apodo "Mnemonic" le iba muy bien a Godwin. Su erudición y conocimientos impresionaban hasta el punto del estupor; su ardiente curiosidad parecía insaciable, y su deseo de debatir y discutir parecía el centro de su vida. Godwin había incluso creado su propia sociedad de debates en Austin, irónicamente llamada el "Club de los Hombres Aburridos". En persona, Godwin podía ser abrumador; un sabio de enorme cerebro que no parecía dejar escapar ni una sola idea. En las BBS, sin embargo, los mensajes de Godwin, cuidadosamente razonados y escritos se ajustaban bien al medio, y se convirtió en una celebridad en las BBS locales.
Mike Godwin era el principal responsable de que se diera a conocer al público el caso de Steve Jackson. El registro a Izenberg en Austin no había aparecido en la prensa. Los registros del 1 de marzo realizados a Mentor, Bloodaxe, y Steve Jackson Games aparecían sólo en una breve columna de portada en el Austin American-Statesman, pero de una manera confusa y tergiversada: las órdenes de registro iban selladas, y el Servicio Secreto no hablaba. Se mantenía a Steve Jackson en la oscuridad. Jackson no había sido arrestado; no se le había acusado de ningún delito; no estaba siendo juzgado. Había perdido algunos ordenadores por una investigación que estaba teniendo lugar- entonces, ¿qué? Jackson trató de llamar la atención hacia la difícil situación en la que se veía, pero no conseguía nada; nadie que estuviera en condiciones de ayudarle parecía comprender el asunto.
Godwin, sin embargo, tenía una preparación única, casi mágica, para encargarse del caso de Jackson y darlo a conocer. Godwin era un entusiasta de las BBS, un fan de la ciencia-ficción, un antiguo periodista, un vendedor de ordenadores, casi un licenciado en Derecho, y era de Austin. Por una coincidencia aún más sorprendente, en su último curso en la facultad, Godwin se había especializado en juicios federales y procedimientos delictivos. Actuando totalmente por su cuenta, Godwin elaboró una nota de prensa que resumía el asunto y proporcionaba contactos útiles para los periodistas. El esfuerzo entre bastidores de Godwin (que había realizado sobre todo para demostrar una cosa en un debate que mantenía en una BBS local) hizo que la historia volviera a aparecer en el Austin American-Statesman y en Newsweek.
La vida dejó de ser igual para Mike Godwin después de aquello. A medida que se unía al debate sobre libertades civiles en Internet, era obvio para todas las partes implicadas que era un tipo que, en medio de toda la confusión, verdaderamente comprendía todo aquello de lo que hablaba. Los tan disparatados elementos de la diletante existencia de Godwin encajaron de repente como las caras de un cubo de Rubik.
Cuando llegó el momento de que la EFF contratara a un abogado a jornada completa, Godwin fue la elección obvia. Hizo el examen de licenciatura en Texas, se fue de Austin, se trasladó a Cambridge y se convirtió en un activista de derechos civiles profesional que al poco tiempo empezó a recorrer la nación representando a la EFF, siendo bien recibido en sectores tan dispares como investigadores de universidad, gente de la industria informática, aficionados a la ciencia ficción y policías federales.
Michael Godwin es hoy en día el asesor jurídico jefe de la Electronic Frontier Foundation en Cambridge, Massachusetts.
#
Otra de las primeras personas que tomaron parte en el debate con una gran influencia fue Dorothy Denning. La Dra. Denning era única entre los investigadores del underground informático, ya que ella no entró en el debate por motivos políticos. Era una criptógrafa profesional y una experta en seguridad informática cuyo interés primordial en los hackers era académico. Tenía una licenciatura y un máster en Matemáticas, y un doctorado en Informática por la Universidad de Purdue. Había trabajado para SRI International, el hogar de las "cabezas pensantes" de California que también era el hogar del importante experto en seguridad informática Donn Parker, y había escrito un texto muy influyente titulado Criptografía y Seguridad de Datos. En 1990, la Dra. Denning trabajaba para Digital Equipment Corporation en su Centro de Investigación de Sistemas. Su marido, Peter Denning, también era un experto en seguridad informática que trabajaba para el Instituto de Investigación de Informática Avanzada de la NASA. Había editado el bien recibido Ordenadores Atacados: Intrusos, Gusanos y Virus.
La Dra. Denning se decidió a contactar con el underground digital, casi con un interés antropológico. Allí descubrió que estos intrusos informáticos, los hackers, a los que se les había calificado de carentes de ética e irresponsables, y de los que se había dicho que eran un peligro para la sociedad, en realidad tenían su propia cultura y sus reglas. No eran unas reglas muy estrictas, pero en el fondo eran reglas. Básicamente, no robaban dinero y no dañaban nada.
Los objetivos informes de sus investigaciones causaron una gran influencia en serios profesionales de la informática - la clase de gente que simplemente se fijaba en las rapsodias ciberespaciales de John Perry Barlow.
Para los jóvenes hackers del underground digital, conocer a Dorothy Denning fue una experiencia alucinante. Aquí estaba esta señora bajita bien peinada y arreglada, que a muchos hackers les recordaba a sus madres o sus tías. Y era una programadora de sistemas IBM con una gran experiencia en arquitectura informática e información de alta seguridad, que tenía amigos en el FBI y la Agencia de Seguridad Nacional.
Dorothy Denning era un destacado ejemplo de la "intelligentsia" matemática americana, una persona verdaderamente brillante del núcleo de la élite informática. Y aquí estaba, haciendo educadas preguntas a phreaks de veinte años sobre las implicaciones éticas de su comportamiento.
Enfrentados a esta genuinamente buena mujer, muchos hackers se enderezaron e hicieron todo lo posible para reducir su material de archivos anarquistas casi al mínimo. Sea como sea, los hackers estaban preparados para discutir seriamente temas importantes con Dorothy Denning. Querían hablar de lo que no se puede hablar, y defender lo indefendible, para dar a conocer sus convicciones: la información no puede ser una posesión, las bases de datos de los gobiernos y las grandes compañías son una amenaza a los derechos y la privacidad de los individuos...
Los artículos de Denning dejaron claro a muchos que el "hacking" no era un simple vandalismo realizado por una malvada banda de psicópatas. El "hacking" no era una terrible amenaza que podía ser eliminada ignorándola o poniendo fuera de circulación a algunos cabecillas encarcelándoles. En lugar de eso, el "hacking" era el síntoma de una creciente lucha por el conocimiento y el poder en la era de la información.
Denning señaló que la actitud de los hackers era compartida al menos en parte por varios teóricos de la prospectiva de la comunidad empresarial: gente como Peter Drucker y Tom Peters. Peter Drucker, en su libro The New Realities, (Las Nuevas Realidades) había afirmado que "el control de la información por el gobierno ya no es posible por más tiempo. Más aún, la información ahora es transnacional. Al igual que el dinero, no tiene una 'madre patria'".
Y la gran figura de la administración de empresas Tom Peters había reprendido a las grandes corporaciones por sus actitudes posesivas y poco flexibles en su bestseller, Thriving on Chaos (Prosperando en el Caos): "Acaparar información, especialmente en el caso de directivos con intenciones políticas y ansias de poder, ha sido algo muy frecuente en la industria americana, tanto en servicios como en manufactura. Será una enorme piedra de molino en el cuello de las organizaciones del mañana".
Dorothy Denning había sacudido el tejido social del underground digital. Había asistido al juicio de Neidorf, donde se preparó para ser testigo de la defensa como experta. Era una organizadora entre bastidores de dos de los encuentros nacionales más importantes entre los activistas de derechos civiles. Aunque no era una fanática de ninguna clase, logró reunir a elementos muy distintos de la comunidad electrónica con resultados sorprendentes y fructíferos.
Dorothy Denning es actualmente la jefa del Departamento de Informática de la Universidad de Georgetown, en Washington, DC.

Había muchas figuras célebres en la comunidad de las libertades civiles. Sin embargo, no hay duda de que la persona más influyente era Mitchell D. Kapor. Así, otros podrían tener títulos o cargos oficiales, tener más experiencia en delitos o con la ley, con los arcanos de la seguridad informática o con la teoría constitucional pero, en 1.991, Kapor había trascendido cualquiera de esos papeles tan limitados. Kapor se había convertido en "Mitch".


Mitch había llegado a ser el más importante de los luchadores por las libertades civiles. Él había sido el primero en levantarse, había hablado a gritos, directa, vigorosa y airadamente, había puesto en peligro su propia reputación y su considerable fortuna personal. A mediados del año 91 Kapor era el más notable defensor de esta causa y, además, era conocido personalmente por casi cualquier persona que tuviera en América alguna influencia directa en el tema de las libertades civiles en el ciberespacio. Mitch había construido puentes, cruzado precipicios, cambiado los paradigmas, forjado las metáforas, hizo llamadas telefónicas e intercambió tarjetas de visita de forma tan espectacular que habría sido imposible para alguien tomar alguna decisión en el "tema hacker" sin preguntarse qué podían pensar y decir Mitch y sus amigos.
La EFF tenía como único objetivo la nueva situación creada por la red y, de hecho, esto había sido la estrategia deliberada de la EFF desde su creación. Tanto Barlow como Kapor detestaban la burocracia y para hacer casi todo su trabajo habían elegido el empleo de los "valiosos contactos personales" de la telaraña electrónica.
Después de un año de EFF, Barlow y Kapor tenían buenas razones para mirar atrás con satisfacción. La EFF había establecido su propio nodo en Internet, "eff.org", con un completo archivo electrónico de documentos sobre derechos civiles electrónicos, temas de privacidad y libertades académicas. EFF tenía también la publicación "EFFector", un diario impreso trimestralmente, así como también la "EFFector Online", un boletín electrónico con cerca de 1.200 subscriptores. La EFF prosperaba en el Bien.
La EFF tuvo su sede nacional con personal fijo en Cambridge. Había llegado a ser una organización con socios que tenía el apoyo de las bases. Había atraído también el favor de una treintena de abogados especializados en derechos civiles, listos y ávidos para hacer un buen trabajo en la defensa de los derechos recogidos en la constitución americana en el ciberespacio.
La EFF había presionado exitosamente en Washington y Massachusetts para cambiar la legislación de los estados y la ley federal en lo referente a la red informática. En particular, Kapor había llegado a ser un veterano testigo experto y, por otro lado, había unido los Consejos de Telecomunicaciones y el de Ciencias Informáticas de la Academia Nacional de Ciencia e Ingeniería.
La EFF había patrocinado reuniones tales como "Ordenadores, Libertad y Privacidad" y la mesa redonda CPSR. Había efectuado una ofensiva en la prensa que, en palabras de EFFector, "ha influido en la opinión sobre la red informática y comenzado a cambiar la imagen del `histerismo hacker' que empezaba a atenazar la nación".

Había ayudado a Craig Neidorf para evitar la prisión.

Y, por último pero seguramente no la menos importante, la Fundación de la Frontera Electrónica había presentado una demanda federal en nombre de Steve Jackson, Steve Jackson Games Inc., y tres usuarios de la BBS Illuminati. Los demandados eran, y son, el Servicio Secreto de los Estados Unidos, William Cook, Tim Foley, Barbara Golden y Henry Kleupfel.

El caso, que está en un procedimiento de diligencias previas en la Corte Federal de Austin a partir de ese escrito, es una demanda civil por daños para reparar las violaciones de unos derechos protegidos por la Primera y Cuarta Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos, así como también por el Acta de Protección de la Privacidad de 1980 (42 USC 2000aa y ss.), y el Acta sobre la Privacidad de las Comunicaciones Electrónicas (18 USC 2510 y ss. y 2701 y ss.).


La EFF había demostrado que tenía credibilidad y también que tenía dientes.
En el otoño de 1.991 viajé a Massachusetts para hablar personalmente con Mitch Kapor. Era mi entrevista final para este libro.

La ciudad de Boston siempre ha sido uno de los centros intelectuales más importantes de la república americana. Es una ciudad muy antigua para los standard americanos, un lugar donde rascacielos eclipsan a cementerios del siglo XVII , donde las recién creadas compañías de alta tecnología de la Ruta 128 comparten sitio con el talante obrero y preindustrial del "Old Ironside" (el Constitution, famoso crucero de la armada norteamericana).


La batalla de la colina de Bunker, uno de los primeros y más amargos conflictos armados de la Revolución americana se luchó en las cercanías de Boston. Hoy hay una monumental aguja en la colina de Bunker, que puede verse desde gran parte de la cuidad. La voluntad de los revolucionarios americanos de levantarse en armas y abrir fuego sobre sus opresores ha dejado un legado cultural que dos siglos enteros no han podido borrar. La colina de Bunker todavía es un centro importante del simbolismo político americano, y el espíritu del 1776 es una fuerte imagen para aquellos que quieren modelar la opinión pública.
Sin embargo, no todos los que se envuelven en la bandera americana tienen que ser necesariamente patriotas. Cuando fui a ver la aguja en septiembre de 1991, lucía un enorme y mal borrado grafitti alrededor de su base, en el que se podía leer: "INGLESES FUERA - IRA PROVISIONAL"46 Dentro de este venerado edificio hay una vitrina con un diorama de miles de soldados, rebeldes e ingleses47, peleando y muriendo sobre la colina verde, los pantanos al lado del río o las trincheras rebeldes. Hay indicadores que ilustran el movimiento de las tropas, los cambios de estrategia. El centro del monumento de la colina de Bunker está totalmente ocupado por los soldados de juguete de un juego de simulación de batallas.
La conurbación48 de Boston es un lugar con grandes universidades, entre las que destaca el MIT ( Massachusetts Institute of Technology, o Instituto Tecnológico de Massachusetts ), donde se acuñó por primera vez el término de "hacker informático". La Caza de Hackers de 1990 podría ser interpretada como una disputa política entre ciudades americanas : los baluartes de toda la vida del liberalismo intelectual y melenudo, como Boston, San Francisco y Austin, contra el pragmatismo rudo e industrial de Chicago y Phoenix (con Atlanta y New York envueltos en conflictos internos propios).

Los cuarteles generales de la EFF ( Electronic Freedom Foundation, o Fundación para la Libertad Electrónica ) están en el número 155 de Second Street de Cambridge, un suburbio de Boston al norte del río Charles. Second Street tiene aceras llenas de arbustos, con ladrillos sueltos y abollados sobre un asfalto viejo y cuarteado; grandes señales de tráfico advierten "NO APARCAR DURANTE EMERGENCIA A CAUSA DE LA NIEVE". Esta es un área de modestas industrias manufactureras; la EFF está esquina con esquina de la compañía Greene Rubber. Es un edificio de ladrillo rojo de dos pisos; sus grandes ventanas de madera destacan por sus elegantes arcos y por sus alféizares de piedra.


La ventana que da a la entrada luce tres hojas de papel pulcramente impreso a láser y pegado contra el cristal. Dicen:
ON Technology. EFF. KEI.
"ON Technology" ( Tecnología en marcha ) es la compañía de software de Kapor, que actualmente se especializa en programas de trabajo en grupo para los Apple Macintosh. La intención de los programas de trabajo en grupo es promover una interacción social eficiente entre trabajadores de oficina conectados por ordenador. Los productos más exitosos de ON Technology hasta la fecha son "Meeting Maker" (Creador de Reuniones ) e "Instant Update" (Actualización Instantánea).
"KEI" son las siglas de Kapor Enterprises Inc ( Empresas Kapor, S.A. ), la compañía personal de inversiones de Kapor, encargada de controlar sus participaciones en otras corporaciones de software y hardware.
La EFF es un grupo de acción política - uno muy especial.
Dentro del edificio, alguien ha encadenado su bicicleta a la modesta barandilla de un tramo de escaleras. Una pared moderna de ladrillo y cristal separa este recibidor de las oficinas. Detrás del ladrillo hay un sistema de alarma montado en la pared, un número brillante que parece un cruce entre un termostato y un reproductor de CD. Apiladas

contra la pared hay cajas y cajas de un reciente número especial de Scientific American, en cuya portada se lee : " Como trabajar, jugar y prosperar en el ciberespacio" ; en el interior hay un completo informe acerca de técnicas electrónicas de interconexión de redes, además de otras cuestiones políticas, incluyendo un artículo de Kapor. Las cajas están dirigidas a Gerard Van der Leun, el director de comunicaciones de la EFF, que en breve distribuirá ejemplares para todos sus miembros.


Los cuarteles generales de EFF, KEI y ON Technology, alquilados por Kapor, son un lugar moderadamente bullicioso. Tiene más o menos el mismo tamaño que la compañía de juegos de Steve Jackson. Ciertamente dista mucho de la gigantesca zona de carga y descarga de mercancías por ferrocarril en acero gris, situada en la autopista Monseñor O’Brien, propiedad de la compañía Lotus Development.
Lotus, por supuesto, es el gigante del software que Mitchell Kapor fundó a finales de los 70. El programa que Kapor ayudó a crear, el "Lotus 1-2-3", es todavía el producto más rentable de la compañía . También luce una curiosa distinción en los bajos fondos digitales: posiblemente sea la aplicación más pirateada de toda la historia.
Kapor me recibe cordialmente en su propio despacho, pasado el vestíbulo. Kapor, pronunciado Kei-por, es un hombre de unos cuarenta y pocos años, casado y con dos hijos. Tiene una cara redonda, con una frente alta, una nariz recta y unos ojos marrones grandes, ingenuos y pensativos, podría decirse llenos de sentimiento. Desdeña las corbatas, y comúnmente lleva camisas hawaianas y motivos tropicales, sin ser excesivamente chillón pero sí para darle un aire alegre y ligeramente fuera de lugar.
Hay un ligero tufillo a azufre que hace pensar que Mitch Kapor es o fue hacker. Puede que no tenga el carisma de vaqueo duro, directo y guitarrero de su colega de Wyoming John Perry Barlow, pero hay algo en él que le da a uno que pensar. Tiene el aire del tipo europeo con el bombín, el tipo distraído que está todo el día citando a Longfellow, pero que luego sabe la probabilidad exacta de robar una carta ganadora jugando al póker. Incluso entre sus colegas de la comunidad programadora, que difícilmente podrían caracterizarse por ser cortos de sesera, Kapor da la impresión de ser un hombre muy inteligente. Habla rápido y con gestos vigorosos, y a veces su acento de Boston cambia al denso y afilado tono nasal de su juventud en Long Island.
Kapor es un gran defensor del Museo de Ordenadores de Boston ( su fundación familiar hace gran cantidad de su trabajo filantrópico). El interés de Kapor en la historia de su industria le ha llevado a conseguir varias cosas curiosas, como el "byte" que está justo al lado de la puerta de su despacho. Este "byte" - ocho dígitos binarios, un octeto - fue rescatado de los restos de un ordenador de la época anterior a los transistores. Es un viejo chasis de bronce49 del tamaño de una tostadora, con ocho ranuras llenas con circuitos experimentales de tubos de vacío de una pulgada y soldados a mano. Si se cayera de una mesa probablemente te rompería el pie, pero eso era tecnología punta para los ordenadores de los años 40. ( Serían necesarias 157.184 de estas primitivas tostadoras para guardar la primera parte de este libro ).



Compartir con tus amigos:
1   ...   16   17   18   19   20   21   22   23   24


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad