Breve Explicación Necesaria


CAPITULO XI La nube gris de borde dorado



Descargar 1.77 Mb.
Página13/14
Fecha de conversión09.05.2019
Tamaño1.77 Mb.
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   14

CAPITULO XI

La nube gris de borde dorado
Corrieron los días y salí a cenar con una de mis compañeras de la Facultad, Ruth García, y ella me dijo de la enorme fama que ya tengo de ser homosexual porque Arturo Larrondel se ha encargado de esparcirla por todos lados.
Aparentemente de la misma manera que Arturo habló con Marco Antonio, lo ha estado haciendo con otras personas. El y sus “momentos de sinceridad” con la gente! Especialmente cuando está tomado.
Pues bien, en mi cielo tengo ahora 3 nubes bastante grises… Las tres, sí son mujeres, se llaman Ruth García (quien ya me dijo abiertamente que le gusto mucho), Claudia Luna (quien ha estado enamorada de mí desde hace tiempo) y Dinora Ramírez, amiga de Eric y que no tiene tampoco empacho por expresarme cuánto lo gusto.
Mi madre muy sutilmente me invita a un cambio, pero esto no es algo que uno decide… Si vos que leés estas líneas sos heterosexual, buga como te llamamos los de ambiente, tenés que saber que no desperté una mañana y me dije “Uhhhhhmmmm, creo que a partir de hoy seré homosexual”… esto es tan estúpido como si te pregunto cuándo fue el día que decidiste ser heterosexual.
Pero la idea de la soledad que estoy viviendo es realmente difícil… al grado de pensar que la necesidad emocional la puedo conseguir tal vez de una mujer. Pero no quiero jugar con los sentimientos de nadie.
Me he dado cuenta que esta compañía, no obstante femenina, consigue desbancar a mi agobiantemente estática soledad aunque sea por turnos… el problema se agudiza más para mí porque he decidido dejar a Eric. Necesito mucho más que esas medias tintas con las que él me alimenta emocionalmente.
Pienso hacer con Eric lo mismo que con Felipe Martínez, simplemente me alejaré de él hasta que note mi ausencia, si es que esto sucede… Qué me deparará el futuro??

Monterrey, N. L. Marzo, 13, 1988. -



Dios Mío! Hoy no me pudo ir peor…!! Parece que el destino se empeña en jugar con mis emociones como si fueran hojas envueltas en el viento del otoño.
Por la mañana fue Pablo Garza, amigo de ambiente, a la Facultad a pagarme un dinero que me debía, me entretuve con unas cosas antes de reunirme con él en el pasillo acordado y cuando llegué estaba acompañado por Arturo Larrondel. Las miradas que nos cruzamos fueron de espada desenvainada, muy diferentes a las que nos dábamos no hace mucho.
Iván Acosta regresó de Hermosillo, luego de 8 meses de estarse allá, y él, Pablo Garza y yo nos fuimos esa noche al “Scorpio”. Ahí vi de lejos a Marina Emma González, lo cual me inquietó un poco, pero más de rato me encontré frente a frente con Cassandra… Mi corazón se detuvo, no estaba preparado para enfrentarla.
Ella me miraba como si nada, con la misma mirada cálida y limpia de siempre… por un momento hasta me cruzó la idea de perdonarla por lo que me había hecho el 18 de Diciembre… pero ella se encargó de ponerme de regreso en la realidad.
Con un dedo y su hermosa sonrisa me pidió que me acercara, yo estaba solo porque Iván y Pedro se habían ido a bailar a la pista. Decidí tomar al toro por los cuernos y me acerqué Cassandra de Monteblanc, quien sin inmutar su carismática sonrisa y su mirada cálida me dijo con cinismo…
- Mirá… vengo de negro… del color de los muertos.
Me decía eso en alusión directa a que yo le comenté a Diana que Cassandra estaba muerta para mí… sin duda habían llegado mis palabras a oídos Monteblanc, y no era difícil adivinar quién había sido la fuente de información, Cassandra continuó ante mi silencio…
- Como ves Lito, resucité para Diana y lo hice a los tres meses, en lugar de los tres días bíblicos… No me importa nada más! Es más debo decirte que nunca me importaste.
Yo permanecía en silencio escuchándola… me parecía increíble que me dijera esas cosas sin que su inmaculada sonrisa desapareciera y la calidez en sus ojos para conmigo menguara en forma alguna. Y continuó en su monólogo…
- Mirá, vengo de negro… del color de nuestras almas…! No decías que éramos tan iguales???
Diana se acercó y yo interrumpí mi silencio diciendo con tristeza…
- No Cassandra… ya no lo somos… ya no somos iguales…
Ellas se murmuraron algo entre ellas, Diana me sonrió con cierta compasión y ambas se retiraron, perdiéndose en medio de la estrepitosa música, la densa cortina de humo y lo estridente de la música y las fugaces luces de colores. En un minuto ya no podía distinguirlas de entre el resto de las sombras que abarrotaban el lugar.
Estoy harto de esta situación, me siento tan solo… Hoy más que nunca sé lo caro que se paga la brevedad del amor en este mundo homosexual… A veces me pregunto si será Dios el que me hace pasar estas situaciones simplemente para darme cuenta de que debo cambiar… Pero esto del cambio no quisiera que ocurriera orillado por la inminentemente crónica soledad, sino por un genuino deseo de hacerlo.
Cuando en un futuro lea yo mismo estas líneas que te escribo, y haya encontrado la forma de escapar a esta soledad, te prometo que te haré saber el cómo lo hice ya que en esto será la clave del éxito, del no volver a caer en esta absurda sensación de tener demasiado tiempo en las manos y no saber que hacer con él, especialmente por la noche, cuando no puedo evadirme de enfrentarme a mí mismo en la obscuridad de una cama vacía, vacía incluso de mí mismo… del yo que acostumbré ser hasta hace no mucho tiempo… del yo mismo que todavía extraño ver en mí.
Necesito tanto un abrazo ahora… uno de esos que hace ya tanto tiempo no me dan….

Monterrey, N. L. Marzo 18, 1988. -

( 2:55 AM )

Ayer por la tarde me fui al restaurante VIP’s del centro a tomar un café con Iván, quien se ha convertido en un verdadero amigo. De pronto le dije…


- Andale imbécil… portate como si fueras un hombre porque viene una de mis estudiantes…

- Cómo se llamá Lito??

- Ruth…
Iván es verdaderamente masculino, y lo que le dije era más que broma. Para seguirme la misma broma comenzó a hablar de fútbol, toros y béisbol… obviamente ninguno de los dos sabemos un pito de esto. Ruth se sentó un buen rato con nosotros y se retiró.
Por la noche salí con Dinora, la amiga de Eric que me quiere… ya me lo ha hecho saber por varios conductos. Me regaló una playera igual a la suya, yo la invité a cenar y a bailar a un sitio heterosexual, donde trabaja Armando como mesero. Nos la pasamos muy macanudo… nos besamos en un par de ocasiones.
Aún a pesar de encontrarme un poco confundido sé de sobra que no pienso engrosar las filas de la heterosexualidad por lo pronto… No quiero hacerlo simplemente obligado por la soledad y la seducción de un abrazo o un beso de algo más que pasión.
Vuelvo a sentirme una baraja marcada más en las manos del destino tahúr.
Monterrey, N. L. Marzo 22, 1988. -

Pues finalmente apareció el borde dorado en una de las tres nubes que tengo en mi cielo! Anoche 23 de Marzo, Miércoles, nos fuimos a dar la vuelta al “Scorpio” Iván, Pedro y yo y, como de costumbre, las locas horrorosas de siempre estaban en la pose de divas matriarcales.


Nosotros nos instalamos en un sitio discreto para charlar y, también como de costumbre, criticar a las presentes… De pronto, de entre la maraña de las sombras homosexuales, se perfiló en mitad de la pista la figura de… Ruth García! Mi semblante se desencajó, me levanté de la mesita…
- Lito! Qué pasa?? A quién viste? - Preguntó Iván.

- Iv… Iván.. Ruth! Ruth está aquí! - Le dije pasmado por la sorpresa.

- Ruth? Ruth… Ruth!!! Aquí??

- Sí Iván… como lo oís… Mirala allá está… Baila con una loca.

- Nos vamos a la hora que lo desees Lito.
Decidí no huir de la situación, le pedí a Iván que se pusiera en la pista conmigo a bailar junto a ella. Al poco rato Ruth me miró, se sorprendió y me miró otra vez, yo le sonreí y ella hizo lo mismo.
Se bajó de inmediato de la pista y yo la seguí…
- Hola Ruth! Qué hacés aquí???

- Lito!!! Me da mucho gusto verte!

- A mí también, pero que demonios hacés aquí?

- Lo mismo que vos! - Me respondió con una sonrisa.

- No creo…..! Lo mis…. Lo mismo??? Estás segura? Vos…

- También Noel…! También! - Me dijo mientras sonreía y me daba un abrazo muy fuerte.


Cuando terminamos esa escena me dijo…
- Mi chiquita se encuentra en París perfeccionando el francés… por eso a veces me veías ausente o triste en clase… Pero decime… Iván y vos son….??? - Se interrumpió con una sonrisa.

- No hombre! Cómo se te ocurre semejante tontería? P-Pero vos me sacaste mucho de mis casillas cuando me dijiste que yo te gustaba mucho!

- Y es verdad… Me encantas! Estás muy guapo… pero como a ti puede gustarte una mujer, aprecias la estética aunque sexualmente no te atraiga esa persona en los más mínimo.

- Bueno, bueno… pero quién es tu “chiquita”??

- Lucía Montero, ella no es de la facultad… es una nena preciosa! Tiene 21 años y es, además de muy bonita, muy buena. Estudia Ingeniería en Sistemas en el Instituto Tecnológico.
Charlamos un poco y nos despedimos, cuando estábamos por alcanzar la puerta Iván me dijo…
- Lito te felicito!

- Por….???

- Finalmente encontraste la perfecta substituta de Cassandra.
Realmente tenía razón.
A la mañana siguiente, más temprano de lo que yo hubiera deseado, recibí una llamada telefónica. Contesté más adormilado que consciente y mi cerebro poco a poco reconoció esa voz femenina por el otro lado del teléfono…
- Sí diga???

- Noel??


- Sí… Servidor de usted. Con quién tengo el gusto??

- Sí.. Mirá… Habla Diana… sé que te podrá extrañar mi llamada, pero…


“Ya sé por dónde va la cosa” Me murmuré para mis adentros…
- Hola Diana… Cómo te va?

- Bien Lito… Pero te decía… Quiero que sepas que yo no estoy de acuerdo en lo que te dijo Cassandra en el “Scorpio” la última vez…

- Pues gracias Diana… Pero decime, estás resfriada? Tu voz suena rara…

- No, es que… Cassandra me dejó hace dos días…


Precisamente lo que estaba pensando!!! Llamarme Diana después de unos días para decirme que le remordía la consciencia por lo que me había dicho Cassandra??? Bah! Luego continuó con su alegato de costumbre, Cassandra la había dejado por Marina Emma por septuagésima octava ocasión y, para variar, estaba llorando sola.
Luego trató de convencerme de que esa relación con la González no le convenía a Cassandra, y en mitad de sus explicaciones le dije…
- Diana… Cassandra tiene 22 años como yo, vos tenés 26, Marina Emma debe andar por los 25… lo cual te dice que todos somos adultos y sabemos lo que nos conviene, o por lo menos lo que queremos hacer con nuestras vidas. Además, para terminar con esta charla, te recuerdo que yo hice lo que pude en mi oportunidad.
Diana comenzó a decirme que Marina Emma debía saber como Cassandra se expresaba de ella (que daba lástima cuando la estúpida de la González se ponía en ridículo con sus desplantes de poder, que era una boluda engreída y una idiota en la cama, etc.), pero que Diana misma le había prometido a Cassandra no decirle nada a Marina Emma, por lo cual estaba maniatada.
Intentó hacerme cómplice de esta situación al decirme que yo podría decirle a Marina Emma lo que Cassandra pensaba de ella, pero yo le respondí…
- Mirá Diana, te repito que todos somos adultos. Haz exactamente lo mismo que estoy haciendo yo por Cassandra… Nada!!! Dale carpetazo al asunto y olvídate de Cassandra, créeme que no terminará bien. Déjala que se cave su propia tumba!

- Pero Lito…!

- Diana, recuerda que Quien se mete de Redentor sale crucificado! Eso me pasó a mí una vez… y créeme que no pienso repetir la experiencia.
No sé si entendió Diana mi punto, pero tras colgar la bocina me puse a pensar en lo sola que debió sentirse Diana para llamarme por teléfono. Incluso antes de colgar, con su voz temblorosa, me ofreció su casa en León.
Así mismo me puse a pensar en lo mala que debió resultarle la compañía de Hugo a Diana, para atreverse a buscar mi compañía en lugar de la suya en un momento como este… pero en fin.
Por esos días fuimos Iván Acosta y yo a visitar a un amigo suyo que venía también de Sonora, Miguel Ancira. El chico era blanco de ojos azules y de muy buen porte… pero maricón a carta cabal!
Si bien me di cuenta de que yo le llamé instantáneamente la atención, no me fui desbocado por coquetearle, además de que era medio afeminado, ya había aprendido que no tenía porqué acostarme con cualquiera que me dijera “Mi alma” al oído.
Al entrar al departamento de la hermana de Miguel, sitio donde se llevaba a cabo esta entrevista, me percaté de que estaba Marco Antonio Ruiz, aquel chico de Nuevo Laredo con quien tuve algo que ver tiempo atrás, además de algunos otros amigos.
Como era de esperarse se pusieron a tomar whisky, y yo les acompañé por imbécil… especialmente con la “vasta” experiencia que tengo de beber alcohol. A los pocos minutos estaba yo en órbita sideral con tres copas.
Cuando me percaté de que ya no podía tenerme en pié le pedí a Marco Antonio que me ayudara a llegar al baño, a fin de lavarme la cara, pero una vez juntos en ese pequeño espacio, ante la proximidad de su calor, y con el ingrediente de alcohol y mis hormonas, pues… apagué la luz, mientras él dejaba el agua del lavabo correr.
Comencé a besarlo y él a acariciarme, así que muy pronto estaba, además de borracho y a obscuras, prácticamente imposibilitado de regresar a la dichosa reunión, especialmente con los ajustados pantalones de mezclilla que llevaba puestos.
Me dejó en una de las recámaras y me besó en lo labios, me dijo que descansara. A los pocos minutos, supongo que tras decirle a la concurrencia de mi paradero, Miguel Ancira llegó y poco a poco se acercó a mí… Comenzó a besarme y a acariciarme, pero esto sucedió muy fugazmente porque se escucharon unos pasos acercarse… Era Marco Antonio!
Intuyo que Marco Antonio se sospechó lo que ocurría en la recámara, estando yo tan tomado y con la obvia atracción que le había provocado a Miguel, pues… Así las cosas Miguel y Marco salieron de la pieza, vigilándose mutuamente.
Marco Antonio manejó mi auto hasta mi casa, me besó en los labios y me metió en la cama, no sé cómo se fue a su casa después… supongo que llamaría un taxi. Ese fue el final de mi “noche de copas”.
Monterrey, N. L. Abril, 1º , 1988. -

Pues el 6 de Abril salí a la Ciudad de México a visitar a las ancianas de lo peor, Mario y Fernando, nos la pasamos de lo mejor y nos reímos mucho, como de costumbre cada vez que nos reunimos. Alguien incluso podría sugerir que estoy con ellos por su condición económica, pero esto no es cierto… yo los querría igual si no tuvieran un centavo.


Me acosté con un tipo, y bailé mucho. Siento que con las cosas que han pasado ya es tiempo de concluir este capítulo… Me dio gusto saber que Ruth García se convirtió en la nube gris de borde dorado.
Por cierto que decidí ampliar mis horizontes e iniciar una relación postal con alguien de fuera de la ciudad. Cayó en mis manos un ejemplar de la única revista homosexual de circulación nacional, el “Macho Tips” y me atreví incluso a poner un aviso en la sección de personales, donde voy a “anunciarme” en un mercado más amplio.
Contesté algunas cartas de esa sección de clasificados, y saqué en el Correo Central el Apartado 146 para este efecto*, a ver que me espera en esa pequeña cajita de correos… Será el amor quien me llegue a través de un sobre?
De ser esto cierto, y que en un sobre llegue la firma de ese alguien nuevo para mí, significará que los pasos que estoy dando son los correctos, y esta vez voy a defender con uñas y dientes ese amor porque ya sé que no es fácil recuperarlo… tantas noches de soledad me lo dicen.

Monterrey, N. L. Abril 13, 1988. -



* El Apartado Postal 146 lo dejé en 1990, así que no me escribas ahí… ya te diré al final del libro mi dirección actual.

CAPITULO XII

Cócito, el río del infierno griego.
Pensé en tantos títulos para este capítulo, pero este fue el más adecuado, Cócito era el río del infierno griego, formado por las lágrimas de los malvados. Eso es precisamente lo que siento hoy, una inmensidad de vacío que me llena de desesperación, como si se tratara de la condena de uno de esos malvados, cuyo crimen, en mi caso, es uno de los peores… el de la homosexualidad.
No sé porqué me siento tan solo, ahora estoy escribiendo motivado por la vergüenza que tengo de tener sentimientos… cómo me gustaría simplemente apagarlos y callarlos de alguna manera. Esas necesidades insatisfechas hacen que poco a poco, y en forma muy dolorosa, me vaya endureciendo.
Esta noche me percaté de que estoy tomando las aventuras como eso, una simple expresión de piel, en lugar de como el cometido entre dos personas que se quieren, que de alguna manera se comprenden. Me siento a veces medio sucio de estar acostándome casi con cualquiera que me gusta… creo que esto es simplemente una especie de crisis de valores y de moral.
Todo esto es el resultado de un episodio ocurrido entre Miguel Ancira y yo. Iván Acosta, él y yo nos fuimos al “Scorpio”, pasamos la velada como de costumbre, ellos bebieron y todos bailamos. Llevé a Iván a su casa y de ahí nos enfilamos Miguel y yo a su departamento….
- Anda Lito, subí a mi departamento aunque sea un momento…

- Pero Miguel… Son ya las 2 de la mañana!

- Anda… un ratito solamente…

- De acuerdo, pero solo un momento… De acuerdo?

Subí al dichoso departamento y, como era de esperarse comenzó a besarme… a los pocos minutos yacía desnudo frente a mí y me dijo…
- Vení Lito… acércate… Quiero que sepas que te amo… que te amo desde que te vi por vez primera…
Me di asco… Lo aparté de mí y finalmente me retiré sin decirle nada. Me sentí tan mal de que me confesara amor y lo único que yo pobremente estaba por expresarle era una simple relación sexual. Cómo jugar con los sentimientos de alguien? A veces, en aras de un encuentro de cuerpos, uno se vale de lo que sea… incluso de romperle el corazón a alguien más, pero yo no soy así… todavía no soy así.

Sé que Miguel se siente confundido por mi proceder, pero ya tendré la oportunidad de decirle mis razones. Probablemente pensó que no me agradó verlo desnudo, lo cual es una mentira, más me dolió verle desnudo emocionalmente, con la vulnerabilidad de expresar ese “Lito, te amo” con la mirada frágil y llena de ilusión.


De ninguna manera pienso hacer lo que me hicieron a mí!

Monterrey, N. L. Abril 24, 1988. -

Buenos días! Son las 12:39 del mediodía y anoche, es decir esta madrugada, llegué al filo de las 3… Batallé para poder conciliar el sueño. El día de ayer fue uno de esos que reiteran el título de este capítulo como algo real en mi vida.
Ayer me levanté como si fuera un día cualquiera, sin imaginar que nuevamente mis emociones serían el blanco de los juegos del destino, en esa montaña rusa de altas y bajas que suceden cuando ese destino se aburre de verme quieto y comenzando a recuperar mi tranquilidad.
Por la mañana me encontré con Héctor en la calle, él es uno de los miembros “selectos” del Séquito de la imbécil de Marina Emma González, el único que me había gustado de ese grupo, pero que al saberlo se hizo el difícil e interesante para darme una cita…
- Pero Lito! Qué gusto de verte! Que fenómeno te ves con esos lentes… Apenas pude reconocerte…

- Gracias Héctor.

- Qué tenés que hacer? Te invito a comer…

- Tengo que hacer unas vueltas aquí en el centro, pero me encantaría comer con vos… Dame unos 20 minutos y nos vemos en…

- Te parecé en el restaurante VIP’s de aquí del centro?? - Me dijo animado.

- Pero por supuesto! - Le dije sonriendo.


Los lentes me los ponía más por mariconería que por necesitarlos, lo de la invitación me salía muy macanuda… Yo no tenía ninguna intención de verlo para comer, pero me dio la dorada oportunidad de que se invirtieran los papeles… ahora era yo quien lo dejaría plantado. Disfruté cada uno de esos 20 minutos y de otros 15 que debió tardar para darse cuenta de mi plantón!
Por la tarde, tras comer en mi casa, escribí algunas cartas de gente a las que conocí por sus anuncios clasificados del “Macho Tips”, ellos son de Veracruz, Jalisco, Aguascalientes y la Baja California… Espero que te des cuenta de lo que yo mismo he intuído al respecto, todos esos anuncios de revista traducen el mismo sentimiento… Soledad.
Por la tarde Iván y yo fuimos a una función de teatro que hacía el grupo de Eric de León, pero en todo el evento ni siquiera se acercó a saludarme ni una sola vez… lo mucho que yo le importaba!
Ya de noche nos fuimos Iván y yo al “Scorpio” y ahí, además de encontrarnos a Ruth, nos dimos cuenta de que era noche de “Fieles Difuntos”… Tenés razón, la nota es de Mayo, pero cuando se aparecen los “Muertos” es que debe ser honorariamente un 2 de Noviembre. Anoche Cassandra de Monteblanc y el imbécil de La Redondel se aparecieron en mi vida otra vez… Y al mismo tiempo!
Anoche la conductora oficial del Travesti Show, “Grecia”, se dirigió a Ruth y a mí frente a toda la concurrencia, mientras tenía el micrófono en la mano y desde la pista nos decía…
- Y ustedes qué? Sí… sí, ustedes dos… Ay! Pero que bonito te ves con lentes… Verdad que se ve bien bonito?? Bueno, pero qué coños con ustedes, son bugas o qué??? Eso es lo que nuestra distinguida concurrencia se ha preguntado toda la noche.
Ruth se sonrió y le contestó nerviosa…
- Bugas?

- Sí hombre… No te hagás el imbécil… Heterosexuales… Son novios o qué??

- Somos… Somos… Somos esposos! - Exclamó Ruth en medio de una carcajada.

- Para nada! - Exclamé en voz muy alta.

- Ay! Pues qué pena… porque la que me había gustado eras… eras vos! - Le dijo a Ruth.
“Grecia” continuó sus presentaciones y me dijo Ruth…
- Por qué creés que nos habrá preguntado eso la tal “Grecia”??

- Andate a saber… Tal vez porque cuando bailamos nos miramos mucho… y con cariño.

- Eso además de que sos bastante guapo Lito… aún a pesar de esos horrorosos lentes.

- No te gustan?

- Claro que nó! Tenés muy bonitos ojos como para que los disimules.
Ruth y yo nos fuimos a bailar y en medio de la pista me hizo un comentario que me dejó helado…
- Qué no es aquella Cassandra??

Me volteé a mirarla y ella ni siquiera se había dado cuenta de que yo existía, pero al transcurrir de los minutos noté de reojo que no me quitaba la mirada de encima. Cassandra estaba en uno de sus papeles más insistentes, pero ya no caería más en su juego.


Por parte de los tipos tuve bastante suerte, mucha gente me miró… pero sin duda la mirada más persistente fue la de Arturo, quien lo hacía con verdadera vehemencia, tal vez para averiguar si había el más leve esbozo de una intención de cualquier tipo de mi persona hacia él… Nada más lejano de la verdad!
Cuando me fastidié de esas miradas por parte de Cassandra y de Arturo, me perdí entre el bullicio de las figuras dantescas de las locas bailando en mitad de la intermitentemente iluminada pista, me deshice de Ruth para ir al baño y justo antes de llegar a la puerta me tomó del brazo Rogelio Villarreal, amigo de Arturo y por el cual La Redondel se salió de casa de Adrián Adame…
- Te mandan muchos abrazos, saludos y besos…

- No me digás?? Y se puede saber de parte de quién? - Le respondí con cinismo.

- Vos sabrás Noel! - Me dijo con una sonrisa igualmente cínica.

- Pues… no se me ocurre…

- Ay Noel, no te hagás el imbécil… De parte de… de con quien anduviste…

- Mirá… ni me pases sus saludos ni sus deseos porque me da sífilis! Dile que…. Mirá mejor no le digás nada. Ni siquiera le digás que me pasaste sus recados… Y te dejo porque tengo muchas ganas de orinar.

- Pues que bueno que no lo tomes en cuenta! Los de su calaña se merecen estar en el suelo como la basura que son…

- Y vos te decís su amigo Rogelio?? - Le dije al momento de retirarme al baño.


Me molestó hasta cierto punto ese comentario porque solo habla mal de todo el grupo de gente que están al rededor de Arturo… pero qué se puede esperar de alguien como Larrondel que ni siquiera sabe lo que quiere.
De alguna manera saldré adelante, y cuando revise estas líneas en el futuro, sabré desde dónde inicié mi marcha de reencontrarme a mí mismo… Necesito no sentir esta tristeza tan agobiante!

Monterrey, N. L. Mayo 5, 1988. -

Heme aquí escribiendo de nueva cuenta tras mucho tiempo de no hacerlo. Como ya es usual me fui a la Ciudad de México, en esta ocasión a hacer los trámites de una papelería y me quedé como de costumbre en casa de las abuelas Fernando y Mario, ellos me inyectan mucha vida… No puedo estar triste cuando me la paso con ellos…
Me llevaron a bailar a varios bares, tuve alguna suerte, pero nada más… No andaba de humor y algunos de los tipos que me miraron no eran del todo agradables para mí, y a los que me llamaban la atención no los gusté… la historia de siempre. Regresé a Monterrey
Precisamente al regresar volví a ver a Alan Summerlander, a quien rechacé hace dos años por irme a hacer una relación con Arturo. Nos topamos por coincidencia cuando asistimos al mismo teatro…
- Lito! Noel!!

- Sí? Alan! Qué hacés aquí?? Qué gusto de verte!

- A mí también me da gusto verte! Luego de haberme ido a Nebraska, a la Universidad, pensé que no volvería, pero aquí me tenés. Regresé a tramitar unos papeles que me tomará algunos meses tener completos.

- Meses? Supongo que los pasarás en estas tierras…

- Sí… Pero debo decirte que han pasado muchas cosas, entre ellas aquella chica de allá… es mi novia y hemos pensado en casarnos…

- Novia??? Vos??? - Le dije incrédulo.

- Pues… es que ya no soy… así… - Me dijo sonriendo.

- Mirá, a estas alturas sé lo que sos y lo que no sos… pero si has decidido en tomar una resolución, yo no soy quien para discutirla. Pero… Rordás lo bacán que nos la pasábamos juntos?? - Le dije con picardía.

- S-Sí… - Me respondió con una sonrisa nerviosa.

Al día siguiente nos quedamos de ver en Galerías Monterrey para hablar de este asunto un poco más tranquilamente. A la salida nos llevamos comiendo nieves de yoghurt y yo iba manejando. A los pocos minutos de estar en la calle tuve que hacer una escaramuza porque alguien no me vio y me dio un cerrón con su auto.


Para evitar el accidente me vacié parte de la nieve entre las piernas y Alan me “ayudó” a limpiarme, usando su pañuelo recorrió mi cuerpo y me di cuenta de que no estaba exclusivamente buscando una forma de limpiarme simplemente, sus manos se percataron de mi excitación.
Nos fuimos a mi casa a que me bañara y lavara mi ropa. Cuando salí vestía unos shorts y una camiseta, me dijo que me veía muy bien. Le dije que buscara algo en un cajón y se topó con unas revistas de tipos encuerados que me habían dado a guardar Iván y Pedro.
Las tomó y me dijo que si las podía ver, yo lo acompañé y mientras lo hacíamos me dijo…
- No te acerques tanto Noel…

- Y por qué nó si puede saberse???

- Puessssss…. - Me dijo sonriendo.
Nos besamos e iniciamos el encuentro que tanto deseábamos. Nos vestimos y lo llevé a su casa.
De regreso me puse a contestar algunas de las cartas que me han llegado, he recibido fotos de chicos muy bien parecidos, algunos casi desnudos! Lo malo es la distancia geográfica.
Por cierto que de mi anuncio todavía nada se ha publicado en la revista “Macho Tips”, a ver si con el siguiente número! Realmente me encantaría saber que ahora soy yo quien se exhibe en este aparador de la homosexualidad nacional.
Hasta aquí termina esta entrada, espero que la próxima no demore tanto en ser escrita.

Monterrey, N. L. Junio 18, 1988. -

Bien tengo más cosas que reportarte, lo trataré de hacer cronológicamente. Lo primero es que dejé abierta mi caja fuerte que está en mi pieza, la cual está llena de revistas pornográficas, cartas y hasta este libro! Como estaban ahí unos dólares que tenía de mis hermanos, Mónica me dijo que ella tomó la plata pero nada más.
Corrí a cerciorarme sobre este particular, y en efecto la caja permanecía abierta, todo estaba ahí, a excepción de los famosos dólares. Estoy histérico… habrán visto lo que estaba en mi caja fuerte? Los dólares estaban a la vista, pero la curiosidad es muy natural, y no se requería de abrir mucho la caja fuerte para ver sus contenidos.
Ahora recuerdo las miles de historias que andan por ahí en el ambiente, en las cuales los padres y hermanos les descubren el “numerito” de su homosexualidad a los maricones, debido a errores como estos que dejan al descubierto papeles reveladores como los que yo dejé al alcance de Mónica.
Esa es otra de las razones para que nosotros escribamos con un sobrenombre femenino, en caso de que un accidente como este suceda, nadie se sospeche de los verdaderos personajes, autores ni destinatarios de estos escritos… testigos de la condenable conducta entre dos seres del mismo sexo.
Por otra parte Alan Summerlander me invitó a su departamento, estaba recién bañado y pues lo demás ya te lo imaginarás… Me da gusto saber que Alan finalmente decidió quedarse de “este lado de la rayita”. Mientras él no esté seguro de irse a la heterosexualidad no es bueno emigrar a ese sitio, porque se hieren los sentimientos de muchos, inclusive los propios, en caso de no tenerse la seguridad ni la certeza de un cambio sincero.
Por otra parte el 25 de Junio por la noche me fui al “Scorpio” con Carlos E. Robles, al llegar nos fuimos a la pista de baile y de pronto Carlos se fue a la barra a comprarse una bebida, yo decliné su oferta de una copa por estar manejando…
- Lito, sabés por qué me tardé en la barra??

- Porque además de loca horrible, estúpida e imbécila pues…

- No hombre! En serio!

- No sé Carlos, pero estoy seguro que me lo vas a decir. - Le dije con una sonrisa.

- Pues porque mientras estaba en la barra alguien me tomó por la cintura y me preguntó por ti… es más me mandó un recado para vos.

- No me digás… de quién?? - Le dije con cierta resignación pensando en el tal Larrondel.

- Es Cassandra de Monteblanc, me dijo algo que no entendí, pero que me imagino de que se trata. Me dijo que te quiere muchísimo y que todavía tenía perro guardián…
Sin duda se refería a Marina Emma González, continuó…
- …me dijo también que la vida daba muchas oportunidades y que a ella le gustaría tener una más con vos.
Carlos me dijo que Cassandra se estaba yendo cuando lo vio, él fue muy prudente y no me preguntó por mi parecer sobre el mensaje de Cassandra de Monteblanc.
El resto de la estancia en el “Scorpio” fue más callado por parte mía y Carlos respetaba mis silencios, sabía que mis ideas cabalgaban junto a Cassandra y que mis sentimientos estaban en mitad de una guerra con ellos mismos, en batallas tan desorganizadas como las estridentes notas musicales del sitio donde nos encontrábamos.
Sin embargo te lo voy a decir a ti que leés este libro, no creo que podremos volver otra vez Cassandra y yo en una relación como la que tuvimos, es más no sé si alguna vez salga de mi panteón particular, pero mientras tanto allí se queda en calidad de inquilina permanente!
No soy perro para responder a su primer tronido de dedos, y tras lo que le ha hecho a Diana Puerto, pues la verdad no me quedan ganas de darle ninguna oportunidad… cierto es que la extraño, pero por lo pronto a los Muertos hay que dejarlos descansar en Paz.

Monterrey, N. L. Julio 20, 1988. -



Pues una noticia en la familia, mi hermano se casó. No he hablado mucho de él en este libro porque jamás he estado cerca emocionalmente de él, sus puntos de vista sobre la vida son tan superficiales que todo lo centra en lo metalizado de la plata, basa el triunfo de cualquiera en los montos económicos que puede amasar.
Yo pienso todo lo opuesto. La familia, los valores humanos, las emociones y las experiencias son lo verdaderamente importante. Prefiero sembrar en la gente que en una cuenta de banco.
En fin, se casó y esa boda será tal vez la única que se dé en la familia hasta que mi hermana se case. No creo en un matrimonio arreglado, aunque quien sabe lo que me depare el futuro. Vivimos en una sociedad y no soy yo quien inicie el movimiento de liberación homosexual.
Bien, Alejandra del Moral fue mi acompañante en ese evento, y al dejarla a su casa luego de un rato en la recepción, comenzó a llover, yo tenía que regresarme y… un imbécil salió de la calle sin mirar, el resultado fue un accidente. Pero salí con vida… yerba mala nunca muere!
Mi abuelita materna, la única que me queda (además de las abuelas Fernando y Mario !!!) sufrió un infarto cerebral y está sin reconocer a nadie, hablando incoherencias… Realmente da dolor ver que una persona como ella, tan útil y activa, se redujo a ser lo que hoy es. Pronto se va a ir a reunir con mi abuelo… lo sé.
Por otra parte mis relaciones postales continúan viento en popa, uno de ellos incluso me llamó por teléfono, se llama Federico y es de Aguascalientes, pretende llevar la cosa a un plano más personal… a lo cual realmente no pienso negarme… especialmente tras ver sus fotografías! Pero tampoco este mes he visto anunciado my clasificado en la tal revista “Macho Tips”.
Cambiando de tema, ayer me tocó ver un programa en la televisión, auspiciado por la Cruz Roja Internacional, sobre el SIDA. De verdad que es muy duro ver cómo se van destruyendo, tan lentamente, los seres humanos víctimas de esta “Peste del Siglo XX”. Necesito hacerme el examen pronto para saber de cierto lo que pasa conmigo.
He pensado que, si llego a estar contaminado, me voy a dedicar a viajar y conocer mundo y gente, eso sí sin meterme sexualmente con nadie pues no quiero condenar a alguien a mi destino. Pero, por otro lado, si llego a estar sano, me voy a portar como monja!!
Y es que esto del SIDA es así, las estadísticas son algo que no pueden tomarse como confiable, hay ( habemos ???) transmisores asintomáticos que contagian la enfermedad de un lado a otro sin siquiera darse cuenta de lo que ocurre!
A este punto, hoy por hoy, es un sentimiento generalizado entre los maricones, que todos terminaremos inminentemente con el virus de HIV en nuestra sangre… como llegar a la vejez o perder los dientes… Esto es ya algo tan natural como el cáncer o padecer del corazón.
Es una pena que antes se cuidara uno del colesterol, de una dieta saludable y hasta de la bebida, pero como es prácticamente imposible contener el apetito sexual, pues el campo de batalla para conservar la salud es ahora una cama, que está perfumada del calor de una aventura y como la Muerte por testigo.

Y lo peor es que esta ruleta rusa de los maricas ya no se circunscribe a quienes, como yo, gustamos de tener un encuentro entre seres del mismo sexo… Hay demasiados “visitantes” de diversos estratos de la sexualidad humana, que se han convertido en los que verdaderamente arriesgan las vidas de inocentes como esposas e hijos.


Y no es que la homosexualidad y la drogadicción sean sinónimos, ya que una tiene que ver con la degradación física y moral por el placer y la segunda con práctica sexual que puede o no conllevar a una degeneración personal; pero ambas son terriblemente riesgosas en lo que al SIDA se refiere. Hay tantos a quienes les parece fácil la vida… y la muerte.
Yo mismo estuve a punto de acostarme incluso con la muerte misma, esa noche en que terminé con Arturo. El SIDA no entiende de razones, lo mismo le da ser transmitido por el despecho, como en mi caso, que por el sabor de una peligrosa combinación de alcohol, drogas y sexo inseguro.

Ojalá que la Muerte no visite mi cama disfrazada de una sonrisa cordial, y que Dios, mi buen juicio y el destino me permitan ver sus descarnados labios, su eterna carcajada burlona y sus helados brazos en las caricias ardientes de alguien que comparta mi lecho.

Monterrey, N. L. Agosto 3, 1988. -

Pues en estos días me llamó en estos días Federico, el chico con el que me escribo, para decirme que se va por espacio de un año a los Estados Unidos, a California, a fin de cursar unas materias en aquel lugar, y así perfeccionar el inglés. Me pide que lo vaya a visitar antes de que se vaya en un par de semanas, pero yo la verdad tengo miedo.


El me ha comentado que no es una persona muy segura en sus prácticas sexuales, y yo no pienso ir a Aguascalientes a contagiarme de algo como el SIDA. Pero con todo y mis pensamientos anteayer compré el boleto para ir a visitarlo. Confiaré en mi buen juicio y advertiré cualquier conducta arriesgada…
Por la noche me fui al consabido “Scorpio” y ahí me quedé como el peor de los hombres…. SOLO! Por espacio de dos horas me quedé sentado en una de las mesitas, viendo como pasaban los demás homosexuales a bailar y a divertirse. Me sonreí con un par de tipos, y finalmente me vino a rescatar de esa cita con la soledad Daniela, una de las amigas de Ruth García.
Salimos a bailar y de golpe otro de los chicos que visitaban el lugar entró en escena… Se trataba de un chico bastante afeminado, pero muy guapo que ya conocía de antes. Se trata un chico que hace trasvesti y su nombre artístico es “La Natasha”, el cual me pretende muy tranquilamente desde hace varios meses.
Pero se percató que yo estaba interesado en el par de tipos con quienes me estaba sonriendo esa noche, por lo que me dejó solo…
- Te dejo entonces Lito.

- De acuerdo… No te molesta dejarme solo verdad??

- Por qué habría de sentirme mal? Sé de sobra que mi cariño no lo podré realizar con vos porque… porque sos inalcanzable para mí.

- Por favor no digás eso!

- Ambos lo sabemos, no me tengás lástima. - Me dijo mientras me besaba y se retiraba.
Ambos chicos estaban juntos en el mismo lado del lugar, ambos me miraban y yo esperaba que alguno de ellos diera el primer paso. Cualquiera de ellos estaba muy macanudo para que lo conociera. Finalmente uno de ellos, el de los ojos claros, se acercó…
- Hola, cómo te va? - Me dijo con su voz ciertamente aguda, pero varonil.

- Bien… Y a ti?

- Ahora mejor. Me llamo Francisco, Francisco Aldape.

- Tanto gusto. Me llamo Noel.


Miré el reloj y eran las 3:45 del 14 de Agosto. De pronto apareció ante mí una figura muy familiar que me sonreía al tiempo de decirme…

- Hola Lito… No me presentas???

- Eric! Cómo estás??? Te presento a Francisco, él es Eric de León.

La noche se presentaba interesante. Eric era aquel chico amigo de Mónica mi hermana, el cual había descuidado tanto su relación conmigo al grado de que decidí alejarlo de mi vida.


Comenzó a hacer comentarios sobre que bailáramos juntos él y yo, pero yo me hice el tonto… No iba a dejar de conocer a alguien por pasarme un tiempo con Eric, especialmente a sabiendas de que no progresaría esa situación en otra cosa más profunda… No creo en las curas milagrosas y menos en cambios tan radicales de carácter. Estaba seguro de que Eric era el mismo.

Me arrastré a uno de los saloncitos laterales a Francisco y charlamos en nuestra mutua compañía, ya que el resto de las mesas estaban vacías. El humo habitual del cigarrillo y las notas desordenadas de la estrepitosa música nos invitaban a acercarnos para charlar…


- Nunca te había visto por aquí Francisco…

- Es que soy de Torreón.

- Sabés que sos muy guapo? Anda, no seas mala gente y dame un beso…

- N-No puedo… - Me dijo perturbado.

- Y por qué nó si puede saberse?

- Porque… es que… Me da vergüenza.

Esa palabra casi nunca pronunciada en el “Scorpio” me hizo pensar en que Francisco no tiene muchas horas de vuelo en esto del ambiente. Eso me hizo interesarme aún más en él y en desear más un beso suyo. Logré convencerlo y las sombras de ese lugar, que eran sorprendidas por las luces intermitentes, fueron testigos de un beso más entre dos seres del mismo sexo.
Dejé mi auto en casa y nos enfilamos, a eso de las 5:30 de la madrugada, a charlar al restaurante VIP’s del centro. Durante el trayecto me comentó que yo era su segunda experiencia en sus 24 años de edad, lo cual se lo creí por completo, especialmente por su forma de hablar… parecía un chico de 15!
Aún a pesar de esto hay algo que no me terminó de convencer del chico… y no sé que es a ciencia cierta. Sin embargo el tipo me gusta y tras ese desayuno buscamos un hotel para estar juntos. No fue cosa fácil, todos estaban a reventar…
Cuando conseguimos uno, él se registró como Francisco Anderson para “despistar”. Cuando llegamos a la pieza del segundo piso, cerramos la puerta y comenzamos a besarnos y nuestras manos a explorar el horizonte del contrario, sus manos pronto encontraron el primero de los botones de mi camisa, y por el temblor de su ansia tardó un poco en desabrocharlo.
Sin embargo su paciencia estaba al límite y casi me arranca los demás botones de la camisa a fin de liberar mi cuerpo de esa ropa. Yo hice lo mismo con su camisa, aunque de una manera más ordenada, nuestros labios seguían en esa conversación sin palabras. Mi pecho limpio de vello, y el suyo poblado de él, quedaron delineados por la tímida mirada de un foco que quedó prendido indiscretamente al fondo del pasillo…
Luego de que nos compartimos , charlamos de trivialidades en la cama, mientras nuestros cuerpos desnudos yacían tranquilos luego de la batalla. Nos despedimos a las 10 de la mañana y quedamos de vernos a las 4 de la tarde. Merendamos juntos y se regresó a Torreón.
Por la tarde, ya que se fue Francisco, cancelé mi boleto para Aguascalientes… necesitaba un pretexto para no ir a exponerme a estar con una persona de alto riesgo, y Francisco se convirtió en esa razón… Delicioso pretexto!
En lo que respecta a Francisco no creo en las relaciones de larga distancia, porque se requiere de una cercanía física y constante para poder salir adelante en un plano más que físico. Si bien la cama es importante, el lado emocional es todavía más demandante. Pero por lo pronto me la voy a pasar fenómeno y a intentar olvidarme de la soledad… a ver cuánto me dura este gusto.

Monterrey, N. L. Agosto 16, 1988. -

Pues llegó Francisco de Torreón tal como lo prometió el día 24, pero no se quedó el fin de semana porque tenía que retirarse de inmediato a Piedras Negras… Sí, sí… ya sé que Piedras Negras y Monterrey están a rumbos opuestos de la geografía, especialmente desde Torreón, pero Francisco me dijo que quería verme.
Nos fuimos al Apartado Postal y ahí me enteré de que me había enviado 2 postales, una en la que me dice que me extraña y la otra en la que me dice que le gusto mucho. Sin embargo no me ciego… Amor de Lejos… de Boludos!
Por las cartas que me he cruzado con alguna gente de la República, me he enterado que muchos de ellos se iniciaron en este mundo de la homosexualidad tras una violación, un episodio de caricias por parte de una persona de más edad y hasta de incesto entre primos.
Tal vez este tipo de situaciones sean más comunes de lo que yo imagino, pero la verdad yo estoy más que agradecido con la vida por no haber tenido que sufrir algo como esto como carta de presentación para ser “gente de ambiente”.
Hoy acepté un trabajo en la Preparatoria para dar clases, no lo hago por pasar estrecheces económicas de ningún tipo, ya que Gracias a Dios en mi casa no me falta nada… pero necesito sentirme útil y conocer cómo es el mundo real de los adultos. Además siempre quise dar clases de Historia de México… me encanta!!!!

Monterrey, N. L. Agosto 26, 1988. -

Pues nuevamente Francisco regresó a la ciudad, nos dimos la oportunidad de charlar más y, aunque todavía me parece demasiado bueno para ser cierto, no dejo de poner los pies en la tierra y estar preparado para que toda esa cultura y dinero que muestra, se transforme en drogas, mafia, etc.
Tal vez esté prejuzgando, pero “La Burra no era arisca… la hicieron entre todos”! De cualquier forma el plano emocional nada tiene que ver con el físico y terminamos hospedándonos en el hotel de la vez pasada… esta vez se registró como Francisco Remington para “despistar”.
Este tipo de detalles “para despistar” son los que me hacen pensar dos veces al respecto de Francisco Aldape, alias Anderson, Remington. A ver que Dios dice en el futuro… Por lo pronto mi soledad se empieza a ir a ratos, aunque todavía pienso mucho en Arturo… qué estúpido soy verdad??
Monterrey, N. L. Agosto 28, 1988 . -

Fui a un simposium sobre el SIDA en al Auditorio NOVA, me quedé aterrado de ver cómo es esta enfermedad. Conocí personalmente a quien se encarga de tratar este tipo de pacientes… quedan tan destruidos por la enfermedad… tanto que quedan irreconocibles.


Es una guerra de nervios una vez que saben del fallo positivo al virus del SIDA y el día en que realmente aparecen los primeros síntomas. Y lo que más me molesta es el pensar de muchos maricones a este respecto… “Si me contagio me llevo a los que pueda conmigo!” Y esto es la plenitud descriptiva, puesta en una frase, del más puro e ignorante egoísmo.
Me pongo a pensar también en lo fácil que se puede perder la vida en una acostada por deseo, lo poco importante que es a veces la vida misma cuando se trata de satisfacer la vanidad… yo mismo he sido víctima de este pensamiento de la acostada barata de una noche que, a veces, resulta más caro que a simple vista…
Habré sido condenado por esta forma tan irresponsable de proceder? Necesito hacerme el examen del SIDA lo más pronto que pueda… pero dónde? Cómo??
En otros puntos menos profundos y filosóficos, pero más de acuerdo a mi realidad… Me llamó intempestivamente Diana desde León…
- Hola Lito! Cómo estás! Tal vez te sorprenda mi llamada pero es para invitarte a una fiesta que daré en León, vendrán unos amigos de Guadalajara que quiero que conozcas. No te apures por el boleto, ya te lo giré y solo es cosa de que lo recojas en el aeropuerto el viernes… sales a las…

- Esperá Diana… esto no me suena coherente…

- Cassandra lleva un mes de regreso aquí en León y…

- Ya sabía que tanta generosidad no era de a gratis! - Le interrumpí.

- Cassandra está muy arrepentida Lito… de verdad!

- Y al primer tronido de dedos vas desmadrándote a hacer su divina y santa voluntad… Pero qué tonta sos Diana. Tu amor por ella es enfermizo en verdad…

- Te manda saludar Lito…

- No me interesan sus saludos… te lo digo en serio. Esa es la verdadera intención de tu invitación a León, verdad?

- Estoy segura de que si vos y Cassandra se sientan a charlar…

- No tiene caso. Gracias por tu llamado. Recibí un beso para vos Diana.

- Vendrás? - Preguntó con voz suplicante.

- Ni por error! Cuándo vienes vos a Monterrey?

- Tal vez en un mes o algo así.

- Procuraremos vernos entonces. Cuídate mucho.


Nos despedimos con cordialidad. Yo realmente me siento muy bien de saber que Cassandra tiene las mismas ganas de venir y abrazarme como yo las tengo de verla y charlar, pero la cosa no es tan fácil. Siempre he dicho que “De orgullo no se come, pero se vive mejor con uno mismo”…
Tal vez piense seriamente en revisar mis sentimientos sobre Cassandra para Diciembre 18, cuando se cumpla un año de lo que me hizo, pero ya Dios dirá que pasa entonces. La primera vez que alguien sorprende tu buena voluntad es culpa de ellos por su malicia, la segunda es culpa tuya por boludo!

Por lo pronto hoy es Martes 13, ni te cases ni te embarques!

Monterrey, N. L. Septiembre 13, 1988. -

Dios mío! No puedo creer lo que vieron mis ojos!!! El Río Santa Catarina lleno de aguas caudalosas y con olas de hasta 3 metros, desbordándose en varios tramos. Acabaron con secciones enteras de la avenida Constitución. No se había visto cosa igual desde Septiembre 16 de 1910!


Dos autobuses repletos de gente se llevó la corriente, además de incontables casos de pérdidas humanas, materiales, etc. Yo hubiera sido una de las víctimas sin duda, pero mi mala cabeza y un olvido providencial me hicieron retrasar una vez más la cita con la muerte.
Solo se dieron unas horas de aviso de que el Huracán “Gilberto” se dirigía a Monterrey, pero por estar lleno de montañas nadie supuso las tragedias que se sobrevendrían en la ciudad. Esa noche del 14 de Septiembre yo me la pasé en casa de un amigo de ambiente, Gustavo, quien vivía en la Ciudad de México y que ya tenía unos meses de haberse regresado a Monterrey con su amante.
Me habían insistido en que me presentara a su celebración de 2 años de estar juntos porque de alguna manera me aprecian mucho, y me habían hecho la famosa invitación para asistir por lo menos desde hacía un mes, así que no iba a faltar y menos por un huracán que “chocaría en las montañas”.
Iván Acosta me acompañó a la reunión que estuvo muy buena, salvo por las verdaderas tormentas que nos obligaron a cerrar los enormes ventanales de la casona antigua en que viven Gustavo y su amante, el resto estuvo muy ágil y divertido, la comida estupenda. A eso de las 2:30 de la mañana nos retiramos Iván y yo.
Cuando llegamos al auto estábamos ensopados por la lluvia, todas las calles de la ciudad estaban anegadas, el auto de mi madre, que conducía esa noche, se movía para todos lados. Supuse que las calles pequeñas estarían inundadas por las increíbles cantidades de agua que se vertían en la ciudad, así que le dije a Iván…
- Oí, se me hace que tomamos Avenida Constitución para evitar estas callecitas inundadas.

- C-Como quieras… pero procura que lleguemos bien… - Me dijo con nerviosismo.


La casa de Gustavo está por la placita de La Luz, y por andar cuidándome de manejar despacio y evitar un accidente, me fui por la calle de Washington y se me olvidó doblar en Zaragoza hacia el Sur… A dios Gracias no lo hice! El crucero de Constitución y Zaragoza había desaparecido al doblar al Oriente!
Precisamente al ser arrastrado ese tramo de asfalto por las caudalosas aguas, ese punto se había convertido en una trampa mortal para cualquier conductor que intentara utilizarlo, debido a lo impredecible de su ubicación… así 14 autos desaparecieron en ese mismo cruce, esto según los diarios y la televisión… con el mío hubieran sido 15 sin duda.
Descansen en Paz los que se fueron y agradezco a Dios por su infinita protección.

Monterrey, N. L. Septiembre 18, 1988. -


Hoy me gradué de la carrera. Todos mis amigos y alumnos de la Facultad estaban abarrotando el Auditorio donde una compañera mía y yo defendimos juntos una tesis, que años más tarde reformaría el currículum de nuestra carrera.


Como el examen era de tipo tesis, era abierto y mis padres y Mónica mi hermana estuvieron ahí… Soy el primero de los hijos en darles un diploma a mis padres… estoy tan satisfecho….! Mis padres estaban tan orgullosos! Ah! Pero este cuadro perfecto no podría haberse quedado sin estar salpicado de la mariconería.
Se nos instruyó, una vez que fuimos aprobados por unanimidad con mención honorífica, que primero ella y luego yo, haríamos el juramento por turnos… y con ello terminar oficialmente la carrera.
Sin embargo el nombre de mi compañera de Tesis era… Lulú! Así que cuando dijeron en voz alta… “Lulú levanta la mano derecha para el juramento” ella y yo lo hicimos al mismo tiempo! Nadie pareció notar el incidente, pero yo estaba que me moría de la risa por mis adentros… y todo por mi nombre femenino en el ambiente!
A quien abracé primero fue a mi padre, ya que mi madre estaba abrazando a Lulú, quien se supo ganar el título de la mejor de las compañeras durante toda la carrera. Cuando abrazaba a papá le dije…
- Gracias por haberme dado clase! - refiriéndome a la escuela.

- No mi hijito… La clase la llevás en el corazón! - Me dijo emocionado.


Por la noche estaba que no podía más con la emoción. Por la noche me llamó la abuela Fernando desde Lyon, Francia…
- Felicidades nieta mía. Oí Lulú, no pude estar hoy con vos porque pues… Mirá vos como son estas cosas de los negocios. Pero te tengo un regalo… mide como 1.80, tiene los ojos azules y tiene un trasero… mmmmmmmhhhhhhhh!!! Nomás lo uso primero y luego te lo paso!

- Estúpida! Gracias por llamarme anciana… sobre todo gracias por acordarte.

- En serio que te tenemos un regalo Mario y yo, pero ya habrá oportunidad de que sepas de qué se trata.

- Entonces lo del tipo de ojos azules era una broma… Qué cruel sos anciana!

- Y vos que putarraca Lulú! Es una sorpresa, ya te daremos más detalles… Te dejo guapa porque aquí son como las 5 de la mañana…
Colgué con la anciana maligna y casi de inmediato sonó el teléfono otra vez, era la abuela Mario, llamaba desde Colonia, Alemania…
- Pues qué elegantas vos y la abuela Fernando! - Le dije bromeando por estar ambos en Europa.

- Pues así somos las de “sangre azul”, no como otras “pobras” de lo peor que están en Monterrey!

- Pelada! - Le dije riendo.

- Oí boluda, ya te dijo mi maridito de lo de tu regalo? Después de todo sos la primera de nuestras nietas que se gradúa!

- Algo me contó, pero no me dio pormenores… Qué es abuela?

- Cuando regresemos a México mi marido y yo lo sabrás.

- El que se hayan acordado Fernando y vos es más que suficiente, de veras.
Tras unos minutos colgué la bocina, terminando la conversación telefónica, y con esto un día lleno de emociones.
No todo es sexo en la vida de un homosexual!!!

Monterrey, N. L. Octubre 6, 1988. -





Compartir con tus amigos:
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   14


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad