Borrador Unidad II



Descargar 132 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión03.12.2017
Tamaño132 Kb.
Vistas171
Descargas0
  1   2   3



Desarrollos en el Estudio de la Conducta Humana
José Töpf

Índice



  • Ruptura con la Psicología de la conciencia y el método de la introspección..........................................................................................3

  • Conceptos teóricos fundantes de una Psicología de la conducta humana..................................................................................................7




  • La búsqueda de un objeto de estudios que permita fundar una psicología científica...............................................................................9




  • La conducta como unidad de análisis y el método objetivo: observación, medición, reproductividad y predictibilidad.

Esbozo de las corrientes objetivas en psicología..................................


  • Antecedentes del conductismo en el desarrollo de la biología............12




  • Antecedentes próximos del conductismo en psicología animal...........14




  • Las formulaciones de la escuela conductista.......................................15




  • El modelo E-A (estímulo-respuesta). Conexionismo...........................16




  • El problema de las emociones.............................................................18

EL NEOCONDUCTISMO




  • Conductismo moral o intencional

  • El papel del significado y de la intervención en la valoración de los estímulos y de las respuestas.




Desarrollos en el Estudio de la Conducta Humana
A la memoria de Rodolfo Bohoslavsky

Ruptura con la psicología de la conciencia y el método de la introspección
Cada ciencia o cada enfoque teórico dentro de las ciencias construye su objeto teórico progresando por crisis, rupturas y síntesis de pensamientos anteriores.
Respecto de la psicología, ésta se fue constituyendo a partir de anteriores enfoques filosóficos, a la vez que intentó hallar su especificidad emancipándose a su vez del campo de la neurofisiología.
Hacia fines del siglo XIX ese cuerpo teórico se hallaba abocado al estudio de los fenómenos de conciencia en cuanto a su objeto, implementando la introspección en lo que se refiere a método. El mundo material es concebido como una organización de partículas, por lo que la ciencia adopta el modelo elementalista y asociacionista, o sea buscadora de elementos básicos y sus leyes de asociación. Toda ciencia, siguiendo este modelo, evidentemente basado en los crecientes estudios de la física y de la química, necesitaba -como una petición de principios- hallar los elementos últimos en su esfera de conocimiento y el modo como éstos se interrelacionan.
La psicología pasa así por un largo y fructífero período de estudio de lo que se dio en llamar lenguaje, las funciones psicológicas -sensaciones, percepción, memoria, pensamiento, voluntad-, en la suposición de que éstos eran los elementos básicos del comportamiento, y de que estos elementos básicos últimos, asociados, darían cuenta acabada del modo de ser de las personas. Concepciones posteriores nos permiten entender que la conducta es una unidad en sí, producto de una persona única e irrepetible. Si bien de esos comportamientos singulares podemos, por un proceso de abstracción y de generalización, encontrar modos constantes de conducta para todas las personas en determinados grupos socioculturales. Entonces, sólo por medio de un proceso intelectual podemos recortar de esas constantes del comportamiento los aspectos que hacen, por ejemplo, al reconocimiento del mundo y de sí mismo y llamar a ello Percepción; o recortar los aspectos que hacen a la resolución de problemas y llamar a ello Inteligencia, o recortar los aspectos que hacen al recuerdo de hechos sucedidos y llamarlo Memoria. Esta idea de que la unidad de análisis primera es el conjunto, y que de él se desglosan los elementos del sistema es, como dijimos, una concepción posterior, que no surge como podría suponerse de las ciencias sociales, sino precisamente de las ciencias naturales.
El saber científico no es saber definitivo, sino saber provisionalmente verdadero. Tampoco las ciencias son producto de un pensador original y único, sino que es un saber colectivo que se va gestando hasta que algunas mentes lúcidas lo formulan de un modo explícito. Asimismo, el saber no se halla disperso y compartimentado, sino que los hallazgos en un área generan transformaciones que finalmente modifican el modo de pensar en otras áreas.
No es de extrañar entonces que una tradición racionalista como es la de Occidente, en la que el pensamiento griego se prolonga en el concepto de alma del cristianismo, desemboque finalmente en filosofías y psicologías que hacen de la mente y de la conciencia su centro de interés. Incluso el psicoanálisis, centrado en el estudio de los fenómenos inconscientes, fue en su origen tarea de una mente racionalista y de un proyecto racionalista: la suposición de que la indagación y explicitación de los fenómenos inconscientes convertiría a éstos en conscientes, y que así podrían ser recuperados para el control racional de los actos.

En la misma época surgen en Europa el Psicoanálisis y en los Estados Unidos la psicología conductista. Esta última se propone construir una psicología como ciencia natural. Es decir, una ciencia no basada en especulaciones teóricas o en la introspección sino en la observación de los hechos. Si bien hoy sabemos que en ningún caso puede haber observación objetiva, puesto que la participación de la subjetividad del observador se halla siempre presente, en aquel entonces una psicología basada en la observación de unidades de conducta presuntamente medibles, verificables por un observador externo y capaces de ser repetidas experimentalmente parecía ser el desiderátum de lo que debía ser una psicología científica.


Así nace el Conductismo, escuela fundada -como dijimos- por el psicólogo estadounidense John Watson, la que se inscribe plenamente en las llamadas escuelas objetivas de Psicología, y cuyos postulados y posteriores desarrollos veremos en este escrito.
¿Por qué hemos mencionado nuevamente el problema de cómo entender la ciencia, y el de la construcción de teorías a partir de la confrontación con postulados o paradigmas anteriores?
Porque el conductismo watsoniano, precisamente a través de lo que se llamó "Manifiesto Conductista", se postula como posición esencialmente científica y objetiva.
Conviene recordar entonces que esa formulación ha de ser entendida en el contexto del concepto de ciencia de aquel entonces y no en el actual. Y no sé trata de que la comunidad científica contemporánea sea menos rigurosa, sino que, al parecer, se encuentra en mejores condiciones de opinar acerca de la verdadera posibilidad de conocer la realidad.
Respecto de la constitución del paradigma conductista, dijimos que la psicología anterior se centraba en los problemas de conciencia, en cuanto al objeto, y en la introspección en cuanto a método. El conductismo formula una postulación opuesta: la psicología ha de ser científica, y para ser cientlfica ha de ajustarse a los criterios y métodos de las ciencias biológicas y de las físico-químicas. Su objeto, para que sea medible, observable y verificable ha de ser un objeto ajeno al informe introspectivo de los sujetos. No puede ser otro, entonces, que la conducta,y su método, está implícito en lo que decimos, es la observación.
Digamos antes que en nuestro medio, en el que algunas escuelas de psicoanálisis han tenido gran desarrollo, hasta llegar a constituirse en lo que se dio en llamar la Escuela Argentina de Psicoanálisis, por la originalidad y calidad de los trabajos aquí publicados, existe escasa tradición por los postulados del conductismo, sobre todo en lo que hace a sus primeras formulaciones; en cambio, en otros países de América y de Europa no es así. El auge de una teoría en determinado medio cultural se debe a una suma de factores que hacen a sus condiciones socioeconómicas y culturales, a la idiosincrasia y al pensamiento de un pueblo, a algún hecho azaroso, pero por sobre todo a la permeabilidad que esa comunidad tiene hacia determinada cosmovisión.
Evidentemente, la tradición filosófica estadounidense, el peso del funcionalismo en su psicología y el énfasis de posiciones pragmatistas, encaminadas al logro de resultados eficaces, son algunos de los datos que explican el gran desarrollo teórico y la divulgación que allí tuvo esta escuela. Si bien en otros contextos culturales el Conductismo no tuvo un arraigo semejante, sus postulados primeros y la idea de construir una psicología centrada en el concepto de conducta en sentido amplio -para cuya comprensión se recurriese a los aportes del psicoanálisis, la psicología de la Gestalt, la psicología cognitiva, la psicología social y la antropología- pareció brindar la base para la construcción de un cuerpo teórico integrado.
El desarrollo de esta concepción, que no es específicamente conductista, alrededor de los años sesenta, hizo que el pensamiento psicológico en Occidente se basase en postulados sostenidos por el Conductismo. En nuestro medio, a partir de las reflexiones de Enrique Pichon Rivière y de su grupo inicial de discípulos se gestó un intento de construir una psicología de la Conducta de base psicoanalítica, siguiendo ideas del psicoanalista francés Daniel Lagache, retomadas aquí también por el doctor José Bleger, discípulo de Pichon Rivière y uno de los primeros maestros de las entonces incipientes carreras de Psicología de Rosario y Buenos Aires. Fueron años signados por la preocupación de hallar nexos o puntos de encuentro a partir de postulados originados en diversas corrientes de pensamiento.
Y posteriormente pareció que esa integración podía ser epistemológicamente discutible, pero sigue vigente el anhelo de una comprensión multidisciplinaria del hombre y la posición de apertura hacia las diferentes formas de pensar los hechos. A esa actitud antidogmática y creativa queremos honrar al dedicar este módulo a la memoria de un entrañable amigo y colega, el Lic. Rodolfo Bohoslavsky, a quien interesaban estos temas y que fue uno de los primeros profesores psicólogos que tuvo nuestra Carrera. De una de sus clases, de 1968, transcribo: "Hay un psicólogo que nadie cita sin aclarar que no está totalmente identificado con él. Que nadie cita sin un poco de vergüenza, pero a este psicólogo se le debe lo que la psicología contemporánea es. Quienes citan a Watson se sienten en la obligación de aclarar que no son conductistas a la manera de éste. Pero también es cierto que no hay psicólogo argentino que no sea conductista, en forma explícita o no".
La afirmación primera sigue siendo vigente. La afirmación última fue válida para el momento en que se dijo, porque el pensamiento psicológico que le era contemporáneo participaba del intento de construir una psicología psicoanalítica basada en el concepto de conducta. No podemos afirmar todavía que otro enfoque teórico sea más verdadero o haya demostrado mayor eficacia, pero sí es visible cómo postulados unánimemente aceptados por una comunidad profesional pierden vigencia para gran parte de ella en pocos años.
Este es el tipo de procesos al que nos referimos al describir las crisis, confrontaciones o nuevos puntos de vista en el nacimiento o el desarrollo de las ciencias en general y de las escuelas psicológicas en particular, de algunas de las cuales nos ocupamos en este curso.
Son crisis de avances y retrocesos, hasta que se delinea una forma de pensar provisionalmente más válida, o más acorde con su momento histórico; forma de pensar que surge precisamente porque hubo otra idea, en su momento cierta y valorada, a la cual pudo oponerse.
En cuanto a los nuevos enfoques del Conductismo -después de su evidente crisis teórica- están cobrando mayor desarrollo, nuevamente integrados al concepto de personalidad de raigambre psicoanalítica. Esto es así también en nuestro medio, donde sus aplicaciones técnicas empiezan a ser admitidas a veces como formas de elección para resolver algunos padecimientos que no remiten con otras técnicas, o en situaciones en las que urge la resolución de síntomas.
Las terapias para contrarrestar hábitos y reaprender comportamientos -sean alimentarios, de ingesta de alcohol, compulsión al uso de drogas, modificación de conductas sexuales- suelen basarse con frecuencia en métodos que derivan de este enfoque teórico.
Estas terapias están centradas en la corrección de comportamientos inadecuados o perniciosos, o sea en la corrección de síntomas. Una concepción pragmática, como ya vimos, que a veces se apoya en técnicas que hasta pueden parecernos pueriles, pero que pueden ser eficaces. Hay en ellas implícita una suposición, la de que la supresión de un síntoma implica o promueve necesariamente un cambio estructural del psiquismo. Aunque así no fuese, conviene no apresurar una opinión peyorativa, porque la supresión o no de un síntoma puede ser esencial para la calidad de vida de una persona.
Desde el punto de vista de su desarrollo teórico, en el Conductismo hallamos dos períodos que llamaremos: a) el del conductismo clásico, metodológico primero y radical después, b) el neoconductismo. Los desarrollos actuales suelen mencionarse como conductismo de tercera generación. Pero antes nos detendremos en el origen de algunas ideas básicas de la psicología contemporánea entendida como estudio de la conducta en sentido amplio.

Conceptos teóricos fundantes de una psicología de la conducta humana
La psicología entendida como estudio de la conducta humana, en su sentido amplio, supone desarrollos que se originan en, por lo menos, cuatro lineas fundantes.
Una de ellas es la de Brentano, que escribió hacia fines del pasado. En 1889 planteó que para diferenciar los fenómenos de los fenómenos físicos era importante destacar que los primeros siempre están referidos a un objeto. Es decir que se caracterizan por su intencionalidad, y así un fenómeno psíquico no es el rojo que percibimos en una silla roja, o simplemente la percepción referida a ese objeto que estamos percibiendo. El objeto bien puede ser el pensamiento mismo, pero de todos modos no hay pensamiento en sí, sentimiento en sí, deseo en si, sino que todos los procesos psicológicos están referidos a algo que está afuera, tienden a algo. La terminología posterior dirá que es buscadora de objeto. Este es el concepto de intencionalidad.
Otra corriente es la de William James, psicólogo estadounidense, filósofo, periodista, poeta, que junto con otros conceptos importantes para la psicología sostuvo la idea de que la conciencia está caracterizada por un fluir constante, por un continuo cambio. De ese continuo cambio podemos percibir distintos momentos. Pero esos estados que podemos observar en nuestra propia conciencia son momentos recortados, detenidos, de un fluir que es constante. El los comparó con el vuelo de un pájaro que puede detenerse en una rama, en el piso, en otra rama, pero aclaró: "La verdadera cualidad de la conciencia es similar al vuelo del pájaro y no a los momentos en que el pájaro se detiene". De aquí parten los conceptos de unidad de la conducta y de dinámica (movimiento) del psiquismo. James, que escribió su obra fundamental, Principios de Psicología, en 1890, fue el iniciador de una escuela de psicología que se llamó Funcionalismo. Digamos de ella que así como la psicología tradicional se interesó en los estados de conciencia y sus relaciones de un modo estático, el Funcionalismo se centró en las funciones, en tanto actividad constante del psiquismo. Aquí podemos ver nuevamente cómo una concepción hoy perimida, como es la psicología de las funciones, fue sin embargo pionera en su tiempo.
Un representante de esta corriente fue John Dewey, conocido principalmente como pedagogo, pero que como psicólogo también ha brindado aportes en cuanto a esta concepción de los hechos psicológicos como funcionales, dinámicos, y no como estados quietos.
Si bien adhirió al Intencionalismo, postuló también, a la manera de los funcionalistas, la necesidad de un estudio positivo (entiéndase científico) de la conducta y la búsqueda de datos observables. lncluso definió la intencionalidad operacionalmente, indicando qué requisitos objetivos son necesarios para decir que una conducta es intencional. Los criterios son siete y están resumidos en el libro de José Bleger, Psicología de la conducta.
Otro psicólogo enrolado en la corriente funcionalista fue Angell, para quien la psicología así entendida, es decir reemplazando los estados de Conciencia por Procesos, estaba preparada para pasar a convertirse en una ciencia objetiva. Dictó dos conferencias que anticiparon el derrocamiento de la conciencia como objeto de estudio. Dijo en ellas que aunque el concepto de conciencia parece ser un término más científico que el de alma, ambos aluden a entidades semejantes en cuanto a su indefinición, por lo que propuso centrarse en el estudio de la conducta, aplicando el mismo método que había resultado eficaz en el estudio del comportamiento animal. Como vemos, un claro antecedente de los postulados watsonianos.
Un pilar fundamental en la construcción de la psicología contemporánea fue Sigmund Freud, creador del psicoanálisis. Son muchas las ideas que se originan en él, y también las ideas vigentes en su época que él retoma o reformula. Pero aquí nos interesa destacar su concepción de que gran parte de los procesos psicológicos son inconscientes, concepción que modifica la visión de la psicología de allí en adelante. A la vez su investigación de la dinámica y las leyes del inconsciente, los autoengaños a los que estamos expuestos cuando nos observamos, invalida la pretensión de un conocimiento absolutamente objetivo y válido por medio de la introspección. Si bien basa su método en la asociación libre, que implica por definición un informe verbal del sujeto acerca de sus ideas, el método reclama de un otro capaz de hallar el nexo entre esas ideas así informadas. Su concepción del psiquismo como fundado en la interrelación humana, construyéndose a partir de dicha interrelación, es esencial para el entendimiento no sólo de la génesis de la vida psíquica sino de las relaciones entre persona y cultura y las concepciones posteriores de la psicología social.
Estas ideas anteceden a los postulados de John Watson, cuya obra más importante data de 1910, siendo su Manifiesto Conductista de 1913. El año de su nacimiento es el año de la fundación, por Wundt, del primer laboratorio de Psicología Experimental, en la ciudad de Leipzig. Watson fue, como dijimos, un psicólogo orientado a convertir la psicología en una ciencia según el modelo de las ciencias físico-químicas y de las ciencias biológicas, que tomaban a aquéllas como base de su razonamiento.
Su tesis de doctorado se ocupó de la complejidad creciente de la conducta de las ratas. Fue atraído por Dewey, el pedagogo, a la Universidad de Chicago, pero muy pronto concibió un proyecto de crear una psicología humana objetiva, lo que le hizo preferir la psicología experimental.
A pesar de su desinterés por los temas filosóficos, en algún momento expresó cierta admiración por el empirismo inglés, que considera a la experiencia como base del conocimiento. No sólo desde el punto de vista de la ciencia, sino que todo acto de conciencia -el pensamiento, la reflexión humana-, se lo considera basado en los datos suministrados por la experiencia sensible.
La búsqueda de un objeto de estudio que permita fundar una psicología "cientifica"
La idea de crear una ciencia psicológica objetiva no nace con Watson y con el conductismo, ni con quienes fueron sus inmediatos antecesores, sino que tiene raíces antiguas.

Veamos algunas de ellas: Descartes, que intentó aunar su fe religiosa con el conocimiento respetuoso de las ciencias de su época, planteó ciertas leyes acerca de los procesos del alma o de la res cogita -una de las entidades de la realidad-, a partir o por comparación con las leyes descubiertas en el mundo físico, la res extensa.


Por supuesto, el pensamiento de Descartes es dualista, por cuanto sostiene la existencia de dos entidades simultáneas. Además, formula una interpretación mecanicista respecto del funcionamiento de los fenómenos anímicos. Lo mental responde en esta concepción a determinismos similares a los que operan sobre el cuerpo. Esta idea había sido expresada mucho más enfáticamente por La Mettrie, en 1600, en su libro El hombre máquina, donde precisamente compara los comportamientos del ser humano con los comportamientos de un sistema de ingeniería.
Descartes, de modo semejante, intentó explicar el comportamiento de los seres humanos por comparación con los sistemas de la naturaleza y los desarrollos de la técnica. Es un ejemplo claro de la interpenetración de las ciencias y las ideologías. Puesto que las matemáticas habían demostrado su eficacia para desentrañar ciertas leyes del mundo natural y físico, surgió la ilusión lógica de suponer que igual razonamiento podía aplicarse a los seres humanos, y de esta manera lograr de ellos un conocimiento científico, ajeno a la subjetividad.
Este dualismo mente-cuerpo deriva curiosamente en una concepción opuesta, donde se supone a la mente determinando el comportamiento del cuerpo. Es lo que se ha llamado el "mito del fantasma en la máquina". Una critica pormenorizada de esta concepción desde un punto de vista conductista contemporáneo puede leerse en el libro de Ryle El concepto de lo mental, donde se argumenta que los hechos no son primero mentales para luego pasar a ser corporales, sino que son simultáneamente psico-corporales, atendiendo a una concepción unitaria de la naturaleza del hombre. Así, el divulgado concepto de somatización, que supone la expresión orgánica de un padecimiento o conflicto psíquico, incurre implícitamente en esta concepción dualista que mencionamos.

En relación a estas ideas, otro antecedente a recordar en el proyecto de una psicología objetiva es el pensamiento de Cabanis, quien sostuvo, ya en 1700, que los acontecimientos mentales son una función de todo el organismo y no sólo de la mente. Intentó integrar ciertas conductas específicamente humanas como el idear, el fantasear, el reflexionar, con el funcionamiento de todo el organismo.


Augusto Comte, fundador de la Sociología y sostenedor de la idea del conocimiento positivo retoma la idea de Cabanis de que los procesos mentales son función del organismo total, y propone para la psicología un programa que consiste en observar las condiciones orgánicas de las que dependen las funciones afectivas e intelectuales. De ahí su planteo de que la psicología necesita conocer los comportamientos orgánicos del ser humano, de los que dependen sus procesos superiores, y observarlos con métodos externamente verificables.

La conducta como unidad de análisis y el método objetivo: observación, medición, reproductividad y predictibilidad
Esbozo de las corrientes objetivas en psicología
Hay tres autores que necesariamente se incluyen en lo que se llaman corrientes objetivas -por mejor decir objetivistas- en psicología. Ellos son Pavlov, Bechterev y Watson. De Pavlov digamos que fue un fisiólogo ruso que investigó el arco reflejo y las formas de condicionamiento. Uno de sus mayores descubrimientos, comparable para estas corrientes a lo que fue el descubrimiento de la asociación libre para el psicoanálisis, es el de un instrumento: la fístula estomacal o salival que puede ser conectada mediante un tubo de goma a un platillo y así no solamente pesar la saliva segregada por un animal, sino también medir los intervalos en los cuales éste saliva. Es un instrumento de registro para observar y medir el comportamiento adaptativo de segregar saliva frente a la ocasión de ingerir alimentos. A través de esto pudo observarse que un animal también segrega saliva cuando no tiene el alimento en la boca, o cuando no lo ve; son las llamadas secreciones psíquicas, de las cuales ya se había hablado en el siglo anterior. Evidentemente, un estímulo originario se habla asociado a un estímulo posterior.
Pavlov trabajó con este instrumento en experiencias muy diversas, y quizá las más interesantes desde el punto de vista de la psicología sean las de discriminación de estímulos. ¿Cómo es que se discrimina entre estímulos? Es muy difícil investigarlo en un animal; en un ser humano también es difícil hacerlo de un modo preciso, pero a un animal no podemos preguntarle cuándo percibe dos estímulos más o menos parecidos de un modo diferenciado, y a un hombre sí.
Recordemos que la psicología europea se hallaba también abocada a estudiar estos procesos de discriminación de estímulos –por ejemplo los estudios de Weber y de Fechner- pero precisamente sobre la base del informe de los sujetos.
Si se quería descartar la introspección, petición que en psicología animal es obvia, esta técnica brindó la posibilidad de observar el hecho directamente. Por ejemplo, se condicionó a un animal para que segregara saliva frente a una nota, un sonido de determinadas vibraciones por segundo, y que no segregara saliva frente a otro sonido de vibraciones diferentes. ¿Qué pasaba cuando las notas, los sonidos, se acercaban entre sí? Lo que se observó es que la cantidad de saliva segregada al alejarse de la nota que producía la salivación iba descendiendo. A su vez crecía la cantidad de saliva segregada cuando se alejaba de la nota que no producía salivación. Había un momento en que se producía la misma cantidad de saliva. El espacio entre ambos sonidos corresponde a lo que se llama umbral de discriminación.
Pavlov, contemporáneo de Freud - sus fechas de nacimiento y de muerte son curiosamente semejantes- exigía de sus colaboradores no hablar en términos psicológicos, por considerarlos imprecisos. La explicación del fenómeno estudiado debía poder basarse en el concepto de condicionamiento: un alimento sabrosísimo podía no producir ninguna salivación en un animal, si se lo condicionaba para eso, así como se lo podía condicionar para que salivara frente a algo no comestible. Aunque sus descubrimientos fueron la base de la reflexología, escuela psicológica fundada por Bechterev y de gran desarrollo en la Unión Soviética, Pavlov siempre rechazó toda tentativa para formular sus ideas en términos psicológicos. En ningún momento pretendió que fuera una psicología. Antes bien, distinguía claramente entre "Neurofisiología", que era su tema o su interés en la investigación, y Psicología. Al extremo de que en el año 1929, cuando ya el Conductismo y la Reflexología, que se basaban en sus hallazgos, tenían muchísimo auge, fue invitado a un congreso de psicología, al que se rehusó a asistir aduciendo que ignoraba el interés que para un psicólogo pudieran tener sus descubrimientos. Finalmente concurrió, y se sorprendió de ver la cantidad de discípulos que -algunos sin saberlo- aplicaban su metodología y sus criterios al campo de la psicología. Como dijimos, quien sí creó una psicología fue Bechterev. Trabajó sobre temas que son claramente psicológicos: el pensamiento y el aprendizaje. En 1907 escribió Pslcología Objetiva y años más tarde, en 1917, usó el término Reflexología para nombrar a esa Psicología Objetiva que habla creado. lncluso intentó aplicar sus descubrimientos a temas de psicología social. Sostuvo que así como era posible pensar en una reflexología de los procesos individuales era dable pensar en una psicología colectiva que explicase con las mismas leyes y criterios los procesos sociales. No descartó características específicas de la conducta humana, como la respuesta a símbolos, o problemas como los de la voluntad y la imaginación, que no fueron tema de las corrientes conductistas estadounidenses. Su sistema se puede definir como un sistema monista, puesto que postula una sola realidad, en la que los procesos complejos se los supone basados en fenómenos simples, como son los reflejos condicionados.
Watson conoció los trabajos de Bechterev recién en 1915, y fue entonces que fundamentó su teoría en los modelos explicativos propuestos por la Reflexología de Bechterev y la Neurofisiología de Pavlov. A este investigador nos referiremos extensamente al desarrollar el tema del conductismo clásico. Digamos ahora, en cuanto al ya mencionado problema de la mente, que en un comienzo Watson admitió la posibilidad de su existencia, pero sostuvo que la ciencia no podía ocuparse de ella, dado que la mente no es algo que se pueda conocer de un modo objetivo; por lo tanto es tema de la filosofía, de quienes se interesan por la ética o por la metafísica. Pero más adelante afirmó que la mente no sólo no es tema de la psicología, sino que además no existe. En un primer momento, entonces, su conductismo fue "metodológico", sólo puso entre paréntesis el problema de la mente; la sacó del campo de la psicología, pero no la negó. En un segundo momento, por oposición al mentalismo, su conductismo se volvió metafíslco o radical. Paradójicamente, su preocupación por no caer en la metafísica de sostener la existencia de la mente lo llevó al planteo igualmente metafísico de sostener su inexistencia. Desarrollos posteriores del neoconductismo, encabezados inicialmente por Tolman, modificaron y ampliaron esos puntos de vista que, a fuerza de querer negar entidades teóricas como la mente, terminaron negando procesos mentales evidentemente existentes.
Las áreas en las que Watson se interesó fueron muy diversas, desde la psicología evolutiva, el problema de las emociones, el problema del pensamiento y su relación con el lenguaje, hasta otros como la ética, explicada según estos postulados.
Si bien Watson no es un reflexólogo, ni Pavlov es un psicólogo monista, ni Bechterev es un conductista, hay no obstante una conexión teórica entre ellos, que permite incluirlos en una corriente objetiva que vincula tres líneas de desarrollo distintas, que tuvieron auge individualmente, en contextos científicos y culturales diferentes.


Compartir con tus amigos:
  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos