Borrador incompleto de la sesión plenaria celebrada el díA14 de octubre de 2015



Descargar 267.22 Kb.
Página7/17
Fecha de conversión26.03.2018
Tamaño267.22 Kb.
Vistas335
Descargas0
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   17

Son enmiendas que lo único que introducen es la necesidad de exigir al Gobierno que cumpla con la normativa internacional, con las directivas que aún no hemos traspuesto, con sentencias de los tribunales superiores de justicia que estamos incumpliendo y con las recomendaciones del Defensor del Pueblo. Por tanto, entiendo que puede existir ese consenso pero, además, proponemos algo que no es en absoluto ilógico sino simplemente el cumplimiento de normativas, tanto de carácter internacional como de nuestra propia jurisprudencia.

Con lo que nosotros no estamos de acuerdo es básicamente con la exposición de motivos, pero sí con muchísimas cosas que se recogen en la moción, y entiendo que en esto sí es necesario un consenso. No estamos de acuerdo con esa especie de necesidad de poner de manifiesto que lo estamos haciendo bien o mejor que otros países. ¡Qué más da que otros países lo estén haciendo mal, rematadamente mal o que estén cometiendo verdaderas atrocidades! Tendremos que ver lo que nosotros no estamos haciendo bien y comprender que necesitamos hacerlo mejor porque estamos ante una situación dramática de personas que se hallan en situación de conflicto, con la necesidad de recibir protección internacional y a quienes no estamos protegiendo. Tendremos que ver cómo solucionar ese problema porque lo tenemos en nuestra tierra y en nuestras fronteras, y es algo que está pasando en nuestro territorio a miles y miles de personas.

Como decía el compañero de Amaiur, en el CETI de Melilla, que es el que actualmente tiene más problemas, hay 1700 personas cuando la capacidad es de 480 y, de ellas, 500 son niños. El hacinamiento es absoluto y las condiciones de dignidad imposibles. Esto es un incumplimiento absoluto de la directiva sobre condiciones de acogida. ¡Qué casualidad –habría que pensar– que todas las semanas se llevan a la península entre 40 o 50 personas y qué casualidad que son las mismas 40 o 50 personas que entran por la frontera a la semana, y además, sirios solamente! ¡Qué casualidad! ¿Cómo pueden entrar solo por la frontera a la semana 30 o 40 personas demandantes de asilo, que son los que, a la vez, salen de la península? Eso debería hacernos pensar qué estamos haciendo con nuestros acuerdos con Marruecos, directamente lo digo así. ¡Y qué casualidad que no entre ni un subsahariano, ninguno, cuando precisamente en África hay muchísimos países con conflictos armados y muchas personas con necesidad de asilo! ¿Qué estamos haciendo allí, por Dios?

Otro incumplimiento de normativa internacional es que en Melilla están entrando muchas familias separadas porque necesitan entrar pagando a las mafias y estas cobran muchísimo dinero por introducir por la frontera a familias enteras. Los niños están entrando solos y no estamos haciendo nada, eso es incumplimiento de normativa. Nosotros podríamos aplicar perfectamente la extensión de la protección internacional a la familia y posibilitar que estas pidan su extensión en Nador, donde tenemos oficinas consulares, y no lo estamos haciendo simplemente por falta de interés, porque no estamos posibilitando que puedan entrar más personas de las que estamos trayendo a la península. Esto me parece indignante, creo que hay que poner el foco aquí. Las condiciones de normativas internacionales, desde luego, no las estamos cumpliendo, pero no solo no las estamos cumpliendo, sino que estamos provocando el sufrimiento a personas que vienen y que están en nuestro territorio.

En cuanto a que las condiciones del CETI vulneran totalmente la directiva sobre condiciones de acogida, hay que decir que para estas 1700 personas hay un solo médico, uno solo; un solo psiquiatra, uno solo. Además, la directiva nos dice que tiene que haber protocolos específicos de atención a menores que vienen de conflictos armados, y más o menos el 90% del CETI proviene de Siria y no hay absolutamente nada; tiene que haber protocolos específicos para atención a personas que provienen de situaciones de tortura, y tampoco existe absolutamente nada; tiene que haber atención jurídica suficiente, y resulta que en el CETI para las 1700 personas hay una sola abogada de una ONG para atenderlos a todos y, obviamente, es imposible que puedan ser atendidos en condiciones.

¿Qué más podríamos decir? La atención sanitaria de todos ellos es bastante deficitaria, teniendo en cuenta que son personas que vienen con muchísimas enfermedades, que han recorrido distancias bastante largas y vienen con muchísimos problemas. Pero no solo eso, es que además, si se habla con ellos, se ve que su principal problema es una desesperación absoluta porque no saben cuándo van a salir de allí. Antes expliqué que no se les deja salir de Melilla, que se está convirtiendo en un gran CETI, y de eso no nos estamos dando cuenta. El problema es que no se les dice nunca cuándo van a salir de allí; pueden estar un mes, dos, cinco o siete meses, porque hay personas –sirios, palestinos, etcétera– que llevan allí siete meses o más. El Comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa le exigió a España recientemente que dijera cuál eran las normas y determinación de plazos de ejecución de traslados de Melilla a la península y que además informara a las personas demandantes de asilo. No solo no se está haciendo eso, sino que se está provocando un hacinamiento bastante consistente, que el nivel de vida de los refugiados que estamos acogiendo sea absolutamente indigno y que, además, estemos incumpliendo todas las normativas.

Yo creo que es de recibo, aunque no hayamos participado en el Congreso, que se haga un esfuerzo por lograr un consenso y por apoyar unas enmiendas que simplemente lo que solicitan es el cumplimiento de la normativa internacional.

Muchas gracias.


La señora VICEPRESIDENTA (Vicente González): Gracias, señoría.

Por el Grupo Vasco en el Senado, tiene la palabra la senadora Iparragirre.


La señora IPARRAGIRRE BEMPOSTA: Muchas gracias, señora presidenta.

Mi grupo también dará apoyo a la moción que presenta el Grupo Socialista. Hay matices con los que no estamos de acuerdo, principalmente en la exposición de motivos, en la parte expositiva, pero, buscando ese consenso del que se hablaba, nos sumaremos y apoyaremos la moción.

Sin duda –como muy bien se ha dicho–, Europa está asistiendo en estos momentos a una grave crisis humanitaria motivada por el desplazamiento de miles de personas que huyen del terror y de la guerra en sus países de origen y buscan en Europa un espacio de seguridad, libertad y respeto a los derechos humanos, porque –como bien cita– en este desplazamiento masivo de población hemos asistido a auténticas tragedias y a miles de muertes de personas inocentes, personas desesperadas que huyen del terror de la guerra. Es obligado y urge hacer frente a esta situación. No podemos dejar que los refugiados caigan a merced de los traficantes de personas sin escrúpulos en el camino hacia un futuro mejor, arriesgando, y sabiéndolo desde el origen, sus vidas. Es necesario colaborar y dar asistencia integral a este drama.

Señorías, Europa debe tener una política común e integrada ante esta situación, debe combinar la solidaridad con el apoyo y el desarrollo en estos países, ya que es frontera con la mayor zona de inestabilidad y violencia del mundo. Yo misma se lo decía al ministro a comienzos de septiembre en una pregunta de control al Gobierno, o se inician procesos para solucionar conflictos como los de Siria, Pakistán, Irán e Irak, o Europa vivirá durante décadas situaciones como la que estamos viviendo hoy. Es necesaria, por ello, una intervención global en los países de origen, basada en la cooperación y en una política común de promoción de la paz y de la seguridad.

Como les decía, señorías, en la parte expositiva podemos tener algunas diferencias, pero en la parte dispositiva, donde se insta al Gobierno, estamos de acuerdo. Hay algún matiz de falta de precisión o alguna referencia a lo regional, pero vamos a la mayor y entendemos que es desde el consenso desde donde hoy se nos presenta esta moción.

Hago mención también a las enmiendas que el Grupo Podemos ha presentado, que entendiendo que son a la moción originaria y no a esta que hoy estamos debatiendo, que ya parte del acuerdo entre muchos de nosotros. Tendríamos que hacer algún matiz a alguno de sus planteamientos, pero entendiendo que es el grupo proponente el que tiene que decidir bajo la fórmula –que es complicada− de cómo encajarlo, y no nos cerramos a que en una ocasión posterior podamos debatir lo que nos presentan.

Como decía, hoy prevalece, bajo nuestro punto de vista, el consenso; consenso que es importantísimo en política y que muchísimas veces hemos reclamado en esta tribuna. La política hoy en día está denostada por el uso, mal uso y abuso que algunos de nosotros hacemos, o por la demagogia barata que otros, sumados al carro, también hacen.

Señorías, me voy a sumar a este clima de fin de curso, que, como he dicho en reiteradas ocasiones, es día de despedidas, pero convirtiéndolo en un día de agradecimiento. En primer lugar, y desde mi experiencia personal, quiero mostrar el agradecimiento a toda la Cámara por mi experiencia de estos dos años y medio –no legislatura completa−, y, en segundo lugar, cómo no, a mi grupo, por la acogida y por el acompañamiento desde el minuto cero. Hago una mención especial a mis dos compañeros, Rut e Iñaki. Sabedora de la inteligencia emocional de mi compañera Rut, me va a permitir que haga una mención más especial aún a Iñaki, parlamentario de amplia experiencia, que, como muy bien él diría, no se le mencionó ayer en un periódico porque se hacía alusión únicamente a los diputados del Congreso, cuando se refería a grandes políticos o parlamentarios que han pertenecido a esa clase política que nos va diciendo adiós y él no aparecía. Yo, desde aquí, hago esa mención. Ha sido un placer y, sin duda, un disfrute muy grande poder compartir con él tantas horas de charla y tanta experiencia, que nos seguirá trasladando. Iñaki, izan zirelako gara, garelako izango gara. Katea ez da eten. (La cadena no se rompe: somos porque fueron, serán porque somos.) (Aplausos).

Quiero aprovechar también este momento, en el que, como decía, la política está tan denostada, para hacer una reivindicación desde la pedagogía de lo que también es la política, de lo que son las relaciones personales y de la experiencia grata que yo misma he podido experimentar. Me he cansado reiteradamente de trasladar que más allá de las trifulcas, de las discrepancias, de las diferentes opiniones, legítimas, que aquí tenemos y que expresamos en esta tribuna, existe otra vida y somos personas, y detrás de estas cámaras, de estos focos y de estos micrófonos, cada uno de nosotros entabla unas relaciones, y en mi caso ha sido una experiencia muy grata.

Me van a permitir que haga un resumen de todo esto que he dicho de las dos formas que más me gustan y que muchos de ustedes saben: en euskera y cantando. No sé preocupen, no hacen falta los interpretes porque luego les proporcionaré la letra.

“Legislatura honetan zuen laguntzakin // Eskerrak ematea behartua naiz ni // Alderdikoak eta beste guztiei // Besarkada denei bihotz-bihotzetik // Harremana polittak zenbait jenderekin // Lanean lana eta besteetan berdin // Horregatik dizuet berriz nere eskerrik // Berriro ikusteko irrikitan nabil”

Eskerrik asko. (Aplausos).


La señora VICEPRESIDENTA (Vicente González): Gracias, señoría.

Quiero desear toda la suerte, tanto al senador Anasagasti, gran parlamentario y compañero en esta Cámara, como a Rut Martínez y a todos aquellos que dejan la Cámara al finalizar esta legislatura.

Tiene la palabra el senador Sabaté.
El señor SABATÉ BORRÀS: Gracias, señora presidenta.

Señorías, estamos ante una moción sobre la que nuestro grupo celebra que finalmente se haya consensuado una transaccional con una amplia representación parlamentaria, la mayoría de los grupos de esta Cámara, y que responde también al consenso alcanzado en el Congreso de los Diputados.

El tema de las migraciones, sobre todo de las migraciones para huir de situaciones violentas y de la guerra, no es nuevo en la historia de la humanidad; es tan antiguo como la propia historia de la humanidad, pero si estamos debatiendo este tema y hoy lo abordamos dándole la importancia que sin duda merece es por la magnitud del problema al que nos enfrentamos, que, como se ha venido repitiendo últimamente, no veíamos en Europa desde el final de la segunda guerra mundial. Por otra parte, es una migración y un movimiento de población demandante de refugio y de asilo político que afecta directamente a las fronteras y al territorio de la Unión Europea y, por tanto, al territorio español.

Estamos hablando de cifras muy importantes. La mayoría de los demandantes de asilo proceden de una zona extensa: desde Afganistán, pasando por todo el Próximo Oriente, especialmente por Siria, y por buena parte del centro y del norte de África, hasta llegar al Atlántico. Estamos hablando de muchos millones de personas. Solo en el caso de Siria, hablamos de la necesidad de que la Unión Europea acoja a 200 000, pero en realidad los desplazados son millones de personas que se han tenido que marchar de Siria. En concreto, se trata de no menos de 4 millones de desplazados: 2 millones ubicados en este momento en Turquía y otros 2 millones que se reparten entre Irak, Jordania y Líbano –más de 1 millón de personas en estos tres países− y, finalmente, unos centenares de miles, que son los que han pasado o están intentando pasar a la Unión Europea. Pero hay otra cifra a la que normalmente no hacemos referencia en el caso del conflicto sirio y que es muy importante. Algunos miembros de esta Cámara hemos participado estos últimos días en la sesión anual de la Asamblea Parlamentaria de la Alianza Atlántica en Stavanger, en Noruega, y precisamente el responsable del Consejo Noruego para los Refugiados nos hablaba de la importancia de la cifra de desplazados internos dentro de Siria. Hay 7 millones de personas que han perdido su hogar, que se han visto desplazados dentro de su propio país y que son susceptibles de moverse fuera de las fronteras de Siria. Por tanto, estamos hablando en total de no menos de 11 millones de personas derivadas solo del conflicto sirio y que, evidentemente, como he dicho, pueden ampliarse con las procedentes de Afganistán y de Eritrea, que son la mayoría de los que vienen de Oriente, y con las que vienen de los países centro y norteafricanos en conflicto.

Estamos hablando, por tanto, de un fenómeno de una magnitud extraordinaria que requiere, evidentemente, de una respuesta también extraordinaria. Son necesarias medidas inmediatas. Estamos en un debate parlamentario y no nos corresponde a nosotros tomar las decisiones que corresponden al Ejecutivo y a las instituciones de la Unión Europea, nosotros estamos aquí para instar al Gobierno a que actúe en esta dirección, pero, sobre todo, son necesarias medidas inmediatas, porque los refugiados están ya dentro de la Unión Europea, están dentro de España y están entrando diariamente –como ya han dicho otros portavoces– por nuestras fronteras. Es preciso dotar a nuestros funcionarios encargados de la recepción inmediata, de los medios humanos y materiales necesarios para dar una respuesta ágil. Es necesario también cambiar la política que estamos siguiendo en este momento en Ceuta y en Melilla –ya se ha hecho referencia a ello–, porque muchos de los refugiados no se atreven a pedir asilo político, ya que si lo piden estando fuera del espacio Schengen no pueden moverse de las dos ciudades autónomas, y acaban prefiriendo quedarse como inmigrantes irregulares para poder pasar a la península y al resto del territorio del espacio Schengen. Sería necesario un cambio de actitud por parte del Gobierno español y de nuestras autoridades para facilitar la solicitud de asilo y la acogida y el traslado inmediato a la península, y a partir de ahí que puedan moverse con libertad dentro del espacio Schengen. Serían necesarios más medios humanos y materiales, y, si es preciso, por qué no, movilizar la Unidad Militar de Emergencias, para poder acoger con celeridad a todas estas personas que demandan asilo. Y, por otra parte, hace falta una política de asilo decidida y contundente, porque hay que entender, y todos sabemos esto, que no se trata solo de acoger de momento, de acoger provisionalmente, sino que, pese a que la mayoría de estas personas seguramente lo que pretenden es volver a su país cuando se estabilice la situación, pueden pasar mucho tiempo en territorio español o en territorio de la Unión Europea, y, por tanto, hacen falta políticas no solo de prestación de los servicios básicos y para dotarles de un domicilio adecuado y digno, sino también para atender sus necesidades de encontrar un trabajo que les permita estabilizar su situación y llevar una vida con la máxima dignidad posible, como el resto de personas que, con nacionalidad o sin ella, viven en nuestro país.

Y finalmente, señorías, quiero referirme también a un asunto que, aunque no es motivo central del debate, alguien ha hecho alusión a él y no quiero dejarlo pasar: la necesidad de actuar sobre las causas que provocan esta emigración demandante de asilo; en definitiva, la necesidad de actuar sobre los países de origen que están echando a estas personas fuera de sus fronteras y vienen a la Unión Europea en demanda de asilo. En concreto, en el caso de Siria, estamos ante una situación realmente complicada en la que hay muchas responsabilidades, y no tenemos que eludir la que ha tenido Occidente y la parte alícuota que corresponde a España en el estallido del conflicto y en su deriva.

En este momento, señorías, es absolutamente necesario el diálogo, es necesario resolver el conflicto sirio desde la perspectiva del diálogo teniendo en cuenta cuál es el enemigo común a combatir, que en este caso, sobre todo por su expansión, es el Estado Islámico. Hay que intentar una política de diálogo que pase por dialogar también con Rusia y con Irán para intentar, por la vía de la negociación con el propio régimen sirio, con el presidente al Assad, la pacificación de Siria. Es absolutamente necesario, porque solo desde la vía del diálogo, aparte del uso legítimo de la fuerza cuando sea necesario, podremos atacar las causas del conflicto y evitar que toda esta población que se está moviendo, esos 7 millones de desplazados internos y los que se pueden ver desplazados en un futuro si el conflicto sigue avanzando, acaben pidiendo asilo fuera de su país y prioritariamente dentro de la Europa rica, de la Europa avanzada, de la Europa de las libertades y de la Europa de los derechos humanos. Debemos acogerles, pero sobre todo debemos intentar ayudar a resolver las causas que les echan fuera de su país y que impiden su vuelta, su regreso. Es necesario que empecemos a mentalizarnos de que hay que replantearse la estrategia y apostar por esta política de diálogo para resolver un conflicto que está en el origen y es la causa del desplazamiento de estos millones de personas que en este momento ocupan nuestra atención. En la Asamblea de Stavanger, en Noruega, el secretario general de la Alianza Atlántica, el señor Stoltenberg, hablaba el otro día de la necesidad de combinar la fuerza disuasoria con el diálogo incluso con Rusia. Creo que este es el camino a seguir para intentar pacificar Siria, igual que deberíamos hacer en el resto de países en conflicto, pero es evidente que hacer un análisis pormenorizado de cada una de esas situaciones es imposible por la limitación de tiempo que tengo en este turno de portavoces. Es importante la acogida, pero lo es también atacar las causas que provocan la migración.

Por supuesto, nuestro grupo parlamentario, la Entesa pel Progrés de Catalunya, va a votar favorablemente el texto transaccional que hemos suscrito y que viene a sustituir la moción original del Grupo Parlamentario Socialista, que nos parece extraordinariamente oportuna, necesaria y que ha originado el debate que estamos teniendo en este momento.

Muchas gracias, señorías. Gracias, señora presidenta.
La señora VICEPRESIDENTA (Vicente González): Gracias, señoría.

Por el Grupo Parlamentario Catalán de Convergència i d’Unió tiene la palabra el senador Sedó.


El señor SEDÓ ALABART: Gracias, presidenta.

El Grupo Parlamentario Catalán de Convergència i d’Unió va a dar apoyo a esta iniciativa que hemos firmado.

Estamos en una situación de grave crisis y tenemos que afrontarla con solidaridad, con responsabilidad y con miras al futuro. La Unión Europea es una unión de valores, y sobre esa base nosotros no podemos dejar de afrontar esta crisis. No podríamos construir Europa ni nos podríamos considerar europeos si solo mirásemos esta crisis desde el punto de vista de las directivas, de las disposiciones, de lo que se puede hacer o no teniendo como base las leyes. En estos momentos Europa tiene que afrontar con enorme solidaridad y con gran trascendencia la crisis de los refugiados, particularmente los que vienen de Siria. Tenemos que hacerlo porque en la génesis de Europa está la solidaridad. Recordemos cómo se formó Europa, cómo se formó la Unión Europea. La integración europea avanzó después de la segunda guerra mundial. Sin solidaridad no hubiéramos llegado al nivel de bienestar que hemos encontrado dentro de la Unión Europea ni hubiésemos podido afrontar un futuro en común.

Por tanto, tenemos que analizar estos valores europeos y afrontar esta crisis humanitaria teniendo en cuenta lo que Europa es, de dónde procede, cómo surgió, y mirar de cara al futuro. Tenemos que afrontarlo con solidaridad. Decía Jean Monnet que Europa se hace a base de crisis. Pues en este momento tenemos una crisis importante que afrontar. Esta crisis ya ha determinado y demostrado que nos hace falta una política única de asilo en la Unión Europea. Esta crisis ha demostrado y ha superado todas las disposiciones, los protocolos de Dublín II y todas las directivas, porque nos hemos visto incapaces de afrontar esta crisis con los instrumentos actuales en vigor. Por tanto, hace falta una verdadera política comunitaria de asilo, como también hace falta una verdadera política comunitaria de inmigración, a la que luego me referiré brevemente. Por tanto, lo hemos superado, y hemos visto cómo el Protocolo de Dublín II ha quedado, como decía, desfasado, porque la dinámica, es decir, la propia Alemania lo ha superado al aceptar propuestas de asilo de personas que no han solicitado el asilo como refugiado en el país de la Unión Europea al que han llegado, como marca este protocolo. Es, pues, urgente que podamos afrontar y valorar esta política comunitaria de asilo. Es básico, y nos lo piden nuestros ciudadanos. Atendiendo a estos valores, los que somos europeístas no podemos huir de ello.

Y también me sumo a la petición de algún senador en relación con trabajar en el origen de las causas que provocan estas crisis migratorias de refugiados. En este punto tenemos que ser conscientes de que no podemos afrontar únicamente con solidaridad la atención a los refugiados, ni darles una vida mejor, ni liberarles de las guerras para que puedan construir aquí su futuro, y aquellos que quieran volver a sus países de origen tendrán que hacerlo dentro de un sistema legal y jurídico ordenado por una gobernanza y con unas perspectivas de paz que hoy en día no se pueden encontrar.

En estos momentos tenemos que vincular también esta política de asilo con la política exterior común y con la política de seguridad y defensa. Porque, seamos claros, en algún momento la Unión Europea va a tener que intervenir en algunos países, nos guste o no. No hay posibilidad de pacificar esas zonas únicamente con el diálogo, que es básico y necesario y que ha de promoverse, pero en algún momento la Unión Europea va a tener que tomar cartas en el asunto y, aunque no nos guste, conjuntamente con la OTAN y con la comunidad internacional, vamos a tener que adoptar una serie de iniciativas de actuación en los países de origen para poder garantizar un clima que permita a los refugiados volver a sus países. Sé que a veces no gusta que se diga esto, pero tendremos que tomar estas decisiones, que no son fáciles, con todas las consecuencias, y si hace falta, con intervenciones en el ámbito militar para garantizar la seguridad de la población civil en Siria y en otros países.


Catálogo: legis10 -> publicaciones -> borrador -> senado
senado -> Borrador de la sesión plenaria celebrada el miércoles, 1 de octubre de 2014
senado -> Borrador de la sesión plenaria celebrada el miércoles, 18 de febrero de 2015
senado -> Borrador incompleto de la sesión plenaria celebrada el miércoles 13 de mayo de 2015
senado -> Borrador de la comisión de presupuestos celebrada el díA 23 de septiembre de 2015
senado -> Borrador de la comisión de sanidad celebrada el díA 7 de abril de 2015
senado -> Borrador de la sesión plenaria celebrada el miércoles, 25 de marzo de 2015
senado -> Borrador incompleto de la sesión de la comisión de justicia celebrada el díA 3 de marzo de 2015
senado -> Borrador de la sesión de la comisión de interior celebrada el jueves, 24 de abril de 2014
senado -> Se reanuda la sesión a las nueve horas. El señor presidente: Señorías, buenos días
senado -> Borrador incompleto de la sesión plenaria celebrada el díA 1 de octubre de 2015


Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   17


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos