Borrador incompleto de la sesión plenaria celebrada el díA14 de octubre de 2015



Descargar 267.22 Kb.
Página4/17
Fecha de conversión26.03.2018
Tamaño267.22 Kb.
Vistas330
Descargas0
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   17

Y es por ello, señor Cascallana, señores del Grupo Parlamentario Socialista, que, a pesar de que hubiera sido necesario y nos hubiera gustado mucho –habríamos estado muy contentos- que nos hubieran aceptado la enmienda, nuestro Grupo Parlamentario dará apoyo a su moción.

Muchas gracias.
El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, senador Sendra.

Por el Grupo Parlamentario Socialista, tiene la palabra el senador Cascallana.


El señor CASCALLANA GALLASTEGUI: Gracias, presidente.

El señor Aznar dice que he perdido una gran oportunidad. No sé si era para mí, para mí no, desde luego. Yo creo que los que van a perder una gran oportunidad si no apoyan —como parece que no van a apoyar— la moción, van a ser el conjunto de los españoles, esos sí que van a perder una oportunidad; que es verdad que la van a recuperar en poco tiempo, pero van a perderla en el día de hoy. Y también los europeos, que han criticado estas leyes -desde la Comisaría europea hasta cualquier otro organismo internacional—, esos son los que la pierden. La pierden también los inmigrantes, los que solicitan el derecho de asilo en nuestro país, que son unos pocos. También la pierden muchos funcionarios de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, que claman por otro funcionamiento de la Policía. Y, desde luego, todos los partidos políticos, a los cuales agradezco el apoyo a esta moción, que han manifestado en este momento su preocupación.

No puede ser una cuestión personal cuando somos muchos los que coincidimos –políticos, organizaciones sociales, organismos internacionales, etcétera-, es una preocupación general, y deberían ustedes reflexionar al respecto, porque pensar que todos nos equivocamos, que no acertamos en nada, que venimos aquí a no se sabe qué, es un gran error.

Señoría, dice que alguien ha perdido la oportunidad de manifestarse con esta ley. No simplifique. Usted sabe que no me refiero a eso, a prohibir el derecho a la manifestación, porque entonces estaríamos hablando de otra cosa, estaríamos hablando de un golpe de Estado; eso no lo pueden hacer aunque alguno tuviese la tentación-, no podría llegar a esos niveles. Por tanto, este no es el debate.

Pero le voy a confesar algo personal. Cristina Cifuentes –iba a decir delegada del Gobierno, sí, fue delegada del Gobierno-, hoy presidenta de la Comunidad de Madrid, se dedicó a poner multas en Madrid no sabe usted a qué velocidad, las multiplicó por nueve. ¿Sabe quién fue uno de los afectados por esas multas? El que le está hablando. ¿Sabe usted por qué? Por defender el derecho a la salud pública, a la sanidad pública en la Comunidad de Madrid. ¿Eso es tratar de impedir el ejercicio de un derecho constitucional o no? ¿Sabe usted que el Poder judicial –hay una senadora madrileña, Ana Isabel Mariño, que sé que le preocupa mucho la cuestión de las libertades− no puede intervenir en este caso con su reforma, que le hemos quitado poder? Pues esos son problemas que están ahí y en los que no quiero entrar a profundizar.

Dice su señoría que han hecho una gran cantidad de leyes y reformas. No, yo diría que han hecho una contrarreforma, por eso nosotros estamos planteando lo que estamos planteando. Y habla de mis resabios de principios de los años setenta, incluso anteriores –aunque era muy joven−. ¿Sabe lo que nos produjo la época de la dictadura en España? Pues una especie de vacuna, y cuando vemos atacar con algunos virus todo lo que significa el Estado de derecho, nos ponemos en alerta -eso es verdad-, y nos ponemos en alerta cuando volvemos a ver concepciones de orden público, donde prima la seguridad sobre las libertades. Claro que nos ponemos en alerta, señor Aznar, y estas cosas las tiene que comprender.

Y, como le he dicho antes, y se lo repito, el concepto de tranquilidad ciudadana que pretenden decir a los ciudadanos es que con ustedes no va a haber problemas de manifestación. Ustedes se inventaron aquello de los rocódromos de las manifestaciones e intentaron coartar incluso el derecho a la huelga algunos hablaron incluso de las limitaciones de este derecho-. Por tanto, no busquen la tranquilidad ciudadana, la calle es de todos, es la expresión libre de la protesta ciudadana ante los recortes de los derechos de los ciudadanos, no hay nada más. Es el equilibrio que me gustaría que tuviésemos entre todos.

Nos pedía también recapacitar. Quiero decirle que una cosa que debían ustedes valorar es por qué un ministro de Interior tiene la valoración que tiene, cuando las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado tienen la que tienen, una valoración muy alta y que todos apreciamos. En esa línea es en la que hay que recapacitar.

Y termino, señor presidente, si me permite. Hoy es un día de despedidas -y yo también me voy a despedir- y, por tanto, de agradecimiento y de respeto. Hemos convivido en una comisión, la Comisión de Interior –y mi agradecimiento a todos, desde su presidente a cualquiera de los portavoces, y no voy a personificar−, que difícilmente podía funcionar por muchos motivos ajenos a esta Cámara, pero hemos convivido y creo que nos hemos respetado se lo agradezco a todos, mi respeto y cariño- desde la diferencia, como es normal, porque esto es un Parlamento. Pero quiero aprovechar también para decir que no me voy de la política porque en este país hay un problema serio con respecto a este Senado y con respecto a la política. La política no es una profesión sino una convicción, y el que actúa como ciudadano comprometido es un político -no hace falta ser senador para estar en la política-. Creo en la política con mayúsculas, no en la política del márquetin electoral sino en la política como arte noble de los ciudadanos para intervenir en la vida de sus conciudadanos, y desde luego en esa política me van a encontrar. Aquí dejan, en la medida que me corresponde, un amigo. Mi agradecimiento a todos, absolutamente a todos, empezando por el Grupo Socialista, un gran grupo de compañeros a los que agradezco los ocho años compartidos, y continuando con el resto de la Cámara. Deseo a todos suerte, porque la suerte de esta Cámara será la suerte de todos los españoles.

Muchas gracias. (Aplausos).


El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, senador Cascallana.

¡Vaya día que llevamos de despedidas! Compañero senador por Madrid, sabe usted que también le deseo lo mejor, igual que al resto de los compañeros y de las compañeras senadoras y senadores que se despiden en este Pleno. Espero que nos sigamos viendo -madrileños que somos los dos- y le deseo lo mejor.

Por el Grupo Parlamentario Popular, tiene la palabra el senador Aznar.
El señor AZNAR FERNÁNDEZ: Gracias, señor presidente.

No sé si despedirme, porque vaya día que llevamos. Es una forma de desactivarle a uno, señor Cascallana, porque, después de las cosas que hemos tenido que oír al señor Sendra, al señor Bruguera y a usted mismo, le queda a uno pocas ganas -como decía el señor Anasagasti- de repartir cera. ¡Pues no hay para tanto, señor Anasagasti! La cera que repartimos es para que tenga un mayor brillo lo que aquí hacemos, sin duda alguna. (Rumores). Creo que en este ambiente que tenemos hoy no hay que profundizar mucho más en la respuesta.

Señor Cascallana, probablemente con la mejor intención, usted exagera la nota cuando le hablo de esos resabios. Fíjense en la contradicción que se produce. Decía el señor Anasagasti que no estaba de acuerdo con las leyes que se habían aprobado aquí, que el Grupo Popular no había admitido enmiendas, pero hay que reconocer que se han suavizado todas estas leyes en los trámites parlamentarios. ¿Cómo se han suavizado, señor Anasagasti? Pues a base de incorporaciones que han hecho ustedes, que ha hecho el Grupo Socialista, que han hecho todos los grupos, incluido el Grupo Popular. Ese es el trámite de una ley y ese es uno de los objetivos por los que aquí nos traen los ciudadanos.

Había que tener valor, señorías, y había que tener decisión para recoger una a una todas las leyes en materia de seguridad que venían rigiendo en nuestro país desde el año 1977 -incluso algunas antes- y traerlas aquí para actualizarlas, reformarlas, mejorarlas, ponerlas al día. Bien, hoy parece que todos ustedes nos advierten y nos aseguran que muy pronto se van a cambiar. Yo no sé si ustedes tienen una bola que les permite ver qué nuevas mayorías se van a configurar en esta Cámara, pero, créanme, todo es mejorable, todo es susceptible de mejora, incluso las leyes que hace el Partido Popular o que trae a la Cámara. No nos vamos a rasgar las vestiduras -ni ahora ni nunca- porque una nueva mayoría parlamentaria corrija lo que entienda que son defectos. Esta es la grandeza de la democracia, señorías, y el Partido Popular y el Grupo Popular estarán encantados de poder participar -si llega ese momento- en la mejora de estas y de cualquier otra ley que, en beneficio de los ciudadanos, traigan a la Cámara. No obstante, repito, me siento muy orgulloso con mi grupo de haber traído todo este paquete de leyes y de haberlas podido debatir en un clima más que razonable y en situaciones muy difíciles. Por lo tanto, no nos pesa en absoluto todo lo que hemos hecho en materia de seguridad y libertades, y, desde luego, también estaremos dispuestos a mejorar aquello que haya que mejorar en un futuro.

Señor Bruguera, no sé si le he entendido mal, a lo mejor ha sido cosa de la traducción, en relación con lo que ha dicho usted de que el parlamentarismo había nacido en su localidad. Yo siempre creí que las primeras Cortes democráticas se habían producido en el año 1188 en León. (Aplausos). Así lo ha reconocido la Unesco haciendo Patrimonio de la Humanidad aquellas Cortes. Por consiguiente, si usted quiere, compartimos ese legítimo orgullo, hablamos con la Unesco y resolvemos ese asunto.

Termino, señorías, con el mejor de los deseos, en nombre de todo mi grupo, a todos aquellos que hoy se están despidiendo. Sí que les haría una petición de futuro. No sé si estaremos o no estaremos aquí, pero lo que sí es cierto es que se acercan esos momentos de diálogo, siendo importante en todas las materias el clima entre los grupos parlamentarios para poder avanzar. Yo creo que todos debemos esforzarnos en conseguirlo, máxime en esta materia de los derechos y las libertades. En esta Cámara se sientan antiguos ministros del Interior, como el señor Belloch, que podrían ser una magnífica aportación para que en el futuro, en la nueva legislatura, cuando haya que discutir estos temas, alcancemos unos mayores grados de consenso, unos mayores grados de participación y entre todos consigamos hacer algo que es para lo que estamos aquí, para trabajar en beneficio de los ciudadanos.

Muchas gracias. (Aplausos).
El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, senador Aznar.

Llamen a votación. (Pausa).

Cierren las puertas. (Pausa).

Señorías, votamos la moción consecuencia de interpelación del Grupo Parlamentario Socialista.

Comienza la votación. (Pausa).
Efectuada la votación, dio el siguiente resultado: presentes, 242; votos emitidos, 242; a favor, 96; en contra, 146.
El señor PRESIDENTE: Por tanto, queda rechazada.
4. MOCIONES
4.1. MOCIÓN POR LA QUE SE INSTA AL GOBIERNO A PROTOCOLIZAR EL ABORDAJE DE LOS PACIENTES CON TRASTORNO POR DÉFICIT DE ATENCIÓN E HIPERACTIVIDAD (TDAH).

(Núm. exp. 662/000213)

AUTOR: GPP
El señor presidente da lectura a los puntos 4. y 4.1.
El señor PRESIDENTE: Se ha presentado una propuesta de modificación a esta moción firmada por todos los grupos.

Se habían presentado tres enmiendas -una del Grupo Parlamentario de la Entesa, otra del Grupo Parlamentario de Convergència i d’Unió y otra del Grupo Parlamentario Socialista-. Se entiende que, al estar firmada la propuesta de modificación por todos los grupos, estas tres enmiendas decaen.

Para la defensa de la moción, tiene la palabra, por el Grupo Parlamentario Popular, el senador Aguirre.
El señor AGUIRRE MUÑOZ: Buenos días. Gracias, señor presidente.

Traemos hoy a colación una moción sanitaria, la última de toda esta legislatura y durante la cual han entrado muchas y muy buenas (el señor vicepresidente, Lucas Giménez, ocupa la Presidencia), y muchas de ellas han sido consensuadas en ámbitos de sanidad, servicios sociales o igualdad. Como decía, traemos la última, la referida a los trastornos por déficit de atención e hiperactividad. Si nos retrotraemos al principio de la legislatura, a hace cuatro años, creo recordar que la primera moción sanitaria fue también sobre el TDAH. A lo largo de estos cuatro años, y también al final de la anterior legislatura, hemos conseguido visibilizar una patología de la que todo el mundo hablaba pero en la que nadie ahondaba, no solo desde el punto de vista sanitario o judicial, sino que tampoco en la Comisión Mixta sobre drogas se había tratado el tema del TDAH, ni desde luego desde el punto de vista de la educación. En la tramitación parlamentaria en el Senado de la Logse se presentó una enmienda -del Grupo Convergència i Unió- referente a la integración escolar de todos los niños con trastornos por déficit de atención e hiperactividad. Ello significa que muchos y buenos han sido los pasos que hemos dado a favor de esta patología, y lo hemos hecho todos juntos y sumando recursos de unos y otros, y por supuesto contando siempre con la Asociación de pacientes y con su presidente, don Fulgencio Madrid, que siempre nos ha apoyado y alentado de cara a visibilizar esta patología desde el punto de vista político.

Señorías, voy a definir el trastorno por déficit de atención e hiperactividad. Es un síndrome conductual con base neurobiológica y un fuerte componente genético. Estamos hablando de un 80% de componente genético, de ahí que haya un componente familiar bastante importante. Actualmente existen evidencias científicas claras y patognomónicas -como decimos en temas sanitarios- para rechazar aquellos cantos de sirena que todavía quieren especular sobre un posible carácter inventado de esta patología. Es una patología con corte biológico, con un trastorno, con un diagnóstico y con un tratamiento muy muy específico.

Señorías, este trastorno es crónico, de origen neurológico y con una base genética. Es un trastorno emergente, es decir, que aumenta cada vez más el número de pacientes. Según las últimas estimaciones, estamos hablando de que entre un 5% o un 10% de la población infantojuvenil lo padece, siendo tres veces más frecuente en varones que en mujeres.

Dado su carácter crónico, el TDAH persiste en altos porcentajes en la edad adulta. Estamos hablando de que un 50% o un 60% de los niños que sufren TDAH en la edad infantojuvenil lo siguen manifestando, con toda su sintomatología y su problemática, en la edad adulta, lo cual significa que la prevalencia en edad adulta es alta. (Hablamos de un 3% o un 4% de prevalencia en edad adulta.)

La sintomatología, como ya hemos comentado en otras ocasiones en esta tribuna, se manifiesta generalmente con un aumento de la actividad impulsiva y con una falta de atención y concentración, que lleva aparejada el fracaso escolar y problemas sociales en la población infantil y en la población juvenil.

Este trastorno puede llevar a cometer infracciones penales -de ahí la importancia de que Justicia esté también integrada dentro del grupo de trabajo sobre el TDAH-, así como a diversas dificultades sociales y muchas veces también al consumo de drogas. El volumen de pacientes con TDAH que consumen drogas es muy alto, de ahí que también se haya abordado su estudio desde la Delegación del Gobierno para el Plan nacional sobre drogas.

El diagnóstico precoz, el tratamiento terapéutico adecuado e integral basado en la intervención farmacológica, psicológica y pedagógica es básico para obtener un buen pronóstico de estos pacientes. Pero hemos dado un paso cualitativo importante a lo largo de esta legislatura, que ha sido crear la especialidad sanitaria, según el Real Decreto 639/2014, de Psiquiatría infantojuvenil. Hasta ahora, tal especialidad no existía, solo existía la voluntad de algunas comunidades autónomas -pues la sanidad es una competencia trasferida- de poner unidades, pero el problema era dotarlas, y también existía el problema de formar específicamente a estos médicos psiquiatras infantojuveniles ya que tal especialidad no estaba desarrollada y faltaba el sustento y la calidad a la hora de su formación específica.

Gracias, como he dicho, a este real decreto de la troncalidad, ya viene recogida la especialidad de Psiquiatría infantojuvenil -al fin y al cabo es algo que viene reflejado en la Ley de ordenación de las profesiones sanitarias de la época de Ana Pastor, del año 2003 y que ahora hemos desarrollado- que es importantísima para tratar a pacientes con TDAH o a cualquier paciente con cualquier trastorno desde un punto de vista psiquiátrico infantojuvenil.

Señorías, como he dicho, el abordaje que tenemos actualmente, según la edad de los pacientes, en el caso de los adultos es a través de los equipos de salud mental, dependientes muchas veces de ámbito hospitalario y otras de los centros de salud, y empezarán ya a funcionar de una forma ordenada los equipos desde el punto de vista de la especialidad de Psiquiatría infantojuvenil. Sin embargo, los estudios recogidos -sobre los que después hablaré- dicen que existe un decalaje, un fallo a la hora de que el paciente infantojuvenil sea atendido de una forma armónica y ordenada por la unidad de psiquiatría del adulto. Es decir, siguen siendo actuaciones muy arbitrarias y con falta de recursos, aparte de que nunca se sabe si, en una edad intermedia -entre los 17 y los 19 años-, tratar al niño como niño o darle ya un tratamiento adulto, edad importantísima para que los pacientes con TDAH en edad adulta se reconduzcan desde el punto de vista social y se eviten situaciones antisociales. Uno de los ejemplos más claros de esos fallos de transición lo tenemos precisamente en pacientes de TDAH, y así se ha demostrado.

Es necesario, como digo, homogeneizar y protocolizar la asistencia infantil, juvenil y del adulto en el caso de los pacientes con TDAH, por supuesto partiendo desde su principio, desde el ámbito educativo, y favoreciendo a los maestros para que estén preparados para hacer un diagnóstico lo más precoz posible de estos pacientes con TDAH.

Señorías, el 20% de adultos con TDAH presentan comorbilidades, siendo las más frecuentes ansiedad, trastornos de conducta, trastornos depresivos mayores, trastornos bipolares y, sobre todo, abuso y consumo de sustancias. El TDAH en la edad adulta es una condición infradiagnosticada e infravalorada a pesar de que la transición de la adolescencia a la adultez es un punto crítico. Gran parte de los estudios que se han hecho referentes a lo mal que está funcionando el decalaje que hay de la transición de un paciente de la edad infantojuvenil a la edad adulta vienen de la doctora Josefina Castro que trabaja en Cataluña y es presidenta de la Asociación Española de Psiquiatría del Niño y Adolescente. Ella dice categóricamente: “Protocolizar la atención del TDAH en todas las comunidades sería lo ideal.” Recomienda que se establezcan programas para mejorar la transición del adolescente desde los servicios infantiles a los servicios del adulto.

Hay un estudio muy bueno en la revista Medicina programada -una revista sanitaria de mucho nivel-, en el facsímil de junio de este año, sobre la transición de los sistemas de salud mental para el adulto y para jóvenes y los desórdenes que provocan esa mala transición. Dice textualmente: “Se requiere que se desarrollen servicios y se implementen transiciones entre los servicios de salud mental para niños y adultos. Hay poca continuidad de casos y muy pocos adultos son tratados desde los programas para jóvenes de TDAH. Es importante que las necesidades de salud mental de estos pacientes y sus padres se conviertan en una prioridad. Según la experiencia de los padres y los médicos, unos protocolos más definidos, mejor uso de los recursos y mejor formación de los pacientes y la familia son algunas de las cosas que se deberían hacer para mejorar la transición y evitar ese fallo en la sanidad.”

Estas peticiones son justamente las que realizamos nosotros en la moción presentada y que ha tenido a bien transaccionar con el resto de los grupos políticos.

Para mí es un motivo de orgullo que la última moción que veamos desde el punto de vista sanitario esté firmada por los seis grupos parlamentarios de esta Cámara, lo cual nos da la idea de que estamos priorizando lo que de verdad interesa, de que se apartan los temas políticos y priorizamos los que son nuestra razón de ser como son los pacientes.

Muchas gracias. (Aplausos).


El señor VICEPRESIDENTE (Lucas Giménez): Gracias, senador Aguirre.

Pasamos al turno de portavoces.

Por parte del Grupo Parlamentario Mixto, tiene la palabra la senadora señora Lima.
La señora LIMA GONZÁLEZ: Gracias, señor presidente.

Como sabemos, esta semana -del 11 al 18 de octubre- estamos celebrando la Semana europea de atención a las personas con trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) y el lema que nos proponen en esta celebración es: “Ni un alumno ni una alumna más sin una enseñanza de calidad”.

Es cierto que esta moción es necesaria y que trata de dar respuesta a una situación completamente injusta. Reconocemos que la atención a las personas con TDAH está supeditada a la suerte de haber nacido en una comunidad autónoma u otra, lo que vulnera el derecho constitucional a la igualdad, tal como denunció la Federación Española de Asociaciones de Ayuda al Déficit de Atención e Hiperactividad.

Sabemos que los protocolos de actuación dirigidos a la detección, diagnóstico, tratamiento educativo y sanitario en nuestro país no son homogéneos. Algunas comunidades autónomas han desarrollado protocolos coordinados entre los servicios sanitarios y educativos, otras aportan un abordaje básicamente clínico y algunas, como mi comunidad autónoma, la Comunidad Valenciana, no contamos siquiera con un protocolo, a pesar de que la Generalitat Valenciana ya anunció en 2014 que lo iba a poner en funcionamiento.

Pensamos que los objetivos que plantean ustedes en su moción son reducidos y son parciales. Necesitamos una coordinación efectiva entre los servicios educativos y sanitarios. Creemos que los niños y niñas con TDAH deben ser detectados y deben contar con una atención temprana pero desde un punto de vista multidisciplinar, estableciendo canales coordinados de colaboración constante entre los distintos profesionales implicados. Si me permiten, la investigación científica avala y pone de manifiesto la necesidad de este enfoque interdisciplinar. Quiero aprovechar para poner en valor a una experta de la Comunidad Valenciana, Ana Miranda, catedrática de Psicología evolutiva y educativa de la Universitat de València, que, al igual que el MTA grupo dentro del Instituto de Salud Mental de Estados Unidos-, afirma que el tratamiento con psicofármacos es sintomático, por lo que debe siempre ir acompañado de un abordaje terapéutico multidisciplinar que combine la medicación, el tratamiento psicológico y las intervenciones psicopedagógicas. Se trata, además, de cumplir la resolución aprobada por la Asamblea del Consejo de Europa, que, en marzo de este mismo año, promovía que sus Estados miembro apostaran por un abordaje integral de estos niños y niñas con TDAH, intentando que el tratamiento farmacológico fuera la última opción.

A pesar de la evidencia científica, solo seis comunidades autónomas cumplen con estos protocolos coordinados entre los ámbitos sanitario y educativo: Canarias, Castilla y León, Extremadura, Murcia, Navarra y Cantabria. Ustedes nos proponen un modelo que continúa apostando por esa intervención -previsiblemente farmacológica- dentro de los servicios de salud mental.

La figura que ustedes comentan del psiquiatra infantil añade además una nueva necesidad, que es la de concretar las funciones de cada uno de los profesionales, evitando esta variabilidad, esta confusión asistencial en la que luego profundizaré.

Pensemos ahora en las familias. Yo les voy a hablar de mi comunidad, de la Comunidad Valenciana. Sé que las familias en mi comunidad sufren un alto nivel de estrés; van perdidas. Muchas veces no saben dónde acudir. Incluso, muchas veces los profesionales tampoco tienen claro dónde derivar. Frente a esa variabilidad asistencial, las familias deambulan desorientadas. Una situación que debemos añadir es la variabilidad económica, ya que el sistema público no suele dar respuestas adecuadas y tienen que terminar en intervenciones privadas.


Catálogo: legis10 -> publicaciones -> borrador -> senado
senado -> Borrador de la sesión plenaria celebrada el miércoles, 1 de octubre de 2014
senado -> Borrador de la sesión plenaria celebrada el miércoles, 18 de febrero de 2015
senado -> Borrador incompleto de la sesión plenaria celebrada el miércoles 13 de mayo de 2015
senado -> Borrador de la comisión de presupuestos celebrada el díA 23 de septiembre de 2015
senado -> Borrador de la comisión de sanidad celebrada el díA 7 de abril de 2015
senado -> Borrador de la sesión plenaria celebrada el miércoles, 25 de marzo de 2015
senado -> Borrador incompleto de la sesión de la comisión de justicia celebrada el díA 3 de marzo de 2015
senado -> Borrador de la sesión de la comisión de interior celebrada el jueves, 24 de abril de 2014
senado -> Se reanuda la sesión a las nueve horas. El señor presidente: Señorías, buenos días
senado -> Borrador incompleto de la sesión plenaria celebrada el díA 1 de octubre de 2015


Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   17


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos