Borrador incompleto de la sesión plenaria celebrada el díA14 de octubre de 2015



Descargar 267.22 Kb.
Página15/17
Fecha de conversión26.03.2018
Tamaño267.22 Kb.
Vistas321
Descargas0
1   ...   9   10   11   12   13   14   15   16   17

Finalmente, quiero agradecer a todo el personal que ha estado trabajando para que esta ponencia haya dado estos frutos –ya lo he dicho con anterioridad−: a los comparecientes, a la letrada Maite González por su buen hacer y el buen trabajo que ha realizado y, cómo no, a los distintos grupos parlamentarios por la buena sintonía que ha habido para llegar a estas conclusiones, que son muy importantes. Vale la pena que en un futuro ya inmediato se tomen como referencia puesto que realmente el modelo productivo en España requiere de más I+D para ser más competitivos, para internacionalizarnos mejor y que no se haga a costa de la reducción de los salarios.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, senador Alturo.

Por el Grupo Parlamentario Socialista, tiene la palabra el señor Manchado.

El señor MANCHADO LOZANO: Gracias, señor presidente.

Señorías, llega a este Pleno por fin el informe de la ponencia sobre la I+D+i+d y las pymes, la transferencia de conocimiento a pymes, etcétera, una ponencia que, si equiparásemos la legislatura a un día, la empezamos cuando salía el sol y la acabamos cuando se pone. Pero yo creo que tiene sentido que sea así.

No voy a invertir tiempo hoy en ser crítico con un Gobierno con el que he sido muy crítico que cuestiones de I+D+i, solo voy a recordar cómo cerré mi intervención en la última comparecencia de la secretaria de Estado: le dije que para mí era un Gobierno que lo había hecho mal, mal, muy mal en temas de ciencia. Pero cuando preparaba esta intervención no sabía muy bien cómo enfocarla, entonces se me ocurrió que lo que podría intentar hacer era un poco de tarea de divulgación y probar a llamar la atención de aquellas senadoras y senadores que me escucharan para que invirtieran algo de tiempo en leer el informe de la ponencia, no tanto en las conclusiones como en las aportaciones de los ponentes, que es donde está la riqueza.

Señorías, hemos tardado mucho tiempo, pero conviene decir que ha habido 33 sesiones de la ponencia, en 25 de las cuales han venido hasta 59 comparecientes de una talla importante. El tema -lo han dicho otros comparecientes- lo merecía. Creo que está bien no limitar el tiempo dedicado a pensar en cosas importantes -estamos en la cultura de la aceleración, pero conviene pararse a pensar- y hablamos de pymes y de innovación, y tanto la innovación como las pymes son las encargadas de sacarnos de esta crisis a la europea, y no la asiática. Por lo tanto, conviene pensar en ellas y conviene hacerlo con tranquilidad.

¿Cuál ha sido el relato de esta ponencia? Ha explicado ya el presidente de la comisión cómo se inició y no voy a incidir en ello, pero sí quiero decir que uno de los primeros trabajos que hicimos fue la selección de ponentes –yo creo que ese fue, probablemente, uno de los mayores aciertos-: hicimos una lista de ponentes sin que nadie vetara a nadie y sin que nadie se apropiara de nadie; es decir, los ponentes eran propuestos por los grupos, pero ningún grupo se apropiaba del discurso del ponente. Me parece que eso es un detalle de sentido común.



Entre estas aportaciones de los ponentes tuvimos representantes de empresas innovadoras, pymes y grandes empresas. Tuvimos representantes de la academia, de la universidad; tuvimos representantes de agentes financiadores del sistema, tanto entidades financieras como de fundaciones. Y en esta tarea que yo quería hacer hoy de llamarles la atención, voy a citar algunas de las empresas que han participado, empresas y otro tipo de entidades: hubo gente de Microsoft, de Ibermática, del Instituto Tecnológico del Calzado y Conexas, Inescop; gente de la Fundación Cotec; compareció gente del Instituto de Ciencias Fotónicas; de la Barcelona Graduate School of Economics; del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial y del Centro Superior de Investigaciones Científicas; del Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa; de la Fundación Inversión y Ahorro Responsable, Fiare; del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas; de AXA; de Telefónica I+D; de Abengoa; de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología; de la Federación Española de Centros Tecnológicos; de los Laboratorios Lilly; del Astrofísico de Canarias; de la Asociación Española de Comunicación Científica; de la Asociación Española de Bioempresas, Asebio; de las Fundaciones Príncipe de España y la Fundación Botín, o, por ejemplo, de la Universidad de Zaragoza, la Complutense o la Pompeu Fabra. Espero que les guste leer alguna de ellas, porque vale la pena.

De todas las personas que intervinieron de estas entidades, y de muchas otras más, simplemente tomamos nota e intentamos ver cuáles de sus aportaciones podíamos incluir en la ponencia. Y siguiendo con este intento de llamar su atención, quiero también citar, casi textualmente, algunas de las recomendaciones que hace el informe. Por ejemplo, hablamos de que haya deducciones por aportaciones al capital social de empresas de base tecnológica. Hablamos de la posibilidad de trasladar el beneficio fiscal más allá del quinto año a un proyecto innovador. Hablamos de posibilitar que una pyme innovadora pueda transferir a la gran compañía que le compra la tecnología los incentivos fiscales asociados a la investigación. Hablamos de incrementar la contratación directa por parte de empresas de proyectos de I+D de las universidades, de los OPI y de centros tecnológicos con medidas de optimización fiscal. Leerán también la conveniencia de que las administraciones públicas incorporen la planificación pública a los procesos de decisión, para que hagan compra pública innovadora y compra pública precomercial como método de acelerar la innovación por parte de las empresas. Decimos que es importante dar prioridad absoluta a la política de recursos humanos en temas de I+D+i eliminando las tasas de reposición, tanto en universidades como en organismos públicos de investigación –y como he dicho que no haría crítica, no la haré-. Hablamos de poner en marcha la Ley Orgánica de 2011, de universidades, en todo lo que tiene que ver con la flexibilidad de la dedicación a la docencia o a la investigación. Encontrarán también la importancia de la regulación de los aspectos ligados al conocimiento, como su propiedad y su transmisión; de apoyar la creación de nuevos proyectos empresariales innovadores; de poner en contacto universidades, OPI y empresas de una forma distinta y más eficaz. Hablamos de simplificar la justificación de proyectos y expedientes ligados a la ciencia, de proporcionar un marco regulatorio que aporte estabilidad y ofrezca las políticas de apoyo necesarias para gestionar y financiar la I+D+i. Hablamos de fomentar la participación de los particulares en la financiación de la ciencia mediante el diseño de fondos éticos de inversión. Hablamos de diseñar productos de ahorro colectivo de carácter ético solidario, que no tengan carácter especulativo y que canalicen el ahorro hacia empresas españolas que tienen en la innovación su modelo de negocio. Hablamos de situar la ciencia en el mismo nivel que otros fines benéficos, como la cultura o la acción social, a fin de que la podamos financiar desde lo privado. Finalmente, hablamos también de promover iniciativas estables de divulgación por parte de los poderes públicos que, como les he dicho, es lo que estoy intentando hacer.

Señorías, éramos conscientes de que estábamos haciendo una hoja de ruta para el Gobierno. Si éramos capaces de llegar a un acuerdo sería una buena hoja de ruta; en caso contrario, no. Por eso, en el Grupo Socialista apostamos por que siempre era mejor un acuerdo, aunque fuera tardío, que un desacuerdo, sobre todo si era un buen acuerdo como este. Sin duda que algunas dilaciones del proceso han sido como esas tácticas que se dan en los equipos de fútbol, lesiones fingidas o el recogepelotas que no te da el balón cuando toca. Sabemos que ha sido así, sabemos que esta hoja de ruta no será para el Gobierno actual, pero a pesar de todo entendemos que el hecho de que haya una hoja de ruta para el futuro Gobierno hace que gane la I+D+i+d, que gane la ciencia, que gane la innovación y que ganan las pymes. Por lo tanto, para nosotros es un objetivo cumplido.

Nos hubiera gustado tenerlo hace dos años, pero lo tenemos ahora, demostrando que en ciencia ha vuelto a haber acuerdo en el Senado porque el próximo Gobierno tendrá, si quiere tenerla en cuenta, la opinión basada en fundamentos sólidos de esta Cámara sobre qué hacer en estas cosas. Si me permiten, en este viaje, como en el de Ítaca, lo importante ha sido el viaje más que llegar. En consecuencia, creo que ahí la Cámara también ha aprendido mucho. Además, conseguir decir por unanimidad algunas cosas de las que he leído antes, si me permiten, con toda humildad, me parece un lujo para esta Cámara.

Quiero terminar, porque no me queda tiempo y tendré que pedirle treinta segundos al presidente, agradeciendo el trabajo de todos. En primer lugar, de la letrada; de los comparecientes, por supuesto, a los que agradezco que hayan venido; y de todos los senadores y senadoras que han pasado por la ponencia y que voy a nombrar: senadores Vilajoana, Cleries y Alturo, las senadoras Leanizbarrutia e Iparragirre, los senadores Mariscal y Martínez Oblanca, el senador Montilla, los senadores Alarcó, Mateu y Torme, del Grupo Popular, y mis compañeros Joan Lerma y Ramón Ortiz, sin cuya ayuda no hubiera sido posible llegar a esto. Creo que a todos les debemos agradecer que hayamos entendido que cuando los parlamentos se convierten en ágoras en las que se discute, se llega a proyectos y es cuando la política hecha desde estas Cámaras se convierte en útil para los ciudadanos. El y tú más, la herencia recibida y todo esto no sirven para nada, y esto sí. Por esto tiene cada vez más valor -es el que le doy a esta ponencia- el hecho de que el talante, no exento de talento, de los senadores, haya permitido que el talento, no exento de talante, de los ponentes nos permita tener unas buenas conclusiones, que les animo a apoyar.

Muchas gracias. (Aplausos).

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, senador Manchado.

Por el Grupo Parlamentario Popular, tiene la palabra el senador Alarcó.

El señor ALARCÓ HERNÁNDEZ: Muchas gracias, señor presidente. Buenas tardes.

La verdad es que estamos teniendo una sesión donde hay mucha carga sentimental, y yo creo que esto es muy bueno. Para mí la política son sentimientos y referencias, por lo que es muy bueno que los políticos en las cámaras legislativas expresemos nuestros sentimientos, independientemente de algún exabrupto que ha salido alguna vez.

En primer lugar, quiero agradecer a mi grupo parlamentario la posibilidad de representarlo en una ponencia como esta en la que, una vez más, el Senado ha estado a la altura de las circunstancias porque se ha adelantado a las necesidades que tiene la sociedad que representamos aquí y, además, se ha convertido en una auténtica Cámara de la ciencia. Creo que así debe ser, que esta faceta de la ciencia en el Senado profundice y sigamos siéndolo una vez más.

En línea con estos sentimientos, no quiero ni debo dejar de nombrar a José Atarés, a quien el oficio de la vida, el oficio más difícil que hay, se lo llevó prematuramente, dejando un legado de buen hacer, de buena gente y de sentimientos. Fue presidente de esta comisión y no quería dejar de nombrarlo. (Aplausos).

También quiero nombrar –creo que es oportuno y lo quiero hacer− a la letrada, María Teresa González, y a su equipo. Gracias, María Teresa González. Esto lo hago extensivo a todos los trabajadores de la Casa. Deberíamos valorar en su justa medida la maravilla de personal que tenemos en el Senado, que creo que es un lujo y nos facilita la vida a los senadores. En definitiva, se lo agradezco mucho y lo hago personalizando en María Teresa.

Es importante que aprobemos el informe por unanimidad, sin renunciar a nuestra ideología. La ciencia no tiene ideología, y si la tiene es mala cosa porque no es ciencia. Una vez más el Senado ha sabido y ha sido capaz de aunar voluntades para responder a las necesidades que tiene la sociedad que representamos. De esta manera, se va a aprobar por unanimidad algo tan importante como aquello que tiene que ver con la I+D+i, con la investigación y con la ciencia.

Quisiera reivindicar, y la senadora Iparragirre lo dijo oportunísimamente, la categoría política que tienen las ponencias. Reivindico las ponencias. Creo que es una fórmula seria de hacer política, cuando se hace seriamente. En las ponencias hay una interrelación importante con la sociedad –este punto es clave- y, además, saca conclusiones oyendo a la sociedad y vincula a quienes las toman, vincula a la Cámara y, por tanto, vincula al Gobierno que esté en ese momento.

Ya se ha dicho que la ponencia empezó en 2012. Ha sido lenta, pero muy intensa. Ha habido más de 34 sesiones y 60 invitados. Creo que es muy importante la categoría de las personas que invitamos todos los representantes de todos los grupos parlamentarios en esta ponencia. Sin duda, ha sido un verdadero lujo tenerlos en la Cámara, porque todos pudimos aprender puntos fundamentales relacionados con la filosofía, con la medicina, con el marketing, con la investigación directa, con la tecnología, con los trasplantes o con la universidad. Pienso que ha sido muy importante. Para mí ha sido una de las actividades, en los ocho años que llevo en esta Cámara, más importantes que he podido realizar, donde nos pudimos imbuir de muchísimo conocimiento, como digo, en 34 sesiones.

No se olviden que fue el Senado, esta Cámara que denominamos de la ciencia, la que puso en conciencia y en valor la d pequeña de divulgación. Fue en el Senado y lo ha reivindicado el senador Antonio Manchado, portavoz del Grupo Parlamentario Socialista. La divulgación es imprescindible en todo lo que hagamos profesionalizado. Si no, no tendremos la complicidad de los ciudadanos.

Conseguimos introducir cosas importantes hablando de I+D, como las pymes. Es fundamental hablar de ellas porque son las que más dificultades tienen para producir I+D+i por su propia composición, pero no en vano son las que crean el 83% del empleo en nuestro país. Fue muy oportuno apoyar aquí las pymes y su promoción. Por otro lado, y dentro de un código de valores, qué importante es relacionar la ética y la financiación, algo que ha sido novedoso y que hemos sido capaces de hacer aquí. Aparte de hablar de optimización fiscal, que es muy importante; aparte de hablar de micromecenazgo, que es muy importante; aparte de hablar de responsabilidad social corporativa, hablamos de fondos éticos. Es la primera vez que en las Cámaras españolas se introducen, relacionado con la economía y con la investigación, los fondos éticos. Me parece que es un orgullo para todos haber sido pioneros al introducir la ética y la financiación conjuntamente.

Además, hemos conseguido meternos en lo que somos, en buscar una convergencia con la Europa a la que pertenecemos, con ese horizonte 2020, con esa Europa 2020, acercándonos en las propuestas al objetivo 2020, que es clave en la inversión del PIB.

También hemos sido muy importantes en el concepto público−privado de la investigación, la innovación y el desarrollo. Sin ese concepto público−privado es imposible buscar ese objetivo –hay recomendaciones muy importantes en este informe de la ponencia que les recomiendo que se lean− y tenemos que conseguir, con facilidades claras, que el capital privado venga a cubrir un déficit muy importante en la innovación española. Hemos hablado de optimización fiscal, que es un punto clave, y, por cierto, ha salido en esta legislatura que termina el cheque científico, que es un aspecto importante.

Después hay algo que también se ha dicho por algún compañero nuestro, que es la transferencia de conocimiento. Por cierto, aprovecho para agradecer a todos los portavoces su estilo y su forma de hacer las cosas porque han facilitado que podamos tener una convivencia muy buena para hablar, precisamente, de investigación. La transferencia de conocimiento es esa asignatura pendiente que tiene la innovación española para conseguir que haya una unión directa entre la empresa y la investigación, entre la universidad y la sociedad porque, si no, se malgastan muchísimos recursos y no tendría mucho sentido.

Después está el tema del fondo ético. Creo que el binomio ética−financiación es algo imprescindible, al igual que la responsabilidad social corporativa. Hoy no se entiende una empresa que tenga una determinada categoría, que tenga resultados con beneficios positivos, sin un compromiso social con la sociedad en la que estamos.

Por último, sin duda, está la divulgación que, como digo, es imprescindible para buscar una complicidad y una participación ciudadana para que la inversión en algo tan difícil de entender muchas veces para el ciudadano normal, como es la innovación, la investigación y el desarrollo, sea comprendida y pueda justificarse con palabras normales y corrientes, de manera que entiendan lo que significa la investigación y el desarrollo y vean cómo todo lo que hacemos en nuestra vida cotidiana está relacionado con la innovación y el desarrollo. Eso se llama divulgación, eso es la d pequeña que en este Senado conseguimos introducir porque es muy importante.

Quisiera manifestar mi agradecimiento a todos los portavoces y me gustaría hacerle un pequeño matiz, señor Montilla. Yo le tengo respeto por lo que usted representa, por lo que ha sido y por sus responsabilidades, pero hay una parte del discurso que no le compro porque ya lo he oído. Es cierto que una parte de lo que ha dicho usted es verdad, pero creo que no era el momento para hacer esa crítica que usted intentó relacionar con un informe de ponencia que ha salido por unanimidad, incluido su voto, que aporta una hoja de ruta imprescindible y que creo que es importante que llevemos a buen fin.

Querido compañero Antonio Manchado, sacar los balones fuera no es una táctica, eso no tiene sentido. Había una responsabilidad por parte de todos, incluido el Gobierno, para que, con los informes preceptivos, lo que hemos decidido entre todos tenga un valor añadido y no se quede simplemente en un informe más, sino, por decirlo de alguna manera, que fuera de obligado cumplimiento.

Por último, quisiera expresar mi agradecimiento a todos mis compañeros, pero especialmente a mis amigos Jaime Mateu y Ana Torme, porque gracias a ellos, junto con el resto de los portavoces, hemos conseguido llevar a buen puerto esta moción y se lo quería agradecer.

No me voy a despedir porque no me voy a despedir, pero sí les deseo a todos mucha salud. El resto lo tenemos que poner cada uno y cada uno sabrá dónde tiene que estar.

Muchas gracias. (Aplausos).

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, senador Alarcó.

Señorías, ¿de las intervenciones se desprende que se puede aprobar el informe por asentimiento? (Asentimiento). Muchas gracias.

Queda aprobado por asentimiento el informe de la Ponencia de estudio sobre medidas de integración, apoyo y transferencia de conocimiento a las pymes y promoción de un código de valores en el marco de I+D+i+d.

5.1.2. PONENCIA DE ESTUDIO SOBRE EL DESARROLLO DE LAS PYMES Y COOPERATIVAS ESPAÑOLAS EN IBEROAMÉRICA.

COMISIÓN: ASUNTOS IBEROAMERICANOS

(Núm. exp. 543/000008)

El señor presidente da lectura al punto 5.1.2.

El señor PRESIDENTE: Para la presentación del informe tiene la palabra el presidente de la comisión, el senador Pérez de Juan.

El señor PÉREZ DE JUAN ROMERO: Muchas gracias, señor presidente. Buenas tardes, señorías. (El señor vicepresidente, Lucas Giménez, ocupa la Presidencia).

La Ponencia de estudio sobre el desarrollo de las pymes y cooperativas españolas en Iberoamérica fue creada como consecuencia de la aprobación por la Comisión de Asuntos Iberoamericanos, en su sesión del día 28 de noviembre de 2013, de una moción del Grupo Parlamentario Socialista.

Sus miembros iniciales fueron los siguientes senadores: don Urko Aiartza Azurtza, don Agustín Almodóbar Barceló, don Iñaki Anasagasti Olabeaga, don Alfonso Ferrada Gómez, don Dionisio García Carnero, don Josep Maldonado i Gili, don José Antonio Manchado Lozano, don Miguel Pérez de Juan Romero, don Joan Saura Laporta y don Juan Andrés Tovar Mena. Subsiguientemente fue designada doña Paula María Fernández Pena.

Sus reuniones fueron coordinadas por mí, como presidente de la Comisión de Asuntos Iberoamericanos, y en las reuniones, que se hicieron extensivas a la comisión, se contó con la presencia y explicación de comparecientes de máxima cualificación y competencia procedentes de las siguientes instituciones y entidades: MAEC, ICEX, Cepyme, Mondragón Internacional, cooperativas agroalimentarias y Cámara de Comercio de Bilbao.

El informe fue aprobado por unanimidad en la ponencia del 7 de septiembre pasado y por asentimiento en comisión en su sesión celebrada ese mismo día. Sus señorías pueden consultar una completa síntesis de las aportaciones de todos los comparecientes en el propio texto que se les ha distribuido, así como de las recomendaciones principales. Por mi parte me limitaré a hacerles partícipes de sus principales conclusiones.

La empresa española, y también la pyme, ha asumido la necesidad de abrirse al exterior. Las pymes españolas han asumido el reto de la globalización desde hace ya más de dos décadas, representando un porcentaje similar al de la media europea, en torno al 24%. El tamaño de las empresas es un aspecto que influye en su expansión. Aunque no hay cálculos concretos al respecto, en España el número de pymes que tienen un potencial exportador está en torno a las 700 000, es decir, aquellas que tienen entre tres o más trabajadores. Tenemos una gran concentración en cuanto a volumen de grandes empresas exportadoras, lo que contrasta con una base excesivamente amplia de empresas con una facturación exterior marcadamente escasa. Se constata un alto grado de fracaso de nuestras empresas a la hora de permanecer en el exterior. Las pymes y micropymes son las que en mayor medida lo sufren.

El mercado iberoamericano ha sido y seguirá siendo de gran interés para las pymes españolas. Dentro de Iberoamérica, y sobre todo desde el punto de vista industrial, hay dos países muy interesantes, México y Brasil, en los que España y las empresas españolas se encuentran inmejorablemente bien situadas. Las tres grandes oportunidades que Iberoamérica parece presentar a las empresas y pymes españolas son las siguientes: la multilocalización, es decir, más allá de exportar, disponer de activos industriales o comerciales en aquellos países; el crecimiento de la clase media, que aumentará el consumo interno; y los grandes proyectos de infraestructuras como consecuencia de los procesos de urbanización. Finalmente, existen importantes barreras de entrada en los mercados iberoamericanos que se cifran esencialmente en barreras arancelarias, obstáculos no arancelarios en forma de medidas jurídicas y burocráticas y factores derivados del déficit de conocimiento que lastra a muchas de las pymes españolas.

Sinceramente, espero que este informe suscite entre sus señorías la misma acogida que ha generado en la Comisión de Asuntos Iberoamericanos de esta Cámara.

Por último, quiero dar las gracias a todos los miembros de la comisión y a los letrados, don Juan José Pérez Dobón y don Pablo García Mexía, por su excelente trabajo en esta ponencia.

Nada más y muchas gracias. (Aplausos).

El señor VICEPRESIDENTE (Lucas Giménez): Muchas gracias, señor Pérez de Juan.

Entiendo que no hay turnos a favor ni en contra.

Pasamos, pues, al turno de portavoces.

¿Grupo Parlamentario Mixto? (Denegaciones.)

Por el Grupo Parlamentario Vasco en el Senado tiene la palabra el senador Anasagasti.

El señor ANASAGASTI OLABEAGA: Muchas gracias, señor presidente.

Estamos ante un buen trabajo hecho por esta ponencia y por esta comisión. Nosotros presentamos una enmienda porque tenemos cierta experiencia, sobre todo después de haberse presentado el Plan de acción exterior, en el sentido de que los agregados comerciales en las embajadas están tres años, y cuando empiezan a conocer a gente se tienen que ir. Para hacer un trabajo efectivo de cara a la empresa, de cara a las pymes y a la proyección de un trabajo, hacen falta por lo menos seis años. Nuestra enmienda fue por ahí.

Pero usted sabe que, en este caso, no hemos topado con la Iglesia, sino con la Administración y con el corporativismo que existe en la carrera diplomática y en estos grandes núcleos de poder interno, donde se hace todo lo posible para que las cosas no funcionen.

Nuestra enmienda, sí, ha sido aceptada, pero como diría Alfonso Guerra, previamente cepillada. Ojalá alguien algún día lea el informe de esta ponencia porque es un buen trabajo. Se trata de un buen servicio que se hace para la agilización de la proyección de la empresa, sobre todo en América Latina, en una comisión ante la que no quiero desaprovechar la oportunidad para pedir que no desaparezca. La única comisión de Iberoamérica que existe en cualquier parlamento, en Europa y en América, es la que hay en el Senado, la Comisión de Asuntos Iberoamericanos. Esta comisión nació en 1977 como consecuencia de que había una serie de personalidades, tanto del Partido Socialista como de otros partidos, que habían estado exiliados en México, en Venezuela, en Colombia y en Argentina, y que solamente oían hablar de Europa. Era normal que España, en aquel momento, tuviera el ansia de su adscripción y adhesión a la Unión Europea. Sin embargo, se olvidaba siempre la vertiente americana y se consultó con el entonces ministro de Asuntos Exteriores, Marcelino Oreja, que estaba en ese momento en Nueva York, quien dijo que, por supuesto, se creara esa Comisión de Asuntos Iberoamericanos, que fue presidida en primer lugar por don Justino de Azcárate y luego por una serie de personalidades por todos conocidas. Es una buena comisión, no es legislativa, es un buen foro parlamentario y para trabajar, y ojalá en la siguiente legislatura la voracidad del Congreso no acabe con ella.

El informe que hoy vamos a aprobar por unanimidad es un buen trabajo. Se ha trabajado bien por parte de todos los ponentes, gracias a la iniciativa del senador Tovar, y gracias también al trabajo del letrado que nos ha ayudado en las conclusiones de esta ponencia. Por todo ello, nuestro grupo parlamentario, lógicamente, si se trata de votar, votará afirmativamente, y si no se trata de votar cantaremos el aleluya.

Muchas gracias, señor presidente.

El señor VICEPRESIDENTE (Lucas Giménez): Gracias, señor Anasagasti.

Por el Grupo Parlamentario Entesa pel Progrés de Catalunya no hace uso de la palabra el senador Saura. Muchas gracias.

Por el Grupo de CiU tiene la palabra el senador señor Maldonado.

El señor MALDONADO I GILI: Gracias, presidente.

Nuestro grupo valora positivamente la creación de esta ponencia, y por esto nos incorporamos y aportamos. Valoramos positivamente la creación de la ponencia, valoramos positivamente su desarrollo y, sobre todo, su buen funcionamiento. Quiero empezar agradeciendo al presidente de la ponencia su labor, así como a sus miembros y a los letrados que nos dieron apoyo jurídico.

Creo que, en función de las comparecencias, ha quedado claro que las pymes y las cooperativas en Iberoamérica necesitan apoyo institucional, no solo para abrir mercados exteriores, que también, sino, además, desde el punto de vista de seguridad jurídica, así como también para fomentar alianzas estratégicas entre empresas con el objetivo de elevar y potenciar el nivel empresarial.

Abrir mercado siempre es necesario. El mercado iberoamericano es muy diverso, es muy plural y es muy potente, pero en épocas de crisis aún es más importante y más necesario. Esta ponencia así lo cree, así se ha visto, y en sus conclusiones así se refleja. También ha servido esta ponencia −el estudio que hemos llevado a cabo, las comparecencias, el debate− para enviar un mensaje a las empresas que quieren trabajar en Iberoamérica para que hagan investigación, para que abran mercado y para que se reinventen. La crisis, entre otras cosas, comporta cambiar y, de alguna forma, hoy en día las empresas españolas que quieren ir a Iberoamérica deben modularse, agruparse, reinventarse y, sobre todo, deben intentar cambiar actitudes.

Hemos visto, como decía, que Iberoamérica es un gran mercado, muy diverso, pero también en esta ponencia hemos visto que hay barreras de entrada en los mercados iberoamericanos; hemos visto que, entre otras cosas, algunas barreras son arancelarias, por ejemplo, en países como Argentina o Brasil; y hemos visto que algunas no son arancelarias pero que hay obstáculos basados en medidas jurídicas y burocráticas que dificultan los trámites aduaneros. Aquí es donde la Administración puede dar apoyo institucional y crear marcos para las empresas. De alguna forma, creemos que con esta ponencia el Gobierno que salga de las próximas elecciones deberá pensar que las empresas necesitan ir acompañadas de normativas, de apoyo jurídico o de promociones para abrir mercados. Todo esto se ha visto en esta ponencia, y nuestro grupo, como decía el maestro Iñaki Anasagasti, si se vota, votará a favor y, si no, daremos también el apoyo a una ponencia en la que ha habido comparecencias interesantes pero en la que también hemos visto alguna irreverencia de alguna institución que ha llegado a pedir que no se les convocara ni se les hiciera comparecer, como si el Senado no fuera representación soberana. En todo caso, sobre todo hemos visto muchas aportaciones del sector, que está interesado en hacer llegar a la clase política sus preocupaciones y que necesitan apoyo político−institucional.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE (Lucas Giménez): Muchas gracias, senador Maldonado.

Por el Grupo Parlamentario Socialista, tiene la palabra el senador Tovar.

El señor TOVAR MENA: Gracias, presidente.

Señorías, yo también comienzo mi intervención con varios agradecimientos. El primero es para todos los grupos políticos que componen esta Cámara por aprobar por unanimidad la moción que, en su día, presentó el Grupo Socialista en la Comisión de Asuntos Iberoamericanos y que hoy nos está permitiendo debatir y votar en este Pleno una serie de propuestas para mejorar el desembarco de nuestras pequeñas y medianas empresas y nuestras cooperativas en Iberoamérica. Un agradecimiento muy especial a todas las personas que, en representación de instituciones, fundaciones, asociaciones, empresas, cooperativas y demás, han aportado sus conocimientos a esta ponencia, pues de ellos sacamos las reflexiones y conclusiones que ocupan el documento presente; a todos los funcionarios que nos ayudaron a llegar al final de este trabajo y, de manera especial, a sus letrados, en concreto, Pablo García, que ha hecho un esfuerzo de síntesis importante para traer una ponencia absolutamente inteligible. Termino el turno de agradecimientos con los senadores y senadoras miembros de la ponencia y de la comisión por el ambiente de trabajo generado en ella y por el esfuerzo para el consenso, que ha terminado dando su fruto. Hay que destacar la aportación del presidente, el senador Miguel Ángel Pérez, porque ha dirigido la ponencia y la comisión de una forma absolutamente integradora.

La intención del Grupo Socialista, con la solicitud de la creación de esta ponencia, era clara: que el Senado estudiara, valorara y propusiera soluciones a los muchos problemas que nuestras pequeñas y medianas empresas y nuestras cooperativas tienen a la hora de externalizar su actividad tanto de producción como comercial, y hacerlo analizando de manera especial el mercado iberoamericano, un mercado amplio, diverso y emergente. Hemos hablado de multilocalización, de seguridad jurídica, de conocimiento de la cultura –cultura económica incluida− del país al que se va a internacionalizar, de asociarse a empresas nativas de ese país, de utilizar los servicios públicos que España pone a disposición de esas empresas, de los marcos regulatorios del país al que dirigen sus objetivos, de estudios de mercado, de obstáculos arancelarios que se pueden encontrar y de tantas y tantas cuestiones que se han planteado en estas jornadas de trabajo y que hemos sintetizado para convertirlas en conclusiones y recomendaciones.

En cuanto a las conclusiones, destacaría, en lo positivo, cómo nuestras empresas han incorporado las tecnologías de la información y la comunicación a su trabajo cotidiano o cómo el sector exportador ha sabido aprovechar las circunstancias favorables en estos años para fortalecerse. En lo negativo, el alto grado de fracaso de nuestras pequeñas y medianas empresas a la hora de permanecer en el exterior.

En cuanto a las recomendaciones, destacaría una dirigida al Gobierno, la de mejorar el marco de apoyo público a la actividad exterior de nuestras pymes desarrollando los mecanismos de diplomacia pública y de diplomacia económica. Y a nuestras pequeñas y medianas empresas, la de fomentar alianzas estratégicas entre ellas mediante la constitución de consorcios u otra forma de cooperación que permita mejorar su competitividad.

Termino haciendo un balance positivo de final de legislatura de las dos comisiones en las que he sido portavoz: Asuntos Iberoamericanos y Cooperación al Desarrollo. Han sido dos comisiones en las que, en general, nos hemos entendido y en las que los debates se han conducido siempre por el camino de llegar al encuentro; no siempre lo hemos conseguido, pero sí en la mayoría de las ocasiones. De mi primera legislatura como senador he de decir que me voy con un sabor agridulce: el sabor dulce de los puntos de encuentro a los que hemos llegado en algunas cosas como esta que aquí debatimos y el sabor amargo de otras muchas cuestiones importantes para nuestro país en las que no hemos sido capaces de llegar a acuerdos, pero así es también la política. Espero que en la próxima legislatura todos los senadores y senadoras que estén en esta Cámara hagan un esfuerzo mayor que el que se ha hecho en esta para hallar puntos de encuentro.

Mucha suerte para todos y muchas gracias. (Aplausos).

El señor VICEPRESIDENTE (Lucas Giménez): Gracias, senador Tovar.

También la Cámara le desea lo mejor desde el punto de vista personal. Efectivamente, es grato llegar a acuerdos.

Por el Grupo Parlamentario Popular, tiene la palabra el senador Almodóbar.

El señor ALMODÓBAR BARCELÓ: Muchas gracias, señor presidente.

Señorías, presentamos hoy aquí la Ponencia de estudio sobre el desarrollo de las pymes y cooperativas españolas en Iberoamérica, un trabajo y un documento muy serio del que creo que debemos felicitarnos porque nace del consenso entre todos los grupos y de las importantes aportaciones realizadas por el Grupo Socialista y por el senador Anasagasti.

Quiero manifestar mi agradecimiento a todos los senadores miembros de la ponencia; a los señores letrados, don Juan José Pérez y don Pablo García, por habernos facilitado enormemente el trabajo en un ambiente cordial, distendido y muy agradable; a todos los comparecientes que pasaron por la Comisión de Asuntos Iberoamericanos y aportaron un poco más de luz sobre este asunto; y, por supuesto, al personal de esta Casa que todos los días nos facilita las cosas.

Señorías, salir y consolidarse fuera ha sido la opción para muchas de estas empresas acuciadas por la crisis como una forma de mantenerse a flote. La decisión de internacionalizar la actividad de la empresa supone una apuesta no exenta de riesgo y que adquiere un carácter estratégico de primer orden. Cada vez existen más empresas, sobre todo pequeñas y medianas, que apuestan decididamente por impulsar su actividad internacional y traspasar las barreras comerciales de su país. Por ello, es necesario proporcionar apoyo a las empresas españolas en esa internacionalización de su negocio o en la consolidación de su presencia en el exterior, ofreciendo asesoramiento especializado y apoyo para gastos de prospección, promoción exterior o contratación de personal para tal fin. Además, señorías, sabemos que se hace necesario, y así lo recogemos en la ponencia, prestar especial atención a la incorporación de nuevos instrumentos basados en el uso intensivo de las nuevas tecnologías y del talento de las personas para la provisión de servicios avanzados de apoyo a esa internacionalización.

Es evidente que en la época de crisis que hemos vivido son muchas las empresas españolas que han decidido hacer una apuesta clara por la internacionalización, lo que a muchas las ha convertido en más competitivas; a pesar de la crisis han conseguido crear empleo y sin ninguna duda se han convertido en uno de los bastiones de la economía española para llegar al punto en el que hoy estamos, mucho mejor sin duda que hace cuatro años. El hecho de que la economía española hoy se haya convertido en el motor de la economía de la zona euro y que tal como apuntan todas las previsiones de crecimiento vayamos a ser el país que más crecimiento aporte, se debe en parte a la participación de nuestras pequeñas y medianas empresas en esa fase de internacionalización que han acometido. Organismos como el ICEX con programas como ICEX−Next, lanzado en el año 2012, en su búsqueda por dar solución a esas necesidades de las empresas, en el que han participado más de mil empresas, o el Plan estratégico de internacionalización de la economía española, puesto en marcha el año pasado por el Gobierno, han contribuido en buena medida a que nuestras empresas sean mejores y ganen competitividad, como está ocurriendo en estos momentos.

Señorías, las conclusiones de este documento que hoy aprobamos, como decía al principio, serio y de un gran valor, deben valer como hoja de ruta y sus recomendaciones a aplicar por el Gobierno deben servir para mejorar esa competitividad y ayudar a nuestras pymes y cooperativas a salir al exterior mejor preparadas, reforzando su presencia en Iberoamérica y contribuyendo a seguir haciendo grande la imagen de nuestro país.

Señorías, reitero mi agradecimiento a todos. Ha sido un placer trabajar con ustedes y también, por qué no, aprender. Les deseo lo mejor. No voy a despedirme, solo les digo que espero que nos veamos aquí todos en el primer Pleno de la XI Legislatura.

Muchas gracias. Suerte para todos y viva España. (Aplausos).

El señor VICEPRESIDENTE (Lucas Giménez): Gracias, señor Almodóbar.

A la vista de las intervenciones, ¿se puede aprobar el informe por asentimiento? (Asentimiento). Queda aprobado el informe elaborado por la Comisión de Asuntos Iberoamericanos.



5.1.3. Ponencia de estudio para la evaluación de diversos aspectos en materia de residuos y el análisis de los objetivos cumplidos y de la estrategia a seguir en el marco de la Unión Europea.

Comisión: Medio Ambiente y Cambio Climático

(Núm. exp. 543/000009)



El señor vicepresidente, Lucas Giménez, da lectura al punto 5.1.3.

El señor VICEPRESIDENTE (Lucas Giménez): Para la presentación del informe, tiene la palabra la presidenta de la Comisión de Medio Ambiente y Cambio Climático, doña Isabel Mariño Ortega.

La señora MARIÑO ORTEGA: Gracias, señor presidente.

Señorías, esta ponencia fue creada como consecuencia de la aprobación por el Pleno de la Cámara, en su sesión del 12 de noviembre de 2014, de una moción del Grupo Parlamentario Popular con el fin de evaluar en materia de residuos los aspectos de la prevención, recogida, reciclaje, valorización y eliminación, así como nuestra situación ante los objetivos marcados por la Unión Europea y para analizar la estrategia a seguir.

La ponencia, compuesta por once senadores de todos los grupos parlamentarios, inició sus trabajos el 15 de diciembre de 2014 y ha celebrado comparecencias de distintas personalidades en atención a su experiencia y conocimiento en el objeto de estudio de esta ponencia. Su informe recoge las principales cuestiones abordadas y propuestas planteadas por los expertos, a las que siguen las conclusiones y recomendaciones de la propia ponencia.

Quiero ahora resumirles y trasladarles estas recomendaciones que pasan por la puesta en marcha de medidas para la homologación de datos estadísticos, trazabilidad, seguimiento y control de los residuos, por definir las administraciones públicas responsables del cumplimiento de la legislación, por la máxima implicación en las políticas respecto a la gestión de los residuos. Estas recomendaciones, señorías, pasan por que las comunidades autónomas y las entidades locales extremen sus exigencias de inspección y control con los necesarios soportes de ayudas financieras e inversiones. Estas recomendaciones pasan por exigir el cumplimiento de las directivas y propiciar el funcionamiento periódico de las comisiones y grupos de trabajo creados por las leyes en vigor. También, cómo no, por garantizar la financiación del sistema mediante la puesta en marcha de una serie de recomendaciones reflejadas en el texto de la ponencia que no les voy a trasladar por su longitud y profusión. Por abordar con decisión una política clara de fiscalidad en materia de residuos articulando medidas específicas. Por coordinar las actuaciones en materia de prevención de ámbito local, autonómico y estatal enfatizando en la disminución del despilfarro alimentario. Por apoyar el desarrollo de una nueva red de puntos limpios de segunda generación, incluyendo puntos limpios móviles con el objetivo de duplicar en diez años su reciclado. Por elaborar una hoja de ruta que garantice en el plazo de diez años la universalización de la recogida separada de los residuos de origen domiciliario y grandes generadores. Y por desarrollar políticas activas a favor de la demanda del compost.

Señoría, otro de los aspectos que influyen en estas recomendaciones que están incluidas de forma pormenorizada en el texto es la revisión de la responsabilidad ampliada del productor e incorporación a este sistema de nuevos materiales y productos susceptibles de ser gestionados con esta fórmula.

Respecto de los sistemas integrados de gestión, esta comisión, esta ponencia ha considerado prioritario mejorar los procedimientos y órganos de gobierno; que el cálculo de las tarifas de los sistemas integrados de gestión se realice con estudios técnicos y económicos que acrediten su adecuación al cumplimiento de las obligaciones del sistema y también a garantizar la transparencia y control de su funcionamiento. Asimismo, el estudio detallado por parte de los expertos, y también de nuestros expertos del Senado, ha considerado que era muy necesario profundizar en la recogida separada bajo los principios de eficiencia económica, aceptación social, sostenibilidad ambiental y adaptación a las características territoriales y demográficas. Y en concreto en este apartado se considera relevante que los sistemas integrados de gestión tengan planes de mejora de las recogidas selectivas con objetos cuantificables y plazos concretos. Que se elaboren sistemas de planificación, identificación y ayuda. Que los sistemas asuman el coste total de la recogida separada y, en su caso, de la selección de los residuos facilitando la instalación del sistema de depósitos, devolución y retorno en cualquiera de las fracciones de residuos con criterios de sostenibilidad económica, aceptación social y adaptación al medio físico y demográfico como parte de la gestión integrada de los propios SIG. Asumir la garantía del reciclado de todos los residuos para los que sea disponible. Realizar un estudio riguroso, profundo e independiente que cuente con la participación de todos los colectivos directamente afectados sobre la viabilidad económica, social y ambiental de un sistema voluntario de depósitos, devolución y retorno que tenga en cuenta el escenario de convivencia del nuevo sistema con el actual de recogida selectiva. Llevar a cabo acciones de comunicación e información de manera que estas sean eficaces, armonizadas y adaptadas a las necesidades territoriales. Implantar procesos de información, seguimiento y control que garanticen la trazabilidad de la gestión y los datos. Instaurar y controlar la obligatoriedad de que los beneficios obtenidos sean reinvertidos en la mejora de los propios sistemas del SIG.

Respecto de los productos reciclados y recuperados, se considera esencial por parte de la ponencia y, por tanto, de la comisión que la ha aprobado, establecer medidas de apoyo para el desarrollo de mercados de segundo uso. Luchar contra la obsolescencia programada de aparatos eléctricos y electrodomésticos. Incentivar la utilización de materiales reciclados. Establecer medidas de apoyo al productor y que la propia Administración incorpore en sus pliegos de suministros y obras la obligación de que existan porcentajes mínimos de materiales reciclados. Apoyar la I+D+i. Avanzar en el ecodiseño. Desarrollar criterios de fin de la condición de residuo. Aplicar el procedimiento de subproducto. Definir mejor el régimen aplicable a aquellos procesos químicos que permiten obtener nuevos combustibles, y que los combustibles líquidos producidos a partir de los residuos plásticos computen igual que el biodiesel en las obligaciones de mezcla de las petroleras.

Respecto a la valorización, que se incorpore la valorización de todas las posibilidades de rechazo evitando su llegada al vertedero. Que la recuperación energética procedente de los residuos tenga un marco legal de apoyo diferenciado. En ese sentido, habría que revisar la Ley 1/2012, el Real Decreto 413/2014 y la Ley 15/2012, de medidas fiscales relativas al régimen energético de las instalaciones de residuos con aprovechamiento energético. Que se revise el autoconsumo eléctrico de todo tipo de instalaciones de valorización que produzca energía y que se considere procedente la planificación de los sistemas de valorización energética de residuos.

Ese informe recoge también la definición y el establecimiento de medidas de apoyo para el amplio sector empresarial que opera en materia de gestión y tratamiento de residuos; que se revisen todas las medidas y campañas de prevención para conseguir que los ciudadanos perciban con claridad la importancia de su colaboración; y, por último, que se avance en la línea de minimizar al máximo el envasado de productos.

En relación con el vertido, es necesario incorporar todos los costes asociados a su precio, establecer con carácter nacional un canon disuasorio para el vertido y fijar una hoja de ruta que prohíba el depósito en vertedero en el año 2020, que limite el depósito en vertedero de materiales reciclables de vidrio, papel, plástico, metal y biorresiduos, que prohíba el depósito en vertedero de residuos que no provengan de los rechazos generados en proceso de reciclado o valorización y combatir con dureza el vertido ilegal.

Conviene también destacar que esta comisión ha resaltado la importancia y la necesidad de continuar en la próxima legislatura con los trabajos referidos a la gestión de residuos de forma que se pueda profundizar en otro tipo de residuos, y hacer un seguimiento del cumplimiento de la legislación, construir un foro permanente de estudio y análisis de nuevas actuaciones con los agentes empresariales y sociales, y, sobre todo, y lo más importante, con las administraciones generadoras de este tipo de actividad.

Por tanto, señorías, esta ponencia y su comisión ha aprobado este informe con fecha 7 de octubre de 2015 y yo tengo hoy el honor de elevarlo a todos ustedes para su consideración y voto.

Muchísimas gracias. (Aplausos).

El señor VICEPRESIDENTE (Lucas Giménez): Gracias, señoría.

Antes de proceder al debate de los votos particulares, ¿alguien quiere hacer uso del turno a favor? (Pausa). ¿Y del turno en contra? (Pausa). Pasamos entonces al debate de los votos particulares.

A continuación, por el Grupo Parlamentario Socialista, el señor Fidalgo tiene la palabra.



El señor FIDALGO AREDA: Gracias.

Señorías, el Grupo Socialista ha realizado voto particular sobre el informe de esta ponencia dejando constancia ante sus señorías de la valoración positiva que hacemos de su desarrollo. Esta ponencia ha contado con aportaciones importantes de los comparecientes, de las visitas, y hay un informe completo del relato de su desarrollo. En este sentido, agradecemos a la letrada María José Fernández y a los servicios de la Cámara su trabajo. Nosotros pensamos que este informe podría ser aprobado en esas condiciones, pero hemos solicitado que los trabajos para realizar las conclusiones, de forma que estas puedan ser concretas y viables, deban llevarse a cabo en la próxima legislatura por entender que se efectúa de una forma precipitada y no suficientemente madura, y por diversas razones del momento, como las próximas elecciones generales, que van a traer un nuevo Gobierno, nuevos grupos parlamentarios, nuevos gobiernos de las comunidades autónomas, que son los competentes en la materia, el plan de gestión de residuos que va a aprobar el Gobierno inmediatamente y, sobre todo, el paquete de economía circular que la Unión Europea va a aprobar dentro de unos meses. Por lo tanto, expresamos nuestro voto particular haciendo constar que compartimos buena parte de las materias. De hecho, hemos aportado una serie de consideraciones que no están suficientemente concretadas en estas resoluciones sobre distintos temas: la gobernanza de los SIG; la forma de reducir la incineración; un plan de choque para la gestión de la fracción orgánica; la necesidad de incidir en la reducción de materiales o en la reutilización de determinados materiales; la utilización de la logística inversa, que en determinadas materias, como el canal Horeca, es fácilmente gestionable; sobre residuos peligrosos y sobre otras muchas cuestiones que podemos compartir. Por lo tanto, hay acuerdos en aspectos poco decisivos en cuanto a la gestión de los residuos en España y hay un desacuerdo en relación con distintas materias clave en la gestión de los residuos en España. Sin embargo, hago constar que es una discrepancia positiva. La discrepancia no siempre es negativa, y creo que reflejar distintos puntos de vista en una materia tan complicada sobre lo que es mejor para nuestro país es una aportación absolutamente positiva. También lo hemos hecho sobre la forma de plantearlo y creo que en las recomendaciones finales ha habido cierta conformidad con la situación actual del estado de las cosas. Nosotros pensamos que en el pasado se hicieron bien algunas cosas, pero el futuro que tenemos por delante con los países más avanzados de Europa requiere un plan mucho más ambicioso y una nueva época. Una Europa que no tiene recursos y materias primas, como tienen otros continentes, ha de realizar un esfuerzo para que todos los residuos, una vez desechados, vuelvan a entrar en la cadena de fabricación y comercialización para crear nuevos productos, lo cual es un elemento de competitividad para Europa que además va a generar nuevo empleo y nueva actividad.

Por otra parte, señorías, el hecho de compartir el fin que han de tener los vertederos no puede ser una disculpa para que florezca una nueva actividad económica vinculada a la incineración. Debemos gestionar adecuadamente los recursos y esto no puede servir de disculpa para crear un nuevo negocio de la incineración, con nuevas plantas y una mayor actividad de incineración de la que tenemos. Nosotros pensamos que el fin del vertido debe acabar con dos medidas, según el volumen de estas fracciones. Por una parte, la fracción orgánica –la mayor parte de la bolsa negra− requiere de un plan valiente de choque para organizar la recogida selectiva de la materia orgánica, de forma que acabe en un producto utilizable, en un compost de calidad, etcétera. Y, por otra parte, es necesaria la gestión de los envases. Estas son las dos grandes fracciones que acaban en el vertedero. Por tanto, acabar con casi el 90% de lo que va al vertedero pasaría por hacer una buena recogida de envases que permita reutilizar o reciclar prácticamente todo el material, así como la fracción orgánica. Creemos que esto sería lo más eficaz. En cuanto a la fracción orgánica, es necesario un plan de choque para afrontar de forma valiente una gestión diferente. Y por lo que respecta a la gestión de los envases, sería necesario plantear el sistema de devolución y retorno que ya se aplica en los países más avanzados. Nosotros creemos que esto es algo fácil de implantar, como hemos visto y comprobado en nuestra visita a Alemania. Prácticamente cada mes, una nueva región o uno de los países más avanzados −Estados Unidos, Canadá, la Europa nórdica o Australia− lo están implantando. Por lo tanto, pensamos que esto es fácil de aplicar y que es el mejor sistema, porque puede conseguir reutilizar o reciclar prácticamente el cien por cien de los envases. Estamos hablando de una fracción que genera cada día 50 millones de envases. Esto debe combinarse con otras actuaciones, como la utilización de la logística inversa, algo que ya es posible, tal y como se ha demostrado en las comparecencias, en el canal de hostelería y restauración. Por tanto, estas son nuestras aportaciones.

Señorías, pensamos que es precipitado cerrar este trabajo en este momento. Deberíamos plantear mejores medidas y mejores sistemas en esta materia y cambiarnos a la utilización circular de los recursos. Este es el nuevo enfoque que necesita España. En esta materia por ahí va a ir Europa, por ahí van a ir los países europeos, y nosotros así lo vamos a contemplar en nuestro programa electoral en las próximas elecciones generales. Entendemos que estas propuestas deberían incorporarse al informe de la ponencia y por eso pedimos el apoyo a este voto particular.

Muchas gracias. (Aplausos).

El señor VICEPRESIDENTE (Lucas Giménez): Gracias, senador.

Por el Grupo de la Entesa, para la defensa de su voto particular, tiene la palabra el senador señor Saura.

El señor SAURA LAPORTA: Gracias, señor presidente.

Senadoras y senadores, quiero empezar también haciendo una valoración positiva del funcionamiento de esta comisión; una comisión que fue impulsada inicialmente por la anterior presidenta de la comisión, María Jesús Ruiz, a quien saludo desde esta tribuna.

Quiero señalar que los comparecientes han enriquecido nuestro trabajo y que la ponencia ha podido trabajar en un ambiente de diálogo y de consenso absolutamente claro y transparente. No obstante, como decía el portavoz del Grupo Socialista, pensamos que esta ponencia tiene los trabajos inacabados; dicho de otra manera: si no se disolvieran las Cortes, el Congreso y el Senado, en fechas próximas, seguro que hoy no estaríamos hablando de las conclusiones, sobre todo cuando el Gobierno está a punto de aprobar el Pemar, el Plan estratégico marco de residuos o, como se ha dicho, hay una economía circular que va a aparecer en el mes de diciembre. Por lo tanto, nuestra valoración es positiva; hay muchas cosas que compartimos, pero hay algunas que no compartimos y que luego explicaré.

La primera cuestión que quiero plantearles es cuál es la realidad, de qué hablamos cuando hablamos de residuos —insisto, de residuos municipales, de residuos domésticos o de residuos urbanos—, empezando por un problema que tenemos en el Estado español, y es que no hay cifras uniformes de consenso de todas las administraciones; es decir, el Instituto Nacional de Estadística da unas cifras, el ministerio otras y, por tanto, lo primero que habría que hacer es unificar los criterios de cifras y de datos en relación con los residuos que, por otro lado, lo que reflejan es la opacidad de los vertederos. La realidad actual se concreta en tres o cuatro cifras. Anualmente se producen de 22 a 25 millones de toneladas de residuos, de los cuales dos terceras partes, el 66 o 70% van a vertederos. En Europa solo el 5% de los residuos van a vertederos, y en España tenemos la política de los vertederos; vertederos algunos legales, con el apercibimiento de la Unión Europea; otros ilegales, otros inactivos. Es decir, si me lo permiten, tenemos una situación de residuos municipales de desastre y de heterogeneidad en función de las comunidades autónomas.

La otra cuestión es el tema de los envases —a los que luego me referiré—. Cada día se venden más de 50 millones de envases, de los cuales más de 35 millones son envases que se queman o se entierran. Por otro lado, la pregunta sería: ¿Qué contiene un cubo de basura? ¿Qué hay en el cubo de basura? En el cubo de basura prácticamente la mitad es materia orgánica y el 15% son envases; por lo tanto, más del 50% de lo que hay en el cubo de basura son materiales absolutamente aprovechables.

Quiero explicar que es posible que no se sepa cuál es la diferencia entre los que votamos que no con la convicción de que hay muchas cosas positivas, de que se ha avanzado y de que es necesario que la comisión continúe en la próxima legislatura, y los que dicen que sí. La línea divisoria es que hemos de pasar del residuo como residuo al residuo como recurso. ¿Qué quiero decir con esto? Quiero decir que el residuo como residuo es un residuo orgánico, una base que se entierra o se quema; el residuo es un residuo, y a lo que hay que ir es a que el residuo se convierta en un recurso. Dicho de otra manera, si existen 10 o 12 millones de materia orgánica, que se reciclen todos, que se separe orgánicamente para que esto pueda funcionar como compost. Como se ha dicho antes, hemos estado en Alemania y el tema de los envases a unos cuantos nos parece magnífico. Piensen ustedes que en España cada día se venden, como ya he dicho, más de 50 millones de envases, de los que más de 35 millones se entierran o se queman. En Alemania y en otros países lo tienen muy fácil: cuando compras una Coca−Cola, una cerveza, un envase, pagas 10 o 15 céntimos por él y cuando retornas el envase te devuelven el dinero, con lo cual hemos apartado de los circuitos municipales o locales de residuos una parte importantísima de esos envases. Además, la lata que está en el suelo no es un residuo que se queme, sino un recurso que se devuelve. Por tanto, no se derrochan cada día ‑por decirlo de alguna manera− 50 o 60 millones, toneladas de residuos. Desde este punto de vista, con esta concepción, pensamos que las conclusiones −muchas de las cuales compartimos−, por inacabadas, no llegan a concretar exactamente las medidas que se deben tomar con la idea del nuevo paradigma del residuo como recurso.

A nuestro entender, hay cinco cosas que deberían estar clarísimas desde el punto de vista de la política de residuos. La primera es la necesidad de reducir la generación de residuos. Hay una serie de estrategias, de tácticas, de políticas que hacen posible la disminución de los residuos, desde las tasas hasta las campañas de sensibilización. Porque hemos de conseguir la generación de menos residuos.

La segunda es la necesidad de la recogida selectiva de materia orgánica. Eso es algo que en estos momentos solo se hace en el País Vaso y Cataluña, y el resto de la materia orgánica se quema o se entierra, con lo cual, estamos reciclando y aprovechando para el compost entre 1,5 y 2 millones de toneladas de materia orgánica, cuando podemos llegar hasta 10 o 12 millones, insisto, sin incinerar y sin enterrar. Eso significa la separación en origen de la materia orgánica, y solo se realiza –repito- en dos comunidades autónomas. En las conclusiones se hace esta recomendación, pero creemos que se debería ser más exigente.

En cuanto a los envases, ya lo he dicho. Hay resistencia de determinados sectores económicos, y también algún pensamiento de sectores sociales y políticos, a aceptar lo que en Alemania es una maravilla. En Alemania no se ven latas por el suelo ni en la playa ni en el campo de jóvenes, y no se derrochan cada día 50 millones de envases. Todos los envases que se venden se reciclan al 95 o 97%. Además, eso se aparta del circuito municipal de recogida de envases. La pregunta es por qué no hacemos esto, por qué no obligamos, como se hace en Alemania, a que sea así, porque con ello se consigue no dar trabajo, en definitiva, no cargar los costes de residuos de los ayuntamientos y regiones y, al mismo tiempo, una mentalidad de recurso y no de residuo.

Por otro lado, es necesario plantear claramente que se pague el coste real de la eliminación de los residuos, y eso no pasa en España. Piensen que en los vertederos el precio medio es de 22 euros por tonelada y el coste es de más de 40, mientras que en países como Alemania, Austria, Francia o Italia el coste es de 90 o 100. Mientras llevar los residuos al vertedero sea lo más barato, los vertederos continuarán existiendo, por lo que llevar los residuos al vertedero debe ser absolutamente lo más caro. También estamos de acuerdo ‑aquí hay una pequeña discrepancia, no sé si finalmente solucionada o no− en que la incineración también debería tener una tasa, aunque menor que la de los vertederos, porque en la directiva europea el último tema es el de los vertederos y el penúltimo, el de la eliminación.

Finalmente, no es posible desarrollar una política de residuos sin la concienciación de la ciudadanía. Por eso es fundamental que haya campañas de sensibilización que den la vuelta –insisto- a la idea que hasta ahora teníamos de los residuos como residuos para cambiarla por la de residuos como recursos.

En resumen, la ponencia ha hecho un trabajo positivo, pero a nuestro entender, inacabado. Se ha hecho un buen trabajo con visitas a ciudades y a instalaciones, que nos han permitido enriquecernos. De ahí la necesidad de que las conclusiones que ahora se van a aprobar sean mucho más contundentes, en la idea del residuo como recurso y no el residuo como residuo, especialmente con la incorporación en las conclusiones de la recogida separada de la materia orgánica y del sistema de envases de devolución, depósito y retorno, como en Alemania, lo que significaría un gran alivio desde el punto de vista económico y una mejora importante de la limpieza de las ciudades.

Nada más y muchas gracias. (Aplausos).

El señor VICEPRESIDENTE (Lucas Giménez): Gracias, senador Saura.

Pasamos al turno de portavoces.

¿Por el Grupo Parlamentario Mixto? (Denegaciones).



No hacen uso de la palabra.

Por el Grupo Nacionalista Vasco, tiene la palabra el senador señor Cazalis.

El señor CAZALIS EIGUREN: Arratsalde on, mahaburu jauna; arratsalde on, senatari jaun andreok.

Realmente sí podemos decir que en esta ponencia no hay acuerdo –por lo menos, total acuerdo−, y la verdad es que es una pena, aunque creo que hay menos desacuerdo del que dicen los que hablan de que hay desacuerdo, y más acuerdo incluso que los que decimos que no hay acuerdo. Aun así, es cierto que este es el peor momento, no para acordar, pero sí para que se visualice el acuerdo. Como ha dicho el senador Fidalgo, sus propuestas van a su programa electoral, y supongo que eso tampoco puede permitir incluir otras propuestas. Por tanto, me da pena que, después de treinta siete y ponentes, en diez sesiones, en un año –hemos estado hablando aquí de ponencias muy largas en un año: treinta siete ponencias, diez sesiones y cuatro viajes−, la pantalla no se vaya a ver totalmente en verde. Lo repito: la verdad es que es una pena.

No voy a entrar a desgranar lo que dice el informe, porque ya lo ha dicho la senadora Mariño Ortega. Me da pena que no consten en el Diario de Sesiones los diferentes puntos de vista, pero creo que no es lo que nos toca y por eso voy a obviar la discusión. Lo que quiero es hacer unas puntualizaciones al voto que ha hecho el Grupo Socialista, que dice literalmente: llegamos también a esa conclusión una vez leída la propuesta de conclusiones y recomendaciones, según propuesta de la exsenadora Ruiz, que realizó la función de coordinadora de la ponencia. En primer lugar, quiero dar las gracias a la exsenadora Ruiz por haber propuesto la ponencia, por haberla dirigido durante el tiempo que la dirigió y por habernos ayudado, evidentemente, a hacer las conclusiones. Pero quiero recordar -también al senador Fidalgo, y él lo sabe- que el Grupo Vasco ha presentado muchas propuestas, que han sido incorporadas –me atrevo a decir que en su totalidad- al texto de la ponencia. Por tanto, no me queda más que reivindicar; una cosa es que seamos invisibles fuera de la Casa, pero no vamos a ser invisibles también en la Casa.

En segundo lugar, se vuelve a decir que el texto refleja conformismo con la situación de la gestión de los residuos en España, que demanda una actuación ambiciosa. Señorías, yo vengo del territorio histórico de Vizcaya, y las propuestas que hemos hecho como Grupo Vasco han sido desde la perspectiva precisamente de lo que uno más conoce −en este caso, yo, el territorio histórico de Vizcaya−. Y voy a dar unas cifras, que creo que sirven para que se visualice la línea por la que iban nuestras propuestas, y con qué justificación, en algo que ya estamos haciendo. En España se recicla el 30% de la masa bruta que se recoge como residuos urbanos y comerciales asimilables; en Vizcaya, el 60%. En Austria -lo pusimos como ejemplo, porque aquí hubo un ponente austriaco-, el 59%; y en Alemania, el 64%. Por tanto, 30 frente a 60 y frente a 64, que es el mejor, que podemos decir que es Alemania. El 10% del total de la masa bruta de residuos recogidos en España va a valorización; esencialmente a incineración, pero a valorización en general. En Vizcaya, el 30%; en Austria, el 37%, y en Alemania, el 35%. Pero en Suecia, el 50%; en Holanda, el 49%; en Bélgica, el 44%; en Dinamarca, el 54%; en Estonia, el 64%; en Luxemburgo, el 35%; en Finlandia, el 42%; y en Francia, el 34%. También en eso creo que estamos a nivel europeo. Y el 60% de la masa bruta de residuos recogidos en el Estado español va a vertedero; en Vizcaya, el 9,4; el 4%, en Austria; y, teóricamente, el 0% en Alemania.

Nos queda mucho por hacer para eliminar por lo menos ese 5% y llegar al nivel de Austria, pero creo que vamos por ese camino. Por tanto, no me siento identificado con la frase de que el texto refleja conformismo, porque hemos hecho y hemos aportado un montón de las setenta y dos propuestas concretas. Y si muchas de las que ha leído la senadora Mariño Ortega las hemos hecho nosotros, y las hacemos desde un punto de vista equiparable al de Austria, no es reflejo de la realidad decir que eso supone conformismo.

No voy a entrar a discutir si lo hacemos bien o mal o cómo lo tenemos que hacer. Creo que las setenta y dos propuestas van a todos los tramos de la pirámide, de la jerarquía de residuos. Y, sí: no hemos tenido tiempo para hacerlo mejor, es cierto; la ponencia empezó hace un año, y en un año hemos visto todo lo que hemos dicho. Lógicamente, estamos de acuerdo en que se podría mejorar en cada uno de los puntos, sin ninguna duda, y probablemente también llegar a acuerdos -aunque no sé si en todos-, incluyendo lo que se ha hablado del sistema de depósito y retorno, y precisamente por iniciativa del Grupo Vasco se indica que hay que fomentar el sistema de depósito y retorno, solo que en unas condiciones que no tienen por qué ser las de Alemania ni las de Dinamarca. Esa es otra cuestión. Y hay que hacerlo en los entornos en los que sea más conveniente y para el bien del propio sistema, porque, si no, nos comeremos el jamón y dejaremos el hueso, y el hueso se lo tiene que quedar alguien.

Me quedo con la décimo novena conclusión, que quiero leer literalmente: Creemos importante destacar la necesidad de continuar en la próxima legislatura, con el formato que decida la Cámara, con los trabajos referidos a la gestión de residuos, de forma que se pueda profundizar en otros tipos de residuos y hacer un seguimiento del cumplimiento de la legislación, a la par que constituir un foro permanente de estudio y análisis de nuevas actuaciones con los agentes empresariales y sociales y, sobre todo, con las administraciones.

Creo que esta es la conclusión, que en eso estamos todos de acuerdo, y este portavoz se va a quedar con este último punto. Siento que no lleguemos a un acuerdo, es verdad, pero en el desacuerdo también estamos de acuerdo.

Muchas gracias, señor presidente.

El señor VICEPRESIDENTE (Lucas Giménez): Gracias, senador Cazalis.

¿Por el Grupo de la Entesa? (Denegaciones).



El senador Saura no hace uso de la palabra el senador Saura. Muchas gracias.

Por el Grupo de CiU, tiene la palabra el senador Maluquer.

El señor MALUQUER FERRER: Gracias, presidente. Senadores, buenas tardes.

Ya manifesté en comisión, y lo reitero ante el Pleno de esta Cámara, mi reconocimiento a la que fue inspiradora, y después, coordinadora de la ponencia: la senadora, que lo será de por vida, María Jesús Ruiz. Gracias, María Jesús, por tu iniciativa. Hiciste posible que esta ponencia lo fuera por consenso de todos los grupos, dada la importancia de lo que íbamos a tratar, que era básicamente de los residuos municipales y genéricos que tenemos entre manos para conseguir un medioambiente mejor. También, cómo no, quiero agradecer la implicación y el trabajo a la letrada de la Comisión de Medio Ambiente, María José Fernández Ostolaza y darle las gracias a todo su equipo por su diligencia y dedicación a los trabajos, que, como explicaba el senador Cazalis, han durado un año.

Entrando en materia, a la vista de las aportaciones de los votos particulares de la Entesa y del Grupo Socialista, a este portavoz también le gustaría vivir en un mundo donde la deposición e incineración se hubiesen descartado como formas válidas para la gestión de residuos. Pero vivimos en el tiempo presente y debemos avanzar hacia ese objetivo desde el realismo de la situación en la que nos encontramos, de nuestro entorno inmediato, de nuestra realidad pueblo a pueblo, ciudad a ciudad.

Esta ponencia fue creada para estudiar el estado de la cuestión, los objetivos cumplidos hasta la fecha y los que se deberán cumplir en el marco de la Unión Europea, de acuerdo con los retos planteados por la Directiva marco de residuos 2020, y encaminarlos conforme a esta nueva estrategia de la economía circular.

Mi grupo votará a favor del informe de la ponencia, porque es coherente y reconoce el trabajo desarrollado durante este largo período de tiempo y recoge las aportaciones de casi cuarenta comparecientes representativos de todos los ámbitos que afectan a la materia de residuos: administraciones, productores, usuarios, investigadores y empresas que se dedican a este mundo y aportan mucha innovación a través de la investigación. Y también están las visitas de estudio realizadas. Pienso que las conclusiones y recomendaciones a las que llegamos nos van a permitir seguir avanzando y, como decía el senador Cazalis al referirse a la decimonovena recomendación, no son un punto y final, sino un continuar, un seguir avanzando a partir de la situación actual, reconociendo las diferencias en el desarrollo y la consecución de objetivos de cada realidad diversa de los territorios que conforman nuestro país. Pienso que mi comunidad, Cataluña, es el modelo a seguir, y espero que en un futuro próximo se haya armonizado la situación entre las otras regiones.

En definitiva, me quedo con lo positivo de las conclusiones, que persiguen llamar la atención para conseguir los objetivos comunitarios en la gestión de residuos, tanto de competencia municipal como genéricos.

Y concluyo diciendo que debemos seguir incorporando medidas de toda índole: económicas, fiscales y organizativas, para frenar e invertir la tendencia de incremento de generación de residuos, desincentivar la deposición en vertedero y buscar la valorización material y, solo en última instancia, la valorización energética, una vez descartada la conversión a otros productos. En definitiva, se trata de aplicar el sentido común a la gestión de los residuos para lograr que todo residuo pueda ser transformado en materia prima para la fabricación de otros nuevos y ayuden a mejorar nuestra relación con el medioambiente.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE (Lucas Giménez): Gracias, senador Maluquer.

Como ha dicho, agradecemos la presencia de la anterior presidenta de la Comisión de Medio Ambiente, que ha querido estar presente cuando no es senadora.

Gracias. (El señor presidente ocupa la Presidencia).

El señor PRESIDENTE: Por el Grupo Parlamentario Socialista, tiene la palabra el senador Fidalgo.

El señor FIDALGO AREDA: Gracias.

Señorías, he dicho que mi valoración del desarrollo de la ponencia era positiva, reconociendo la aportación de los comparecientes y de todos los grupos, también del Grupo Vasco y del senador Cazalis, que sabe que valoro su trabajo. De hecho, me siento reconocido en algunas cuestiones de las conclusiones, como en una de las principales que planteamos, con matices: que este trabajo continúe en la próxima legislatura. Fue una conclusión que expuse en unas jornadas públicas organizadas por la Fundación para la Económica Circular; la expresé allí públicamente y creo que está bien recogida aquí. Pensamos que en este momento de la tramitación, al cerrar esta ponencia, deberíamos detenernos, reconociendo y aprobando todo el trabajo realizado. Ya me he referido a las cuestiones que compartimos y a las que aportamos, que pueden ser evidentes, y agradezco el trabajo, la colaboración y la buena actitud de todos los miembros de la ponencia: de la senadora Ruiz y de los senadores Cazalis, Maluquer, Saura y de todos los compañeros que han estado trabajando. Pero todos coincidirán conmigo en que es un final precipitado, por decirlo de una forma suave, y esta es una materia suficientemente ambiciosa, que requiere ambición. Señorías, no estamos analizando lo que hemos hecho en el pasado, que tiene sus claroscuros y en el que hay cosas buenas, malas y mejorables, sino que la forma de ver esta cuestión es plantearnos cómo queremos que España gestione los residuos en el año 2020 o 2030, etcétera; es decir, en el futuro. Y creo que ninguna persona se va a imaginar que, en el futuro, en el año 2020 o 2030, quememos los recursos, que son los residuos. Ninguna persona se lo puede creer y, por tanto, la hoja de ruta, y lo que me importa, debe ser si las conclusiones van en el camino de fomentar o no la incineración. Alguien ve que acabar con el vertedero puede ser un gran negocio para fomentar incineradoras, y a mí esa hoja de ruta no me gusta. Hemos analizado cómo se elimina el vertedero mediante dos cosas. La primera es la fracción orgánica. Pues hagamos un plan de choque sobre cómo gestionar la fracción orgánica, que es uno de los grandes retos que España tiene que plantearse en todas las comunidades autónomas. Vayamos a eso. Y la otra gran pata es la gestión de los envases. Está claro que en estas resoluciones se plantean medidas proteccionistas sobre el sistema actual de los SIG, que creo que está sobrepasado por el tiempo. Es decir, ni los SIG tienen ambición para llegar al 95 o 98% de reciclaje o reutilización de los envases ni tampoco pueden dar ese gran salto que España tiene que dar. Y precisamente otra ambición como país es dar un gran salto para reutilizar o reciclar el 95 o 98% de los envases.

Estas son los dos grandes cuestiones. Por tanto, las conclusiones y las resoluciones para nosotros no son del todo satisfactorias por esas cuestiones. No podemos seguir diciendo que vamos a hacer un estudio sobre la viabilidad de los SIG, algo que ya estaba en la ley anterior y que este Gobierno cambió. ¿Para cuándo lo haremos? ¿Para el día del juicio final? Creo que a las cosas importantes, como la gestión orgánica, hay que ponerles plazos, y en el caso de la fracción orgánica este ha de ser inmediato.

Sobre la incineración se promueve un plan sistemático de nuevas incineradoras. En las conclusiones se dice que se debe defender como un sistema imprescindible, que hay que dar seguridad jurídica a las inversiones, que la valoración energética debe ser prioritaria y que se deben planificar los sistemas de valoración energética con tratamientos fiscales a las instalaciones, etcétera.

Por consiguiente, en los temas importantes –como estos dos-, en los que compartimos muchas cosas anecdóticas o de menor entidad, hay discrepancia. Esa discrepancia es amistosa -es verdad- y ha servido para dar luz a un problema importante de nuestro país, y en ese sentido me siento satisfecho. Evidentemente, habrá que continuar ese trabajo por muchas razones, entre otras, porque las nuevas Cortes darán seguramente una pluralidad diferente, hay nuevos gobiernos que son los competentes en la materia, y Europa nos va a decir por dónde va el horizonte de futuro. Esa es la cuestión. Por cierto, nosotros derivamos conclusiones del trabajo de la ponencia a nuestra oferta electoral, no al revés, porque, si no, habríamos tirado nuestro trabajo en la ponencia.

Por último, permítanme decir en el Pleno una frase de despedida -por una parte, parece Navidad y, por otra, un funeral-. Yo, que no sé si soy de los que están de despedida, les recuerdo que en España se entierra muy bien. Desde luego, en cuanto uno se entera que alguien muere, a todos nos salen alabanzas. En todo caso, por mi estancia en el Senado, quiero mostrar mi agradecimiento al personal de la Casa y a los senadores de todos los grupos. Yo no me voy a despedir de ustedes, porque creo que llevamos con nosotros a las personas que apreciamos y que no tenemos que despedirnos de ellas. Y con la misma fuerza con la que a veces defiendo mis ideas, les manifiesto mi admiración y aprecio por todos ustedes.

Pero sí voy a pedir un mandato a los que se queden y a los que vengan. El Senado, por la forma, por la dinámica de trabajo, es una Cámara muy útil para los ciudadanos, y pienso que tenemos que hacer –aquí si- una operación de reciclaje. Creo que tenemos que hacer la reforma de la Cámara, y a los que se quedan y a los que vengan les pido que hagan en el Senado esa reforma de la Cámara territorial que nuestro país necesita.

Muchas gracias, y un saludo. (Aplausos).

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, senador Fidalgo.

Por el Grupo Parlamentario Popular, tiene la palabra el senador Aparici.

El señor APARICI MOYA: Muchas gracias señor presidente.

Quiero empezar esta intervención agradeciendo a nuestra actual presidenta, Ana Mariño, la síntesis de las conclusiones y recomendaciones de la ponencia -creo que algunos no las estaban escuchando muy bien; yo al menos he procurado atender claramente- y, cómo no, también quiero agradecer el importante trabajo realizado por nuestra buena amiga María Jesús Ruiz durante su Presidencia, coordinando los trabajos de esta ponencia, como bien han dicho todos los compañeros.

Déjenme que les diga que considero que la ponencia ha hecho un excelente trabajo.Y, evidentemente, el Grupo Popular entendía que de ninguna manera podía faltar al reconocimiento del trabajo fundamental que han venido haciendo esos treinta y siete comparecientes, como ha dicho el senador Cazalis, de distintos ámbitos de la sociedad civil que hemos traído al Senado a trabajar con nosotros. Me gustaría que las señoras y los señores senadores leyeran los trabajos de la ponencia, especialmente las intervenciones de esos ponentes, porque verdaderamente hay magníficos ejemplos de buenas prácticas por parte de los ponentes que han venido, que también hemos visto en las visitas que hemos hecho. Y me refiero especialmente a la magnífica visita a Zabalgarbi –y quiero mostrar mi agradecimiento al Grupo Parlamentario Vasco-, ejemplo de una también magnífica buena práctica en el tratamiento de residuos en España, y también a la visita a Koopera y a todo el entorno. Y es que algunos quieren explicar las cosas solo desde una parte para que parezca lo que no es. Señoras y señores senadores, en Zabalgarbi, en el País Vasco, vimos la planta de aprovechamiento energético, pero también vimos una TMB y unas instalaciones como las de Koopera, que recuperan, reciclan, etcétera. Y a algunos no les interesa decir esto.

Señor Fidalgo, para mí los votos particulares son −honestamente se lo digo− un ejercicio de escapismo a lo Houdini -¿se acuerda usted de Houdini?- No se puede venir aquí, después de haber estado un año trabajando, y decir que ahora vamos con prisas, que vienen las elecciones, etcétera, porque cuando vienen las elecciones ustedes entienden que todo se tiene que parar. Ese sería su modelo, no el nuestro. Nuestro modelo es seguir trabajando hasta el último día, y esta ponencia ha hecho lo que tenía que hacer, por respeto, además, a toda la gente que vino a trabajar aquí con nosotros. Yo creo que no hay ninguna confusión. Mi buen amigo, el senador Saura, ha dicho algo que yo creo que no es exactamente así. La línea no es esa. Efectivamente, todos nosotros tenemos en mente un objetivo bastante utópico: conseguir el residuo cero, y todos sabemos que es imposible conseguirlo en este momento. Pero sí podemos conseguir algo que tienen muchos de los países de nuestro entorno en la Unión Europea, que es el vertido cero. Nuestro trabajo ha sido importante en esa línea, en la que van las recomendaciones que ha leído Ana Mariño y que figuran en el informe final de la ponencia, con las que ustedes mismos admiten que están prácticamente de acuerdo.

Yo no estoy en absoluto de acuerdo, como también decía el señor Cazalis, en que la redacción de las recomendaciones de la ponencia sea un ejercicio de conformidad. En absoluto. Si alguien dice eso, señor Fidalgo, yo debo responderle que parece que no se hubiera leído bien las conclusiones y recomendaciones de la ponencia. Además citan ustedes cosas que vienen recogidas en la ponencia. Por ejemplo, el señor Saura –se lo digo con todos mis respetos- manifestaba que no nos referimos al residuo como recurso. Pues bien, es una frase íntegra, completa, que aparece, y no una vez, sino más, en las conclusiones y recomendaciones, donde se dice que uno de nuestros enfoques es, efectivamente, considerar el residuo como recurso.


Catálogo: legis10 -> publicaciones -> borrador -> senado
senado -> Borrador de la sesión plenaria celebrada el miércoles, 1 de octubre de 2014
senado -> Borrador de la sesión plenaria celebrada el miércoles, 18 de febrero de 2015
senado -> Borrador incompleto de la sesión plenaria celebrada el miércoles 13 de mayo de 2015
senado -> Borrador de la comisión de presupuestos celebrada el díA 23 de septiembre de 2015
senado -> Borrador de la comisión de sanidad celebrada el díA 7 de abril de 2015
senado -> Borrador de la sesión plenaria celebrada el miércoles, 25 de marzo de 2015
senado -> Borrador incompleto de la sesión de la comisión de justicia celebrada el díA 3 de marzo de 2015
senado -> Borrador de la sesión de la comisión de interior celebrada el jueves, 24 de abril de 2014
senado -> Se reanuda la sesión a las nueve horas. El señor presidente: Señorías, buenos días
senado -> Borrador incompleto de la sesión plenaria celebrada el díA 1 de octubre de 2015


Compartir con tus amigos:
1   ...   9   10   11   12   13   14   15   16   17


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos