Bloque 1: electroterapia



Descargar 0.97 Mb.
Página10/11
Fecha de conversión05.09.2018
Tamaño0.97 Mb.
Vistas175
Descargas0
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

INCONVENIENTES:




  • Muchos pacientes temen al agua, explicarles el tratamiento, meternos con él. Sino mejora suspender el tratamiento.

  • Hay un límite en la duración del tiempo de permanencia en la piscina.

  • Es difícil conseguir una fijación firme y aislar el movimiento.

  • Es necesario vigilar continuamente la cloración del agua y la posible propagación de infecciones.

  • La instalación y mantenimiento de una piscina es más costosa.

De todas formas las ventajas superan a los inconvenientes.



  1. EFECTOS TERAPÉUTICOS:




  • Mejora el dolor y el espasmo muscular.

  • Conseguir una buena relajación del paciente (muscular y psíquica).

  • Mantener o incrementar la amplitud de los movimientos articulares.

  • Reeducar músculos paralizados. Primero se facilita el movimiento y después se mantiene, y por último se potencia.

  • Fortalecer los músculos débiles y desarrollas su potencia y resistencia.

  • Facilitar la marcha y otras actividades funcionales.

  • Mejorar la circulación y con ella el estado trófico de la piel.

  • Proporcionar al paciente ánimo y confianza para realizar sus ejercicios.



  1. INDICACIONES:




  • Afecciones reumáticas:




  • Reumatismos inflamatorios.

  • Artritis reumatoidea.

  • Espondiloartritis.

  • Artritis psoriásica.

  • Reumatismos degenerativos: coxartrosis, gonartrosis, artrosis vertebrales, artrosis de las articulaciones distales de los miembros.

  • Secuelas traumáticas y ortopédicas:




  • Desviaciones vertebrales: escoliosis, hipercifosis e hiperlordosis.

  • Fracturas cerradas, contusiones, esquinces.




  • Afecciones neurológicas:




  • Secuelas de lesiones centrales, hemiplejias.

  • Secuelas de encefalopatías.

  • Enfermedad de Parkinson.

  • Parálisis cerebral.

  • Paraplejias y monoplejias.

  • Polimielitis anterior aguda.

  • Síndrome de Guillén – Barré.




  • Otras indicaciones:




  • Flebopatías.

  • Grandes quemados.

  • Procesos psiquiátricos.



  1. CONTRAINDICACIONES:




  • Trastornos cardiovasculares.

  • Enfermedades infecciosas, por riesgo de contagio.

  • Algunos estados psíquicos.

      1. METODOLOGÍA DE APLICAIÓN PRÁCTICA:

A continuación damos unas pautas generales del procedimiento de este tipo de tratamiento.




  • Temperatura del agua: 35-36ºC.

  • Es necesario examinar la piel, sobre todo la de los pies, para detectar lesiones, como micosis, heridas abiertas o infectadas o dermatitis. En caso de detectarlas suspender el tratamiento.

  • Que meta los pies en una solución clorosa fungicida para evitar hongos.

  • El paciente debe ducharse (agua caliente) antes de entrar a la piscina por higiene y para que se acostumbre a la temperatura del agua.

  • Explicación del tratamiento al paciente antes de entrar al agua. Si va a hacer ejercicios enseñarle a hacerlos fuera del agua y después entrar.

  • Infundirle confianza y que entre de forma progresiva.

  • Para entrar en el agua si es necesario utilizar grúas.

  • El fisioterapeuta debe:




  • Prevenir caídas dentro y fuera del agua.

  • Advertir al paciente de las dificultades de visión por la refracción y los reflejos.

  • Prever los riesgos de desequilibrios.

  • Estar en todo momento cerca del paciente.




  • Tiempo de tratamiento: 5-30 min, hasta 45 min. En dependencia de la edad, el estado del paciente y la temperatura del agua.

  • Después del tratamiento:




  • Ducha entre 34-36ºC para eliminar el calor, el sudor y el cloro del cuerpo.

  • Reposo envuelto en una toalla o sábana durante unos 20 min.

  • Comprobar que las constantes vitales vuelvan a la normalidad: Presión arterial, frecuencia cardíaca y respiratoria.

  • Conveniente que tome una bebida caliente para restablecer la pérdida de hídrica.

A partir de estos puntos, que van a ser comunes a cualquier tipo de tratamiento, desarrollamos la metodología de aplicación práctica del trabajo hidrocinesiterapico en el caso de un PROCESO COXARTRÓSICO.




        1. OBJETIVOS TERAPÉUTICOS:




  • Reportar los mayores beneficios posibles desde un punto de vista funcional, conservar la función de las articulaciones.

  • Para ello debemos ajustarnos al grado y al tipo de lesiones anatómicas y a la alteración funcional que caracteriza ese estadio: Balance articular, muscular, exploración.


        1. FASES DE LA PATOLOGÍA ARTROSICA:




      1. Fase precoz:




  • Trastornos funcionales: contracturas musculares y dolor.

  • Objetivo:




  • Detener la evolución.

  • Mantener la movilidad de la articulación.

  • Evitar posturas viciosas que dan lugar a rigideces articulares, en este caso el flexum de cadera.

Es en la que más se puede hacer.





      1. Fase posterior:




        • Deformidad articular evidente.

        • Objetivos:




  • Posibilitar que el paciente realice ejercicios imposibles de realizar fuera del agua por el dolor. En esta fase el movimiento es doloroso y también el apoyo unipodal.

  • Conseguir la estabilidad de cadera (conseguir apoyo unipodal).

  • Evitar atrofia muscular.

  • Luchar contra el dolor.




      1. Fase avanzada:




  • Deformación acentuada.

  • La función es muy limitada y dolorosa.

Los logros terapéuticos que se pueden alcanzar son muy pocos.

En esta fase avanzada se suele terminar con una prótesis de cadera, por lo que entraríamos en una fase postoperatoria encaminada a una reeducación motora, sobre todo de la marcha.



        1. PROTOCOLO DE ACTUACIÓN (EN FASE PRECOZ):

Las pautas de tratamiento están en función de los objetivos terapéuticos a alcanzar, y son las siguientes:




  • Aplicación de las técnicas de movilización pasiva en piscina de la articulación coxofemoral.

  • Ejercicios activos de los músculos extensores y flexibilización de los grupos flexores y aductores de esta articulación.




  1. Técnicas de movilización pasiva en el agua:




    • Posición de partida firme y estable.

    • Uso de material complementario para ayudar en la fijación: soportes fijos, planchas, asientos, boyas, cinchas, etc.

    • La posición de elección será el decúbito supino sobre medio plano. Se pueden utilizar cinchas para que el paciente no quede flotando y reposa cabezas para que la cabeza quede fuera del agua. Se pueden utilizar flotadores o boyas para sujetar miembros inferiores.




    • El fisioterapeuta debe estar introducido dentro del agua y colocado en el mismo lado de la articulación a movilizar.

    • Las técnicas de movilización siguen los mismos principios que las cinesiterapia pasiva.

    • Hay dificultades para la fijación y estabilización en la realización de movilizaciones analíticas.

    • Contratomas o presas de estabilización dirigidas a la movilización del miembro inferior contrario o del tronco. Generalmente, al mover la coxofemoral se mueve el tronco, por lo que hay que utilizar planchas u otros dispositivos para fijar.

    • Debido a estas dificultades de fijación hay que desechar técnicas de movilización específicas, como pueden ser tracciones, descompresiones, etc.

    • Sí se pueden aplicar técnicas de movilización pasiva funcional, que provocan movimientos libres de compensación en el miembro inferior contrario y en el tronco.



  1. Ejercicios activos en el agua:

El trabajo activo de la articulación afectada se inicia paralelamente a la realización de las técnicas de movilización pasiva, y se va adaptando de forma progresiva a las posibilidades del paciente.





  • Trabajo selectivo de los músculos extensores de la cadera:




  • Posición de partida firme y estable.

  • Uso de material complementario para ayudar en la fijación y crear diferentes resistencias.

Se pueden elegir dos posturas para el trabajo de esta musculatura:




  • Decúbito prono sobre medio plano.

  • De pie mediante la sujeción del propio paciente a la barandilla que rodea la piscina.

Se puede establecer una progresión en los ejercicios de la siguiente forma:


Fase I:


  • Movimientos facilitados por el empuje.

  • Extremidad inferior desde una posición perpendicular a la superficie del agua hasta otra horizontal

  • Si la musculatura está muy débil, se puede pedir que realice el ejercicio al principio con un brazo de palanca pequeño (con la rodilla flexionada), y luego hacer el brazo de palanca más largo (con la rodilla extendida).


Fase II:


  • El movimiento se ejecuta desde una posición horizontal de forma que la fuerza de empuje apoye el movimiento. La resistencia la pondrá la fuerza de cohesión.

  • Posición del paciente en decúbito lateral apoyado sobre un plano completo.

  • Utilizar también brazos de palanca.


Fase III:


  • En un principio, el ejercicio se puede realizar en contra del empuje del agua. Para complicarlo más se pueden utilizar flotadores o aletas, que hagan menos aerodinámico el movimiento y se requiera un mayor esfuerzo muscular.

  • Pasar de la posición horizontal a la vertical para aumentar el arco de recorrido.

  • A más velocidad más trabajo muscular.

  • Variando las posiciones podemos seguir el mismo orden para trabajar abductores y rotadores externos.


  • Flexibilización de la musculatura flexora y aductora:

Mediante técnicas de estiramientos específicos:




  • Pasivas: El fisioterapeuta coloca el conjunto músculo – tendinoso en posición de máximo alargamiento.

  • Autopasivos: El fisioterapeuta enseña al paciente (primero fuera del agua y luego dentro) la forma de realización de los mismos.

Pautas para los estiramientos autopasivos:




  • Posición de partida.

  • Búsqueda de la situación de tensión muscular. No provocar dolor porque sino el músculo se contrae y el efecto es el contrario.

  • Mantener esta situación unos 20-30 seg.

  • Relajación.

  • Tiempo de reposo entre maniobras.

  • Número de repeticiones.

  • Tiempo de reposo entre tandas.


  • Trabajo global:




  • Trabajo de las cadenas musculares de la extremidad inferior y del tronco. En prono trabaja la musculatura posterior y en supino las cadenas anteriores.

Pesas de corcho



En fases finales de recuperación, se puede utilizar la natación terapéutica, en la que se trabajan las extremidades inferiores, superiores y el tronco.




  • Braza: Es el estilo más usado, porque se evitan las rotaciones vertebrales al ser más simétrica. Se trabaja la cadena posterior y se facilita el trabajo de extensores de columna y de cadera.

  • Crawl: Trabajo asimétrico de la musculatura del tronco, solicitando la rotación de cuerpos y discos vertebrales., por lo que no debe haber contraindicaciones al respecto.

No hay que olvidar que el tratamiento hidrocinesiterápico es un método complementario al resto de los métodos terapéuticos.



TEMA 6: Balneoterapia (Hidrología médica).
En Francia se denomina Crenoterapia.

También son conocidas como curas termales.

Es el tratamiento por medio de aguas mineromedicinales.



      1. CONCEPTO DE AMM:

Para que un agua sea mineromedicinal debe cumplir dos condiciones:




        • Que cumpla uno de los siguientes requisitos:




  • Llevar más de 1 gr de sustancias disueltas por litro.

  • Que su temperatura sea mayor de 20º C.

  • Que, sin cumplir ni uno ni otro requisito, contenga un elemento particularmente activo en concentración mínima por litro.




        • Que tenga una capacidad curativa o, por lo menos, la de modificar los procesos morbosos (Armijo).



      1. FACTORES DE LA CURA BALNEARIA:




        • Propios del agua MM:




  • Composición iónica (de lo que más importa).

  • Contenido en coloides.

  • Radiactividad (muy controlado).

  • Termalidad (de lo que más importa).

  • Contenido en gases, pH, presión osmótica.




        • Relativos al baño (al tratamiento en sí):




  • Acción mecánica.

  • Acción térmica.

  • Absorción de sustancias disueltas.

  • Técnica de aplicación (muy diversas).







  • Clima y pureza del lugar.

  • Radiactividad ambiental.

  • Instalaciones y comodidades del establecimiento.




        • Propios del régimen de vida:




  • Dietética adecuada.

  • Medicación asociada; de administración controlada.

  • Aprendizaje de cuidados higiénicos.

  • Tranquilidad psíquica.

  • Grado de ejercicio adecuado.



      1. ACCIÓN BIOLÓGICAS Y MECANISMOS DE ACCIÓN:

Actúan a tres niveles:




  • Acciones generales específicas (celulares y humorales).

  • Acciones locales (a nivel de diferentes órganos).

  • Acción general inespecífica.



  1. Acciones generales específicas:




    • Acción equilibradora: El agua se comporta como un tampón equilibrador. Se ha demostrado en algunos trabajos que el uso del agua como medio vital aumentaba la supervivencia de órganos aislados.

    • Modificación de la permeabilidad celular.

    • Poder agocítico: Favorecen la granulación y disminuye la germinación (poder anagocítico).

    • Respiración celular.

    • Poder agotóxico y antagotóxico.

    • Efecto antihistamínico y antianafiláctico.

    • Acción sobre los fenómenos catalíticos.

    • Acción zimostática.

    • Sobre el sistema inmunitario.

    • Modificaciones en sangre circulante. Ej.: Aumento de hemoglobina.



  1. Efectos locales:

Dependen de la técnica de aplicación y la composición iónica del AMM.

Las acciones biológicas producidas por las aplicaciones por vía externa.


  • Sobre el sistema digestivo:




  • Hiperemia mucosa → Las carbónicas.

  • Neutralización de jugo gástrico → Bicarbonatadas.

  • Aumento de las secreciones (saliva, jugo gástrico, intestinal).

  • Aumento del peristaltismo → Aguas alejadas de la isotonía.

  • Efecto colerético y colagogo.

  • Estimulación de acciones enzimáticas a nivel del intestino.

  • Protección de mucosas → Cálcicas.

  • Acción astringente → Ferrosas.



  • Sobre el sistema respiratorio:




  • Hiperemia activa rinofaríngea.

  • Activación de secreciones.

  • Favorecen las secreciones purulentas y fibrinosas → Sodio.

  • Acción antinflamatoria

  • Inhiben la reacción alérgica de la mucosa respiratoria.

  • Espasmolítica bronquial.

  • Movilización de secreciones bronquiales.

  • Mejora de la capacidad vital.

  • Analgesia de las mucosas.



  • Sobre el sistema circulatorio:




  • Regulación de la hipertensión arterial.

  • Vasodilatación.



  • Sobre el sistema urinario:




  • Incremento de la diuresis.

  • Impiden la formación de cálculos.



  1. Acción general inespecífica:




  • Seyle (1936): Existencia de una reacción inespecífica en la que se diferencian tres fases:




  • De shock: Puede ser un poco negativa, de corta duración (2-3 días).

  • De contrashock: Reacción y adaptación del organismo. De acción terapéutica.

  • De “agotamiento”: No hay que llegar a ella, ya que el organismo tiene reacciones negativas. Se produce en tratamientos muy largos o personas muy sensibles (suspender tratamiento).




  • Benczur (1939): La acción de las AMM se desarrolla en tres periodos sucesivos, que se asemejan a las tres fases de Seyle:




  • Fase negativa.

  • Fase de bienestar.

  • Fase de cansancio termal.


Acción sugestiva: Determinada por el clima, el estímulo mecánico y térmico del baño, el régimen de vida: dieta, reposo físico y psíquico = “efecto placebo”.


        1. CLASIFICACIÓN:




  1. Clasificación geológica:

No tiene gran interés práctico.





  1. Según las propiedades físicas:




  • Según la temperatura del agua: Definida anteriormente.

  • Según la presión osmótica:




  • Hipotónicas → De diuresis.

  • Isotónicas → De rehidratación.

  • Hipertónicas → Laxantes.



  1. Según el contenido:


Por el contenido total: Mensurable por el residuo seco a 180º.


    • Oligominerales, residuo menor de 0,2 gr/l.

    • Mediominerales, residuo entre 0,2-1 gr/l.

    • Minerales, residuo mayor de 1 gr/l.

Por la composición iónica: De armijo.


  • Aguas minerales con más de 1 gr/l de sustancia disuelta:




  • Cloruradas (fuertes, medianas, débiles).

  • Sulfatadas (sódicas, magnésicas, cálcicas, mixtas).

  • Bicarbonatadas (sódicas, cálcicas, mixtas).

  • Carbogaseosas.




  • Aguas con elementos mineralizantes especiales:




  • Sulfuradas (sódicas, cálcicas, cloruradas).

  • Ferruginosas.

  • Radiactivas.




  • Oligometálicas.



  1. Según el efecto terapéutico: Por ejemplo:




  • Laxantes y purgantes → Sulfatadas.

  • Diuréticas → Oligometálicas.

  • Antiflogísticas → Salsoyódicas, sulfurosas y alcalinas.

  • Reconstituyentes → Ferruginosas.



        1. INDICACIONES:




  • Prevención de paso a la cronicidad de ciertos procesos.

  • Readaptación y recuperación de procesos crónicos.

  • Trastornos funcionales (dispepsia, albuminuria funcional).

  • Complemento de algunos tratamientos quirúrgicos.



        1. CONTRAINDICACIONES:







  • Infecciones en fase activa.

  • Inflamaciones agudas.

  • Bronquitis seca hemoptoica.

  • Tuberculosis pulmonar.

  • “Cor pulmonale”.

  • Otras cardiopatías graves.

  • Tuberculosis faringolaríngea.

  • Hepatopatías graves.

  • Nefropatías graves.

  • Neoplasia.

  • Caquexia.

  • Dermopatías húmedas.



  • Contraindicaciones relativas:




  • En cuanto a la edad: En menores de 3 años y ancianos (según la situación de debilidad).

  • En cuanto a la afectación: Según la afectación puede estar contraindicado un tipo de agua u otra.

  • Por la técnica de aplicación: Aplicaciones locales en tuberculosis ósea y en inflamaciones genitales agudas.

  • Concernientes al tipo de agua.


1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos