Bases biológicas de la psicologíA


Tomado de: De neuronas, emociones y motivaciones



Descargar 7.1 Mb.
Página5/5
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño7.1 Mb.
Vistas265
Descargas0
1   2   3   4   5

Tomado de: De neuronas, emociones y motivaciones

(http://omega.ilce.edu.mx:3000/)


RESUMEN DEL TEMA

Las estructuras biológicas que permiten regular la adaptación de los seres humanos al medio ambiente natural y social, transformándolo, son el sistema nervioso de la vida de relación y el sistema nervioso de la vida vegetativa. El primero regula la relación del individuo con el medio, y el segundo regula su actividad interna, la de sus órganos y glándulas.

En el sistema nervioso de la vida de relación desempeñan un papel predominante el sistema nervioso central y el sistema nervioso periférico, mientras en el sistema nervioso de la vida vegetativa predomina el sistema nervioso autónomo.

El sistema nervioso central, que es el centro de los reflejos innatos o adquiridos (instintos y conciencia), está formado a su vez por el encéfalo y la médula espinal, los mismos que están protegidos por las meninges y el líquido cefalorraquídeo. Por su parte, el encéfalo comprende el tallo encefálico, el diencéfalo, el cerebelo y el cerebro.

El tallo encefálico que comprende el bulbo raquídeo, la protuberancia y el mesencéfalo es una estructura de sustancia blanca que, en lo fundamental, se constituye en un lugar de paso de las fibras nerviosas que van o llegan de la médula espinal, hacia o desde los centros nerviosos superiores (diencéfalo, cerebelo y cerebro). Es también el centro de algunos reflejos innatos.

Un elemento interesante del tallo encefálico es que en él, las fibras nerviosas que van o llegan de la médula y los centros superiores, se cruzan, de tal suerte que los nervios aferentes o eferentes del lado izquierdo del cuerpo, se relacionan con el hemisferio derecho del cerebro, y las del lado derecho del cuerpo con el hemisferio izquierdo, de allí que cada hemisferio controle la actividad del lado opuesto del cuerpo.

En el diencéfalo, que es una estructura de sustancia gris, se encuentra el tálamo y el hipotálamo. Mientras el primero (el tálamo) continúa siendo sólo un lugar de paso para las fibras nerviosas, el hipotálamo, en cambio, constituye el centro de regulación del sistema nervioso autónomo y del sistema endocrino o glandular.

El cerebelo, por su parte, está compuesto de sustancia blanca cubierta por una corteza de sustancia gris, y su función se relaciona fundamentalmente con la actividad subconsciente, el equilibrio corporal y la coordinación de los movimientos.

El cerebro es la porción mayor y más compleja del encéfalo, compuesta por una masa de células blancas y una corteza de sustancia gris que la recubre. Una profunda hendidura divide al cerebro en dos hemisferios, cada uno de los cuales dirige la actividad del lado contrario del cuerpo. La corteza a su vez presenta un arrugamiento que da lugar a la formación de circunvoluciones, cisuras, surcos y lóbulos. Entre las cisuras tenemos las de Silvio, de Rolando, la parietooccipital, y la transversal, y entre los lóbulos están el frontal, el parietal, el temporal y el occipital.

A pesar de que las investigaciones han logrado determinar algunas áreas en la corteza cerebral que se relacionan con los aspectos sensoriales y motrices de la actividad nerviosa, se cree que la voluntad, el pensamiento y la conciencia es el resultado de la actividad de todo el cerebro.

En el encéfalo también encontramos una especie de pequeños túneles, por donde pasa el líquido cefalorraquídeo, denominados ventrículos y los acueductos, así como doce pares de nervios craneales que forman parte del sistema nervioso periférico de los órganos sensoriales de la cabeza y otros van a formar parte del sistema nervioso autónomo.

La médula espinal es una estructura de sustancia blanca en su exterior y sustancia gris en su interior, y es también el centro de asociación de reflejos instintivos que coordina el sistema nervioso autónomo, así como la entrada y la salida de fibras nerviosas o tractos ascendentes o descendentes, muchos de los cuales van a formar parte de los nervios raquídeos (31 pares), formándose también, en algunos casos, los plexos o redes nerviosas.

Por último tenemos el sistema nervioso autónomo que lo integran el simpático y el parasimpático. El SNA está compuesto por células eferentes o motoras y ganglios que, en el caso del simpático, se encuentran ubicadas en dos hileras a cada lado de la columna vertebral y algunas en la parte frontal de la misma. En el caso del parasimpático estos ganglios se encuentran ubicados junto a los órganos y glándulas que son activados por sus neuronas.

El simpático y el parasimpático regulan la actividad de órganos y glándulas, y su actividad influye mucho cuando existen emociones fuertes en las que interviene, además, el hipotálamo, como centro regulador del sistema nervioso autónomo.

En cuanto a los reflejos, que es la función principal del sistema nervioso, tenemos la formación del arco reflejo en el que se dan tres pasos. Primero los estímulos sensoriales son recibidos por las neuronas aferentes y enviadas a la médula y el encéfalo; luego en el sistema nervioso central la información es procesada por neuronas de asociación; y por último las neuronas efectoras envían un mensaje a un músculo para ponerlo en movimiento.

Entre los reflejos tenemos los innatos o incondicionados, y los adquiridos o condicionados. Estos últimos que se forman en la corteza cerebral de los animales superiores, y los primeros en aquellas partes del sistema nervioso que se encuentran por debajo de la corteza (médula, tallo encefálico, etc.)



Los reflejos se forman mediante señales que forman parte, en unos casos, del primer sistema de señales (señales objetivas y concretas de la realidad), y en otros, del segundo sistema de señales (la palabra).

¿Y QUÉ MÁS PODEMOS HACER AHORA?

L@S ESTUDIANTES

  • Para pensar: ¿No te parece interesante conocer de qué manera el sistema nervioso interviene en la formación de nuestros pensamientos y sentimientos?

  • En libros de anatomía, biología o psicología, profundiza tu investigación sobre el funcionamiento del sistema nervioso.

  • Realiza los siguientes experimentos: Haz a algún amigo o amiga de confianza una broma de mal gusto o algo que lo haga enojar. Estudia cada una de sus reacciones en el rostro (ojos, boca, piel de la cara, etc.) y en resto del cuerpo (gesticulación de las manos, postura, etc.). Discúlpate por la broma y pídele también que te explique las reacciones internas (corazón, estómago, respiración, etc.) que sintió. Compara las reacciones que tuvo cuando le hiciste la broma, y luego de haberle pedido disculpas. Notarás que en el primer caso fueron reacciones automáticas, inconscientes, mientras en el segundo fue más consciente. En ambos casos se formaron reflejos condicionados.

L@S MAESTR@S EN EL AULA

  • Realizar con l@s estudiantes un mapa conceptual, un organigrama o un cuadro sinóptico de la estructura y el funcionamiento del sistema nervioso.

  • Para evaluar los niveles de comprensión alcanzados por l@s estudiantes, formar varios grupos de trabajo en el aula, en los que cada grupo elabore un mapa conceptual, un cuadro sinóptico o un organigrama de alguna parte o función del sistema nervioso, y otro grupo realice un resumen o una síntesis de lo expuesto por los demás compañeros.

  • Como tarea pedir a l@s estudiantes que, en un cuadro escriban seis ejemplos, distintos a los del libro, de reflejos incondicionados formados en personas o animales, y seis ejemplos de reflejos condicionados que tengan como base los ejemplos de los reflejos incondicionados anteriores.

  • Realizar preguntas de ensayo mediante las cuales l@s estudiantes puedan deducir la participación de algunas estructuras del sistema nervioso en algún comportamiento específico. Por ejemplo: “Sobre la base de lo estudiando, respecto a la estructura y el funcionamiento del sistema nervioso, realice un análisis de la participación del cerebro y el sistema nervioso autónomo en el comportamiento de un muchacho o una muchacha que esté enamorado(a)”. Se evaluará la claridad de la exposición y la solidez científica de los argumentos.



EL SISTEMA GLANDULAR ENDOCRINO Y SU RELACIÓN CON LA CONDUCTA

¿Hasta dónde queremos llegar con este tema?

  • Comprender la estructura y la función del sistema endocrino en el desarrollo y la formación de la personalidad.

  • Sintetizar el estudio de las funciones del sistema nervioso y el sistema endocrino, en su relación con la conducta.

  • Aplicar el conocimiento adquirido en el estudio del sistema nervioso y el sistema endocrino, en la comprensión de la personalidad humana.

Algunas inquietudes iniciales

  • ¿En qué medida el organismo completo podrá intervenir en el desarrollo de nuestra conducta?

  • ¿Existirán solamente razones biológicas que moldeen nuestra forma de ser?

  • ¿Sabías que cuando estás delante de una persona que te gusta mucho, una hormona llamada adrenalina se pone en actividad, provocando una serie de sensaciones diferentes en tu cuerpo?

El conjunto del organismo como factor biológico del comportamiento

Hay quienes han dicho que la forma de pensar de una persona que tiene el estómago vacío, es muy distinta de aquella que tiene el estómago satisfecho. Pero, ¿pensamos también con los pies y con las manos?

Cuando estudiamos en el tema anterior la estructura y la función del sistema nervioso, advertíamos que si bien dicha estructura orgánica es la base biológica del psiquismo humano, en el comportamiento, y en la formación de la personalidad, el organismo entero es el que participa en su desarrollo, así como su entorno natural, pero de manera especial (de manera determinante) su entorno social.

Cuando estudiamos, así mismo, la función del sistema nervioso autónomo, observamos la estrecha relación que existe entre el funcionamiento de órganos y glándulas con el comportamiento, especialmente cuando intervienen aquellos estímulos que provocan emociones fuertes tales como el temor, la ira, la alegría, el entusiasmo, etc.

La acción de glándulas sudoríparas, el aumento o la disminución de los latidos del corazón, el aumento o la disminución de la actividad del sistema circulatorio y respiratorio, la acción de los aparatos urinarios y excretor, participan de manera directa en cierto tipo de comportamiento que se relacionan con las emociones y la vida afectiva de las personas.

Tomando en cuenta la participación de todos estos elementos orgánicos en la formación del comportamiento, algunos estudiosos de la conducta humana han creído encontrar, tanto en el funcionamiento del sistema endocrino, como en el del sistema neurovegetativo en general y en la constitución física de las personas, los ingredientes determinantes en la formación del temperamento. ¿Qué tan cierto es esto? Descubrámoslo por nosotros mismos.



Estructura y función del sistema glandular

El organismo comprende también glándulas que secretan o emiten sustancias químicas, que unas veces salen al exterior, tales como las glándulas sudoríparas, lacrimales, sebáceas, etc., y otras veces son transportadas por el torrente sanguíneo, afectando el funcionamiento y/o la estructura de otros tejidos celulares, como órganos, huesos, otras glándulas, etc.



  • A las primeras, a las que emiten sus sustancias químicas hacia el exterior, se las llama glándulas exocrinas,

  • Y a las segundas, endocrinas, porque las sustancias químicas que emiten o secretan, llamadas hormonas, son transportadas por el sistema circulatorio.

Y aunque ambas se relacionan con el sistema nervioso de la vida vegetativa, el sistema endocrino cobra mayor importancia para la conducta, porque su funcionamiento repercute en sectores mucho más amplios del organismo humano.

Estructura y función del sistema endocrino

El sistema endocrino del cuerpo humano comprende, entre las más importantes, las siguientes glándulas:



  • Hipófisis,

  • Tiroides,

  • Paratiroides,

  • Suprarrenales,

  • Cuerpo pineal,

  • Timo,

  • Páncreas,

  • Ovarios,

  • Testículos.

Algunas de ellas como la hipófisis o glándula pituitaria, el tiroides, las suprarrenales, los ovarios y los testículos, tienen una relación muy estrecha con el funcionamiento del sistema nervioso y la conducta, por esa razón vamos a dedicar este tema especialmente al estudio de esas glándulas.

Cabe indicar así mismo que tanto el sistema nervioso como el endocrino se interrelacionan mutuamente, a tal punto que así como algunas funciones del sistema nervioso estimulan la actividad del sistema endocrino, algunas glándulas también estimulan o inhiben la actividad del sistema nervioso.

Por otra parte, podemos advertir también algunas diferencias entre ambos sistemas. Así, mientras el sistema nervioso envía mensajes eléctricos y químicos a determinados músculos para ponerlos en movimiento, el sistema glandular endocrino envía mensajeros químicos (las hormonas) a casi todas las regiones del cuerpo; y mientras los mensajes del primero se envían y generan actividad en cuestión de milésimas de segundo, los efectos de las hormonas del sistema endocrino pueden demorar varias horas y hasta varios días en producirse.

Entre otras cosas, las hormonas producidas por el sistema endocrino contribuyen a la adaptación del organismo en el medio ambiente, ayudan a regular su funcionamiento interno, y participan de la reproducción, crecimiento y el desarrollo del ser humano. Ya veremos cómo y por qué.

Por último, hay que señalar también que, cuando las glándulas endocrinas producen insuficientes hormonas para regular el funcionamiento estable del organismo, ocurre lo que se ha dado en llamar una hipofunción de la glándula, y así mismo, cuando produce una cantidad excesiva de hormonas, ocurre, en cambio, hiperfunción, generando en ambos casos anormalidades en la constitución física y en el comportamiento de las personas que las padecen.

Estructura y función de la hipófisis

La glándula pituitaria o hipófisis, tiene la forma de una pequeña verruga de no más de 1 cm3, y se encuentra adherida al hipotálamo por medio de un diminuto tallo, por donde sus neuronas segregan sustancias neurotransmisoras que, al hacer contacto con células de la hipófisis, activan en ella la producción y la distribución por la sangre de varias hormonas. Estas hormonas a su vez activan otras glándulas tales como:



  • El tiroides,

  • Las suprarrenales,

  • Los ovarios y

  • Los testículos.

Por esta razón a la hipófisis se la ha denominado como la glándula maestra del organismo.

Entre las hormonas que segrega la hipófisis están:



  • Las de crecimiento,

  • Las que estimulan la glándula tiroides,

  • Las que estimulan las suprarrenales,

  • Las que estimulan la producción de estrógenos y progesterona en los ovarios de las mujeres, así como aquellas que se relacionan directamente con la ovulación, el embarazo, el parto y la lactancia; y

  • Las que estimulan la producción de testosterona en los testículos de los varones.

La hipofunción, o la escasa producción de hormonas de la hipófisis, conduce, al igual que la escasa producción de hormonas del tiroides, a una forma de enanismo. Se relaciona, además, con un insuficiente desarrollo sexual, y una actitud infantil en el comportamiento, aún cuando la persona sea mayor de edad. La hiperfunsión o la excesiva producción de hormonas conduce, especialmente antes de los 20 años, al llamado gigantismo o el excesivo crecimiento de las extremidades en la persona que lo padece.

Gigantismo

Estructura y función de la glándula tiroides

A la glándula tiroides la encontramos ubicada bajo la laringe y consta de dos lóbulos, uno a cada lado de la tráquea, en el cuello, en forma de corbata de laso. Esta glándula secreta también varias hormonas, y su actividad se genera como consecuencia de la producción de una hormona estimulante procedente de la hipófisis.

Las hormonas producidas por el tiroides y enviadas por el sistema circulatorio, participan también en el proceso del crecimiento y el desarrollo de los niños, de tal suerte que la hipofiunción de esta glándula (deficiencia de hormonas) conduce a una insuficiencia del crecimiento del cuerpo y al de muchos órganos, produciéndose otra forma de enanismo.

Durante el desarrollo del feto, la hipofunción de la glándula tiroides, provoca la formación de un número menor de neuronas y más pequeñas que las normales, así como una pobre mielinización de sus axones que conducen a un tipo de retraso mental denominado cretinismo.

Las hormonas tiroides también inciden directamente en el aumento de la actividad del sistema nervioso, así como en el flujo sanguíneo, los latidos del corazón y del aparato digestivo.

Bocio


La hiperfunción del tiroides provoca, en cambio, el bocio, que consiste en el agrandamiento de las glándulas tiroides y una mayor actividad del sistema nervioso, presentándose la persona muy irritable y temblorosa.

Estructura y función de las glándulas suprarrenales

Las suprarrenales son glándulas que se encuentran pegadas, diríamos así, en la parte superior de cada uno de los riñones. La producción de hormonas de las glándulas suprarrenales se debe, en buena parte, a la acción hormonal de la hipófisis.

Entre las hormonas que producen las suprarrenales se encuentran aquellas que se relacionan con la resistencia a la tensión y al estrés causados por el miedo, las hemorragias, los traumatismos, las intervenciones quirúrgicas, el exceso de trabajo, las preocupaciones, etc.

Al sufrir este tipo de tensiones, las hormonas suprarrenales hacen que el organismo entero se ponga en alerta, generando la suficiente energía para hacerles frente. La insuficiencia de estas hormonas en la sangre produce signos de torpeza mental, debilidad muscular y disminución de la presión sanguínea. Su hiperfunción en cambio provoca un adelgazamiento de los brazos y piernas, y una excesiva acumulación de grasa en la cara y en la parte superior de la espalda.

Las suprarrenales también producen y secretan aquellas hormonas sexuales masculinas y femeninas llamadas andrógenos y estrógenos (como en testículos y ovarios), aunque en tan baja cantidad que su repercusión en el organismo es en realidad insignificante.

Pero la producción excesiva de estas hormonas en las suprarrenales, puede conducir a ciertas anormalidades, como las que se dan por el exceso de producción de andrógenos (hormonas masculinas) en las mujeres, desarrollando características propias del varón, tales como el crecimiento de la barba, la voz grave, etc. En el varón en cambio la producción excesiva de estrógenos (hormonas femeninas) presenta un crecimiento anormal de las glándulas mamarias.

Existe también otro tipo de hormonas, como la famosa adrenalina, que secretan las glándulas suprarrenales, cuya función es muy semejante a la acción que ejerce el simpático, aumentando la presión sanguínea, la frecuencia respiratoria y la de los latidos del corazón, cuando existen ciertos estímulos que pueden provocar tensión y una gran carga de energía.

No olvidemos que la adrenalina funciona también como neurotransmisor producida por algunas neuronas.



Estructura y función de ovarios y testículos

Los ovarios son dos órganos femeninos ubicados en la cavidad de la pelvis que producen las hormonas llamadas estrógenos y progesterona, las mismas que son las causantes de las características corporales y psíquicas propias de la mujer, tales como el crecimiento de los senos, las formas redondeadas y suaves del cuerpo, la voz fina, el aparecimiento del vello en el pubis de forma triangular con la base hacia arriba, la forma delicada de expresarse, etc.

Junto a otras hormonas producidas por la hipófisis, están también las que regulan varias funciones específicamente femeninas tales como la producción y maduración de los óvulos, el ciclo menstrual, el embarazo, el parto y la lactancia.

Los testículos, en cambio, son dos glándulas masculinas que producen las hormonas andrógenas (una de ellas es la testosterona), ubicadas en las bolsas de escroto, hormonas que son las causantes de aquellas características corporales y psíquicas propias del varón, tales como la voz grave, la fortaleza física, el crecimiento de la barba, el vello en el pubis en forma de rombo, la agresividad en la conducta, etc. Los espermatozoides son producidos en los testículos por acción directa de ciertas hormonas provenientes de la hipófisis.

Como podemos observar, tanto los estrógenos y la progesterona en las mujeres, como la testosterona en los varones, tiene mucho que ver con el desarrollo de la conducta y la personalidad, especialmente en función del papel o los roles que les toca desempeñar a mujeres y varones en la vida social.

Así, por ejemplo, unas serán las características de la conducta y el comportamiento del varón en la familia, el centro de estudios, el trabajo, el grupo de amigos, y otra muy distinta las características de la conducta de la mujer en los mismos grupos sociales, de tal suerte que un pequeño aumento (hiperfunción) o una pequeña disminución (hipofunción) de estas hormonas en el organismo, pueden provocar también alteraciones en la conducta.

Y, como vimos en el tema sobre la psicología de la edad evolutiva, el desarrollo de estas características que empiezan en la pubertad, como consecuencia de la maduración de las glándulas sexuales (ovarios y testículos) por acción de las correspondientes hormonas producidas en la hipófisis, son, junto a la maduración de las neuronas cuyos axones se cubren por completo de mielina, precisamente a esa misma edad, el origen biológico de la crisis de la adolescencia.

Tomando decisiones saludables

La maduración de las glándulas sexuales en los y las adolescentes, así como la maduración de las neuronas de su sistema nervioso, provocan crisis y cambios notables en su conducta, que pueden repercutir de manera positiva o negativa en la salud emocional de los futuros adultos.

Si la atracción sexual de muchachos y muchachas no está lo suficientemente educada para tomar las decisiones más correctas, si la sociedad y la comunidad educativa no pone en sus manos los criterios y los medios más adecuados para tomar una decisión con responsabilidad, pronto estos jóvenes verán truncadas más de una aspiración, y la comunidad habrá perdido a lo mejor un prominente técnico, una destacada científica, un escritor o una gran estadista. Todo por un momento de imprevisión, sin mayor placer, sin el menor conocimiento de sus repercusiones, que condujo a un embarazo no deseado en ese momento de sus vidas.



LAS HORMONAS Y EL SEXO

Las señaladas diferencias en el conjunto de las respuestas emocionales entre hombre y mujer podrían encontrarse entonces, tal vez, en pequeñas diferencias anatómicas que apenas estamos empezando a sospechar o, quizá más lógicamente, en la consecuencia de la más importante diferencia entre los sexos: la acción de las hormonas sexuales. Esto implicaría, para ser congruentes con lo que se ha mencionado constantemente a través de los capítulos anteriores, que las hormonas modifican la función cerebral. Y así es, en efecto, y tal vez más de lo que imaginamos. Los neuroendocrinólogos se han ocupado de esto y sus investigaciones son muy interesantes. Tal vez lo más novedoso es el hallazgo de que hay un cierto dimorfismo sexual, es decir, una diferencia en el cerebro de hombres y mujeres que se establece en etapas muy tempranas durante la gestación bajo la influencia directa de las hormonas y que va a determinar una conducta de tipo masculino o femenino en el individuo mucho antes de la pubertad.

Esto es interesante porque durante mucho tiempo se consideró que esta conducta era esencialmente una consecuencia de la influencia sociocultural, que espera del niño o de la niña un determinado patrón de comportamiento y que lo determina activamente mediante actitudes y expectativas muy claras y bien definidas. Los resultados de la investigación en neuroendocrinología muestran, sin embargo, que al menos en parte esta conducta está predeterminada por mecanismos biológicos que se desarrollan y se modulan en el cerebro. Por supuesto, las características biológicas y las que provienen del entorno no son independientes sino que se influyen recíprocamente, y la plasticidad del cerebro va a permitir modificar, bajo las circunstancias externas, las directrices que el individuo recibe de su ente biológico.



Existe información, aunque escasa, acerca de cómo las hormonas influyen en el desarrollo del cerebro para determinar las características femeninas o masculinas del individuo desde su nacimiento. En relación con cambios anatómicos, lo que se sabe hasta ahora es que una pequeña zona, el área preóptica del hipotálamo, es visiblemente mayor en los machos que en las hembras, y su extensión se incrementa bajo la influencia de las hormonas masculinas alrededor del nacimiento. En el embrión, los órganos sexuales masculinos y femeninos se forman bajo la dirección de los cromosomas sexuales —el cromosoma Y en el caso de los machos y el X en el caso de la hembras—, desarrollándose hacia las nueve semanas de vida intrauterina. Una vez diferenciados, los órganos sexuales masculinos empiezan a producir hormonas, las cuales a su vez van a influir en la diferenciación del propio sistema genital masculino y también en la diferenciación sexual del cerebro. Los embriones que llevan el cromosoma X femenino, desarrollan genitales femeninos, pero no producen hormonas femeninas, ya que la madre las proporciona en grandes cantidades. Se piensa, así, que la mayor influencia para la diferenciación sexual que tiene lugar en el cerebro en etapas tempranas del desarrollo está a cargo de las hormonas masculinas, las cuales dirigen la diferenciación sexual hacia el desarrollo de propiedades de tipo masculino. Si no tiene lugar la influencia de estas hormonas masculinas, el organismo se desarrollará en forma de un individuo de sexo femenino. Los experimentos hechos en animales de laboratorio muestran que la castración en individuos recién nacidos o en gestación, eliminando así las influencias hormonales tempranas, lleva a modificaciones profundas en el comportamiento sexual típico de los adultos. Estos efectos tempranos de las hormonas, que en cierto modo determinan el comportamiento sexual de los individuos adultos, se ejercen solamente en periodos muy restringidos del desarrollo del cerebro. Una vez pasados estos periodos críticos no tiene lugar la influencia de las hormonas y no es posible ya modificar las conductas sexuales.

Este tipo de observaciones, en particular las que derivan de la manipulación experimental, sólo pueden obtenerse, obviamente, en animales de experimentación. En el humano, sin embargo, hay situaciones anormales que en cierto modo son equivalentes a las condiciones a las que se someten los animales en el laboratorio, y que dan resultados muy similares. Se conocen ejemplos en los que, por diversas circunstancias, las madres gestantes tuvieron concentraciones muy elevadas de andrógenos circulantes, alcanzando al embrión en desarrollo. En estos casos, cuando los bebés eran niñas, se observaron, desde el nacimiento, alteraciones en los genitales, con ciertas características de masculinización que pudieron ser corregidas fácilmente y muy rápido mediante la administración de hormonas femeninas. Sin embargo, la influencia en el cerebro de las hormonas masculinas que las niñas recibieron durante la etapa de gestación no pudo ser revertida y muchas de estas niñas manifestaron una conducta de tipo masculino fácilmente evidenciable tanto en el comportamiento diario, regular, como en pruebas de tipo psicológico.

Los efectos de las hormonas en el cerebro se deben a la presencia de moléculas (proteínas) capaces de interactuar con las hormonas de la misma manera que lo hacen los neurotransmisores. Igual que en el caso de la transmisión sináptica, estas proteínas se llaman receptores, aunque una diferencia importante es que muchos de éstos no se encuentran en la superficie de la célula nerviosa sino adentro de ella, en ocasiones en la vecindad del núcleo. Cuando la hormona masculina interactúa con este receptor pueden producirse modificaciones en el material genético del individuo que se piensa son responsables de la diferencia en la organización del cerebro en los distintos sexos y que da como resultado la diferencias anatómicas observadas en el propio cerebro. Se piensa que la testosterona circulante podría ser la responsable del menor tamaño del hemisferio izquierdo observado en los varones, que a su vez favorece un mayor crecimiento del hemisferio derecho.

Un ejemplo interesante en relación con la influencia de las hormonas masculinas durante la diferenciación del cerebro es el que proporciona el llamado síndrome de Klinefelter, en el cual individuos del sexo masculino tienen dos cromosomas XX apareados con un cromosoma Y, en lugar de tener, como todos los otros varones, un solo cromosoma X y un cromosoma Y. Como resultado de esta alteración, los individuos no desarrollan adecuadamente los caracteres sexuales secundarios, como la aparición de barba o el enronquecimiento de la voz y muestran genitales anormalmente pequeños. Sin embargo, las características del dimorfismo sexual en el cerebro si corresponden exactamente a las de un individuo del sexo masculino, señalando que los andrógenos producidos durante el desarrollo por la influencia del cromosoma Y fueron suficientes para determinar las propiedades del cerebro como masculinas. La influencia del doble cromosoma femenino X sería responsable de las características de feminización, fuera del cerebro, desarrolladas por estos individuos durante la pubertad.

Herminia Pasantes

Tomado de: De neuronas, emociones y motivaciones

(http://omega.ilce.edu.mx:3000/)

Relación entre conducta, temperamento y constitución orgánica

Tal como hemos podido verlo en el estudio del sistema nervioso autónomo, como en el análisis del sistema endocrino, es innegable que el funcionamiento de estos dos sistemas que, por otro lado, sabemos también que están estrechamente relacionados entre sí, y éstos a su vez con el sistema nervioso central, constituyen la base biológica del desarrollo de ciertas características del temperamento y la conducta de una persona.

Las cualidades de liderazgo están determinadas por el entorno social.

Indudablemente, en la forma de ser de un muchacho muy agresivo o en la de otro más tranquilo o más tímido, participan la acción de las hormonas de las distintas glándulas, pero no son ellas las que determinan de manera decisiva la conducta del joven. Lo que determina la formación de una personalidad es el ambiente social en que se desenvuelve su vida y la educación que recibe, aunque en la base orgánica de ese comportamiento se encuentre el funcionamiento específico del sistema nervioso y del sistema endocrino.

Como un ejemplo se puede decir que un muchacho con un temperamento agresivo pudiera desarrollar una personalidad antisocial, siempre y cuando el entorno familiar o de amigos en que vive lo condicione, lo empuje a ser de esa manera. Pero si vive en un entorno social diferente, pudiera ser que utilice en cambio ese temperamento agresivo, en desarrollar cualidades de liderazgo entre sus compañeros.

De la misma manera, un muchacho de temperamento tranquilo o tímido pudiera desarrollar en algunos casos inclinaciones homosexuales, según el ambiente en que vive. Pero si el ambiente es propicio, pudiera desarrollar aptitudes intelectuales que lo pudieran convertir también en un líder en el campo de las ciencias, el arte o la filosofía.

La auto preparación es fundamental para modelar la personalidad.

No nos olvidemos que en ambos casos interviene también la propia voluntad del joven por auto educarse y modelar su propia personalidad, en una constante lucha con el medio y su propia constitución orgánica, de la que tendrá que sacar las fuerzas para forjarse su propio yo.

RESUMEN DEL TEMA

En el estudio de la conducta y el comportamiento humano, si bien es cierto que la base material, la base biológica de dicho comportamiento es su sistema nervioso, pero especialmente su corteza cerebral, no hay que olvidar que es todo el organismo el que participa en su formación y desarrollo, así como tampoco podemos olvidar que el factor determinante que moldea la conciencia y la personalidad, es el entorno social y la educación que recibe el individuo en dicho medio.

Como vimos en el estudio del sistema nervioso autónomo, el simpático y el parasimpático, junto con el hipotálamo, determinan la acción funcional de órganos y glándulas, entre las que se encuentran las exocrinas y las endocrinas. Las primeras segregan sustancias hacia el exterior (lacrimales, sudoríparas) y las segundas segregan hormonas hacia el torrente sanguíneo, afectando todo el organismo.

El sistema endocrino comprende la hipófisis, la tiroides, las paratiroides, las suprarrenales, el páncreas, los ovarios y los testículos, de las cuales estudiaremos únicamente aquellas que tienen una relación muy estrecha con la conducta humana.

La hipófisis es una glándula adherida al hipotálamo mediante un pequeño tallo, por el cual envía neurotransmisores que activan la producción y la distribución de sus diferentes hormonas que, a su vez, van a generar actividad en la mayoría de las otras glándulas del sistema, razón por la cual se dice que es la glándula maestra.

El tiroides secreta hormonas que, al igual que las de la hipófisis, inciden directamente en el crecimiento y el desarrollo de los órganos y sistemas, incluido el sistema nervioso, razón por la cual su hipofunción produce también, como en la hipófisis, no solamente enanismo sino incluso deficiencia mental, y su hiperfunción un aceleramiento en la actividad del sistema nervioso.

Las suprarrenales son glándulas que se encuentran ubicadas en la parte superior de los riñones, y secretan hormonas que protegen al organismo del exceso de tensión, así como andrógenos y estrógenos, hormonas propias de testículos y ovarios, y la famosa adrenalina.

Los ovarios segregan los estrógenos y la progesterona que inciden en el desarrollo de las características secundarias de las mujeres, y los testículos segregan los andrógenos y la testosterona que desarrollan las características secundarias masculinas. En los dos casos, la maduración sexual que se inicia en la pubertad, es la base biológica de la crisis que se produce en la adolescencia y que tantos dolores de cabeza dan a padres y a hijos.



Aunque muchos estudiosos de la conducta afirman encontrar en el funcionamiento glandular la clave para el temperamento y la conducta de las personas, no podemos olvidar que la personalidad es un producto de las condiciones sociales y educativas en que se desenvuelve el individuo, así como de la acción de su propia voluntad, y que el funcionamiento y la estructura orgánica es la materia sobre la que se trabaja.

¿Y QUÉ MÁS PODEMOS HACER AHORA?

L@S ESTUDIANTES

  • Piensa y discute con tus amig@s esta frase de Jean Paúl Sartre: “El hombre es sólo lo que él hace de sí mismo”.

  • Aprende a encontrar dentro de ti mism@ todas las posibilidades para ser mejor, y para servir mejor a los demás.

L@S MAESTR@S EN EL AULA

  • Organizar un vídeo-forum sobre la sexualidad en la pubertad y la adolescencia.

  • Organizar un panel con la participación de tres o cuatro alumn@s panelistas que hagan una exposición sobre el tema: “Los conflictos de identidad personal en la adolescencia: causas y soluciones” y en el que el resto de estudiantes participen con preguntas a l@s panelistas, las que serán calificadas por el/la profesor/a, evaluando la calidad de las mismas y su relación con el tema.

  • Organizar varios grupos que trabajen en el aula. Cada grupo nombrará coordinador(a), secretario(a) y relator(a). Cada grupo elaborará en un papelote un cuadro sinóptico o un mapa conceptual sobre la estructura y la función de una glándula, previamente designada por el/la profesor/a para el grupo. Los grupos tendrán 20 minutos para realizar el trabajo. Luego, cada relator realizará una exposición del trabajo grupal, teniendo cada uno de ellos 5 minutos para exponer. Se calificará con un puntaje mayor (sobre 14) la participación de cada alumno en el grupo, y se dará otra calificación menor (sobre 6) para todo el grupo por el producto final, luego se sumarán las dos calificaciones para obtener el puntaje individual.

  • Después del trabajo anterior, el/la profesor/a, junto con l@s alumn@s, realizará un cuadro sinóptico o un mapa conceptual de la estructura general del sistema endocrino.


SENSACIONES Y PERCEPCIONES


¿Hasta dónde queremos llegar con este tema?

  • Comprender, definir y ejemplificar los procesos de las sensaciones y las percepciones.

  • Investigar la estructura y la función de los órganos receptores de las diferentes sensaciones.

Algunas inquietudes iniciales

  • ¿Crees tú que todas las personas tenemos la misma forma de ver y percibir las cosas que se encuentran a nuestro alrededor?

  • ¿De qué manera consideras tú que nuestra forma de ser, nuestra experiencia pasada y nuestros intereses personales, repercuten en la forma que tenemos de ver las cosas?

  • ¿Te has dado cuenta que cuando entrelazamos nuestras manos con las de la persona que amamos, una sensación agradable nos invade? ¿A qué atribuyes esa extraordinaria sensibilidad de las manos?

¿Qué son las sensaciones?

Si en este momento nos encontramos en el aula de clase, nuestros órganos de los sentidos son excitados por una cantidad extraordinariamente grande de estímulos que provienen de esta misma aula de clase: El color de las paredes, los pupitres y la pizarra; la voz del profesor o la de algún estudiante que anda por los pasillos; la forma del libro que tenemos en las manos, etc.

Y aunque el color, el sonido y la forma de los objetos que están a nuestro alrededor, no nos llegan de manera aislada a los órganos de los sentidos (vista, oído, tacto, etc.), sino que los percibimos en su conjunto, para el análisis de las sensaciones tenemos que aislarlos de ese conjunto, estudiando de qué manera esas cualidades del medio ambiente se reflejan en los diferentes receptores sensitivos.

Así podemos deducir que una sensación es el reflejo de una cualidad (color, sonido, forma) aislada del medio ambiente, sobre nuestros sentidos (vista, oído, tacto), o que los objetos que existen en nuestro alrededor, al reflejarse en los órganos de los sentidos, producen las diferentes sensaciones. De esta forma podemos concluir, entonces, que la sensación, o el reflejo de las cualidades de los objetos sobre los órganos de los sentidos, es el primer paso que damos, consciente o inconscientemente, para conocer la realidad en que vivimos.

Pero estos estímulos sensoriales no son receptados de manera pasiva por los diferentes órganos receptores, sino que al recibirlos actúan también sobre ellos, no solamente las condiciones en que se encuentra el órgano receptor, sino incluso las características propias de la personalidad del individuo que observa, escucha o siente. Recogiendo el ejemplo inicial, mientras para un estudiante le pudiera parecer tan interesante las explicaciones del profesor que ni los colores de las paredes o la bulla de los muchachos en el pasillo interfieren en su atención, para otro en cambio puede resultarle tan aburrida que hasta los colores de las paredes contribuyen a darle sueño.


SENSACIONES

Walt Whitman

Las casas y los aposentos están cargados de perfumes,

los estantes y los armarios están cargados de perfumes.

Aspiro y me complazco en su fragancia,

siento su influjo enervador,

pero me rebelo...Me rebelo y me escapo.

La atmósfera no es un perfume.

No tiene el gusto de las esencias;

es inodora,

está hecha para mi boca

y yo la absorbo y la adoro como a una novia.

Iré a los repechos donde comienzan los bosques y me desnudaré

para gozar enloquecido su contacto.

Me gusta ver el vaho de mi aliento,

las ondas del río,

los hilos de seda que se cruzan entre los árboles,

las horquillas donde descansa la vid.

Me gusta oír los ecos,

los zumbidos,

los murmurios de la selva.

Me gusta sentir el empuje amoroso de las raíces

al través de la tierra,

el latido de mi corazón,

la sangre que inunda mis pulmones,

el aire puro que los orea

en inspiraciones y espiraciones amplias.

Me gusta olfatear las hojas verdes

y las hojas secas,

las rocas negruzcas de la playa

y el heno que se apila en los pajares.

Me gusta oír el escándalo de mi voz, forjando palabras que se

pierden en los remolinos del viento.

Me gusta besar,

abrazar

y alcanzar el corazón de todos los hombres con mis brazos.



Me gusta ver entre los árboles el juego de luces y de sombras

cuando la brisa agita las ramas.

Me gusta sentirme solo entre las multitudes de la ciudad,

en las estepas

y en los flancos de la colina.

Me gusta sentirme fuerte y sano bajo la luna llena

y levantarme cantando alegremente a saludar al Sol.

¿Qué creíais?

¿Qué me conformaría con mil hectáreas de tierra nada más?

¿Pensasteis que toda la tierra sería demasiado para mí?

¿Para qué habéis aprendido a leer si no sabéis ya interpretar

mis poemas?

Quédate hoy conmigo,

vive conmigo un día y una noche

y te mostraré el origen de todos los poemas.

Tendrás entonces todo cuanto hay de grande en la Tierra y en

el Sol

(existen además millones de soles más allá)



y nada tomarás ya nunca de segunda ni de tercera mano,

ni mirarás más por los ojos de los muertos,

ni te nutrirás con el espectro de los libros.

Tampoco contemplarás el mundo con mis ojos

ni tomarás las cosas de mis manos.

Aprenderás a escuchar en todas direcciones

y dejarás que la esencia del universo se filtre por tu ser.





¿Qué son los umbrales de excitación?

Nuestros sentidos, al igual que el de los otros seres vivos, tienen un límite para captar o recibir los estímulos que provienen del medio ambiente. Estos límites son inferiores y superiores, más abajo o más arriba de los cuales no es posible receptar esos estímulos, dependiendo del ser vivo, de las características de la persona, así como de la actividad específica que desarrolla en su vida cotidiana.

A estos límites se los llama umbrales de excitación inferior o superior. Así, por ejemplo, el oído humano tiene un umbral inferior de excitación para ciertos sonidos, más abajo de los cuales no los puede escuchar, en cambio hay animales con un oído cuyo umbral de excitación inferior es tan amplio que pueden receptar esos sonidos, pero con un umbral de excitación superior para los que, ciertos sonidos que el oído humano capta sin dificultad, para ellos en cambio carecen de significado o no los receptan.

Lo mismo ocurre con los estímulos visuales del color en el órgano óptico del ser humano. El ojo humano no puede ver, por ejemplo, el infrarrojo ni el ultravioleta. En cambio ciertos animales si lo hacen, especialmente con el infrarrojo.

En el mismo ser humano, según la actividad que desempeñen en su vida cotidiana o según sus habilidades, hay personas que son capaces de determinar con precisión a qué año pertenece un vino, solamente percibiendo su olor (los catadores de vino), habilidad que otras personas no tienen.

Sensaciones orgánicas: el hambre y la sed

Nuestros órganos internos tienen un funcionamiento automático, regulado por el sistema nervioso autónomo, y cuando su actividad es normal recibimos una sensación de bienestar general en todo el organismo, pero cuando algo no funciona como es debido, el órgano, por medio de sus receptores o neuronas sensitivas, envía señales de malestar que en algunos casos no podemos determinar con precisión de dónde proviene. Es lo que nos sucede cuando tenemos problemas de funcionamiento del hígado o los riñones, por ejemplo.

Y aunque todos los órganos tienen estos receptores llamados interoceptores (receptores internos), las sensaciones orgánicas más estudiadas han sido las del hambre y la sed.

El estómago y todo el aparato digestivo, por medio de sus interoceptores, envían señales al sistema nervioso central cuando está satisfecho o cuando está vacío. En el primer caso la sensación es de bienestar y en el segundo es de hambre. En ambos casos estas sensaciones tienen una gran incidencia en el funcionamiento de todo el organismo, e incluso en el comportamiento de la persona. Un individuo hambriento se comporta de distinta manera que otro satisfecho, ¿o no?.

Con respecto a las sensaciones de sed, éstas se producen por la falta de elementos líquidos en el organismo, que repercuten no sólo en el estómago sino también en las glándulas salivares, provocando especialmente resequedad en la boca y la garganta. Cuando una persona ha consumido alcohol en exceso, los riñones trabajan más de la cuenta, segregando líquido en abundancia por medio de la orina, dejando al organismo con insuficiencia de agua. Los interoceptores (receptores internos) que reciben los estímulos envían la correspondiente señal al sistema nervioso central, provocando la sensación de la sed, típica del chuchaqui.

Sensaciones visuales

Las sensaciones visuales se producen como consecuencia de la acción de la luz que reflejan los objetos sobre nuestros ojos. Según lo que nos enseña la física actual, la luz no es otra cosa que ondas (o corpúsculos) electromagnéticas que transportan energía y se propagan en todas las direcciones, y a las que el ojo humano es muy sensible. Estas ondas electromagnéticas tienen un espectro muy semejante al arco iris, el mismo que al chocar contra los objetos, unos colores del espectro son reflejados y son los que llegan a nuestros ojos. Esos colores corresponden a los colores de los mismos objetos.

El color que vemos en los objetos que están a nuestro alrededor depende de la longitud de ondas electromagnéticas que emiten esos objetos y llegan a nuestros ojos, produciendo la sensación visual. Así, por ejemplo el color rojo emite ondas de una longitud que va de las 610 hasta las 780 m , cuando 1 m equivale a la millonésima parte de un milímetro. El color amarillo tiene una longitud de onda que va de los 575 a los 590 m , el color verde una longitud de 510 a 560 m , el azul de 470 a 480 m , el color violeta de 450 a 380 m , y así para cada color.

El ojo humano tiene un umbral de excitación inferior de 380 m (color violeta), y otro umbral de excitación superior de 780 m (color rojo), lo que quiere decir que para los colores producidos por ondas electromagnéticas inferiores a 380 m, (ultravioletas) o superiores a 780 m, (infrarrojos) el ojo humano no es sensible o no los puede ver, aunque son ondas electromagnéticas o colores que sí están en la naturaleza. Ahora incluso existen aparatos sofisticados por medio de los cuales podemos ver esos colores.

Una característica importante de las sensaciones visuales, es su extraordinaria utilidad para el ser humano en su conocimiento de la realidad. La información que recibimos por los receptores visuales (exteroceptores o receptores externos) nos permiten tener una percepción más completa y objetiva del mundo.

Por otra parte, y como ya conocemos que el medio ambiente en que nos desenvolvemos influye en nuestro comportamiento, se ha llegado a determinar también la incidencia que ejercen los diferentes colores en nuestro estado de ánimo, las emociones y los sentimientos. Así, se ha establecido que los colores rojo y amarillo producen un efecto estimulante y vivificante, mientras el color violeta produce una sensación de intranquilidad y depresión, de tal suerte que muchos médicos utilizan esta influencia de los colores para curar a sus pacientes con dificultades de conducta. Algo semejante sucede con las sensaciones auditivas producidas por los sonidos.


LOS COLORES QUE VEMOS


El queso de tu bocadillo es amarillo, el tomate es rojo y la lechuga es verde. La corteza del pan es marrón. Te quedarías muy sorprendido si el queso fuese rojo, o si vieses un tomate marrón o una lechuga amarilla, o si te hiciesen el bocadillo con pan verde. Seguro que se te quitarían las ganas de comer.

El color de las cosas depende de la manera en que reflejan la luz. La luz blanca es la mezcla de todos los colores. Puedes ver estos colores si haces pasar la luz blanca a través de un cristal especial que se llama prisma.

Cuando la luz blanca atraviesa un prisma, se dispersa y se separa en diferentes colores. Si miras atentamente podrás ver siete tiras de color, cada una penetrando en las siguientes. Los colores son rojo, naranja, amarillo, verde, azul, una mezcla de azul y violeta llamado añil o índigo, y finalmente el violeta.

Cuando la luz blanca ilumina un objeto, parte de los colores son absorbidos y otros son reflejados. El tomate se ve rojo porque absorbe otros colores y refleja el rojo. La lechuga se ve verde porque absorbe otros colores y refleja el verde. El queso refleja la luz amarilla y el pan refleja una mezcla de colores que tus ojos ven como marrón.

El papel de esta página del libro se ve blanco porque refleja todos los colores. Prácticamente toda la luz rebota en el papel y llega a tus ojos. La letras se ven negras porque no reflejan casi nada la luz que les llega.

Tomado de El Mundo de los Niños, Vol. 8, Descubre la Ciencia, editado por World Book Internacional, Chicago, 1994.





Sensaciones cutáneas

La piel contiene una gran cantidad de neuronas receptoras de ciertos estímulos externos tales como los de dolor, la temperatura y los estímulos mecánicos de los objetos que están a nuestro alrededor: Por los exteroceptores (receptores de estímulos externos) de la piel podemos sentir dolor cuando nos pellizcan o nos golpean, podemos sentir frío o calor, podemos saber si los objetos son duros o blandos, pegajosos, grasosos, lisos o ásperos. Entre las sensaciones cutáneas tenemos entonces las de dolor, la temperatura y el tacto.

El sentido del dolor, que no es exclusivo de los exteroceptores de la piel porque también algunos órganos internos lo receptan, se relaciona con el malestar y el sufrimiento, y en algunos casos puede ser controlado y regulado por la voluntad.

Así, puede ocurrir que una persona que padece de un fuerte dolor de cabeza, si de pronto se encuentra en medio de una conversación de su agrado, se olvida de su dolor, y solamente le volverá cuando termine la conversación y se vuelva a acordar del mismo.

Las sensaciones de calor y de frío se relacionan con la regulación de la temperatura interior del cuerpo y, al igual que las otras sensaciones, tienen un umbral inferior y otro superior de excitación. Algunas personas soportan más el calor o el frío que otras. Esto significa que tienen un umbral de excitación diferente, dependiendo de su forma de vida y su constitución orgánica.

En cuanto al sentido del tacto, si bien es cierto sus receptores se encuentran en toda la piel y con cualquier parte de ella podemos tocar un objeto y recibir sus estímulos, es en las manos, pero especialmente en la yema de los dedos, donde se encuentran los receptores más sensibles a los estímulos táctiles. Y es que, como sabemos, la mano es el órgano humano por excelencia, ya que por ella (en estrecha relación con el sentido de la vista) podemos tener un conocimiento más completo de la realidad, al poder palparla y transformarla con nuestra actividad práctica.

En cuanto a sus umbrales de excitación, hay objetos tan diminutos como las partículas de polvo de las que no tenemos mayor sensación, a pesar de que tocan nuestra piel, y otros tan grandes como la presión atmosférica de los que tampoco percibimos su peso.

La estrecha relación que existe entre este sentido y el sentido de la visión, podemos observarlo en la gran sensibilidad táctil de los ciegos que, sin haber visto nunca los objetos, solamente con palparlos y manipularlos, son capaces de orientarse entre ellos, y hacerse una idea más o menos completa de los mismos. En los ciegos también se ha desarrollado de una manera notable el sentido del oído, por el que también pueden captar la realidad que no pueden ver.



COLORES QUE NO VEMOS


Cuando te fuiste a bañar, el agua no estaba muy caliente y el aire era más bien fresco. Pero ahora estás quemado por el Sol. ¿Dónde te quemaste?

Tu bronceado viene de la luz, de una luz que no puedes ver.

Cuando los colores de la luz del Sol están separados, forman un arco iris. El arco iris tiene una banda roja en un extremo y otra banda violeta en el otro. Entre estas dos bandas se encuentran los demás colores. Pero más allá de la banda roja y de la banda violeta hay otros colores que no puedes ver.

El bronceado proviene de los rayos ultravioleta, lo mismo que la quemadura del Sol. Ultravioleta significa “más allá del violeta”. Los rayos ultravioleta están justo después de la banda violeta del espectro.

El calor que sientes cuando brilla el Sol proviene de los rayos infrarrojos. Infrarrojo significa “por debajo del rojo”. Los rayos infrarrojos están justo por debajo de la banda del rojo del espectro. Estos rayos tampoco puedes verlos, pero puedes sentir su calor. Cuando chocan contra algo desprenden una energía que calienta el objeto. Las calles se calientan en verano porque absorben energía de los rayos infrarrojos de la luz del Sol.

Tomado de El Mundo de los Niños, Vol. 8, Descubre la ciencia, editado por World Book Internacional, Chicago, 1994.



Sensaciones auditivas

Al igual que las sensaciones visuales y las táctiles, las sensaciones auditivas tienen una especial importancia para el ser humano, porque se relacionan estrechamente con la percepción del habla y la música. Porque escuchamos los sonidos podemos a su vez reproducirlos. Por eso es que, por lo general, las personas sordas de nacimiento son también mudas, ya que nunca pudieron escuchar los sonidos de la voz humana, y por tal razón tampoco pueden reproducirlos.

Las sensaciones auditivas se dan porque los receptores del oído son sensibles a las ondas sonoras producidas por objetos en movimiento, que a la vez efectúan cambios en la estabilidad física del aire.

Todas las ondas sonoras, o los sonidos que recepta nuestro oído, se caracterizan por tener diferente amplitud, frecuencia y forma de oscilación o movimiento.

La amplitud de la oscilación de las ondas sonoras se relaciona con la intensidad del sonido, y éstos pueden ser fuertes o débiles dependiendo de esa amplitud de onda, de tal suerte que a mayor amplitud se produce una mayor intensidad del sonido, y viceversa. La intensidad de los sonidos se los mide por decifonos de 0 a 120, correspondiendo el umbral inferior de 0 a un susurro apenas perceptible al oído humano y el umbral superior de 120 a un ruido ensordecedor en el que se empieza ya a sentir dolor.

La frecuencia o duración de las oscilaciones se relacionan con la altura o la vibración de los sonidos, y con los objetos o la fuente de donde proceden las ondas sonoras. Así mismo tiene una estrecha relación con la forma de oscilación y el tono de los sonidos, que veremos en el siguiente párrafo. La altura más baja que puede escuchar el sonido humano está entre 15 a 18 vibraciones por segundo (más abajo están los infrasonidos) y la más alta llega a las 20.000 (más arriba se encuentran los ultrasonidos). El perro, sin embargo, tiene umbrales de excitación inferiores a las 15 vibraciones por segundo y muy superiores a las 20.000.



La forma de las ondas sonoras producen en cambio el tono o la tonalidad de los sonidos, de gran utilidad para la elaboración musical, distinguiéndose, por la complejidad de los sonidos, entre armónicos e inarmónicos. Como ya se dijo en el párrafo anterior, el tono es enriquecido por las características de la vibración, dándole fuerza expresiva en los sonidos de ciertos instrumentos musicales, el canto e inclusive en el habla, cuando está cargada de emotividad.

SONIDOS QUE NO ESCUCHAMOS


Nuestro sentido del oído sólo puede percibir sonidos de una determinada frecuencia, a saber, entre diecisiete y como máximo, veintiún mil hertzios. El escarabajo pelotero, conocido para muchos como un escarabajo diligente pero silencioso, emite señales de cuarenta mil hertzios . Muchas mariposas nocturnas producen ondas sonoras entre cien mil y ciento setenta y cinco mil hertzios, pero nosotros no las oímos. Sólo desde que los instrumentos técnicos hacen audibles para el oído humano estos ultrasonidos sabemos que nuestro medio ambiente está lleno de ruidos que nosotros no percibimos.

En el agua existen condiciones sonoras distintas a las del aire. También en este medio nuestro receptor natural, el oído, resulta casi inútil. Los sonidos producidos dentro del agua no pueden penetrar en el oído del observador sentado en la orilla porque la inmensa mayoría de los sonidos subacuáticos son reflejados por la superficie y permanecen por lo tanto “atrapados” en el agua. Por eso desde tierra no podemos concebir que los ríos, los lagos y los mares estén plagados de sonidos animales. El desarrollo técnico del hidrófono, una especie de micrófono subacuático, nos permite oír lo que ocurre en el agua. Y así nos enteramos que la proverbial mudez de los peces está muy lejos de ser real.

Tomado de: Waismann Eberhard, Los rituales Amorosos, Biblioteca Científica Salvat, Salvat Editores, 1986, España

Sensaciones estáticas y cinestésicas

Por medio de las sensaciones estáticas o del equilibrio podemos conocer la situación en que se encuentra nuestro cuerpo en el espacio, así como de sus diferentes movimientos de un lugar a otro. Estas sensaciones las obtenemos gracias a algunos componentes del oído interno que se relacionan directamente con el cerebelo.

Las sensaciones cinestésicas o motoras nos dan razón en cambio del movimiento de las diferentes partes y órganos del cuerpo, permitiéndonos coordinarlos entre sí, las mismas que están estrechamente vinculadas o relacionadas con el tacto y la vista. Por medio de ellos (el tacto y la vista) podemos conocer la ubicación y la forma de los objetos, para movernos y actuar entre ellos y con ellos.

Sensaciones olfativas y gustativas

A diferencia de las sensaciones visuales, táctiles y auditivas, cuya importancia es fundamental para el ser humano en el conocimiento de la realidad, las sensaciones olfativas y gustativas en cambio no tienen esa misma importancia. Sin embargo, estas últimas tienen una gran significación para la vida afectiva y emocional, relacionándose muy estrechamente con las sensaciones agradables y desagradables de las personas.

Las sensaciones olfativas se producen al penetrar en la cavidad de la nariz sustancias químicas en forma gaseosa, y aunque en los animales las sensaciones olfativas están más desarrolladas que en el ser humano, por su significación directa para la supervivencia y la reproducción sexual, en éste en cambio el olfato es más sensible para las diferentes tonalidades de las sustancias químicas agradables o desagradables, a tal punto que esto originó la industria de la perfumería con todos los matices de sus productos.

Las sensaciones gustativas, por su parte, se relacionan directamente con el olfato y lo podemos comprobar cuando colocamos cualquier alimento sobre la lengua con la nariz tapada y los ojos cerrados. Notamos que no distinguimos inmediatamente de qué sustancia se trata.

Estas sensaciones gustativas se forman al entrar en contacto con la lengua, aunque también con el paladar y la garganta, ciertas sustancias químicas solubles (que se disuelven en el agua). Las sustancias químicas se disuelven en la saliva y entran en contacto con algunas partes de la lengua tales como la punta, los bordes y la parte superior, donde existe gran cantidad de nervios receptores del gusto. No ocurre lo mismo con la superficie central y la superficie inferior que carecen de esta sensibilidad.

A pesar de que los estímulos gustativos que recibimos son variados, en realidad sólo existen cuatro sabores básicos como son el agrio, el amargo, el salado y el dulce, siendo todos los demás tan sólo combinaciones de estos cuatro. La punta de la lengua es sensible a los cuatro sabores básicos, pero especialmente a lo salado y lo dulce, la parte superior o el dorso a lo amargo, y los bordes a lo agrio.



EL PERFUME ALIVIA EL DOLOR

Por Vanessa Marsh

Los buenos olores ejercen una influencia de tal naturaleza que ayudan a combatir los dolores mientras que los perfumes alivian sólo el dolor de las mujeres y no el de los hombres, según una investigación de científicos canadienses que abre la vía a una nueva visión del dolor y de su tratamiento.

Serge Marchand y Pierre Arsenault, del departamento de ciencias de la Universidad de Quebec (Canadá) demostraron por vez primera la influencia de los olores en la percepción del dolor.

El informe sobre su investigación, que se realizó con 40 personas voluntarias, la mitad de ellas mujeres, se publica en la revista Physiology and Behavior, editada por la editorial Elsevier.

La gama de esencias ensayadas va del extracto de almendra y del extracto de vainilla al vinagre blanco, así como un antiséptico utilizado en odontología (zonalina), pasando por el aceite de masajes, las lociones para después del afeitado y otros productos de higiene.


Resultado sorprendente
Cada una de las personas determinó primeramente los aromas que encontraba agradables, su intensidad y el humor que asociaba a cada uno de ellos.
Después, los voluntarios debieron hundir una mano en un recipiente con agua muy caliente (durante tres minutos a unos 46 o 48 grados centígrados) mientras aspiraba las esencias en cuestión, las más agradables, las menos agradables y las neutras, de tipo agua destilada).

Los voluntarios eran invitados a expresar su pena, minuciosamente evaluada y registrada por los científicos.

El resultado fue que cuanto más agradables son los olores, mejor es el humor de las personas, de ambos sexos, mientas que los olores desagradables tienden a ponerlos malhumorados. En cambio, las fragancias deliciosas atenúan únicamente el dolor de las mujeres.
Los olores desagradables no parecen acentuar el dolor de manera significativa, lo que no impide interrogarse respecto a las repercusiones de los efluvios de desinfectantes para la moral de los pacientes hospitalizados.

El olor alteraría la percepción del dolor ligado al tacto. Los efectos de los olores sobre el dolor y el buen humor podrían depender de mecanismos diferentes, según los científicos, que consideran que el recurso a las técnicas de imaginería médica cerebral podría aclarar esta cuestión.


Tomado de Tendencias Científicas

(http://www.webzinemaker.com/)



¿Qué son las percepciones?

Cuando estudiamos las sensaciones, veíamos cómo un color, un sonido o una forma es receptado por los órganos de los sentidos (en estos casos el ojo, el oído o el tacto). Pero nosotros no recibimos el estímulo sólo de un color, un sonido o la forma de un objeto, sino que el color, el sonido y la forma, son estímulos que provienen de objetos concretos con muchas otras cualidades y características, y que los percibimos como totalidades. En realidad percibimos el color de la pared del aula de clases, escuchamos las palabras del profesor que explica el tema de la asignatura, el bullicio de los muchachos en el pasillo o la forma del libro que está en nuestras manos.

La percepción entonces ya no sólo es el reflejo de las cualidades aisladas de los objetos de la realidad, que receptamos a través de los órganos de los sentidos, como en las sensaciones. Es más bien el reflejo del conjunto de esas cualidades que tienen los objetos, así como sus relaciones mutuas, a las que se las percibe como un todo.

Aunque los receptores nos informan de un color determinado, en realidad percibimos una pared de un determinado color, de una determinada forma y de un determinado largo y ancho. El oído no sólo nos informa de unos sonidos que emite el profesor, sino que por nuestra experiencia y la educación que hemos recibido, sabemos que esos sonidos corresponden a las palabras de un idioma que entendemos y que tienen un significado, los mismos que son útiles para aumentar esa experiencia y esa educación.

De esta manera, la percepción de un objeto no solamente es la de su color, es también la de su forma, el lugar que ocupa en el espacio, el material de que se compone y, de acuerdo a la formación de la persona que percibe, la de su utilidad, su procedencia y su funcionamiento.

En la percepción ya no sólo intervienen uno u otro órgano de los sentidos, sino varios a la vez. Interviene también la motricidad, la acción consciente del que percibe, y con ella interviene también la actividad de la corteza cerebral: el pensamiento. Las diferentes sensaciones forman la base material de las percepciones, pero no se reducen a ellas, ni siquiera a la suma de todas ellas. Es más bien una relación recíproca entre los estímulos sensoriales y el pensamiento lógico.



Por otra parte, en la percepción de los objetos podemos distinguir una percepción espontánea por la cual “vemos” la realidad tal como se nos presenta a “simple vista”, y otra percepción con una orientación específica, a la que llamamos observación. En ésta, la percepción del objeto, o los objetos de la realidad, se convierte en una actividad mucho más compleja que en la primera, donde interviene de manera premeditada la capacidad de análisis y de síntesis del observador.




SELVA

Juana de Ibarbourou


Selva: he aquí una palabra húmeda, verde, fresca, rumorosa, profunda. Cuando uno la dice, tiene en seguida la sensación del bosque todo afelpado de musgos, runruneante de píos y de roces, lleno de los quitasoles apretados y movibles de las copas de los árboles, bajo los cuales las siestas ardientes son tan dulces y donde es tan grato, tan grato, tenderse a soñar. ¡Selva! ¡Oh Dios mío, qué palabra tan alegre y tan fresca! ¡Qué palabra para mí tan llena de reminiscencias! Huele a eucaliptos, a álamos, a sauces, a grama; suena a insectos, a agua que corre, a pájaros que cantan y pían, a roce de insectos y croar de sapitos verdes; evoca redondeles de sol sobre la tierra, frutas silvestres de una dulzura áspera, caravanas de hormigas rojas cargadas de hojitas tiernas, penumbra verdosa y fresca, soledad. ¡Oh Dios mío, evoco mis quince años y toda mi alegría sana, inconsciente y salvaje!



La percepción del espacio

Todos los objetos de la realidad (la materia) ocupan un lugar en el espacio. Eso lo sabemos ya desde la escuela. Esa materia existe independientemente de nosotros, independientemente de si nosotros la pensamos, la percibimos, o no, independientemente de nuestros sentidos. La materia, la realidad que percibimos con nuestros sentidos, tiene por lo tanto una existencia objetiva y cuando nosotros la pensamos, la percibimos, le damos una existencia subjetiva. La percepción es entonces una imagen subjetiva de esa realidad objetiva. Es subjetiva porque cuando la pensamos o percibimos, esa percepción que tenemos de las cosas, depende mucho de las características de la persona que percibe. Es una imagen más o menos fiel de esa realidad, no exacta.

Si en este momento estamos en clase y percibimos al maestro que realiza su exposición, habrá algunos estudiantes que estén escuchando con mucha atención sus palabras por la forma como se hace entender, catalogándolo como un excelente profesor. Habrá otros en cambio que estarán durmiéndose en el pupitre, o realizando otra actividad cualquiera, para quienes el profesor puede ser un maestro aburrido. Con este ejemplo estamos viendo que una misma realidad puede ser percibida de manera diferente por cada estudiante, dependiendo de su estado de ánimo, sus intereses o su formación anterior.

Los objetos materiales que ocupan un lugar en el espacio tienen una forma, un tamaño, están a una distancia y en una determinada dirección, y los diferentes órganos de nuestros sentidos nos informan de esa situación de los objetos. Cuando los percibimos, son todas esas características espaciales las que receptan nuestros sentidos, y en esa percepción entran en actividad fundamentalmente el sentido de la visión, el del tacto y el cinestésico.

Por los sentidos de la visión y el tacto podemos percibir la forma y el tamaño de un objeto, mientras que por la visión y el sentido cinestésico, que es el que nos informa de los movimientos de las diferentes partes del cuerpo, podemos conocer la distancia y la dirección en que se encuentran.

La percepción del tiempo

Así como el hecho de ocupar un lugar en el espacio es una forma de existencia de la materia, también lo es el de existir en algún momento del tiempo. El tiempo y el espacio no pueden existir independientemente de la materia, así como tampoco podemos concebir a la materia que no ocupe un lugar en el espacio y no tenga una duración en el tiempo.

La percepción del tiempo, al igual que la percepción del espacio, constituye un reflejo de la duración, la velocidad y la continuidad en la que transcurren los fenómenos o los hechos de los objetos reales, que se encuentran fuera de nuestra conciencia.

La percepción que tenemos de estos hechos que se dan en el tiempo, se produce en nosotros como consecuencia del ritmo, el movimiento y la duración de nuestros procesos orgánicos internos que nos señalan el tiempo transcurrido, lo que comúnmente se llama el reloj biológico. Existen personas que inclusive no necesitan de un despertador mecánico para levantarse de la cama a una hora determinada en la madrugada, porque su reloj biológico está ya condicionado para levantarse a esa hora.

De esta manera podemos afirmar que la percepción del tiempo se encuentra estrechamente vinculada a una vivencia orgánica, y como tal también estará sujeta a las características, las necesidades y los intereses de quien lo percibe.

Con el ejemplo que hemos venido trabajando del maestro que explica el tema de la asignatura, para algunos estudiantes puede ser un maestro tan interesante en su exposición, que el tiempo de la hora clase se les pasó volando, casi sin darse cuenta, y a algunos les gustaría que continuara en el recreo o en la siguiente hora. En cambio para otros el profesor es tan aburrido que el tiempo pasa con una lentitud asombrosa. En ambos casos, sin embargo, son los mismos 45 minutos los que han transcurrido.



La percepción de los movimientos

La existencia de la materia como realidad objetiva, y sin la cual no pueden existir ni el espacio ni el tiempo, tiene también una estrecha relación con el movimiento de los objetos, a tal punto que tampoco existe materia sin movimiento ni movimiento sin materia. El movimiento es entonces también una cualidad inherente a los objetos materiales, como lo es el de encontrarse ocupando un lugar en el espacio y el de tener una duración en el tiempo.

La percepción de los movimientos dependerá, pues, fundamentalmente del movimiento real de los objetos materiales en el espacio y en el tiempo, así como del estado de las sensaciones visuales y cinestésicas. Por el sentido de la visión podemos percibir el desplazamiento de los objetos de un punto a otro del espacio, en un determinado tiempo y en relación con las sensaciones que tenemos de los movimientos de los órganos de nuestro propio cuerpo.

A lo largo de este tema hemos venido expresando la importancia que tienen el estado de los órganos de los sentidos, así como las características de la personalidad, los intereses y la experiencia previa de la persona que percibe un objeto determinado, para entender la forma cómo es percibida esa realidad, a pesar de que los hechos y los objetos de esa realidad tienen una existencia independiente de quien los percibe. Este análisis podría inducirnos a pensar que no seríamos capaces de conocer la realidad tal cual ella es, porque siempre estaría de por medio nuestra subjetividad, nuestro propio modo de ver las cosas.



La única manera que tenemos de resolver este problema es mediante la práctica, esto es comprobando mediante la acción sistemática la objetividad de un hecho cualquiera. En el caso del profesor, si queremos conocer con más precisión u objetividad si es buen maestro o no, tendríamos que realizar un proceso de seguimiento continuo de la forma cómo conduce sus clases, durante varias horas, para evaluar su capacidad, su profesionalismo y los resultados obtenidos en la aplicación de sus métodos de enseñanza y aprendizaje.

RESUMEN DEL TEMA

Por medio de los órganos de los sentidos podemos recibir los estímulos que se producen en el medio ambiente externo o interno. Las sensaciones son el reflejo de esas cualidades aisladas de los objetos sobre nuestros sentidos. Los órganos de los sentidos tienen un límite para receptar los estímulos, a los que se les llama umbrales de excitación. De esta manera se afirma que hay estímulos que se encuentran por debajo o por encima de esos umbrales de excitación.

Entre los tipos de sensaciones tenemos a las orgánicas, visuales, táctiles, auditivas, estáticas, cinestésicas, olfativas y gustativas.

Las sensaciones orgánicas nos informan del estado en que se encuentran los órganos internos, de tal suerte que cuando su funcionamiento es normal tenemos la sensación de bienestar general, pero cuando un órgano no funciona adecuadamente, sentimos malestar o dolor que muchas de las veces no sabemos de dónde proviene. Entre las sensaciones orgánicas más estudiadas están las del hambre y la sed. La sensación de hambre se produce cuando hay insuficiencia de nutrientes en el organismo y la de sed por insuficiencia de líquidos.

Por las sensaciones visuales podemos recibir las ondas electromagnéticas, en forma de colores de los objetos, que se encuentran a nuestro alrededor. Las sensaciones táctiles se encuentran distribuidas por toda la piel, pero especialmente en las manos, las que junto a la visión constituyen los órganos fundamentales para el conocimiento de la realidad y la actividad práctica.

Las sensaciones auditivas se producen por la emisión de ondas sonoras de parte de los objetos que, al chocar con el viento, generan dichas ondas que el oído humano las percibe como sonidos. Las sensaciones estáticas nos informan de la posición de nuestro cuerpo en el espacio, así como de su equilibrio. Esta sensación se produce gracias a la acción del oído interno y el cerebelo. Las sensaciones cinestésicas en cambio nos permiten conocer y coordinar los movimientos de los órganos de nuestro cuerpo.

Las sensaciones olfativas se producen por la acción de sustancias químicas que en forma gaseosa entran en contacto las terminaciones nerviosas de la cavidad de la nariz, mientras las sensaciones gustativas se producen también por sustancias químicas que se pueden disolver en el agua, las que al entrar en contacto con la lengua se recibe el correspondiente estímulo.

Las percepciones son el resultado de la recepción de varios estímulos sensoriales, o el reflejo del conjunto de las cualidades de los objetos que conforman la realidad.



Entre las percepciones tenemos la del espacio en la que participan las sensaciones visuales y las táctiles especialmente, así como las cinestésicas. La percepción del tiempo se produce en cambio por la actividad vital de nuestro organismo que la percibimos dentro de un proceso temporal. Mientras la percepción del movimiento se produce por la combinación de la percepción del espacio y del tiempo cuando un objeto se traslada de un lugar a otro en un tiempo determinado.

¿Y QUÉ MÁS PODEMOS HACER AHORA?

L@S ESTUDIANTES

  • Observemos de una forma continua y sistemática la actitud que tienen vari@s estudiantes del curso frente a algunos profesores, y veamos de qué manera los intereses, la predisposición y las características de sus personalidades, inciden en la percepción que tienen de esos maestros.

  • Hagamos el siguiente experimento con un amig@ o compañer@: Pidámosle que se seque bien la lengua, que cierre los ojos y que se tape la nariz. Coloquémosle en la lengua seca algún producto alimenticio y que luego nos diga de qué se trata. Con toda seguridad no sabrá identificarlo. Por este experimento podemos determinar la importancia del olfato, el gusto y hasta la visión en la percepción gustativa.

L@S MAESTR@S EN EL AULA

  • Formar grupos cooperativos en los que se nombre coordinador/a, secretario/a y expositor/a. El/la coordinador/a conduce la actividad del grupo. El/la secretario/a toma nota de lo que se resuelve. Otros miembros elaboran un papelote. El/la expositor/a explica ante el curso el trabajo realizado por el grupo. El profesor dará a cada grupo la tarea de definir con sus propias palabras, y ejemplificar (usando ejemplos diferentes a los del libro) cada una de las sensaciones y percepciones. Cada grupo tendrá 20 minutos para realizar la tarea. Luego tendrá 5 minutos cada expositor/a para tratar el tema ante el curso. El resto de estudiantes realizará preguntas al/la expositor/a, las mismas que serán calificadas. Las respuestas las podrá dar el/la expositor/a o cualquier otro miembro del grupo, las que también serán calificadas. Se calificará así mismo la actuación individual en cada grupo. Al final el profesor sacará un promedio de todas las calificaciones individuales y realizará una síntesis de todas las exposiciones.

  • Enviar a l@s estudiantes una tarea de investigación individual sobre la estructura y el funcionamiento de los órganos sensitivos (ojos, oídos, piel, lengua, nariz). La explicación tiene que ser con sus propias palabras (no copiar textualmente) y pueden utilizar cualquier libro de anatomía.

  • Una vez realizado este trabajo en casa y de forma individual, volver a realizar un trabajo grupal semejante al primero, en el que cada grupo elabore un papelote con un cuadro sinóptico o un mapa conceptual de la estructura y la función de un órgano receptor diferente (ojos, oídos, piel, nariz, lengua).



EL FENÓMENO PSICOLÓGICO DEL SER HUMANO

¿Hasta dónde queremos llegar con este tema?

  • Comprender los procesos del desarrollo de nuestra personalidad.

  • Debatir sobre los procesos sociales y su repercusión en nuestra conciencia.

  • Investigar los fenómenos psíquicos concretos que se dan en los niños y adolescentes.

Algunas inquietudes iniciales

  • ¿Crees tú que es posible que podamos cambiar nosotros mismos y transformar el mundo en que vivimos?

  • Sobre la base de lo estudiado a lo largo de todo el curso ¿cuál crees tu que sea la repercusión de lo biológico y lo social en la formación de la personalidad?

La personalidad como unidad biopsicosocial

A lo largo del estudio del origen material del psiquismo y la conducta, de las bases biológicas de la psicología humana, hemos podido ir encontrando nuestros propios orígenes, las razones materiales, objetivas, biológicas de nuestra forma de ser. ¿Acaso no nos percatamos en nuestro diario vivir que cada uno de nosotros es completamente distintos a los demás? Sin embargo, todos tenemos un origen común. Si las hipótesis planteadas respecto al origen del universo y de la vida llegaran a ser 100% verificadas, no seremos nada más que polvo de estrellas. ¿Por qué somos tan distintos, entonces?.

De acuerdo al estudio del transcurso de la evolución de la vida, hemos ido descubriendo cómo ésta, desde el más simple organismo unicelular, implicaba actividad, reacción, conducta y adaptación al medio natural. Entorno que ha sido el que ha ido moldeando esa adaptación de las diferentes especies animales. Pero cuando el proceso evolutivo de las especies llegó hasta los homínidos, de pronto se produce una gran revolución en su psiquismo. Revolución que había venido madurándose a lo largo de los milenios con el desarrollo cada vez más complejo del sistema nervioso, especialmente del cerebro y su corteza, que empieza a formarse ya en los vertebrados.

¿Por qué somos tan distintos, entonces?

Cuando ciertos primates, cuya forma de vida se había desarrollado entre los árboles, adaptan sus manos a una función muy distinta a la de patas delanteras, estableciéndose en tierra firme, esas manos continúan un proceso de desarrollo y adaptación a nuevas formas de uso. Empieza a confeccionar con ellas herramientas para la supervivencia, y luego instrumentos cada vez más sofisticados para el trabajo. De esta manera se rompe la continuidad de la evolución biológica, y comienza la evolución mental y psíquica, social, histórica y cultural.

Con esta nueva forma de vida, esta especie de homínidos ya no solamente tiene que vivir en manadas para su supervivencia, sino que siente la necesidad de comunicarse de una manera diferente con sus semejantes, entonces es cuando se forma el lenguaje articulado. Una vez creado el lenguaje, las sensaciones y las percepciones ya no sólo le vienen dadas por los estímulos del primer sistema de señales (los objetos reales), sino que estos estímulos tienen a la palabra como intermediaria.

La palabra se convierte entonces en un segundo sistema de señales que designa los objetos por medio de los conceptos (las ideas que se llega a tener de los mismos), dándoles un nombre y emitiendo juicios y razonamientos sobre ellos, con lo cual será ahora la sociedad humana y su sistema de comunicación la que determine el comportamiento y la forma de adaptarse de las personas, ya no sólo al ambiente natural, sino sobre todo al ambiente social en el que vive.

Con el desarrollo de la corteza cerebral y la transformación de la mano en instrumento de trabajo, aparece el lenguaje y la palabra. Y junto con ésta aparece también el pensamiento como actividad refleja superior, que ya no equivale al simple proceso de los estímulos y respuestas, sino que es un proceso cualitativamente distinto.

Con el pensamiento y la conciencia de sí, nace en el ser humano la necesidad de libertad y en su lucha constante por conseguirla se va formando una personalidad cuya base radica en el funcionamiento del sistema nervioso y el sistema endocrino que modelan la estructura orgánica de la forma de ser de cada uno, esto es el temperamento. Este temperamento, sin embargo, no es estático ni tampoco invariable, sino que está presionado o condicionado por las características del medio social en que vive la persona y por la educación que recibe de ese mismo medio. En esa lucha entre los requerimientos orgánicos y los sociales se va formando el carácter.

En esta lucha tenaz de elementos tan contradictorios entre sí como lo biológico y lo social, el temperamento y el carácter, se va configurando una especie de amasijo de formas del que va naciendo, como la mariposa de la crisálida, una persona con características muy particulares en el que la voluntad, como producto de la experiencia, la práctica social y el conocimiento previo, se meten como una cuña para formar una personalidad.

El temperamento, en el que se conjugan emociones y afectos, quizás dependa mucho del funcionamiento orgánico en cuya base están, como ya lo hemos dicho, los sistemas nervioso y endocrino. Las condiciones sociales, económicas, históricas y culturales van a tratar de empujar a la persona, modelándolo según sus intereses y el modo de pensar dominante. Si triunfan estas condiciones sociales, será un individuo sumiso el que se estará formando. Pero si en las entrañas de esta misma sociedad descubre los elementos indispensables para encontrar los caminos de la libertad para el conjunto de la sociedad y, por lo tanto, también para sí mismo, se configurará una persona en el que los sentimientos más humanos del amor, la amistad, el compañerismo, la solidaridad se desarrollarán en toda su plenitud.

En este sentido, la personalidad no nos viene dado como algo ya hecho y configurado desde el nacimiento, es algo que lo voy formando en la medida en que adquiero conciencia de mí mismo, de mi “yo” independiente de mis propios requerimientos orgánicos, pero también con ellos; independiente del “tú” e independiente de “los demás”, aunque estos elementos (el “tú” y “los demás”) estén integrados en esa autoconciencia.

Pero sólo cuando esa integración se va dando de manera crítica, estamos forjando una personalidad independiente, porque de lo contrario sólo seremos como la paja que lleva el viento, a quien todo el mundo puede halar de un lado para otro, imponer sus criterios y su forma de ver el mundo: un ser humano sin personalidad.

La formación de nuestra personalidad dependerá entonces de cómo aprendamos a usar nuestras propias fuerzas internas (orgánicas), con el conocimiento objetivo que tengamos de la realidad en que vivimos, para contribuir a su transformación en una sociedad más humana, transformándonos también a nosotros mismos.



La conciencia humana

Cuando los animales reflejan los objetos de la realidad en su psiquismo, lo hacen por la acción directa de los estímulos externos sobre los órganos de los sentidos y su sistema nervioso. La reacción a esos estímulos se produce entonces como una respuesta dada por sus instintos de supervivencia y de conservación.

En cambio, cuando los seres humanos reflejamos la realidad sobre los órganos de los sentidos y el sistema nervioso, este reflejo no es directo, no corresponde únicamente a la acción del primer sistema de señales (las cualidades de los objetos), sino que en ese reflejo está de por medio la acción del segundo sistema de señales: la palabra hablada o escrita.

Una vez que el ser humano creó el lenguaje articulado para comunicarse con sus semejantes, este lenguaje se convirtió en el intermediario entre la realidad y nuestro psiquismo. Por medio de la palabra le damos nombre a los objetos, nos hacemos una idea, una representación de ellos, nos formamos un concepto. Al formar un concepto, le damos un valor determinado, nos hacemos un juicio de ellos. Con los conceptos y los juicios podemos compararlos con otros objetos, descubrir su utilidad, y descubrir nuestra propia capacidad para actuar sobre esa realidad: pensamos y razonamos. Se forma en nosotros una conciencia de esa realidad.

La conciencia es, entonces, el reflejo de la realidad objetiva en el cerebro humano, por mediación del segundo sistema de señales: la palabra.

Por la palabra el ser humano no solamente puede nombrar y reflexionar sobre la realidad, conociéndola mucho mejor mediante los procesos de análisis y de síntesis, sino que, además, puede apropiarse del conocimiento de otras personas que reflexionan sobre otros aspectos de esa realidad. Puede apropiarse también del conjunto de los conocimientos de la sociedad, transmitidos de generación en generación por el lenguaje, mediante un proceso de socialización continua.

De esta manera podemos distinguir entre una conciencia social y una conciencia individual.

Mientras en la conciencia social se encuentra reflejada toda la experiencia de la humanidad, a lo largo de su historia, la actividad práctica del conjunto de esa sociedad, y muy particularmente su actividad productiva; en la conciencia individual, en cambio, se refleja esa misma conciencia social por medio de los conceptos, representaciones e ideas dominantes en esa sociedad.

En la conciencia individual, sin embargo, no se produce sólo un reflejo pasivo de esa realidad, sino que interviene la persona activamente, modificándola y transformándola. Y mientras el reflejo que se produce por medio de la palabra es más exacto, mejores posibilidades tendrá para transformarla, haciéndola más humana y más digna de su naturaleza.

Si no fuera así jamás habrían existido todos esos hombres y mujeres de ciencia que, con sus investigaciones y descubrimientos, han transformado a través de los siglos nuestra percepción del mundo. De no ser así tampoco habrían surgido esos grandes transformadores sociales que, con su visión y acción apasionada, han dejado señalados nuevos caminos para la humanidad. Tampoco podrían haber existido esas extraordinarias masas anónimas que, con su fe en un porvenir mejor, han osado tomar en sus manos su propio destino.



Allí están sino las masas esclavas en la sociedad antigua rebelándose contra sus opresores, las masas coloniales en las guerras de la independencia americana, las masas proletarias construyendo un socialismo a pesar de las derrotas y las masas indias que, tras las huellas de Julián Quito y el Inca Tupac Amaru II (1740-1781), aspiran construir una sociedad igualitaria y solidaria en el Ecuador y América.


MANIPULACIÓN GENÉTICA, CLONACIONES Y GENOMA HUMANO

(Fragmento)

El 26 de junio del año 2000, se hizo público el descubrimiento del mapa del genoma humano. De esta manera, el hombre podía conocer todo aquello que un determinado gen aporta al cuerpo humano. Un amplio campo se abría en el mundo de la medicina. Muchas enfermedades podrán ser prevenidas, reducidas o neutralizadas.

Un Bill Clinton sonriente anunciaba al resto de los mortales la gran noticia. Su mirada fija y llorosa, penetrante, emocionada, prolongada hacia el infinito; parecía haber encontrado la luz en el largo túnel de la historia de las maldades, desgracias y desigualdades del mundo actual.

Los milagros que solo Dios y sus elegidos tienen capacidad de plasmar en el mundo, rebosaron en la boca del presidente de Estados Unidos.

Tal optimismo parecía haber borrado de un plumazo todas las injusticias y salvajadas que cotidianamente, en el planeta Tierra suceden. Los medios de comunicación cumplieron. Una nube de satisfacción y esperanza cubrió los cielos de aquellos países donde los coches subyugan a las personas. Aquel día, ese humano se asomó a la ventana, y contemplando el asfalto y el humo que rodea su colmena, se enorgulleció de ser humano y no una piedra, un río, o el sol.

Una nueva era empezaba en la humanidad. La distancia entre el hombre y sus circunstancias parecía reducirse. Se podían tocar con la mano. Se podían apretar, manipular, moldear. Se podían suspender del suelo como si fueran un cachorro, mirarlas fijamente, con una sonrisa de superioridad y clemencia, para ridiculizarlas, sonrojarlas, humillarlas.

Se estaba más cerca de la perfección, de la grandeza. La guerra por la inmortalidad ganaba una batalla en un mundo de muerte que se muere.

Esto fue el romanticismo que se vendió en las urbes ricas. En otras no hay ni televisión.

Pero, ¿Es todo tan bonito como se vociferaron los dueños del mundo?, ¿Qué se esconde detrás de la Diosa Genética?

De momento muchos interrogantes. Muchos.

Empecemos.

El negocio de los alimentos transgénicos lo conocemos. Ahora bien, ¿Qué negocio podemos esperar de la genética en general, y también por qué no, de la clonación terapéutica?

En principio, la metodología es la misma que la aplicada en alimentos y cultivos transgénicos. Es decir, la protección de los descubrimientos a través de patentes, para obtener posteriormente beneficios económicos. "...en la actualidad el hecho de descifrar, aislar, reproducir o manipular el material genético de los seres vivos (...) se interpreta como una innovación susceptible de derechos de patente, y la concesión de patentes biotecnológicas que cubren genes, material biológico, o incluso organismos vivos o variedades y especies enteras se está convirtiendo en algo cada vez más generalizado".

Lo que apunta la Sra. Bermejo, ya es un hecho consumado. Existen muchas especies vegetales, que han caído en manos de particulares a través de patentes. Lo que Dios creó, el hombre se lo está robando.

En el sistema económico en el que se nos obliga a vivir, el negocio es seguro. Con estas normas sobre patentes, reguladas como no, por organismos como la Organización Mundial del Comercio, los pueblos indígenas, los campesinos y los sectores más vulnerables son aplastados y saqueados. Yo diría incluso, que es la misma humanidad la más afectada. Esos seres vivos patentados, fueron en tiempos pasados, propiedad de la humanidad para su goce, disfrute o aprovechamiento. Ahora, hay que pagar a su dueño por sus aportes.

Pero las patentes ¿Son cuestión exclusivamente de especies vegetales?

En el mundo en el que vivimos, todo es vendible y todo es comprable. Los avances de la genética no serán una excepción. "Si usted desea en el futuro, tener hijos con características genéticas, va a tener que comprarlo a la compañía distribuidora; por ejemplo, genes de epilepsia, si su familia tiene epilepsia, la patente la tiene la Universidad de Stanford; usted tendrá que ir ahí para que le hagan su transgénico (...) quiere un gen de crecimiento humano, la USAID, con la patente 500 millones 597,709; así también, si usted quiere que crezca mejor su hijo va a tener que pagar".

La clonación terapéutica es un negocio idéntico. Existen laboratorios biotecnológicos con patentes sobre células madre. Si usted quiere aprovecharse de este "maravilloso" avance de la ciencia, como buen consumidor, deberá abonar la cantidad que el expendedor le indique. Unas bonitas y coloridas facturas serán la contraparte a su necesidad.

Algunos pensarán que estoy exagerando, que soy excesivamente radical. ¿Eso creen?, ¿Acaso no recuerdan el caso de los medicamentos del SIDA en Suráfrica?. A la multinacional de turno le importaban bien poco los enfermos del SIDA. Para ellos, la muerte de esta gente no suponía nada. Lo único que tenían en cuenta eran sus propios beneficios económicos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), también llevó a cabo una serie de investigaciones para la creación de una vacuna contra la malaria. Cuando se descubrió, se pidió a la empresa Gonentech que la elaborara a gran escala. Esta empresa solo aceptaba si se le proporcionaba la exclusividad, o dicho de otra manera, el monopolio. La OMS no tragó con la propuesta de Gonentech, aludiendo que una vacuna de dichas características, debía estar al alcance de toda la humanidad. La OMS fue acusada de "anticuada y anti-americana".

Si aún duda, ¡Pregúntese!. Su dentista ¿Cobra la limpieza del sarro de su boca?, ¿Bayer reparte gratuitamente sus aspirinas entre los pobres?, ¿La caca-cala va repartiendo altruistamente su refresco?, entonces... ¿Qué le hace pensar que la Universidad de Stanford combatirá "por el morro" la epilepsia de su hijo? Si su hijo sufre, pues mala suerte. ¿Acaso no mueren trescientos niños menores de cinco años diariamente en Iraq, por el embargo de las potencias "demócratas"?



Mariano Cereijo Gelo

Tomado del artículo “Incoherencias, desaguisados y conflictos morales de esa diosa llamada Genética”

(http://www.rebelion.org/)

¿Y QUÉ MÁS PODEMOS HACER AHORA?

L@S ESTUDIANTES


  • Reflexiona en la siguiente frase de B. Pascal: “El hombre es una caña, el ser más frágil de la naturaleza, pero es una caña que piensa; en el pensamiento estriba la grandeza del hombre”.

  • Discute con tus compañer@s las ideas que se han planteado en este tema.

L@S MAESTR@S EN EL AULA

  • Realizar un panel con un tema de actualidad política o social de nuestro país, en el que participen tres o cuatro estudiantes. En el tema tiene que incluirse también la participación de l@s jóvenes en la solución del problema planteado. Se calificará la participación de l@s panelistas y las preguntas realizadas por el resto de estudiantes.

  • Organizar un vídeo-forum con temas de la lucha indígena en Ecuador.

  • Plantear a l@s estudiantes la elaboración de una mini-monografía con temas en los que tengan que realizar una investigación de campo sobre conductas específicas de niños o adolescentes. Por ejemplo: “Describir los cambios de conducta de una muchacha durante su proceso de menstruación, así como la base orgánica de dichos cambios”.

Internet es un regalo que nos ha hecho el Pentágono. Lo construyeron para ellos, lo diseñaron incluso para que no se pueda destruir, en caso de bombardeo o guerra, pero es aprovechado por los movimientos alternativos. Esta jugando un papel muy positivo en la globalización de la resistencia, contra la globalización imperial.



Hugo Blanco


BIOGRAFÍAS DE PERSONAJES CITADOS




Alfaro, Eloy (1842-1912): Político y patriota liberal ecuatoriano que encabezó las luchas contra el autoritarismo conservador de su país, representado por García Moreno e Ignacio de Veintimilla, para lo cual organizó y comandó una sublevación guerrillera llamada “montoneras”. Después del triunfo de las “montoneras”, que instauró un gobierno liberal encabezado por el mismo Alfaro, durante el que se ejecutaron varias aspiraciones populares, fue traicionado por algunos miembros de la cúpula liberal que, sedientos de poder, lo entregaron a una muchedumbre fanática que lo mató y lo quemó en el parque de El Ejido en Quito.




Asís, Francisco de (1182-1226): Nació en Italia, hijo de ricos comerciantes y, todavía un adolescente, renunció a sus riquezas entregándolas a los más necesitados, haciéndose también pobre para servirlos imitando a Cristo, mientras las jerarquías de la Iglesia Católica se encontraban más preocupadas del cuidado de sus inmensas riquezas terrenales. En 1208 fundó la orden de los frailes menores, una congregación que se propuso vivir en la más extrema pobreza y en contacto directo con la naturaleza.









Bolívar, Simón ((1783-1830): Político y patriota venezolano que encabezó las guerras independentistas de América contra el colonialismo español. Una vez derrotados los ejércitos reales aspiró a construir una América unida y fundó la Gran Colombia, formada por lo que hoy es Venezuela, Colombia, Panamá y Ecuador, sueño que muy pronto se desvanecería por la intriga y las veleidades oportunistas de los nuevos líderes.


Cacuango, Dolores (1881-1971 ): Líder indígena ecuatoriana nacida en Cayambe, provincia del Pichincha. Se dedicó a defender el derecho del pueblo quichua a la tierra. Fundó varias escuelas bilingües y cuenta la tradición que en una oportunidad, para poder discutir con los funcionarios del gobierno, se aprendió de memoria todo el Código del Trabajo, a pesar de que no sabía leer ni escribir. Una de sus frases más célebres es aquella que dice: “Somos como la paja del páramo que se arranca y vuelve a crecer”.




Copérnico, Nicolás (1473-1543): Sabio y astrónomo polaco que con sus investigaciones demostró que la Tierra no era el centro del universo, como se creía hasta la Edad Media, asestando un duro golpe a la leyenda bíblica. Su obra De la rotación de las esferas celestes, fue publicada después de su muerte porque sobre ella pesaba la censura de la Santa Inquisición.








Curie, Marie ( 1867-1934): Científica polaca. A pesar de la penuria económica, desde muy temprana edad demostró un gran apego por el estudio y la lectura, habiéndose hecho acreedora de dos premios Nóbel: uno en Física conjuntamente con su esposo Pierre, en 1903, y otro en Química en 1911.





Darwin, Charles (1809-1882): Naturalista británico que en sus viajes por numerosas islas del Atlántico y el Pacífico, fue recopilando informaciones geológicas, zoológicas y botánicas sobre la variación y el origen de las diferentes especies, luego de lo cual formuló la teoría de la evolución en su libro más conocido El origen de las especies por medio de la selección natural, que influyó de manera decisiva en el pensamiento científico de su época, constituyendo la base de la biología actual.




Galilei, Galileo (1564-1642): Sabio italiano con una formación enciclopédica, habiendo incursionado en la física, la astronomía, las matemáticas, el arte y la filosofía. Continuador de las investigaciones de Copérnico, fue también perseguido y encarcelado por la Inquisición porque sus descubrimientos científicos se oponían a los dogmas de la Iglesia Católica en esa época. Para dejarlo en libertad se le obligó a retractarse de sus afirmaciones científicas sobre la rotación de la Tierra alrededor del Sol. Cuenta la leyenda que una vez obtenida la libertad alzó la cabeza y dijo: “Y, sin embargo, se mueve”.


Gandhi, Mahatma (1869-1948): Político hindú que encabezó la lucha de la India por la independencia del gobierno inglés. Promovió la instauración de medios de lucha no armados, predicando la no-violencia activa mediante huelgas y levantamientos masivos, consiguiendo importantes victorias para su pueblo.



Guevara, Ernesto “Che” (1928-1967): Revolucionario argentino quien, tras su recorrido por diferentes pueblos de América, se encontró en México con el grupo de revolucionarios cubanos dirigidos por Fidel Castro, con quienes planificó la lucha contra el dictador Fulgencio Batista en Cuba que, una vez derrocado, tomaron el poder e instauraron un gobierno popular en donde fue nombrado Ministro de Industrias. No contento con haber luchado y triunfado en Cuba, durante largos años se dedicó a prestar su colaboración y su experiencia en otros pueblos del África, Asia y Latinoamérica, hasta que estando en Bolivia, organizando un grupo guerrillero, fue herido, apresado y ejecutado por el ejército boliviano asesorado por militares norteamericanos el 8 de octubre de 1967.




Hidalgo, Matilde ( 1889-1974): Médico lojana. A pesar de la oposición del medio social en el que le tocó vivir que no permitía la superación de las mujeres, con su lucha tenaz y solitaria fue la primera bachiller mujer del país, la primera mujer que se incorporó de doctora en medicina y la primera mujer en ejercer el derecho al sufragio en Ecuador y América Latina.



Lenín, Vladimir Ilich Ulianof, llamado. (1870-1924): Político y revolucionario marxista ruso que, tras largos años de organización del Partido Bolchevique y de las masas obreras de su país, dirigió el triunfo de la primera revolución socialista en el mundo en 1917, fundando también la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) que luego de 70 años de existencia fue desmantelada por los errores de sus propios dirigentes y la acción sistemática de la guerra fría.




Luxemburgo, Rosa ( 1870-1919): Militante revolucionaria nacida en Polonia, pero nacionalizada alemana, hablaba 11 idiomas y estudió a profundidad Economía y Derecho. Fue una de las fundadoras del grupo Espartaco y, a pesar de su militancia marxista, realizó severas críticas a algunos de los planteamientos de V.I. Lenin y del propio Marx. Fue encarcelada varias veces por la policía alemana a causa de sus actividades políticas y ejecutada a manos de ésta en 1919.





Mandela, Nelson (1918): Revolucionario sudafricano encarcelado en 1962 y condenado a cadena perpetua, acusado de sabotaje y conspiración por el gobierno segregacionista blanco de su país. Después del dominio británico, y a partir de 1948, Sudáfrica fue gobernada por minorías blancas descendientes de colonos holandeses con políticas de terror dirigidas contra la mayoría negra. A comienzos del siglo XX esta mayoría negra fundó el Congreso Nacional Africano (CNA), que luchó contra el segregacionismo (apartheid). Mandela fue un activo militante del CNA, y tras una larga campaña internacional fue puesto en libertad en 1990. En 1991, tras su liberación, fue nombrado presidente del CNA, continuando su lucha hasta conseguir la eliminación del apartheid en ese país, razón por la que fue galardonado con el Premio Nóbel de la Paz en 1993, y en 1994 fue electo Presidente de la República Sudafricana.





Mendel, Gregorio (1822-1884): Monje agustino austriaco que, en sus experimentos con las plantas de su jardín, descubrió las leyes de la herencia, las cuales, junto a las hipótesis de Darwin, contribuyeron decisivamente para el desarrollo de la Genética actual.


Oparin, Aleksander Ivanovich (1896-1980): Biólogo y bioquímico soviético que desarrollo sus ideas del origen de la vida, sobre la base de las concepciones marxistas del materialismo dialéctico. Fue profesor de la Universidad de Moscú y Director del Instituto de Bioquímica de la Academia de Ciencias de la ex URSS. Su libro más conocido es El origen de la vida.




Pavlov, Iván (1849-1936): Fisiólogo ruso que se dedicó a estudiar el funcionamiento del sistema nervioso valiéndose de métodos experimentales, basándose en una nueva realidad descubierta por él: el reflejo condicionado. Obtuvo el Premio Nóbel de Medicina y Fisiología en 1904.








Piaget, Jean (1896-1980): Biólogo y psicólogo suizo que se dedicó al estudio del origen de la inteligencia y del pensamiento en el niño y el adolescente, cuyos estudios marcaron toda una época en el siglo XX y constituyen la base de las actuales doctrinas pedagógicas. Entre sus escritos más conocidos figuran: La psicología de la inteligencia, La formación del símbolo, La construcción de lo real en el niño, entre otros treinta trabajos más.




Quito, Julián (¿?): Dirigente indio del Ecuador que en 1803, junto con Cecilio Taday y Lorenza Avemañay, protagonizan un levantamiento insurreccional contra los nuevos tributos impuestos por el gobierno colonial. En este levantamiento los dirigentes indios trazan la estrategia de cercar progresivamente las grandes ciudades, combatiendo desde las montañas. Cuenta la leyenda que, a pesar de los varios anuncios hechos por los españoles de su ajusticiamiento, nunca pudieron cogerlo ni apresarlo, porque cogían a otros indios que se hacían pasar por él.






Sánchez, Carlos Cuauthémoc: Escritor mexicano muy conocido por sus best seller: Volando sobre el pantano, Juventud en éxtasis, La última oportunidad, Un grito desesperado, entre otros. Sus libros son leídos con avidez por los jóvenes de todas las condiciones sociales porque trata, aunque de manera muy superficial, temas de su interés sobre el sexo, la amistad, el amor y las drogas.


Teilhard de Chardin, Pierre (1881-1955): Sacerdote jesuita francés, estudioso de la paleontología a través de la cual pudo confirmar por sí mismo la hipótesis de Darwin de la evolución de las especies y la evolución del hombre. Sus escritos fueron censurados por la Iglesia, y publicados íntegros solamente después de su muerte. Entre sus escritos se encuentran: El fenómeno humano, El medio divino, El porvenir del hombre, etc.




Túpac Amaru II (1740-1781): Aunque su nombre verdadero era José Gabriel Condorcanqui, fue descendiente directo de Tupac Amaru I, último Inca del Tahuantinsuyo. Estudió con los jesuitas en el Cuzco y tomando el título de Inca se sublevó contra las arbitrariedades del gobierno colonial,. Entre 1780 y 1781 formó un ejército insurgente que avanzó sobre la capital del Virreinato del Perú y, a pesar de las sonadas derrotas propinadas al ejército español, fue hecho prisionero por la traición de algunos de los suyos y descuartizado el 18 de mayo de 1781 luego de haber presenciado la ejecución de su mujer, hijo y cuñado.




Verne, Julio (1828-1905): Novelista francés muy conocido por sus escritos de ciencia- ficción y aventuras tales como: De la tierra a la luna, Veinte mil leguas de viaje submarino, La vuelta al mundo en 80 días, etc.




GLOSARIO DE TÉRMINOS

Ácido nucleico: Compuesto orgánico extremadamente complejo, portador de funciones tan especializadas en el organismo vivo como el de la herencia. Los más conocidos son el ácido ribonucleico (RNA) y el desoxirribonucleico (ADN).

Adaptación: Son las diferentes formas que tienen los organismo vivos de acomodarse al medio ambiente en que viven.

Adolescente: Edad comprendida entre los 14 a 18 años en las mujeres, y entre los 15 y los 20 en los varones, caracterizada por cambios físicos y psíquicos que por lo general desembocan en una crisis.

Adrenalina: Hormona secretada por las glándulas suprarrenales, causante de una considerable elevación del funcionamiento del sistema circulatorio, el respiratorio y la presión sanguínea. Funciona también como neurotransmisor.

Aferente: Nervio u órgano que se encarga de recibir los estímulos externos o internos para conducirlos al sistema nervioso central. Forman parte del sistema nervioso periférico.

Aminoácido: Compuesto orgánico que forma la base de las proteínas. Está formado por carbono, oxígeno, hidrógeno y nitrógeno.

Análisis: Proceso por el cual el pensamiento separa los elementos que componen un todo para comprenderlo mejor.

Artrópodo: Invertebrado metazoario entre los que se encuentran los insectos y los crustáceos, con un sistema nervioso ganglionar muy parecido al de los gusanos.

Ateo: Que no cree en Dios:

Átomo: Es la partícula más pequeña de la materia que conserva las propiedades químicas del elemento del que forma parte.

Automatismo: Acción o reacción compleja realizada de manera automática, instintiva.

Azúcares: Compuestos químicos formado por carbono, oxígeno e hidrógeno.

Bacteria: Nombre que se le da a ciertos organismos unicelulares que carecen de núcleo.

Blástula: Estado de desarrollo del embrión humano posterior a la formación de la mórula, constituida por una esfera hueca cuya cavidad se llama blastocele.

Brahmanismo: Concepción religiosa de la China y la India en el que se mezclan varias ideas éticas y filosóficas de esas regiones.

Capa de ozono: Fina capa atmosférica que impide la llegada de los rayos ultravioletas provenientes del sol a la corteza terrestre, rayos que de llegar a la tierra destruiría toda forma de vida.

Carbono: Elemento químico sin cuya existencia no habría sido posible la formación de la vida en la tierra.

Cefalización: Concentración de células nerviosas en la parte de la cabeza de un animal.

Célula: Pequeña masa protoplasmática rodeada de una membrana que constituye la unidad básica de todo organismo vivo.

Centralización: Paulatina concentración de células nerviosas luego de estar dispersas por todo el organismo vivo (Ej. Del sistema nervioso difuso de las medusas, al sistema ganglionar de los gusanos).

Cigoto: Óvulo fecundado que todavía no ha iniciado el proceso de división celular.

Cilios: Filamentos en forma de pestañas que les sirven a ciertos organismos unicelulares para desplazarse de un lugar a otro.

Coacervados: Compuestos orgánicos muy semejantes a una célula, anteriores al aparecimiento de toda forma de vida.

Concepción científica: Forma sistemática del conocimiento de la realidad en el que intervienen complejos procesos de investigación, formulación y comprobación de hipótesis, mediante el análisis y la síntesis.

Concepción pre-científica: Forma de conocimiento anterior al aparecimiento de las ciencias, en el que predominaban las creencias religiosas, las leyendas y los mitos.

Concepto: Proceso mental en el que se elabora una idea de los objetos de la realidad.

Condensación: En química, es la combinación de varias moléculas para formar un nuevo compuesto.

Condicionar: Hacer depender alguna cosa o fenómeno de otro.

Condiciones de vida: Circunstancia en la que se desenvuelve un organismo para vivir.

Corteza cerebral: Aquella parte del cerebro de color gris que recubre los hemisferios.

Cosmogonía: Sistema completo de creencias con el que se intenta explicar el origen del universo y la vida.

Creacionismo: Teoría sobre el origen del Universo y la vida, según la cual todas las cosas fueron creadas por un ser supremo tal como lo refiere textualmente la Biblia.

Distimia: Estado de equilibrio negativo o desequilibrio de la afectividad, que puede desembocar en neurosis, depresión, ansiedad.

Dogma: Grupo de creencias sobre algún hecho o fenómeno que no puede ni debe ser criticado ni cuestionado.

Edad Media: Época histórica que empieza a finales del siglo V y termina en el siglo XV, caracterizada por el dominio casi absoluto de la Iglesia Católica.

Eferente: Neurona que recibe los estímulos del sistema nervioso central y pone en actividad los músculos de los huesos o de un órgano interno.

Embrionario: Aquello que se relaciona con el aparecimiento y la formación del embrión.

Endometrio: Capa mucosa que recubre el útero donde se implanta el óvulo fertilizado.

Estímulo: Influencia que ejercen los objetos sobre los órganos de los sentidos.

Estrógeno: Hormona sexual femenina causante del desarrollo de los órganos y las características sexuales secundarias en las hembras de los mamíferos.

Evolucionismo: Teoría científica que, a mediados del siglo XIX, revolucionó las ciencias y la filosofía al plantear la hipótesis de que todos los seres vivos son el producto de una evolución, y no creados de una vez y para siempre. Hipótesis que en la actualidad ha sido comprobada por la ciencia.

Excitación: Proceso por el cual una neurona es activada por la acción de un estímulo.

Exobiología: Ciencia que estudia las posibilidades de vida en otros planetas.

Exteroceptores: Receptores nerviosos sensibles a los estímulos externos.

Filogénesis: Historia evolutiva de una especie que se inicia a partir de especies anteriores.

Flagelos: Filamentos que poseen algunos organismos unicelulares (el espermatozoide, por ejemplo) en forma de látigo cuyo movimiento ondulante le permite movilizarse.

Fotosíntesis: Proceso por el cual un organismo vivo transforma el dióxido de carbono en hidratos de carbono utilizando energía luminosa, como en el caso de las plantas.

Galaxia: Sistema constituido por millones de estrellas y materia interestelar. Una de esas galaxias es la Vía Láctea de la que forma parte nuestro Sistema Solar.

Ganglio cerebral: Conjunto de nervios agrupados que se encuentran en el cerebro.

Ganglio: Es un conjunto de nervios que se encuentran agrupados en forma de nudos.

Gástrula: Etapa posterior a la formación de la blástula en el desarrollo del embrión, en la que aparecen el ectodermo, el endodermo y el mesodermo.

Génesis: Uno de los libros de la Biblia (el primero) en el que narra cómo se formó el Universo y cómo aparecieron los seres vivos que poblaron la tierra.

Genética: Ciencia que forma parte de la Biología que estudia los fenómenos de la herencia y la variación de los genes.

Glándula: Órgano cuya función es la de producir y secretar sustancias al exterior o al interior del organismo.

Globalización: Doctrina económica imperial que, fundamentándose en un acelerado desarrollo de las comunicaciones y una economía mundial que desconoce barreras nacionales, y luego del derrumbe del bloque de países socialistas, pretende imponer a los países del mundo su dominio absoluto. También se entiende por globalización al desarrollo inevitable de dichas fuerzas productivas.

Grasas: Compuestos químicos esenciales para los organismos vivos formados por carbono, oxígeno e hidrógeno.

Hemisferios cerebrales: Son las dos porciones mayores del cerebro divididas por la cisura interhemisférica.

Hidrato de carbono: Son largas cadenas de moléculas formadas principalmente por azúcares.

Hidrocarburo: Compuesto químico formado por carbono e hidrógeno.

Hidrógeno: Elemento químico de la atmósfera terrestre que existía en forma mayoritaria en el origen de la formación de la Tierra.

Hipótesis: Enunciado o proposición que se hace para probar o verificar una teoría científica.

Homínido: Especie de mamíferos del que desciende el hombre actual.

Hominización: Transformaciones sucesivas de la especie homo que se inician con los primates y continúan hasta nuestros días en el ser humano actual.

Homo erectus: Homínido que empezó a caminar en forma erguida.

Homo hábilis: Homínido que empezó a fabricar utensilios con las manos.

Homo sápiens: Homínido que empezó a desarrollar el pensamiento, el lenguaje y la cultura.

Hormona: Sustancia química producida y segregada por las glándulas endocrinas.

Implosión: Lo contrario de la explosión. Mientras en la explosión se expande, en la implosión se contrae.

Información genética: Mensaje que poseen los genes para la transmisión de las características hereditarias en los organismos vivos.

Inhibición: Proceso por el cual una neurona no recibe o no transmite el estímulo recibido.

Interoceptores: Neuronas que reciben los estímulos de los órganos internos.

Irritabilidad: Proceso por el cual un organismo reacciona de una manera simple y elemental ante un estímulo. Se irrita.

Judeo-cristiano: Que pertenece o desciende de las religiones judía y cristiana.

Leyenda: Relación de sucesos que tienen más de fantásticos que de históricos o verdaderos.

Materia: Son aquellos objetos que existen fuera de nuestra conciencia y forman la realidad objetiva.

Materialista: Doctrina y concepción filosófica que considera a la realidad objetiva como el origen de lo inmaterial, tales como la conciencia y el pensamiento.

Medio social: Es un grupo de personas que viven en comunidad de intereses.

Metazoario: Organismo vivo pluricelular.

Mielina: Sustancia grasosa que recubre los axones de ciertas neuronas, permitiendo una mayor rapidez en la transmisión de los impulsos nerviosos.

Mito: Conjunto de símbolos de un ritual que interfiere en la comprensión de una realidad.

Molécula: Unidad mínima de un compuesto químico formada por varios átomos.

Mórula: Etapa del desarrollo embrionario en el que el cigoto o huevo fecundado adquiere la forma de una mora.

Motriz: Que se mueve, que tiene movimiento.

Mutación: Cambio o variación súbita que se produce en las características de algún ser vivo.

Nebulosa: Nubes de materia interestelar que ocupan grandes zonas en el espacio.

Neurona: Célula básica de que está compuesto todo el tejido nervioso. Está formado por el cuerpo celular, el axón, las dendritas, la arborización y los botones sinápticos.

Neurotransmisor: Es una sustancia química emitida por la neurona para transmitir el impulso nervioso a otra neurona, un músculo o un órgano interno. Entre las principales tenemos: noradrenalina, adrenalina, serotonina, dopamina, acetilcolina, etc.

Nódulos: Porción de sustancia orgánica acumulada en forma de nudos en algunas partes del organismo.

Ondas electromagnéticas: Son las producidas en la propagación de campos eléctricos y magnéticos. Son las que producen la luz que ven nuestros ojos.

Ondas sonoras: Movimientos del aire producidos por cuerpos en movimiento que, al ser recibidos por el oído, producen la sensación de sonido.

Ontogénesis: Conjunto de cambios que se van produciendo en un individuo desde su fecundación.

Operaciones mentales: Conjunto de actividades que realiza la mente en el proceso del conocimiento de la realidad.

Oxidación: Transformación de un cuerpo por la acción del oxígeno.

Percepción: Conjunto de cualidades de la realidad objetiva que son receptadas por nuestros sentidos.

Plasma: Materia gaseosa fuertemente ionizada, con igual número de cargas libres positivas y negativas. Se le llama también cuarto estado de la materia, y tiene gran importancia en el estudio de astrofísica.(DRAE)

Popol Vuh: Libro de la cultura quiché en el que se narra, al igual que en la Biblia de los católicos, la historia de la formación del universo.

Primates: Mamíferos de cuyo proceso evolutivo aparecieron los homínidos.

Proteína: Compuestos químicos formado por cadenas de aminoácidos.

Protozoario: Organismo vivo compuesto de una sola célula.

Psiquismo: Conjunto de fenómenos que integran la vida activa de un individuo.

Pubertad: Período comprendido de los 11 ó 12 hasta los 14 ó 15 años, en el que empiezan a producirse cambios en la producción de hormonas por el sistema endocrino.

Quiché: Cultura indígena originaria de Guatemala que recopiló sus mitos y leyendas en documentos escritos como el Popol Vuh.

Radiación: Energía que se propaga en forma de ondas electromagnéticas.

Radiactividad: Desintegración del núcleo de ciertos elementos con emisión de radiación.

Radiolisis: Descomposición de las moléculas de un cuerpo para formar otros.

Reacción: Acción orgánica que se produce ante un estímulo.

Reacciones circulares: Procesos sensoriales y motrices que se producen en la infancia en la relación del niño con su realidad.

Reacciones químicas: Transformación o cambio que sufren los compuestos o elementos químicos al ponerse en contacto entre sí.

Realidad objetiva: Es todo aquello que tiene existencia propia, fuera de nuestra conciencia.

Receptor: Órgano que recibe los estímulos internos o externos.

Receptores a distancia: Órganos que reciben los estímulos cuando éstos se encuentran distantes. Vista, oído, nariz.

Receptores por contacto: Órganos que reciben los estímulos por su contacto directo con los objetos. Gusto, tacto.

Reflejo: Proceso por el cual un objeto es representado por medio de una imagen en los centros nerviosos, provocando una reacción del individuo.

Reflejos condicionados: Son los que se forman sobre la base de los reflejos incondicionados por medio de otras señales que el individuo aprendió a reconocer para reaccionar ante un estímulo.

Reflejos incondicionados: Son reflejos innatos que se producen de manera automática y tienen relación directa con la supervivencia del individuo.

Selección artificial: Es el procedimiento que realizan ciertos agricultores y ganaderos o algunos científicos en el laboratorio, escogiendo algunas características especiales de los animales y plantas para conservarlas.

Selección natural: Es el procedimiento empleado por la misma naturaleza para escoger algunas características de una especie para poder conservarse.

Señal: Es la cualidad de un objeto que es percibida por un individuo, permitiéndole reaccionar ante la misma.

Sensación: Fenómeno provocado por la excitación de un órgano sensorial, excitación que proviene de las cualidades aisladas de los objetos.

Sensibilidad elemental: Propiedad que poseen ciertos organismos de recibir sólo algunas cualidades aisladas del medio.

Sensibilidad: Propiedad del sistema nervioso de recibir impresiones.

Sensomotriz: Actividad determinada por un estímulo sensorial.

Seudópodo: Prolongación de ciertos protozoarios que utilizan para movilizarse y capturar alimentos.

Sinapsis: Proceso químico mediante el cual una neurona transmite un impulso a otra neurona. Los botones sinápticos de una neurona segregan neurotransmisores que estimulan la acción de otra.

Síntesis: Operación mental mediante la cual se une las partes en un todo.

Sistema endocrino: Conjunto de glándulas que secretan hormonas al interior del organismo por medio de la corriente sanguínea.

Sistema Nervioso Autónomo: Parte del sistema nervioso que coordina y regula la actividad de órganos y glándulas.

Sistema nervioso de la vida de relación: Parte del sistema nervioso que relaciona al individuo con su medio ambiente externo.

Sistema nervioso de la vida vegetativa: Parte del sistema nervioso que regula el funcionamiento de los órganos y las glándulas = Sistema Nervioso Autónomo.

Sistema nervioso difuso: Estructura nerviosa de ciertos invertebrados como las medusas, cuyas células no se encuentran centralizadas.

Sistema nervioso ganglionar: Sistema nervioso concentrados en ganglios como en los gusanos.

So Socialización: Proceso por el cual el ser humano pone a disposición de toda la sociedad los bienes elaborados y producidos por la humanidad a través de los siglos.

Tejido nervioso: Estructura microscópica del sistema nervioso.

Teoría: Elaboración mental de un cuerpo de ideas que trata de explicar una realidad.

Teoría del big bang: Esta teoría elaborada por los físicos teóricos expresa que el Universo se originó en una gran explosión. Una de las pruebas de esta teoría es de que el Universo se encuentra en expansión.

Teoría del big crunch: Esta teoría en cambio expresa que el Universo, si bien es cierto que en la actualidad está en expansión, esta expansión es cada vez menos acelerada, y va a llegar un momento en que en lugar de expandirse, va a contraerse tanto hasta concentrarse nuevamente en un punto infinitamente denso.

Testosterona: Hormona masculina producida por los testículos, la misma que determina las características sexuales de los varones.

Timia: Estado de equilibrio positivo y armonioso de la afectividad. Ejemplo: la alegría, felicidad, amor.

Tropismo negativo: Reacción de ciertos organismos que buscan alejarse de un estímulo.

Tropismo positivo: Reacción de ciertos organismos que se acercan al estímulo.

Tropismo: Reacción de ciertos organismos, determinada por estímulos físicos o químicos.

Vesícula: Pequeña vejiga o bolsa anatómica llena de líquido



BIBLIOGRAFÍA UTILIZADA EN LA ORIENTACIÓN DEL PRESENTE TRABAJO


  1. ARMAU, Catalina y CARBÓ, Ramón: El origen de la vida Biblioteca Salvat de Grandes Temas, Salvat Editores, Barcelona, España, 1973.

  2. BARRIGA, Frida y HERNÁNDEZ, Gerardo: Estrategias docentes para un aprendizaje significativo, Universidad Autónoma de México, 1998.

  3. CARTHY, J.D.: La conducta de los animales, Biblioteca Básica Salvat, Salvat Editores, España, 1970.

  4. CHILD, Dennis: Psicología para los docentes, Biblioteca de Cultura Pedagógica, Editorial Kapelusz, Buenos Aires, Argentina, 1975.

  5. CONFERENCIA EPISCOPAL ECUATORIANA: La Biblia Latinoamericana, Artes Gráficas Carasa, Ediciones Paulinas y Verbo Divino, España, 1972.

  6. DARWIN, Charles: El origen de las especies por medio de la selección natural, Editorial Bruguera, Barcelona, España, 1967.

  7. DAVIES, Paul: Super-fuerza, , Biblioteca Científica Salvat, Salvat Editores, Barcelona, España, 1985.

  8. DIARIO EL UNIVERSO: Enciclopedia Visual Seres Vivos, Guayaquil, 1995.

  9. DIHIGO y Llanos, Mario: Biología Humana, M. Fernández y Cia, S.A., Madrid, España, 1991.

  10. ENGELS, Federico: El papel del trabajo en la transformación del mono en hombre, Editorial Grijalvo, Colección 70, México, 1970.

  11. ENGELS, Federico: Introducción a “Dialéctica de la naturaleza”, Editorial Grijalvo, Colección 70, México, 1970.

  12. ENGELS, Federico: Anti-Düring, Editorial Amanecer, Cali, Colombia, 1982.

  13. ESCOBAR RUIZ, Bertha: Bases Biológicas de la psicología, Primero y Segundo Curso; Alpha Cia. Ltda. Guayaquil,1983.

  14. GUARDERAS, Carlos y CASTRO, Alfonso: Biología Moderna, Ediciones Ofset Ecuador, Quito, 1986.

  15. HACYAN, Shahen: Relatividad para principiantes, Fondo de Cultura Económica, quinta reimpresión, México, 1996. http://omega.ilce.edu.mx:3000/

  16. HAWKING, Stephen W.: Historia del tiempo, del big bang a los agujeros negros, Editorial Crítica, Grupo editorial Grijalvo, decimosexta edición, Colombia, 1999.

  17. HAWKING, Stephen W.: Agujeros negros y otros universos, y otros ensayos, Chile.ciencia.misc. 2002.

  18. INNFA: El trabajo infantil y la educación: guía de sensibilización para maestros, 1997.

  19. JASTROV, Robert: El telar mágico, Biblioteca Científica Salvat, Salvat Editores, Barcelona, España, 1985.

  20. KRUPTETSKI, V.A.: Psicología, Impreso por VIPO Vneshtorgizdat, Moscú, 1989.

  21. LOBO, Fernando: La evolución de las especies, Biblioteca Salvat de Grandes Temas, Salvat Editores, S.A., Barcelona, España, 1974.

  22. MICROSOFT Corporation: Enciclopedia Microsoft® Encarta® en línea 2002
    http://encarta.msn.es © 1997-2002.

  23. MERANI, Alberto: La educación en Latinoamérica: Mito y realidad, Colección Pedagógica, Editorial Grijalvo, México, 1983.

  24. MERANI, Alberto: Psicobiología, Editorial Grijalvo, México, 1984.

  25. MERANI, Alberto: Psicología Genética, Editorial Grijalvo, México, 1982.

  26. MERANI. Alberto: Psicología y Pedagogía, Colección Pedagógica, Editorial Grijalvo, México, 1969.

  27. NUÑEZ, Rodolfo: Biología y conducta humana, Gráficas Santiago, Loja, 1984.

  28. OPARIN, A. I.: El origen de la vida, Ediciones Alkal, Madrid, España, 1985.

  29. PASCAL, Blaise: Pensamientos, Biblioteca Básica Universal, Centro Editor de América Latina, Buenos Aires, Argentina, 1982.

  30. PASANTES, Herminia: De neuronas, emociones y motivaciones, Fondo de Cultura Económica, México D.F., 1997, http://omega.ilce.edu.mx:3000/

  31. PÁVLOV, Ivan: Fisiología y Psicología, Libro de bolsillo, Alianza Editorial, Cuarta edición, Madrid, España, 1976.

  32. PERICOT, Luis y MALUQUER DE MOTES, Juan: La humanidad prehistórica, Biblioteca Básica Salvat, Salvat Editores,España, 1970.

  33. PIAGET, Jean: Psicología y Pedagogía, Editorial Ariel, Segunda edición, Buenos Aires, Argentina, 1988.

  34. PIAGET, Jean: La construcción de lo real en el niño, Ediciones Nueva Visión, Buenos Aires, Argentina, 1982.

  35. PIAGET, Jean: Psicología y Epistemología, Editorial Ariel, Quinta edición, Barcelona, España, 1981.

  36. PINILLOS, José Luis: La mente humana, Biblioteca Básica Salvat, Salvat Editores, España, 1970.

  37. POPOL VUH: Las antiguas historias del Quiché.

  38. RODRÍGUEZ Silvio: El necio, CD N° 4 de Todas las voces todas, con el auspicio de la Fundación Guayasamin, 1996.

  39. RODRÍGUEZ, Silvio: La maza, CD N° 4 de Todas las voces todas, con el auspicio de la Fundación Guayasamin, 1996.

  40. ROMAN, Colin A.: Secretos del Cosmos, Biblioteca Básica Salvat, Salvat Editores, Madrid, 1970.

  41. RUBINSTEIN, S.L.: Principios de psicología general, Editorial Grijalbo, México 1984.

  42. SALVAT, Editores, S.A.: Enciclopedia Salvat, Salvat Editores, Barcelona. 1978.

  43. SMIRNOV A.A. y otros: Psicología, Editorial Grijalvo, México, 1984.

  44. TAPIA, Ricardo: Las células de la mente, Fondo de Cultura Económica, México D.F., quinta reimpresión, 1996, http://omega.ilce.edu.mx:3000/

  45. TEILHARD DE CHARDIN, Pierre: El fenómeno humano, Ediciones Taurus, Colección Ensayistas de Hoy, Madrid, España, 1965.

  46. TORTORA, Gerard J y ANAGNOSTAKOS, Nicholas O: Principios de anatomía y fisiología, Editorial HARLA S.A. México, 1989.

  47. TREFIL, James S.: De los átomos a los quarks, Biblioteca Científica Salvat, Salvat Editores, Barcelona, España, 1985.

  48. UNICEF: El trabajo y la educación de los niños y de los adolescentes en el Ecuador, Investigación realizada por Mauricio García M., Quito, 1995.

  49. UNICEF: Estado mundial de la infancia 2001, http://www.unicef.org/spanish/

  50. UNICEF: Estado mundial de la infancia 2002, http://www.unicef.org/spanish/

  51. UNICEF: Adolescencia, una etapa fundamental, http://www.unicef.org/spanish/

  52. VILLARROEL, Jorge: Evaluación educativa, Universidad Técnica del Norte, Facultad de Ciencias de la Educación, Ibarra, Ecuador, 1990.

  53. WALON, Henri: La evolución psicológica del niño, Editorial Crítica, Grupo Editorial Grijalvo, Cuarta edición, Barcelona, España, 1980.

  54. WALON, Henri: La vida mental, Editorial Crítica, Grupo Editorial Grijalvo, Barcelona, España, 1985.

  55. WEISMANN, Eberhard: Los rituales amorosos, Biblioteca Científica Salvat, Salvat Editores, Barcelona, España, 1985.

  56. WHITMAN, Walt: Canto a mí mismo, traducido por León Felipe, El Áncora Editores, XVIII edición, Bogotá, Colombia, 1995.

  57. World Book Internacional: El Mundo de los niños, vol. 3, Los animales, World Book, Inc. Chicago, 1994.

  58. World Book Internacional: El Mundo de los niños, vol. 8, Descubre la ciencia, World Book, Inc. Chicago, 1994.


SITIOS DE LA RED CONSULTADOS

http://100cia.com/index.phphttp://divulcat.com/http://encarta.msn.es/reference/http://fai.unne.edu.ar/http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/news/http://omega.ilce.edu.mx:3000/http://personales.jet.eshttp://www.aldeaeducativa.com/http://www.amazings.comhttp://www.antroposmoderno.comhttp://www.ciencia.clhttp://www.clubcultura.com/clubhumor/quino/espanolhttp://www.cnnenespanol.com/http://www.come.to/divulgacioncientificahttp://www.elcomercio.com/http://www.google.com/intl/es/http://www.monografias.com/http://www.muyinteresante.es/http://www.natuweb.comhttp://www.patriagrande.net/http://www.psiquiatria.com/http://www.rebelion.org/http://www.siise.gov.ec/http://www.todo-ciencia.com/http://www.unicef.org/spanish/http://www.webzinemaker.com

ÍNDICE




CONTENIDOS

Pág.

Agradecimiento

Introducción
PRIMERA PARTE
Objetivos generales del curso

UBICACIÓN DEL SER HUMANO EN LA NATURALEZA

¿Qué vamos a estudiar?

Estímulos y reacciones

Las bases biológicas de la conducta y el comportamiento

El Universo en que vivimos

Algunas teorías sobre el origen del Universo y el Sistema Solar

La Biblia y la iglesia Católica

Las investigaciones científicas y sus teorías

¿Qué había en la Tierra antes de que apareciera la vida?

Los “ladrillos” y el “cemento” de la vida

La temperatura y las radiaciones de aquella época

Algo nuevo estaba pasando en el fondo de los mares

Y se produce el primer gran salto: la revolución de las células

Entonces la vida brotó sobre la Tierra

Y en los otros planetas, ¿existirá vida también?


LA VIDA EN LA TIERRA

La atmósfera se llenó del oxígeno vital

La Biosfera cubre la faz de la Tierra

Origen y evolución de las especies

Con la vida nacen también la conducta y el comportamiento

La irritabilidad una forma primitiva de conducta

El medio ambiente determina la conducta

Clonación y conducta


EVOLUCIÓN DEL SISTEMA NERVIOSO EN EL MUNDO ANIMAL

De la irritabilidad al reflejo

Centralización, cefalización y jerarquización del sistema nervioso

Del análisis elemental a la percepción

Receptores por contacto y receptores a distancia

La conducta de los protozoarios

La conducta de los metazoarios invertebrados

Los anélidos (gusanos)

Artrópodos (insectos y crustáceos)

La conducta de los vertebrados

Los peces

Anfibios


Reptiles

Aves


Mamíferos

El aprendizaje entre los animales


LA CONDUCTA HUMANA Y LA CONCIENCIA

La vida en los árboles y el uso de las manos

El uso de las manos y el papel del trabajo

Cerebro y conciencia

La sociedad humana

SEGUNDA PARTE
Objetivos generales del curso

EL ORIGEN DEL SER HUMANO

Síntesis filogenética del sistema nervioso

Fundamentos biológicos de la conciencia

Origen evolutivo del homo sapiens

De los primates a los homínidos

Los Australopithecus: entre el mono y el hombre

El Pithecanthropus: más hombre que mono

El homo sapiens: Neanderthal y Cromagnon
ORIGEN Y DESARROLLO EMBRIONARIO DEL SISTEMA NERVIOSO HUMANO

De la filogénesis a la ontogénesis

Las primeras dos semanas

Empieza a formarse el sistema nervioso en el embrión

Del embrión al feto: un proceso de maduración constante

Las vainas de mielina recubren las neuronas

Genoma humano

Clonación humana


PSICOLOGÍA DE LA EDAD EVOLUTIVA

De la maduración biológica al desarrollo mental

La infancia: desde el nacimiento hasta los primeros pasos

Piaget y sus reacciones circulares

La infancia: aprendiendo a hablar y caminar

Aprendiendo a cambiar la realidad

La infancia: el niño empieza a comunicarse

De los tres a los siete años: la edad de la travesura y la investigación

Ha llegado la hora de ir a la escuela

Elaborando operaciones mentales concretas

La pubertad: madura una nueva crisis

Los primeros temores y la inquietud sexual

Los muchachos se hacen un poco toscos y bruscos

De las operaciones concretas a las operaciones formales

La crisis de la adolescencia

Entre la amistad, el amor y la urgencia sexual

Ser o no ser: he ahí el problema
ESTRUCTURA CELULAR Y FUNCIÓN DEL TEJIDO NERVIOSO

Estímulos y respuestas

Vías receptoras y vías efectoras

Una estructura celular: la neurona

Clasificación de las neuronas

Los impulsos nerviosos y la excitabilidad

La sinapsis y los neurotransmisores

Los neurotransmisores y la conducta

O todo o nada (¿Ser o no ser?)
ESTRUCTURA Y FUNCIÓN DEL SISTEMA NERVIOSO

Estructura general del sistema nervioso

Estructura y función del Sistema Nervioso Central

Estructura y función del encéfalo

El tallo encefálico

El diencéfalo

El cerebro

Los hemisferios y sus funciones

El cerebelo

Los nervios craneales y los ventrículos

Estructura y función de la médula espinal

Estructura y función del Sistema Nervioso Periférico

Los nervios raquídeos y los plexos

Estructura y función del Sistema Nervioso Autónomo

Estructura del sistema simpático

Estructura del parasimpático

El reflejo como función del sistema nervioso

El arco reflejo

Formación de los reflejos incondicionados

Formación de los reflejos condicionados

El primero y el segundo sistema de señales
EL SISTEMA GLANDULAR ENDOCRINO Y SU RELACIÓN CON LA CONDUCTA

El conjunto del organismo como factor biológico del comportamiento

Estructura y función del sistema glandular

Estructura y función del sistema endocrino

Estructura y función de la hipófisis

Estructura y función de la glándula tiroides

Estructura y función de las glándulas suprarrenales

Estructura y función de ovarios y testículos

Tomando decisiones saludables

Relación entre conducta, temperamento y constitución orgánica


SENSACIONES Y PERCEPCIONES

¿Qué son las sensaciones?

¿Qué son los umbrales de excitación?

Sensaciones orgánicas: el hambre y la sed

Sensaciones visuales

Sensaciones cutáneas

Sensaciones auditivas

Sensaciones estáticas y cinestésicas

Sensaciones olfativas y gustativas

¿Qué son las percepciones?

La percepción del espacio

La percepción del tiempo

La percepción de los movimientos
EL FENÓMENO PSICOLÓGICO DEL SER HUMANO

La personalidad como unidad biopsicosocial

La conciencia humana
BIOGRAFÍAS DE PERSONAJES CITADOS

GLOSARIO DE TÉRMINOS

BIBLIOGRAFÍA UTILIZADA EN LA ORIENTACIÓN DEL PRESENTE TRABAJO

SITIOS DE LA RED CONSULTADOS


2

3


4

5



5

5

6



7

7

9



9

10

11



14

14

15



17

17
20

20

20

21



22

23

23



24
28

28

29



29

30

31



32

34

36



37

37

38



39

40

41



42
46

46

47



48

49

52



53

53

54



54

55

55



56

57
62

62

63

64



65

66

69



71
74

74

75



77

78

78



79

79

82



84

84

85



86

87

88



89

93
97

97

98

98



101

101


102

104


104
109

109


110

111


111

112


113

114


116

117


117

119


120

120


121

123


124

125


125

126


127
132

132


133

133


134

135


135

136


137

140
142

142

144


144

145


146

148


149

149


151

152


153

154
157

157

159
163



167

171


173




ÍNDICE DE LECTURAS


LECTURAS


Pág.




El Génesis

Una creación que no ha terminado

El big bang y la Iglesia Católica

Popol Vuh

La materia y la vida

Clones al natural

Vivir en compañía

Estrellas de mar

Animales “flor”

Trampas de seda

Fabricantes de miel

Nadando en grupo

Aves migratorias

Aves buceadoras

El mantis y su boda macabra

La vida perfecta

Hombre, historia y conciencia

El papel del trabajo en la transformación del mono en hombre

¿Y si el ser humano desaparece?

Programa científico para conseguir la superinteligencia

Descubierta una red neuronal capaz de percibir la ternura

La importancia de los 0 a los 3 años de edad

El desarrollo temprano del cerebro: un torrente de creatividad

Los niños de Extremadura

Atención de los niños = atención de la mujer

El desarrollo del cerebro en la adolescencia

Por culpa de la literatura

Las adolescentes

La adolescencia de las mujeres

Descubren por qué ciertas células nerviosas no se regeneran

Comunicación en el sistema nervioso

Algunas ventajas y consecuencias de la comunicación química

Un atlas electrónico del cerebro revoluciona la neurología

El lóbulo frontal es clave para elegir entre una acción u otra

El hipotálamo

Agresividad y sexo: ¿son los machos más agresivos que las hembras? ¿Los hombres más que las mujeres?

Cerebro, sexo y amor

Las hormonas y el sexo

Sensaciones

Los colores que vemos

Colores que no vemos

Sonidos que no escuchamos

El perfume alivia el dolor

Selva


Manipulación genética, clonaciones y genoma humano

8

Gonzalo González E.



frayuela21@yahoo.com

11

12

13



15

25

32



33

34

35



36

39

40



41

42

44



48

59

60



68

70

76



78

81

83



87

90

92



95

100


103

106


117

119


122

126


129

138


143

146


147

149


150

152


161



Catálogo: publicaciones -> psicologia -> tx otros formatos
publicaciones -> Perspectivas de los programas de doctorado en américa latina
publicaciones -> Terceras Jornadas universitarias de Psicología del trabajo
publicaciones -> “Uno de los riesgos de la modificación tecnológica de la condición humana, es perder esa condición” Albert Cortina
publicaciones -> La coherencia en el derecho amalia Amaya Universidad Nacional Autónoma de México resumen
publicaciones -> Diseño de un Instrumento para el Análisis de la Visión de Ciencia, Científico y Género en Textos Escolares de Ciencias: Validación y Resultados Preliminares
publicaciones -> Campos de conocimiento cosmos y pensamiento
publicaciones -> Campos de conocimiento cosmos y pensamiento
publicaciones -> La educacion superior frente a los desafios contemporáneos
tx otros formatos -> Vida, obras y conceptos principales de psicoanalistas


Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos