Barcelona, Labor



Descargar 37 Kb.
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño37 Kb.
Vistas118
Descargas0

Laplanche, J. y Pontalis, J. B., 1982. Apartados “Neurosis”, “Neurosis de transferencia”, “Neurosis actuales”, “Neurosis narcisistas” y “Neurosis traumáticas”, Diccionario de psicoanálisis, Barcelona, Labor.

NEUROSIS:

Afección psicógena cuyos sintomas son la expresión simbólica de un conflicto psíquico que tiene sus raíces en la historia infantil del sujeto y constituyen compromisos entre el deseo y la defensa.

La extensión del concepto de neurosis ha variado; actualmente el término, cuando se utiliza solo, tiende a reservarse a aquellas formas clínicas que pueden relacionarse con la neurosis obsesiva, la histeria y la neurosis fóbica. Así, la nosografía distingue neurosis, psicosis, perversiones y afecciones psicosomáticas, mientras que se discute la posición nosográfica de las denominadas “neurosis actuales”, “neurosis traumáticas” y “neurosis de carácter”.

NEUROSIS ACTUAL:

Tipo de neurosis que Freud distingue de las psiconeurosis:



  1. El origen de las neurosis actuales no debe buscarse en los conflictos infantiles, sino en el presente;

  2. Los síntomas no constituyen una expresión simbólica y sobredeterminada, sino que resultan directamente de la falta o inadecuación de la satisfacción sexual.

Primeramente Freud incluyó en las neurosis actuales la neurosis de angustia y la neurastenia, y más tarde propuso añadir la hipocondría.

La diferenciación entre neurosis actuales y psiconeurosis es fundamentalmente de tipo etiológico y patogénico: la causa es sexual en ambos tipos de neurosis, pero, en el caso de las neurosis actuales, debe buscarse en “desordenes de la vida sexual actual” y no en “acontecimientos importantes de la vida pasada”. Por otra parte, esta etiología es somática y no psíquica: “La fuente de excitación, el factor desencadenante del trastorno, se halla en la esfera somática, mientras que, en la histeria y la neurosis obsesiva, se encuentra en la esfera psíquica”. Este factor seria, en la neurosis de angustia, la falta de descarga de la excitación sexual, y, en la neurastenia, un alivio inadecuado de esta (por ejemplo, masturbación).

Por último, el mecanismo de formación de los sintomas seria somático (por ejemplo, transformación directa de la excitación en angustia) y no simbólico. El término “actual” viene a significar aquí la ausencia de esta mediación que se encuentra en la formación de los sintomas psiconeuroticos (desplazamiento, condensación, etc.).

El síntoma de la neurosis actual es, a menudo, el núcleo y la fase precursora del síntoma psiconeurotico. La idea de que la psiconeurosis es desencadenada por una frustración que conduce a un estancamiento de la libido viene de nuevo a poner en evidencia este elemento actual. Dado que el conflicto defensivo impide la realización del deseo inconsciente, se concibe que esta libido no satisfecha se encuentre en el origen de cierto número de síntomas inespecíficos.



NEUROSIS NARCISISTA:

Término que actualmente tiende a desaparecer del lenguaje psiquiátrico y psicoanalítico, pero que se encuentra en los escritos de Freud para designar una enfermedad mental caracterizada por el retiro de la libido sobre el yo. De este modo se contrapone a las neurosis de transferencia.

Desde el punto de vista nosográfico, el grupo de las neurosis narcisistas abarca el conjunto de las psicosis funcionales (cuyos sintomas no son los efectos de una lesión somática).

La puesta en evidencia del narcisismo, a la que Freud se vio conducido especialmente por la aplicación de las concepciones psicoanalíticas a las psicosis, se halla en el origen del término “neurosis narcisista”. Freud recurre a él casi siempre para contraponerlo al de neurosis de transferencia.

Esta oposición es a la vez de orden técnico y teórico. En otras palabras, se trata de estructuras en las que prevalece la relación narcisista. En este sentido, Freud considera equivalentes las neurosis narcisistas y las psicosis, que él todavía llama parafrenias.

Más tarde, especialmente en el articulo Neurosis y psicosis, limitara el empleo del término “neurosis narcisista” a las afecciones de tipo melancólico, diferenciándolas así tanto de las neurosis de transferencia como de las psicosis.



NEUROSIS DE TRANSFERENCIA:

En sentido nosográfico, tipo de neurosis que Freud diferencia de las neurosis narcisistas dentro del grupo de las psiconeurosis. Se diferencian de las neurosis narcisistas por el hecho de que la libido esta siempre desplazada sobre objetos reales o imaginarios, en lugar de estar retirada de estos sobre el yo. De ello resulta que son más accesibles al tratamiento psicoanalítico, ya que se prestan a la constitución, durante la cura, de una neurosis de transferencia. Esta última es una neurosis artificial, en la cual tienden a organizarse las manifestaciones de transferencia. Se constituye en torno a la relación con el analista, representa una nueva edición de la neurosis clínica, su esclarecimiento conduce al descubrimiento de la neurosis infantil.

Actualmente se admite que, en las psiconeurosis, la ausencia aparente de transferencia, la mayoría de la veces, no es otra cosa que uno de los aspectos del modo de transferencia (que puede ser muy intensa) propio de los psicóticos.

En las neurosis de transferencia, todo el comportamiento patológico del paciente viene a centrarse ahora en la relación con su analista. Puede decirse que, por una parte, coordina las reacciones de transferencia, al principio difusas y, por otra, permite al conjunto de los síntomas y de las conductas patologías del paciente adoptar una nueva función al referirse a la situación analítica. Según Freud, la instauración de la neurosis de transferencia constituye un elemento positivo en la dinámica de la cura.

La secuencia siguiente puede considerarse como el modelo ideal de la cura: la neurosis clínica se transforma en neurosis de transferencia, cuyo esclarecimiento conduce al descubrimiento de la neurosis infantil.

Cuando se introduce la compulsión a la repetición, subraya el peligro que ofrece el dejar a la neurosis de transferencia desarrollarse: “El médico se esfuerza en limitar todo lo posible el ámbito de esta neurosis de transferencia, en impulsar el máximo posible de contenido hacia la vía del recuerdo y abandonar lo menos posible a la repetición. Por lo general el médico no puede ahorrar al analizado esta fase de la cura. Se ve forzado a permitirle revivir cierto fragmento de su vida olvidada, pero debe velar para que el paciente conserve una cierta capacidad de dominar la situación; que le permita, pesa a todo, reconocer, en lo que aparece como una realidad, el reflejo renovado de un pasado olvidado”.



NEUROSIS TRAÚMATICA:

Tipo de neurosis en la que los sintomas aparecen consecutivamente a un choque emotivo, generalmente ligado a una situación en la que el sujeto ha sentido amenazada su vida. Se manifiesta, en el momento del choque, por una crisis de ansiedad paroxística, que puede provocar estados de agitación, estupor o confusión mental. Su evolución ulterior, casi siempre después de un intervalo libre, permitiría distinguir esquemáticamente dos casos:



  1. El trauma actúa como elemento desencadenante, revelador de una estructura neurótica preexistente;

  2. El trauma posee una parte determinante en el contenido mismo del síntoma (repetición mental del acontecimiento traumático, pesadillas repetitivas, trastornos del sueño, etc.), que aparece como un intento reiterado de “ligar” y descargar por abreacción el trauma; tal “fijación al trauma” se acompaña de una inhibición, más o menos generalizada, de la actividad del sujeto.

Generalmente la denominación de neurosis traumática es reservada por Freud y los psicoanalistas para designar este último cuadro.




Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos