Balal noureddine


LECCIÓN 6 El Libro de Jueces, y Nuestra Vida Cristiana



Descargar 1.25 Mb.
Página7/10
Fecha de conversión08.05.2019
Tamaño1.25 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

LECCIÓN 6
El Libro de Jueces, y Nuestra Vida Cristiana
6.1.- Introducción

Al estudiar el libro de Jueces sus personajes, historias, humanidad, circunstancias. Podemos notar que eran iguales a nosotros, tomaron decisiones sabias como erradas. Sin embargo, Dios con todo se glorifico en sus vidas, y también el propósito de salvar (liberar al pueblo) de la opresión de sus enemigos al sentir misericordia y compasión del mismo a causa de sus clamores. El pueblo de Israel tenia un corazón que con injusticia detenía la verdad y entregándose al pecado de idolatría tras morir un Juez. Jueces 2:19 Mas acontecía que al morir el juez, ellos volvían atrás, y se corrompían más que sus padres, siguiendo a dioses ajenos para servirles, e inclinándose delante de ellos; y no se apartaban de sus obras, ni de su obstinado camino. Romanos 1:18-25 Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad;  porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó.  Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa.  Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido.  Profesando ser sabios, se hicieron necios,  y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles.  Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos,  ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén.

6.2.- Nuestro Carácter

El carácter es la característica esencial de una persona, llena de virtudes, maldades, pecados, debilidades, gustos, colores. Cada uno de lo Jueces tenía una personalidad con distinto carácter, en el cual lo manifestaban en diferentes situaciones que vivían con estas características como: debilidades, gustos, virtudes, maldades, pecados, así como la tenemos nosotros. Sin embargo, este carácter no muestra la imagen del carácter de Cristo. Entonces ¿Cómo mostrarlo? ¿Qué hacer para que se desarrolle ese carácter? En Colosenses 3:5-17 Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría; cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia,  en las cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo cuando vivíais en ellas.  Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca.  No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos,  y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno,  donde no hay griego ni judío, circuncisión ni incircuncisión, bárbaro ni escita, siervo ni libre, sino que Cristo es el todo, y en todos.  Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia; soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros. Y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto.  Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos.  La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales.  Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él. Wau, esta es la respuesta ante las preguntas planteadas. Sin embargo, aunque Dios nos ha dado respuesta como dije, una cosa es eso, y otra cosa es tener un espíritu obediente a cumplir estas instrucciones para la gloria de Dios, y mostrar su imagen. Necesitamos de la gracia del Señor y su potencia que obre en nosotros a través de su Espíritu Santo, oración, comunión, palabra, amor por El y pasión Col 1:29 “para lo cual también trabajo, luchando según la potencia de él, la cual actúa poderosamente en mí.”84

6.3.- Nuestra fortaleza
Nehemías 8:10 Luego les dijo: Id, comed grosuras, y bebed vino dulce, y enviad porciones a los que no tienen nada preparado; porque día santo es a nuestro Señor; no os entristezcáis, porque el gozo de Jehová es vuestra fuerza.” Filipenses 4: 8-13  Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.  Lo que aprendisteis y recibisteis y oísteis y visteis en mí, esto haced; y el Dios de paz estará con vosotros.  En gran manera me gocé en el Señor de que ya al fin habéis revivido vuestro cuidado de mí; de lo cual también estabais solícitos, pero os faltaba la oportunidad.  No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.” Con estas dos porciones de las escrituras entendemos que la esencia de la fortaleza del Señor en nosotros es el gozo, que también el Señor da a través de su palabra y Espíritu, cultivando (pensar) en nuestra mente pasamientos amables, de virtud, verdaderos (en la biblia) y honestos (sin hipocresía). Dios envía pruebas en situaciones difíciles (escases) como en situaciones cómodas (abundancia), con el propósito de afirmarnos más junto con el gozo y unas ves cultivado la fortaleza.85
6.4.- Nuestra Debilidad

2 Corintios 12: 6-10 Sin embargo, si quisiera gloriarme, no sería insensato, porque diría la verdad; pero lo dejo, para que nadie piense de mí más de lo que en mí ve, u oye de mí.  Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera; respecto a lo cual tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí. Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo.  Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte. Las debilidades en nuestra naturaleza es uno más de los instrumentos de Dios que utiliza para acercarnos más a El y conocerle. La respuesta divina fue: “bástate en mi gracia porque mi poder se perfecciona en tu debilidad.” Esto enseña que Dios usa la debilidad como instrumento de gracia para perfeccionar al vaso de barro, en este caso “Pablo”. La debilidad es la que nos hace caer en conciencia de que necesitamos de Dios en todo momento (dependencia) y también es instrumento de Dios de humillación para que no nos exaltemos desmedidamente, esto lo hace por amor y fidelidad.86

6.5.- Nuestra Disciplina (constancia)

Así como los Jueces cada uno de ellos al atender el llamado de Dios en sus vidas, fue constante y valiente en ejecutar lo que Dios les había comisionado. Y en nosotros también debe haber la misma respuesta, como dice el Apóstol Pablo en: Filipenses 3:12-17  No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús. Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.  Así que, todos los que somos perfectos, esto mismo sintamos; y si otra cosa sentís, esto también os lo revelará Dios.  Pero en aquello a que hemos llegado, sigamos una misma regla, sintamos una misma cosa.  Hermanos, sed imitadores de mí, y mirad a los que así se conducen según el ejemplo que tenéis en nosotros. El apóstol estaba claro de su carrera, mantener la disciplina (constancia) por el cual implicaba su llamado como carrera, el dijo: “dejando atrás y extendiéndome” manteniendo la constancia sin detenerse en los resultados, sino más bien en la obediencia y constancia de su llamado.87

6.6.- El Ministerio

El ministerio es el desenvolvimiento del llamado, el servicio a Dios por su causa y para su gloria. Los Jueces desarrollaron este ministerio (comisión) para liberar de la opresión a Israel de sus enemigos. Dios capacito a cada Juez con sus virtudes y defectos, Dios al que llama capacita, lo esfuerza y sostiene para no desmayar. El apóstol Pablo en 2 Cor 3:5; 4:1 no que seamos competentes por nosotros mismos para pensar algo como de nosotros mismos, sino que nuestra competencia proviene de Dios. Por lo cual, teniendo nosotros este ministerio según la misericordia que hemos recibido, no desmayamos.88

Dios en escoger alguien al ministerio, primero debe poner el corazón correcto y la carga por ese ministerio. Cuando el hombre escoge a otro hombre para el ministerio justificando que viene de Dios, esto es tropezadero, no glorifica a Dios, y el ministerio se vuelve en pura religión (apariencia-ficticio-superficial), hay arrogancia, orgullo, insensatez. Muchos hoy día caen en la manipulación de concilios, y organización para atender el llamado a cualquier oficio eclesiástico, sin considerar si tiene corazón para dicho oficio. Sin embargo, hay otros que si tienen corazón para el oficio, y con temor de Dios aceptan el llamado, para glorificar a Dios.

Cuando Dios llama al ministerio a creyentes, los trata (desierto), perfecciona, santifica, los disciplina, para que sean mas a imagen de su hijo Jesucristo, El (Dios) comienza esa obra y la perfecciona.

Conclusión

Hebreos 12: 1-2 Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante,  puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios. El ministerio es como bien habíamos dicho, una carrera, en que tenemos que poner nuestros ojos en Jesús autor y consumador de nuestra fe. En el ministerio la paciencia es lo que nos ayuda a tener constancia (disciplina) para cumplir el mandato del llamado de parte de Dios, allí es tratada nuestra incredulidad, humanidad, y carácter, para hacerlo semejante a Cristo, que menosprecio el oprobio por amor para salvarnos de la condenación que viene a este mundo y de su ira venidera.



Resumen

1.- El carácter es la característica esencial de una persona, llena de virtudes, maldades, pecados, debilidades, gustos, colores. Cada uno de lo Jueces tenía una personalidad con distinto carácter, en el cual lo manifestaban en diferentes situaciones que vivían con estas características como: debilidades, gustos, virtudes, maldades, pecados, así como la tenemos nosotros. Sin embargo, este carácter no muestra la imagen del carácter de Cristo. Entonces ¿Cómo mostrarlo? ¿Qué hacer para que se desarrolle ese carácter? En Colosenses 3:5-17 Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría; cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia,  en las cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo cuando vivíais en ellas.  Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca.  No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos,  y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno,  donde no hay griego ni judío, circuncisión ni incircuncisión, bárbaro ni escita, siervo ni libre, sino que Cristo es el todo, y en todos.  Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia; soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros. Y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto.  Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos.  La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales.  Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él. Wau, esta es la respuesta ante las preguntas planteadas. Sin embargo, aunque Dios nos ha dado respuesta como dije, una cosa es eso, y otra cosa es tener un espíritu obediente a cumplir estas instrucciones para la gloria de Dios, y mostrar su imagen. Necesitamos de la gracia del Señor y su potencia que obre en nosotros a través de su Espíritu Santo, oración, comunión, palabra, amor por El y pasión Col 1:29 “para lo cual también trabajo, luchando según la potencia de él, la cual actúa poderosamente en mí.”

2.- Nehemías 8:10 Luego les dijo: Id, comed grosuras, y bebed vino dulce, y enviad porciones a los que no tienen nada preparado; porque día santo es a nuestro Señor; no os entristezcáis, porque el gozo de Jehová es vuestra fuerza.” Filipenses 4: 8-13  Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.  Lo que aprendisteis y recibisteis y oísteis y visteis en mí, esto haced; y el Dios de paz estará con vosotros.  En gran manera me gocé en el Señor de que ya al fin habéis revivido vuestro cuidado de mí; de lo cual también estabais solícitos, pero os faltaba la oportunidad.  No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.” Con estas dos porciones de las escrituras entendemos que la esencia de la fortaleza del Señor en nosotros es el gozo, que también el Señor da a través de su palabra y Espíritu, cultivando (pensar) en nuestra mente pasamientos amables, de virtud, verdaderos (en la biblia) y honestos (sin hipocresía). Dios envía pruebas en situaciones difíciles (escases) como en situaciones cómodas (abundancia), con el propósito de afirmarnos más junto con el gozo y unas ves cultivado la fortaleza.

3.- 2 Corintios 12: 6-10 Sin embargo, si quisiera gloriarme, no sería insensato, porque diría la verdad; pero lo dejo, para que nadie piense de mí más de lo que en mí ve, u oye de mí.  Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera; respecto a lo cual tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí. Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo.  Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte. Las debilidades en nuestra naturaleza es uno más de los instrumentos de Dios que utiliza para acercarnos más a El y conocerle. La respuesta divina fue: “bástate en mi gracia porque mi poder se perfecciona en tu debilidad.” Esto enseña que Dios usa la debilidad como instrumento de gracia para perfeccionar al vaso de barro, en este caso “Pablo.” La debilidad es la que nos hace caer en conciencia de que necesitamos de Dios en todo momento (dependencia) y también es instrumento de Dios de humillación para que no nos exaltemos desmedidamente, esto lo hace por amor y fidelidad.

4.- Así como los Jueces cada uno de ellos al atender el llamado de Dios en sus vidas, fue constante y valiente en ejecutar lo que Dios les había comisionado. Y en nosotros también debe haber la misma respuesta, como dice el Apóstol Pablo en: Filipenses 3:12-17  No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús. Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.  Así que, todos los que somos perfectos, esto mismo sintamos; y si otra cosa sentís, esto también os lo revelará Dios.  Pero en aquello a que hemos llegado, sigamos una misma regla, sintamos una misma cosa.  Hermanos, sed imitadores de mí, y mirad a los que así se conducen según el ejemplo que tenéis en nosotros. El apóstol estaba claro de su carrera, mantener la disciplina (constancia) por el cual implicaba su llamado como carrera, el dijo: “dejando atrás y extendiéndome” manteniendo la constancia sin detenerse en los resultados, sino más bien en la obediencia y constancia de su llamado.

5.- El ministerio es el desenvolvimiento del llamado, el servicio a Dios por su causa y para su gloria. Los Jueces desarrollaron este ministerio (comisión) para liberar de la opresión a Israel de sus enemigos. Dios capacito a cada Juez con sus virtudes y defectos, Dios al que llama capacita, lo esfuerza y sostiene para no desmayar. El apóstol Pablo en 2 Cor 3:5; 4:1 no que seamos competentes por nosotros mismos para pensar algo como de nosotros mismos, sino que nuestra competencia proviene de Dios. Por lo cual, teniendo nosotros este ministerio según la misericordia que hemos recibido, no desmayamos.

Preguntas



1.- ¿Cómo hacer para mostrar el carácter de Cristo?

2.- ¿Cuál es la esencia de la fortaleza?

3.- ¿Por qué la debilidad del ser humano es instrumento de Dios?

4.- ¿Qué se requiere para mantener un llamado eficaz?



5.- ¿Qué es el ministerio?

6.- ¿Que se requiere para mantener un llamado íntegro?

7.- ¿Que se requiere para mantener un ministerio efectivo?

8.- ¿Cual es la razón de Dios para utilizar nuestra debilidad?

9.- ¿En que consiste el carácter de Cristo?

10.- ¿Qué dice la biblia con referente al carácter de Cristo?





Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad