Balal noureddine


El uso del Antiguo Testamento (Francisco Lacueva- Curso de Formación Teológica Evangélica: Doctrinas de la Gracia- Tomo V).37



Descargar 1.25 Mb.
Página3/10
Fecha de conversión08.05.2019
Tamaño1.25 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

El uso del Antiguo Testamento (Francisco Lacueva- Curso de Formación Teológica Evangélica: Doctrinas de la Gracia- Tomo V).37


Tres son los términos que el hebreo del Antiguo Testamento emplea para expresar el concepto de "gracia":

  1. Jen, del verbo janán, que significa: mostrarse misericordioso, amable, generoso, propenso a dispensar favores. Jen, pues, significa "gracia" en el sentido de "favor hecho por benevolencia." Este es el significado que tiene, por ej. en Gen" 6:8: "Pero Noé halló GRACIA ante los ojos de Jehová."

  2. Jesed. Esta palabra significa "gracia" en el sentido de "caridad, benignidad, misericordia". En cierto sentido, corresponde de cerca a la idea novo testamentaria de "gracia" en sus aspectos conectados con la Redención. Así la encontramos en Ex 20: 6: "y hago misericordia a millares ... "

  3. Ratsón, que significa "contentamiento, aceptación, buena voluntad". Así lo encontramos en Is. 60: 10. También en las versiones hebreas de Lc. 2: 14 y Flp. 2: 13, en que corresponde al griego eudokía. Estos tres sustantivos y los adjetivos y verbos correspondientes aparecen en el Antiguo Testamento con una frecuencia impresionante y nos ayudan a formamos una correcta idea de lo que significa el término gracia" en sentido teológico. Pero, como dice E.F. Kevan, el concepto véterotestamentario de "gracia" no se obtiene adecuadamente con un mero análisis del lenguaje, pues se revela a través de la acción. La doctrina de la gracia está reflejada por doquier en las costumbres, instituciones y experiencias que brotaron de la elección divina y se plasmaron en la historia y en la geografía del pueblo escogido. La libre elección divina de Abraham, Isaac y Jacob (Israel); la revelación a Moisés desde la zarza ardiendo, después en el Sinaí, etc.; la misión de los profetas, la restauración después de la cautividad; todo ello es manifestación del favor, de la misericordia y de la buena voluntad de Dios para con Su pueblo. La primera muestra de "gracia" o "favor inmerecido" de Dios a la humanidad se manifestó ya en Gen 3: 15 con la primera promesa de un Redentor.


El uso del Nuevo Testamento:
El Nuevo Testamento usa siempre el término kháris para referirse a la "gracia." Pero este término tiene varios sentidos:

1. El sentido más elemental, dentro y fuera de la Biblia, es el de "encanto" o "atractivo". Este sentido ha pasado a las lenguas latinas y el vulgo lo conoce muy bien (¡Qué gracia tiene! ¡Me ha caído en gracia!). Véase en este sentido Lc. 4:22; Col. 4:6. 2. Otro sentido, también elemental y muy empleado por todos, es el de "agradecimiento”, como cuando decimos "muchas gracias", en señal de gratitud, o "dar gracias", para referimos a la bendición de' la mesa. Así, el término se emplea para expresar la reacción emocional de alguien que ha recibido un "favor". Véanse Lc. 17: 9 y Rom. 6: 17. 3. Entrando ya en el uso más típico de "gracia", de acuerdo con. el concepto del Nuevo Testamento, nos encontramos con el sentido de "favor", con el mismo significado que el hebreo "jen", y expresa una actitud favorable, soberanamente libre, totalmente gratuita, de Dios hacia los hombres. Esta actitud, al pasar a la acción se concreta en dos sentidos: a. Idea de "gracia" como don salvífico (por ej. EL 2:8). A veces, este don se imparte para edificación del Cuerpo de Cristo, como en Ef. 4: 7. Pablo hace uso de este vocablo para referirse a la liberalidad de los fieles de Corinto, en 1.a Cor 16:3; b. Idea de "gracia': como poder. Que habilita al hombre para actuar por encima de sus fuerzas naturales; más aún, a pesar de su debilidad, y precisamente a través de esa misma debilidad. Véanse 1.a Coro 15:10 y 2.a Coro 12:9,10. La gracia como don inmerecido: Para penetrar debidamente en el sentido del término "gracia", conforme el Nuevo Testamento nos lo ofrece, hemos de percatamos del contraste bíblico entre "gracia" por parte de Dios, y "mérito", "esfuerzo", "obra" por parte del hombre. En este sentido podemos definir concisamente la gracia como "todo don inmerecido de Dios a los hombres", y, más en concreto, "el don inefable de Dios, en Jesucristo, a los pecadores". Véanse Lc. 2:52; Hech. 2:47; Rom. 5: 15, 17,20; 11:6; 1 Cr. 15:10; 2.a Tim. 2:1; Tito 2:11. Esta gracia, llamada "gracia de Dios", "gracia en Cristo", "gracia del Señor Jesucristo", está revestida de los siguientes caracteres:

  1. Es revelada por Cristo (Jn. 1:17; Rom. 1:5)

  2. Es dada en atención a los méritos, obediencia y acción redentora de Jesucristo (Rom. 3: 24; 5: 21)

  3. Es en Cristo en quien somos agraciados ("ekharítosen", Ef. 1: 6-7)

  4. Así que viene a ser un estado del creyente (Rom. 5:2) Sus frutos han de verse (1.a Coro 7:19; 2.a Cr. 5:17; Gal.. 6:15), pues el favor y el poder de Dios han de manifestarse, en el creyente, en una conducta digna de Dios (2. a Pedro 1: 4) La gracia fluye de la elección divina y se hace efectiva por el soberano llamamiento de Dios (V. In. 6:44; Ef. 2:8; 1.a Tes. 1 :5) Ante ella, no permanecemos pasivos (V. 1.a Coro 10:12; 15:10; 2.a Cr. 6:1; 2.a Tes. 2:15), lo cual no disminuye la fuerza de la gracia ni la seguridad del creyente. La gracia, en fin, es el Evangelio o Buena Noticia de salvación (Hech. 14:3; 20:24,32)

2.3.9.- Dios es Belleza


La belleza de Dios es el atributo que encierra la totalidad de sus virtudes deseables. Este atributo de Dios se compone especialmente con la perfección de Dios. “Perfección” quiere decir que a Dios no le falta nada deseable; “esto es belleza” es decir, que Dios tiene todo lo deseable. Salmo 27:4 David habla de la belleza del Señor: Una sola cosa le pido al SEÑOR, y es lo único que persigo: habitar en la casa del SEÑOR todos los días de mi vida, para contemplar la hermosura del SEÑOR y recrearme en su templo. Otra referencia similar aparece en la siguiente expresión: Sal 73:25 ¿A quién tengo en el cielo sino a ti? Si estoy contigo, ya nada quiero en la tierra.38
2.3.10.- Dios es Fuego Consumidor
Deuteronomio 4:24 Porque Jehová tu Dios es fuego consumidor, Dios celoso. Heb 12: 28-29 Por lo cual, puesto que recibimos un reino que es inconmovible, demostremos gratitud, mediante la cual ofrezcamos a Dios un servicio aceptable con temor y reverencia; porque nuestro Dios es fuego consumidor. Ex 15:7 En la grandeza de tu excelencia derribas a los que se levantan contra ti; envías tu furor, y los consumes como paja. Ex 24:17 A los ojos de los hijos de Israel la apariencia de la gloria del SEÑOR era como un fuego consumidor sobre la cumbre del monte. Deut 9:3 Comprende, pues, hoy, que es el SEÑOR tu Dios el que pasa delante de ti como fuego consumidor. El los destruirá y los humillará delante de ti, para que los expulses y los destruyas rápidamente, tal como el SEÑOR te ha dicho.2 Sam 22:9 Humo subió de su nariz, y el fuego de su boca consumía; carbones fueron por él encendidos.39
Comentario de Wayne Grudem- acerca de la ira y el fuego consumidor de Dios40
Tal vez nos sorprenda descubrir cuán frecuentemente la Biblia habla de la ira de Dios. Sin embargo, si Dios ama todo lo que es recto y bueno y todo lo que se conforma a su carácter moral, es lógico que aborrezca todo lo que se opone a su carácter moral. Por consiguiente, la ira de Dios dirigida contra el pecado se relaciona estrechamente con la santidad y justicia de Dios. La ira de Dios se puede definir como sigue: La ira de Dios significa que él aborrece intensamente el pecado. Se hallan frecuentes descripciones de la ira de Dios cuando el pueblo de Dios peca grandemente contra él. Dios ve la idolatría del pueblo de Israel y le dice a Moisés: «Ya me he dado cuenta de que éste es un pueblo terco…No te metas. Yo voy a descargar mi ira sobre ellos, y los voy a destruir» (Ex 32:9-10). Más adelante Moisés le dijo al pueblo: «Recuerda esto, y nunca olvides cómo provocaste la ira del SEÑOR tu Dios en el desierto. A tal grado provocaste su enojo en Horeb, que estuvo a punto de destruirte» (Dt. 9:7-8; cf. 29:23; 2 R 22:13). Sin embargo, la doctrina de la ira de Dios en la Biblia no se limita al Antiguo Testamento, como algunos han imaginado falsamente. Leemos en Juan 3:36: «El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rechaza al Hijo no sabrá lo que es esa vida, sino que permanecerá bajo el castigo de Dios». Pablo dice: «Ciertamente, la ira de Dios viene revelándose desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los seres humanos, que con su maldad obstruyen la verdad» (Ro 1:18; cf. 2:5,8; 5:9; 9:22; Col 3:6; 1 Ts 1:10; 2:16; 5:9; He 3:11; Ap. 6:16-17; 19:15). Este también es un atributo por el que debemos agradecer y alabar a Dios. Tal vez no comprendamos de inmediato cómo se puede hacer esto, puesto que la ira parece ser un concepto negativo. Sin embargo, es útil preguntarnos qué sería Dios si fuera un Dios que no aborreciera el pecado. Sería entonces un Dios que se deleitaría en el pecado o por lo menos no se molestaría por el pecado. Tal Dios no sería digno de adoración, porque el pecado es aborrecible y digno de ser aborrecido. El pecado no debería ser. Es en verdad una virtud aborrecer el mal y el pecado (cf. Zac 8:17; He 1:9, et ál.), y nosotros imitamos correctamente este atributo de Dios cuando sentimos aborrecimiento contra el gran mal, la injusticia y el pecado. Además, como creyentes no debemos sentir temor de la ira de Dios, porque aunque «como los demás, éramos por naturaleza objeto de la ira de Dios» (Ef 2:3), ahora hemos confiado en Jesús, «que nos libra del castigo venidero» (1 Ts 1:10; cf. Ro 5:10). Cuando meditemos en la ira de Dios, nos asombraremos al pensar que nuestro Señor Jesucristo llevó la ira de Dios que era producto de nuestro pecado, a fin de que nosotros pudiéramos ser salvos (Ro 3:25-26). Es más, al pensar en la ira de Dios debemos también tener presente su presencia. La paciencia y la ira se mencionan juntas en el Salmo 103: «El SEÑOR es lento para la ira y grande en amor. No sostiene para siempre su querella ni guarda rencor eternamente» (Sal 103:8-9). Por consiguiente, la demora en la ejecución de la ira de Dios sobre el mal tiene el propósito de llevar a su pueblo al arrepentimiento (vea Ro 2:4). Cuando pensamos en la ira de Dios que vendrá, debemos simultáneamente estar agradecidos por su paciencia al esperar para ejecutar esa ira a fin de que incluso más personas puedan salvarse: «El Señor no tarda en cumplir su promesa, según entienden algunos la tardanza. Más bien, él tiene paciencia con ustedes, porque no quiere que nadie perezca sino que todos se arrepientan» (2 P 3:9-10). La ira de Dios debería motivarnos a la evangelización y debería también hacernos estar agradecidos porque Dios finalmente castigará toda maldad y reinará sobre nuevos cielos y una nueva tierra en donde no habrá injusticia.
2.3.11.- Dios es Celoso (Comentario de Wayne Grudem- acerca del Dios celoso)41
Aunque la palabra celos se usa con frecuencia en sentido negativo en español, también a veces toma un sentido positivo. Por ejemplo, Pablo les dijo a los corintios: «El celo que siento por ustedes proviene de Dios» (2 Co 11:2). Aquí el sentido es «fervientemente protector y vigilante». Tiene el significado de estar profundamente comprometido a buscar el honor y bienestar de alguien, sea de uno mismo o de algún otro. La Biblia dice que Dios es celoso de esta manera. Continua y fervientemente protege su honor. Le ordena a su pueblo no postrarse ante ídolos ni servirlos, diciendo: «Yo, el SEÑOR tu Dios, soy un Dios celoso» (Ex 20.5). Él desea que se le rinda adoración a él y no a dioses falsos (Ex 34:14, cf. Dt. 4:24; 5:9). El celo de Dios se puede definir entonces como sigue: El celo de Dios significa que Dios continuamente busca proteger su honor.

A algunas personas les cuesta trabajo pensar que el celo es un atributo deseable en Dios. Esto se debe a que el celo por su propio honor como seres humanos siempre es errado. No debemos ser orgullosos, sino humildes. Sin embargo debemos darnos cuenta de que el orgullo es malo por una razón teológica: Es que no merecemos el honor que pertenece solamente a Dios (cf. 1 Co 4:7; Ap. 4:11). Sin embargo, no es incorrecto que Dios busque honor porque se lo merece plenamente.

Dios reconoce abiertamente que sus hechos en la creación y la redención fueron por su propio honor. Hablando de su decisión de retener el castigo de su pueblo, Dios dice: «Y lo he hecho por mí, por mí mismo. ¿Cómo puedo permitir que se me profane? ¡No cederé mi gloria a ningún otro!» (Isa 48:11). Es saludable para nosotros espiritualmente cuando entendemos en nuestro corazón el hecho de que Dios merece todo honor y gloria de su creación, y que es correcto que él busque este honor. Sólo él es infinitamente digno de ser alabado. Darnos cuenta de este hecho y deleitarnos en él es hallar el secreto de la verdadera adoración.
2.4.- Dios, y su carácter en el Libro de Jueces
En este punto, clasificare por capítulos cada texto bíblico, que exprese el carácter de Dios en el Libro de los Jueces, por medio de sus atributos. La idea es conocer a Dios, su persona y carácter, para esto, utilizaremos el método de interpretación llamado: “Método Exposicional” que consiste en exponer el texto, con la finalidad de que nos hable acerca de este punto, es decir el carácter y la persona de Dios según el autor.

Jueces 1: 2, 4, 7, 19, 22. Y Jehová respondió: Judá subirá; he aquí que yo he entregado la tierra en sus manos. Y subió Judá, y Jehová entregó en sus manos al cananeo y al ferezeo; e hirieron de ellos en Bezec a diez mil hombres. Entonces dijo Adoni-bezec: Setenta reyes, cortados los pulgares de sus manos y de sus pies, recogían las migajas debajo de mi mesa; como yo hice, así me ha pagado Dios. Y le llevaron a Jerusalén, donde murió. Y Jehová estaba con Judá, quien arrojó a los de las montañas; mas no pudo arrojar a los que habitaban en los llanos, los cuales tenían carros herrados. También la casa de José subió contra Bet-el; y Jehová estaba con ellos.

Al examinar estos textos, nos exponen como Dios se presenta como un Dios Soberano, el tiene control de todas las cosas, El es Dios de Paz, de Guerra, en el sentido de dirigir como soberano Dios todos estos acontecimientos para su gloria y propósitos. En el contexto de estas porciones, el pueblo había hecho alianzas con estos pueblos paganos. Sin embargo, ¿Por qué? o ¿para que?, Dios había permitido esto, ¿cual era el propósito? Lo descubriremos mas adelante.42

Con referente a Judá, Dios como Soberano estaba con Judá debido a su declaración a través del patriarca Jacob (Israel) en Génesis 49:8 Judá, te alabarán tus hermanos; Tu mano en la cerviz de tus enemigos; Los hijos de tu padre se inclinarán a ti. Y cumplimiento de esta declaración de parte del Señor a través del patriarca, se manifiesta acá en el Libro de los Jueces, en donde primeramente Dios entrega a Judá sus enemigos, y las demás tribus se animaría en hacer lo mismo.43

Jueces 2: 1-3,18-23 El ángel de Jehová subió de Gilgal a Boquim, y dijo: Yo os saqué de Egipto, y os introduje en la tierra de la cual había jurado a vuestros padres, diciendo: No invalidaré jamás mi pacto con vosotros, con tal que vosotros no hagáis pacto con los moradores de esta tierra, cuyos altares habéis de derribar; mas vosotros no habéis atendido a mi voz. ¿Por qué habéis hecho esto?  Por tanto, yo también digo: No los echaré de delante de vosotros, sino que serán azotes para vuestros costados, y sus dioses os serán tropezadero.  Y cuando Jehová les levantaba jueces, Jehová estaba con el juez, y los libraba de mano de los enemigos todo el tiempo de aquel juez; porque Jehová era movido a misericordia por sus gemidos a causa de los que los oprimían y afligían. Más acontecía que al morir el juez, ellos volvían atrás, y se corrompían más que sus padres, siguiendo a dioses ajenos para servirles, e inclinándose delante de ellos; y no se apartaban de sus obras, ni de su obstinado camino. Y la ira de Jehová se encendió contra Israel, y dijo: Por cuanto este pueblo traspasa mi pacto que ordené a sus padres, y no obedece a mi voz,  tampoco yo volveré más a arrojar de delante de ellos a ninguna de las naciones que dejó Josué cuando murió;  para probar con ellas a Israel, si procurarían o no seguir el camino de Jehová, andando en él, como lo siguieron sus padres.  Por esto dejó Jehová a aquellas naciones, sin arrojarlas de una vez, y no las entregó en mano de Josué.

Dios es un Dios de pactos, fidelidad, misericordioso, clemente, lento para la ira y grande en verdad. Dios es fiel a sus pactos, pero también prueba el corazón del pueblo que son parte de ese pacto para hallarlos fieles, pero no es así. Los pactos de Dios contenidos en la Biblia se clasifican en dos, aquellos que son condicionales y los que son incondicionales. Un pacto condicional es uno en el cual la acción de Dios es en respuesta a alguna acción de parte de aquellos a quienes va dirigido el pacto. Un pacto condicional garantiza que Dios hará su parte con absoluta certeza cuando se satisfacen los requisitos humanos, pero si el hombre fracasa, Dios no está obligado a cumplir su pacto. Un pacto incondicional, mientras que puede incluir ciertas contingencias humanas, es una declaración de cierto propósito de Dios, y las promesas de un pacto incondicional serán ciertamente cumplidas en el tiempo y a la manera de Dios. De los ocho pactos bíblicos sólo el edénico y el mosaico eran condicionales. Sin embargo, aun bajo los pactos incondicionales hay un elemento condicional como si se aplicara a ciertos individuos. Un pacto incondicional se distingue de uno condicional por el hecho de que su cumplimiento esencial es prometido por Dios y depende del poder y la soberanía de Dios, y esto lo podemos notar a lo largo de la biblia, aun en el libro de los Jueces.44

Por otro lado, Dios toma como instrumento de castigo a los pueblos enemigos para hacer volver en Si a Israel, su pueblo con gran amor que le ha amado, y en esto es su gran propósito como el pedagogo supremo, tal cual lo dice nuestro hermano, el Dr. Cornelio Hegeman, “todo va dentro de su Soberana y perfecta Voluntad.”

Jueces 3: 1-2,4 Estas, pues, son las naciones que dejó Jehová para probar con ellas a Israel, a todos aquellos que no habían conocido todas las guerras de Canaán; solamente para que el linaje de los hijos de Israel conociese la guerra, para que la enseñasen a los que antes no la habían conocido: Y fueron para probar con ellos a Israel, para saber si obedecerían a los mandamientos de Jehová, que él había dado a sus padres por mano de Moisés.

Esto era la voluntad de Dios, dejar a estas naciones, y demostrar el poder soberano de Dios directamente bajo la cual fueron puestos los israelitas. Estas naciones no fueron aniquiladas totalmente debido a un doble propósito: el primer propósito, es ser instrumentos, por sus incursiones, para promover la moralidad y espiritualidad del pueblo de Israel, y también con un propósito secundario, el de hacer que conocieran la guerra, a fin de que todos, que no la conocían, aprendiesen el uso de las armas y el arte de manejarlas.45


2.4.1.- Dios y su Carácter, sobre los Jueces
Primer Juez: Otoniel (Josué 15:17; cap. 1:13)
Jueces 3:10-11 Entonces clamaron los hijos de Israel a Jehová; y Jehová levantó un libertador a los hijos de Israel y los libró; esto es, a Otoniel hijo de Cenaz, hermano menor de Caleb. Y el Espíritu de Jehová vino sobre él, y juzgó a Israel, y salió a batalla, y Jehová entregó en su mano a Cusan-risataim rey de Siria, y prevaleció su mano contra Cusan-risataim. Y reposó la tierra cuarenta años; y murió Otoniel hijo de Cenaz.

Dios levanto a Otoniel como el primer Juez de Israel, debido al clamor del pueblo, porque Jehová fue movido en misericordia y fidelidad a su pacto con los Israelitas. Otoniel fue escogido por Dios para libertar al pueblo de sus opresores, en este caso los libro de la mano de Cusan risathaim rey de siria, Dios usaba como instrumento de castigo a este rey contra Israel, para hacer reflexionar al pueblo de su rebeldía. Ahora bien, ¿Quién era Otoniel como Juez? Y ¿Cuáles eran sus características? tenia experiencia militar que le capacitó para esta tarea, era conocido por sus valientes hazañas, se ganaba la plena confianza de sus conciudadanos en su capacidad de líder. El Espíritu de Jehová fue sobre él, y utilizo como herramienta sus capacidades y experiencia militar, y juzgó (liberto como líder) a Israel, y salió a batallar con el poder de Dios, y emprendió la difícil comisión de gobernar en crisis nacional del pueblo. Con la intención de promover una reforma general de las costumbres, la destrucción de la idolatría, el avivamiento de la fe, y entonces, después de estas medidas, reunió un grupo de hombres valerosos y fuertes en batalla escogidos, para expulsar a los opresores. Jehová entregó en su mano a Cusan risathaim, rey de Siria, y prevaleció su mano contra Cusan risathaim, las armas israelitas fueron aprobadas por Dios con la victoria, y Canaán reconquistó su libertad e independencia.46


Segundo Juez: Aod
Jue 3:15- 26 Y clamaron los hijos de Israel a Jehová; y Jehová les levantó un libertador, a Aod hijo de Gera, benjamita, el cual era zurdo. Y los hijos de Israel enviaron con él un presente a Eglón rey de Moab. Y Aod se había hecho un puñal de dos filos, de un codo de largo; y se lo ciñó debajo de sus vestidos a su lado derecho. Y entregó el presente a Eglón rey de Moab; y era Eglón hombre muy grueso. Y luego que hubo entregado el presente, despidió a la gente que lo había traído. Mas él se volvió desde los ídolos que están en Gilgal, y dijo: Rey, una palabra secreta tengo que decirte. El entonces dijo: Calla. Y salieron de delante de él todos los que con él estaban. Y se le acercó Aod, estando él sentado solo en su sala de verano. Y Aod dijo: Tengo palabra de Dios para ti. El entonces se levantó de la silla. Entonces alargó Aod su mano izquierda, y tomó el puñal de su lado derecho, y se lo metió por el vientre, de tal manera que la empuñadura entró también tras la hoja, y la gordura cubrió la hoja, porque no sacó el puñal de su vientre; y salió el estiércol. Y salió Aod al corredor, y cerró tras sí las puertas de la sala y las aseguró con el cerrojo. Cuando él hubo salido, vinieron los siervos del rey, los cuales viendo las puertas de la sala cerradas, dijeron: Sin duda él cubre sus pies en la sala de verano. Y habiendo esperado hasta estar confusos, porque él no abría las puertas de la sala, tomaron la llave y abrieron; y he aquí su señor caído en tierra, muerto. Mas entre tanto que ellos se detuvieron, Aod escapó, y pasando los ídolos, se puso a salvo en Seirat. Y cuando había entrado, tocó el cuerno en el monte de Efraín, y los hijos de Israel descendieron con él del monte, y él iba delante de ellos. Entonces él les dijo: Seguidme, porque Jehová ha entregado a vuestros enemigos los moabitas en vuestras manos. Y descendieron en pos de él, y tomaron los vados del Jordán a Moab, y no dejaron pasar a ninguno. Y en aquel tiempo mataron de los moabitas como diez mil hombres, todos valientes y todos hombres de guerra; no escapó ninguno. Así fue subyugado Moab aquel día bajo la mano de Israel; y reposó la tierra ochenta años.

Aod, hijo de Gera, hebreo, “Ehud.” Descendiente de Gera, uno de los hijos de Benjamín (Génesis 46:21). Era zurdo, se distinguía en la tribu de benjamín (cap. 20:16). Pero la palabra en el original es traducida por “ambidextro”, apoyada también en 1Crónicas 12:2. Su defecto físico no le impidió cumplir la voluntad de Dios, se habla muy poco de el en el sentido que no hay mas datos, pero Dios como soberano lo utilizo para liberar al pueblo de Israel, planifico el encuentro con su enemigo, aun la estrategia y la curiosidad que despertó Jehová en Eglón a través de Aod, para cooperar en su propósito de liberar al pueblo, a El sea la gloria.

Tercer Juez: Samgar

Jue 3:31 Después de él fue Samgar hijo de Anat, el cual mató a seiscientos hombres de los filisteos con una aguijada de bueyes; y él también salvó a Israel.

Este Juez es muy curioso debido a que es anónimo, no se sabe de qué tribu es, la opresión era local, es decir, a las tribus occidentales, tenia una aguijada de bueyes, posiblemente era campesino líder de grupos también de campesinos, que Dios levanto para libertar al pueblo, Dios utilizando para su gloria instrumentos sencillos 1Cor 1:27:sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte.”47



Cuarto Juez: Débora y Barac

Jue 4:1-24 Después de la muerte de Aod, los hijos de Israel volvieron a hacer lo malo ante los ojos de Jehová. Y Jehová los vendió en mano de Jabín rey de Canaán, el cual reinó en Hazor; y el capitán de su ejército se llamaba Sísara, el cual habitaba en Haroset-goim. Entonces los hijos de Israel clamaron a Jehová, porque aquél tenía novecientos carros herrados, y había oprimido con crueldad a los hijos de Israel por veinte años. Gobernaba en aquel tiempo a Israel una mujer, Débora, profetisa, mujer de Lapidot; y acostumbraba sentarse bajo la palmera de Débora, entre Ramá y Bet-el, en el monte de Efraín; y los hijos de Israel subían a ella a juicio. Y ella envió a llamar a Barac hijo de Abinoam, de Cedes de Neftalí, y le dijo: ¿No te ha mandado Jehová Dios de Israel, diciendo: Ve, junta a tu gente en el monte de Tabor, y toma contigo diez mil hombres de la tribu de Neftalí y de la tribu de Zabulón; y yo atraeré hacia ti al arroyo de Cisón a Sísara, capitán del ejército de Jabín, con sus carros y su ejército, y lo entregaré en tus manos? Barac le respondió: Si tú fueres conmigo, yo iré; pero si no fueres conmigo, no iré. Ella dijo: Iré contigo; mas no será tuya la gloria de la jornada que emprendes, porque en mano de mujer venderá Jehová a Sísara. Y levantándose Débora, fue con Barac a Cedes. Y juntó Barac a Zabulón y a Neftalí en Cedes, y subió con diez mil hombres a su mando; y Débora subió con él. Y Heber ceneo, de los hijos de Hobab suegro de Moisés, se había apartado de los ceneos, y había plantado sus tiendas en el valle de Zaanaim, que está junto a Cedes. Vinieron, pues, a Sísara las nuevas de que Barac hijo de Abinoam había subido al monte de Tabor. Y reunió Sísara todos sus carros, novecientos carros herrados, con todo el pueblo que con él estaba, desde Haroset- goim hasta el arroyo de Cisón. Entonces Débora dijo a Barac: Levántate, porque este es el día en que Jehová ha entregado a Sísara en tus manos. ¿No ha salido Jehová delante de ti? Y Barac descendió del monte de Tabor, y diez mil hombres en pos de él. Y Jehová quebrantó a Sísara, a todos sus carros y a todo su ejército, a filo de espada delante de Barac; y Sísara descendió del carro, y huyó a pie. Mas Barac siguió los carros y el ejército hasta Haroset- goim, y todo el ejército de Sísara cayó a filo de espada, hasta no quedar ni uno. Y Sísara huyó a pie a la tienda de Jael mujer de Heber ceneo; porque había paz entre Jabín rey de Hazor y la casa de Heber ceneo. Y saliendo Jael a recibir a Sísara, le dijo: Ven, señor mío, ven a mí, no tengas temor. Y él vino a ella a la tienda, y ella le cubrió con una manta. Y él le dijo: Te ruego me des de beber un poco de agua, pues tengo sed. Y ella abrió un odre de leche y le dio de beber, y le volvió a cubrir. Y él le dijo: Estate a la puerta de la tienda; y si alguien viniere, y te preguntare, diciendo: ¿Hay aquí alguno? Tú responderás que no. Pero Jael mujer de Heber tomó una estaca de la tienda, y poniendo un mazo en su mano, se le acercó calladamente y le metió la estaca por las sienes, y la enclavó en la tierra, pues él estaba cargado de sueño y cansado; y así murió. Y siguiendo Barac a Sísara, Jael salió a recibirlo, y le dijo: Ven, y te mostraré al varón que tú buscas. Y él entró donde ella estaba, y he aquí Sísara yacía muerto con la estaca por la sien. Así abatió Dios aquel día a Jabín, rey de Canaán, delante de los hijos de Israel. Y la mano de los hijos de Israel fue endureciéndose más y más contra Jabín rey de Canaán, hasta que lo destruyeron.

La historia de Débora es curiosa debido a que fue una mujer escogida por Dios para librar a Israel de sus enemigos, en este caso a Jabín rey de Canaán y su capitán del ejercito “Sisara.” Débora era Juez y profetiza (tal vez vidente) que las autoridades de Israel consultaban con ella, a saber, los oráculos de Dios, ella no se le permitía dirigir ejercito, pero si dirigía consultas en beneficio espiritual para el pueblo ¿Por qué Dios escogió a una mujer en este episodio, y no ha un hombre? Aunque Barac participo en dirigir el ejercito de Israel en contra de Jabín, su capitán Sisara, y ejercito. No era el líder principal, tampoco inspiraba totalmente confianza para con el pueblo, y es porque Dios determino que era Débora en su concejo eterno (voluntad), tal vez para vergüenza del hombre, no lo sabemos pero así lo estableció providencialmente y soberanamente. En el final de este episodio, también Dios utilizo y entrego a Sisara en manos de una mujer “que Curioso” llamada Jael, que ni pertenecía al ejercito, ni a Barac, ni tenia que ver con Débora, solo estuvo en la escena de la batalla, y aun Dios la considero para sus propósitos eternos así que como dice Romanos 9: 15-23 ¿Qué, pues, diremos? ¿Que hay injusticia en Dios? En ninguna manera. Pues a Moisés dice: Tendré misericordia del que yo tenga misericordia, y me compadeceré del que yo me compadezca. Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia. Porque la Escritura dice a Faraón: Para esto mismo te he levantado, para mostrar en ti mi poder, y para que mi nombre sea anunciado por toda la tierra. De manera que de quien quiere, tiene misericordia, y al que quiere endurecer, endurece.  Pero me dirás: ¿Por qué, pues, inculpa? porque ¿quién ha resistido a su voluntad?  Mas antes, oh hombre, ¿quién eres tú, para que alterques con Dios? ¿Dirá el vaso de barro al que lo formó: ¿Por qué me has hecho así?  ¿O no tiene potestad el alfarero sobre el barro, para hacer de la misma masa un vaso para honra y otro para deshonra? ¿Y qué, si Dios, queriendo mostrar su ira y hacer notorio su poder, soportó con mucha paciencia los vasos de ira preparados para destrucción,  y para hacer notorias las riquezas de su gloria, las mostró para con los vasos de misericordia que él preparó de antemano para gloria, Dios levanto a Débora, Barac, Jabín, Sisara (el capitán), y Jael para misericordia, para honra y deshonra, para destrucción, y hacer notorias las riquezas de su gloria que preparo de antemano para gloria ALELUYAH.48



Quinto Juez: Gedeón

Jueces Cap. 6 y 7. Los hijos de Israel hicieron lo malo ante los ojos de Jehová; y Jehová los entregó en mano de Madián por siete años. Y la mano de Madián prevaleció contra Israel. Y los hijos de Israel, por causa de los madianitas, se hicieron cuevas en los montes, y cavernas, y lugares fortificados. Pues sucedía que cuando Israel había sembrado, subían los madianitas y amalecitas y los hijos del oriente contra ellos; subían y los atacaban. Y acampando contra ellos destruían los frutos de la tierra, hasta llegar a Gaza; y no dejaban qué comer en Israel, ni ovejas, ni bueyes, ni asnos. Porque subían ellos y sus ganados, y venían con sus tiendas en grande multitud como langostas; ellos y sus camellos eran innumerables; así venían a la tierra para devastarla. De este modo empobrecía Israel en gran manera por causa de Madián; y los hijos de Israel clamaron a Jehová. Y cuando los hijos de Israel clamaron a Jehová, a causa de los madianitas, Jehová envió a los hijos de Israel un varón profeta, el cual les dijo: Así ha dicho Jehová Dios de Israel: Yo os hice salir de Egipto, y os saqué de la casa de servidumbre. Os libré de mano de los egipcios, y de mano de todos los que os afligieron, a los cuales eché de delante de vosotros, y os di su tierra; y os dije: Yo soy Jehová vuestro Dios; no temáis a los dioses de los amorreos, en cuya tierra habitáis; pero no habéis obedecido a mi voz. Y vino el ángel de Jehová, y se sentó debajo de la encina que está en Ofra, la cual era de Joás abiezerita; y su hijo Gedeón estaba sacudiendo el trigo en el lagar, para esconderlo de los madianitas. Y el ángel de Jehová se le apareció, y le dijo: Jehová está contigo, varón esforzado y valiente. Y Gedeón le respondió: Ah, señor mío, si Jehová está con nosotros, ¿por qué nos ha sobrevenido todo esto? ¿Y dónde están todas sus maravillas, que nuestros padres nos han contado, diciendo: ¿No nos sacó Jehová de Egipto? Y ahora Jehová nos ha desamparado, y nos ha entregado en mano de los madianitas. Y mirándole Jehová, le dijo: Ve con esta tu fuerza, y salvarás a Israel de la mano de los madianitas. ¿No te envío yo? Entonces le respondió: Ah, señor mío, ¿con qué salvaré yo a Israel? He aquí que mi familia es pobre en Manasés, y yo el menor en la casa de mi padre. Jehová le dijo: Ciertamente yo estaré contigo, y derrotarás a los madianitas como a un solo hombre. Y él respondió: Yo te ruego que si he hallado gracia delante de ti, me des señal de que tú has hablado conmigo.  Te ruego que no te vayas de aquí hasta que vuelva a ti, y saque mi ofrenda y la ponga delante de ti. Y él respondió: Yo esperaré hasta que vuelvas. Y entrando Gedeón, preparó un cabrito, y panes sin levadura de un efa de harina; y puso la carne en un canastillo, y el caldo en una olla, y sacándolo se lo presentó debajo de aquella encina. Entonces el ángel de Dios le dijo: Toma la carne y los panes sin levadura, y ponlos sobre esta peña, y vierte el caldo. Y él lo hizo así. Y extendiendo el ángel de Jehová el báculo que tenía en su mano, tocó con la punta la carne y los panes sin levadura; y subió fuego de la peña, el cual consumió la carne y los panes sin levadura. Y el ángel de Jehová desapareció de su vista.  Viendo entonces Gedeón que era el ángel de Jehová, dijo: Ah, Señor Jehová, que he visto al ángel de Jehová cara a cara.  Pero Jehová le dijo: Paz a ti; no tengas temor, no morirás.  Y edificó allí Gedeón altar a Jehová, y lo llamó Jehová-salom: el cual permanece hasta hoy en Ofra de los abiezeritas. Aconteció que la misma noche le dijo Jehová: Toma un toro del hato de tu padre, el segundo toro de siete años, y derriba el altar de Baal que tu padre tiene, y corta también la imagen de Asera que está junto a él;  y edifica altar a Jehová tu Dios en la cumbre de este peñasco en lugar conveniente; y tomando el segundo toro, sacrifícalo en holocausto con la madera de la imagen de Asera que habrás cortado.  Entonces Gedeón tomó diez hombres de sus siervos, e hizo como Jehová le dijo. Mas temiendo hacerlo de día, por la familia de su padre y por los hombres de la ciudad, lo hizo de noche.  Por la mañana, cuando los de la ciudad se levantaron, he aquí que el altar de Baal estaba derribado, y cortada la imagen de Asera que estaba junto a él, y el segundo toro había sido ofrecido en holocausto sobre el altar edificado.  Y se dijeron unos a otros: ¿Quién ha hecho esto? Y buscando e inquiriendo, les dijeron: Gedeón hijo de Joás lo ha hecho. Entonces los hombres de la ciudad dijeron a Joás:  Saca a tu hijo para que muera, porque ha derribado el altar de Baal y ha cortado la imagen de Asera que estaba junto a él.  Y Joás respondió a todos los que estaban junto a él: ¿Contenderéis vosotros por Baal? ¿Defenderéis su causa? Cualquiera que contienda por él, que muera esta mañana. Si es un dios, contienda por sí mismo con el que derribó su altar.  Aquel día Gedeón fue llamado Jerobaal, esto es: Contienda Baal contra él, por cuanto derribó su altar. Pero todos los madianitas y amalecitas y los del oriente se juntaron a una, y pasando acamparon en el valle de Jezreel. Entonces el Espíritu de Jehová vino sobre Gedeón, y cuando éste tocó el cuerno, los abiezeritas se reunieron con él. Y envió mensajeros por todo Manasés, y ellos también se juntaron con él; asimismo envió mensajeros a Aser, a Zabulón y a Neftalí, los cuales salieron a encontrarles. Y Gedeón dijo a Dios: Si has de salvar a Israel por mi mano, como has dicho,  he aquí que yo pondré un vellón de lana en la era; y si el rocío estuviere en el vellón solamente, quedando seca toda la otra tierra, entonces entenderé que salvarás a Israel por mi mano, como lo has dicho.  Y aconteció así, pues cuando se levantó de mañana, exprimió el vellón y sacó de él el rocío, un tazón lleno de agua. Mas Gedeón dijo a Dios: No se encienda tu ira contra mí, si aún hablare esta vez; solamente probaré ahora otra vez con el vellón. Te ruego que solamente el vellón quede seco, y el rocío sobre la tierra. Y aquella noche lo hizo Dios así; sólo el vellón quedó seco, y en toda la tierra hubo rocío. Levantándose, pues, de mañana Jerobaal, el cual es Gedeón, y todo el pueblo que estaba con él, acamparon junto a la fuente de Harod; y tenía el campamento de los madianitas al norte, más allá del collado de More, en el valle. Y Jehová dijo a Gedeón: El pueblo que está contigo es mucho para que yo entregue a los madianitas en su mano, no sea que se alabe Israel contra mí, diciendo: Mi mano me ha salvado. Ahora, pues, haz pregonar en oídos del pueblo, diciendo: Quien tema y se estremezca, madrugue y devuélvase desde el monte de Galaad. Y se devolvieron de los del pueblo veintidós mil, y quedaron diez mil. Y Jehová dijo a Gedeón: Aún es mucho el pueblo; llévalos a las aguas, y allí te los probaré; y del que yo te diga: Vaya éste contigo, irá contigo; mas de cualquiera que yo te diga: Este no vaya contigo, el tal no irá. Entonces llevó el pueblo a las aguas; y Jehová dijo a Gedeón: Cualquiera que lamiere las aguas con su lengua como lame el perro, a aquél pondrás aparte; asimismo a cualquiera que se doblare sobre sus rodillas para beber. Y fue el número de los que lamieron llevando el agua con la mano a su boca, trescientos hombres; y todo el resto del pueblo se dobló sobre sus rodillas para beber las aguas.  Entonces Jehová dijo a Gedeón: Con estos trescientos hombres que lamieron el agua os salvaré, y entregaré a los madianitas en tus manos; y váyase toda la demás gente cada uno a su lugar. Y habiendo tomado provisiones para el pueblo, y sus trompetas, envió a todos los israelitas cada uno a su tienda, y retuvo a aquellos trescientos hombres; y tenía el campamento de Madián abajo en el valle. Aconteció que aquella noche Jehová le dijo: Levántate, y desciende al campamento; porque yo lo he entregado en tus manos. Y si tienes temor de descender, baja tú con Fura tu criado al campamento, y oirás lo que hablan; y entonces tus manos se esforzarán, y descenderás al campamento. Y él descendió con Fura su criado hasta los puestos avanzados de la gente armada que estaba en el campamento. Y los madianitas, los amalecitas y los hijos del oriente estaban tendidos en el valle como langostas en multitud, y sus camellos eran innumerables como la arena que está a la ribera del mar en multitud. Cuando llegó Gedeón, he aquí que un hombre estaba contando a su compañero un sueño, diciendo: He aquí yo soñé un sueño: Veía un pan de cebada que rodaba hasta el campamento de Madián, y llegó a la tienda, y la golpeó de tal manera que cayó, y la trastornó de arriba abajo, y la tienda cayó. Y su compañero respondió y dijo: Esto no es otra cosa sino la espada de Gedeón hijo de Joás, varón de Israel. Dios ha entregado en sus manos a los madianitas con todo el campamento. Cuando Gedeón oyó el relato del sueño y su interpretación, adoró; y vuelto al campamento de Israel, dijo: Levantaos, porque Jehová ha entregado el campamento de Madián en vuestras manos. Y repartiendo los trescientos hombres en tres escuadrones, dio a todos ellos trompetas en sus manos, y cántaros vacíos con teas ardiendo dentro de los cántaros.  Y les dijo: Miradme a mí, y haced como hago yo; he aquí que cuando yo llegue al extremo del campamento, haréis vosotros como hago yo.  Yo tocaré la trompeta, y todos los que estarán conmigo; y vosotros tocaréis entonces las trompetas alrededor de todo el campamento, y diréis: !!Por Jehová y por Gedeón! Llegaron, pues, Gedeón y los cien hombres que llevaba consigo, al extremo del campamento, al principio de la guardia de la medianoche, cuando acababan de renovar los centinelas; y tocaron las trompetas, y quebraron los cántaros que llevaban en sus manos.  Y los tres escuadrones tocaron las trompetas, y quebrando los cántaros tomaron en la mano izquierda las teas, y en la derecha las trompetas con que tocaban, y gritaron: !!Por la espada de Jehová y de Gedeón!  Y se estuvieron firmes cada uno en su puesto en derredor del campamento; entonces todo el ejército echó a correr dando gritos y huyendo. Y los trescientos tocaban las trompetas; y Jehová puso la espada de cada uno contra su compañero en todo el campamento. Y el ejército huyó hasta Bet-sita, en dirección de Zerera, y hasta la frontera de Abel-mehola en Tabat. Y juntándose los de Israel, de Neftalí, de Aser y de todo Manasés, siguieron a los madianitas. Gedeón también envió mensajeros por todo el monte de Efraín, diciendo: Descended al encuentro de los madianitas, y tomad los vados de Bet-bara y del Jordán antes que ellos lleguen. Y juntos todos los hombres de Efraín, tomaron los vados de Bet-bara y del Jordán. Y tomaron a dos príncipes de los madianitas, Oreb y Zeeb; y mataron a Oreb en la peña de Oreb, y a Zeeb lo mataron en el lagar de Zeeb; y después que siguieron a los madianitas, trajeron las cabezas de Oreb y de Zeeb a Gedeón al otro lado del Jordán.

La historia de Gedeón es una historia fascinante, primero: Dios envía profeta para anunciar el pecado otra vez, de invalidar (romper, no ser fiel) al pacto que Dios había hecho con ellos, sacándolos de Egipto. Segundo: otra visita del Angel de Jehová, pero esta vez, escogiendo a Gedeón como instrumento de liberación (Juez) a favor del pueblo, y lo llama “varón esforzado y valiente”, además de decirle que estaba con el. ¿Por qué Dios llama a Gedeón de esta forma? Por su carácter, esta es la razón y respuesta, Dios llama las cosas que “NO SON, COMO SI FUESEN” en Romanos 4: 17 (como está escrito: Te he puesto por padre de muchas gentes delante de Dios, a quien creyó, el cual da vida a los muertos, y llama las cosas que no son, como si fuesen. Dios dio vida, fe, esperanza, y levanto a Gedeón de su condición y trato con el en paciencia, amor, gracia, fidelidad, belleza, santidad, bondad y misericordia, son descripciones de sus atributos producto de su carácter. Jehová edifico la obra de liberación de Gedeón como Juez de Israel, y le dio la victoria, como dice el Salmo 127:1 Si Jehová no edificare la casa, En vano trabajan los que la edifican;  Si Jehová no guardare la ciudad, En vano vela la guardia.49

Sexto y Séptimo Juez: Tola y Jair

Jueces 10:1-5 Después de Abimelec, se levantó para librar a Israel Tola hijo de Fúa, hijo de Dodo, varón de Isacar, el cual habitaba en Samir en el monte de Efraín. Y juzgó a Israel veintitrés años; y murió, y fue sepultado en Samir. Tras él se levantó Jair galaadita, el cual juzgó a Israel veintidós años. Este tuvo treinta hijos, que cabalgaban sobre treinta asnos; y tenían treinta ciudades, que se llaman las ciudades de Jair hasta hoy, las cuales están en la tierra de Galaad. Y murió Jair, y fue sepultado en Camón.

Dios levanto en su soberana voluntad a Tola y Jair, para libertar al pueblo otra vez. Acá podemos ver la misericordia, fidelidad y gracia de Dios ante el pueblo de Israel proveyendo estos Jueces para librarlos.50



Octavo Juez: Jefte

Jueces 11: 1- 40 Jefté galaadita era esforzado y valeroso; era hijo de una mujer ramera, y el padre de Jefté era Galaad. Pero la mujer de Galaad le dio hijos, los cuales, cuando crecieron, echaron fuera a Jefté, diciéndole: No heredarás en la casa de nuestro padre, porque eres hijo de otra mujer. Huyó, pues, Jefté de sus hermanos, y habitó en tierra de Tob; y se juntaron con él hombres ociosos, los cuales salían con él. Aconteció andando el tiempo, que los hijos de Amón hicieron guerra contra Israel. Y cuando los hijos de Amón hicieron guerra contra Israel, los ancianos de Galaad fueron a traer a Jefté de la tierra de Tob; y dijeron a Jefté: Ven, y serás nuestro jefe, para que peleemos contra los hijos de Amón. Jefté respondió a los ancianos de Galaad: ¿No me aborrecisteis vosotros, y me echasteis de la casa de mi padre? ¿Por qué, pues, venís ahora a mí cuando estáis en aflicción? Y los ancianos de Galaad respondieron a Jefté: Por esta misma causa volvemos ahora a ti, para que vengas con nosotros y pelees contra los hijos de Amón, y seas caudillo de todos los que moramos en Galaad.  Jefté entonces dijo a los ancianos de Galaad: Si me hacéis volver para que pelee contra los hijos de Amón, y Jehová los entregare delante de mí, ¿seré yo vuestro caudillo?  Y los ancianos de Galaad respondieron a Jefté: Jehová sea testigo entre nosotros, si no hiciéremos como tú dices.  Entonces Jefté vino con los ancianos de Galaad, y el pueblo lo eligió por su caudillo y jefe; y Jefté habló todas sus palabras delante de Jehová en Mizpa. Y envió Jefté mensajeros al rey de los amonitas, diciendo: ¿Qué tienes tú conmigo, que has venido a mí para hacer guerra contra mi tierra? El rey de los amonitas respondió a los mensajeros de Jefté: Por cuanto Israel tomó mi tierra, cuando subió de Egipto, desde Arnón hasta Jaboc y el Jordán; ahora, pues, devuélvela en paz. Y Jefté volvió a enviar otros mensajeros al rey de los amonitas, para decirle: Jefté ha dicho así: Israel no tomó tierra de Moab, ni tierra de los hijos de Amón. Porque cuando Israel subió de Egipto, anduvo por el desierto hasta el Mar Rojo, y llegó a Cades. Entonces Israel envió mensajeros al rey de Edom, diciendo: Yo te ruego que me dejes pasar por tu tierra; pero el rey de Edom no los escuchó. Envió también al rey de Moab, el cual tampoco quiso; se quedó, por tanto, Israel en Cades. Después, yendo por el desierto, rodeó la tierra de Edom y la tierra de Moab, y viniendo por el lado oriental de la tierra de Moab, acampó al otro lado de Arnón, y no entró en territorio de Moab; porque Arnón es territorio de Moab.  Y envió Israel mensajeros a Sehón rey de los amorreos, rey de Hesbón, diciéndole: Te ruego que me dejes pasar por tu tierra hasta mi lugar. Más Sehón no se fió de Israel para darle paso por su territorio, sino que reuniendo Sehón toda su gente, acampó en Jahaza, y peleó contra Israel. Pero Jehová Dios de Israel entregó a Sehón y a todo su pueblo en mano de Israel, y los derrotó; y se apoderó Israel de toda la tierra de los amorreos que habitaban en aquel país. Se apoderaron también de todo el territorio del amorreo desde Arnón hasta Jaboc, y desde el desierto hasta el Jordán. Así que, lo que Jehová Dios de Israel desposeyó al amorreo delante de su pueblo Israel, ¿pretendes tú apoderarte de él? Lo que te hiciere poseer Quemos tu dios, ¿no lo poseerías tú? Así, todo lo que desposeyó Jehová nuestro Dios delante de nosotros, nosotros lo poseeremos. ¿Eres tú ahora mejor en algo que Balac hijo de Zipor, rey de Moab? ¿Tuvo él cuestión contra Israel, o hizo guerra contra ellos? Cuando Israel ha estado habitando por trescientos años a Hesbón y sus aldeas, a Aroer y sus aldeas, y todas las ciudades que están en el territorio de Arnón, ¿por qué no las habéis recobrado en ese tiempo? Así que, yo nada he pecado contra ti, mas tú haces mal conmigo peleando contra mí. Jehová, que es el juez, juzgue hoy entre los hijos de Israel y los hijos de Amón. Mas el rey de los hijos de Amón no atendió a las razones que Jefté le envió.  Y el Espíritu de Jehová vino sobre Jefté; y pasó por Galaad y Manasés, y de allí pasó a Mizpa de Galaad, y de Mizpa de Galaad pasó a los hijos de Amón. Y Jefté hizo voto a Jehová, diciendo: Si entregares a los amonitas en mis manos, cualquiera que saliere de las puertas de mi casa a recibirme, cuando regrese victorioso de los amonitas, será de Jehová, y lo ofreceré en holocausto. Y fue Jefté hacia los hijos de Amón para pelear contra ellos; y Jehová los entregó en su mano. Y desde Aroer hasta llegar a Minit, veinte ciudades, y hasta la vega de las viñas, los derrotó con muy grande estrago. Así fueron sometidos los amonitas por los hijos de Israel. Entonces volvió Jefté a Mizpa, a su casa; y he aquí su hija que salía a recibirle con panderos y danzas, y ella era sola, su hija única; no tenía fuera de ella hijo ni hija Y cuando él la vio, rompió sus vestidos, diciendo: !!Ay, hija mía! en verdad me has abatido, y tú misma has venido a ser causa de mi dolor; porque le he dado palabra a Jehová, y no podré retractarme. Ella entonces le respondió: Padre mío, si le has dado palabra a Jehová, haz de mí conforme a lo que prometiste, ya que Jehová ha hecho venganza en tus enemigos los hijos de Amón. Y volvió a decir a su padre: Concédeme esto: déjame por dos meses que vaya y descienda por los montes, y llore mi virginidad, yo y mis compañeras. El entonces dijo: Ve. Y la dejó por dos meses. Y ella fue con sus compañeras, y lloró su virginidad por los montes. Pasados los dos meses volvió a su padre, quien hizo de ella conforme al voto que había hecho. Y ella nunca conoció varón. Y se hizo costumbre en Israel, que de año en año fueran las doncellas de Israel a endechar a la hija de Jefté galaadita, cuatro días en el año.

Dios escogió a Jefte como Juez a pesar del rechazo de sus hermanos (medios) y los ancianos, debido a que su madre era ramera cayo bajo el desprecio, humillación de todos. En 1Cor 1:27 dice  sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte; esta apreciación de Dios de escoger “lo Necio, débil” para “avergonzar” ¿Qué significa? “lo necio y débil” es lo que No Sirve y sin sentido, lo que no tiene vida. Ahora bien, ¿Qué significa avergonzar? Es cualquier acción deshonrosa cometida por alguien, en este caso Dios, Dios deshonra lo sabio del mundo, ¿por que? Por esto: No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo ( 1 Juan 2: 15-16). Es decir, los deseos de la carne: Concupiscencia (deseo pecaminoso, va en contra de Dios), deseos de los ojos: la Codicia, envidia, fornicación, adulterio, vanagloria de la vida: gloria vacía, sin sentido, No glorifica a Dios, ni a sus propósitos, y por supuesto no viene del Padre. Dios quería llevar un gobierno Teocrático (centro-Dios) a su manera y no a la de los hombres, como Soberano. Es por eso que lo respaldo, porque estaba aprobado para toda buena obra, a pesar de la humanidad de Jefte, porque Jehová respondió a Samuel: No mires a su parecer, ni a lo grande de su estatura, porque yo lo desecho; porque Jehová no mira lo que mira el hombre; pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón 1 Samuel 16:7. Y este punto se tocara a medida que avancemos en nuestro estudio.51


Noveno, Decimo, y Decimo Primer Juez de Israel: Ibzán, Elón y Abdón.


Jueces 12:8-15 Después de él juzgó a Israel Ibzán de Belén, el cual tuvo treinta hijos y treinta hijas, las cuales casó fuera, y tomó de fuera treinta hijas para sus hijos; y juzgó a Israel siete años. Y murió Ibzán, y fue sepultado en Belén. Después de él juzgó a Israel Elón zabulonita, el cual juzgó a Israel diez años. Y murió Elón zabulonita, y fue sepultado en Ajalón en la tierra de Zabulón. Después de él juzgó a Israel Abdón hijo de Hilel, piratonita. Este tuvo cuarenta hijos y treinta nietos, que cabalgaban sobre setenta asnos; y juzgó a Israel ocho años. Y murió Abdón hijo de Hilel piratonita, y fue sepultado en Piratón, en la tierra de Efraín, en el monte de Amalec

Después de Jefte Juzgo a Israel, Dios levanto a estos tres Jueces, de ellos solo se conocen la condición de su vida, sin embargo, Dios los tomo y glorifico en el tiempo que estuvieron ejerciendo la tarea de parte de Dios.52



Decimo Segundo Juez: Sansón.

Jueces 13:1-25 Los hijos de Israel volvieron a hacer lo malo ante los ojos de Jehová; y Jehová los entregó en mano de los filisteos por cuarenta años. Y había un hombre de Zora, de la tribu de Dan, el cual se llamaba Manoa; y su mujer era estéril, y nunca había tenido hijos. A esta mujer apareció el ángel de Jehová, y le dijo: He aquí que tú eres estéril, y nunca has tenido hijos; pero concebirás y darás a luz un hijo. Ahora, pues, no bebas vino ni sidra, ni comas cosa inmunda.  Pues he aquí que concebirás y darás a luz un hijo; y navaja no pasará sobre su cabeza, porque el niño será nazareo a Dios desde su nacimiento, y él comenzará a salvar a Israel de mano de los filisteos.  Y la mujer vino y se lo contó a su marido, diciendo: Un varón de Dios vino a mí, cuyo aspecto era como el aspecto de un ángel de Dios, temible en gran manera; y no le pregunté de dónde ni quién era, ni tampoco él me dijo su nombre.  Y me dijo: He aquí que tú concebirás, y darás a luz un hijo; por tanto, ahora no bebas vino, ni sidra, ni comas cosa inmunda, porque este niño será nazareo a Dios desde su nacimiento hasta el día de su muerte. Entonces oró Manoa a Jehová, y dijo: Ah, Señor mío, yo te ruego que aquel varón de Dios que enviaste, vuelva ahora a venir a nosotros, y nos enseñe lo que hayamos de hacer con el niño que ha de nacer. Y Dios oyó la voz de Manoa; y el ángel de Dios volvió otra vez a la mujer, estando ella en el campo; mas su marido Manoa no estaba con ella. Y la mujer corrió prontamente a avisarle a su marido, diciéndole: Mira que se me ha aparecido aquel varón que vino a mí el otro día. Y se levantó Manoa, y siguió a su mujer; y vino al varón y le dijo: ¿Eres tú aquel varón que habló a la mujer? Y él dijo: Yo soy.  Entonces Manoa dijo: Cuando tus palabras se cumplan, ¿cómo debe ser la manera de vivir del niño, y qué debemos hacer con él?  Y el ángel de Jehová respondió a Manoa: La mujer se guardará de todas las cosas que yo le dije.  No tomará nada que proceda de la vid; no beberá vino ni sidra, y no comerá cosa inmunda; guardará todo lo que le mandé. Entonces Manoa dijo al ángel de Jehová: Te ruego nos permitas detenerte, y te prepararemos un cabrito. Y el ángel de Jehová respondió a Manoa: Aunque me detengas, no comeré de tu pan; mas si quieres hacer holocausto, ofrécelo a Jehová. Y no sabía Manoa que aquél fuese ángel de Jehová.  Entonces dijo Manoa al ángel de Jehová: ¿Cuál es tu nombre, para que cuando se cumpla tu palabra te honremos? Y el ángel de Jehová respondió: ¿Por qué preguntas por mi nombre, que es admirable? Y Manoa tomó un cabrito y una ofrenda, y los ofreció sobre una peña a Jehová; y el ángel hizo milagro ante los ojos de Manoa y de su mujer.  Porque aconteció que cuando la llama subía del altar hacia el cielo, el ángel de Jehová subió en la llama del altar ante los ojos de Manoa y de su mujer, los cuales se postraron en tierra. Y el ángel de Jehová no volvió a aparecer a Manoa ni a su mujer. Entonces conoció Manoa que era el ángel de Jehová. Y dijo Manoa a su mujer: Ciertamente moriremos, porque a Dios hemos visto.  Y su mujer le respondió: Si Jehová nos quisiera matar, no aceptaría de nuestras manos el holocausto y la ofrenda, ni nos hubiera mostrado todas estas cosas, ni ahora nos habría anunciado esto. Y la mujer dio a luz un hijo, y le puso por nombre Sansón. Y el niño creció, y Jehová lo bendijo. Y el Espíritu de Jehová comenzó a manifestarse en él en los campamentos de Dan, entre Zora y Estaol.

Nuevamente el Angel de Jehová apareció en escena, escogiendo a Sansón desde antes que naciera como Dios Soberano, estableció los requisitos, y trazo su tarea. Mostro el Señor sus atributos comunicables (morales) en Sansón para su gloria; como dice Efesios 1: 3-6: Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad,  para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado. Sansón es uno de ellos en el antiguo testamento, escogido con el puro afecto de su voluntad para alabanza de la gloria de su gracia.53

2.4.2.- Dios y su Carácter, sobre el pecado

Alguien (cristiano) dijo una vez: el corazón del pueblo de Israel en tiempo de los Jueces es contradictor, traidor, infiel, incrédulo, y malagradecido ¿Cómo es posible? Después de ver tanto de Dios sobre sus vidas, proveyendo salidas en amor y sustento ante cada situación. Pues ese mismo corazón lo tiene todo hombre, aun los creyentes podemos caer en tal condición sino fuera por la gracia de Dios que nos sustenta y levanta para no estar caídos o postrados.54



En Jueces 2: 1-5 El ángel de Jehová subió de Gilgal a Boquim, y dijo: Yo os saqué de Egipto, y os introduje en la tierra de la cual había jurado a vuestros padres, diciendo: No invalidaré jamás mi pacto con vosotros,  con tal que vosotros no hagáis pacto con los moradores de esta tierra, cuyos altares habéis de derribar; mas vosotros no habéis atendido a mi voz. ¿Por qué habéis hecho esto?  Por tanto, yo también digo: No los echaré de delante de vosotros, sino que serán azotes para vuestros costados, y sus dioses os serán tropezadero.  Cuando el ángel de Jehová habló estas palabras a todos los hijos de Israel, el pueblo alzó su voz y lloró. Y llamaron el nombre de aquel lugar Boquim, y ofrecieron allí sacrificios a Jehová.

Dios estableció como bien hemos estudiado un pacto, desde sus padres hasta ahora, pero a causa de la iniquidad del pueblo, invalidaron el pacto por el corazón que tenía el pueblo que era: incrédulo, ignorante, falso, religioso a la idolatría. Dios es Santo odia al pecado porque el pecado es en esencia transgresión a la ley, es Hamartia<< errar el blanco>> en griego; en 1Juan 3:4 Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley, esto lo confirma. El hombre esta muerto en sus delitos y pecados Ef 2:1-3 Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás. Esta es la realidad del corazón del hombre en su depravación total, por tanto el hombre no tiene la capacidad de elegir salvación a través de la fe, por su condición depravada, NINGUN HOMBRE SE PUEDE ARREPENTIR GENUINAMENTE, AL MENOS QUE DIOS MISMO LE CONCEDA ESE DON.” Rom 3: 9-20  ¿Qué, pues? ¿Somos nosotros mejores que ellos? En ninguna manera; pues ya hemos acusado a judíos y a gentiles, que todos están bajo pecado. Como está escrito: No hay justo, ni aun uno;  No hay quien entienda, No hay quien busque a Dios.  Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno. Sepulcro abierto es su garganta; Con su lengua engañan. Veneno de áspides hay debajo de sus labios;  Su boca está llena de maldición y de amargura. Sus pies se apresuran para derramar sangre;  Quebranto y desventura hay en sus caminos;  Y no conocieron camino de paz. No hay temor de Dios delante de sus ojos.  Pero sabemos que todo lo que la ley dice, lo dice a los que están bajo la ley, para que toda boca se cierre y todo el mundo quede bajo el juicio de Dios; ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él; porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado. A pesar de esto, Dios manifiesta su carácter en atributos correspondientes: la justicia, misericordia, gracia, amor, piedad, soberanía, belleza, etc. Para librar al pueblo de la opresión y de la esclavitud del pecado, y luego de sus enemigos.55

2.4.3.- Dios y su Carácter, sobre el pueblo de Israel



El pueblo de Israel cayó en una decadencia espiritual totalmente depravada, la nación se aparto de Dios por falta de conocimiento y por la idolatría. Esto provoco desastre político, social, religioso, guerras, matrimonios con paganos. Jueces 2:12 – 16 Dejaron a Jehová el Dios de sus padres, que los había sacado de la tierra de Egipto, y se fueron tras otros dioses, los dioses de los pueblos que estaban en sus alrededores, a los cuales adoraron; y provocaron a ira a Jehová. Y dejaron a Jehová, y adoraron a Baal y a Astarot. Y se encendió contra Israel el furor de Jehová, el cual los entregó en manos de robadores que los despojaron, y los vendió en mano de sus enemigos de alrededor; y no pudieron ya hacer frente a sus enemigos.  Por dondequiera que salían, la mano de Jehová estaba contra ellos para mal, como Jehová había dicho, y como Jehová se lo había jurado; y tuvieron gran aflicción. Y Jehová levantó jueces que los librasen de mano de los que les despojaban. Ahora bien, ¿que provoco tal condición? En Jueces 2:10 Y toda aquella generación también fue reunida a sus padres. Y se levantó después de ellos otra generación que no conocía a Jehová, ni la obra que él había hecho por Israel. El texto dice que no hubo instrucción “No conocía” porque por medio de la instrucción viene el conocimiento, pero hubo una causa del ¿Por qué? A la falta de instrucción que trajo consecuencias; el pueblo desobedeció el mandato de instrucción Deuteronomio 11:1-32 Amarás, pues, a Jehová tu Dios, y guardarás sus ordenanzas, sus estatutos, sus decretos y sus mandamientos, todos los días. Y comprended hoy, porque no hablo con vuestros hijos que no han sabido ni visto el castigo de Jehová vuestro Dios, su grandeza, su mano poderosa, y su brazo extendido, y sus señales, y sus obras que hizo en medio de Egipto a Faraón rey de Egipto, y a toda su tierra; y lo que hizo al ejército de Egipto, a sus caballos y a sus carros; cómo precipitó las aguas del Mar Rojo sobre ellos, cuando venían tras vosotros, y Jehová los destruyó hasta hoy; y lo que ha hecho con vosotros en el desierto, hasta que habéis llegado a este lugar; y lo que hizo con Datán y Abiram, hijos de Eliab hijo de Rubén; cómo abrió su boca la tierra, y los tragó con sus familias, sus tiendas, y todo su ganado, en medio de todo Israel.  Mas vuestros ojos han visto todas las grandes obras que Jehová ha hecho. Guardad, pues, todos los mandamientos que yo os prescribo hoy, para que seáis fortalecidos, y entréis y poseáis la tierra a la cual pasáis para tomarla; y para que os sean prolongados los días sobre la tierra, de la cual juró Jehová a vuestros padres, que había de darla a ellos y a su descendencia, tierra que fluye leche y miel.  La tierra a la cual entras para tomarla no es como la tierra de Egipto de donde habéis salido, donde sembrabas tu semilla, y regabas con tu pie, como huerto de hortaliza. La tierra a la cual pasáis para tomarla es tierra de montes y de vegas, que bebe las aguas de la lluvia del cielo;  tierra de la cual Jehová tu Dios cuida; siempre están sobre ella los ojos de Jehová tu Dios, desde el principio del año hasta el fin.  Si obedeciereis cuidadosamente a mis mandamientos que yo os prescribo hoy, amando a Jehová vuestro Dios, y sirviéndole con todo vuestro corazón, y con toda vuestra alma,  yo daré la lluvia de vuestra tierra a su tiempo, la temprana y la tardía; y recogerás tu grano, tu vino y tu aceite. Daré también hierba en tu campo para tus ganados; y comerás, y te saciarás.  Guardaos, pues, que vuestro corazón no se infatúe, y os apartéis y sirváis a dioses ajenos, y os inclinéis a ellos;  y se encienda el furor de Jehová sobre vosotros, y cierre los cielos, y no haya lluvia, ni la tierra dé su fruto, y perezcáis pronto de la buena tierra que os da Jehová.  Por tanto, pondréis estas mis palabras en vuestro corazón y en vuestra alma, y las ataréis como señal en vuestra mano, y serán por frontales entre vuestros ojos.  Y las enseñaréis a vuestros hijos, hablando de ellas cuando te sientes en tu casa, cuando andes por el camino, cuando te acuestes, y cuando te levantes,  y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas;  para que sean vuestros días, y los días de vuestros hijos, tan numerosos sobre la tierra que Jehová juró a vuestros padres que les había de dar, como los días de los cielos sobre la tierra. Porque si guardareis cuidadosamente todos estos mandamientos que yo os prescribo para que los cumpláis, y si amareis a Jehová vuestro Dios, andando en todos sus caminos, y siguiéndole a él, Jehová también echará de delante de vosotros a todas estas naciones, y desposeeréis naciones grandes y más poderosas que vosotros.  Todo lugar que pisare la planta de vuestro pie será vuestro; desde el desierto hasta el Líbano, desde el río Éufrates hasta el mar occidental será vuestro territorio. Nadie se sostendrá delante de vosotros; miedo y temor de vosotros pondrá Jehová vuestro Dios sobre toda la tierra que pisareis, como él os ha dicho.  He aquí yo pongo hoy delante de vosotros la bendición y la maldición: la bendición, si oyereis los mandamientos de Jehová vuestro Dios, que yo os prescribo hoy, y la maldición, si no oyereis los mandamientos de Jehová vuestro Dios, y os apartareis del camino que yo os ordeno hoy, para ir en pos de dioses ajenos que no habéis conocido. Y cuando Jehová tu Dios te haya introducido en la tierra a la cual vas para tomarla, pondrás la bendición sobre el monte Gerizim, y la maldición sobre el monte Ebal, los cuales están al otro lado del Jordán, tras el camino del occidente en la tierra del cananeo, que habita en el Arabá frente a Gilgal, junto al encinar de More.  Porque vosotros pasáis el Jordán para ir a poseer la tierra que os da Jehová vuestro Dios; y la tomaréis, y habitaréis en ella. Cuidaréis, pues, de cumplir todos los estatutos y decretos que yo presento hoy delante de vosotros. A pesar de faltar el pueblo, Dios es Fiel, misericordioso, para con el pueblo levantando Jueces que librara al pueblo de la opresión, “movido a misericordia” Jueces 2:18 Y cuando Jehová les levantaba jueces, Jehová estaba con el juez, y los libraba de mano de los enemigos todo el tiempo de aquel juez; porque Jehová era movido a misericordia por sus gemidos a causa de los que los oprimían y afligían. 56

2.4.4.- Dios y su Carácter, sobre los enemigos de Israel



Jueces 3: 1-6 Estas, pues, son las naciones que dejó Jehová para probar con ellas a Israel, a todos aquellos que no habían conocido todas las guerras de Canaán; solamente para que el linaje de los hijos de Israel conociese la guerra, para que la enseñasen a los que antes no la habían conocido:  los cinco príncipes de los filisteos, todos los cananeos, los sidonios, y los heveos que habitaban en el monte Líbano, desde el monte de Baal-hermón hasta llegar a Hamat.

Y fueron para probar con ellos a Israel, para saber si obedecerían a los mandamientos de Jehová, que él había dado a sus padres por mano de Moisés.  Así los hijos de Israel habitaban entre los cananeos, heteos, amorreos, ferezeos, heveos y jebuseos. Y tomaron de sus hijas por mujeres, y dieron sus hijas a los hijos de ellos, y sirvieron a sus dioses. Estas naciones fueron instrumentos de Dios para “Probar a Israel” el pueblo fue probado por Dios en dos aspectos: primero, para que conociesen la guerra, esto es, manejar las armas, tener experiencia, conocimiento de combates (entrenamientos), y segundo, para obedecer los mandamientos del Señor, esto es adoración, entrega, amor. Por tanto, Dios utiliza a estas naciones enemigas como instrumento para su gloria.57

Conclusión



Al ver esta lección que nos enseña acerca del carácter de Dios manifestado a través de sus atributos, podemos aprender que el Señor en este periodo específico el de los “Jueces de Israel” tenía todo trazado a pesar del corazón del hombre. Cada Juez fue utilizado por Dios para llevar a cabo la tarea de libertar a Israel de sus enemigos, porque Jehová siempre era movido a misericordia por sus gemidos, también el pueblo de Israel era infiel a causa del corazón idolatra que tenían, quebrantaban el pacto de Dios, menospreciando su obra y persona, como dijo Juan Calvino: “el corazón del hombre es una fabrica de ídolos.” Otro factor en el cual influyo mucho fue la no instrucción, la falta de conocimiento del Dios verdadero y la autosuficiencia humana religiosa que llevo a este pueblo a la confusión, aun cuando Dios se aparecía en ciertos momentos como el Angel de Jehová, y el pueblo lloraba, no había arrepentimiento, solo remordimiento y confrontación. Dios probaba a Israel en dos áreas: la guerra y el cumplimiento de los mandamientos, debido que conocía el corazón de ellos, el les quería confrontar y tratar por medio de esto, me recuerda a la situación de mi país Venezuela, en medio de la escases, las guerras económicas, política, social, etc. Dios me permitió pasar esta experiencia: un amigo vecino me lo encontré comprando en un súper mercado cerca de mi localidad, nos saludamos y entonces me pregunta ¿amigo como haces para conseguir harina de trigo en medio de tantos escases? Le conteste: del cielo, Dios me ha provisto, el me dijo: en serio, estoy hablando en serio, le dije: yo también, ¿por que crees que bromeo? Me dijo: ¿me podías dar harina que tienes aunque sea dos para mi hijo que cumple año? Honestamente me sentí un poco incomodo y preocupado, porque no tenia mucha harina para mi trabajo como fabricante de pan árabe como medio de sustento que el Señor me ha dado para vivir, pero finalmente les envié las harinas, creyendo que Dios es mi provisión. Ahora bien, Dios a través de la lección y de esta experiencia me va formando en cuanto a la fe para alcanzar más de su gracia en mi vida y así crecer en toda situación que se presente para honrarlo a El y darle las gracias. Dios nos confronta en creerle a El en momentos difíciles, nos hace conocer de sus atributos que viene de su carácter, pero también hace que en la practica entendamos sus atributos, y cuando eso pasa hay un tremendo choque, porque ya es lo que se vive, no nada mas lo que se sabe de los atributos de Dios, y Dios se complace en esto, para hacernos crecer y madurar como hijos suyos y creerle mas a su persona y obra. Caesar Arévalo dice: Dios es el soberano gobernador sobre todas las cosas, "El Señor ha establecido su trono en los cielos, y su reino reina para todos" (Salm 103:19). La afirmación Universal de Dios sobre toda las cosas es en virtud que El es sobre todas las cosas (Jn. 1:1, 2), creador de todas las cosas (Jn, 1:3), ordenador de todas las cosas (Isa, 46:10); sostenedor de todas las cosas (Col. 1:17), la única fuente de justicia (Sal, 89:14); y la única fuente de bondad (Lc. 18:19). Todas las cosas, por lo tanto, son en todas formas la propiedad de Dios (Salm 24:1, 2; Rom. 9:20-23, Isa. 10:15). El gobierno soberano de Dios sobre todas las cosas es el punto de partida para un gobierno teocrático y de justicia para las naciones. Amen a eso, como también, orando al Señor por Venezuela, el Señor me dio esta percepción: meditando en el Señor y orando por la inseguridad y escases en Venezuela, en donde también como dice Habacuc 1:1-4 « ¿Hasta cuándo, Jehová, gritaré sin que tú escuches, y clamaré a causa de la violencia sin que tú salves? ¿Por qué me haces ver iniquidad y haces que vea tanta maldad? Ante mí sólo hay destrucción y violencia; pleito y contienda se levantan. Por eso la Ley se debilita y el juicio no se ajusta a la verdad; el impío asedia al justo, y así se tuerce la justicia. Y Dios me contesto: quiero que los que habitan en Venezuela, tanto los que temen mi nombre, y los que no, manifestar mis atributos, para mi gloria...... NO TEMAS YO SOY YHWH.

Resumen


1.- Los atributos incomunicables son aquellos que solo pertenece a su Ser, NO son compartidos con su creación, sino tienen que ver con la aplicación de su carácter a través de sus obras. También se manifiestan visiblemente en su revelación general y en su revelación especial (la Biblia).
La esencia de los atributos de Dios es el carácter aplicado, Dios en esencia es “Espíritu.” Pero también es Santo, santo, santo (Isaías 6:3). Esto indica que este atributo es el principal que encierra y motiva a los demás atributos, la motivación es ser “SANTO” en todo. Aunque El, (Dios) si comparte este atributo con nosotros al hacernos Santos por su Hijo Jesucristo, NO significa que nuestro carácter humano sea santo, y menos en nuestra posición humana por nosotros mismos, pero la de Dios “SI” porque el es la “FUENTE” y “ESENCIA” en si mismo de todo.
2.- En toda la Biblia se enfatiza la Soberanía de Dios, no solamente en el libro de Jueces, ahora en que consiste la “Soberanía de Dios.” Consiste en Creador, sustentador, controlador de todas las cosas según el concejo mismo de su voluntad. Dios gobierna como Rey en el más absoluto sentido de la palabra, y todas las cosas dependen de El y le sirven a El. Gen 14:19; Ex 18: 11; Dt. 10: 14 y 17; 1 Cr. 29: 11 y 12; 2 Cr. 20: 6; Neh. 9: 6; Sal 22: 28; 47: 2, 3, 7,8; 50: 10 12; 95: 3 5; 115: 3; 135: 5 y 6; 145: 11 13; Jer. 27: 5; Luc. 1: 53; Hch. 17: 24¬26; Ap. 19: 6. El Dios soberano en Jueces se presenta en los siguientes ejemplos:

a.- Dios es el que entrega como soberano. Jueces 1: 2, 4 Y Jehová respondió: Judá subirá; he aquí que yo he entregado la tierra en sus manos. Y subió Judá, y Jehová entregó en sus manos al cananeo y al ferezeo; e hirieron de ellos en Bezec a diez mil hombres.

b.- Dios determina, y hace conforme al concejo mismo de su voluntad, nadie lo puede detener. Jueces 2:1, 3 El ángel de Jehová subió de Gilgal a Boquim, y dijo: Yo os saqué de Egipto, y os introduje en la tierra de la cual había jurado a vuestros padres, diciendo: No invalidaré jamás mi pacto con vosotros, Por tanto, yo también digo: No los echaré de delante de vosotros, sino que serán azotes para vuestros costados, y sus dioses os serán tropezadero.

c.- Dios como Soberano aplicando su justicia, juicio y fidelidad. Jueces 2:14-16 Y se encendió contra Israel el furor de Jehová, el cual los entregó en manos de robadores que los despojaron, y los vendió en mano de sus enemigos de alrededor; y no pudieron ya hacer frente a sus enemigos.  Por dondequiera que salían, la mano de Jehová estaba contra ellos para mal, como Jehová había dicho, y como Jehová se lo había jurado; y tuvieron gran aflicción. Y Jehová levantó jueces que los librasen de mano de los que les despojaban;

3.- Dios Eterno

Ha’Olam= Hebreo= הנצח= El Eterno. La manera que la Biblia describe la eternidad de Dios, tiene que ver con lo que abarca las edades sin fin Sal 90: 2; 102: 12; Ef. 3: 21. Dios trasciende el tiempo con su eternidad, o sea trasciende limitaciones temporales 2 Pedro 3:8 que dice: Mas, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día. Dios esta en el tiempo y espacio, a diferencia de nosotros, que nuestro tiempo esta dividido en: días, semanas, meses, años. Mientras que el de Dios no es así, debido a que la eternidad de Dios se eleva sobre todas las limitaciones en el tiempo y espacio. Daniel 4:34 “mas al fin del tiempo yo Nabucodonosor alcé mis ojos al cielo, y mi razón me fue devuelta; y bendije al Altísimo, y alabé y glorifiqué al que vive para siempre, cuyo dominio es sempiterno, y su reino por todas las edades.” Sal 145:1-2, 4, 13,21; 146:10. En muchos pasajes de la Biblia se declara el ser eterno de Dios. «Señor, tú nos has sido refugio de generación en generación. Antes que naciesen los montes y formases la tierra y el mundo, desde el siglo y hasta el siglo, tú eres Dios» (Sal 90.1, 2). «Tu trono, oh Dios, por el siglo del siglo;... Tú, oh Señor, en el principio fundaste la tierra, y los cielos son obra de tus manos. Ellos perecerán, mas tú permaneces; y todos ellos se envejecerán como una vestidura, y como un vestido los envolverás, y serán mudados; pero tú eres el mismo, y tus años no acabarán» (He 1.8-12; cf. Sal 45.6, 7; 102.25- 27). «Así dice Jehová Rey de Israel, y su Redentor, Jehová de los ejércitos: Yo soy el primero, y yo soy el postrero, y fuera de mí no hay

Dios» (Isa 44.6; cf. Ap. 1.8, 11; 21.6; 22.13).

4.- El ser bueno se le atribuye en esencia a Dios solamente, las criaturas pueden ser buenas (en hacer el bien) solo si Dios los hace participar. Dios es bueno eterna e inmutablemente, El (Dios) tiene en sí mismo, un tesoro infinito e inagotable de bendición y bondad que es suficiente para llenarlo todo.

5.- La Biblia enseña que lo infinito de Dios tiene que ver con su inmensidad, omnipresencia, y su omnipotencia, se dice que todo lo llena en todo Ef: 1:23 “la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo.” Jer: 23:23-24 ¿Soy yo Dios de cerca solamente, dice Jehová, y no Dios desde muy lejos? ¿Se ocultará alguno, dice Jehová, en escondrijos que yo no lo vea? ¿No lleno yo, dice Jehová, el cielo y la tierra? Sal 139:7-12 ¿A dónde me iré de tu Espíritu? ¿Y a dónde huiré de tu presencia? Si subiere a los cielos, allí estás tú; Y si en el Seol hiciere mi estrado, he aquí, allí tú estás. Si tomare las alas del alba Y habitare en el extremo del mar, Aun allí me guiará tu mano. Y me asirá tu diestra. Si dijere: Ciertamente las tinieblas me encubrirán; Aun la noche resplandecerá alrededor de mí.  Aun las tinieblas no encubren de ti. Y la noche resplandece como el día; Lo mismo te son las tinieblas que la luz.

6.- La inmutabilidad de Dios esta íntimamente relacionada con su carácter. Dios no esta sujeto a cambio alguno, Dios es perpetuo en su carácter, atributo y determinaciones porque en esencia lo es, lo que es hoy ha sido siempre y siempre será Mal 3:6 “porque yo Jehová no cambio; por esto, hijos de Jacob, no habéis sido consumidos.” Dios es inmutable en su concejo (Sal. 33:11; Heb. 6:17), amor, bondad, santidad, propósito, elección, en todo. Cuando en la Biblia aparece esta expresión: “Y se arrepintió Dios” se refiere al trato con los hombres cuando adopta un cambio, es decir, cuando Dios trata a través de diferentes circunstancias (cambios) en los hombres para glorificarse.

7.- La palabra omnipotente proviene del prefijo latín= omni- que significa “Todo” y potente que significa “poder.” Al igual que con los atributos de omnisciencia y omnipresencia, se entiende que, si Dios es infinito y soberano, lo cual sabemos que es, entonces Él también debe ser omnipotente.

8.- Omni= prefijo del latín= “Todo,” Ciencia= conocimiento, sabiduría. Es definida como “tener un poder total de conocimiento.” Para que Dios sea soberano sobre Su creación de todas las cosas, ya sean visibles o invisibles. Dios lo sabe todo (1 Juan 3:20). Él conoce no sólo los más mínimos detalles de nuestra vida, sino los de todos los que están a nuestro alrededor, porque Él menciona que aún sabe cuando cae un pajarillo o cuando perdemos uno solo de nuestros cabellos (Mateo 10:29-30). No sólo sabe Dios todo lo que ocurrirá hasta el final de la historia misma (Isaías 46:9-10), sino que Él también conoce nuestros propios pensamientos, aún antes de que hablemos (Salmo 139:4). Él conoce nuestro corazón desde lejos; y aún nos vio antes de nacer dentro del vientre materno (Salmo 139:1-3; 15:16). Salomón expresa perfectamente esta verdad cuando dice, “…porque solo tú conoces el corazón de todos los hijos de los hombres” (1 Reyes 8:39).

9.- Omni= prefijo del latín= “Todo,” Así que, decir que Dios es omnipresente, es decir que Dios está presente en todas partes. La presencia de Dios es continua a través de toda la creación. A veces, Él puede estar activamente presente en una situación, mientras que puede no revelar Su presencia en otra circunstancia en alguna otra área. La Biblia revela que Dios al mismo tiempo puede estar presente para una persona de una forma manifiesta (Salmo 46:1; Isaías 57:15) y presente en cada situación en toda la creación en cualquier momento determinado (Salmo 33:13-14). Aunque Dios está presente en todo tiempo y espacio, Dios no está localmente limitado a ningún tiempo o espacio. Dios está en todas partes y en cada momento. Dios está naturalmente presente en cada aspecto del orden natural de las cosas, en cada forma, tiempo y lugar (Isaías 40:12; Nahúm 1:3).

10.- EL decreto de Dios es su determinación a las cosas. La Biblia menciona los decretos de Dios en muchos pasajes. La palabra “decreto” se encuentra en el Sal. 2:7, “Yo publicaré el decreto” en Ef: 3:11 se expresa acerca de su “determinación eterna”. En Hch.: 2:23 expresa su “determinado consejo y providencia.” Los decretos de Dios son sus “consejos” es decir, son perfectamente sabios. Los decretos de Dios están relacionados con todas las cosas, sin excepción: todo lo que es hecho en el tiempo, fue predeterminado antes del principio del tiempo. Los Decretos Divinos. Son: A.- eternos, B.- son sabios “¡Oh la profundidad de las riquezas, y de la sabiduría y del conocimiento de Dios! ¡Cuán incomprensibles son sus juicios e inescrutables sus caminos!" C.- son libres. (Isa. 40:13,14). “¿Quién ha escudriñado al Espíritu de Jehová, y quién ha sido su consejero y le ha enseñado? ¿A quién pidió consejo para que le hiciera entender, o le guió en el camino correcto, o le enseñó conocimiento, o le hizo conocer la senda del entendimiento?” D.- son absolutos. El que decretó la salvación de sus elegidos, decretó también darles la fe, (2Tes. 2:13).

11.- Atributos Comunicables (Los que son” Compartidos”)
Los atributos comunicables son aquellos que comparte con nosotros, y se evidencia en nuestra personalidad, aunque en una medida infinitamente menor. Tanto sus criaturas como sus hijos tienen una “chispita” por decirlo así de esto; Puesto que Él nos hizo a nosotros a Su imagen y conforme a Su semejanza, podemos ver en el hombre cierto reflejo del carácter aplicados en sus atributos.

12.- La Biblia nos dice que Dios es justo. Esto significa que es justo e imparcial. También significa que odia el maltrato y la opresión de las personas y de la naturaleza, a las cuales creó. Odia las mentiras, el hacer trampas, y otras formas de maltrato a otros. El hecho de que Dios es justo significa que puede juzgar y juzgará entre el bien y el mal, y administrará justicia de acuerdo a su palabra.

13.- La Santidad de Dios es la “ESENCIA” de su carácter, y los atributos la aplicación de su carácter. La palabra “SANTO” o “SANTIDAD” proviene =קדוש= Kadosh/qadhosh=el sentido de la raíz parece ser separación de, o hostilidad a todo mal, contaminación. El N.T la palabra es <> en griego, que expresa el mismo significado Hebreos 10:31; 12:14, 29. La frase “santo, santo, santo” aparece dos veces en la Biblia, una en el Antiguo Testamento (Isaías 6:3) y una en el Nuevo (Apocalipsis 4:8).

14.- El amor de Dios es: A.-NO PROVOCADA, ES SOBERANA; es decir, no hay nada que lo estimule a amar o lo atraiga a hacerlo, Dios ama por si mismo para siempre (Dt. 7:7-8; Rom 9:10-13; 2Tim 1:9; 1Jn 4:19). B.- ES ETERNO, así como Dios es eterno, eso mismo es su amor (Jer 31:3). La más grande expresión del amor de Dios nos es comunicada en Juan 3:16 y Romanos 5:8 “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.” Podemos ver por estos versículos, que el deseo más grande de Dios es que nos unamos con Él en Su hogar eterno, el cielo. Él hizo posible este camino, pagando el precio por nuestros pecados. Él nos ama, porque así lo decidió como un acto de Su voluntad. “Mi corazón se conmueve dentro de mí, se inflama toda mi compasión.” (Oseas 11:8b). El amor perdona. “Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.” (1 Juan 1:9). Paul washer dice acerca del Dios de Amor: Es importante reconocer que las Escrituras declaran que “Dios es amor,” pero no que “Amor es Dios.” Las dos frases no son intercambiables. El universo no fue creado y no está gobernado por un sentimiento, emoción, o actitud llamada “amor”, sino por el Señor soberano de la Escritura quien, en Su misma naturaleza, es amor.


15.- Deuteronomio 7:9 dice “Conoce, pues, que Jehová tu Dios es Dios, Dios fiel, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos, hasta mil generaciones. El Señor se ha comprometido a cumplir cada promesa y profecía, cada pacto establecido y cada amenaza, porque “Dios no es hombre, para que mienta; ni hijo de hombre para que se arrepienta. El dijo, “¿y no lo hará?; habló ¿y no lo ejecutará?” (Núm. 23:19). Por ello exclama el creyente: “Nunca decayeron sus misericordias. Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad” (Lam. 3:22,23). Dios es fiel a sí mismo y a su propio propósito de gracia: “A los que llamó... a estos también glorificó” (Rom. 5:30). Pablo descansa en la fidelidad de Dios cuando dice: “Yo sé a quien he creído, y estoy cierto que es poderoso para guardar mi depósito para aquel día” (2Tim. 1:12). Esta verdad nos libra de todo lo que quiera venir a nosotros. “Por eso los que son afligidos según la voluntad de Dios, encomiéndenle sus almas, como fiel Creador, haciendo bien” (1Ped. 4:19). Paul Washer dice acerca del Dios Fiel: “La Palabra de Dios es otra prueba de Su fidelidad. Ni una de todas las palabras que el Señor ha hablado ha fallado. Dios es fiel para cumplir cada promesa y llevar a cabo cada decreto.”
16.- La veracidad de Dios quiere decir que es el Dios verdadero, y que todo su conocimiento y palabras son a la vez verdad y norma suprema de verdad. Esta definición indica que el Dios revelado en la Biblia es el Dios verdadero, y que todos los otros que se llaman dioses son ídolos. «Pero el SEÑOR es el Dios verdadero. Los dioses que no hicieron los cielos ni la tierra, desaparecerán de la tierra y de debajo del cielo» (Jer 10:10-11). Jesús le dijo a su Padre: «Y ésta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien tú has enviado» (Jn 17:3; 1Jn 5:20). La veracidad de Dios también es comunicable en que podemos imitarla tratando de tener verdadero conocimiento acerca de Dios y de su creación (revelación general y especial). Paul Washer dice con respecto a la veracidad de Dios: “Dios no solamente es exactamente como se revela a Sí mismo (Él es verdadero), sino que también todo es exactamente como Él dice que son (Él es veraz). Dios solo actúa y habla dentro de la esfera de la verdad. Su conocimiento es perfecto y por eso nunca se equivoca. Su carácter es santo y justo, y por eso Él no puede mentir o distorsionar la verdad. La mala interpretación y la falsedad son imposibles con Dios.”
17.- La salvación es la liberación de un peligro o un sufrimiento. Salvar es liberar o proteger. La palabra contiene la idea de victoria, salud, o preservación. Algunas veces, la Biblia usa las palabras “salvo” o “salvación” para referirse a algo temporal, liberación física como en el tiempo de los Jueces, Jue 2:18 “ Y cuando Jehová les levantaba jueces, Jehová estaba con el juez, y los libraba de mano de los enemigos todo el tiempo de aquel juez; porque Jehová era movido a misericordia por sus gemidos a causa de los que los oprimían y afligían.” Con más frecuencia, la palabra salvación se refiere a una eterna liberación espiritual.

18.- La belleza de Dios es el atributo que encierra la totalidad de sus virtudes deseables. Este atributo de Dios se compone especialmente con la perfección de Dios. “Perfección” quiere decir que a Dios no le falta nada deseable; “esto es belleza” es decir, que Dios tiene todo lo deseable. Salmo 27:4 David habla de la belleza del Señor: Una sola cosa le pido al SEÑOR, y es lo único que persigo: habitar en la casa del SEÑOR todos los días de mi vida, para contemplar la hermosura del SEÑOR y recrearme en su templo. Otra referencia similar aparece en la siguiente expresión: Sal 73:25 ¿A quién tengo en el cielo sino a ti? Si estoy contigo, ya nada quiero en la tierra.


19.- Tal vez nos sorprenda descubrir cuán frecuentemente la Biblia habla de la ira de Dios. Sin embargo, si Dios ama todo lo que es recto y bueno y todo lo que se conforma a su carácter moral, es lógico que aborrezca todo lo que se opone a su carácter moral. Por consiguiente, la ira de Dios dirigida contra el pecado se relaciona estrechamente con la santidad y justicia de Dios.
20.- Aunque la palabra celos se usa con frecuencia en sentido negativo en español, también a veces toma un sentido positivo. Por ejemplo, Pablo les dijo a los corintios: «El celo que siento por ustedes proviene de Dios» (2 Co 11:2). Aquí el sentido es «fervientemente protector y vigilante». Tiene el significado de estar profundamente comprometido a buscar el honor y bienestar de alguien, sea de uno mismo o de algún otro. La Biblia dice que Dios es celoso de esta manera. Continua y fervientemente protege su honor. Le ordena a su pueblo no postrarse ante ídolos ni servirlos, diciendo: «Yo, el SEÑOR tu Dios, soy un Dios celoso» (Ex 20.5). Él desea que se le rinda adoración a él y no a dioses falsos (Ex 34:14, cf. Dt. 4:24; 5:9). El celo de Dios se puede definir entonces como sigue: El celo de Dios significa que Dios continuamente busca proteger su honor.
21.- Al examinar estos textos, nos exponen como Dios se presenta como un Dios Soberano, el tiene control de todas las cosas, El es Dios de Paz, de Guerra, en el sentido de dirigir como soberano Dios todos estos acontecimientos para su gloria y propósitos. En el contexto de estas porciones, el pueblo había hecho alianzas con estos pueblos paganos. Sin embargo, ¿Por qué? o ¿para que?, Dios había permitido esto, ¿cual era el propósito? Lo descubriremos mas adelante. Con referente a Judá, Dios como Soberano estaba con Judá debido a su declaración a través del patriarca Jacob (Israel) en Génesis 49:8 Judá, te alabarán tus hermanos; Tu mano en la cerviz de tus enemigos; Los hijos de tu padre se inclinarán a ti. Y cumplimiento de esta declaración de parte del Señor a través del patriarca, se manifiesta acá en el Libro de los Jueces, en donde primeramente Dios entrega a Judá sus enemigos, y las demás tribus se animaría en hacer lo mismo.



Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad