Aves de rapiñA



Descargar 0.5 Mb.
Página2/10
Fecha de conversión21.03.2018
Tamaño0.5 Mb.
Vistas274
Descargas0
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

Las sectas destructivas

Por Manuel Carballal


Tres de la madrugada, en el Centro Provincial de Coordinación de la Cruz Roja de La Coruña, un voluntario atiende una petición de socorro, como todos los que se reciben diariamente en todos los centros de urgencia de España.

-Coordinación Cruz Rojas buenas noches, dígame.

-Por favor necesito una ambulancia para una persona que está sufriendo un infarto...

-Ésa voz...¿Eres Javier?

-¡Caramba! ¿y tu eres Carballal?

Sectas destructivas, fines constructivos.

En numerosas ocasiones quién escribe esto se ha cuestionado el movimiento cuestionado Nueva Era. Y con un profundo sentido crítico ha revisado sus contradicciones. Sin embargo, justo es reconocer que dentro de este extenso colectivo de sectas, logias, e iglesias mas o menos exóticas, subyace un espíritu frontalmente enfrentado a las llamadas sectas apocalípticas.

Ante las sectas destructivas también hay sectas “constructivas”

La llegada del fin del milenio multiplicó por mil proliferación de grupos sectarios, mas o menos peligrosos, de corte apocalíptico o milenarista.

Grupos cuyo integrismo religioso o esotérico, ha desatado en lo últimos años episodios tan dramáticos como los suicidios colectivos de La Iglesia del Pueblo de Guyana o la Heavens Gate en Estados Unidos; pero también atentados masivos, como el de la Iglesia de la Verdad Suprema en el metro de Tokio; enfrentamientos armados con la policía como la iglesia de Los Davidianos en Wacco, o en combinaciones de crímenes y suicidios, como en el caso de la Orden del Templo Solar, en Canadá, Francia y Suiza.

Estos actos tan espeluznantes son producto de una fe ciega en creencias esotéricas o religiosas fanatizadas, que quién esto escribe lleva 20 años denunciando a todo el que quiere escucharle.

Porque las creencias también matan.

Pero existen otros grupos, de creencias no menos radicales, que han enfocado el inicio del milenio en desde una perspectiva radicalmente opuesta.

El cuerpo doctrinal y el fondo ideológico de estos dos tipos de grupos, es básicamente el mismo, sin embargo su enfoque del milenio es contrapuesto. No se trata ya de que, además de las llamadas sectas destructivas, existan también las sectas constructivas.

Quisiera ir un poco más allá porque incluso dentro de las catalogadas como sectas destructivas, existen también actividades totalmente constructivas y esperanzadoras. Una nueva paradoja en el complejo sub mundo de los Nuevos Movimientos Religiosos.

Para estos grupos, el año 2001, no fue el año del fin del mundo, sino todo lo contrario el principio del año del siglo XXI es el año del principio del mundo. El principio de una nueva era de armonía, solidaridad y prosperidad entre los hombres.

Sería extraordinariamente complejo y largo de analizar, desde un punto de vista sociológico, antropológico y psicológico, la ansiedad que produjo esa barrera, ese muro, esa frontera, cronológica que separa el segundo milenio del tercero. Y no menos interesante sería analizar ese afán suicida, y auto destructivo, de los colectivos religiosos que proclamaban –y todavía proclaman- apasionadamente el inminente fin del mundo.

Y es que, aunque dichos grupos afirmen que sus anuncios apocalípticos pretenden alertar a l hombre contra sus comportamientos contra la ecología, el ecosistema, etc., en realidad en todos ellos subyace un inconsciente y apasionado deseo de que tales profecías se cumplan. Aunque solo sea para gritar a los cuatro vientos: ¡Os lo advertí! ¡Yo estoy en la verdad y no quisisteis escucharme...!
Sectas “venenosas” y sectas “comestibles”.
Una de las cosas más maravillosas del trabajo de campo dentro de la investigación del ministerio, frente al trabajo de gabinete, es el trato directo con las personas. Y tras veinte años dedicados a la investigación de lo paranormal, quién esto escribe ha tenido la oportunidad de conocer personalmente a centenares de colectivos, sectas y agrupaciones relacionadas con el misterio.

Con la misma pasión que los suicidas de Haven Gate creían en la vida extra terrestre y en el origen alienígena de los OVNIs, creen en esas mismas cosas los componentes de Humanidad Solar, un colectivo de contacto OVNI formado por ex –componentes de la Misión Rama (grupo formado en Perú por Sixto y Carlos Paz), y del centro de estudio Fraternidad Cósmica (fundado en Italia por Eugenio Siragusa).

Pero los componentes de Humanidad Solar jamás pensaron que el sucidio colectivo sería la mejor manera de ejecutar los mensajes espirituales que sus “antenas” (los receptores de los comunicados, supuestamente extra terrestres a través de la telepatía) recibían en sus textos psícograficos o vasograficos.

Dichos mensajes, en esencia, no se diferenciaban demasiado por los recibidos por los componentes de Haven Gate. En ambos se planteaba una historia del planeta, colonizado por extraterrestres, mas o menos igual.

En ambos se hacía una revisión de los textos Bíblicos parecida, convirtiendo en naves alienígenas todos los fenómenos astronómicos descritos por los hagiógrafos, y haciendo a los ángeles de ayer extraterrestres de hoy.

También son muy similares su advertencia contra la contaminación atmosférica,y la energía nuclear, la carrera armamentística, el deterioro de la capa de ozono, etc... Entonces, ¿qué es lo que diferencia tanto a un grupo de culto OVNI como Hevens Gate y Humanidad Solar?

Mientras Haens Gate decidió que la mejor manera de afrontar el supuesto Apocalipsis era desencarnar y viajar a la supuesta nave alienígena oculta en la cola del cometa Hale- Bopp, los miembros de Humanidad Solar decidieron ejecutar inmediatamente el consejo que se repite, hasta la saciedad, en todos los mensajes espirituales de todos los grupos religiosos o esotéricos del mundo: Ama.

En 1993 quién esto escribe trabajaba como voluntario en el Centro Provincial de Coordinación de Cruz Roja, recibí una llamada telefónica solicitando una ambulancia para el traslado de un hombre enfermo, desde un albergue para vagabundos, al centro hospital más cercano... del otro lado del hilo telefónico creí reconocer la voz de un contactado cuyo caso había estudiado muy a fondo años atrás. Se trataba de Javier D., uno de los fundadores de Humanidad Solar.

Y de este modo tan casual descubrí que los componentes de Humanidad Solar habían dejado de dedicar su tiempo a garabatear mensajes psicográficos en un trozo de papel, y fundaron un albergue para toxicómanos, vagabundos y delincuentes de las afueras de la ciudad de La Coruña.

Hoy continúan siendo tan fervorosamente creyentes en la realidad extraterrestre, como cuando recibieron su primera comunicación telepática.

Asisten todavía, de vez en cuando, a los avistamientos previa cita establecida por sus “guías de espacios”. Pero ya no dedican su tiempo a conjeturas vacías, sino que practican una espiritualidad social en permanente acción.

Ni Calvino ni Lutero...protestantes en acción los componentes del ADRA son cristianos pertenecientes a la iglesia Adventista del Séptimo Día. El origen histórico de sus creencias es el mismo de los Davidianos de Wacco, seguidores de David Coresh.

En el cuerpo doctrinal de su teología, de tipo protestante, se encuentran los mismos dogmas y principios fundamentales que aceptaban ciegamente los seguidores de Coresh. Sin embargo, los miembros adventistas de ADRA no almacenan armas para defenderse de las hordas del Diablo en quién creen a pies juntillas, como creen en un inminente Apocalípsis que no termina de llegar... Por el contrario el ADRA sustituye las armas por medicamentos; las bombas por juguetes; los chalecos antibala por mantas...

ADRA es una de las pocas organizaciones no gubernamentales (ONGs) que quién esto escribe se encontró trabajando a tumba abierta, en los terribles y despiadados orfanatos de Rumania, en los que se apilan miles de niños abandonados a su suerte, para los que el Apocalipsis llegó ya hace años.

Mientras los Adventistas –Davidianos de Wacco se mataban a tiros con los agentes de ATF y el FBI , los adventistas del ADRA repartían comida, juguetes y medicina entre los niños rumanos menos afortunados.

Cierto es no obstante, que a su ayuda económica a esos niños acompaña una formación religiosa dentro de los limites del credo de los Adventistas del Séptimo Día. Pero sin duda, si esos pequeños no fueran sanados de sus enfermedades o alimentados por el ADRA, no podrían crecer en el protestantismo, ni en ninguna otra filosofía. Simplemente habrían muerto de hambre, de frío o de la miseria que diezma la población infantil en la tierra del conde Drácula.

Un servidor no se encontró en aquellos orfanatos a los grandilo cuentes gurús de la Nueva Hera, que se llenan la boca de mensajes trascendentales metafísicos, sobre el amor, el karma, los chakras y demás payasadas esotéricas.

Allí solo estaban los miembros de una agrupación que aparece clasificada como sectas destructivas, por los principales “expertos”... bendita secta.

Amor, el único mensaje universal.

Su nombre también aparece en todos los catálogos de grupos destructivos, a que son tan aficionados los “expertos” en sectas han sido conocidos como “Movimiento Silogista” , “La Comunidad”, “Los Verdes”, etc. Y ahora se presentan como el llamado “Partido Humanista”.

Sus actividades barriales son seguidas atentamente por los inspectores de policía dedicados a la investigación de las llamadas sectas destructivas.

Sus anuncios en la prensa local, o sus agentes de captación, hábilmente distribuidos por las calles más importantes de todas las capitales Españolas, han sido desenmascarados sistemáticamente por los medios de comunicación.

Sus periódicos de barrio que mueven un lucrativo negocio a base de pequeños anunciantes, también han sido denunciados en radio y TV en diferentes ocasiones, y los líderes de iniciativa política, que aspiran ingenuamente a algún escaño en el congreso, han sabido encajar la acusación de sectarios y fanáticos proclamada constantemente por los demás partidos políticos.

El partido humanista ha sabido soportar el estigma de ser catalogado como una secta destructiva en todos los listados, oficiales y oficiosos, confeccionados en España por los “expertos” las creencias esotéricas de la mayoría de sus miembros no difiere demasiado de las creencias esotéricas de los seguidores de La Verdad Suprema.

El carisma, la personalidad, la facilidad de palabra y el conocimiento psicológico de Silo, no es muy diferente de la de Shoko Ashara. Si embargo sus servidores respectivos han enfocado el cambio de milenio desde una perspectiva radicalmente distinta.

Mientras los componentes un grupo de voluntarios fanáticos de La Verdad Suprema colocaban cargas de gas Sarim –el mismo que se utilizó en las cámaras de gas Nazis-, en algunas estaciones del metro de Tokio, otro grupo de voluntarios del grupo Partido Humanista repartía alimento, ropa y medicamento en el agujero más inmundo que un servidor ha visto en sus viajes alrededor del planeta.

El lugar más infame del continente latinoamericano, y tal vez uno de los focos de mayor miseria del planeta.

Y es que son voluntarios del Partido Humanista los que colaboran, como ONG en City Solei, en el barrio de mayor miseria y pobreza de Puerto Príncipe, capital de Haiti, el país más pobre de América y el segundo más pobre del mundo.

¿Redime esa acción humanista al Partido Humanista de las presuntas manipulaciones de adeptos, sectarismo y lucro de que es acusada por los “expertos” en sectas destructivas? No seré yo quién juzgue. Eso merecería otro artículo. Pero si demuestra que el mismo grupo de creencia, la misma base filosófica o teológica, ante el fin y el principio del milenio, puede ser enfocada desde perspectivas diferentes.

Y demuestra también que no existen las sectas o grupos intrínsecamente “malos” o “intrínsecamente” buenos.

A pesar de la cita evangélica, un mal árbol puede dar frutos buenos, y un buen árbol puede dar frutos malos...

Creencias y fanatismo.
También resulta inevitable que los años se suceden en el calendario, y tras el siglo XXI llegara el XXII, y el XXIII... Ante este incuestionable hecho cronológico la creencia de los hombres se enfrenta desde perspectivas, y con actitudes diferentes.

Los miedos alentados por los líderes fanáticamente apocalípticos producirán, sin duda, nuevos suicidios colectivos, y asesinatos. Sin embargo, sería injusto, y además inútil satanizár globalmente las creencias de esos colectivos. Ya que esas mismas creencias, en los OVNIs, la reencarnación, el mas allá la o la resurrección, se encuentra en todos los demás colectivos religiosos o esotéricos del mundo.

Es la forma de expresar esas creencias lo que debe preocuparnos.

Ante el cambio del milenio el movimiento de la New Age, o al menos algunos de sus integrantes, intentaron ofrecer una alternativa optimista y consecutiva.

Y esa alternativa a la sonrisa debe prosperar, por encima de todo y de todos. Lo importante no es lo que creamos, sino el grado de fanatismo con que lo vivamos.
Darle de comer a los idólatras no redimirá a la iglesia católica de sus muchas idolatrías.

Lo único que redime, es la sangre derramada por Cristo, y, para unirse a Cristo hay que salir de las sectas y/o iglesias organizadas.

Las cuales llegaron a ser - según Cristo – “cuevas de aves de rapiña, de Demonios y de toda clase de espíritu inmundo y odioso”. (Apoc. 18:2-4).
¡Vean! Hoy se acercó a mi “púlpito callejero”, una mujer muy mística, que dijo se “Franciscana seglar”.

-Lo que veo mal de Francisco de Asís, - le dije – según la película “Brother son and the sister moon”, es que, si bien, en primer momento, fue lleno de denunciaciones contra el vaticano y el Papa, y gritó en la basílica de “San” Pedro:

¡No acumulen tesoro en la tierra donde la polilla y el orín corrompen!...

Luego se dejó aplacar por el soborno de una orden monástica –

Y la franciscana, toda beata, empezó a decirme:

“Lo que pasó fue que el Papa tuvo una visión de un hospital que se caía derrumbado y un hombrecillo pequeño la sostenía y lo refaccionaba. El Papa se dio cuenta que ese hospital era la iglesia católica y que el hombrecillo que la refaccionaba era el pobrecillo de Asís, por lo cual le asigno la orden de los Franciscanos –


Bueno, quiero que sepan mis lectores que en mi caso, por la gracia de Cristo, no transigiré – como no transigí - y no soy emparchador de odres podridos: estoy afuera de las iglesias organizadas para denunciarlas, no adentro para refaccionarlas en su apostasía incurable.

Este es un libro para dar sagacidad, perspicacia y sabiduría. Como los Proverbios de Salomón, escritos para “comunicar sabiduría e inspiración, ayudar a comprender palabras llenas de sentido, adquirir instrucción, prudencia, justicia, rectitud y equilibrio; hacer sagaces a los jóvenes inexpertos, y darle conocimiento y reflexión, el que es sabio e inteligente las escucha; y adquiere así más sabiduría y experiencia, para entender los dichos de los sabios, y sus palabras ejemplos y enseñanzas.

La sabiduría comienza por honrar al Señor (Jehová), los necios desprecian la sabiduría y la instrucción”. (Pro. 1: 1-7- Dios habla hoy).

Los que tienen sabiduría, honran a Jehová, respetando la Biblia y el Pastor único que Dios ha puesto: Jesucristo. Los prudentes no se dejan embaucar por cualquier charlatán líder de secta. Los necios son los que se quedan en las iglesias y se dejan sacar los ojos (del discernimiento) y el dinero, por esas malvadas aves de rapiña.






Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos