Aud. Provincial



Descargar 2.39 Mb.
Página1/5
Fecha de conversión06.03.2019
Tamaño2.39 Mb.
Vistas95
Descargas0
  1   2   3   4   5

AUD.PROVINCIAL SECCION N. 3

OVIEDO

 

SENTENCIA: 00539/2012



AUDIENCIA PROVINCIAL DE OVIEDO

Sección 003

 

ROLLO: 0000011 /2010

 

SENTENCIA 539/12

 

 



==========================================================

ILMOS/AS SR./SRAS

 

Presidente/a:



D./DÑA. MANUEL VICENTE AVELLO CASIELLES

 

Magistrados/as



D./DÑA.  JAVIER DOMINGUEZ BEGEGA

D./DÑA. ANA ALVAREZ RODRIGUEZ

==========================================================

 

    


 

En OVIEDO, a veintitrés de Noviembre de dos mil doce

 

VISTOS por la Ilma Audiencia Provincial Sección Tercera, el presente rollo nº 11/2010 derivado del sumario nº 3/10 sobre delitos de asesinato y otros procedente del Juzgado de Instrucción nº 4 de Oviedo, contra el acusado JESUS VILLABRILLE BOU, nacido en Granollers Barcelona, el 30/8/198, hijo de José Luis y Beatriz, insolvente, en prisión por esta causa desde el día 27 de junio de 2009 hasta la actualidad, representado por el Procurador Dª. Marta María Arija Domínguez y  defendido por el Letrado Luis Alberto Alvarez Arboleya y contra el también acusado PABLO LUIS BLANCO BLANCO, hijo de María del Rosario Blanco Pellitero y de Gil nacido en Oviedo, el día 3 de julio de 1974, insolvente, en prisión por esta causa, con  igual fecha que el anterior y hasta la actualidad, representado por el Procurador D. Armando Mora Argüelles  y defendido por el Letrado D. Fernando De Barutell Fernández  y contra el también acusado CRISTIAN MESA PALICIO, nacido en Oviedo el 24 de noviembre de 1987, hijo de Francisco Javier y de María Teresa, insolvente, en prisión por esta causa desde el 26 de junio de 2009 hasta la actualidad, representado por el Procurador D. José Manuel Tahoces Blanco y defendido  por el Letrado D. Julio Noriega Alvarez ejerciendo la acusación particular la  procuradora Dª  Margarita Riestra Barquin en nombre y representación de GIL BLANCO FERNANDEZ padre de la fallecida Maria Luisa Blanco Blanco representado por la Procuradora Dª Margarita Riestra Barquín y defendido por la letrada Dª Angeles Lázaro Díaz, siendo parte acusadora pública el Ministerio Fiscal y ponente el Ilmo. Sr. Magistrado Presidente D. Manuel Vicente Avello Casielles.



Es de significar  que la Sala dictó auto de prorroga de prisión por otros dos años  en virtud de auto de fecha 2/6/11 prorroga solicitada  por la Fiscalía en fecha 18/5/2011

 

 



ANTECEDENTES DE HECHO

 

 



PRIMERO.- HECHO PROBADO.  En la calle Mariscal Solis nº 19 2ºA de la ciudad de Oviedo, residían desde hace años María del Rosario Blanco Pellitero y sus dos hijos María Luisa  Blanco Blanco y el acusado Luis Blanco  Blanco siendo ambos hijos también del ex marido de María del Rosario Gil Blanco.

 

María del Rosario padece una minusvalía reconocida del 95% (según resolución de la Consejería de Bienestar Social de fecha 27-2-2006), teniendo diagnosticado ostoartritis localizada, inteligencia límite, perdida de agudeza visual binocular grave e hipoacusia severa, reconociéndole un grado de discapacidad del 89% mas un 6% por factores sociales añadidos, limitaciones que según dictamen forense suponen un retraso mental moderado, carece de instrucción, siendo prácticamente analfabeta, con capacidad intelectual significativamente inferior al promedio y limitaciones significativas de su capacidad adaptativa, siendo encuadrable en la categoría pedagógica de adiestrable muy influenciable y con un menoscabo tanto intelectivo como volitivo importante.



 

María Luisa Blanco Blanco tenía reconocida una minusvalía del 85% por resolución de la Consejería de Asuntos Sociales de 19 de noviembre de 2011, con diagnóstico de retraso mental ligero del 59% más un 6% por factores sociales añadidos, habiendo padecido trastornos del lenguaje y crisis convulsivas. Desde hacia mas de un año padecía también dolencias en las piernas, no diagnosticadas, que la inhabilitan para caminar, salvo trayectos cortos, apoyándose en las paredes, saliendo únicamente a la calle, valiéndose de una silla de ruedas que era conducida por su hermano el acusado Pablo Luis.

 

El acusado Pablo Luis Blanco Blanco tiene reconocida una minusvalía del 35% por resolución de la Consejería de asuntos sociales de fecha 5 de noviembre de 2001 en base a un diagnóstico de discapacidad por inteligencia limite valorada en un 21%, junto con factores sociales añadidos valorados en un 29% junto a factores sociales añadidos valorados en un 6%.



 

Anteriormente por resolución del INSS de fecha 15 de febrero de 1993 se le reconoció  una minusvalía del 57% que en 1983 había sido valorada por el INSERSO en un 60% de discapacidad por retraso mental y crisis epilépticas. Padece un retraso mental leve con coeficiente mental del 70 o inferior, así como insuficiencias concurrentes en la actividad adaptativa, siendo encuadrable en la categoría pedagógica  de educable, padeciendo una gran ingenuidad e influenciabilidad.

 

Durante el mes de julio de 2008, el acusado Pablo Luis Blanco Blanco entablo amistad con el también acusado Cristina Mesa Palacio ya que este último  carecía de vivienda, por lo que el acusado Pablo Luis le invitó a su domicilio sito en al calle Mariscal Solís nº 19 2º A de la ciudad de Oviedo. Al cabo de un mes a mediados del mes de agosto de 2008 el acusado Cristian contacto con su amigo el también acusado Jesús Villabrille  Bou, quien desde el mes de mayo de 2008 mantenía una relación de afectividad o noviazgo  con la menor Larissa López Rodríguez, menor de edad, a quien no afecta este procedimiento habiendo sido enjuiciada por el Juzgado de Menores de Oviedo y siendo condenada en sentencia firme por dicho órgano, así como en segunda instancia por la Audiencia Provincial de Oviedo, y dado que en dichas fechas el acusado Jesús y su novia carecían de lugar donde residir el acusado Cristian Mesa les puso en contacto con el tanbien acusado Pablo Luis y aprovechándose de sus limitadas capacidades e influenciabilidad del mismo le convencieron para que les dejase también vivir en la casa anteriormente mencionada, no obstante aquellos se comprometieron a abonar una cantidad mensual cuando los mismos encontrasen trabajo remunerado, abono que nunca se llego a efectuar.



 

La convivencia durante los primeros meses se desarrollo con total normalidad, si bien los acusados Jesus y Cristian como la menor vivían a expensas de los ingresos que por sus pensiones por incapacidad percibían María del Rosario y su hija María Luisa, consiguieron en base del abuso de su credulidad  no solo que les pagasen la manutención  sino que también les financiasen las compras de diversos enseres, principalmente consolas de videojuegos, juegos y material de ordenador por costes muy superiores a lo que sería normal, atendidas las necesidades de la familia y su nivel de ingresos, siempre con falsas promesas de abono.

 

A partir del mes de diciembre de 2008 la situación se fue progresivamente deteriorándose comenzando a ejercer el acusado Jesús Villabrille cuya personalidad presentaba rasgos psicopáticos, no obstante su capacidad intelectiva y volitiva no se hallaba en absoluto alterada, el dominio y control sobre el resto de los moradores, con la participación activa y consentida del acusado Cristian, que era su hombre de confianza. Asimismo a principios de año las exigencias económicas fueron cada vez mayores, llegando los acusados Jesús  y Cristian sobre el mes de marzo de 2009 a apoderarse de las tarjetas de crédito de María Luisa y de María del Rosario de la entidad Cajastur, cuyos números clave les exigieron que les facilitasen y con ellas cada uno o dos días realizaban diversas disposiciones en los cajeros automáticos de la ciudad de Oviedo por importes de 20 a 40 € hasta agotar el saldo mensual. Rosario percibía como pensión de incapacidad 1.188,64€ euros mensuales y su hija María Luisa el importe de 336,33€.



 

Durante esas fechas los acusados Jesús y Cristian mediante distintas intimidaciones, así como aprovechándose de sus limitadas facultades mentales de María del Rosario y de su hija María Luisa, lograron que éstas les financiasen compras en varios centros comerciales de efectos de los que se apoderaban ambos acusados Jesús y Cristian e incluso articulas  destinados al bebe hijo del acusado Jesús y la menor Larisa y así efectuaron las siguientes compras:

 

-El 31 de enero de 2009, en el Corte Ingles de Salesas en Oviedo, compraron accesorios de informática por valor de 135,95€ operación cuya financiación suscribió Rosario.



 

-Por su parte María Luis les financió en el mismo establecimiento las siguientes compras: El 21 de marzo de 2009 por la compra de un ordenador y accesorios 1.023,90€; el 27 de abril de 2009 por 3 pares de zapatillas deportivas 524,25€; por videojuegos y una consola 496,70€; y por varios videojuegos y artículos para bebe 783,60€; el 28 de abril de 2009 por videojuegos y material de informática 210,85€; el 30 de abril de 2009 por un mueble de madera-cristal para la habitación ocupada por la menor y el acusado Jesús 210€; el 5 de mayo de 2009 por otro mueble y videojuego 863.45€; y por una nevera y dos electrodomésticos pequeños para aquellos 357€; el 13 de mayo de 2009 por videojuegos 946,24€

 

-En fecha 20 de junio de 2009, en el establecimiento comercial Carrefour de Lugones, por el precio de 1.800€ compraron una motocicleta, obligando a María del Rosario a  firmar el contrato de préstamo mercantil con cargo a su cuenta abierta en la entidad Cajastur sucursal de Ramiro I.



 

-El 9 de junio de 2009, con una tarjeta del establecimiento Saturn del Centro los Prados, compraron varias consolas y videojuegos por un importe de 1384,60€. El 11 de junio de 2009 en el mismo establecimiento adquirieron  una consola, juegos y otros enseres por valor de 413,54€.

 

-El 20 de junio de 2009 en el establecimiento Toysr’us del centro comercial Azabache compraron ropa y efectos para el bebe y varias consolas y videojuegos por valor de 981,54€, compras que fueron  igualmente que las anteriores financiadas por María del Rosario, que igualmente María del Rosario permitió bajo intimidación de causarle un mal próximo en su persona.



 

En el establecimiento Media Markt de Lugones, realizaron compras que igualmente fueron abonadas con la tarjeta de María del Rosario, firmando esta misma y bajo la mencionada intimidación dicha operación y así un teléfono LG y sus accesorios por un valor de 239,99€ a nombre del acusado Jesús y varias consolas y diversos videojuegos por importe de 1287,15€ igualmente a nombre de aquel, haciendo un total ese día de 1527,14€

 

El deterioro de las relaciones se fue agravando estableciéndose una situación de total dominio del acusado Jesús Villabrille apoyado en todo momento por el acusado Cristian, en la que la intimidación tras el uso de la violencia contra los iniciales moradores de la casa se fue degenerando cada vez mas, siendo frecuentes y diarios los malos tratos consistentes estos en golpes y puñetazos no solo a María Luisa sino también a su hermano el acusado Pablo y a María del Rosario por motivo banal y en muchas ocasiones por simple diversión, llegando a prohibirles que les mirasen a la cara o que hablasen entre ellos, manifestándoles el acusado Jesús que él era el que mandaba en la casa y que ellos tenían que llamarle “El Duque” y obedecer siempre todas sus ordenes o en caso contrario serían y eran sometidos a golpes o otras vejaciones propinados y realizados por cualquiera de ellos dos esto es Jesús y Cristian e incluso ordenaban al acusado Pablo Luis que golpease a su madre o hermana.



 

Un día no concreto a principios de mayo de 2009, como el acusado Jesús estaba clavando en la pared de la habitación  que ocupaba con su novia, la menor Larissa, al llamarle la atención  María del Rosario se produjo un enfrentamiento entre la menor y Rosario reaccionando el acusado Jesús cogiendo a Rosario por el cuello y apretándola fuertemente  hasta casi asfixiarla.

 

La situación  se estaba haciendo tan insoportable que el día 2e de mayo de 2009 el acusado Pablo Luis su madre y hermana María Luisa a pesar de su carácter y de lo limitado de su facultades mentales y el temor que tenían a los acusados Jesús y  Cristian decidieron abandonar su propia casa y denunciar la situación a la que se veían sometidos por lo que el citado 23 de mayo a eso de las 18.37 horas formularon una denuncia en la Comisaría de Oviedo donde contaron las presiones amenazas y vejaciones a las que venían siendo sometidos, para acto seguido María luisa y su hermano el acusado Pablo dirigirse al domicilio de su padre Gil Blanco sito en la calle Vázquez de Mella nº61 sótano izquierda donde pasaron la noche. Al comprobar los acusados Jesús y Cristian que aquellos no regresaban a casa decidieron irles a buscar y hacerles regresar y así estos sobre las 20.30 horas del aludido día se dirigieron al domicilio de Vázquez de Mella y al percatarse estos de que no había nadie en la casa  forzaron la puerta de la misma y tras revolver en su interior, se hicieron con un televisor y una videoconsola que llevaron al domicilio de Mariscal Solís.



 

Al día siguiente regresaron al atardecer a la casa de Vázquez de Mella lugar donde encontraron al acusado Pablo y a su hermana lograron convencerles para que volviesen a su domicilio ya que les manifestaron que no les iban a maltratar más y que las cosas iban a cambiar por completo y dado el temor que le causaban, el acusado Pablo decidió acompañarles llevándose consigo a su hermana en la silla de ruedas; en el portal del citado domicilio de Mariscal Solís se encontraron a María del Rosario y la llevaron también para la vivienda.

 

El 27 de mayo el acusado Pablo Luis y su madre amedrentados por los acusados Jesús y Cristian acudieron a Comisaría a retirar las denuncias manifestando que todo ya se había solucionado y se trataba de un simple error.



 

A partir del regreso al domicilio la situación de dominación y maltrato continuado se agravo y radicalizó obligando a María del Rosario su hija María Luisa y al acusado Pablo a hacerles entrega de las llaves de la casa y sus teléfonos  móviles impidiéndoles volver a salir solos de la casa, permaneciendo María Luisa ocupando su  habitación y pasando el acusado Pablo Luis y su madre a ocupar el salón donde tenían que dormir en el suelo, acostándose el acusado Cristian en un  colchón en la entrada de la casa para evitar en todo momento que aquellos durante la noche pudieran darse a la fuga. No volviendo a dejarles solo en ningún momento pudiendo salir a la calle únicamente custodiados y vigilados por cualquiera de los dos acusados Cristian o Jesús.

 

 

Comenzaron entre los dos acusados Jesús y Cristian a inventar y maquinar “juegos macabros”, participando en estos el también acusado Pablo que era forzado a ello consistiendo  aquellos en golpear a María del Rosario o María Luisa  y así entre los días 26 de mayo y el día 23 de junio de 2009 realizaron las siguientes conductas:



 

-Prohibieron a María del Rosario, a María Luisa y su hermano el acusado Pablo que hablasen entre ellos y mirarles directamente.

 

-No podían salir solos de la vivienda ni volver a acceder a su dinero ni comprar comida, alimentándose únicamente de algo de arroz o spaguettis, que les daban por la noche o cuando en un momento de despiste de los demás podían coger algo de la cocina.



 

-El acusado Jesús escribió con cera de una vela en la puerta del dormitorio de la izquierda “Pablo estás muerto”.

 

-Ante cualquier sospecha de desobediencia, se recreaban golpeándoles o les obligaban a cantar y luego golpeaban a quién decían que no había cantado bien y otras veces les pegaban sin excusa alguna; los golpes se los daban en ocasiones con un  libro grueso, propinándoselos a los tres “María del Rosario, María Luisa y el acusado Pablo Luis”, con fuerza en la cabeza, interviniendo en tales acciones tanto uno como otro. Varias veces utilizaron  una barra de colocar pesas que tenía el acusado Jesús en su habitación para golpearles con ella o les golpeaban con el palo de una escoba o colocaban a María Luisa o a Rosario contra la pared, apretándoles el cuello con la barra de pesas, al tiempo que la alzaban haciéndole perder el contacto con el suelo y no soltando hasta que casi estaban asfixiadas. También golpearon a Rosario con un disco en la cabeza, causándole un corte en el cuero cabelludo.



 

-En alguna ocasión obligaron a orinar  al acusado Pablo Luis y a su hermana en un vaso y beberse sus propios orines.

 

-También María Luisa y Rosario tuvieron que meterse vestidas en la bañera y bañarse con agua fría.



 

-Al menos, en dos ocasiones obligaron a María Luisa y a su hermano el acusado Pablo Luis a realizar actos sexuales consistentes en masturbarse mutuamente y en otra ocasión obligaron a María Luisa a practicarle a su hermano el acusado Pablo Luis una felación.

 

-Asimismo obligaron a María Luisa a cortarse en los antebrazos y a meterlos en agua para que se desangrase, si bien, como los cortes que se hizo aquélla no eran profundos, desistieron de su propósito.



 

-Asimismo en una ocasión y durante dicho periodo de tiempo, el acusado Jesús cuando se disponía a salir de la casa con la menor y el bebé le manifestó al acusado Pablo Luis que cuando volviese, “quería ver el trabajo hecho”, en relación a que tenía que matar a su hermana, por lo que el acusado Pablo tras coger un cuchillo  se lo clavó a su hermana en el pecho cerca del corazón y también la cortó en el cuello, si bien las heridas no fueron profundas para afectar a órganos vitales, por lo que luego el acusado Cristian que había quedado en la casa vigilando curó las heridas de María Luisa con alcohol.

 

-Por simple diversión el acusado Jesús en día no determinado pero comprendido durante la fechas anteriormente aludidas y en el domicilio mencionado, el acusado Jesús golpeó al también acusado Pablo Luis con fuertes puñetazos en el abdomen y luego con la barra de levantar pesas, lo que produjo a éste un enorme hematoma y también le dio diversos pinchazos con un palo al tiempo que le obligaba  a saltar a la pata coja.



 

A consecuencia de las agresiones mencionadas:

 

-María del Rosario sufrió lesiones consistentes en herida incisa en parte derecha y alta parietal, contusión  en el muslo derecho, contusiones en la cabeza y un enorme hematoma, contusión abdominal, cuyo periodo de curación fue de 20 días, precisando para su curación asistencia facultativa inicial y tratamiento médico consistente éste en diversas curas y suturas, quedándole como secuela perjuicio estético ligero por cicatriz en la cabeza y hematoma en muslo derecho.



 

-El acusado Pablo Luis Blanco Blanco, sufrió el día 6 de junio de 2009, contusión en parte baja del abdomen y contusión en brazo izquierdo, con 4 hematomas y en brazo derecho con un gran hematoma. El 20 de junio de 2009, contusión en parte baja del abdomen de flanco a flanco de 10 cm de ancho por 50 de largo, curando a los 21 días, precisando para su curación tratamiento médico.

 

-María Luisa sufrió por estos hechos fracturas en los arcos anteriores del peto costal izquierdo, producto de golpes propinados aproximadamente a finales de mayo, heridas incisas en cara latero cervical izquierda, antebrazo derecho y muñeca izquierda, herida corto punzante causada al clavarle su hermano el cuchillo en la región precordial izquierda en la cara anterior izquierda y lesiones por contusiones en regiones mamarias derecha e izquierda y en la cara.



 

Las exigencias económicas fueron agravándose, diciéndoles a María del Rosario y a su hija María Luisa que tenían que conseguir un préstamo de 30.000 euros, que sino lo hacían se marcharían de la casa y tendrían que vender el piso y darles el importe de la venta, y así en el último mes llegaron a ir a varias oficinas bancarias a interesarse por el préstamo, yendo María del Rosario y su hijo el acusado Pablo acompañados por los también acusados Jesús o Cristian, si bien no lograron la concesión de dicho préstamo.

 

El día 23 de junio de 2009,a eso de las 23,30 horas, el acusado Jesús junto con la menor, su novia Larissa, dijeron al acusado Pablo Luis y a su madre María del Rosario que como ese día se habían portado bien les iban a dar para cenar huevo y chorizo, pero mientras éstos cenaban la menor Larissa manifestó que no se creía que María Luisa estuviese impedida de las piernas por lo que le dijo que tenía que permanecer en pie en el pasillo sin apoyarse en las paredes mientras los demás cenaban, obligando a quedarse de pie durante más de un cuarto de hora hasta que María Luisa ya no podía más  y se cayó al suelo, donde pidió que la dejasen ir al baño, accediendo a ello el acusado Jesús. No obstante una vez en dicha habitación la obligaron a bañarse en agua fría, con la ropa interior puesta. Al salir del baño, María Luisa les dijo que estaba agotada, rogando que la dejasen irse a su habitación, negándose a ello el acusado Jesús, obligándola  de nuevo a permanecer de pie en el pasillo y cada vez que debido al agotamiento y a su limitación física se caía, la obligaban a levantarse, contaban hasta cinco y si no se levantaba la golpeaban fuertemente en las piernas, primero con el palo de una escoba y luego con la barra de colocar pesas, golpes que eran propinados por ambos acusados, Jesús o Cristian. Cuando María Luisa ya no podía siquiera levantarse, la obligaron a ponerse de nuevo en pie, entre Jesús y Cristian, colocándole  la barra de pesas al cuello y apretándoselo para luego soltarla y mientras Cristian la sujetaba por detrás apretándole el cuello, Jesús le propinaba varios puñetazos hasta que Cristian le manifestó a aquél que ya no aguantaba más, soltando a María Luisa, diciéndole entonces Jesús a Pablo que tenía que acabar de estrangular a su hermana poniéndole las manos al cuello y apretar , obedeciéndole éste, pero como Jesús creía que Pablo  no apretaba bastante, ordenó a Cristian que trajese una botella de whisky y Jesús se la introdujo en la garganta a María  Luisa, sujetando la botella con la mano y luego con el pie hasta que su contenido se vació.



 

A consecuencia de estos, hechos María Luisa sufrió contusiones en cuero cabelludo con infiltrados hemorrágicos y hematoma subgaleal en toda la calota craneal, hematomas de importantes dimensiones en cara, pared anterior del tórax, abdomen, espalda, zona paralumbar izquierda, brazo y antebrazo izquierdo, ambas manos, pierna izquierda, ambos pies, dos fracturas de arcos costales anteriores del hemotórax izquierdo y fractura de vértebra dorsal y finalmente le produjeron la muerte por la acción conjunta del estrangulamiento y la intoxicación etílica aguda actuando la intoxicación etílica como causa principal de la muerte y el estrangulamiento como coadyuvante de la misma con unas cifras potencialmente mortales de alcohol detectado en sangre 4,43 gr/l de alcohol etílico.

 

Seguidamente  entre los acusados Pablo y Cristian, llevaron el cadáver hasta la habitación de María Luisa y al día siguiente  idearon un plan para deshacerse del cadáver, que consistía en descuartizarlo y separar la carne de los huesos y servir ésta como alimento a unos perros, diciéndole  el acusado Jesús al acusado Pablo que descuartizase el cuerpo, lo que éste hizo el día siguiente en la bañera e introdujo los trozos del cadáver en varias bolsas que guardaron en la nevera. En dicha tarea colaboró Cristian que limpió después el baño, siguiendo las órdenes  dadas a tal efecto por el acusado Jesús.



 

El día 25 de junio por la mañana se dirigieron todos ellos al centro de Oviedo, donde tras concertar el acusado Jesús una cita telefónica, estuvieron con un empleado de la gestoría Astur, viendo  un piso para alquilar en la calle Santander, destinado al acusado Jesús y su novia Larissa, operación que también iba a financiar María del Rosario.

 

Seguidamente, se dirigieron al establecimiento de compra-venta de joyas Abad, sito en la calle Uria de Oviedo, donde el acusado Cristian vendió las joyas que tenía María Luisa por un precio total de 211 euros, efectos que habían sido sustraídos  a ésta por los tres acusados y cuyo valor se estima superior a los 400 euros. Con dicho dinero se fueron todos ellos a comer al Mc Donald’s para acto seguido el acusado Jesús y la menor, su novia Larissa irse al domicilio de los padres de aquél en Mieres, donde tras comentar lo sucedido relativo a la muerte de María Luisa, culparon de todo ello al acusado, Pablo, por lo que la madre del acusado Jesús, llamó esa tarde a la Policía.



 

Tras su detención el acusado Pablo Luis debido al terror que aún sentía y siguiendo las instrucciones del acusado Jesús, se autoinculpó como único autor de la muerte de su hermana.

 

Los acusados Pablo Luis Blanco Blanco y Jesús Villabrille Bou carecen de antecedentes penales. El acusado Cristian Mesa ha sido condenado en sentencia firme de fecha 22 de octubre de 2007, por delito de robo con fuerza en las cosas.



 




Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos