Arquitectura italiana: bernini y borromini



Descargar 122.47 Kb.
Página1/2
Fecha de conversión23.05.2018
Tamaño122.47 Kb.
  1   2

PREGUNTAS PROBABLES EN SELECTIVIDAD Y LÁMINAS GLOBAL FINAL. BARROCO

POSIBLES PREGUNTAS TEÓRICAS:


  • ARQUITECTURA ITALIANA: BERNINI Y BORROMINI.

  • ESCULTURA EN ITALIA: BERNINI.

  • PINTURA EN ITALIA. EL NATURALISMO Y LOS PROBLEMAS DE LA LUZ:

  • LA PINTURA EN FLANDES Y EN HOLANDA: RUBENS Y REMBRANDT.

  • LA GRAN IMAGINERÍA: CASTILLA Y ANDALUA. MURCIA.

  • LA PINTURA BARROCA. REALISMO BARROCO: VELÁZQUEZ Y MURILLO.


POSIBLES LÁMINAS

  • LÁMINA 13. BERNINI. APOLO Y DAFNE. Galería Borghese. Roma.

UBICACIÓN



Decir lo que es: "Apolo y Dafne".

Lugar: Galería Borguese. Roma.

Datación: entre 1622 y 1625

Autor: Gian Lorenzo Bernini (1598-1680)

Estilo: Escultura barroca italiana.

ANÁLISIS FORMAL



Tipo de escultura y función: Conjunto escultórico compuesto de dos figuras exentas y que fue realizado para decorar la villa que el cardenal Scipione Borguese tenía a las afueras de Roma.

Materiales usados: Diferentes piezas de mármol.

Explicar lo que representa:

El grupo escultórico formado por dos figuras, una masculina y otra femenina, plasma el mito recogido en la"Metamorfosis" de Ovidio, según el cual, el dios del amor Cupido, para vengarse de la ofensa que le había infringido Apolo burlándose de él, decidió vengarse lanzando dos dardos, uno que provocara el amor a primera vista y otro que provocara el rechazo, asaeteando con el primero a Apolo y con el segundo a la ninfa Dafne, hija del dios del río Peneo. Acosada por el amor de Apolo, Dafne huye despavorida y viéndose a punto de caer en brazos del dios pide protección a su padre quién la convierte en árbol de laurel. Apolo decidió, en honor a la joven, tomar la hoja de este árbol como su árbol sagrado.

Bernini opta por representar el momento de máxima tensión y movimiento al elegir el momento justo en el que se comienza a producir la transformación. El joven Apolo, de facciones y proporciones clásicas, ve interrumpida su carrera por el movimiento ascendente de la joven quien, elevando los brazos al cielo, observa con horror como la transformación se va apoderando de su cuerpo: de los dedos y cabello brotan las ramas y hojas, de sus pies nacen las raíces mientras el cuerpo se va cubriendo de la corteza del tronco.

Características del estilo que se observan en ella: El autor contrapone por un lado el impulso hacia delante de Apolo, acentuado por la posición apoyada en la pierna derecha mientras el brazo derecho y la pierna izquierda la extiende hacia detrás al igual que la túnica impulsada por el viento del dios; frente al movimiento ascendente en "serpentinata" de la joven Dafne. Este recurso es característico no sólo de la obra de Bernini sino de la escultura barroca en general. Así mismo, el tema permite al escultor acentuar la transformación a través de la contraposición de la textura pulida de la carne de la joven frente a la superficie áspera de la corteza del tronco que comienza a cubrirla. Por último el gesto de terror de la joven se contrapone por el del dios, ajeno a la transformación que ha comenzado delante de sus ojos.

Es magistral en esta obra la captación del momento fugaz, la instantánea captada por el autor que permite al espectador, a medida que gira alrededor de la escultura, asistir a la metamorfosis de la joven en árbol. Bernini recurre a la luz con un sentido dramático que acentúa la tensión de la escena a través de los contrastes de luces y sombras, violentos en los pliegues del manto de Apolo o en la hojarasca del pelo de la joven y suave en la superficie de la piel de los cuerpos de los jóvenes.

Su temática mitológica demuestra que el gusto por los temas mitológicos que había renacido en Italia a partir del Quattocento continuaba vigente a lo largo del siglo XVII.
COMENTARIO

Introducción histórica y características generales del arte barroco: El barroco es un estilo que se gesta a fines del siglo XVI y se extiende durante todo el siglo XVII por diferentes países europeos, hasta principios del XVIII. En esta época, la historia europea se complica. Durante esta época, el imperio español decae, aunque no así su arte, que vive una auténtica edad dorada.

Francia será el nuevo país hegemónico. Los Países Bajos consiguen su independencia de los españoles. En este nuevo mundo, todo es cambiante, todo está en movimiento. Esto es, precisamente, lo que busca el nuevo arte: expresar estos movimientos y contrastes en los que estaba sumido el hombre de esta época.

El arte sirve también a los nuevos poderosos de la época: al Papa de Roma y a los reyes absolutistas, cuyo ejemplo más destacado será el caso del rey francés Luis XIV. Estos nuevos señores convierten las ciudades en un teatro donde se expone su poder, siendo sobre todo de gran utilidad para la iglesia católica surgida de la Contrarreforma, que utiliza el arte para resaltar su oposición a la sobriedad de los templos protestantes.

Por otro lado, en los Países Bajos, arropado por la nueva libertad, por los ricos comerciantes y por esa iglesia protestante, surge un arte más intimista y menos ostentoso, que se manifiesta, sobre todo, en la pintura.

Hay que ver en esta impresionante Obra de Bernini todo un manifiesto del nuevo estilo barroco y de su búsqueda del movimiento, el contraste, la teatralidad y la impresión en el espectador como elementos al servicio de una causa que en este caso es la exaltación del poder del Papa y de la Iglesia Católica.

Características generales de la escultura barroca: El sentido persuasivo y retórico del arte barroco busca atraer la atención del espectador de manera directa. Así, la imagen se convierte en un poderoso aliado de este nuevo arte y,- tras haber sido relegada por la sobriedad de la arquitectura clasicista, tiene una recuperación asombrosa y llena toda la época y todos los espacios posibles.

Por otro lado, la escultura pierde en gran medida su independencia, porque el concepto de obra de conjunto la aúna con la arquitectura y la pintura en la búsqueda de efectos para el marco que ocupa, ya sea una plaza, una iglesia o un jardín.

Frente al equilibrio y el reposo del Renacimiento, la escultura del barroco, abierta y expansiva, se caracteriza por la búsqueda del movimiento. También busca la belleza a través de su capacidad dramática, buscando siempre provocar sentimientos exaltados en el espectador. Es una escultura teatral, que elige los momentos más expresivos, dramáticos, tensos y enérgicos, que se expresan en actitudes grandilocuentes.

Estos efectos se logran a través del empleo de distintos materiales, los voluminosos ropajes o los movimientos gesticulantes de las figuras.

En cuanto a la iconografía, destaca la nueva imaginería religiosa, ya que el catolicismo vuelve a valorar el poder que las imágenes tienen sobre el fiel. Así, se busca que la imagen religiosa lleve a una contemplación emotiva y devocional. Se incluyen imágenes de nuevos santos. Se presta especial atención a los momentos gloriosos o dramáticos: martirios y éxtasis, como expresión de exaltación y triunfo de la fe y de la Iglesia.

También se da una escultura no religiosa más intelectual, que busca la medida de la proporción, racional y geométrico. Son estatuas que ensalzan a reyes y poderosos, muchas de ellas ecuestres, y también componiendo aparatosos monumentos funerarios.

Por otro lado, también destaca la escultura de género mitológico presente en jardines, palacios, fachadas, fuentes…

En los países protestantes, la falta de imágenes en los altares, reduce la escultura a los temas funerarios, a los retratos y a las cuestiones relacionadas con las corporaciones de los ayuntamientos, representativos de sus ciudades.

La obra que analizamos aquí es un encargo de la Iglesia, y el tema escogido, bíblico.

Información del autor/ Otras obras/ Otros datos de interés: Gian Lorenzo Bernini (1598 – 1680).Al igual que Miguel Ángel, Bernini dominó todas las disciplinas artísticas, pero por encima de todo fue escultor.

Se inicia en el taller de su padre. Aprende copiando las antigüedades greco-latinas del Vaticano y estudiando a los maestros renacentistas,de Rafael a Miguel Ángel.

Su vida y su obra se desarrollan en Roma al servicio de los papas, pudiéndose dividir su obra en tres etapas. Podemos dividir su obra en varias etapas:

En su primera etapa (1615- 1640) el artista ya se ha independizado de su padre y empieza a trabajar para una clientela muy selecta. Obras fundamentales de esta etapa juvenil (19 años) son los encargos de temas mitológicos y bíblicos que realizó para el cardenal Scipione Borguese: Eneas y Anquises, Plutón y Proserpina, David y la obra que estamos analizando, su Apolo y Dafne.

En esta etapa, su estilo está influido por la línea serpentinata del manierismo. Destaca también su maestría al modelar la piel y al representar la psicología de los personajes.

Maffeo Barberini es elegido Papa (Urbano VIII) y Bernini, con sólo 25 años, asume un papel oficial en el programa político del nuevo Papa.

La amplia cultura humanística y el interés por las artes de Urbano VIII, crearon entre ellos una duradera amistad y permitió la creación de excelentes obras de arte.

Entre 1624 y 1633 realiza el Baldaquino de San Pedro. Bajo la cúpula, Bernini decidió ahuecar los cuatro macizos pilares, que miraban hacia el Baldaquino, vaciando en la parte inferior de ellos cuatro amplios nichos. Entre 1628 y 1640 cuatro imágenes de bulto redondo, de tamaño mayor que el natural, fueron talladas para los nichos. De entre ellas, destaca San Longinos, la única que Bernini esculpió. Esta obra supuso para Bernini una constatación: el entorno podía modificar los valores de la forma, y cualquier entorno, desde los pliegues de unas ropas hasta los marcos arquitectónicos, servían para definir la obra y darle más expresividad.

Su segunda etapa (1640-1654) es la más creativa. Coincide con el papado de Inocencio X, y Bernini conseguirá algunos de sus logros más significativos, como son sus obras Éxtasis de Santa Teresa o la tumba parietal de Urbano VIII(1628-47).

La variedad de obras de esta época se puede ver en su Fuente de los Cuatro Ríos, que realizó para la plaza Navona, los numerosos retratos que realizó,- entre los que destaca el del duque Francisco I d’Este (1650-51) o su estatua ecuestre de "Constantino el Grande" (1654).

En su tercera etapa (1665-1678),- bajo el papado de Alejandro VII,- entra en una nueva etapa, en la que busca un mayor expresivismo y espiritualidad. Las figuras se alargan y los ropajes se retuercen y agitan. De esta etapa destaca la extraordinaria Cátedra que realizó para el ábside de San Pedro, o la decoración realizada para el Puente de Sant’Angelo.

La "Tumba de Alejandro VII" (1671-78) es la obra postrera de Bernini.



  • LÁMINA 33. REMBRANDT. RONDA DE NOCHE. Rijksmuseum. Amsterdam.

UBICACIÓN



Decir lo que es: ”La ronda de Noche”.

Lugar: Rijksmuseum. Amsterdam





Compartir con tus amigos:
  1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad