Apuntes sobre técnicas, procedimientos y normas de eia


Anexo 4. Actividades mineras



Descargar 3.36 Mb.
Página23/23
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño3.36 Mb.
Vistas726
Descargas0
1   ...   15   16   17   18   19   20   21   22   23

Anexo 4. Actividades mineras



Este conjunto de actividades se recoge, dentro el anexo I de la ley 6/2001 de modificación del RDL 1302/1986 de evaluación de impacto ambiental, que señala las actividades que deberán ser sometidas necesariamente a evaluación ambiental, como grupo 2, industria extractiva, y son, en detalle:

2.a. Explotaciones y frentes de una misma autorización o concesión a cielo abierto de yacimientos minerales y demás recursos geológicos de las secciones A, B, C, D, cuyo aprovechamiento esté regulado por la Ley de Minas y normativa complementaria, cuando se de alguna de las circunstancias siguientes:

1. Explotaciones con superficie de terreno afectado superior a 25 hectáreas

2. Explotaciones con movimiento total de tierras superior a 200.000 metros cúbicos/año

3. Explotaciones que se realicen por debajo del nivel freático, o que suponen disminución de recarga de los acuíferos

4. Explotaciones de depósitos ligados a la dinámica actual: fluvial, fluvio-glacial, litoral o eólica. (...) Explotación de depósitos marinos

5. Explotaciones visibles desde autopistas, autovías, carreteras nacionales y comarcales o núcleos urbanos superiores a 1.000 habitantes o situadas a distancias inferiores a 2 kilómetros de tales núcleos

6. Explotaciones situadas en espacios naturales protegidos o en un área en que puedan visualizarse desde sus límites establecidos, o que supongan menoscabo de sus bienes naturales

7. Explotaciones de sustancias que puedan sufrir alteraciones por oxidación, hidratación, etc., y que induzcan, en límites superiores a los incluidos en las legislaciones vigentes, a acidez, toxicidad u otros parámetros en concentraciones tales que supongan riesgo para la salud humana o el medio ambiente, como las menas con sulfuros, explotaciones de combustibles sólidos, explotaciones que requieran tratamiento por lixiviación “in situ” y minerales radiactivos

8. Explotaciones que se hallen ubicadas en terreno de dominio público hidráulico o en zonas de policía a un cauce cuando se desarrollen en zonas especialmente sensibles, designadas en aplicación de las Directivas 79/409/CEE y 92/43/CEE o en humedales incluidos en el Convenio Ramsar

9. Extracciones que, aún no cumpliendo ninguna de las condiciones anteriores, se sitúen al menos a 5 kilómetros de los límites del área que se prevea afectar por el laboreo y las instalaciones anexas de cualquier explotación o concesión minera a cielo abierto existente

2.b. Minería subterránea en las explotaciones en las que se dé algunas de las circunstancias siguientes:

1. Que su paragénesis puede, por oxidación, hidratación o disolución, producir aguas alcalinas que den lugar a cambios del pH o liberen iones metálicos o no metálicos que supongan una alteración del medio natural

2. Que exploten minerales radiactivos

3. Aquellas cuyos núcleos minados se encuentren a menos de 1 kilómetro (medido en plano) de distancia de núcleos urbanos, que puedan inducir riesgos por subsidencia.



En todos los casos se incluyen todas las instalaciones y estructuras necesarias para el tratamiento del mineral, acopios temporales o residuales de estériles de mina o del aprovechamiento mineralúrgico (escombreras, presas y balsas de agua o de estériles, plantas de machaqueo o mineralúrgicas).
Por otra parte, en el anexo II de la ley, se incluyen los proyectos que deberán ser sometidos a evaluación de impacto ambiental cuando así lo decida el órgano ambiental y que son, en el ámbito de las actividades mineras que estamos tratando (grupo 3, industria extractiva):

3.a. Perforaciones profundas, con excepción de las perforaciones para investigar la estabilidad de suelos, en particular: perforaciones geotérmicas, perforaciones para almacenamiento de residuos nucleares, perforaciones para el abastecimiento de agua

3.b. Instalaciones industriales en el exterior para la extracción de carbón, petróleo, gas natural, minerales y pizarras bituminosas

3.c. Instalaciones industriales en el exterior y en el interior para la gasificación del carbón y pizarras bituminosas

3.d. Dragados marinos para la obtención de arena (proyectos no incluidos en el anexo I)

3.e. Explotaciones (no incluidas en el anexo I) que se hallen ubicadas en terreno de dominio público hidráulico para extracciones superiores a 20.000 metros cúbicos/año o en zona de policía de cauces y su superficie sea mayor de 5 hectáreas

3.f. Dragados fluviales (no incluidos en el anexo I) cuando el volumen de producto extraído sea superior a 100.000 metros cúbicos.
Se hace notar que en Galicia, prácticamente el 44% de los expedientes que se tramitan anualmente de evaluación ambiental corresponden a actividades mineras, fundamentalmente a extracción de rocas ornamentales, principalmente pizarra y granito.
En continuación del orden expuesto en los apuntes, se repasan brevemente los contenidos del Estudio de Impacto Ambiental (EsIA), señalando algunas indicaciones de interés a tener en cuenta, tanto por el promotor como por la administración ambiental como agentes del procedimiento de evaluación de impacto ambiental.
1. Descripción del proyecto y sus acciones
1.1. Descripción general del proyecto

Deberán definirse: recursos a explotar, reservas evaluadas, producción estimada de estériles y mineral, método de explotación (voladuras). El ámbito geográfico de investigación quedará definido por la superficie resultante de la superposición de: a) espacio ocupado por la actividad extractiva; b) cuencas visuales; c) área de influencia de emisiones de polvo y ruidos; d) red de drenaje. Deben detallarse los siguientes elementos: 1) roca o mineral beneficiado; 2) modo de aparición del recurso geológico; 3) presencia y características de cobertera estéril; 4) tratamiento del material; 5) ratios de producción de estériles; 6) características de los estériles.


1.2. Relación de acciones inherentes al proyecto

Deberá definirse la planificación de la explotación, así como la duración prevista de la misma. Atendiendo asimismo aspectos como: geometría del hueco, definición de bancales y fondos, instalaciones auxiliares, servicios, sistemas de depuración de efluentes, establecimiento de beneficio, y equipos de extracción y transporte.

Se expone a continuación, a modo de ejemplo detallado, el proceso extractivo correspondiente al caso de canteras de granito ornamental:

1) Desmonte del recubrimiento y preparación del frente de cantera. Se realiza al inicio de la explotación o en avances sobre zonas no preparadas. Es un proceso muy localizado y puntual en el tiempo. Puede implicar la apertura o reorganización de pistas en la cantera.

2) Fragmentación primaria, con el objetivo de reducir la masa rocosa hasta un tamaño adecuado para la extracción de bloques de tamaño comercial. Se procede mediante cortes en el frente con uso de perforación y explosivos, lanza térmica, o corte con hilo diamantado. Implica también el uso de maquinaria pesada para movimiento de bloques primarios y retirada de estériles.

3) Fragmentación secundaria, con el objetivo de producción de bloques de tamaño comercial, mediante voladuras o empleo de cuñas, previa perforación. Implica el uso de maquinaria para transporte de los bloques hasta la playa de almacenamiento.

4) Movimiento de estériles y gestión de escombreras. Implica el empleo de maquinaria para el transporte y acumulación de los estériles.
1.3. Utilización de materiales, suelo y otros recursos naturales

Se incluirán especialmente: tipo de yacimiento, características del mineral, calidad media, calidad del corte; así como al consumo de agua y energía durante la explotación.


1.4. Residuos, vertidos y emisiones resultantes

Se prestará especial atención a los residuos minerales generados, así como a sus características composicionales (inertes o potencialmente contaminantes).


2. Exposición de alternativas

Alternativas de ubicación de los frentes e instalaciones, y de técnicas de explotación. Cada tipología de extracción, y condiciones del yacimiento definen un proceso extractivo adecuado a esa realidad minera.


3. Evaluación de efectos previsibles

3.1. Inventario ambiental y descripción de interacciones ecológicas y ambientales

3.2. Identificación y valoración de impactos

Los elementos del medioambiente más significativos a tener presentes en el caso de actividades extractivas a cielo abierto son:

1) medio atmosférico (calidad del aire y niveles de ruido)

2) medio hídrico (calidad del agua y capacidad de drenaje de las cuencas)

3) medio biótico (conservación de fauna y flora)

4) paisaje y recursos geológicos (consumo o alteración del suelo)



5) medio socioeconómico (usos, aprovechamientos e infraestructuras)
El seguimiento de los procesos extractivos permite identificar las alteraciones ambientales potenciales. La investigación de campo debe asegurar que se reconoce un ciclo completo de producción. Siguiendo el ejemplo de los procesos extractivos en una cantera de granito ornamental, se exponen en la tabla adjunta las alteraciones potenciales.





ALTERACIONES AMBIENTALES POTENCIALES

PROCESO EXTRACTIVO

eliminación suelo y vegetación

emisión de polvo

Producción de ruido y vibraciones

Vertido de sólidos en suspens.

Modificaci. red de drenaje

Ocupación de suelo y vegetación

Produc. residuos y estériles

1) Desmonte y preparación






















2) Fragmentación primaria






















3) Fragmentación secund.






















4) Gestión de estériles





















Debe procurarse que todas las alteraciones potenciales estén identificadas y cuantificadas en el mayor grado posible. Para las acciones de carácter puntual, como el caso del desmonte y preparación del frente de cantera pueden emplearse valores absolutos (ej. desmonte de 5.000 m2 y 5 metros de potencia, en terreno cubierto por matorral). Para acciones de producción continua puede ser preferible establecer ratios (ej. producción de estériles de 2 m3/tm de producción).


El uso de índices puede ser conveniente para elementos de difícil cuantificación que están relacionados con varios procesos que pueden ser incluso simultáneos en el ritmo de la explotación, como es el caso de la producción de polvo. Para este caso puede emplearse, por ejemplo, el Indice de contaminación por polvo ambiental en explotaciones mineras de granito y pizarra.
Las alteraciones ambientales definidas son efectos primarios de unas causas definidas (procesos de la actividad extractiva). Estos efectos primarios son muy variados, como se ha comprobado en el punto anterior, pueden interactuar entre ellos (ej. las partículas sedimentables de polvo pasan rápidamente, al depositarse, a incrementar el contenido de finos en el suelo que pueden ser arrastrados a los cursos de agua). Para solventar estos inconvenientes y poder cotejar los valores obtenidos con las referencias normativas, es preciso acudir al análisis de los efectos secundarios, considerados como alteraciones del medio, así clasificados.
La normativa ambiental, con origen en un planteamiento sectorial, está más orientada a la protección de los distintos medios: aire, aguas, vegetación y fauna, medio natural, seguridad e higiene de la población, etc.

En general, la verificación de parámetros ambientales se realizará más adecuadamente con la presente clasificación, aunque también puede optarse por realizar la calificación de cumplimiento de la normativa a partir de lo expuesto en el punto anterior.


En la tabla adjunta se cruzan las alteraciones ambientales potenciales con los distintos aspectos del medio afectados.





ELEMENTOS DEL MEDIO ALTERADOS

ALTERACIONES AMBIENTALES

medio

atmosférico



Medio

hídrico


Medio

Biótico


paisaje

rec. geolog.



medio socio económico

Eliminación suelo y vegetación
















emisión de polvo
















producción de ruido y vibraciones
















vertido de sólidos en suspens.
















modificaci. red de drenaje
















ocupación de suelo y vegetación
















producción residuos y estériles
















Se realizará, de forma especial, la modelización infográfica del terreno, que muestre las modificaciones en el entorno por la ejecución del proyecto, así como todas las instalaciones proyectadas y las preexistentes de la explotación minera.


4. Propuesta de medidas protectoras y correctoras
Una vez identificadas las realidades de los impactos sobre el medio debe procederse aún al reanálisis de las medidas preventivas y correctoras implantadas, en su caso, en la explotación. No puede olvidarse, no obstante, que estas medidas pueden estar enmarcadas en una temporalidad del proceso de producción. En particular, puede atenderse a las previsiones anuales de ejecución del Plan de Restauración de la explotación, aunque esto puede ser insuficiente, ya que el mismo en raras ocasiones hace mención explícita a problemas que afectan al medio atmosférico y medio hídrico.

En la tabla adjunta se cruzan, a modo de ejemplo, distintas medidas preventivas y correctoras con los elementos del medio alterados o impactados.







MEDIDAS PREVENTIVAS Y CORRECTORAS

MEDIO

MEDIDAS PREVENTIVAS

MEDIDAS CORRECTORAS

ATMOSFÉRICO

  • corte y perforación con empleo agua

  • riego de pistas y acopios estériles

  • captadores de polvo

  • barreras antirruido

HIDRICO

  • reutilización de aguas

  • previsión afecciones a drenaje

  • gestión RTP’s producidos

  • tratamiento previo al vertido (mínimo mediante decantación)

BIÓTICO

  • planificación de actuaciones

  • EIA proyecto y Plan de restauración

  • Reorganización actuaciones

  • repoblación y recuperación

PAISAJE

  • EIA proyecto y Plan de restauración

  • barreras paisajísticas

SOCIOECON.

  • EIA proyecto

  • medidas específicas

Se planteará un proyecto completo de restauración de la zona afectada (ver ejemplo anexo 4.3)


5. Programa de vigilancia ambiental

El programa de vigilancia ambiental habrá de adaptarse a las condiciones previstas en el apartado anterior, sumados a los elementos generales definidos en los apuntes para el programa de vigilancia ambiental.


6. Documento de síntesis

El documento de síntesis, con una extensión no superior a 25 hojas, y redactado en términos fácilmente comprensibles, contendrá la información básica (tanto textual como gráfica) sobre los trabajos realizados, conclusiones relativas a las alternativas propuestas, medidas preventivas y correctoras y programa de vigilancia ambiental. Es importante que este documento se redacte teniendo presente su función básica de tipo informativo-divulgativo, especialmente de cara al proceso de información pública.


Por otra parte, y aunque no es habitual su redacción, se incide en la necesidad de elaborar, en su caso, y tal como se dispone en la normativa de referencia, las dificultades informativas o técnicas encontradas en la realización del estudio con especificación del origen y causa de las dificultades encontradas.

Como ejemplos de algunas de las problemáticas ambientales más importantes en el ámbito de Galicia se incluyen en subanexos los documentos: (1) anexo 4.1. problemática ambiental en canteras de granito, (4.2) problemática ambiental en canteras de pizarra: análisis de eficacia, (4.3) caso práctico de restauración en minería.


Anexo 4.1. Problemática ambiental en canteras de granito

Para el caso de las explotaciones de granito de la zona sur de la provincia de Pontevedra se ha empleado un esquema clásico de análisis a través del diagnóstico de distintos elementos de componente ambiental (paisaje, aguas, etc) o enfoque temático.


La problemática ambiental diagnosticable en las explotaciones mineras a cielo abierto, al sur de la provincia de Pontevedra, para la extracción de granito con el fin de obtener bloques comerciales, se relaciona con los siguientes elementos, en orden decreciente de importancia: 1) paisaje; 2) aguas; 3) ruido y calidad del aire; 4) estériles; 5) residuos de tipo industrial.
1.- Paisaje

La explotación de rocas ornamentales de la variedad de granito Rosa Porriño desde hace ya décadas en la zona de Porriño ha ocasionado una importantísima transformación del paisaje. Las cortas verticales combinadas con las escombreras de cantera, que dan una geometría en planta de dientes de sierra, en un frente continuo de unos 2 Km con fuerte variación cromática sobre el entorno, constituyen un paisaje muy definido. Tal vez sea uno de los ejemplos más notables de paisaje minero, en activo, de explotaciones de granito a cielo abierto de toda España.


Este paisaje caracteriza las montañas de la margen izquierda del valle del Louro prácticamente desde la salida de Porriño. Su campo visual es extenso, debido a la geometría alargada del valle y a la concentración en el mismo de importantes vías de comunicación.
En la actualidad la práctica totalidad de las explotaciones tienen un grado sensible de actividad. La continuidad natural, en fondo y profundidad, que caracteriza a este tipo de recurso, hace muy difícil que se pueda proceder a una restauración tradicional. El rellenado completo de huecos y recuperación del perfil y vegetación originales es de todo punto implanteable en un medio plazo.
Se trata de un paisaje con una profunda transformación, hasta tal punto que la misma puede considerarse globalmente irreversible. Esta situación debe tenerse presente a la hora de plantear una acción correctora sobre el paisaje y que necesariamente debe orientarse a un medio-largo plazo, contando con el concurso de las empresas y administración mineras. Con carácter paliativo, actualmente se está impulsando desde la Administración Minera, la construcción progresiva de una pantalla perimetral que minimice el impacto visual a corta distancia (tránsito de la carretera Porriño-Salceda, y núcleos de población próximos al área de extracción). El beneficio ambiental de esta pantalla, aún incompleta, se extenderá también a los aspectos de reducción del ruido.
2.- Aguas

La problemática ambiental de aguas de las canteras puede desglosarse en: aguas de escorrentía, aguas de refrigeración de corte, aguas de lavado de maquinaria, y aguas residuales de origen fecal.


El primer problema es común a todas las explotaciones en la medida que por la evolución de las canteras, y por su propia actividad se producen modificaciones sensibles de la circulación y calidad de las aguas. La morfología del área de las cantera y la pluviosidad de la zona hacen necesaria la convivencia en la explotación con el agua que discurre por la cantera. Este viaje aguas abajo va produciendo transformaciones en la circulación e incorporando modificaciones en la composición del agua, con un importante incremento de sólidos en suspensión.
Los últimos tres problemas mencionados (aguas de refrigeración, lavado y fecales) dependen más del tipo, organización y tamaño de la cantera. Estas magnitudes definen la capacidad de cambio en la composición de las aguas de escorrentía. En general, una vez que el agua ha sido utilizada se deja que escurra por el terreno, a veces se excavan canaletas, y se conducen hacia balsas de decantación. Estas aguas transportan una gran cantidad de finos generados por el corte, así como arenas que son arrastradas del suelo durante el fluir de las aguas hasta las balsas. La fracción más importante, por su elevada persistencia en el agua, son las partículas más finas, que debido a la velocidad de las aguas no consiguen decantar.
Las aguas de lavado de maquinaria, en su caso, incorporan aceites y detergentes que se suman a estas corrientes o discurren por los terrenos hasta que se infiltran. Otro problema, en las canteras en donde hay gran cantidad de trabajadores, es que llegan a generar una carga contaminante apreciable de aguas negras o fecales.

3.- Ruido y calidad del aire

Las alteraciones de ruido se producen de forma directa e indirecta. De forma directa en las distintas fases del proceso de extracción: corte con diamante o lanza térmica, voladuras, maquinaria de perforación y otra maquinaria auxiliar. El transporte de bloques incide en un incremento indirecto de los niveles de ruido.


Los niveles de ruido puntualmente más altos se producen con las voladuras. Algunos sistemas de corte, como la lanza térmica, pueden producir un efecto persistente, durante horas, con alto grado de contaminación acústica.
El ruido ambiente en el área de las canteras es elevado durante el día, reduciéndose completamente al anochecer. Se destaca la función como pantalla acústica de la pantalla perimetral planteada por la administración minera, que ha sido descrita más arriba.
La alteración de la calidad del aire, con efectos puntuales, se produce durante la perforación de los bancos y de los bloques, por la producción de polvo. Este ambiente puntualmente pulvígeno se incrementa con el tráfico por viales internos de las canteras. Se están introduciendo los procesos automáticos de perforación, así como sistemas reductores de polvo (captadores de polvo y barrenas de perforación con refrigeración por agua). Por otra parte, y en los meses de mayor sequedad del aire se realizan riegos de los viales de las canteras.
4.- Estériles

Aún tratándose de una minería con ratios de producción de estériles bajos, debido al gran volumen movilizado históricamente y año a año, así como la distribución espacial de las canteras ocasiona una permanente producción de estériles. Parte de esta producción de estériles es aprovechada por plantas de machaqueo para su transformación en áridos. El resto va acumulándose en zonas entre explotaciones, dificultando progresivamente el avance de la extracción y configurando estructuras de cierta inestabilidad.


5.- Residuos de tipo industrial

Tienen cuantitativamente una importancia ambiental menor. En las explotaciones, en relación con la maquinaria, se producen residuos de grasa, aceites usados y filtros de aceite. En general las grasas y los aceites son entregados a un gestor autorizado de residuos tóxicos y peligrosos, y existe un control sobre los lugares de acumulación.




Anexo 4.2. Problemática ambiental en canteras de pizarra: análisis de eficacia

A diferencia del anterior, y al efecto de exponer dos visiones distintas, el caso de las explotaciones de pizarra de Ourense se analiza bajo un prisma de problemática de la eficacia de la explotación, en donde las afecciones ambientales se convierten en consecuencias lógicas de una serie de efectos de origen endógeno y exógeno. Las afecciones ambientales son indicadores de deseconomías en la actividad, que están vinculadas a dos factores:




  • las características naturales de aparición del recurso (morfología del terreno, relación potencial producto aprovechable/estériles, y tipología del medio ambiente en que se asienta necesariamente la actividad extractiva);

  • la tecnología, en sentido amplio, de explotación del recurso (investigación, planificación, optimización, técnicas de aprovechamiento, extensión de los recursos aprovechables, etc.).

En relación con la actividad extractiva de pizarras las deseconomías ligadas a las características naturales del recurso no tienen solución como tal, por ello pueden ser considerados más que elementos de deseconomía, factores propios de la actividad.


Por el contrario, las aplicaciones tecnológicas, en sentido amplio, sí constituyen un elemento clave sobre el que se puede actuar para mejorar la rentabilidad económica y ambiental de la actividad, considerada globalmente. Se consideran dos tipos de problemática distinta: a) interexplotaciones, relacionada con problemas globales dentro de un área de extracción; b) intraexplotaciones, referidas a la problemática interna que afecta a cada extracción dentro de un área de aparición del recurso.

Deseconomías por eficacia de la explotación (interexplotaciones):
El problema más grave para establecer, tanto una estructura racional de explotación y recuperación de reservas, como de vertidos, es la falta de coordinación y conjunción de objetivos entre los explotadores de la zona. Las consecuencias de la falta de planificación común se refleja en los siguientes aspectos:


  • Imposibilidad de recuperación adecuada de las reservas, al situar escombreras encima de áreas explotables.

  • Desconocimiento de volumen de reservas existentes y su ubicación, que impide planificar el autorrelleno de huecos y la localización de emplazamientos para escombreras.

  • Atribución de excesiva importancia a la distancia de vertido, cuando existen otros factores de coste más significativos.

  • Escasa tecnificación general en la extracción de pizarra, que genera bajos coeficientes de aprovechamiento, produciéndose mayores volúmenes de escombros para igual producción vendible, así como agotamiento prematuro de las reservas de pizarra

  • La mayor parte de la zona es objeto de titularidad de derechos mineros, sin que en algunos casos esté demostrado que existan reservas explotables de pizarra a corto plazo, pero imposibilitando la ubicación de escombreras.

Las líneas de solución se están planteando a través del apoyo a los Planes de Racionalización de Labores Extractivas y Acondicionamiento Ambiental en las zonas de concentración de las explotaciones, y al Pacto Ambiental, cuyo desarrollo se está llevando a cabo por empresarios del sector asociados y la Administración Minera de Galicia.



Deseconomías por eficacia de la explotación (intraexplotaciones):
El análisis de la eficacia de la explotación ligado a factores ambientales sirve de indicador a cualquier explotación. En el apartado de extracción, las primeras deseconomías se producen en el proceso de desmontaje de la montera. En general, la escasa investigación previa a la detección de la estructura geológica productiva, ocasiona pérdidas importantes derivadas de las estimaciones de desmonte. El conocimiento preciso de estos elementos puede decidir, incluso, la adopción de técnicas especiales de perforación para extracción, por ejemplo en túnel.
El proceso de extracción, originalmente basado en el uso de explosivos conduce a unos rendimientos muy bajos. El uso de explosivos lleva aparejado la microfisuración de las masas de producto aprovechable, pudiendo aparecer defectos posteriormente (incluso posteriores a la venta) que ponen en cuestión la calidad del producto en los mercados de recepción. El porcentaje de aprovechamiento en cantera se encuentra por debajo del 10%, y en un valor medio cercano al 5% del volumen extraído, lo que supone un volumen de estériles del 90% del material movilizado.
El incremento de la investigación geológica, junto a la mayor tecnificación y programación del corte, especialmente mediante el empleo de hilo de diamante, están permitiendo a algunas explotaciones mejorar sensiblemente sus rendimientos. En algunas canteras se ha llegado, en circunstancias muy controladas, a alcanzar porcentajes de aprovechamiento de hasta el 30%. Uno de los mejores indicadores de la eficacia de la explotación en la zona de extracción lo constituye el ratio producto/estériles. No es frecuente, sin embargo y a pesar de su importancia, el control de este parámetro por parte de los explotadores.
La ubicación y la operación de las escombreras de estériles está ocasionando también importantes deseconomías. Además de comprometer yacimientos aún no prospectados, las condiciones límites de operación de estas escombreras, en que se realiza un vertido fundamentalmente por gravedad, impide un control suficiente de las pendientes y compactación de las tongadas, lo que implica la existencia permanente de riesgos de deslizamiento en las laderas, que acaban en el fondo de valles. El mantenimiento y explotación particularizada de las escombreras puede representar dificultades críticas para el desarrollo de las explotaciones. La organización del ataque en diferentes puntos de la explotación podría permitir una transferencia más adecuada de los estériles a huecos de explotación ya agotados.
Otro problema de las explotaciones se encuentra en la creciente distancia entre las canteras y las naves de elaboración, que se está constituyendo en una seria dificultad. Los recorridos de explotación a nave se realizan en caminos y pistas de gran pendiente. La continua apertura de caminos y ramales, en una orografía con fuerte pendiente, provoca asimismo, un creciente impacto ambiental, que en algunas partes puede competir por el causado por las escombreras de estériles.
Por otra parte, la gestión de los residuos finos de corte plantea una serie de problemas. Si no se realiza su depuración en las aguas de refrigerado, pueden existir problemas de contaminación de cursos de agua. En cambio, una vez que son depurados los finos y separados de las aguas que van a verterse o reutilizarse, pueden recibir una aplicación o valor que compense parcialmente los costes de la depuración realizada.

Anexo 4.3. Caso práctico de restauración en minería

El objetivo principal de la restauración es realizar las operaciones necesarias para devolver a los terrenos afectados por una explotación minera de cuarzo las características necesarias para su aprovechamiento como se realiza en la actualidad, es decir, como monte de producción forestal. 


Las zonas afectadas por la explotación serán remodeladas para que la morfología se aproxime a la natural, y se revegetarán las superficies afectadas, de forma que queden integradas en el entorno, textural y cromáticamente.
Inventario zonas alteradas:
( a) Taludes y bermas. El trabajo de restauración en los taludes consistirá en una voladura de descabezado de los taludes, para romper su arista superior tan angulosa. Con esta voladura se producen escombros, que caen a la berma situada en la parte de abajo. De este modo se consigue un doble efecto:

  • Se llega a reducir el ángulo del talud del banco, con lo que el establecimiento de la vegetación se realizará en mejores condiciones.

  • Se reducen las aristas angulosas, con lo que el impacto sobre el paisaje y la morfología se reduce.

Posteriormente, se extenderá la tierra vegetal acopiada y, una vez extendida la tierra, se procederá a realizar una hidrosiembra:

En cuanto a las bermas, se procederá a realizar una revegetación por siembra manual. Posteriormente se creará un caballón de tierra, sobre le cual se plantarán pinos con una separación de 3 metros, a fin de crear una pantalla visual para ocultar los taludes. En aquellos casos en que se precise, se realizarán las voladuras necesarias para la plantación de los árboles en plena roca.


(b) Fondo del hueco explotación. Se verterá y extenderá la tierra vegetal recuperada y acopiada en caballones. El espesor final que deberá tener el fondo será de unos 20 cm. por término medio. Posteriormente al extendido de la capa de tierra vegetal, se procederá a realizar una siembra con sembradora mecánica acoplada a tractor agrícola. La pendiente de esta zona, menor al 5 %, hace posible la elección de este tipo de siembra frente a la hidrosiembra, procedimiento mucho más caro. También se realizará una plantación de Pinus pinaster con baja densidad de plantación. (100 árboles/ha)
(c) Pistas de acceso. En principio no se considera que las pistas creadas dejen de ser funcionales con el fin de la explotación, pero en caso de que así fuera, la manera de proceder sería la siguiente:

  • En primer lugar se efectuaría un subsolado para descompactar el suelo, ya que el paso continuado de la maquinaria lo habría dejado en unas condiciones altas de compactación

  • Posteriormente se realizaría un aporte de tierra vegetal y se procedería a la revegetación mediante siembra mecanizada con especies herbáceas, arbustivas y arbóreas

  • La restauración que sí se deberá realizar, una vez construídas las pistas, será la revegetación de los taludes de los desmontes y terraplenes creados. Para ello se realizará una hidrosiembra.

(d) Depósito de estériles. Cubrición con una capa de tierra de 20 cm. de espesor. Se efectuará seguidamente una siembra mecanizada con tractor agrícola, ya que la pendiente lo permite. También se realizará una plantación de Pinus pinaster con baja densidad de plantación. (100 árboles/ha).


(e) Canales de desagüe. Revegetación interior con los siguientes objetivos:

  • evitar la erosión de sus paredes con el consiguiente enturbiamiento del agua

  • evitar destrozos en su morfología

  • reducir la velocidad del agua

Al final de la explotación se procederá al relleno del canal con la tierra que se extrajo en la etapa de construcción. Una vez rellenado el hueco del canal, se procederá a realizar la siembra manual.
(f) Balsa de decantación. Depósito de materiales (tanto finos como gruesos) en su interior hasta su completo rellenado, con el posterior extendido de tierra vegetal, y finalmente la revegetación consistente en la siembra mecanizada de la zona restaurada, con posterior plantación de Pinus pinaster ssp atlantica a razón de 100 pies/ha.

Trabajos de restauración propuestos
(a) Extracción y acopio de tierra vegetal. El suelo extraído se depositará formando caballones de menos de 2 metros de altura. En los casos en los que los montones no vayan a ser utilizados para la restauración en un período de tiempo inferior a un año, deben ser protegidos contra la erosión hídrica y el viento, por lo que se realizará una siembra con herbáceos.

(b) Remodelación del terreno. Algunas medidas a realizar son:



  • Relleno de huecos

  • Eliminación de ángulos en el terreno

  • Descabezado de taludes, para reducir la pendiente de los taludes y favorecer el establecimiento de la vegetación, y reducir aristas que provocan impacto visual

  • Reducción de la pendiente de los taludes, con relleno con algunos estériles acopiados

(c) Descompactación del terreno. Se realizará con subsolador, ya que se pretende la descompactación a profundidad media-alta y sin que se produzca la inversión ni la mezcla de horizontes.

(d) Aporte y extendido de tierra vegetal.

(e) Siembras. La siembra se realizará de forma manual y a voleo en los canales de drenaje y en las bermas. Su escasa superficie y la dificultad para realizar otro tipo de siembra hacen que este método sea el más apropiado. Se realizará de forma mecanizada y a voleo en el hueco de la explotación, escombrera, en la balsa de decantación, y en las pistas de acceso creadas para tal fin. La hidrosiembra se realizará en los taludes de las pistas, de los bancos de la explotación y de la escombrera, ya que es el método adecuado para zonas de moderada pendiente y de no fácil acceso.

(f)Plantaciones. Se realizará en las bermas de la explotación con el fin de crear una pantalla visual, realizando pequeñas voladuras en la roca si hiciera falta, y en el hueco de explotación y escombrera para no romper con la vegetación del entorno: zona de matorral con algunos árboles diseminados.

Calendario ejecución plan de restauración

Las labores de restauración comprenden la aplicación de medidas correctoras para impactos sobre el paisaje, el suelo y la vegetación. El calendario de ejecución será:

Antes del inicio de la explotación, se procederá a retirar la tierra vegetal de la zona que esté prevista explotar ese año, que será aprovechable en la futura restauración del parque. Esta tierra vegetal se acopiará, y si su uso se vaya a retrasar más de un año, se sembrará con herbáceas pratenses.

Antes del inicio de las obras se procederá a la plantación de los árboles que constituirán la pantalla visual de la zona a explotar .

Cuando se inicien las obras de construcción de las pistas de acceso a la explotación, y la creación consiguiente de taludes, éstos se irán remodelando y revegetando a medida que se vayan creando.

También, cuando se construyan la balsa de decantación y los canales de desagüe de agua, se procederá tan pronto como sea posible a su revegetación para estabilizarlas.

Durante los años que dure la explotación, la restauración consistirá en la retirada, acopio y revegetación de tierra vegetal extraída para explotación del volumen considerado cada año.

Al final de la explotación, se procederá a la restauración de todas las zonas alteradas:



  • Remodelado de taludes, mediante voladuras

  • Relleno de huecos

  • Subsolado y revegetación de pistas destinadas a quedar en desuso

  • Extendido de tierra y revegetación en taludes, bermas, escombrera, hueco de la explotación, balsa de decantación y canal perimetral de guarda



1 Observación importante: las lecciones dictadas y talleres de asignatura están en http://iseadsguaya.wordpress.com. Estos apuntes simplemente complementan aspectos metodológicos (técnicas y procedimientos) concretos.

2 NEPA (1969) expone en su apartado 102 a) uno de los objetivos más importantes de la EIA: “utilizar una aproximación multidisciplinar y sistemática que asegure el uso integrado de las ciencias naturales y sociales y las técnicas ambientales en la planificación y toma de decisiones que pueden tener un impacto sobre el medio humano (entorno o ambiente)”

3 El conocimiento de los procedimientos más desde un punto de vista conceptual que normativo es preferible en todo caso, dada la variabilidad temporal y geográfica que presentan los distintos procedimiento reglados

4 En el apartado de normativa se refleja la posterior incorporación y reforma del sistema de evaluación ambiental a través de la Directiva 97/11/CE, de 3 de marzo, y en el ámbito nacional de su correlación a través del Real Decreto-Ley 9/2000, de 6 de octubre y Ley 6/2001, de 8 de mayo

5 Se hace notar que el propio concepto de ambiental está superando los límites estrictos habituales en que venía equiparándose (después de una compleja evolución) al término medio ambiente natural, para superarse e integrar, dentro del concepto más amplio de sostenibilidad o desarrollo sostenible, también a los factores económicos y sociales

6 Referencia documental básica del apartado: JILIBERTO HERRERA, R. (2000) “Introducción a la evaluación ambiental estratégica de políticas, planes y programas”. UIMP. Curso Economía y Medio Ambiente, julio 2000, Riveira (A Coruña)


7 Véase también la lección L.10 “Ultimo diario del Dr. Livingstone” o sobre la procedencia de los materiales

8 Véase también la lección L.15 “Modos de ver” de John Berger o sobre la valoración de la calidad ambiental

9 Se prefiere el término sensibilidad del territorio y de la población al de fragilidad, utilizado en muchas ocasiones, porque el primer término carece de la carga subjetiva de debilidad que se le atribuye al segundo

10 Documentos provisionales elaborados por EYSER, S.A. para estudio de (EREN – Junta de Castilla y León – Confederación Hidrográfica del Duero), en ejecución, resultados provisionales

11 Consideramos medio diana como aquél que recibe el impacto, bien sea directo o indirecto, inmediato o diferido

12 Véase modelo CARPA (control de áreas de producción de acuíferos) en Biblioteca digital/modelos en la página web de la asignatura: http://iseadsguaya.wordpress.com


13 La definición de conceptos técnicos en relación con la valoración de efectos se encuentran originalmente definidos en el Anexo I del Real Decreto 1131/1988

14 Véase también lección L.17 “Spiral Jetty” (1970) de Robert Smithson, o sobre evaluación y análisis de impactos socioeconómicos

15 Puede ampliarse más sobre este tema en MORENO, E. (1999). “Impacto social e impacto ambiental”. Tesis Doctoral. Departamento de Psicología. Universidad de Barcelona.

16 Referencia documental básica y de ampliaciones del texto de este apartado en RIERA, P. (2000) “Evaluación de Impacto Ambiental”, Cuadernos de Medio Ambiente. Ed. Rubes, Barcelona, 127 p. Véase también lección L17 “Spiral Jetty” (1970) de Robert Smithson, o sobre evaluación y análisis de impactos socioeconómicos

17 No debe olvidarse la necesidad, a efectos intercomparativos, de transformar mediante fórmula de descuento, los efectos de la inflación futura en la moneda de cuenta.

18 La tabla input-output básica para los países europeos, establecida en 1995, divide la economía en 25 sectores. La tabla de un solo municipio suele contener muy pocos sectores, a menudo menos de cinco.

19 Se emplea la denominación puestos de trabajo-año y no de puestos de trabajo/año, ya que los primeros se refieren a puestos de trabajo de un año de duración, mientras que los segundos se interpretan como permanentes (para cada año)

20 Véase también la lección L13 “Huellas en la naturaleza” (2005) de Nils-Udo, o sobre la huella ecológica como la expresión de los metaimpactos

21 Ref. IntecUrbe Digital nº 775, 8 de febrero 2002. Más información en página web de Comunidad Foral de Navarra

22 Referencia documental básica y de ampliaciones del texto de este apartado en RIERA, P. (2000) “Evaluación de Impacto Ambiental”, Cuadernos de Medio Ambiente. Ed. Rubes, Barcelona, 127 p. Véase también lección L14 “La escultura negra” (1915) de Carl Einstein, o sobre la valoración económica del medio ambiente

23 Véase también lección L.02 “La barbarie de la ignorancia” (1998) de George Steiner, o sobre el cambio ambiental global

24 Como se observa, el método de Leopold se ha tratado en el epígrafe de identificación y valoración de impactos, y el de Battelle-Columbus en el de cuantificación de impactos. La razón de esto se encuentra en que el primero de ellos tiene dominantemente un carácter prospectivo (barrido de impactos potenciales) y el segundo es una avance del anterior en materia de cuantificación de los impactos.

25 Referencia documental básica y de ampliaciones del texto de este apartado en RIERA, P. (2000) “Evaluación de Impacto Ambiental”. Ed. Rubes, Barcelona.

26 Véase también lección L.15 “Modos de ver” (1972) de John Berger o sobre la valoración de la calidad ambiental

27 Véase también lección L.04 “Punto y línea sobre el plano” (1926) de Kandinsky, o sobre la realidad y su representación gráfica

28 Significa que cada punto del documento cartográfico se corresponde, por convención con un punto del espacio real. Se señala también que las técnicas cartográficas generan documentos porque son unidades de información interpretables en sí mismas.

29 En estos momentos, los avances en los sistemas de GPS (control de posición por satélite) permiten definir con precisión la ubicación en el terreno sin necesidad de más elementos. No obstante, el resto de elementos básicos del territorio siguen siendo de ayuda inestimable para comprobar la exactitud de la medida de GPS y, sobre todo, para comprender sintéticamente el entorno territorial objeto de análisis.

30 La referencia documental básica para el desarrollo y ampliación de este apartado es: BOOTH, W.C., COLOMB, G.G. & WILLIAMS, J.M. (1995) “The Craft of Research”. University of Chicago Press, 1995


31 Se entiende por impacto retórico sobre el lector al efecto que provoca la diferencia entre leer los números de una tabla y ver los mismos valores en forma gráfica (barras o líneas). Puede ser un efecto deseado o involuntario.

32 En el apartado correspondiente, se han adelantado las cuestiones relativas a los modelos conceptuales como herramientas fundamentales de interpretación y conocimiento.

33 En el anexo I de la Ley 6/2001 están detallados todos los proyectos obligados a evaluación de impacto ambiental

34 A este respecto, véase el apartado “Contenido de los estudios de evaluación ambiental”, en el documento Guía Metodológica de Evaluación Ambiental, de la Dirección Xeral de Calidade e Avaliación Ambiental. Consellería de Medio Ambiente

35 Se insiste en el aspecto fundamental de esta estructura. El no haber sido seguida, tanto en procedimientos como en normativas, ha generado una importante distorsión y dispersión del proceso y por tanto de los resultados correctos de la evaluación ambiental.

36 Si bien el punto a) del art. 2.1. de la Ley 6/2001, no hace referencia a “materiales” (sí a suelo y recursos naturales), tiene todo el sentido técnico incluir esta referencia, ya que forma parte de las entradas del balance de masas del proyecto. El RD 1131/1988 sí incluye el término de materiales en su art. 8.

37 Como se ha expuesto, al situar el RDL 1986 la generación de alternativas como un paso posterior a las medidas correctoras ha generado un proceso de deriva o desviación del proceso nodular de evaluación de impacto ambiental

38 Sin embargo, la hipótesis de “no realización de proyecto” sí puede ser un planteamiento correcto en el caso de la valoración de efectos socioeconómicos, especialmente los económicos, en los que se puede plantear el efecto positivo o negativo derivado de una inversión territorializada.

39 La NEPA, 1969, expone, en su apartado 102 a) uno de los objetivos más importantes de la EIA: “utilizar una aproximación multidisciplinar y sistemática que asegure el uso integrado de las ciencias naturales y sociales y las técnicas ambientales en la planificación y toma de decisiones que pueden tener un impacto sobre el medio humano (entorno o ambiente)”

40 Puede observarse la tremenda pérdida de información y sentido que se dará en el proceso de EIA si, como es habitual, se simplifica y limita un concepto tan amplio como el que se expone y se transforma en el término simple de “inventario”.

41 Se entiende que una de las divisiones más adecuadas de los aspectos ambientales podría ser: medio humano y medio biofísico, eliminándose algunos inconvenientes derivados del empleo del término socioeconómico y medio físico, ambos más restrictivos y confusos que los propuestos.

42 Recientemente modificado a través de la LEY 6/2001, de 8 de mayo, de modificación del real decreto legislativo 1302/1986, de 28 de junio, de evaluación de impacto ambiental

43 Definida, para el caso de Galicia, en el Decreto 442/1990, de evaluación de impacto ambiental para Galicia, y Decreto 327/1991, de evaluación de efectos ambientales para Galicia

44 Se hace breve referencia a estos aspectos por su importancia, a pesar de que los mismos habrán sido o serán desarrollados en los módulos correspondientes

45 Cuestiones que deben estar expuestas detalladamente en el apartado de alternativas del EsIA

46 Resolución 5 febrero 2001, BOE núm 53, 2/3/2001

47 Punto 14 de la Resolución de 5 de febrero de 2001, de la Secretaría General de Medio Ambiente, por la que se formula declaración de impacto ambiental sobre el estudio informativo “Ramal ferroviario del Llobregat” de la Secretaría de Estado de Infraestructuras y Transportes del Ministerio de Fomento. BOE núm. 53, 2/3/2001

48 NOTA MUY IMPORTANTE: la normativa que se expone está pendiente de actualización a 2008

49 Actualizada a febrero de 2002

50 En la actualidad esta facultad ha sido recogida en los Estatutos de Autonomía de las 17 Comunidades Autónomas

51 En ocasiones se elabora, como paso intermedio, el llamado proyecto de geometría definitiva, que presenta detallado el eje de la vía o trazado de la alternativa seleccionada. Este documento, de carácter intermedio, no se somete a evaluación de impacto ambiental.

52 Se utiliza como referencia, modificado y completado con otras informaciones, el resumen de especificaciones para algunos tipos de proyectos del documento “Guía metodológica de evaluación de impacto ambiental” editada por la Consellería de Medio Ambiente de la Xunta de Galicia

53 El término habitante-equivalente (h-eq) se define en la legislación hidráulica como “la carga orgánica biodegradable con una demanda bioquímica de oxígeno de 5 días (DBO5) de 60 gramos de oxígeno por día”. Se señala que este valor hace referencia a la carga de contaminación unitaria, de forma que permita transformar las cargas contaminantes generadas por industrias o actividades al equivalente de lo que sería la carga unitaria de contaminación de aguas residuales que genera una persona que vive en una ciudad, por término medio. De este modo el número de habitantes equivalentes siempre será superior al de habitantes, y lo será en la medida en que existan vertidos de aguas residuales de origen industrial. Esta definición permite incluir también, con esta transformación, las plantas de tratamiento de vertidos líquidos industriales que superen el umbral marcado.


v.2008.0 EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL: TÉCNICAS, PROCEDIMIENTOS Y NORMATIVA




Compartir con tus amigos:
1   ...   15   16   17   18   19   20   21   22   23


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos