Apuntes sobre técnicas, procedimientos y normas de eia


Técnicas de análisis de riesgos para el ser humano, los ecosistemas y los bienes



Descargar 3.36 Mb.
Página14/23
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño3.36 Mb.
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   ...   23

2.7. Técnicas de análisis de riesgos para el ser humano, los ecosistemas y los bienes

La metodología de análisis de riesgos para el medio ambiente está alcanzando un importantísimo grado de aplicación en los estudios y gestión del medio ambiente. Por definición, este análisis tiene carácter predictivo, lo que se está considerando como prioritario en la gestión futura de los recursos medioambientales. La catástrofe producida en las minas de Aznalcóllar, con la rotura y vertido de una balsa de residuos mineros al río Guadiamar que ha afectado al entorno del Parque de Doñana, es un ejemplo del valor que debieran adquirir en el campo del medio ambiente los análisis de riesgos. El punto de partida para los análisis de riesgos se encuentra en la elaboración de modelos conceptuales vista en apartados anteriores.


Mientras que la mayor parte de las atribuciones tradicionales de impactos tienen un carácter causalista y determinista: los impactos ocurren necesariamente a partir de causas identificables; la realidad es muy distinta. Lo más frecuente es que los impactos puedan ocurrir en cierto grado. Esto especialmente en la medida de su intensidad. Existe siempre un factor de probabilidad que debe tenerse presente. Bien la probabilidad de ocurrencia del impacto o bien la probabilidad de ocurrencia de determinada intensidad del impacto o tipología del medio diana11. Por eso queremos insistir en la necesidad de aplicación de las técnicas de análisis de riesgos como una herramienta de corte probabilístico. En muchas ocasiones los análisis de riesgos pueden facilitar un conocimiento muy preciso de la posibilidad de ocurrencia de impacto que permita definir cuantitativamente la magnitud posible del impacto. Esto es del todo necesario si queremos avanzar en la racionalización de la percepción ambiental.
Las técnicas de análisis de riesgos son técnicas de carácter probabilístico acerca de la ocurrencia de impacto. La identificación de los mismos como para el ser humano, para los ecosistemas, o para los bienes es una referencia al medio diana que puede recibir ese impacto. La división en estos tres grandes apartados no es casual, porque la importancia y metodología de cada uno de ellos responde a un enfoque distinto. Aunque, no obstante, puedan considerarse todos ellos de forma conjunta mediante acumulación de resultados. Esto sería lo que podemos denominar proceso de integración de análisis de riesgos.
Un riesgo verificable debe incorporar los siguientes elementos: existencia de un foco de alteraciones ambientales, mecanismos de transmisión de los contaminantes (s.l.), y exposición directa o indirecta de los receptores potenciales.
El análisis de riesgos es, en este caso, una cuantificación concreta de los problemas ambientales que pueden afectar a un conjunto de seres humanos o al medio ambiente, bien por exposición directa o bien a través de los usos del territorio (agrícola, industrial, recreativo, urbano, etc). En el Reglamento 1488/94 de la Comisión Europea se establecen los principios de evaluación del riesgo para el ser humano y el medio ambiente de las sustancias existentes de acuerdo con el Reglamento 793/93. En principio, la metodología de análisis de riesgos fue orientada al conocimiento de los riesgos derivados de sustancias químicas nuevas (de síntesis). Sin embargo, esta metodología puede aplicarse también a focos de contaminación o alteración (como en el caso de la actividad extractiva a cielo abierto) sustituyendo el concepto central de sustancia química (elemento que puede provocar riesgos) por el de zona o actividad generadora de posibles formas de contaminación.
Los pasos fundamentales para la realización de un análisis de riesgos son:


  1. Identificación de los peligros (análisis de situación)

  2. Evaluación de la relación concentración/respuesta (potencialidad de daño)

  3. Evaluación de la exposición (realidad de la afección potencial)

  4. Caracterización del riesgo (según tipologías del mismo)

  5. Integración de resultados (combinación de riesgos)

De forma muy sintética, el riesgo viene dado por el producto de tres elementos. El peligro potencial o posible (P), la concentración real de los contaminantes o alteraciones del medio (K), y la posible exposición a ellos (E), que permite caracterizar el riesgo. De este modo, puede considerarse, como síntesis conceptual, el riesgo como producto de tres factores:


RIESGO = Peligro potencial (P) x Grado de contaminación (C) x Exposición (E)
El análisis de riesgos debe concretarse documentalmente en una memoria con la exposición razonada y cuantificada de todos los puntos analizados, así como con el resultado del producto de exposición del riesgo.


2.8. Modelos de simulación

Los modelos de simulación integran, bajo distintas técnicas, fundamentalmente matemáticas, de forma dinámica el comportamiento de las variables del proyecto y del entorno. La modelización es uno de los instrumentos más potentes para apoyar los procesos de identificación y valoración de efectos potenciales.


Modelización y análisis de sistemas (caracteristicas)

  • Definición objetivo a alcanzar.

  • Definición soluciones alternativas para alcanzar objetivo.

  • Introducir soluciones alternativas en cuadro formalizado (simulación, programa).

  • Determinar solución óptima.

El modelo debe contener todas relaciones y variables esenciales del sistema económico ambiental. Modelos pueden ser estáticos o dinámicos (a través tiempo), o simulación (comparación alternativas) o optimización (maximizar o minimizar).


Algunos ejemplos concretos son los modelos basados modelos difusión contaminantes en atmósfera o dilución contaminantes en agua, o de zonas afectadas emisiones o vertidos12.
Modelo difusión atmosférica:

  • Evaluación impacto ambiental focos contaminantes

  • Estudio situaciones preoperacionales o punto cero

  • Determinación capacidad carga

  • Diseño redes vigilancia calidad aire

  • Optimización altura chimenea instalación

  • Predicción contaminación potencial

  • Planificación urbana e industrial

De forma general, las características que debe reunir un buen modelo de simulación son:



  • Replicabilidad modelo: ser robusto para poder llegar a misma solución por diferentes usuarios.

  • Consistencia modelo: reproduce conclusiones o resultados similares.

  • Adaptabilidad modelo: flexibilidad modelo, que puedan añadirse o eliminarse variables del modelo sin que ello afecte a su funcionalidad y fiabilidad resultados.

  • Adaptación recursos disponibles: debe servir ayuda al proceso toma decisiones, por tanto, debe adaptarse a la información, recursos humanos, dinero, etc., disponibles.


2.9. Técnicas de identificación de impactos

Identificación de alteraciones ambientales potenciales (tipología):


Respecto causa efectos ambientales, esta puede ser debida:

  • Localización proyecto. Fácilmente mitigable.

  • Operaciones durante la construcción. Fácilmente mitigable.

  • Actividades durante la fase funcionamiento. Más difícil mitigar.

Respecto al tipo efecto:



  • Pérdida parcial o total recurso.

  • Inducción riesgos entorno.



2.9.1. Conceptos normativos de caracterización impactos13



Carácter genérico

  • Beneficioso o positivo.

  • Adverso o negativo: pérdida valor naturalístico, paisajístico, patrimonio, etc.


Tipo de acción

  • Directo: tiene incidencia inmediata sobre algún factor ambiental.

  • Indirecto: afecta un factor que a su vez afecta a otro.


Duración

  • Permanente: continuo o discontinuo (intermitente).

  • Temporal: con plazo temporal manifestación.


Características espaciales

  • Puntual.

  • Alejado fuente: efecto se nota en superficie extensa.


Manifestación temporal

  • Directo: tiene incidencia inmediata sobre algún factor ambiental.

  • Indirecto: afecta un factor que a su vez afecta a otro.



Duración

  • Impacto a corto, medio y largo plazo: anual, antes 2 años o período superior.


Reversibilidad

  • Reversible: se asimila en entorno (autodepuración).

  • Irreversible: imposible retornar situación anterior partida.


Recuperabilidad

  • Recuperable: medidas correctoras viables que aminoran impacto.

  • Irrecuperable.


Carácter acumulativo

  • Sinérgico: actúa sobre varios elementos a la vez.

  • Inducido: su existencia implica inducción producción otros impactos.


Necesidad medidas correctoras

  • Si acción necesitará medidas correctoras.


Riesgo

  • Probabilidad ocurrencia: riesgo aparición efecto.


Magnitud

  • Efecto mínimo.

  • Efecto compatible: no precisa medidas correctoras.

  • Impacto moderado: no precisa medidas correctoras.

  • Impacto severo: exige medidas correctoras y período recuperación largo.

  • Impacto crítico: magnitud superior umbral aceptable, sin posible recuperación.


Singularidad recurso afectado

  • Afección recursos protegidos.


Significado impacto

  • Admisibilidad impacto: visto el dictamen si se considera admisible o no.



2.9.2. Identificación de impactos ambientales s.l.

Toda identificación debe cubrir los objetivos:



  • Ordenar la información.

  • Sintetizar la información.

  • Presentar los resultados.

Existen multitud de clasificaciones de la diferentes metodologías. En cualquier caso hay que ajustar el modelo a la realidad de la localización (metodología ad hoc). Los inconvenientes de las metodologías genéricas son:




  • Atención insuficiente a los efectos sociológicos de las acciones proyecto.

  • Los métodos sólo ayudan a decidir, no aportan una solución.

  • No analizan factores de riesgo o incertidumbre.

(1) Listas de chequeo. Presentan:



  • Parámetros del proyecto.

  • Factores ambientales representativos de la alteración del medio.

Es la metodología más sencilla, deben ir acompañada de informe que describa las posibles afecciones del medio. Ventaja es que cubren todas las áreas rápidamente, sirven de recordatorio. Nunca son completas, uso restringido.
(2) Cuestionarios específicos.

Para emitir juicios rápidos o como primer escalón en la EIA. Serie preguntas que obligan a realizar consideraciones sobre el entorno.




  1. Matrices de revisión causa-efecto

Métodos de valoración cualitativos. Analizan las relaciones entre acción y sus efectos sobre el entorno. Para evaluaciones preliminares. Se basan en utilización de matrices:

  • Filas: acciones proyectos potencialmente alteradoras entorno.

  • Columnas: factores ambientales potencialmente alterables.

Tipos de matrices:

  • Leopold (SGMI, USA).

  • Banco Mundial.

  • FEARD (Canada).

  • PADO (UK).



Matriz de Leopold

Primera en desarrollarse (1971). Ventaja el uso de pocos medios y útil identificación impactos. Inconveniente su alta subjetividad. Análisis de interacciones (8800, imp.25-50).

  • Columnas: acciones proyecto, total 100.

  • Filas: factores ambientales, h. 88.

Método secuencial consistente en:

(a) Identificar interacciones proyecto-medio y marcar cuadrículas con alteración.



  1. Evaluación de cuadrículas más importantes (25-50).

  • Magnitud: de 1 a 10, siendo este la máxima alteración. También + o -.

  • Importancia: peso realtivo que factor ambiental tiene en conjunto proyecto.

  1. Comparación de las cuadrículas entre diferentes alternativas, al no poder compararse entre si.

(4) Redes.

Interacciones basadas en teoría del grafo. Sirven para establecer elementos afectados del medio y cuando son afectados. Evalúan probabilidad de que suceda una alteración como resultado probabilidades de ocurrencia de todos pasos que dan lugar a alteración. Método no válido para valorar los impactos.
(5) Sistemas cartográficos.

Determinan la localización y extensión de impactos. El más representativo es el de Ian McHarg. Evalúa las posibilidades de ordenación del territorio y sus consecuencias sobre el entorno. Síntesis presenta mapas de afectación óptima según usos suelo.

Primero se realiza un inventario: clima, geología, etc. Interpretación datos inventario en relación actividades proyecto, lo cual da mapas capacidad intrínseca territorio. Por otra parte, se dan valores a recursos:


  • Cualidades inherentes recurso natural.

  • Productividad recurso natural.

  • Mantenimiento del equilibrio ecológico.

  • Riesgos potenciales por uso inadecuado recursos.

Después se realiza la comparación usos, con matriz incompatibilidades y mapa de adecuación para usos considerados y sus combinaciones compatibles. Paralelamente se realiza un inventario económico y análisis visual paisaje. Se definen los criterios de visualización.


(6) Método LESA, Israel (73), considerado como método de identificación-administrativo

Basado 3 juegos mapas y cuestionarios/matrices.

Mapas: recursos naturales (1/20.000), usos actuales suelo, unidades homogéneas combinación de anteriores, unidades con valores vulnerabilidad (1 a 4) para cada recurso natural.

Evaluación: evaluador posee matriz impactos potenciales cada actividad sobre cada recurso (1 a 9). A través mapas se ven unidades afectadas, se cruzan con matriz, vector impactos potenciales, cálculo impactos con factores vulnerabilidad y valor impactos ambientales

(7) Técnicas específicas


  • Escenarios comparados: extrapolación de aspectos conflictivos de proyectos similares en entornos parecidos. Basados en estudios bibliográficos.

  • Encuestas: entre expertos, organizaciones, administración… Poco fiable debido a escaso conocimiento del proyecto por encuestados.

  • Seminarios y reuniones expertos: IMPASSE o DELPHI sistematizan opiniones expertos e integran público afectado en proceso.



2.9.3. Identificación de impactos sociales14

Los estudios de impacto ambiental, además de analizar los efectos sobre el medio humano, tienen que incluir una estimación de cómo las personas perciben los distintos impactos sobre el medio físico y humano.


Desde la psicología social se ha venido aplicando lo que diversos autores denominan detección de impactos sociales. Esta metodología contempla un procedimiento de evaluación de impacto sobre el medio humano que se suele concretar en entrevistas a personas y grupos sociales afectados de un modo u otro por el proyecto. Estas técnicas incluyen la revisión de la prensa local y general, el análisis de las manifestaciones de diversos tipos acerca del proyecto propuesto y otras fuentes similares. De este modo pueden anticiparse gran parte de las reacciones sociales que se producirían si se ejecutase el proyecto15.
Este procedimiento se ha aplicado, por ejemplo, en los estudios de impacto ambiental de la planta incineradora de residuos especiales de la comarca catalana de Camp de Tarragona, de una planta de reciclaje de pilas y fluorescentes, y de la autovía del Cuarto Cinturón de Barcelona a su paso por Abrera.


2.10. Valoración de impactos ambientales

La valoración de impactos es un procedimiento más avanzado que los presentados en el punto anterior. La valoración debe tener, cuanto menos, carácter cualitativo, aunque es preferible que tenga carácter cuantitativo. En este último caso, su desarrollo siempre es más complicado por la necesidad de disponer de un número muy elevado de datos precisos, así como por la problemática de asignación de ponderadores que permitan la comparación e integración de valores de muy distinta procedencia.



2.10.1. Valoración cualitativa de impactos

Métodos basados en indicadores, indices


(1) Método Holmes: evalúa y compara variantes de proyecto.

  • Elaboración factores ambientales proyecto.

  • Clasificación de mismos por orden importancia cualitativa.

  • Comparación variantes proyecto mediante factor seleccionado.

  • Identificación mejor variante respecto a cada factor ambiental y su importancia.

(2) Método Fisher-Davies: evalúa indicadores en proceso integrado planificación.



  • Evaluación situación referencia (sit. preoperacional): elementos entorno, evaluación su estado e importancia, estimación de su sensibilidad a cambios

  • Matriz compatibilidad: relaciona elementos ‘importantes’ y actividades proyecto para cada variante. Califica de 1 a 5 y + o -

  • Matriz decisión: reagrupa valores de elementos en estructurales (infraestructuras…) y no estructurales (uso suelo…) y de localización adopción decisión


2.10.2. Valoración cuantitativa de impactos ambientales (medio biofísico y medio humano)

Se exponen sucintamente algunos de los métodos más importantes:




  1. Método Batelle

Define lista indicadores impacto con 78 parámetros ordenados según 18 componentes ambientales (especies, hábitats, ecosistemas, agua, atmósfera…), agrupados a su vez en 4 categorías: ecología, contaminación, aspectos estéticos y asp. Interés humano.

Sistema jerarquizado: información general a más específica

Parámetros:


  • Representen calidad del entorno.

  • Facilmente medibles sobre el terreno.

  • Respondan al proyecto a evaluar.

  • Evaluables a nivel de proyecto.

Una vez elegidos parámetros se transforman en unidades de impacto ambiental UIA

(1) Indice de calidad ambiental (CA)

Valor de parámetro se mide de 0 (pésimo) a 1.También establece función evaluación de un parámetro.



  1. Indice ponderal (UIP). Ponderación de parámetros

Para ello hay que reflejar diferencias entre parámetros según su mayor o menor contribución al entorno atribución peso o indice ponderal, expresado en unidades de importancia (evita subjetividad). Total parámetros=1000 unidades

  1. Obtención unidades impacto ambiental neto (UIA)

mSituación óptima entorno UIA=1000, suma de UIPs

UIAi=CAixUIPi

Evaluación final UIAi con proyecto- UIAi sin proyecto= UIAi por proyecto

Se puede comparar alternativas proyecto para obtener óptima. Tb. sirve tomar medidas minimizar impacto y estudiar degradación entorno, tanto globalmente como por categorías, parámetros, etc.

Sistema alerta: uso ‘banderas rojas’ para mayores impactos adversos que requieren atención detallada.

2.10.3. Valoración de impactos socioeconómicos (medio humano)16

Ya se ha señalado en la introducción que los procesos de evaluación de impactos están obviando o infravalorando sistemáticamente los impactos socioeconómicos que pueden originar un proyecto o actividad. Sabemos que esto es debido a que, en su inicio, la mayor parte de los estudios y procedimientos ambientales han estado realizados y dirigidos por técnicos provenientes de disciplinas de tecnologías y ciencias naturales, siendo muy rara la participación de titulados en ciencias sociales, especialmente economistas. Esto ha conducido a un empobrecimiento de los resultados del método. Para evitar esto en lo posible, se incorporan en este punto algunas técnicas de evaluación de impactos económicos de las que suelen considerarse con mayor frecuencia y que son asequibles en su aplicación para personas formadas en otras disciplinas. Nos centramos en las técnicas de evaluación basadas en: (1) efectos fiscales; (2) efectos de renta y ocupación; (3) otros efectos socioeconómicos.


Como se observará, las técnicas incluidas en este apartado permiten identificar cualitativamente e incluso cuantificar diferentes impactos socioeconómicos, ya que están referidos fundamentalmente a variables socioeconómicas (esfuerzo fiscal, renta, producto, etc) ligadas a aspectos tangibles o materiales de las inversiones del proyecto. Las técnicas de valoración de los intangibles de la inversión (por ejemplo, el incremento de bienestar en una población derivado de la mejora de las carreteras y por ello del tiempo medio de llegada en urgencia sanitaria), se tratará en el punto siguiente bajo el epígrafe cuantificación de la percepción social.


2.10.3.1. Valoración de efectos fiscales

El sentido de estos estudios consiste en identificar y calcular los ingresos previstos para la administración, considerados globalmente como efectos positivos, durante el período de implantación y vida útil del proyecto.


Para ello deberían sumarse los importes correspondientes a todos los impuestos que se espera sean recaudados a causa de la ejecución del proyecto: impuesto sobre el valor añadido (IVA), impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF), impuesto sobre transmisiones patrimoniales, impuesto sobre bienes inmuebles (IBI) impuesto sobre actividades económicas (IAE), y otros impuestos locales (licencias de obra y de actividad, impuestos sobre vehículos de motor, etc).
No obstante, en los estudios de impacto ambiental lo más frecuente es estudiar los efectos fiscales del proyecto sobre las haciendas locales cuando el promotor es privado; o calcular el retorno fiscal total cuando la inversión se hace desde el sector público. A efectos de simplificación, nos fijaremos en los efectos fiscales sobre las haciendas locales, que son aquellos que permiten territorializar más razonablemente el efecto positivo –en este caso- de un proyecto.
Fijándonos en la tipología de los impuestos locales, podemos advertir que una parte de ellos son obligatorios en todo el territorio nacional (IBI e IAE), mientras que otros, como el de construcciones son, de acuerdo con la Ley Reguladora de las Haciendas Locales (LRHL), potestativos.
De acuerdo con el art. 61 de la LRHL, el valor del impuesto de bienes inmuebles (IBI) deriva del valor catastral de los bienes inmuebles, que está referido al valor del mercado, sin que en caso alguno pueda excederlo. Cuando se fija una inversión sobre un terreno (ej. mediante urbanización y edificación) el incremento debería reflejarse en el catastro, generando un mayor valor catastral. En ausencia de mejor información se calcula este incremento con el 50% del valor de mercado de la urbanización y obra civil que incorpora el proyecto). Además, debe considerarse el cambio de valor del terreno en el caso de que este varíe su calificación urbanística. Ahora, sobre el nuevo valor catastral definido (en caso de realizarse el proyecto) debe aplicarse la tarifa de IBI anual que tenga estipulado el municipio correspondiente (caso de desconocerse o para una estimación puede utilizarse el valor del 0,85% anual). El límite temporal que se considera habitualmente para urbanización, obra civil y edificaciones es de 15 o 20 años17.
El impuesto de actividades económicas (IAE) tiene, como en el caso anterior, carácter anual. Está afectado por un recargo provincial que recaudan las diputaciones. Como es conocido, no depende de los beneficios que obtengan las actividades económicas, sino de la existencia de la actividad en sí, lo que hace su cálculo notablemente sencillo.
El IAE es diferente según se trate de una actividad u otra, aunque un mismo proyecto puede pagar por conceptos diferentes. Por ejemplo, una planta de compostaje y de metanización pagaría un IAE por la actividad de compostaje y otro diferente por la de metanización. Es más, los datos para calcularlos serían distintos.
El impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras suele ser el más relevante para la mayoría de las evaluaciones de impacto ambiental, ya que no se paga en todos los municipios. Cuando se aplica el impuesto sobre la construcción, que se paga solo una vez, se calcula sobre el valor estimado de la obra civil y la urbanización (no se tiene en cuenta valor de maquinaria e instalaciones). La tarifa que suele aplicarse es considerable, alrededor del 2,5%. Si el ayuntamiento también recauda sobre la licencia de obras, debe calcularse de modo similar al anterior, aunque en este caso la tarifa suele estar entorno al 1%.
Una vez acumulados a lo largo de los años (15 ó 20 en la mayor parte de los casos), los ingresos fiscales de la administración local pueden ser notables. De forma aproximada pueden estimarse en un 5% sobre la inversión inicial, aunque la cifra oscila considerablemente de un proyecto a otro. De esta manera se obtiene el impacto fiscal diferencial que se daría en la administración local si se realizase el proyecto.


2.10.3.2. Valoración de efectos de renta y ocupación laboral

En la evaluación de impacto ambiental es necesario averiguar, para un territorio dado, cuál es el impacto diferencial en renta y empleo de un determinado proyecto. A igualdad del resto de los factores, es posible que sin un proyecto determinado –dejando el dinero en el conjunto de la economía- resulten más o menos puestos de trabajo y/o renta, que sin el proyecto.


Sin embargo, a pesar de ser estos efectos los que los ciudadanos perciben como más importantes a la hora de ejecutar un proyecto, simplemente suelen mencionarse cualitativamente en la mayoría de los estudios, y sólo muy raramente se cuantifican. Y esto, paradójicamente, teniendo en cuenta que identificar y cuantificar los impactos directos e indirectos de un proyecto sobre la creación de riqueza y de empleo, no es demasiado complejo, si bien depende de la opción metodológica que se emplee. Algunos de los métodos son: (a) multiplicadores regionales, calculados específicamente o elaborados a partir de otros estudios; (b) tablas input-output, o método de Leontief; o (c) modelos de regresión macroeconómicos (ej. funciones de producción). El método más sencillo es el primero si se utiliza un multiplicador ya existente. De no disponer de este, debe elaborarse, pudiendo utilizar para ello el método de tablas input-output.

En cualquier caso, es necesario identificar y cuantificar tanto los impactos directos como los indirectos (también llamados inducidos). El impacto directo incluye tanto las inversiones realizadas como los gastos de operación que se van produciendo durante la vida del proyecto (ej. 10% sobre valor de inversión inicial). En cambio, los impactos indirectos son los que derivan de actividades complementarias pero necesarias para realizar el proyecto. Por ejemplo, en el caso de construcción de una carretera serán efectos indirectos: incremento de producción de maquinaria y de energía, aumento de la actividad de bares y restaurantes, etc. Son impactos que no forman parte de la inversión del proyecto pero que se derivan como consecuencia de la misma. Las tablas input-output se utilizan precisamente para calcular estos llamados efectos indirectos o inducidos. Una tabla input-output18 viene a detallar el funcionamiento por sectores y resumir la economía de un territorio para un período determinado.


Las tablas input-output pueden considerarse en tres partes: matriz de transacciones intermedias, matriz de demanda final y matriz de oferta final (rentas e importaciones). La tabla debe contener el mismo valor de oferta que de demanda. En la parte de transacciones intermedias se recoge el valor económico que los distintos sectores (agrario, industrial, etc) compran y venden entre ellos durante un año para producir y poner en el mercado el bien o servicio para su consumo final. La demanda total interna incluye conceptos como el consumo y la inversión privados y públicos; por tanto, son los aumentos en esta magnitud los que provocan un impacto ambiental. El incremento de la inversión en la economía provocará que la demanda total (X) aumente más que la propia inversión, y lo mismo sucederá con la inversión. Precisamente este aumento es el impacto que se trata de calcular. Formalmente, se trata de calcular la diferencia entre la nueva X y la X original, en donde la nueva X se calcula de acuerdo con la fórmula:

X = [ I – A] -1 Y
donde I es la matriz de identidad, A es la matriz de coeficientes técnicos; y la matriz I-A se conoce como matriz tecnológica o de Leontief.
Como ejemplo de aplicación práctica del método de Leontief, se muestran los resultados de valoración de efectos indirectos en euros por cada 100 euros de inversión y euros invertidos por puesto de trabajo-año19 creado, para Cataluña y en diversas actividades (tabla adjunta).



Actividad

Método Leontief

Efecto indirecto por cada 100 euros de inversión

Euros invertidos por puesto de trabajo creado

Infraestructuras: carreteras, puertos y aeropuertos

40,28

37.768

Infraestructura ferroviaria

41,14

40.628

Red eléctrica

41,74

38.985

Telecomunicaciones

46,24

42.509

Conjunto de la economía

40,14

42.536

(Fuente: Riera, P., 2000)


2.10.3.3. Otros efectos socioeconómicos

Junto a los efectos señalados, son muchos otros los que pueden contemplarse en un estudio de impacto ambiental. Pueden destacarse, entre otros, los efectos: demográficos, sobre la vivienda, sobre los servicios y equipamientos sociales, socioculturales y de cohesión y, la huella ecológica del proyecto.


Los modelos de estimación de impacto demográfico están muy desarrollados, estimando los cambios de población, tanto temporales como permanentes, así como su composición (edad, género, tamaño familiar), estructura, procedencia, nivel de instrucción, nivel de renta. A partir de las predicciones demográficas pueden realizarse estimaciones de la demanda de viviendas, así como otras cuestiones particulares como las modificaciones en la composición social de un barrio o zona de la población. También a partir de lo anterior puede establecerse la nueva demanda de servicios y equipamientos sociales, plazas escolares, servicios sanitarios, culturales, etc.
En este punto, introducimos brevemente el concepto de huella ecológica20. El término fue utilizado en 1996 por William Rees y Mathis Wackernagel, quienes definieron esta idea como el área de territorio ecológicamente productivo necesario para producir los recursos usados (cultivos, bosques, pastos o ecosistema acuático) y para asumir los residuos que se generan por una determinada población. Este concepto se convierte en un indicador capaz de agregar en un sólo valor los impactos provocados por una comunidad humana sobre el medio ambiente.
Existen varios conceptos asociados a la huella ecológica, como la capacidad de carga y déficit ecológico. El primero describe la cantidad de terreno disponible, mientras que el segundo es la cantidad de tierra productiva que falta para dar respuesta a las necesidades de una población determinada. Si la huella ecológica de una sociedad, entendida como el resultado de dividir consumo y productividad, es más pequeña que la capacidad de carga del territorio, la región es autosuficiente, ya que no consume más recursos de los que dispone en su territorio. En el caso contrario, cuando hay déficit ecológico, la región consume más tierra de la que tiene y depende del exterior, utilizando otras tierras productivas o bien trasladando la contaminación a otras áreas del planeta o a generaciones futuras.
La metodología de cálculo de este parámetro se basa en la estimación del número de hectáreas por habitante y año necesarias para satisfacer los consumos asociados a las superficies en las que se producen los bienes consumidos. Así, se establecen seis grupos de superficie: campos de cultivo; pastos; bosques; mar; terreno construido y energía.
Como ejemplo aplicado de esta técnica se destaca el estudio21 “La Huella Ecológica de Navarra”, presentado en febrero del 2002. El estudio indica el impacto ambiental que ejercen las actividades humanas sobre el medio natural y las posibles opciones para lograr un desarrollo sostenible en la comunidad de Navarra. En esta comunidad, las huellas ecológicas son, para los distintos grupos de superficie: cultivos, 0,564 hectáreas por habitante; pastos, 0,242 has/hab; bosques, 0,393 has/hab; mar, 0,987 has/hab; y energía, 1,234 has/hab. Sumando estos seis factores, Navarra tiene una huella ecológica de 3,47 hectáreas por habitante. Si su capacidad de carga es de 2,15 has/hab, el déficit ecológico obtenido es de -1,32 hectáreas por habitante, lo que supone que para mantener el estilo de vida de los ciudadanos navarros de forma sostenible se necesitarían la extensión de “la Navarra actual y media más”.


2.10.4. Valoración basada en la percepción social (medio biofísico y medio humano)22

Desde la economía se han desarrollado varios instrumentos que permiten medir, en unidades monetarias, el cambio que puede provocar un impacto ambiental en el bienestar de las personas. En España se han aplicado a un gran número de estudios de impacto ambiental. Los principales métodos, que veremos más adelante, son: (1) valoración contingente; (2) método de los precios hedónicos; (3) método de coste de viaje. El primero de los métodos simula un mercado, mientras que los dos últimos se basan en mercados reales.



2.10.4.1. Método de valoración contingente

La base del método de valoración contingente consiste en simular un mercado específico. La simulación se realiza mediante un cuestionario que se aplica a una muestra representativa de la población. Este cuestionario reproduce de forma simplificada las condiciones de mercado: lo que se ofrece, cómo se paga, cuánto se obtiene, de forma que todas las personas sepan qué es lo que compran. En el cuestionario se ofrece también una cantidad determinada de aumento del impacto y un precio consecuente del precio de pago. La persona entrevistada puede entonces aceptar o rechazar la oferta al precio marcado, quedando así simulados los elementos del mercado: el bien, la oferta (que plantea el entrevistador) y la demanda (respuesta del entrevistado).


A la hora de emplear este método debe tenerse presente que un ejercicio de este tipo está sujeto a muchos sesgos potenciales. Uno de los sesgos más habituales es el derivado de la falta de neutralidad. Con frecuencia se utilizan palabras y expresiones que denotan cierta simpatía o antipatía hacia una postura determinada, por ejemplo, ambientalista. El mensaje de estas indicaciones es que la realización y explotación de las encuestas debe hacerse por equipos bien especializados. Desde su origen hacia los años sesenta este método se centró en reducir muchos de los sesgos potenciales, al tiempo que ha ido ganando popularidad, calculando que hasta el momento se habrán realizado unas cinco mil aplicaciones en todo el mundo. Los bienes que se han valorado más veces por este método en España y en Cataluña son espacios naturales, aunque también se han realizado simulaciones de mercado muy interesantes sobre: contaminación acústica, contaminación atmosférica, tratamiento de residuos, erosión, captación de CO2, biodiversidad, efectos sobre la salud de las personas, ahorro de tiempo, patrimonio cultural, proyectos urbanísticos, carreteras, aeropuertos y otros.


2.10.4.2. Método de los precios hedónicos

Este método se basa en mercados reales de bienes que tienen múltiples características o componentes. Se trata de obtener el precio final como una agregación de los precios de los distintos componentes. Por ejemplo, en el mercado de automóviles, los vehículos pueden tener diversos sistemas de control de las emisiones gaseosas (catalizadores) y equipamientos de seguridad. Son equipamientos que encarecen el coche pero que disminuyen las emisiones contaminantes o el riesgo y la gravedad de los accidentes. Así, con la observación de lo que la gente está dispuesta a pagar más o menos y tener más o menos conducción ecológica o seguridad, se llega a valorar el aumento o disminución en las características señaladas como ejemplo.


La forma de cálculo habitual consiste en análisis de regresión a partir de un conjunto numeroso de datos, con el objetivo de ir determinando en qué medida cada elemento aporta una parte del precio final. No obstante, si por cualquier razón no fuera posible hacer un análisis de regresión, pueden tenerse en cuenta otros procedimientos que aproximen la misma medida. La idea es que se pueda atribuir la diferencia de precios a la característica que se quiere valorar.


2.10.4.3. Método de coste de viaje

Este método se basa en un mercado real, aunque indirecto, el del transporte, para determinar el valor de un bien ambiental. Este requiere una característica particular, que para disfrutarlo es necesario que las personas deban desplazarse. Se supone, por ejemplo, que si las personas visitan un parque natural es porque el valor esperado (o el beneficio que obtienen de él) es por lo menos del coste en el que incurren. Se supone que cuanto más costoso sea el desplazamiento, menos personas se desplazarán a él, así puede dividirse el territorio en zonas concéntricas alrededor del parque, equidistantes en coste las unas a las otras. Se puede estimar así una función de demanda entre precios y cantidades. Teniendo en cuenta, mediante encuesta, el número de habitantes procedentes de cada isolínea de coste, puede obtenerse el total del beneficio neto medio y estimar el valor recreativo total del parque. Actualizando las rentas futuras del parque de año en año se obtendría una estimación del valor patrimonial del parque.







Compartir con tus amigos:
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   ...   23


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad