Aproximaciones al estudio de la narración: aportes principales


Crítica a los modelos cognitivos



Descargar 1.5 Mb.
Página4/24
Fecha de conversión16.12.2018
Tamaño1.5 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   24

1.3.1. Crítica a los modelos cognitivos


En la década de los ochenta surge el cuestionamiento acerca de si las historias producidas por seres humanos se rigen por las mismas reglas formales de la gramática oracional, esto es: si poseen una estructura abstracta generada por reglas (aproximación generativa) o se rigen por procesos psicológicos más globales, enfatizando el contenido y el contexto social de producción y las limitaciones de la memoria.

Colby (1973) desarrolla un modelo generativo de cinco componentes. Un componente eidocrónico, relacionado con la estructura secuencial del tiempo en las narraciones, un componente simbólico que incluye relaciones metafóricas, metonímicas, y sinecdóticas. Un componente dramático, relacionado con el significado de la historia y los puntos salientes de la misma. Un componente poético, relacionado con la elección de palabras y el ritmo. Y un componente lingüístico que involucra los aspectos fonológicos, sintácticos y semánticos que realizan la historia. Este autor solo logra demostrar que los cuentos populares de esquimales siguen la secuencia eidocrónica constante, sin embargo, no encuentra la misma estructura en cuentos populares en latitudes vecinas.

Por su parte, de Beaugrande (1982) critica el énfasis en la estructura cognitiva de las historias por ser producto de la abstracción deductiva y por la formalización teórica y por desconsiderar el contenido, el uso de estos contenidos y su valor en la comunicación humana.

Fillmore (1982), en cambio, critica la falta de atención que los modelos generativos han dado a los aspectos de la superficie, llamando la atención sobre las restricciones que imponen las realizaciones léxico sintácticas en este nivel en términos de dependencia conceptual. Por ejemplo si se utiliza el verbo “caminar” el hablante estará obligado a utilizar, luego elementos que se relacionen con el lugar, espacio o topografía. El mismo autor, clasifica cuatro tipos de recursión en el texto que se asocia a demandas cognitivas muy distintas en los narradores o escuchadores de historias: iteración, interrupción, encrustamiento y encadenamiento. La iteración y el encadenamiento son formas económicas de representación cognitiva que no requieren de estructuras “arboreas” jerárquicas, o “reglas de transformación”.

Garnham (1983) critica la ausencia del componente de análisis gramatical (parser) en los modelos cognitivos de las narraciones. En el nivel oracional, la existencia de parsers es posible ya que el universo léxico es finito, en cambio, si la unidad de la historia es la proposición, y el universo proposicional es teóricamente infinito, entonces no existe algo análogo a un lexicón mental para las proposiciones. El problema de la gramática de historias, no es la codificación de cláusulas en proposiciones, sino las posibilidades de determinar categorías para clasificarlas. Para Garnham (1983) las historias no requieren de un modelo especial (de comprensión), señalando que los elementos fundamentales son la continuidad referencial, la plausibilidad y el uso de procesos inferenciales.

En la década de los ochenta, los enfoques cognitivos sufren un vuelco teórico mayor: las nociones de regla y lo sustituirán por el de estrategia (van Dijk y Kintsh, 1983). Las aproximaciones cognitivas para las “narraciones”, se concentran en la comprensión con modelos psicolingüísticos y abandonan la producción. La concepción de procesos seriales y jerárquicos serán desplazados por el concepto de conexiones paralelas y distribuidas (McClelland y Rumelhart, 1983), con ello el concepto de representación proposicional será sustituido por el de representación neuronal abriéndose con ello el paso los modelos conexionistas. En un enfoque basado sobre el conocimiento situado, Barsalou (1999) provee una teoría de los de símbolos perceptuales de que desarrolla una versión imaginístico-perceptual de los eslabonamientos conceptuales, basados en marcos, sobre redes neuronales. En este auge de los modelos y situados y la concepción de la cognición encorporizada (Zwaan, 1999). Se abre un nuevo enfoque en que la percepción y las acciones de las personas determinarán los significados asignados a palabras, frases y textos, en un espacio multidemensional aterrizado en el cuerpo. La cognición es aquello que sucede cuando el cuerpo enfrenta el mundo físico y cultural y se analizan las relaciones dinámicas entre personas y ambiente. El lenguaje humano y el pensamiento emergen en patrones de interacción recurrente. La cognición deja de ser comprendida como puramente simbólica, interna, computacional y descarnada (Gibbs, 2003).

De esta manera, el nicho de investigación para la producción de narraciones mediante los enfoques revisados, es cuasi abandonado debido a la evolución teórica de las aproximaciones cognitivas y la deriva de sus campos de estudio. Existen, sin embargo algunos estudios de narraciones con nociones de la aproximación cognitiva, que revisamos en la siguiente sección.

1.4. Estudios de narraciones personales


Hemos observado que el estudio de las narraciones, aparte de las aproximaciones literarias, que obviamente no son autobiográficas, y las cognitivas que no desarrollaron modelos para la producción, carecen de adecuación completa para nuestros fines de investigación en narraciones autobiográficas. Se revisan de este modo algunas aproximaciones que corresponden a relatos de experiencia personal, una desarrollada por sociolingüístas y otra con sobre la base de una aproximación generativa.

1.4.1. La aproximación sociolingüística


Labov y Waletzky (1997) desarrollaron análisis de narraciones, a partir de métodos sociolingüísticos de campo, desarrollados para el estudio del inglés afro-americano del sur de Harlem. A diferencia de las aproximaciones estructuralistas, su desarrollo teórico se funda en el enfoque sociolingüístico y etnometodológico.

Para Labov y Waletzky (1997), el discurso narrativo es entendido como una técnica de comunicación: un hablante -usuario de la lengua-, traza una transferencia de información a una audiencia por medio del lenguaje en el contexto de la vida social. El impacto y significado del relato, el interés que este genere en la audiencia, es también un aspecto importante en la aproximación. La relevancia de esta aproximación no es tanto su novedad estructural como la adecuación del campo (narraciones de experiencia personal).

Labov y Waletzky (1997) consideran a la narración de una experiencia personal como el reporte de una secuencia de eventos que han entrado a la biografía del hablante, mediante una secuencia de cláusulas que corresponden al orden de los eventos originales. El hecho que hayan ingresado a la biografía del hablante, implica que son emocional y socialmente evaluadas.

En este enfoque, no solo se caracteriza por referirse a hechos pasados (eventos), sino que establece una relación entre la secuencia de cláusulas con una secuencia de eventos reportados. Las cláusulas poseen ciertas funciones estructurales que a continuación se exponen:

a) Función de resumen: consiste en una o dos cláusulas al principio del relato que resumen la historia que continúa. El resumen anuncia que el narrador tiene una historia que contar y hace un llamado a la audiencia sugiriendo que es una buena historia.

b) Función de orientación: introduce los personajes, el ambiente físico y temporal y la situación. La orientación normalmente se encuentra al principio de la secuencia, aunque puede ser insertada en otros puntos.

c) Función de complicación: corresponde a cláusulas que representan una secuencia de eventos que conducen al clímax de la intriga, el momento de máxima suspenso.

d) Función de resolución: corresponde a cláusulas relacionadas con el relajo de la tensión y aquello que finalmente sucedió, el resultado.

e) Función de evaluación: usualmente ubicada después del resultado, aunque también aparece en otros momentos del relato.

f) Función de coda: elemento al final del relato. Anuncia que la historia ha terminado, presenta un corto resumen y conecta la historia con el presente.


Un elemento relevante de esta aproximación, lo constituye la organización secuencial de las cláusulas referenciales de la narración correspondiente con el orden de los eventos reportados.

Los autores proponen ligamientos temporales que restringen el movimiento posible (o permitido) de las cláusulas realizando la siguiente clasificación de cláusulas temporales:



  1. Libres, (aquellas que pueden moverse libremente en la narración sin alterar el orden de los eventos.

  2. Ligadas, que no pueden moverse en la secuencia

  3. Restringidas, aquellas que pueden moverse solo dentro de ciertos segmentos.

Una cláusula narrativa es toda aquella que cuya ubicación no puede ser cambiada, sin que se altere el orden secuencial de los eventos reportados. La mayor parte de las veces la juntura temporal entre dos cláusulas narrativas es la mera yuxtaposición (elemento no marcado)

En síntesis, la propuesta de Labov y Waletzky (1997) corresponde a una propuesta formal para establecer los aspectos semánticos estables más profundos de narraciones de experiencia personal (Johnston, 2001). El aspecto sintáctico de la teoría relacionado con el análisis de las narraciones se centra en la función de las cláusulas y su relación de trozos mayores de discurso y la relación de las cláusulas con los eventos que supuestamente ocurrieron. Además de ser una teoría gramatical y semántica, considera de manera importante el contexto social y evaluativo.

La teoría de Labov y Waletzky (1977) no es una teoría jerárquica, es un modelo secuencial. Su semántica y pragmática es relativamente simple, y sigue una secuencia estándar. Sin embargo es posible que esta constancia secuencial, se haya debido al tipo de consigna utilizada por los investigadores que pedían el reporte de un episodio en que la vida del narrador hubiera estado en peligro, lo que obviamente condiciona el tipo de reporte seleccionado y reportado.
1.4.2. La teoría de la representación narrativa

Una de las aproximaciones generativas aplicada al análisis de narraciones de lenguas naturales, que integra aspectos inductivos (a partir de los datos) y deductivos (modelo generativo), es la de Masuda (2002) denominada Teoría Representación Narrativa Este investigador ha recopilado una serie de investigaciones realizadas en lenguas naturales desde la perspectiva generativista. En este enfoque, una de las funciones más importantes de lenguaje es proyectar los conceptos mentales del hablante directamente en representaciones narrativas subyacentes. Las estructuras supra oracionales deben cooperar con módulos lingüísticos para construir el sistema global. El componente supra oracional, se relaciona con las representaciones morfo sintácticas de formas lingüísticas y se realizan como niveles externos de unidades jerárquicas.

Para este autor, las narraciones naturales poseen una constitución jerárquica con los siguientes niveles (ordenados desde lo más local a lo más global).
1. Unidades de interpretación (UI).

Consiste en no más de una cláusula y representa un “block” ideacional que corresponde a la mínima cantidad de información interpretable con sentido. Se caracteriza por un verbo conjugado. Sin embargo, la predicación implícita y frases estructuradas independientes también se incluyen en esta unidad. Algunos ejemplos de UI:

1) UI Miguel comprará buen pescado

2) UI Julia es profesora de español

3) UI Los autos se estacionan en una larga línea

4) UI algunas veces en una larga línea.


2. Unidades de coherencia (UC)

Están constituidas por UI y corresponden a más de una cláusula. Representan la unidad supra-oracional mínima. Debe poseer uno o más de de las siguientes:

a) una parte inicial.

b) un marcador final.



  1. un corte o cesura (.), micropausa, (0,5 segundos), pausa, (1,0 segundo).

Un ejemplo de unidad de coherencia:

UC1 UI1 ahora, si hay cincuenta autos

UI2 y si todos ellos tienen parejas

UI3 entonces tienen que haber cien personas, cierto.} (0,5)

Las UC no establecen cohesión, sin embargo hacen sentido como un trozo de información interpretable y pueden poseer un contenido focal coherente.
3. Unidades episódicas (UE)

Corresponde al nivel que contiene información temática explícita (quién. qué, dónde y cuándo, etc.) Forman una historia corta (mínima) con un tema como punto central. Una UE puede manifestar una o más de las siguientes funciones retóricas:

a) representación explicita de un tema.

b) aparición de una estructura patrón.

c) expresión (por ejemplo adverbial) del transcurso de la acción.
4. Unidades de juntura (UJ)

Es el tópico del discurso narrativo que debe estar determinado por factores pragmáticos relacionado con los tres factores. Una UJ esta asociada con la referencia al tiempo, locación y participantes en una narración dada. Ello se refiere tanto a seres animados como objetos inanimados. Una UJ tiene el foco en una de estas variables (personaje, lugar o tiempo).


5. Unidades cima (UA)

Se refieren a la superestructura narración completa y juega el rol de la máxima proyección. La UA es relevante cuando hay una transición de factores pragmáticos más allá del nivel UJ. Corresponde a lo que el narrador enfatiza como importante.

Las Unidades propuestas por el autor, se organizan jerárquicamente en cinco capas. Las UI no forman parte de la estructura supra oracional por que son partes iguales o menores a una oración (cláusula). UC y UE son el corazón o núcleo de la estructura de la narración. El modelo plantea el principio de composicionalidad que implica la existencia de elementos atómicos que se organizan en estructuras mayores La estructura narrativa debe ser llenada por estos elementos atómicos, las UI, que son elementos mínimos de información. En ciertas lenguas, las UI pueden ser menores que una cláusula, siempre y cuando correspondan a una idea mínima interpretable. También incorpora el concepto de precedencia, que corresponde a una proyección de tres ramas: Evento o pensamiento inicial (Ex), evento o pensamiento intermedio (Cm) y Evento o pensamiento de clausura (Dn).
1.4.3. Narraciones de adultos mayores: una aproximación psicolingüística

Kemper, Rash, Kynette y Norman (1990) recolectaron historias de 62 adultos mayores en tres grupos de edad (69, 70 y 80 años). Todos los sujetos eran hablantes nativos, saludables y activos en la comunidad. Como variables se consideraron la edad, el nivel educacional, el subtest de Vocabulario del WAIS y dígitos directos e inversos. A los sujetos se les pidió relatar ya sea un cuento o una historia de la familia. El 58% relató una historia personal y un 42% historias de fantasía ya sea inventadas o clásicas. No hubo diferencia entre las historias personales y las de ficción en relación con su estructura o con otras variables del estudio. Las autoras analizaron cuatro aspectos de las narraciones.



  1. estructura jerárquica (con 8 niveles de clasificación)

  2. estructura sintáctica

  3. contenido proposicional

  4. cohesión

Resultados: En la estructura sintáctica, dos medidas utilizadas; el largo promedio de las oraciones considerando las palabras, y el número de cláusulas por oración. El largo de las oraciones se mantiene estable a través de la edad de los sujetos. El número de cláusulas por oración se mantiene estable para las narraciones de menor complejidad estructural, sin embargo declina en las cláusulas las narraciones más complejas para los sujetos de mayor edad. No hubo ningún efecto de la edad sobre la fluidez, poseyendo los sujetos del grupo de los 80 años levemente mejores índices por cuanto poseyeron menos elementos de “relleno”, frases incompletas y más frases completas que los sujetos de edades inferiores. En cuanto a los recursos de cohesión estos se comportan de manera selectiva ya que algunos no demostraron variación en función de la edad, tales como: catáfora, exáfora, repetición léxica y substitución. En cambio anáfora, elipsis y conjunción sí demostraron una disminución a medida que la edad aumenta. La densidad proposicional contadas como el número de proposiciones cada 100 palabras, se mantuvo por lo que no evidenció estar asociada a la edad.

Conclusión: los sujetos de 80 años realizaron más narraciones con jerarquía compleja en que utilizaron múltiples episodios, episodios incrustados y codas. Lo que se pierde es la complejidad sintáctica especialmente en los incrustamientos hacia la izquierda, también realizaron menos ligaduras cohesivas precediendo las frases. Lo preservado es la densidad proposicional en las narraciones de estos adultos mayores.

Dado que se encontró que el nivel de memoria operativa descendía en los sujetos mayores, la hipótesis es que las personas mayores aprenden a hacer estructuras narrativas complejas (Kemper et al. 1990), mas con las limitaciones de memoria operativa y las demandas de la estructura narrativa, se sacrificaría la complejidad sintáctica que también depende de este sistema cognitivo. Probablemente el aumento de la complejidad narrativa se deba a que estos adultos han aprendido cómo captar la atención de la audiencia, estableciendo marcos, describiendo metas y motivos de los personajes y estructurando jerárquicamente los episodios de sus historias.

En síntesis, en sujetos saludables, la estructura narrativa no se ve afectada con la edad, como tampoco el grado de informatividad de su discurso (densidad proposicional). Lo que se pierde principalmente es la complejidad sintáctica y algunos aspectos de la cohesión, debido a las limitaciones de memoria operativa y las demandas de la misma exigida por la complejidad narrativa.



CAPÍTULO 2

MARCO PARA EL ANÁLISIS LINGÜÍSTICO

De las teorías de la narración revisadas, se observa una cierta división entre los modelos cognitivos que enfatizan las reglas y la macroestructrura abstracta que supuestamente subyace a la narración y que descuidan los aspectos de la superficie lingüística. Por otro lado, la aproximación de Labov y Waletzky (1997), corresponde a un modelo secuencial que enfatiza las restricciones sintácticas de movimiento de cláusulas, donde no se especifican unidades textuales mayores. En su teoría, el componente semántico es relativamente simple y tampoco desarrolla mayormente las definiciones lingüísticas de las distintas funciones descritas para las cláusulas. Se requiere, entonces desarrollar un marco teórico más pertinente al campo de nuestra investigación. Para ello se debe revisar teorías gramaticales y semánticas que permitan clasificar distintos aspectos de la actuación narrativa de los sujetos de estudio, tanto en los aspectos discursivo-pragmáticos como cognitivos. Dado que no hemos encontrado un estudio equivalente en la revisión bibliográfica y la consulta con los expertos, estamos en un campo bastante “inexplorado”, por lo que es pertinente analizar diversos aspectos del fenómeno de estudio. Por ello necesitamos un marco teórico general que pueda dar cuenta de la interacción y comportamiento de estos múltiples aspectos, de modo de “topografear”, este campo específico de estudio. No se quiere decir que componentes o variables de esta investigación no se hayan estudiado independientemente , sino que el tipo de narraciones (de episodios autobiográficos), la técnica o método de obtención de datos (la entrevista narrativa autobiográfica) la selección y evaluación de los casos (instrumentos y evaluación neuropsicológicos, evaluación neurológica, neuropsiquiátrica y funcional) son elementos que no parecen haberse trabajado en conjunción, al menos no los hemos encontrado en la literatura o con los expertos consultados. Esto permite considerar esta investigación como exploratoria del campo que requiere una perspectiva amplia del paisaje.

De lo anterior, concluimos que, mediante un marco lingüístico, debe darse cuenta de aspectos tanto pragmáticos y discursivos como de los cognitivos, ya que el lenguaje será la naturaleza formal de nuestro material de análisis. Al momento de ir elaborando el marco teórico, ya se habían tomado datos y ensayado análisis de “muestras”, por lo que al formular este esquema, además de los aportes teóricos, se consideraron datos emergentes. Por otro lado, se aplicaron distintas aproximaciones teóricas, semánticas y gramaticales, para poder cubrir “suficientemente” el campo de estudio.






Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   24


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad