Antecedentes de la tutoríA



Descargar 160.5 Kb.
Página3/4
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño160.5 Kb.
1   2   3   4

Concepto de Tutoría



La ANUIES (1998) define la tutoría como un proceso de acompañamiento de tipo personal y académico a lo largo del proceso formativo para mejorar el rendimiento académico, solucionar problemas escolares, desarrollar hábitos de estudio, trabajo, reflexión y convivencia social.
De acuerdo a Sánchez Puentes (2000) la tutoría es un sistema de atención educativa en el que el profesor apoya a un pequeño grupo de estudiantes de una manera individual y sistemática, de modo que la tutoría supone un cierto grado de estructuración: objetivos, programa, organización por áreas, técnicas de enseñanza, integración de grupos conforme a ciertos criterios, mecanismos de monitoreo y control.

De acuerdo a Enrique de Mesa (1998), la tutoría es una relación profesor-alumno, encaminada al conocimiento del contexto socio-familiar, de las actitudes, aptitudes, intereses y motivación, para actuar de modo que se le den pautas al alumno en lo referente al proceso de aprendizaje y a su relación dentro del grupo al que pertenece. Es así como la tutoría es concebida como una labor de acompañamiento y orientación que realiza un profesor con la finalidad de promover, favorecer y reforzar el desarrollo integral del alumno como persona, orientándolo a desarrollar sus potencialidades y habilidades en pro de la construcción de un proyecto de vida personal.

La tutoría pretende fomentar el desarrollo integral del alumno a través de la adquisición de las habilidades y actitudes específicas que le permitan conocerse y desenvolverse adecuadamente en la vida.

La tutoría no es ni debe ser entendida como una asignatura o área curricular. En el contexto escolar, la tutoría es un servicio que complementa la acción educativa, apoyando las acciones realizadas por las diferentes áreas curriculares y asignaturas en su tarea de promover el logro y desarrollo de las competencias básicas en los alumnos.

En resumen, la tutoría es una actividad esencialmente individual con un alumno, puede ser presencial o a distancia y requiere de ciertas competencias profesionales específicas.

La UADY define la tutoría, como un proceso intencional y sistemático de acompañamiento y orientación que realiza un profesor–tutor con la finalidad de promover, favorecer y reforzar el desarrollo integral del alumno, orientándolo para desarrollar sus potencialidades en pro de la construcción y realización de un proyecto de vida personal y profesional..

Objetivos de la Tutoría

La ANUIES señala como los objetivos de este proceso los siguientes:

  1. Contribuir a elevar la calidad del proceso formativo en el ámbito de la construcción de valores, actitudes y hábitos positivos y a la promoción del desarrollo de habilidades intelectuales en los estudiantes, mediante la utilización de estrategias de atención personalizada que complementen las actividades docentes regulares.

  2. Contribuir al abatimiento de la deserción, y evitar la inserción social de individuos sin una formación terminada, con graves limitaciones para su incorporación al mercado laboral y con altos niveles de frustración y conflictividad

  3. Crear un clima de confianza que, propiciando el conocimiento de los distintos aspectos que pueden influir directa o indirectamente en el desempeño escolar del estudiante permita el logro de los objetivos del proceso educativo.

  4. Contribuir al mejoramiento de las circunstancias o condiciones del aprendizaje de los alumnos a través de la reflexión colegiada sobre la información generada en el proceso tutorial.

  5. Permitir que las IES cumplan con la misión y objetivos para los cuales fueron creadas.

Tomando en consideración los objetivos arriba citados, y adecuándolos al contexto institucional de la UADY, se plantean los siguientes objetivos del sistema tutorial:

Objetivo general. Contribuir al desarrollo académico e integral del estudiante mediante la consideración de sus aptitudes para el aprendizaje, necesidades personales y expectativas, a fin de facilitar su plena realización profesional y humana.

Objetivos específicos:



a) Favorecer el proceso de integración del estudiante a la vida universitaria.

b) Ayudar al estudiante en la identificación temprana de las dificultades que se le presentan durante su estancia en la escuela, para explorar con él las posibles soluciones.

c) Apoyar al estudiante en la autoidentificación de sus estrategias de aprendizaje y guiarlo en la selección adecuada de las mismas.

d) Promover en el estudiante el desarrollo de competencias enfocadas a la superación académica y profesional.

e) Contribuir al abatimiento de los índices de rezago, reprobación y deserción.

  1. Mejorar el índice de eficiencia terminal

Tomando en consideración los objetivos establecidos se plantean las siguientes metas al 2006:

  • Contar con un sistema institucional de tutorías que se desarrolle en todas las DES de la UADY.

  • Lograr que la eficiencia terminal en el bachillerato, licenciatura y el posgrado sea de un 70% ó más.

  • Lograr que la retención de los alumnos en todos los programas académicos sea de un 80% ó más.

  • Lograr que todos los profesores de tiempo completo y medio tiempo incorporen la tutoría como una de sus funciones principales.

  • Contar con una normatividad institucional que promueva el desarrollo de la tutoría, así como un sistema de estímulos que lo premie.


EL TUTOR

La ANUIES define al tutor, como el profesor que asume de manera individual la guía del proceso formativo del alumno y que está permanentemente ligado a las actividades académicas de los alumnos bajo su tutela, orientando, asesorando y acompañando al mismo durante el proceso educativo con la intención de conducirlo hacia su formación integral, estimulando su responsabilidad por aprender y alcanzar sus metas educativas.

Asimismo el Programa de Mejoramiento del Profesorado (PROMEP) define al tutor, como el profesor que debe guiar al estudiante en su incorporación al medio universitario y académico, recomendarle prácticas de estudio y disciplina de trabajo que aseguren aprovechar al máximo los servicios que ofrece la institución, y aconsejarlo para sortear las dificultades que se le presenten durante sus estudios.

La literatura existente, permite identificar tres grandes aristas del papel de tutor: como formador, como orientador y como gestor.

Las actividades como formador se orientan a promover el logro académico. Como orientador, facilitan la toma de decisiones y la resolución de problemas personales del alumno que influyen en su rendimiento escolar. Como gestor, el profesor asesora al alumno en los procedimientos administrativos que confronta en la institución y otras instancias.

Asesoría vs. Tutoría

La asesoría académica es una actividad cotidiana en las dependencias. Esta actividad es diferente a la tutoría, por lo que es necesario aclarar los conceptos (ANUIES, 1999).

La asesoría constituye una práctica cotidiana por parte de todos los profesores. Supone la presencia de un asesor, asesorado, un contenido académico por desarrollar, un requisito formal por cumplir y las interacciones que entre ellos se dan (Granja Castro 1989: 22); es decir, la tarea del asesor consiste básicamente en que el estudiante o grupo de estudiantes logren aprendizajes significativos a partir de una serie de estrategias que el asesor aplica, tales como la reafirmación temática, resolución de dudas, la realización de ejercicios, la aplicación de casos prácticos, los intercambios de experiencias, la exposición y la sistematización del conocimiento (Calderón Hernández 1999:15). Por otro lado la tutoría, comprende un conjunto sistemático de acciones educativas de carácter académico y personal que brinda el tutor al alumno cuando éste último se encuentra en momentos de duda o enfrenta problemas. En suma, se sugiere que la asesoría es una de las actividades del tutor, pero no la única. De igual modo, el tutor es un asesor académico que se espera trascienda el ámbito de lo escolar.

Características deseables de un tutor

La ANUIES señala como características deseables en un tutor:

  1. Poseer un equilibrio entre la relación afectiva y la cognoscitiva, para una delimitación del proceso de tutoría

  2. Tener capacidad y dominio del proceso de tutoría.

  3. Tener capacidad para reconocer el esfuerzo en el trabajo realizado por el tutorado.

  4. Estar en disposición de mantenerse actualizado en el campo donde ejerce la tutoría.

  5. Contar con capacidad para propiciar un ambiente de trabajo que favorezca la empatía con el alumno.

  6. Poseer experiencia docente y de investigación, con conocimiento del proceso de aprendizaje

  7. Contar con habilidades y actitudes como: Habilidad para la comunicación, creatividad, capacidad de planeación y actitudes empáticas.

Es importante remarcar que la definición de las características o perfil idóneo del tutor está sujeto a las actividades o funciones que el programa de tutorías que cada institución establezca.

Para el caso de la UADY, es deseable que el tutor, como elemento central de la tutoría, tenga un perfil que le permita cumplir con sus funciones de la manera más adecuada. Deberá poseer las siguientes características:
Conocimientos de:

  • La filosofía, misión, visión y proyecto educativo de la UADY

  • Los servicios que ofrece la UADY.

  • La filosofía, misión, visión de la dependencia en que labora

  • Los servicios que ofrece su dependencia.

  • El plan de estudios y de los lineamientos generales y específicos para su operación.

  • La normatividad institucional y de los procesos administrativos.

  • Los perfiles de ingreso y egreso de los alumnos.

  • Las estrategias de aprendizaje

  • Técnicas de motivación

  • El sistema tutorial.

  • Diversas técnicas de apoyo al estudiante


Habilidades para:

  • Escuchar y comunicarse adecuadamente

  • Establecer buenas relaciones interpersonales

  • Manejar adecuadamente la información

  • Motivar al estudiante para el logro de sus metas

  • Planear y dar seguimiento al proceso de la tutoría

  • Propiciar un ambiente de trabajo adecuado

  • Identificar las necesidades de sus tutorados

  • Identificar los casos en que se requiera referir al tutorado a otros especialistas

  • Interpretar información de la trayectoria del tutorado

Actitudes de

  • Empatía hacia el alumno

  • Tolerancia ante diferentes opiniones

  • Flexibilidad para aplicar diferentes estrategias de apoyo al estudiante

  • Interés profesional hacia el alumno

  • Aceptación de las diferencias individuales alumno

  • Responsabilidad con el compromiso adquirido para con sus deberes

  • Superación personal y profesional

Compromisos de los participantes del Sistema Tutorial

El conformar el establecimiento de un nuevo programa implica entre otros aspectos la adquisición de compromisos entre las partes que intervendrán directamente en la aplicación, supervisión y beneficio del mismo, ésto con la finalidad de que cada parte asuma su responsabilidad dentro del proceso y lograr con esto el éxito en el desarrollo

Compromisos del Tutor:

  1. Invertir parte de su tiempo laboral en las actividades relacionadas con la tutoría académica

  2. Mantenerse informado sobre los aspectos institucionales y específicos del estudiante, esenciales para la actividad tutorial.

  3. Participar en los diversos programas de capacitación que la institución promueva, atendiendo a su formación, experiencia y trayectoria académica

  4. Elaborar un plan de trabajo tutorial

  5. Participar en los mecanismos institucionales o para DES que se establezcan para evaluar la actividad tutorial

  6. Participar en eventos académicos diversos relacionados con el Programa de Tutorías institucional

Compromisos del Tutorado

  1. Inscribirse al Programa

  2. Comprometerse con su tutor en el desarrollo de las actividades que acuerden conjuntamente y ser consciente de que el único responsable de su proceso de formación es el propio alumno

  3. Participar en los procesos de evaluación del trabajo tutorial

  4. Participar en actividades complementarias que se promuevan dentro del programa tutorial.

Compromisos de la Administración

  1. Establecimiento de un plan de acción tutorial de acuerdo a las características propias de la dependencia

  2. Difundir el programa tutorial

  3. Alentar entre el profesorado y los alumnos las ventajas académicas que conlleva el programa tutorial dentro de la institución

  4. Articular los esfuerzos de las distintas instancias de apoyo académico y administrativo cuya colaboración es necesaria para la operación del programa institucional de tutoría

  5. Programación de actividades de capacitación

  6. Establecimiento de trayectorias escolares

  7. Establecer un programa de evaluación tutorial

  8. Promover la realización de actividades y eventos académicos complementarios entre el profesorado y los alumnos.

Anexos a estos compromisos administrativos, el tutor y el alumno deben comprometerse a mantener una actitud ética, de respeto y confidencialidad en el desarrollo del programa.

Hay en las instituciones considerable debate en cuanto a los requisitos para ser tutor y ciertamente existen conflictos entre los criterios académicos, por lo que en esta sección se revisan algunos de los puntos relevantes, tratando de ponderar las posibilidades de desarrollar una normatividad operativa basada en criterios académicos, con vistas a estimar los procesos administrativos requeridos para garantizar la presencia de habilidades y competencias en los tutores.

ANUIES sugiere que para que el sistema tutorial funcione adecuadamente se necesita que el tutor:

  1. Tenga las actitudes adecuadas de modo que inspire confianza y comunique entusiasmo.

  2. Esté capacitado en algunas técnicas de repaso, revisión y ejercitación práctica, así como en el manejo de grupos pequeños.

  3. Sea un profesor de carrera o gozar de la definitividad en su institución

  4. Deberá demostrar un probado manejo de la tutoría.

Sánchez Puentes (1999) sugiere además algunos criterios administrativos que deben considerarse para la selección de tutores. Por ejemplo, que sean profesores definitivos, de tiempo completo o medio tiempo; que posean el grado en el que dan tutoría y que muestren un compromiso con las normas y reglamentación de la institución al respecto de esta actividad.

Para lograr el establecimiento óptimo de un programa tutorial en cada dependencia se requiere que el tutor mantenga una coordinación efectiva con los servicios de apoyo que integran a cada una. Dichos servicios pueden variar de acuerdo a las características y necesidades de cada dependencia, entre ellas se pueden mencionar:

  • Coordinación académica

  • Control escolar

  • Orientación educativa

  • Trabajo social

  • Servicio social y Práctica profesional

  • Becas, Sistema de crédito estudiantil

  • Bolsa de trabajo

  • Extensión universitaria y educación continua

  • Docentes

Es necesario que estos servicios sean proporcionados por personal profesionalizado en las áreas que atiende, que cuenten con procedimientos sencillos para su uso y que sean accesibles a fin de resultar un apoyo real a las necesidades del estudiante. De igual forma es recomendable promover la coordinación entre el sistema tutorial y los distintos servicios estudiantiles, que permita la accesibilidad a éstos y su uso oportuno adecuado al logro de los objetivos educativos del estudiante.

TAREAS DEL TUTOR

Las tutorías pretenden agrupar una serie de actividades cotidianas en la vida académica de las IES pero que a la fecha no han sido suficientemente formalizadas ni definidas de manera exhaustiva. Por lo anterior el presente capítulo pretende describir lo que hace un tutor.

Como se mencionó anteriormente la delimitación de las funciones o actividades que los tutores deben desarrollar estarán basadas en el modelo académico y modelo tutorial establecido por cada IES.

La revisión de diversos documentos y manuales operativos, sugieren un listado de las competencias del tutor en una institución de educación superior, las cuales se presentan a continuación.

1.Guiar al alumno en el desarrollo de proyectos académicos


Actividades

1.1Elegir tema acorde con el interés y factibilidad

1.2 Acordar los objetivos del trabajo terminal

1.3 Identificar el entorno teórico, metodológico y práctico del tema

1.4 Valorar la aportación del trabajo

1.5 Identificar alcances y limitaciones del proyecto

1.6 Sugerir ideas sobre el plan de trabajo

1.7 Sugerir continuamente fuentes de información

1.8 Estimular el avance y sugerir correcciones

1.9 Sugerir ideas sobre la presentación final del proyecto

2..Promover en el estudiante el desarrollo de competencias enfocadas a la superación académica y profesional


Actividades:

2.1 Realizar un diagnóstico académico del alumno

2.2 Evaluar los avances durante todo el proceso de formación académica de acuerdo a la formalización y calendarización convenidos.

2.3 Formular recomendaciones y sugerencias para la optimización de su plan de estudios

2.4 Impulsar la capacidad de comunicación oral y escrita

2.5 Motivar la asistencia a cursos, talleres y seminarios enfocados al desarrollo de habilidades cognitivas

2.6 Recomendar lecturas y guiar para la selección de diversas fuentes de información y de los conocimientos existentes

2.7 Promover en la dependencia la realización de eventos que apoyen la formación del alumno.

3. Asesorar al estudiante en la selección del servicio social, prácticas profesionales y servicios a la comunidad


Actividades

3.1 Recopilación de opciones de servicio social, prácticas profesionales y servicios a la comunidad

3.2 Orientar sobre las opciones de prácticas profesionales y servicios a la comunidad

3.3 Guiar la elección de la opción que mejor le convenga al estudiante

3.4 Generar motivación en el desempeño óptimo de sus actividades

3.5 Supervisar la conclusión del compromiso

3.6 Asesorar en los trámites para la liberación de los certificados correspondientes

3.7 Establecer comunicación con los otros profesionales que supervisan y/o entrenan al alumno

4. Orientar, dirigir y revisar trabajos de titulación y de grado


Actividades

4.1 Elegir con el estudiante el tema acorde con el interés , factibilidad y relevancia académica

4.2 Analizar la lista de líneas de investigación o de trabajo

4.3 Acordar los objetivos del trabajo terminal

4.4 Identificar el entorno teórico, metodológico y práctico del tema

4.5 Valorar la aportación teórico , metodológica y de aplicación

4.6 Identificar alcances y limitaciones de la investigación

4.7 Sugerir ideas sobre el plan de trabajo

4.8 Hacer y supervisar el cronograma de actividades

4.9 Sugerir continuamente fuentes de información

4.10 Estimular el avance y sugerir correcciones

4.11 Revisar la presentación final del trabajo

4.12 Preparar al alumno para la preparación oral

5. Guiar al estudiante en la selección de espacios y oportunidades profesionales


Actividades

5.1 Identificar los espacios profesionales

5.2 Informar sobre las oportunidades laborales

5.3 Orientar sobre las oportunidades laborales, basándose en las competencias académicas y preferencias personales

5.4 Referir a los campos laborales

5.5 Asesorar sobre la realización de una solicitud de empleo y realización de una entrevista de trabajo

5.6 Despertar el interés por la actualización y capacitación

6. Orientar al alumno para la resolución de problemas personales y de vida y referir a otros profesionales de apoyo ( en caso necesario)


Actividades

6.1 Facilitar la toma de decisiones del alumno

6.2 Proveer de información vocacional y profesional

6.3 Identificar las situaciones especiales que enfrenta el alumno

6.4 Consultar con las instancias de apoyo correspondientes

6.5 Referir a la instancia especializada

6.6 Mantener comunicación con la instancia de referencia

6.7 Seguimiento de la evolución o resolución de la problemática

6.8 Evaluar la funcionalidad de la resolución del caso

7. Asesorar al alumno en los procedimientos administrativos que confronta en la institución y otras instancias


Actividades

7.1 Informar acerca de los trámites obligatorios y /u opcionales de la institución

7.2 Informar de las posibilidades de acceso a programas de financiamiento educativo y becas de diferentes tipos

7.3 Referir a instancias internas y externas que puedan brindarle apoyo económico

7.4 Guiar y apoyar en los requerimientos y procedimientos de cada uno de los trámites que realizará


TRAYECTORIA ESCOLAR
Entre los problemas más complejos y frecuentes que enfrentan las IES del país, en el nivel de licenciatura, se encuentran la deserción, el rezago estudiantil y los bajos índices de eficiencia terminal.. En el período 1986-1991 la eficiencia terminal de las instituciones públicas fluctuó entre el 51.2 y el 62 %, observándose un promedio en ese lapso, del 53%. Mientras que entre 1985 y 1990, la eficiencia terminal promedio para el subsistema de educación superior fue de 50.6% (Díaz de Cossío, 1998).
En cifras generales y como promedio nacional, de cada 100 alumnos que inician estudios de licenciatura, entre 50 y 60 concluyen las materias del plan de estudios, cinco años después y, de éstos, tan sólo 20 obtienen su título (Díaz de Cossío, 1998).
Los altos índices de deserción, la baja tasa de titulación, la reprobación, la baja eficiencia terminal en general reflejan la necesidad que tienen las IES de llevar a cabo estudios sobre las características y el comportamiento de la población estudiantil, en relación con los factores que influyen sobre su trayectoria escolar, tales como ingreso, permanencia, egreso y titulación. La información obtenida serviría para identificar y atender las causas que intervienen en el éxito o en el fracaso escolar; en el abandono de los estudios y en las condiciones que prolongan el tiempo establecido en los planes de estudio para concluir satisfactoriamente los mismos.
Son imperativos de las IES incrementar la calidad del proceso formativo, aumentar el rendimiento de los estudiantes, reducir la reprobación y el abandono para lograr índices de aprovechamiento y de eficiencia terminal satisfactorios, así como para cumplir con el objetivo de responder a las demandas sociales con más y mejores egresados que, al mismo tiempo, puedan lograr una incorporación exitosa al mercado de trabajo.
Para alcanzar estos objetivos es indispensable consolidar una oferta educativa de calidad; en otras palabras, mejorar cualitativa y trascendentalmente el servicio que se ofrece a los estudiantes. Este es un asunto complejo en el que convergen múltiples aspectos de la organización universitaria en su conjunto, tales como el nivel de formación y profesionalización de los profesores, la manera en que se organiza el trabajo académico, la pertinencia y la actualización del curriculum, los apoyos materiales y administrativos, además de las características de los estudiantes.
Asimismo las IES, por su parte, no han detectado con suficiente precisión los períodos críticos en la trayectoria escolar universitaria, en los cuales las interacciones entre la institución y los alumnos pueden influir en la deserción (Tinto, 1992). En general, según este autor, podrían señalarse tres períodos esenciales en la explicación del fenómeno de la deserción:

Primer período crítico: Se presenta en la transición entre el nivel medio superior y la licenciatura y se caracteriza por el paso de un ambiente conocido a un mundo en apariencia impersonal, lo que implica serios problemas de ajuste para los estudiantes.
Segundo período crítico: Ocurre durante el proceso de admisión, cuando el estudiante se forma expectativas equivocadas sobre las instituciones y las condiciones de la vida estudiantil, que al no satisfacerse, pueden conducir a decepciones tempranas y, por consiguiente, a la deserción.
Tercer período crítico: Se origina cuando el estudiante no logra un adecuado rendimiento académico en las asignaturas del plan de estudios y la institución no le proporciona las herramientas necesarias para superar las deficiencias académicas.
Por otro lado, la permanencia del estudiante en el plan de estudios de la licenciatura también se encuentra afectada por el rezago escolar, el cual consiste en el retraso en la inscripción a las asignaturas subsecuentes del plan de estudios en un lapso regular u ordinario. Así, el alumno rezagado es el que se atrasa en las inscripciones que corresponden al trayecto escolar de su cohorte generacional y, por tanto, en el egreso de la misma (Altamira Rodríguez, 1997:35).
La reprobación y la estructura rígida de los planes de estudio, el desconocimiento de los alumnos respecto de las posibles soluciones a los problemas de la seriación de materias o de las opciones académicas disponibles para superar deficiencias y aprobar alguna unidad de enseñanza aprendizaje, constituyen también problemas que influyen en el rezago escolar o en la decisión de abandonar los estudios. Por otro lado, los profesores en el nivel universitario enfrentan una deficiencia generalizada de los alumnos en el empleo de métodos de estudio apropiados.
La atención de los problemas antes mencionados se intenta regularmente a través de estrategias de carácter general que, nuevamente, en aras de la eficiencia, se conciben para poblaciones homogéneas sin reconocer las particularidades de la diversidad de los estudiantes. De ahí la escasez e insuficiencia de los resultados.
En este marco, el establecimiento de un programa institucional de tutoría podría tener un efecto positivo en la resolución de los problemas, en la elevación de la eficiencia terminal y sobre todo, en la formación integral del estudiante.
La tutoría, entendida como el acompañamiento y apoyo académico de carácter individual, ofrecido a los estudiantes como una actividad más de su curriculum formativo, puede ser la palanca que sirva para una transformación cualitativa del proceso educativo en el nivel superior. La atención personalizada favorece una mejor comprensión de los problemas que enfrenta el alumno, por parte del profesor, en lo que se refiere a su adaptación al ambiente universitario, a las condiciones individuales para un desempeño aceptable durante su formación y para el logro de los objetivos académicos que le permitirán enfrentar los compromisos de su futura práctica profesional.
El conocer los antecedentes y desarrollo académico del alumno a través de la elaboración de una trayectoria escolar individual permite al tutor contar con la información necesaria para vislumbrar estrategias que le permitan proporcionar apoyo al alumno en el desarrollo de una metodología de estudio y de trabajo que sea apropiada a las exigencias de la carrera; ofrecerle ayuda y supervisión en temas de mayor dificultad en las diversas asignaturas, crear un clima de confianza entre tutor y alumno que permita al primero conocer aspectos de la vida personal del estudiante, que influyen directa o indirectamente en su desempeño, señalar y sugerir actividades extracurriculares que favorezcan un desarrollo profesional integral del estudiante y brindar información académico- administrativa, según las necesidades del alumno, constituyen las acciones que dan contenido al concepto de tutoría.

Conceptos:
Se considera a las trayectorias escolares como el comportamiento académico de un individuo que incluye el desempeño escolar, la aprobación, la reprobación, el promedio alcanzado, etc., a lo largo de los ciclos escolares (Barranco y Santacruz, 1995).

La dimensión tiempo se refiere a la continuidad y/o discontinuidad en el ritmo temporal correspondiente a la generación. La dimensión rendimiento alude al promedio de calificación obtenido por el alumno en las materias en las cuales ha presentado exámenes, independientemente del tipo de examen (Chain,1995). La dimensión eficiencia escolar se refiere al total de alumnos que lograron llegar (para este caso) al último semestre.
Al estudiante se le puede definir como el sujeto que está inscrito en un período educativo. Período que se refiere a ciclos educativos: años, semestres, cuatrimestres, módulos, etc. (Cain,1995), (Barranco y Santacruz, 1995).
El análisis de las Trayectorias Escolares implica la observación continua de los movimientos de una población estudiantil a lo largo de los ciclos escolares especificados en una cohorte (Barranco y Santacruz,1995). El término “cohorte” hace alusión al conjunto de alumnos que ingresa en una carrera profesional o nivel de posgrado, en un año determinado, y que cumple un trayecto escolar el período normal en que prescribe el plan de estudios. La cohorte es la unidad fundamental del análisis estadístico, porque con base en ella se pueden agrupar y desagregar los datos referentes a los alumnos (Huerta, 1989). Con ello, se establece que los estudiantes considerados en un estudio de trayectoria han vivido un mismo suceso, en un mismo año del calendario, forman parte de un grupo específico y por ello, pueden ser objeto de un análisis en etapas del suceso (Barranco y Santacruz, 1995).
En algunos casos existe la resistencia para realizar las Trayectorias Escolares ya que éstas evidencian los niveles de productividad y rentabilidad de los procesos y recursos educativos desarrollados en el sistema del nivel superior. Para las IES, el estudio de las trayectorias escolares representa el reconocimiento de los problemas que se tienen que superar para el mejoramiento de los procesos de formación del estudiante.

Dependiendo del propósito para el que se realiza una trayectoria escolar es como se seleccionarán los datos requeridos para su elaboración. Los trabajos relacionados con las temáticas de los estudiantes son variados; por una parte, puede distinguirse una línea de investigación cuyo interés se centra en al análisis global de las instituciones educativas, que contempla factores tantos internos como externos, donde se coloca a los estudiantes como una parte de la institución, mientras que en otros trabajos los estudiantes son el centro de atención y los factores institucionales constituyen el marco de análisis. El enfoque y las finalidades que se persiguen también varían: los estudiantes pueden ser vistos desde la matrícula escolar en su dimensión ideológica o como actor político (Guzmán, 1991).

Tanto las decisiones para diseñar e implementar programas de tutorías como la acción específica de los tutores tienen como condición necesaria para su desarrollo alcanzar el mayor grado posible del conocimiento sobre los estudiantes que participan ne estos procesos. Los perfiles académicos y socioeconómicos de los estudiantes pueden constituirse en un insumo relevante; las instancias responsables de organizar el servicio educativo pueden encontrar en ellos elementos esenciales para planificar acciones académicas.
Para este efecto, es necesario diseñar una estrategia que permita generar los indicadores básicos del perfil de los estudiantes y ponerlos a disposición de los tutores, con un cierto orden y con una intencionalidad precisa. Además, se requiere crear las condiciones para que los usuarios de la información puedan comprender el significado de estos perfiles y apoyarse en ellos para la toma de decisiones.
Es importante recalcar que la información sobre los antecedentes y la trayectoria de los estudiantes se constituye en un insumo básico para el diseño de actividades académicas dirigidas a programas y/o estudiantes específicos, así como para planificar acciones y recursos tendientes a brindar atención especializada (formación de profesores, cursos remediales, preparar materiales de apoyo, etc.)

Para el seguimiento de la trayectoria escolar de cada alumno, se sugiere que el tutor contemple los siguientes datos académicos que deberán registrarse en el expediente del alumno:

  • Promedio del bachillerato

  • Promedio obtenido en la PAAG

  • Programa al que está inscrito

  • Curso o semestre al que está inscrito

  • Número de materias que esté cursando

  • Materias aprobadas en examen ordinario

  • Materias aprobadas en extraordinario

  • Número de extraordinarios presentados

  • Materias que adeuda

  • Calificación por materia

  • Promedio por período escolar



HERRAMIENTAS DEL TUTOR
La realización de un trabajo efectivo y eficaz de tutoría requiere, de parte del tutor, de un esfuerzo permanente de acopio de información útil para llevar a cabo eficientemente su tarea en las tres áreas que abarca, la de formación , orientación y gestoría; así como obtener resultados positivos sobre el rendimiento del estudiante. Para lograr ésto, se requiere del uso de ciertos instrumentos que le faciliten su labor.

A continuación se mencionan algunos instrumentos que son utilizados en algunos modelos implementados en otros IES y que conforman el expediente tutorial que el tutor deberá estructurar:
1.- Carta compromiso:

Este documento es un acuerdo escrito, en el cual se expresan los compromisos que adquieren los protagonistas de un programa tutorial. Se recomienda que sea firmado en la primera entrevista y que cada uno conserve una copia del mismo.

(Ver Anexo 1)
2.- Ficha de Registro :

Formato en el cual se anotan los datos demográficos, laborales, escolares y proyectos de vida del estudiante; así como los datos generales del tutor. Este documento debe ser conformado al inicio del programa y la información que se maneje será confidencial.

(Ver Anexo 2)
3.- Registro de la Actividad Tutorial:

En cada sesión el tutor deberá registrar el motivo de la reunión, compromisos adquiridos y/o resultados obtenidos de sesiones anteriores; así como las observaciones correspondientes. El documento debe estar avalado por la firma del tutor y el alumno

(Ver Anexo 3)

ESCALA DE ESTIMACIÓN DE LOS BENEFICIOS DE LA ACCIÓN TUTORIAL

RESPECTO A LOS ALUMNOS:


  1. Conocer y comprender mejor a los alumnos

  2. Atender a los alumnos individualmente

  3. Esclarecer problemas personales que inciden en la marcha escolar

  4. Tratar a los alumnos más como personas y menos como masa

  5. Tratar los problemas específicos de los distintos niveles y grupos de alumnos

  6. Dar a los alumnos consejo orientador

  7. La evaluación de los alumnos sería más formativa

  8. Aumentaría la calidad de la educación recibida

  9. Se resolverían mejor las dificultades de aprendizaje

RESPECTO A LOS PROFESORES Y EL CENTRO:


  1. Estimular el trabajo en equipo

  2. Mejorar la coordinación de los profesores-tutores en las funciones asignadas a cada uno

  3. Dar más responsabilidad al profesorado

  4. Aumentar la formación del profesorado

  5. Mejorar la convivencia de profesores y alumnos en el centro

  6. Producir un cambio positivo en la organización del centro

  7. Exigir la intervención directa del profesor-tutor en la solución de problemas concretos de los alumnos

  8. Mejorar información de todos los problemas escolares

  9. ayudar a los profesores en la reflexión seria sobre su labor

  10. Como crítica positiva de la actividad educativa





Compartir con tus amigos:
1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad