Ante la muerte de un hijo



Descargar 41.5 Kb.
Fecha de conversión17.01.2018
Tamaño41.5 Kb.
Vistas95
Descargas0

ANTE LA MUERTE DE UN HIJO


  • Lectura inicial

  • Introducción.

La muerte de un hijo, especialmente el de uno, es algo que nos cuesta trabajo aceptar, pues es un absurdo que parece romper con el esquema natural del ciclo de vida que nos hemos planteado.


Parece una crueldad que una vida se termine cuando hasta ahora había empezado y los padres se preparaban para ver, en sus hijos, muchos sueños realizados que, habiéndose truncado para nosotros, los habíamos fijado en ellos.
Talvéz haya otros hijos a quienes cuidar, quizá volvamos a ser padres, pero ..... y a quien le interesa si no podemos recuperar a ese....... al que perdimos y es irremplazable.
Lo más duro es que hay que seguir viviendo, que hay que seguir la marcha, aun cuando nada va a llenar el lugar vacío que deja el hijo fallecido.
Aunque tu hijo se haya ido, aunque el depósito haya sido retirado, aún tienes futuro, no obstante que todo parezca gris y cruel ahora.
Independiente de la edad, la muerte de un hijo debasta al más fuerte y estremece todas las áreas de la vida.
El papel de padre es amar, proteger, es soñar, cuidar. Cuando un hijo muere este papel esperado contribuye a la sensación de inutilidad, de falta de sentido de vida y solo ayuda a aumentar los sentimientos de culpa.
El orden natural nos dice que los viejos han de morir primero; y si con dificultad aceptamos esa circunstancia, mucho más complicado es aceptar ese evento que parece ir en contravía de la propia naturaleza.

El duelo ante la muerte de un hijo es uno de los eventos más difíciles de afrontar y de los que requiere mayor apertura hacia el apoyo y la expresión emocional para poder recuperarse de la pérdida y poder continuar la vida.

Es preciso aprender a vérselas con las propias emociones pero además con las de la pareja y con las del resto de la familia que, sin decirnos nada, parece que nos acusaran.



  • CUANDO HUBO UNA ENFERMEDAD PREVIA O UN PERIODO DE HOSPITALIZACION.

Al ocurrir esta situación, no solo tenemos que afrontar nuestro propio dolor, sino que nos enfrentamos al propio sufrimiento del hijo en estas circunstancias.


Obviamente cuando al hijo y a los padres se les permite anticipar la llegada de la muerte, se tiene la posibilidad de iniciar el proceso de separación y elaborar el dolor antes que se produzca la pérdida definitiva.
Aunque por tener que soportar el sufrimiento del hijo, a los padres se les agrava la carga emocional y se les añade la angustia de "tener que controlar las emociones frente al niño", lo mejor será dar vía a las emociones naturales y aún dejar fluir las lagrimas.
Se ha encontrado, en este aspecto, que el pretender "mantener una postura valiente" no solo aumenta la carga emocional haciendo que puedan sobrevenir alteraciones físicas, sino que podrá traer como resultado que el niño intente adoptar la misma respuesta y se cohiba para llorar y expresar libremente sus sentimientos y emociones
Por ello lo mejor y más sano es que seas sensible y abierto a la expresión de amor, tristeza o cualquier emoción que surja y así tendrás menos carga al ser genuino y poder compartir abiertamente esos momentos.
No olvides que uno de los mejores medios de comunicación es el contacto, y con una palmada cariñosa, en el cabello una caricia, un abrazo, un apretón de manos puede decir eficazmente TE AMO sin palabras.


CUANDO LA MUERTE ES VIOLENTA O ACCIDENTAL

... Lectura ........siempre pense.....


Los accidentes usualmente implican errores o descuidos de alguien o algo. Por ello, cuando alguien muere accidentalmente, los sobrevivientes son atacados por la culpabilización y los reproches.
SI EL HIJO ERA ADULTO.

Cuando el fallecido había alcanzado la adultez, pero sus padres sobreviven, los sentimientos son tan intensos como si se hubiese perdido a un niño en la infancia. Las preguntas que surgen son "¿ Porqué él que tenía tantos proyectos y vida por delante? ¿Por qué no yo que ya he vivido? ¿Porqué él, si en él estaba la realización de mis anhelos?" .Bajo estas preguntas se esconde el deseo sincero de las los padres de ocupar el lugar del hijo fallecido.





  • SI EL FALLECIDO ERA UN INFANTE.

En éste caso la tragedia suele aumentarse al percibirse la muerte como algo absurdo e injusto.


Los padres tratan una y otra vez de acomodarse a la situación pero, no es fácil.
Se especula, se desea, se da vueltas a la situación, se trata de comprender se reviven las circunstancias, se repasan una y otra vez las últimas vivencias pero no se le encuentra derecho a la existencia.
Los padres quisieran poder regresar el tiempo y, de algún modo, poder borrar lo sucedido, se sienten culpables por estar vivos y sienten lástima no tanto por su hijo sino por ellos mismos.
Al fin y al cabo, en el duelo, no lloramos tanto por los que se fueron, sino por nosotros que nos sentimos desamparados, sin rumbo, y sin razones para vivir pues se ha muerto nuestro futuro.
Los padres lamentan la impotencia de no poder escapar de la tristeza, la confusión. El dolor, y de no poder recuperar al ser querido.
La muerte de un hijo obliga a los padres a confrontarse con su propia comprensión sobre el significado de la muerte y ello es un punto crucial a la hora de enfrentar el duelo y de avistar alguna luz en el túnel del dolor.

Despedirse para siempre de un hijo es una de las pruebas más duras de la vida, pero es también una extraordinaria posibilidad de conocernos a nosotros mismos.


Cuando se comparte esta experiencia común (por ejemplo en el espacio de un Grupo de Mutua Ayuda) Las circunstancias propician la maduración y el acercamiento a otros miembros de la familia y eso debe ser una ganancia no una pérdida al aislarnos o pretender que somos los únicos que sentimos tan gran dolor.
PASOS UTILES PARA SALIR ADELANTE.


  • Siempre será útil que tomes un tiempo para adaptarte y descansar pues necesitarás tiempo para romper con las costumbres cotidianas que te ligaban a tu hijo (alimentación, aseo, vestuario etc.).

  • Es bueno saber que las fotografías, las pertenencias de tu hijo, sus amistades, los días festivos, las celebraciones, etc., pueden renovar tu tristeza ante la ausencia de tu hijo.

En esos momentos no te alejes sino permite que los sentimientos fluyan y salgan a la superficie.

  • No te niegues a hablar de tu hijo muerto. Cuando lo hagas no solo refiere las cosas buenas, sino también aquellas no tan buenas. Nadie es perfecto, y es importante recordar que tu hijo era una persona con debilidades y fortalezas.

  • Con el tiempo te sentirás fuerte y será necesario acercarte a todas tus pertenencias. Será muy útil que las revises, las selecciones y escojas los recuerdos con que permanecerás y los que darás a las personas más cercanas a tu hijo.

  • Por aparte lo que piensas regalar de él y preferiblemente hazlo a quien lo necesite y no pueda retribuirte. No te apresures a deshacerte de los recuerdos, las ropas, juguetes, etc., pues podrías perder elementos muy valiosos afectivamente.

No es necesario que te obligues a dar este paso, pero tampoco lo evites. Hazlo cuando te sientas preparado.

Al ir haciendo esto, te darás cuenta que te estas despidiendo de tu hijo y estas dejando espacio en tu vida para cosas nuevas.



Cada paso te llevará más cerca de la aceptación de la muerte, no estarás negando que tu hijo vivió y te estarás ayudando a ti mismo a sanar y poder continuar con tu vida.

  • Los primeros meses suelen estar llenos de reproches, deseos y sentimientos confundidos y mezclados, todos ellos dolorosos, abrumadores y aparentemente intolerantes. Como padre te sentirás deshecho por dentro pero es necesario que sepas que esos sentimientos complejos y poderosos son normales ya que te estas enfrentando a uno de los sucesos más terribles que nos pueda suceder en la vida, pero aunque parezca imposible, estas vivo y podrás seguir viviendo.

  • Cuando te sientas estancado, busca ayuda, habla, reúnete con los Grupos de Mutua Ayuda. El saber que no estás solo en tu dolor y que y que otros comprender tu dolor constituye un gran consuelo.

  • Al máximo es aconsejable conservar los patrones de vida que llevabas antes: Si tienes empleo, luego de un tiempo prudente, vuelve a trabajar aunque sea parcialmente.

Poco a poco intenta participar en actividades externas a tu familia pero, evitando que se conviertan en una manera de escapar a la realidad.

  • Ten a mano una lista de personas que tienen disposición de escuchar.

  • Siempre es útil dejarse orientar por un profesional que conozca y maneje el tema del Duelo.

  • Olvídate de acusaciones y reproches. Nada se gana con aferrarse al pasado y, lo importante es el futuro pues el pasado no suaviza sentimientos sino que agrava y profundiza heridas y puede propiciar que sobrevengan enfermedades serias.


SOBRE LA PAREJA.


  • La mujer deberá comprender que el padre puede ser presa de un terrible dolor pero que le cuesta más expresarlo.

Siempre que un hombre se hace el fuerte, para consolar a su esposa, bloquea sus propias emociones más aún si se le educó para ser autosuficiente.

  • Las esposas suelen expresar su dolor llorando y hablando y, a veces, piensan que si el hombre no hace lo mismo es que no siente `pena.

  • La pareja necesita comprenderse, ser paciente el uno con el otro y alentarse entre sí a exponer sus sentimientos.

En este aspecto cabra mucho la importancia la expresión de afecto por contacto.

LOS ABUELOS.-


  • Lo que nos muestra la experiencia es que los abuelos suelen verse envueltos en grandes oleadas de dolor originadas en que ellos no solo sufren por la pérdida del nieto, sino por ver a sus propios hijos en una situación emocional tan difícil, que ellos son impotentes de resolver.

Es útil permitir a los abuelos cumplir algún papel en el proceso y ocuparse de algunas diligencias y labores que les permita sentirse útiles y el apoyo que quisieran ser.
OTROS HIJOS.-

  • Los hijos sobrevivientes también impactados por la perdida de un hermano.

Pueden sentirse culpables por vivir y tener temor por su propia muerte.

Si son pequeños pueden presentar conductas regresivas o actuar en forma agresiva para llamar la atención o buscar la reafirmación de los padres también les ama a ellos.

Los niños también requieren un espacio para expresar su aflicción, sus temores y sus posibles sentimientos de culpa.

Ellos necesitan que se les permita, a su manera y teniendo en cuenta su dad, sentirse útiles en el proceso de elaboración del duelo de la Familia.


CONCLUSION.-


  • El trabajo de Duelo es un proceso psicológico complejo que implica deshacer, desanudar los lazos contraídos y enfrentarse al dolor de la pérdida.

  • La muerte de un hijo es un trauma significativo para ambos padres y provoca una respuesta emocional más intensa que la perdida de un adulto en razón de los sentimientos de injusticia y la percepción de que el asunto es antinatural.

  • El proceso de Duelo suele resolverse en forma más sana, y por lo tanto más corta, cuando los padres comparten el proceso y se disponen a apoyarse, consolarse y dar espacio a la expresión emocional mutua.

  • En una familia con conflictos, un Duelo puede agravar la división y causar separaciones.

  • La duración e intensidad del Duelo depende no solo de las condiciones que rodearon la muerte del ser querido (repentina o tras una enfermedad) sino de la disposición a dar lugar a la expresión emocional.


........RECUERDA: "El sufrimiento ante la pérdida es obligatorio pero el sentirse culpable y miserable es opcional........"






Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos