Análisis de un sueño



Descargar 114.59 Kb.
Página2/2
Fecha de conversión03.12.2017
Tamaño114.59 Kb.
Vistas142
Descargas0
1   2

a la inspirada por artista en sueño analizable en estas páginas.

Isabel Colón

La noche del día en que supe que tendría la exposición EL YO DEL ARTISTA, tuve un sueño maravilloso: el escenario era mi taller, igual que siempre con muchos papeles y colores. Es aquí donde comienza a desarrollarse la historia.


El Sueño:

Estaba atardeciendo la luz en el ambiente era ya nítida y amarilla, y el cielo despejado y de un azul muy intenso. Cuando miro dentro del taller los elementos que después utilizaría en mi trabajo tomaban un brillo intermitente y casi imperceptible, un marco de hierro, una pelota y un montón de mecate, al agruparlos en un mismo lugar sabia porque eran esos lo materiales que debía utilizar, sentí como si una luz se prendiera en mi cabeza, como la bombillita de las comiquitas, entonces comencé a armar mi pieza, al tomar el marco que se veía muy rígido, este comenzó a deformarse, era muy difícil para mí sujetarlo bien y amarrarlo con el mecate, que tarea, debía devolverle su forma original, el rectángulo, al finalmente terminar de tensar todo el mecate y dejando el marco bien derecho, fue que me di cuenta que la pelota además de haber estado pegada al mecate, se había enredado entre el marco y todas las líneas que cruzaban dentro de él, increíble se había hecho un tejido muy tupido y fuerte, justo en ese instante las paredes del taller se desaparecían todo se desvanecía, los papeles volaban y todo comenzaba a convertirse en un jardín muy cuidado y verde con árboles a mi alrededor pero a muy larga distancia, solo quedábamos el marco amarrado, mucho mecate por tensar, el sol y yo, dándome cuenta que gracias al sol, yo formaba parte de la sombra que el marco proyectaba en la grama, mezclándonos con la textura de grama y el tejido, la sensación era muy agradable, cuando de repente una oleada de mariposas de todos tamaños y colores se venían sobre mi volado de norte a sur, la brisa que entre todas ellas se sentía era muy movida y fresca, eran tantas que taparon la luz del sol, dejándome momentáneamente en un ambiente frío y oscuro, al terminar de pasar la manada, solo quedo una, solo una brincando de cuerda en cuerda muy entretenida, hasta que finalmente se posó justo sobre la esfera de mecate, en ese momento volvía a estar en mi taller y al acercarme a ella, sin prisa voló, solo que llevándose con ella la punta del mecate hacia fuera del taller, dejándome sola y feliz.

De esta manera termino mi sueño dejándome unas inmensas ganas de trabajar en esta nueva obra que ahora representaría.

Después de leer muchas veces el sueño, preguntándome por dónde empezar, dado que, al tratar de analizar un sueño comenzamos desde las emociones y asociaciones del soñante, contexto, actitud consciente…etc., y no tenía esta información… sólo el sueño. Fue entonces cuando decidí hacerlo amplificando desde las sensaciones fundamentalmente placenteras de agrado y tranquilidad, de soledad y felicidad de la soñante; la reacción emocional de asombro ante la dificultad de la tarea que quiere o debe emprender, y el desconcierto y perplejidad que le producen la velocidad de las imágenes. Esto lo observo como la conexión manifiesta que nos brinda la soñante con su sueño, lo cual nos podría permitir obtener algún conocimiento sobre su actitud consciente y su nivel de consciencia ante los contenidos simbólicos que le brinda el inconsciente. Acotaremos que es necesario que exista una pérdida de la energía de la consciencia para que la energía de la psique inconsciente sea liberada.



Partiendo de lo anterior, las preguntas obligatorias serían ¿Cuál es el objetivo, propósito o sentido de este sueño: promover la adaptación, el crecimiento o la toma de consciencia? (Stevens: 139). ¿Desde cuál o cuáles estructuras de la psique provienen las imágenes y, por ende, su simbolismo? ¿Debemos aproximarnos a este sueño desde el simbolismo de imágenes provenientes del inconsciente personal o desde el simbolismo de imágenes provenientes del inconsciente colectivo? ¿Estamos ante un sueño compensatorio cuyo propósito es la autorregulación de la psique o ante un sueño cuya función prospectiva “…es una anticipación en el inconsciente de futuros logros conscientes, algo como un ejercicio preliminar o boceto, o plan trazado por adelantado” (Jung, CW 8 Párr. 493), o es un sueño complementario de aspectos ya concientizados por la soñante?

Presentaré, primero, algunas de los aspectos que caracterizan y/o diferencian, desde los planteamientos de la psicología Analítica, los sueños que nos inducirían a abordarlos desde amplificaciones individuales provenientes del inconsciente personal , es decir, desde una perspectiva individual y aquellos que nos inducirían a abordarlos desde amplificaciones provenientes del inconsciente colectivo, es decir, desde una perspectiva arquetipal.

Si analizáramos el sueño desde una perspectiva individual, desde el inconsciente personal y, por ende, desde la teoría de los complejos, necesitaríamos la presencia de imágenes experienciadas por la soñante, emocionalmente cargadas en lo inconsciente, que reflejaran la presencia de un conflicto moral. Pero el sueño nos presenta un conjunto de imágenes que producen en la soñante admiración e incredulidad lo que estaría indicando que no son imágenes que hayan sido experienciadas por la soñante. Por otro lado, las emociones son fundamentalmente placenteras lo que no nos induce a plantearnos la presentación, desde el inconsciente, de un conflicto moral que nos llevara a pensar en la necesidad de tomar consciencia de algún Complejo por parte de la soñante.

Los sueños que nos inducen a abordarlos desde amplificaciones arquetipales son aquellos que se relacionan con el destino del soñante (Mattoon, 1984), aquellos que compensan “…una problemática humana eterna que se repite a sí misma indefinidamente…” (Jung CW 8 pár.556) y no una problemática personal, lo cual nos llevaría a la necesaria amplificación desde la simbología de la psique colectiva. Ante este sueño cabría preguntarse si plantea algo relacionado con un paso necesario a dar o ya dado que atañe al proceso de individuación de la soñante, del cual debe tomar consciencia o hacer psique.

Desde el punto de vista tanto de Jung como los Post junguianos las imágenes arquetipales se presentan como grotescas y pueden incluir objetos “…cuadrados, círculos , puentes …” (Stevens: 182) ), objetos moviéndose a gran velocidad, figuras o experiencias que no se presentan en la vida cotidiana. Desde las expresiones emocionales de incredulidad y asombro de la soñante parecería indicar que se le presenta un evento que no pertenece a su mundo perceptual cotidiano o experiencial sino de algo que percibe y siente como fascinante e increíble.

El inconsciente presenta a la soñante tres objetos diferenciados que de acuerdo con lo descrito en el párrafo anterior pueden ser vistos como imágenes arquetipales o Materia Prima más elaborada: un rectángulo de hierro, una pelota, y un montón de mecate. Desde el recurso de la amplificación, el rectángulo pudiera ser visto como un símbolo del Arquetipo del Cuaternio, “el cual estructura la materia indiferenciada, estructura que representa la Materia de la Psique la cual se encuentra formada por una combinación, de las tantas posibles, de aire, tierra, agua y fuego, como también de las cuatro actitudes psicológicas: sensación, pensamiento, sentimiento e intuición ante una determinada situación o experiencia”. (Edinger: 189) Estructura que pudiera estar presentando a la soñante, por medio del Simbolismo de la imagen, la necesidad de movimiento de separación de actitudes colectivas que impiden la circulatio : “… el movimiento a través de los cuatro elementos, de repetir el proceso otra vez pero siempre desde otro nivel… la circumambulación del Self a través de los diferentes elementos y las diferentes formas … la circumambulatio, el proceso de individuación a través de las cuatro funciones y diferentes etapas de vida” (von Franz: 257); la necesidad de movimiento psíquico, de Separatio o diferenciación que permita la toma de consciencia de elementos inconscientes necesarios como parte de un proceso de transformación. Hacer psique para hacer alma y reconocerse en su propia individualidad.

El otro elemento es una pelota, que pudiera estar representando el Self como Materia Prima o como Logos –Cutter el cual “viene a disecar o desmembrar la Participación Mystique de la familia psíquica. La meta es hacer el individuo” (Edinger: 191). Lo cual debe ser hecho en solitario. Es el Self “como fuente o meta de la operación de Separatio” (Idem: 203).

El tercer elemento es un montón de Mecate que pudiera ser una representación Simbólica de los contenidos del inconsciente.

El Ego de la soñante inicia la Obra pero los tres elementos se integran en un complejo tramado a espaldas del Ego produciendo su asombro e incredulidad. Esto le hace tomar consciencia de la complejidad y dificultad de la tarea y se asombra de que la integración de los mismos haya ocurrido sin su intervención. Algo que el autor desdeña se le impone y el yo lo contempla asombrado, atónito. ¿Cuál estructura de la Psique produjo este tejido o tramado y cuál su mandato?

Veamos lo que dice Kandinsky: “El ojo del artista debe siempre estar volcado hacia su vida interior y su oído debe estar siempre alerta a la voz de esa necesidad interior. Esta es la única manera de dar expresión al mandato de la visión mística” (Jaffé: 262).

Desde los planteamientos de la Psicología Analítica el Centro Organizador de la consciencia es el Ego. Pero el Centro Organizador de la Psique, el núcleo, el inventor, Jung lo ha denominado el Self y lo describe como la totalidad de toda la psique.

Así, vemos esta estructura como la voz interior y sus revelaciones inconscientes que por medio del sueño se le presentan a la soñante en forma de pelota, de mecate, representando un inmenso tramado de tejidos, que teje un patrón psicológico como uno de todos lo patrones posibles relacionado con su proceso de individuación, lo cual puede tener una influencia sobre la actitud consciente del soñante si el Ego está dispuesto a escuchar los mensajes que el Self le está enviando, por medio de una adecuada interpretación del simbolismo del mismo.

Es como si el inconsciente le estuviese mostrando la necesidad de abordar la obra a otro nivel, a un nivel supra personal distante de la consciencia del autor, que se diferencie de lo colectivo, con la necesaria permeabilidad de un Ego que permita el reconocimiento de otras estructuras de la psique que le brinden lo que por derecho es propio de la soñante, para su proceso de individuación o creación de Sí Mismo.

Luego aparecen un conjunto de imágenes arquetipales que ocurren a gran velocidad. Desaparecen las paredes del taller (los límites), todo se desvanece, los papeles vuelan y aparece a gran distancia del soñante un jardín verde con árboles y sólo quedan el marco amarrado, mucho mecate por tensar, el sol y la soñante. Jung (1960) nos habla de las cualidades cósmicas de las imágenes arquetipales: objetos volando, el sol, las estrellas…etc. Una corriente de imágenes se le impone que su YO jamás tuvo intención de crear. Este cambio en el contexto del sueño marca lo que se ha llamado, en relación a la estructura de los sueños, la tercera fase del sueño: la Peripecia, mostrando algo decisivo y favorable, en el que la soñante, gracias al Sol queda integrada, por medio de su sombra, al marco y su tejido. Cuál es el mensaje que está planteado el inconsciente a la soñante. Que lo que se manifiesta, es su Sí Mismo, en donde el autor “…se sitúa por debajo de su obra, o al menos a su lado, como una segunda persona que se viera abocada a girar en la órbita de una voluntad ajena a ella”. (Jung: 110). Este es el mensaje producido por el Self en circumambulación.

Como dijimos en párrafos anteriores es el Ego quien puede permitir que el Self sea escuchado. Sin esta apertura, el individuo no podrá realizar la Obra: ir conscientizando los llamados del Self para la realización del proceso de de integración e integración de los contenidos del inconsciente que conducen a la construcción de un individuo único, diferenciado del colectivo y a la vez integrado al mismo. Al respecto M.L.V.Franz acota “la semilla de un pino de montaña contiene la totalidad del árbol en una forma latente; pero cada semilla cae en cierto momento, sobre un lugar particular, en el cual hay un número de factores especiales, tales como la calidad de la tierra y de las piedras, la pendiente de la tierra y su exposición al sol y al viento. La totalidad latente del pino en la semilla reacciona a estas circunstancias evitando las piedras e inclinándose hacia el Sol, con el resultado que el crecimiento del árbol es definido” (von Franz: 162)

Las imágenes presentan el marco amarrado, mucho mecate por tensar, el sol, la soñante y un jardín muy cuidado y verde con árboles a su alrededor, pero a una gran distancia. El sol lo podemos ver como manifestación de totalidad psíquica del Self y como el origen de la consciencia, reflexión y juicio; símbolo de una nueva consciencia encarnando la creatividad y la totalidad (Bendayán, 2004)). Por otro lado, el sueño comienza en un atardecer, en el ocaso lo cual pudiera simbolizar la moderación, depresión, lentitud, madurez (López-Pedraza, 2003). El cielo es de un azul intenso que sería el color de la sobriedad, la oscuridad y la depresión. Estado de consciencia, abaissement du niveau mental, que pudiera permitir el encuentro con lo numinoso o religioso, simbolizado por el brillo del marco de hierro, la pelota y el montón de mecate. Así mismo, la soñante describe la imagen como muy agradable ya que gracias al sol, ella logra la integración al marco y su tejido por medio de la sombra proyectada. El que lo sienta como agradable pudiese estar indicando la “… asimilación del Ego de una personalidad más vasta” (Jung,CW 8 pár. 557) por medio de la conexión Ego-Self.

Por otra parte, el mecate se hace de un árbol llamado Pita, de las hojas de éste se saca una excelente hilaza o cáñamo para hacer hilados, simbólicamente representaría los hilos de la totalidad de la Psique: el Self. El Ego de la soñante, para comenzar o continuar su tejido psíquico de transformación, debe dejarse guiar por el Self, “…como arquetipo de la consciencia (Ego + sí-mismo)” (Bendayán: 488) para el proceso de creación de su obra y construir su propio Árbol de la vida, es decir, seguir su propio destino, su proceso de individuación. Cuál es el llamado que el inconsciente le pudiese estar haciendo a la soñante con esta imagen… y este sería, que las condiciones están dadas para el proceso de transformación, para la integración a su personalidad de aspectos creativos, propios, guiada por el Self y acompañada de un Ego menos controlador, más flexible. Creo que la imagen donde la soñante toma el rectángulo de hierro que se flexibiliza, tratando luego de volverlo a su estado de rigidez, amarrándolo, pudiésemos verla como la simbolización de un Ego inflexible, posiblemente guiado por lo colectivo o por la persona, que no permite el movimiento psíquico necesario para un proceso de diferenciación, y por lo tanto, de individuación. Ante esto el Self actúa conduciendo el proceso a espaldas del Ego, reafirmando su autonomía.

Anthony Stevens (1996) expresa que el curso general del ciclo de la vida humana está representado en la salida, cenit y en el ocaso del sol. Vemos que el sueño comienza en el ocaso para luego entrar en un ambiente frío y oscuro. Ambiente producido por un conjunto de mariposas que van de norte a sur, que tapan la luz del sol. Pudiese ser el simbolismo de la necesidad de conexión con lo inconsciente, hacer psique, y de la conexión con la función sentimiento, ambas para el proceso de elaboración de La Obra. Cabe señalar que las mariposas vuelan de día. La mayoría depende del calor que provee el sol para que sus músculos se calienten y puedan volar. Otra vez el sueño reiterando la necesidad de conexión con el Self. También, por otro lado, sabemos que psique significa alma o mariposa.

La mariposa es símbolo de metamorfosis, de muerte y resurrección. La salida de la tumba. El mito de psique se representa con alas de mariposa.

Por último la solución o Lysis del sueño: una mariposa toma la punta de la esfera del mecate y la lleva fuera del taller, dejando en la soñante una sensación de soledad y felicidad. También asevera Jung (1960) que en una persona que no está abierta a la necesidad de una orientación religiosa o, lo que sería lo mismo, una orientación desde el Self, los sueños arquetipales tienden a aparecer para sugerir un movimiento a la psique que el soñante no ha logrado ver. En el caso contrario, se presentaría para mostrar altos grados de madurez emocional y autoconocimiento. Esto implicaría un alto grado de avance en el proceso de individuación y, por ende, la integración de contenidos inconscientes.

Ahora me permito presentar algunos de los aspectos que diferencian los sueños compensatorios de los complementarios, a fin de introducir elementos que nos permitan conocer acerca de la actitud consciente de la soñante ante el contenido simbólico de las imágenes presentadas por el inconsciente a través de este sueño.

De acuerdo con Jung (1981), la distinción entre ambos va a depender del grado de polarización de la actitud consciente del soñante. En una psique altamente polarizada el objetivo de la compensación será restablecer el balance o equilibrio de la psique, como un sistema de autorregulación En tanto que la complementación “… designa una relación en la cual dos cosas suplementan la una a la otra más ó menos mecánicamente” (Jung, CW 8 pár. 545). De acuerdo con Mattoon (1984) el sueño complementario refleja una percepción consciente que el soñante no quiere admitir durante el día. El sueño compensatorio actúa como un ecualizador “… balanceando y comparando diferentes datos o puntos de vista para producir un ajuste o rectificación” (Mattoon: 120

El sueño compensatorio tiene un propósito que sería la autorregulación de la psique.

Algunos sueños compensan de manera exagerada cuando el soñante “no estuvo consciente del fuerte impacto emocional de una experiencia consciente y estuvo en peligro de ignorar sus sentimientos”. (Mattoon: 123). Los sueños compensatorios, por lo general, producen en el soñante una sensación de placidez dado que su objetivo fundamental es equilibrar la psique.

Pudiera inferir que este es un sueño con elementos compensatorios y con una función prospectiva que anticipa eventos futuros relacionados con la autorrealización o proceso de individuación de la soñante y esto pudiese ser reafirmado con la cuarta fase del sueño: la Lysis o la solución: la tranquila sensación de soledad y felicidad que esta última imagen produce a la soñante.

Dado que el proceso de individuación pretende la construcción de un ser único diferenciado del colectivo, la imagen de una sola mariposa tomando los hilos de la psique simboliza la unicidad del proceso. Un individuo diferenciado de e integrado al colectivo.
Isabel Colón,

Psicólogo. M.A. Ciencias Sociales. Analista Junguiana. AVPA.IAAP.


Trabajo presentado en el I Coloquio de Psicología Analítica: Eros y Poder. Organizado por la Asociación Venezolana de Psicología Analítica, AVEPA, Junio 2006, Caracas.
REFERENCIA BIBLIOGRÁFICA
_ Stevens, A. (1966), Private Mitos (Harvard University Press, Cambridge, Massachusetts)
_ Jung, CG (1969), The Collected Works, V.8 (Princeton University Press, Princeton, NJ),
_ Mattoon, A.. M. (1984), Sueños de Entendimiento (Spring Publications, Dallas, Texas),
_ Edinger, EF (1993), Anatomía de la psique (Open Court, La venta, Illinois),
_ Von Franz, ML (1980), Alchemy, (Inner City Books, Toronto, Canadá),
_ Jaffé, A. (1964), "Los símbolos en el arte visual" en el hombre y sus símbolos de Carl G. Jung, (Aldus Books, Londres)
_Jung, C.G. (1999), Sobre el Fenómeno del Espíritu en el Arte y en la Ciencia (Obra Completa V.15, Trotta, Madrid),
_ O. de Bendayán, T. (2004), Anima Mundi (Minipres CA Caracas, Venezuela),
_ López-Pedraza, R. (2003), De Eros y Psique (Festina Lente, Caracas, Venezuela.)


Compartir con tus amigos:
1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos