Amparo directo 35/2014



Descargar 409.5 Kb.
Página1/8
Fecha de conversión26.06.2018
Tamaño409.5 Kb.
  1   2   3   4   5   6   7   8


AMPARO DIRECTO 35/2014




AMPARO DIRECTO 35/2014.

QUEJOSOS: *****

ministro PONENTE: arturo zaldívar lelo de larrea

SECRETARIA: ANA MARÍA IBARRA OLGUÍN

Secretario auxiliar: Roberto Niembro Ortega

México, Distrito Federal. Acuerdo de la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, correspondiente al día 15 de mayo de 2015.


VISTO BUENO

MINISTRO:

V I S T O S los autos del expediente 35/2014 relativo al amparo directo promovido por ***** por su propio derecho y en representación de su menor hijo *****, en contra de la sentencia dictada el 2 de octubre de 2013 por la Segunda Sala Civil de Toluca del Tribunal Superior de Justicia del Estado de México, con motivo del recurso de apelación ***** en el juicio ordinario civil *****, seguido ante el Juzgado Octavo Civil de Primera Instancia del Distrito Judicial de Toluca.

R E S U L T A N D O:

COTEJÓ:

PRIMERO. Secuela procesal. En el presente apartado se realiza una síntesis de la secuela procesal del presente asunto.
I. Demanda civil por daño moral. El 27 de enero de 2011, la señora *****, por su propio derecho y en representación de su menor hijo ***** demandó en la vía ordinaria civil al *****, perteneciente al ***** (en adelante Instituto) y a la profesora *****, indemnización por el daño psicológico ocasionado a su menor hijo por diversas agresiones físicas y psicologías ocurridas durante la estancia del menor en el segundo año escolar (2009-2010).1
II. Contestación a la demanda por parte del Instituto. El 16 de febrero de 2011, el Instituto contestó la demanda, a través de su apoderado legal, alegando que todas las prestaciones exigidas resultaban improcedentes, en tanto, no se acreditaba que el menor fuera víctima de acoso escolar dentro de la Institución y por el contrario argumento que sus problemas psicológicos derivaban del ámbito familiar y del trastorno de déficit de atención con hiperactividad (TDAH) que padece.
III. Contestación a la demanda por parte de la profesora de español El 14 de junio de 2011, la profesora de español contestó la demanda en el mismo sentido que el Instituto.
IV. Sentencia de primera instancia del juicio ordinario *****. El 12 de septiembre de 2011, el Juez Octavo Civil de Primer Instancia del Distrito Judicial de Toluca con residencia en Metepec, Estado de México dictó sentencia definitiva en la cual determinó absolver al Instituto de las prestaciones reclamadas, pues del contenido del material probatorio no se acreditaba el maltrato físico y psicológico en contra del menor.2
V. Primer recurso apelación *****. Inconforme con la anterior resolución, el 29 de septiembre de 2011 la parte actora interpuso recurso de apelación, en sus agravios manifestó que el juez de primera instancia realizó un incorrecto análisis jurídico de los elementos de la acción intentada, vulnerando los artículos 1°, 3°, 4° y 5° constitucionales con relación a los diversos 1.250 y 1.261 del Código de Procedimientos Civiles para el Estado de México. Así como la incorrecta, infundada y parcial valoración de las pruebas.3
Del citado recurso correspondió conocer a la Segunda Sala Civil del Tribunal Superior de Justicia del Estado de México. El 24 de octubre de 2011, dictó resolución en la cual confirmó la resolución de primera instancia.4
VI. Juicio de amparo *****. En desacuerdo con la anterior resolución, el 18 de noviembre de 2011, la señora ***** promovió juicio de amparo que fue radicado con el número ***** en el Cuarto Tribunal Colegiado en Materia Civil del Segundo Circuito. En términos generales, la quejosa alegó el incorrecto análisis jurídico de los elementos de la acción intentada y la violación de los artículos 1°, 3°, 4° y 5° constitucionales, en relación con los diversos 1.250 y 1.261 del Código de Procedimientos Civiles para el Estado de México.5
Por resolución de 26 de abril de 2012, el órgano colegiado determinó conceder el amparo solicitado, para el efecto de que la responsable ordenara reponer el procedimiento, a fin de que el juzgador primigenio recibiera la opinión del menor, sin menoscabo de recabar otros medios de prueba que considerara necesarios a efecto de verificar si existió maltrato escolar al menor por parte de los codemandados.6
VII. Segundo recurso de apelación ****. En cumplimiento a la sentencia de amparo, el 9 de mayo de 2012, la Sala responsable emitió una nueva resolución en la cual ordenó la reposición del procedimiento a efecto de que el juzgador recabará la opinión del menor y se allegará de manera oficiosa y con amplias atribuciones del material probatorio suficiente y adecuado para determinar si el menor ***** sufrió maltrato escolar por parte de los codemandados.7
VIII. Sentencia de primera instancia del juicio ordinario *****. En cumplimiento, se recabaron las siguientes pruebas: (i) pericial en sociología practicado por el licenciado *****, perito habilitado por el Poder Judicial del Estado de México;8 (ii) pericial en psicología practicado por la licenciada *****, perito designado por el Poder Judicial del Estado de México;9 y (iii) opinión del menor *****.10
El 1 de agosto de 2013, el Juez de conocimiento dictó la resolución en cumplimiento, en la cual nuevamente absolvió a los codemandados de las prestaciones reclamadas. Pues a su parecer los medios de convicción aportados continuaban siendo insuficientes para acreditar el maltrato infantil del menor.11
En efecto, el Juzgador determinó que las pruebas aportadas desde el inicio del juicio, la pericial en psicología,12 la pericial en sociología,13 y la opinión del menor,14 no acreditaban el maltrato físico y psicológico, incitación al “bullying” y discriminación hacia el menor por parte del personal docente del Instituto.
IX. Recurso apelación *****. Inconforme con la anterior resolución, el 16 de agosto de 2013 la señora ***** interpuso recurso de apelación, al estimar una incorrecta, infundada y parcial valoración del material probatorio por parte del juzgador.15

Del citado recurso correspondió conocer a la Segunda Sala Civil del Tribunal Superior de Justicia del Estado de México. El 2 de octubre de 2013, dictó resolución en la cual determinó que la parte actora no desahogó en el juico medio de prueba idóneo y determinante para demostrar de manera convincente que el menor de edad hubiese resentido el maltrato escolar, bullying y conductas discriminatorias por parte del personal docente del Instituto.16



SEGUNDO. Demanda de amparo. Inconforme con dicha sentencia, la parte actora promovió juicio de amparo en el que alegó los siguientes conceptos de violación:


  1. La responsable vulnera el interés superior de los menores, el derecho a recibir educación, a fomentar un ambiente adecuado para el desarrollo y bienestar de los menores, así como los principios de igualdad, no discriminación, impartición y calidad educativa, buscando en todo momento el identificar, prevenir y en su caso, atender conductas que puedan afectar la integridad física, moral o psicológica del educando y de la comunidad escolar. Principios contenidos en la Constitución (artículos 3 y 4), y en las leyes generales (artículos 11, 16, 17 y 27 de la Ley de Educación del Estado de México).




  1. La responsable al valorar el material probatorio (periciales en psicología, sociología, testimoniales y opinión del menor), no considera el interés superior del menor. Como lo manifestó, si alguna de las periciales en mención carecía o evidenciaba una falta de calidad técnica, la obligación de la responsable (en atención a sus facultades para hacerse llegar de cualquier medio de convicción para conocer la verdad de los hechos y del interés superior de los menores) consistía en decretar de oficio el desahogo de pruebas.




  1. La responsable omite estudiar a fondo el asunto, pues no se pronuncia respecto a los agravios que combaten lo argumentado por la juez de primera instancia, con relación con los elementos de la responsabilidad civil que son: a) la existencia de un hecho o conducta ilícita extracontractual; b) que ese hecho o conducta ilícita produzca un daño y c) que haya un vínculo de causalidad entre el hecho antijurídico y el daño. Elementos que plenamente acreditados.17

Mediante acuerdo de 14 de noviembre de 2013, el Presidente del Cuarto Tribunal Colegiado en Materia Civil del Segundo Circuito, admitió a trámite la demanda de amparo, promovida por la quejosa, registrándola bajo el número A.D. 962/2013.


Seguidos los trámites procesales correspondientes, mediante resolución dictada el 24 de febrero de 2014, el citado Tribunal Colegiado determinó solicitar a esta Suprema Corte de Justicia de la Nación, tuviera a bien ejercer la facultad de atracción del juicio de amparo, al considerar que se reunían los requisitos de interés y trascendencia necesarios.
TERCERO. Ejercicio de la Facultad de Atracción. El Presidente de esta Suprema Corte de Justicia de la Nación admitió el asunto a trámite por auto de 5 de marzo de 2014, en el que lo registró con el número 211/2014, e indicó que se turnara al Ministro Jorge Mario Pardo Rebolledo para la elaboración del proyecto de resolución. Asimismo, la Primera Sala se avocó al conocimiento del asunto por acuerdo de 19 de marzo de 2014.
Esta Primera Sala dictó sentencia el 23 de abril de 2014, resolviendo ejercer su facultad de atracción para conocer del amparo directo 962/2013.
Lo anterior, por considerar que al hacerlo se verificaban los requisitos de interés e importancia, ya que en su demanda de amparo la quejosa expuso temas de relevancia sobre los que esta Suprema Corte de Justicia de la Nación no ha establecido precedentes, en torno a pretensiones derivadas de responsabilidad civil por maltrato escolar “bullying”, discriminación, su tratamiento procesal, la vía para demandar las prestaciones derivadas de éste, el estándar de prueba en asuntos donde se alegue ese problema, la factibilidad de tenerse por probada la acción a través de pruebas indirectas teniendo en cuenta la complejidad o poca probabilidad de contarse con pruebas directas; así como, si en este tipo de asuntos se debe partir de la premisa de resultar ciertas las afirmaciones del actor, recayendo en el demandado desvirtuar tales presunciones.
CUARTO. Trámite ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Por acuerdo de 28 de mayo de 2014, el Presidente de este Alto Tribunal se avocó al trámite del juicio de amparo, ordenó formar y registrar el expediente bajo el número 35/2014 y turnar los autos a la Ponencia del Ministro Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, para la elaboración del proyecto de resolución correspondiente. Mediante auto de 9 de junio de 2014 esta Primera Sala se avocó al conocimiento del asunto.

C O N S I D E R A N D O:
PRIMERO. Competencia. Esta Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, es legalmente competente para conocer del presente asunto, en atención a que se ejerció la facultad de atracción, de conformidad con lo dispuesto por los artículos 107, fracción V, último párrafo, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; 40 de la Ley de Amparo; y, 21, fracción III, inciso b), de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación; así como en los puntos primero y tercero del Acuerdo General 5/2013, emitido por el Pleno de este Alto Tribunal y publicado en el Diario Oficial de la Federación, el veintiuno de mayo de dos mil trece; en virtud de que se está en presencia de un asunto en materia penal, competencia exclusiva de esta Primera Sala.
SEGUNDO. Oportunidad. La resolución reclamada fue notificada a la quejosa el jueves 3 octubre de 2013 y surtió efectos el viernes 4 siguiente; por lo que el plazo de quince días que establece el artículo 17 de la Ley de Amparo para presentar la demanda de amparo transcurrió del lunes 7 al viernes 25 de octubre de 2013, descontándose de este cómputo los días 5, 6, 12, 13, 19 y 20 de octubre de la misma anualidad por ser sábados y domingos En tales condiciones, si el escrito de demanda se presentó el 24 de octubre de 2013, es evidente que se interpuso oportunamente.
TERCERO. Hechos relevantes acreditados en autos.
La señora ***** presentó demanda por daño moral en contra de la Institución y de su personal docente, en específico en contra de la profesora *****. Basó su reclamó por un lado, en la omisión de cuidado de la escuela y por otro, en la incitación al acoso escolar, abuso, hostigamiento y violencia de la profesora ***** en contra de su menor hijo, *****, quien al momento de los hechos sólo tenía 7 años. Señaló que dichas agresiones estuvieron relacionadas con que el menor presentaba indicadores de Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH).
Los hechos relevantes, probados en autos se resumen en los siguientes párrafos:
La señora *****, inscribió a su menor hijo al primer año escolar 2008-2009, en el Instituto, perteneciente al *****.18 Durante este ciclo el menor ya presentaba características de Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH), tales como que “era inquieto y se distraía con aparente facilidad”.19 Sin embargo a pesar de haberse observado en el menor dichas características aún no se le diagnosticaba con dicho trastorno. ***** concluyó el primer año escolar con aparente normalidad.
El 10 de agosto de 2009, la señora ***** reinscribió al menor al segundo año escolar, 2009-2010.20 Durante ese ciclo le fueron asignadas como profesoras titulares a ***** en español, y ***** en inglés.
Cuando el menor iniciaba el segundo año de primaria, con una edad de 7 años, empezó a manifestar descontentó con el trato que recibía de su profesora de español, en tanto le gritaba y lo dejaba sin recreo constantemente. También se negaba a asistir a su colegio, pues era sujeto de agresiones por sus compañeros de escuela.21 Efectivamente, el menor señaló que su maestra lo maltrataba emocional y psicológicamente, pues le decía frases tales como “que era un retrasado mental”, además incitaba a sus compañeros a que lo agredieran, auspiciando incluso agresiones físicas.22
Al margen de acoso del cual el menor estaba siendo objeto y del cual no se percató la escuela ni su personal, la psicopedagoga de la Institución23 refirió que el menor presentaba características de Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad. Así, la señora ***** se enfocó en tratar el problema de TDAH de *****.
En efecto, la madre canalizó a su hijo con la psicóloga clínica *****.24 Dicha especialista estuvo encargada de evaluar al menor durante los meses de enero a abril del 2010. Entre sus conclusiones, coincidió con que ***** presentaba síntomas de trastorno de atención. Sin embargo, también advirtió otros problemas en el menor como ansiedad, baja autoestima, frustración, depresión y problemas de adaptación.
Como tratamiento integral sugirió entre otras cosas, la realización de un electroencefalograma para descartar la presencia de un daño neurológico. También proporcionó diversas indicaciones a los maestros del menor para obtener mejores respuestas de conducta. Entre las recomendaciones se encontraban las siguientes: (i) obtén total atención (míralo a los ojos; háblale fuerte y claramente, sin gritar; sostén sus manos y apunta su cara a la tuya); (ii) actúa positivamente (dile que hacer en lugar de que no hacer); (iii) establece reglas claras (has acuerdos con el niño, enfócate en áreas de comportamiento que son verdaderamente importantes); (iv) establece rutinas; (v) prémialo al completar una tarea, si se portó bien, dile lo bien que te has sentido, muéstrale el bien que ha hecho con una sonrisa o tocándole la cabeza, el hombro, el premio debe de ser inmediato); y (vi) recompénsalo.25
No obstante que las profesoras confirmaron tener las indicaciones para tratar al menor, a inicios del mes de mayo de 2010, los problemas en el estado emocional del niño se intensificaron como consecuencia de la constante agresión física y verbal de la cual era objeto, tanto por sus compañeros de escuela como por su profesora.26 En su relato de hechos la madre señaló que “***** presentaba nuevamente alteraciones conductuales, ya que estaba sumamente irritable y una ocasión al bañarlo, observó moretones en la espalda y brazos. Después de cuestionarlo, éste le confesó que un compañero de escuela lo molestaba, le pegaba, le ponía apodos y realizaba actividades a fin de humillarlo, asimismo le dijo que dichas acciones se realizaban en presencia de sus profesoras, sin que estas hicieran algo al respecto”.27
Asimismo, del informe realizado por la profesora de español, el 9 de febrero de 2010, a petición de la psicóloga *****, se advierte que ésta sabía del acoso que sufría el menor, pues la profesora reconoció que los compañeros de clase molestaban a *****, que no lo aceptaban y que en ocasiones se burlaban de él cuando hacía un comentario fuera de lugar. Igualmente, se advierte que la maestra sólo señaló aspectos negativos del menor al indicar que ***** es un “niño que constantemente busca pretextos para no trabajar, se esfuerza pero no lo suficiente”, “no entiende instrucciones, siempre busca la aprobación”, “simplemente no tiene ganas de trabajar, todo el tiempo se queja por el trabajo”; “se queja del trabajo, saca temas no relacionados”. 28
Ante las constantes agresiones que sufría ****, la madre indicó que el 19 de mayo de 2010 se entrevistó con la profesora de español, y ese mismo día un compañero de escuela del menor llamado “*****”, tiró de la banca al menor. Situación ante la cual, la profesora únicamente le dijo a ***** “en qué quedamos vas a lastimar a tu compañero y tu ***** recoge tus cosas para irte”, por lo que la señora ***** pidió a la profesora que hablara con la madre del niño, pues no sólo era dicho compañero sino varios los que molestaban y humillaban a su menor hijo.29
La señora ***** también enfatizó que durante ese mes, al cuestionar a su hijo por diversos moretones que presentaba, el menor le dijo que “su maestra ***** lo había cogido fuerte del brazo, empujándolo hacia su banca”, diciéndole, “esto no fue un accidente, fue a propósito”. Al advertir que ***** empeoraba anímicamente y físicamente, su madre solicitó nuevamente a la profesora de español que hablara con los padres de “*****”. Sin embargo la respuesta de la profesora fue “yo no, pero si usted gusta hacerlo, adelante”.30
En su narrativa, la señora ***** manifiesta que cuando recogía a su hijo del Instituto se encontraba llorando en un rincón del salón. Incluso en algunas ocasiones sus compañeros se acercaban a él, le decían cosas y se reían, o bien lo empujaban, o cuando pasaba entre las bancas los demás niños las sacudían. Al cuestionar nuevamente al menor, este le dijo a su madre que sólo 2 niñas del salón le hablaban pues su profesora le había dicho a la clase, “no le hablen a *****, ven que es un retrasado”.
El 1 de junio de 2010, casi 9 meses después de que iniciara el acoso escolar de *****, finalmente se diagnosticó que el menor tenía TDAH.31 En dicha fecha también se llevó a cabo una reunión con el personal docente y directivo del Instituto con la señora *****, con la finalidad de comunicarle que no sabían cómo tratar a su hijo, y que últimamente se había aislado de sus compañeros. Al concluir la junta las profesoras se comprometieron a que la clase integrara nuevamente a *****. La madre expone que las acciones del personal de la escuela fueron prácticamente nulas, pues los abusos y hostigamientos reiniciaron tan solo una semana después de dicha reunión.
Quince días después, el 16 de junio de 2010, a petición de la madre se entrevistó nuevamente con las profesoras de español e inglés, la subdirectora de primaria y la coordinadora general del Instituto. Fue hasta dicha junta que la coordinadora evaluó el expediente de ***** (reportes de conducta, calificaciones, reporte de pago de colegiaturas, estudios psicológicos y neurológicos). Ante la evaluación de dicho material, la coordinadora le ofreció disculpas a la madre de *****, pues supuestamente estaba apenada por el trato que había recibido el niño, sugiriendo que éste continuara con el curso.32
Sin embargo, y ante la reiteración de las agresiones, la señora ***** determinó que ***** no asistiera más al colegio, por el periodo del último mes y medio del ciclo escolar 2009-2010.
Finalmente el 9 de julio de 2010, la profesora de español presentó su renuncia ante el Instituto. En la cual manifestó “...así por convenir a mis intereses, hago de su conocimiento que con esta fecha presento a usted mi renuncia con carácter de irrevocable al puesto que venía desempeñando...”33
El acoso escolar, la violencia, el hostigamiento, la segregación, las burlas, la exclusión social que sufrió el menor, a sus 7 años, por parte de su profesora y sus compañeros de clase, se corroboran, además de lo narrado por la madre y por el niño, con la evaluación psicológica practicada durante el periodo enero-abril del 2010 por la doctora *****, con la evaluación psicológica presentada el 3 de agosto de 2011 por la psicóloga *****, con la evaluación psicológica presentada el 18 de abril de 2013 por la psicóloga *****; y con el estudio sociológico practicado por el licenciado ****** el 21 de noviembre de 2012. Ello puede desprenderse de la siguiente reseña del material probatorio:
1. Evaluación psicológica practicada durante el periodo enero-abril del 2010 por la doctora *****. 34 Dicha evaluación se realizó durante los meses de enero y abril del 2010, con la finalidad de determinar si el menor tenía TDAH y establecer una estrategia para ayudar a solucionar sus problemas conductuales. Así, éste análisis se desarrolló de manera integral en ámbito escolar, familiar y social de *****, y del cual la especialista concluyó, por una parte, que en el aspecto emocional, ***** presentaba indicadores de ansiedad, baja autoestima, frustración, depresión y problemas de adaptación, y por otra, que existían síntomas de un trastorno de atención.
2. Evaluación psicológica presentada el 3 de agosto de 2011 por la psicóloga ***** (Dictamen en psicología aportado por la parte actora).35 De dicho análisis se deprende, entre otras cosas, que: “**** tenía un daño neurológico más no daño psicológico, este último fue causado por el maltrato psicológico de su profesora de segundo año de primaria, licenciada *****, al no saber apoyarlo académicamente.”--- “El problema de **** se refleja al entrar a la educación preescolar en donde es valorado…; desde esta época el niño ya manifestaba signos de trastorno de atención y que al continuar con su educación formal, se agudizó al ingresar al segundo año de primaria … por la relación inadecuada con su profesora… que en lugar de apoyarlo lo empezó agredir de manera psicológica, esto se reflejó en toda su conducta que se agudizó manifestándose con regresiones oníricas (orinarse en la cama), fobias nocturnas, mala relación con sus compañeros de salón, negarse a realzar trabajos escolares en el salón de clases y en casa”.
Catálogo: juridica -> engroses
engroses -> Voto particular que presenta el ministro José fernando franco gonzález salas en relación a la acción de inconstitucionalidad 62/2009, resuelta por el pleno de la suprema corte de justicia de la nacióN
engroses -> Contradicción de tesis número 44/2000-pl antes 59/99-ps
engroses -> Juicio ordinario civil federal 1/2000
engroses -> Amparo directo 14/2011 quejoso: ponente: ministro josé ramón cossío díaz secretario: julio veredín sena velázquez
engroses -> Amparo directo en revisióN 3466/2014
engroses -> Sr. Ministro
engroses -> Amparo directo en revisióN 6141/2014 quejoso: ministro ponente: arturo zaldívar lelo de larrea secretaria: ana maría ibarra olguíN
engroses -> Empleo de la fuerza pública el dieciséis de julio de dos mil siete
engroses -> Amparo directo en revisióN 5443/2015. recurrente principal y quejoso adhesivo


Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad