Ambito de accion de la psicologia forense o psicologia juridica documento elaborad por


Determinación de personalidad criminal, criterios clínicos



Descargar 2.53 Mb.
Página7/19
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño2.53 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   19

Determinación de personalidad criminal, criterios clínicos

La Clasificación Internacional de las Enfermedades (CIE10), define los trastornos disóciales (F90) como el “patrón permanente en el comportamiento anormalmente agresivo o desafiante en el que existen:

• Peleas;

• Abusos;

• Intimidaciones;

• Crueldad;

• Hurtos;

• Mentiras; y

• Vandalismo.

Según los criterios diagnósticos establecidos en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-IV-TR) este tipo de comportamiento se puede ubicar dentro de las parafilias, que se definen como la “presencia de repetidas e intensas fantasías sexuales de tipo exitatorio, de impulsos o de comportamientos sexuales que por lo general engloban: objetos no humanos; el sufrimiento o la humillación de uno mismo o de la pareja; niños u otras personas que no consienten”. (DSMIV-TR, 2003:635), estableciendo como tales las siguientes:

• Exhibicionismo: exposición de los propios genitales a una persona extraña;

• Fetichismo: sexualización de objetos inanimados;

• Frotteurismo: contacto y roce con una persona en contra de su voluntad; y

• Pedofilia: actividades sexuales con niños púberes.

Una segunda categoría diagnóstica del citado DSM-IV-TR, es el denominado. Trastorno Antisocial de la Personalidad (DSM-IV-TR, 2003:784 y sgts.), mismas que define como: “un patrón general de desprecio y violación de los derechos de los demás, que comienza en la infancia o en la adolescencia y continúa en la edad adulta. Este patrón también ha sido denominado psicopatía, sociópata o trastorno disocial de la personalidad”. Indica como criterios para el diagnóstico, los siguientes:

Un patrón general de desprecio y violación de los derechos de los demás, indicados a través de:


  • Fracaso por adaptarse a las normas sociales;

  • Deshonestidad;

  • Impulsividad o incapacidad para planificar el futuro; y

  • Irritabilidad y agresividad.

  • Despreocupación imprudente por su seguridad o la de los demás;

  • Irresponsabilidad persistente;

  • Falta de remordimientos;

  • El sujeto tiene al menos 18 años;

  • Existen pruebas de un trastorno disocial que comienza antes de los 15 años; y

  • El comportamiento antisocial no aparece exclusivamente en el transcurso de una esquizofrenia o un episodio maníaco.

Personalidad básica del agresor sexual (violador)

Al proceder a evaluar las características personales del “imputado”, el debemos establecer con claridad su “personalidad”, cuya definición es: Estructura de orden afectivo y operativo que conlleva una tendencia a comportarse de una determinada manera. Se compone de temperamento, carácter, factores sociales y educativos, un “típico agresor sexual” (violador), presenta ciertos rasgos que se encuentran presentes en forma constante y homogénea, las cuales se consignan en los puntos que a continuación se presentan:




  • Búsqueda de sensaciones;

  • Baja percepción del riesgo o daño;

  • Baja capacidad para diferir la gratificación;

  • Tendencia a responder rápidamente a estímulos (impulsividad);

  • Dificultad para controlar sus deseos;

  • Audacia;

  • Poca capacidad de espera;

  • Actitud hostil;

  • Dependencia emocional;

  • Estado emocional intenso de ira;

  • Impulso para hacer daño;

  • Percepción de vulnerabilidad;

  • Pobre repertorio de conductas (comunicación – resolución de conflictos);

  • Acentuada tendencia hacia la violencia;

  • Alteraciones psicológicas;

  • Posible daño cerebral;

  • En la familia no hay relaciones cálidas y seguras;

  • Historia de agresiones;

  • Maltrato infantil; y

  • Trastornos mentales.


Tipos de violadores:
Considerando las características de la personalidad de un típico “violador”, para fines de la presente investigación, es necesario establecer la “tipología” del violador, con el fin de establecer el “perfil” del mismo, según Th. Millón, existen tres tipos de violadores, los cuales se presentan a continuación:


  • Impulsivos: Inestables e irascibles emocionalmente, solitarios, hipersensibles, se alteran con facilitad (posible trastorno límite de la personalidad. El maltrato más frecuente es el psicológico y limitado al hogar.




  • Instrumental: La depresión y la ira son más bajos que en el impulsivo, niveles más altos de narcisismo y manipulación, amenazan y agraden a la pareja. La violencia es habitual y generalizada.




  • Sobrecontrolados: Menos violentos que los anteriores, se reflejan en el maltrato psicológico, son pasivos y dependientes y con rasgos obsesivos.

Necesidad de elaborar un perfil del imputado

Que es un perfil psicológico?
Conjunto de características físicas, psicológicas y sociológicas determinadas como probables del presunto autor de una serie de crímenes, que permite orientar la investigación policial y facilitar el descubrimiento de su identidad, detención y obtención de evidencias que demuestren su culpabilidad.
El perfil psicológico se elabora siguiendo las fases de evaluación (en la que se integra la información previa obtenida), resolución (determinación de las características críticas del criminal) y utilización (sugerencias para la investigación). (Melgar, M. 2007)

Fines del perfil criminal
• Reducir el número de sospechosos

• Identificar y enlazar posibles crímenes de una serie

• Diseñar estrategias de investigación

• Proveer técnicas adecuadas de interrogatorio

Se consideran las características morfológicas (edad, sexo, raza, apariencia física), psicológicas (inteligencia, equilibrio sexual y emocional, características de personalidad, perversiones / patologías sexuales y conducta resultante y su motivo) y sociológicas (estado civil, estatus económico, entorno familiar, nivel educativo, equilibrio social, residencia en relación al lugar del crimen):

Características puntuales de un “Perfil Psicológico” de un agresor sexual (violador)

Existen varios modelos o tipos de “Perfiles Psicológicos”, que sirven de base con el fin de que el “investigador o psicólogo” determine o compare el perfil de un imputado (tal como es el presente caso), versus los supuestos estándares de la “características” que presentan un tipo especifico o genérico de “violador”, al evaluar el tipo, estructura social, familiar y características, como investigador, conocido en el perfil preparado por la “Criminóloga” Hilda Marchiori, para “agresores sexuales” de menores de edad o niños, cuyas características pueden darnos una luz sobre el perfil del agresor que estamos buscando sobre el caso de la agresión sexual del niño “Fernando José Payano”, además la investigación del perfil sobre la compatibilidad de la personalidad y características psicológicas del joven Neidis Julián Guerrero Bueno sobre el perfil “Marchiori”, el cual a juicio de varios psicólogos, terapeutas, criminólogos e investigadores se encuentra entre los más completos y objetivos, las características generales a evaluar sobre el perfil del “agresor sexual” se presentan a continuación:



Existen varios Personalidad del violador, según Marchiori


  • El delincuente sexual es un sujeto que presenta una acentuada inadecuación sexual, una actitud de deprecio y marginación por el niño (dependiendo del sexo de su preferencia) y un temor por enfrentarse a relaciones interpersonales.




  • La inseguridad básica que exhibe el violador, resulta paradojal con el ataque agresivo, generalmente es tímido, retraído, inhibido, desconfiado, automarginado. Su pensamiento está elaborado por ideas obsesivas en relación a los aspectos sexuales, tiende a ser ilógico porque es el de una personalidad inmadura y conflictiva. La comunicación infantil, con dificultades para relacionarse, con un grave trastorno en los aspectos afectivos y un comportamiento inestable. El deterioro de los valores morales y sociales es progresivo. (Marchiori 1988:76 y 77)




  • El violador presenta una alternación de su conciencia, niega sus conflictos y comportamientos asociales y agresivos, por ello atribuye su ataque sexual al comportamiento de la víctima.




  • El violador ha sido el delincuente más protegido por las instituciones de la administración de justicia, porque se ha interrogado a la víctima, se ha dudado de su denuncia, de su declaración, de su veracidad, de su comportamiento, de sus costumbres.




  • La víctima ha sido considerada como una víctima provocativa, imprudente, culpable de haber suscitado, incitado al delito. (Marchiori 1988:77)




  • Las amenazas del violador son de toda índole, desde la exhibición de un arma de fuego, armas blancas, golpes, puntapiés, destrozo de la ropa, drogas, ácidos, sustancias inflamables, etc.




  • La violación es un comportamiento generalmente premeditado, cuyo fin es la violencia. El violador no ataca al azar, sino que planifica su agresión, busca a la víctima, se prepara para agredirla. No existe un fin sexual, sino un fin de violencia.




  • La percepción que tiene la víctima ante el agresor es frecuentemente el de un individuo descontrolado, violento, sádico, que demuestra en el acercamiento y en el ataque a la víctima extrema crueldad, que desea humillar y destruir moralmente (Marchiori 1988:78)




  • La violación es un acto de violencia en el que se priva al niño y/o joven de todo control, su sensación de seguridad y autonomía se hacen añicos. La seguridad y la confianza estallan y la víctima cae en una dependencia casi infantil.




  • La muerte de la víctima luego del ataque sexual es realizado por la situación de pánico y descontrol del delincuente, ante los gritos de auxilio de la víctima o del acercamiento de otras personas al lugar o porque la víctima lo ha identificado

  • El homicidio es, a veces, expresión de una sexualidad anómala, ya que sólo a través de él consigue el delincuente el orgasmo (Marchiori 1988:79-80)

Al realizar el “análisis comparativo” de las características genéricas, establecidas por Marchiori, H., se complementara utilizando la evaluación “psicométrica MCMI-II” desarrollada por Th. Millón (1999), el cual permitirá establecer a nivel individual (en la primera fase) y a nivel psicosocial, el “perfil” del imputado Neidis Julián Guerrero Bueno, al desarrollar evaluaciones escritas y verbales al imputado, familiares, amigos, vecinos y familia del niño afectado. En primer lugar, es preciso hacer hincapié en que el punto de vista adoptado es que la dimensión patológica de la personalidad descansa en un continuum en el que intervienen matices y en el que habrá extremos. Por lo tanto, las afirmaciones aquí realizadas no pretenden etiquetar a los participantes en extremos alterados, ni establecer categorías diagnósticas inamovibles. Con la finalidad de comprender con mayor profundidad los resultados hallados en este estudio y presentados en el punto anterior, parece de interés recordar algunos planteamientos realizados por el autor del cuestionario de personalidad que se ha utilizado. Para Millón (1998), todos los patrones comportamentales patológicos, independientemente de la gravedad que presenten suponen características de funcionamiento profundamente arraigadas que son producto de la interacción de las influencias constitucionales y de la experiencia (pág. 635).


Así, el autor que utilizaremos como parámetro de medición cuantitativa, para el estudio del perfil del imputado Neidis Julián Guerrero Bueno, propone que el estilo de personalidad y de afrontamiento de cada individuo se fija tan firmemente, que se convierte en formas de respuesta automática en la vida diaria. Se propiciarían círculos viciosos dentro del comportamiento que llevarían a la persona a nuevas dificultades, y éstas a reacciones similares una y otra vez. Sin embargo, distingue entre estilo y estructura en la organización de la personalidad. El estilo es la manera funcional con la que el individuo se relaciona con el mundo interior y exterior, y la estructura representa estereotipos profundamente arraigados y relativamente duraderos de recuerdos, actitudes, temores, etc., que alteran el impacto de las experiencias siguientes de acuerdo con las expectativas e inclinaciones preformadas.

La estructura queda así definida como una organización casi permanente de la personalidad y el estilo como una forma de expresión. Desde esta perspectiva, los agresores sexuales de menores se muestran como el grupo de sujetos con menos alteraciones estables de la personalidad y con rasgos de personalidad dependiente, fóbicos y compulsivos. Características anteriores que son compatibles con el modelo Marchiori y que serán la columna vertebral de la evaluación del perfil de Neidis Julián Guerrero Bueno.



Por ende un “típico agresor sexual de menores o niños”, serian personas que tienen dificultades para las relaciones interpersonales, que buscan la aceptación pero sienten un intenso miedo al rechazo que les lleva a la distancia de sus iguales para evitar el menosprecio y la humillación que suponen. Tienen dificultades para asumir roles maduros e independientes, inhibiéndose así de responsabilidades adultas. En sus manifestaciones externas pueden representar repetidamente conductas socialmente encomiables que pueden ser diametralmente opuestas a sus más profundos sentimientos antagónicos y prohibidos.
Fotografía 6 y 7: Dibujos psicométricos utilizados para evaluar el impacto de la agresión (violación) hacia el niño “Fernando José Payano Victoriano”, nótese la presencia de partes “fálicas” en el dibujo de la madre y el padre, así como la constante desnudez de los dibujos de personas, son características de niños sometidos a agresiones sexuales.






En este sentido se expresan argumentos dentro de teorías actuales que proponen como explicación a la pedofilia los problemas de relación. Serían personas con poca o nula capacidad para empatizar e incapacidad para conseguir intimidad. Tendrían más dificultad a la hora de establecer vínculos emocionales junto con una sensación de indefensión y de vulnerabilidad en sus relaciones con los adultos, lo que les llevaría a la relación sexual desviada (Cáceres, 2001).




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   19


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad