Algunas reflexiones sobre



Descargar 44 Kb.
Fecha de conversión26.03.2018
Tamaño44 Kb.

PUNO: VIAJE AL CENTRO DEL FRÍO.

ALGUNAS REFLEXIONES EN TORNO AL FRIAJE
Liliana Nakamura Goray

Alumna de la Maestría de Psicología Comunitaria


Del 19 al 25 de Julio del presente año, un grupo conformado por una socióloga, dos psicólogas y dos estudiantes de psicología de la PUCP, apoyados por la DARS, el Departamento de Psicología y la Maestría en Psicología Comunitaria, realizó un viaje a Puno en la búsqueda de toda información posible en relación a la situación del friaje que se presenta en la zona de Puno.

Se visitaron la ciudad de Puno, el distrito de Santa Rosa y el Centro Poblado de Kunurana Alto. Estas dos últimas comunidades tienen una altitud aproximada de 3,993 m.s.n.m.

Estadísticas y datos concretos obtenidos de las entrevistas han sido ya expuestos en un Informe Final del equipo, por lo que en estas líneas yo quisiera resaltar algunas reflexiones y apreciaciones en torno a la experiencia vivida, que aún reverberan en mi memoria y en mi sentir.
La naturalización del friaje
En primer lugar, quisiera expresar que el friaje ha sufrido un proceso de “naturalización”.

Para muchos pobladores y pobladoras de las zonas visitadas el friaje es algo a lo cual ya están acostumbrados.


“Una cosa más que pasa, ¿no?” comentaba la Gerente de Desarrollo Económico de la ciudad de Puno.
“Viene desde los ancestros…” manifestaba un poblador de la comunidad de Santa Rosa.
El friaje es considerado un fenómeno climático que dura unos tres meses, los cuales pasan y luego todo vuelve a la normalidad.

Es cierto que los niños y bebés mueren, esto es reconocido tanto por las autoridades como por los pobladores, pero la sensación que se respira deja traslucir que es algonormal, natural” el hecho de que cada año la historia registre su respectiva cuota de fallecidos por neumonía durante esa temporada.

Ya que este fenómeno viene como se mencionó, desde tiempos ancestrales, los pobladores nos contaban las formas en que antes solían prepararse para estas épocas. Meses antes recolectaban de sus animales la lana con la cual se confeccionarían vestimenta adecuada, mientras que se alimentaban de lo que cosechaban (papa, cañihua y quinua por ejemplo), lo que los nutría favorablemente.

Sin embargo, en la actualidad casi toda la producción es vendida, con lo cual la alimentación ya no es balanceada y la ropa es mayormente comprada, no siendo necesariamente la de mayor abrigo (las chompas confeccionadas de alpaca no están al alcance del poder adquisitivo de los pobladores de las zonas más pobres).

¿Qué hacer ante esto?, ¿Cómo rescatar nuevamente las alternativas locales de abrigo, alimentación y cuidado que la misma comunidad sabiamente, poseía ya?

¿Cómo sacudir ese velo de naturalización que envuelve al friaje?

Muchísimos factores se entrecruzan ahora después de esta experiencia, y las figuras del Estado, el gobierno regional, la DIRESA (Dirección Regional de Salud-Puno), Defensa civil, las ONG, los pobladores y pobladoras, todos ellos representados en las personas entrevistadas rondan como un carrusel alrededor de mis sienes y considero que, más que un trabajo a hacerse, es una tremenda empresa conjunta la que espera…
Las donaciones y la mirada hacia el Otro.
No creo que haya mejor representación del significado de esa mirada de Unos hacia Otros que con lo sucedido con las donaciones.

En Lima, hemos sido espectadores y participantes quizá, de innumerables colectas por parte de distintas instituciones y hasta tiendas por departamentos, de ropa “usada y en buen estado” para donar a “los niños que se mueren de frío” allá en Puno, Cuzco y otras zonas afectadas.

Sin embargo, la ropa recibida en las comunidades aquejadas por el friaje (a algunas donde efectivamente ésta ha llegado, tener en cuenta) ha generado rechazo y reclamos severos de la población, basados en que es, en primer lugar, ropa usada. Y además ropa que no cumple con la función de abrigo.
“¿Ropa de segunda mano quien se pondría?” (poblador de la comunidad de Santa Rosa).
“Ropa para veranear han traído, blusitas, ni siquiera son nuevas” (Miembro de la comunidad de Kunurana Alto).
Los pobladores de las comunidades afectadas por el friaje no desean ropa usada, y más aún, ropa mandada para un clima que ahora más que nunca dista mucho de parecerse al limeño. El recibir prendas usadas, no nuevas (el valor de lo nuevo y el no-valor de lo usado juegan aquí un papel crucial: ¿acaso no somos dignos de usar cosas nuevas como ustedes? parecen decir sus miradas que refulgen con indignación ante estas respuestas durante la entrevista), e inservibles para su clima, es para ellos una constatación de lo lejanos física, emocional y culturalmente que estamos los y las limeños /as de ellos y ellas.

Esa desazón y amargura se ven reflejadas claramente en la quema de ropa donada por cierta entidad de Lima canalizada a través del municipio:


“El otro día hemos juntado y hemos quemado…lo que nos dan es inservible” (Dirigente de la localidad de Kunurana Alto).

La identidad, siempre
En una entrevista con la ONG SER, en Puno ciudad, un comunicador de esta institución decía que quizás sólo al viajar fuera de Perú, te puedes sentir peruano /a. Pero que aquí, eras alguien que pertenecía a un grupo: los aymara, los quechua, los limeños o los arequipeños.

Tanto en medios de comunicación como en redes sociales del ciberespacio se destaca actualmente un “boom” de lo peruano. El “boom” de la comida peruana, con sus potajes diversos, los lugres de paisajes grandiosos ha ser considerados maravillas del mundo, y una serie de personajes representantes de diversos rubros: artes, deporte, política, manifestando a través de estos medios el goce de ser peruanos/as.

Retrocedo y veo a mis compañeros del equipo y a mí misma caminando por las calles de la comunidad de Santa Rosa, yendo por la calle con total libertad, enfundados en nuestros abrigos y bufandas. Mujeres, hombres y niños nos miran desde las puertas de sus casas y desde las bodegas… ¿cómo nos ven? me pregunto.

Somos los mistis, somos los Otros, que han llegado desde Lima como muchísimos otros llegaron antes y como otros tantos lo harán después.

Me pregunto cómo me ven los puneños de la ciudad de Puno, una señora de Santa Rosa y un joven de Kunurana Alto.

La limeña turista quizás, pero esta limeña y estos limeños quieren conversar, preguntan y preguntan, quieren saber, ¿qué quieren saber?….son de la Universidad Católica, aaah….pasen, pasen.

Estoy con un grupo de señoras en el local del teatro Municipal de Santa Rosa. Son más de las 4 de la tarde…la temperatura comienza a descender.

Observo y escribo en mi cuaderno algunos datos, observo y soy observada….delante mío, una señora. Miro sus faldas, su rostro, de mirada cansada, sus manos, de dedos hinchados y con rajas, su lindo y pequeño sombrero. Ella me mira cuando escribo, mi cabello, la casaca blanca acolchada y tibia que me viste, y me siento tan diferente. Soy peruana como tú y somos tan diferentes, sé que tú sabes y yo sé que somos diferentes. Qué hacemos con eso, dime, qué hacemos

La escucho hablar, en castellano y por momentos en quechua, y me siento, en la constatación de mi ignorancia del idioma, más ajena aun.

Entre tanta mirada por fin veo sus ojos, y ella me mira a mí. Su mirada es clara, refulge cuando se expresa sobre los temas que le preocupan. Ahora me sonríe, y yo le sonrío.

Siento su calidez y ella siente quizás la mía.

Y siento finalmente, que ya no estoy tan lejos: estoy aquí, con ella.


Para Salud los roles de cuidado siguen siendo exclusivamente femeninos.

La alimentación, así como el cuidado y protección de los hijos, y en consecuencia, la responsabilidad de la muerte por neumonía de los/las hijos/as recae en las madres.

Este es el mensaje que se desprende de los discursos de las autoridades y personal de salud (tanto varones como mujeres), obviándose por completo la figura del varón en el cuidado de su progenie.

El padre es inexistente en estas campañas de promoción de la salud. Las madres son instadas a tener un aprendizaje eficaz sobre cómo reconocer las señales de alerta de la neumonía, aleccionadas en relación a cuando deberán ir corriendo a la Posta o al Hospital de emergencia, a saber qué alimentos darle a los niños y niñas para reforzar su nutrición, y a sentirse culpables cuando, por salir a trabajar, no pudieron estar presentes cuando el pequeño o pequeña comenzó a presentar señales de una IRA (Infección Respiratoria Aguda).

El sector Salud entonces, refuerza los patrones tradicionales de cuidado asignados a las mujeres, y sólo a ellas, dejando de lado la inclusión de la figura masculina y paterna en el cuidado y responsabilidad equitativos con sus hijos/as.
Esa mirada tan esquiva, la intercultural
La enfermera de la posta de Kunurana Alto, comunidad de extrema pobreza, es una joven de mirada amable, actitud reservada y hablar pausado. Nos hace pasar a su oficina mientras nos menciona desde cuándo está trabajando en el pueblo y los casos de IIRA que ha atendido durante los últimos tres meses. Ha sido contratada por el Municipio y atiende con regularidad tres veces a la semana.

Su visión hacia el uso de las medicinas y tratamiento para las principales afecciones de la población representan para mi un valioso ejemplo sobre lo que es interculturalidad.

Ella rescata el uso de la medicina andina tradicional por parte de los pobladores, sólo cuando esta ya no pueda curar o aliviar, ahí es donde aplica la medicina occidental.

Es decir, si alguna pobladora está utilizando hierbas tradicionales para el alivio de los síntomas de la gripe o de la tos común por ejemplo (donde son utilizadas plantas como la muriaca, la huamanripa , el eucalipto y la salvia), ella hace un seguimiento de cómo le está yendo a esta señora con este procedimiento. Si observa que la persona responde bien a este tratamiento deja que continúe con aquel, no la fuerza a tomar pastillas u otra medicina “de laboratorio”. Si no hay mejoría, es recién allí cuando ella opta por el tratamiento médico estandarizado.



Esta visión, claramente atenta al uso de los recursos con los que ya cuenta la comunidad no es muy común entre las autoridades del sector y profesionales de otros Centros de salud.

Prácticas como las de esta profesional de la salud deben ser apoyadas y replicadas, ya que rescatan los propios recursos y alternativas que tienen las comunidades para hacer frente a sus problemas de salud y agenciarse su propio bienestar.


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad