Algunas puntuaciones acerca de la posición del analista en la psicosis



Descargar 55 Kb.
Fecha de conversión14.12.2017
Tamaño55 Kb.
Vistas113
Descargas0


UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

FACULTAD DE PSICOLOGÍA

“ACERCA DE LA POSICIÓN DEL ANALISTA EN LAS PSICOSIS”


Autora: Evangelina Irrazábal


Cátedra: Psicoanálisis Freud I

Titular: Osvaldo Delgado

Escuela de Ayudantes


NOVIEMBRE DE 2006

ACERCA DE LA POSICIÓN DEL ANALISTA EN LAS PSICOSIS




Introducción
La construcción de este escrito se inscribe en el marco de la “Escuela de Ayudantes” y parte de mi inclusión en la Cátedra: Psicoanálisis Freud I cuyo titular es el Prof. Osvaldo Delgado. En este ámbito tuve la oportunidad de asistir a los diversos espacios que brinda la cátedra1, entre ellos una Presentación de Enfermos realizada en el Hospital J.T Borda y conducida por Osvaldo Delgado.

Esta última actividad fue la que me causó a desarrollar el tema elegido en el presente trabajo. Sirviéndome de los Escritos Técnicos intentaré realizar una articulación “clínica- ética2, tomando como eje: La regla de abstinencia.



De los antecedentes a la subversión freudiana3

Freud construye el psicoanálisis en función de la clínica de las neurosis, en cambio toma la conceptualización de las psicosis de la psiquiatría clásica. Tanto el estudio como la clínica de las psicosis es anterior a Freud. El surgimiento mismo del psicoanálisis se produce en un campo en el que la psiquiatría dominante contaba con ricas y exhaustivas descripciones de los síntomas psicóticos. Freud utilizó varios conceptos psiquiátricos, especialmente aquellos procedentes de la escuela francesa y alemana.

Por lo tanto, si bien es cierto que el psicoanálisis tomó como punto de partida numerosas nociones del discurso psiquiátrico, y en particular en torno de las psicosis, no hay que olvidar que muchas de estas nociones fueron reelaboradas por Freud. Es decir, el psicoanálisis recibe la herencia psiquiátrica y la subvierte, pasando de una clínica de la mirada objetiva a una clínica que inscribe la dimensión del sujeto parlante. Perspectiva centrada en el descubrimiento freudiano del inconsciente y sus formaciones, un saber no sabido por el sujeto que trasciende las determinaciones de la conciencia.

El escepticismo freudiano
Freud sitúa las psicosis en el campo de pertenencia del psicoanálisis, no sin cierta incredulidad respecto de la cura, en especial en relación al establecimiento de la transferencia, pensada para el dispositivo analítico de las neurosis. Sólo las neurosis de transferencia son analizables según el dispositivo ideado por Freud: Atención flotante-Asociación libre, producción de la neurosis de transferencia, interpretación.

En su texto Sobre psicoterapia (1904) dice “si se quiere actuar sobre seguro, es preciso limitar la elección a personas que posean un estado normal, pues en el procedimiento psicoanalítico nos apoyamos en él para apropiarnos de lo patológico. Las psicosis, los estados de confusión y de desazón profunda (diría: tóxica) son, pues, inapropiados para el psicoanálisis, al menos tal como hoy lo practicamos. No descarto totalmente que una modificación apropiada del procedimiento nos permita superar esa contraindicación y abordar así una psicoterapia de las psicosis”. 4

Otra de las referencias ligadas a este tema, la encontramos en sus Escritos Técnicos5, donde Freud plantea un período de prueba en el inicio del tratamiento psicoanalítico. Allí, explica que el mismo tiene dos motivos fundamentales: efectuar un diagnóstico y, enlazado a ello, decidir si el enfermo es apto para el análisis. En este texto enfatiza la importancia del diagnóstico diferencial para el psicoanalista, ya que equivocarse implica un error práctico, haciendo perder tiempo al paciente y desprestigiando el proceder terapéutico, porque si se trata de una parafrenia el médico no podrá mantener su promesa de curación.

A lo largo de la obra freudiana, pueden encontrarse diversas reseñas en las cuales Freud define al tratamiento de las psicosis como una contraindicación para el método psicoanalítico. Es decir, el dispositivo freudiano, construido a la luz de las neurosis, circunscribe la eficacia del psicoanálisis para el campo de las neurosis.


La vuelta a Freud


Es Lacan quien retoma el legado freudiano y con su escrito De una cuestión preliminar a todo tratamiento posible de la psicosis nos acerca a Freud y nos invita a no retroceder frente a la psicosis. Lacan en este texto habla de “tratamiento” y de la “psicosis”, trazando así la especificidad del campo de trabajo de las psicosis, como una convocatoria a su investigación.

Decir que un analista no debe retroceder ante las psicosis implica, entre otras cosas, que aquel que escuche a un psicótico esté advertido que no se trata de interpretar al psicótico. Tampoco deberá olvidarse de no comprenderlo, tarea poco fácil. Porque si bien, el psicótico pretenderá contar su saber, él es el único que sabe y quiere dar testimonio de lo que le pasa, no le será tan sencillo encontrar a alguien que lo escuche sin comprenderlo.

En relación con este tema, al trabajar este año en la Cátedra el texto Lo inconsciente (1915) descubrí que no fue Lacan quien se ocupó por primera vez de la noción de Comprensión, sino que ya Freud había planteado esto en su obra. Me sorprendí al encontrar cuatro renglones entre paréntesis donde el autor dice así: “(Psicológicamente más correcta es, empero esta descripción: Sin una reflexión especial, atribuimos a todos cuantos están fuera de nosotros nuestra misma constitución y por tanto también nuestra conciencia; y esta identificación es en verdad la premisa de nuestra comprensión.)”6 Es decir, que Freud aquí está diciendo que no hay que comprender, comprender implica identificarse, y al hacerlo el analista estaría poniéndose en el lugar del paciente adjudicándole sus propios pensamientos, creencias o sentimientos. Tratando de imaginar que es lo que le causa sufrimiento a ese sujeto, sin darle la posibilidad de que hable de lo que le pasa. Por el contrario, si el analista no comprende es posible que aquel que habla, pueda explicar algo acerca de su malestar o sufrimiento y pueda originarse algo favorable para la experiencia analítica.

Osvaldo Delgado en su libro lo dice así: “Freud no se dedica a explicar absolutamente nada. El lugar del analista, en este caso, se distancia absolutamente de cualquier valor de situar algún elemento de comprensión o de homologarse con ese lugar de saber7


Una posición: “Ética”
Encontramos en los Escritos Técnicos, o como bien los llama Osvaldo Delgado8 “Escritos Éticos”, que Freud sienta las bases sobre la Posición del analista. Dejando en claro que él se opone a la fijación mecánica de una regla. Es decir, que no se trata de hacer de las reglas técnicas una religión.

Múltiples referencias dan cuenta de la posición ética de Freud: “Tan pronto como uno tensa adrede su atención hasta cierto nivel, empieza también a escoger entre el material ofrecido; uno fija un fragmento con particular relieve, elimina en cambio otro y en esa selección obedece a sus propias expectativas o inclinaciones. Pero eso, justamente, es ilícito; si en la selección uno sigue sus expectativas, corre el riesgo de no hallar nunca más de lo que ya sabe, y si se entrega a sus inclinaciones, con toda seguridad falseará la percepción posible”9. Más adelante, en el mismo texto habla con sus colegas y les indica que en el tratamiento psicoanalítico tomen como modelo al cirujano quien deja por fuera todos sus afectos y compasión humana, y concentra sus fuerzas espirituales en una meta única: “realizar una operación lo más acorde posible a las reglas del arte”10 En su libro Delgado explica al respecto “la condición de la sorpresa como acontecimiento imprevisto se anuda con el no fijarse por parte del analista”11 . Aquí, el autor, ubica el obstáculo del lado del analista que dirige la cura desde sus propios puntos de fijación libidinal, es decir, desde sus propios mecanismos de defensa. Haciendo hincapié en que este obstáculo solo podrá ser sorteado a partir que el analista se someta a su propio análisis.

A mi modo de ver, los autores están planteando la abstención del analista de posicionarse en el lugar del saber y de aquel que comprende, tanto en las neurosis como en las psicosis. Ya que la ética del psicoanálisis está muy alejada de la comprensión y del sentido.
Conclusión
Freud sentó las bases tanto para el trabajo con pacientes neuróticos como psicóticos. Encontramos que su doctrina se encuentra atravesada por una posición ética, donde una de las dos reglas que formula como condición de un psicoanálisis: La Abstinencia12 debe ponerse en juego en todo encuentro con un analista. (Es una regla dirigida directamente al analista, tanto en el encuentro con sujetos neuróticos como psicóticos)

Sólo a partir de seguir trabajando e investigando la enseñanza freudiana, se podrá apostar a una dimensión ética en el psicoanálisis. Por lo tanto, en lo que respecta a la posición del analista puedo concluir expresando que no es indistinto hacer una cosa u otra con lo que se dice. No es lo mismo saber que no hacer, que no saberlo.




Evangelina Irrazábal.

ANEXO
Recorte de la presentación de Enfermos13
¿Cómo le va Amato? “Soy Garrafa el garrafero de todas las épocas, tengo 40 años de garrafero, empecé a los 14 años a trabajar con mi viejo, el primer garrafero de la zona sur” ¿El era garrafero? “Sí, el primer garrafero de zona sur. En esa época se vendía mucha garrafa, pero la vida da muchas vueltas, el gas natural” ¿Cuando empezó a tener alguna dificultad? “El problema empezó en el 70, a los 36 años conocí el hospital, entré 20 veces y 20 veces salí” ¿Por qué se produjeron las internaciones? “Empecé a tomar pastillas para adelgazar, anfetaminas, quería adelgazar para las mujeres, por las mujeres empecé la dieta y después mi viejo se murió. Él se murió en el ´91, yo seguí un tiempo más y me fundieron. Mis compañeron me competían y ... estuve internado varias veces acá, salía y entraba” Cuenteme lo que pasó cuando tomó las pastillas. “Tenían anfetaminas, no dormía, no trabajaba, sentía la sensación de un superhombre, de vivir la vida” Cuenteme lo de superhombre “la garrafa salía $3, después bajó a $ 0,50c, con $3 era superhombre, después no (risas).Tenía fortuna, cabaret, casino, mujeres. Era superhombre o no? Después cuando tenía $0,50c murió mi viejo y fundí. ¿Y que hacía con la plata? “Toda la plata que ganaba me la gastaba en carreras....”

Hasta aquí el material de la Presentación.



El beneficio de la No- Comprensión

Mi interés en la Presentación de Enfermos se centra en, a partir de las intervenciones del presentador, poder ubicar la Posición del Analista. En esta presentación nos encontramos con un sujeto psicótico que testimonia los sucesos acontecidos durante su vida (previos a la internación y durante la misma).

El sujeto psicótico se acerca a quien lo pueda escuchar porque tiene un testimonio para dar, no se acerca a alguien que sabe. Es él quien se coloca en el lugar del saber.

En esta presentación al encontrarnos que Amato Garrafo fue el único sujeto en juego, pudo lograrse un clima de intimidad, evitando la reticencia por parte del sujeto. Si bien no resultó una tarea sencilla para el presentador poder ubicar ciertos acontecimientos relativos al desencadenamiento. Sino, que requirió de una búsqueda activa por parte del analista que condujo la presentación, quien en todo momento acompañó al sujeto, tratando que su posición sea la de ignorar, no la de comprender, ni la de juzgar.



El presentador se ubico en todo momento en una posición contraria a la de comprender según el sentido común, su no–comprensión, el hacerse repetir y preguntar desde la ignorancia y el desconocimiento fue lo que posibilitó que el paciente hable y de testimonio de su sufrimiento. Se posicionó desde un lugar vacío de saber y de goce, del que escucha, del testigo, el que no hace más que testimoniar el valor de la palabra del sujeto.

Evangelina Irrazábal

Bibliografía


  • Delgado, O (2005) La subversión freudiana y sus consecuencias. JVE ediciones. Bs. As.

  • Delgado, O (2006) Teóricos desgravados Nº: 19 y 20. Psicoanálisis Freud I. Publicación: Centro de estudiantes de PSICO

  • Freud, S. (1904). Sobre Psicoterapia. A.E., Bs. As., T VII.

  • Freud, S. (1912). Consejos al médico sobre el tratamiento psicoanalítico. A.E., Bs. As., T XII.

  • Freud, S. (1913). Sobre la iniciación del tratamiento. A.E., Bs. As., T XII.

  • Freud, S. (1914). Recordar, repetir, reelaborar. A.E., Bs. As., T XII.

  • Freud, S. (1914). Puntualizaciones sobre el amor de transferencia (nuevos consejos sobre la técnica del psicoanálisis. A.E., Bs. As., T XII.

  • Freud, S. (1915) Lo inconsciente. A. E., Buenos Aires, T XIV.

  • Zack, O (2006) Teórico desgravado Nº: 21. Psicoanálisis Freud I. Publicación: Centro de estudiantes de PSICO



1 Prácticos, Seminarios, Teóricos, Reunión de Cátedra, Escuela de Ayudantes y Dispositivo de Presentación de Enfermos.

2 Concepto acuñado del libro: La subversión freudiana y sus consecuencias” Osvaldo Delgado. JVE ediciones. Bs. As. 2005. Pág. 260.

3 Subtítulo en referencia al libro de O. Delgado. Id. Nota anterior

4 Freud, S. (1904). Sobre Psicoterapia. A.E., Bs. As., T VII. p. 253.

5 Freud, S. (1913). Sobre la iniciación del tratamiento. A.E., Bs. As., T XII.

6 Freud, S. (1915) Lo inconsciente. A. E., Bs As, T XIV. p. 165

7 Delgado, O (1995) La subversión freudiana y sus consecuencias. Cap 12 “La transferencia como motor”. JVE ediciones, Bs. As, p. 151

8 Id. Nota 6. Cap. 6 “La reelaboració, p. 63

9 Freud, S. (1913). Consejos al médico sobre el tratamiento psicoanalítico. A.E., Bs. As., T XII. P. 112

10 Id. Nota 7 p. 114

11 Id. Nota 6. Cap. 4 “La fijación y el lugar del analista en la obra freudiana, p. 47

12 Referencia a cita formulada por O. Delgado “las dos reglas que Freud formula como condición de un psicoanálisis (asociación libre y abstinencia)” Id. Nota 6. Cap. 2 “Las conceptualizaciones del lugar del psicoanalista según Freud”

13 Segunda Presentación de Enfermos (12/10/ 06). Realizada en el Hospital J.T. Borda. Servicio 17. Presentador: Osvaldo Delgado.





Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos