Agnosias E



Descargar 31 Kb.
Fecha de conversión22.01.2018
Tamaño31 Kb.
Vistas135
Descargas0

Agnosias

En un articulo anterior (“El cerebro, inventador de mentiras”), describiamos


la existencia del "conocimiento a priori" en el cerebro, es decir, que geneticamente ya sabemos lo que es frío, oscuro, verde, izquierdo, arriba, dolor, "olor a teta", etc., etc.. etc.
 
Una serie de observaciones clínicas han demostrado que la orientación espacial visual puede ser interrumpida en los seres humanos por lesiones en la corteza cerebral parietal. Estos pacientes exhiben: Negligencia Visual (Visual Neglect), es decir pueden ver los objetos en su campo visual contralateral, pero no responden a ellos, no los pueden ubicar espacialmente ni agarrarlos ó sencillamente los ignoran (Negación espacial y representacional).

Incluso pueden negar la existencia de la mitad de su cuerpo e inclusive de la "mitad" de sus propios pensamientos.

 Por el contrario, los pacientes con lesiones de la corteza temporal exhiben dificultad para discriminar formas, patrones, colores, caras o rostros, etc., pero no exhiben negligencia espacial.

Estas observaciones nos sugieren que la corteza parietal se especializa en el análisis de la representación espacial de los objetos, mientras que la corteza temporal se especializa en el reconocimiento de dichos objetos.

Experimentos en monos revelan que las lesiones de la parte posterior de la corteza parietal altera la capacidad del animal para localizar objetos visualmente, así como para guiar los movimientos de su mano para alcanzarlos y agarrarlos (Apraxia), pero no altera la capacidad para verlos e identificarlos!

Por el contrario, las lesiones de la parte inferior de la corteza temporal altera la capacidad para identificar los objetos mediante el color, orientación, patrón o forma, pero no afecta la capacidad para localizarlos espacialmente ni para alcanzarlos con la mano.

En otras palabras, el lóbulo temporal procesa el “que es”, mientras el lóbulo parietal procesa el “donde está” del mismo objeto, luego los funde en un solo concepto! La separación del concepto origina un estado patologico conocido como Agnosia.

Estos hechos nos demuestran que diferentes áreas corticales realizan diferentes contribuciones en el procesamiento de la información visual del mismo objeto visto. En estos monos, el 50% de toda la corteza cerebral está involucrada en el procesamiento visual, mientras que tan solo un 11% se involucra en el análisis de la información táctil, térmica, dolorosa o propioceptiva y 3% en la auditiva. Esto significa que, sensorialmente hablando, los monos como los humanos, somos seres predominantemente visuales!

En el siglo XIX, Sigmund Freud concluyó que la incapacidad que exhibían ciertos pacientes para reconocer características especificas en su mundo visual, eran debidos, no a un déficit sensorial sino mas bien a un defecto cortical en la capacidad para combinar componentes de impresiones visuales en patrones visuales que tuvieran significación. Estos defectos los denominó Freud, Agnosias (Ausencia de conocimiento o de identificación), en otras palabras, "pérdida de uno o varios conocimientos a priori".

Estas agnosias son especificas al área cortical lesionada. Por ejemplo, un paciente puede tener un defecto selectivo en la percepción de la profundidad como consecuencia de una lesión en su corteza visual. Este paciente exhibe una “agnosia de profundidad”, vería todo plano! Uno de los aspectos frustrantes de la fotografía con una cámara, es que al revelar las fotografías de algún cañón que tanto nos impresionó por su profundidad, no la podemos observar posteriormente en la fotografía.

Un defecto increíble es la “agnosia de movimiento”, que puede ocurrir por lesiones bilaterales del área medial de la corteza temporal, la cual se manifiesta por una incapacidad para percibir el movimiento de los objetos o su desplazamiento de manera continua. El paciente no vería un carro moviéndose, sino por ejemplo, un carro detenido en la esquina, luego detenido frente a él y luego detenido en la otra esquina! Vería una secuencia interrumpida, sin continuidad. ¿Existirá el movimiento real o físico de los objetos?

Otro defecto es la Acromatopsia, incapacidad para percibir los colores de los objetos que se ven. Esta puede aparecer después de lesiones de la corteza temporal. Otro tipo es la “agnosia para la forma”, la cual puede ser selectiva para objetos animados e inanimados!

Existe la Prosopagnosia, incapacidad para reconocer rostros o caras familiares. El paciente puede reconocer que es una cara lo que está viendo incluyendo sus diferentes partes, pero no puede identificar a quien pertenece a pesar de haberla conocido antes de la lesión. Esta cara puede pertenecer a algún familiar cercano (madre ó hijo) ó su propia cara cuando la ve en un espejo. No es el conocimiento de la identidad de la persona lo que el paciente pierde, sino la conexión entre una cara en particular y su identidad correspondiente. El paciente puede reconocer la identidad de esa persona, pero a través de otras claves que no sean visuales, como su voz, perfume, etc.

Existen prosopagnosias puras para los rostros, pero existen también para figuras: un colector de estampillas que no puede reconocer su estampilla favorita, o un ornitólogo que no puede reconocer su pájaro favorito, etc. Las lesiones que causan prosopagnosia son casi siempre bilaterales y se ubican generalmente en la superficie inferior del lóbulo occipital que se extienden al lóbulo temporal.

En el articulo anterior: “Explicando lo inexplicable” analizamos un tipo de agnosia muy especial: la Astereognosia. Esta se caracterizaba por una incapacidad para reconocer la forma de los objetos a través del tacto, además se acompañaba de parálisis (Apraxia) y de un déficit para percibir visualmente el mundo visual del lado contralateral ( Síndrome de Negligencia) a la lesión cerebral. Se pierde la representacion interna de ese mundo. Si al paciente se le da una caja de fosforos, puede extraer uno y encenderlo. Pero si no se le da nada y se le pide que simule el acto, no entendera que se le esta pidiendo!

En ese articulo analizamos la necesidad de que la mayoría de las vías sensitivas y motoras fueran cruzadas. Vimos que existían excepciones; la más interesante era la inervación motora del músculo externocleidomastoideo. Este músculo es el único en el organismo cuya acción se hace hacia el lado opuesto del cuerpo: hace rotar la cabeza hacia donde se mira. Por lo tanto es el único controlado por el hemisferio cerebral del  mismo lado, es decir ipsilateralmente.

Vamos a explicar esto: si vemos un objeto en el campo visual derecho, por ejemplo un cambur maduro, lo vamos a “ver” exclusivamente con el hemisferio izquierdo. En este hemisferio se va a realizar todo el procesamiento de la información concerniente con ese cambur, incluyendo el agarrarlo con la mano, pelarlo y llevarlo a la boca. Como apreciamos, este objeto está más cerca de la mano derecha que de la izquierda, si se cruza la vía motora proveniente del hemisferio izquierdo se activarían los músculos de la mano derecha, si no se cruza, se activarían los músculos de la mano izquierda. Lo más lógico es que esa vía motora sea cruzada.

Pero además es necesario que el hemisferio izquierdo “toque” el cambur con la mano derecha para poderlo agarrar. Pero para poderlo “tocar” es necesario que la vía sensitiva sea también cruzada. Para que el hemisferio izquierdo “vea el cambur” debe rotar la cabeza hacia el lado derecho para “mirarlo”, pero resulta que la contracción del músculo externocleidomastoideo izquierdo es el que rota la cabeza hacia la derecha, entonces la vía motora para ese músculo no debe ser cruzada. Pues increíblemente, no se cruza! Es el único músculo voluntario en todo el organismo que no recibe innervación motora cruzada, pues no la necesita!



Existen por lo tanto dos hemisferios pensando por separado pero comunicados entre sí. ¿Existen por lo tanto dos mentes?  ¿Existe un hemisferio alegre y otro triste?


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos