Adaptacion neonatal



Descargar 219 Kb.
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño219 Kb.
Vistas134
Descargas0

ADAPTACION NEONATAL

Los primeros minutos de vida presentan retos biológicos al recién nacido, que podrían influir radicalmente el resto de su existencia en caso de no ser superados en forma adecuada.

Hay numerosas condiciones maternas, placentarias y fetales pueden comprometer al feto e interferir con la transición fisiológica a la vida extrauterina, a veces ocurren dificultades luego de una gestación, trabajo de parto y parto sin complicaciones aparentes. De hecho, una cuarta parte de los pacientes que ingresan a las Unidades de Cuidado Intensivo Neonatal son hijos de madres que fueron clasificadas como de bajo riesgo durante el control prenatal. Por esta razón todos los neonatos deberían ser considerados pacientes de recuperación, como si hubiesen salido de una intervención, y deben ser vigilados hasta estar seguros que la adaptación neonatal se ha llevado a cabo en forma exitosa.

Cambios fisiológicos en adaptación neonatal:



  1. Respiratorios

El trabajo de parto y el nacimiento producen una asfixia fetal transitoria que estimula quimiorreceptores periféricos y centrales; la estimulación táctil y térmica; y el incremento de la presión arterial sistémica como resultado del pinzamiento del cordón umbilical, son estímulos suficientes como para iniciar y mantener la respiración en forma vigorosa.

  • Capacidad residual funcional: Las primeras respiraciones deben facilitar el aclaramiento del líquido pulmonar y establecer una capacidad residual funcional. El gas comienza a entrar a los pulmones a presiones bajas, usualmente menores de -5 centímetros de agua. Se generan presiones espiratorias muy altas, que exceden la presión inspiratoria. Esta presión espiratoria, probablemente generada contra la glotis cerrada, ayuda al aclaramiento del líquido pulmonar y lleva a una distribución más uniforme del aire a través de los pulmones.

  • La expansión de los pulmones es un estímulo para la liberación de surfactante, el cual reduce la tensión superficial alveolar creada por el establecimiento de la interfase aire-líquido, incrementa la distensibilidad y ayuda a desarrollar una capacidad residual funcional estable. En forma simultánea, el acto de la ventilación por sí mismo disminuye la resistencia vascular pulmonar. La ventilación con aire lleva a una caída en la PCO2 y un incremento en el pH y en la PO2, y causa también una caída en la resistencia vascular pulmonar. El aclaramiento del líquido pulmonar fetal y el establecimiento de la capacidad residual funcional facilitan la ventilación.

  1. Circulación fetal

El retorno venoso de la placenta entra a la aurícula derecha proveniente del ductus venoso y la vena cava inferior para unirse con el retorno venoso de la parte inferior del cuerpo. La sangre en la aurícula derecha es dirigida a través del foramen oval fluye hacia el ventrículo derecho. Los patrones de flujo dentro de la aurícula derecha, se hacen de manera que el 50% de la sangre oxigenada que retorna de la placenta sea desviado hacia la aurícula izquierda, mientras que la sangre desaturada de la vena cava superior es dirigida preferencialmente es dirigida preferencialmente hacia el ventrículo derecho.

La sangre de la aurícula izquierda luego entra al ventrículo izquierdo para ser bombeada predominantemente hacia la cabeza y las extremidades superiores. Así, el gasto ventricular izquierdo tiene un contenido más alto de oxígeno que el gasto ventricular derecho, lo cual origina mayor entrega de oxígeno al cerebro. Esto provee el oxígeno suficiente para llenar las demandas metabólicas del cerebro en desarrollo.

El ventrículo derecho es responsable de la perfusión de la parte inferior del cuerpo y, principalmente, de la placenta. Aunque la presión ventricular derecha está a niveles sistémicos, la postcarga ventricular derecha permanece más baja que la del ventrículo izquierdo debido a la presencia de la baja impedancia de la placenta.

Finalmente, el ductus arterioso provee una comunicación directa entre la arteria pulmonar y la aorta, que permite el paso libre de sangre de la arteria pulmonar principal hacia la aorta descendente.



  1. Cambios hemodinámicos

Al nacimiento, ocurren grandes cambios en la hemodinámica como consecuencia de la transición de la vida intrauterina a la extrauterina. Dichos cambios incluyen: (1) aireación pulmonar con aumento del flujo sanguíneo pulmonar y disminución de la impedancia vascular, (2) aumento de la PO2 y del contenido sanguíneo de oxígeno, y (3) remoción de la placenta de baja impedancia y alta capacitancia del circuito cardiovascular.

Con el nacimiento de la cabeza, el líquido de la orofaringe y vías aéreas superiores es desplazado, comienza la aireación de las vías respiratorias, la expansión de los pulmones y la la ventilación. Muchos de los cambios en la hemodinámica cardiovascular notados al nacimiento son el efecto directo de la expansión pulmonar, con en incremento del flujo sanguíneo pulmonar y de la PaO2. La aireación pulmonar crea una interfase gas-líquido dentro de los alvéolos que disminuye significativamente la presión sobre los capilares pulmonares, y permite aún más la expansión pulmonar y disminuye la impedancia vascular pulmonar. El inflamiento estimula los receptores de estiramiento pulmonar, y produce vasodilatación refleja de los lechos vasculares periféricos.

A medida que el oxígeno entra a los alvéolos e incrementa el pH y la PO2 de la sangre y subsecuentemente de los tejidos endotelial y perivascular pulmonares, disminuye el tono vasomotor pulmonar.

Con los eventos relacionados con el nacimiento (ventilación, oxigenación y pinzamiento del cordón) ocurre una disminución progresiva en el gasto ventricular derecho, un aumento progresivo en el gasto ventricular izquierdo, una disminución en el flujo de la aurícula derecha hacia la izquierda a través del foramen ovale, un incremento del flujo sanguíneo pulmonar y un cambio en el flujo sanguíneo a través del ductus arterioso; con la expansión pulmonar y el incremento en el flujo sanguíneo pulmonar, el flujo ductal de la arteria pulmonar a la aorta disminuye pero todavía persiste un flujo neto de derecha a izquierda. Con la oxigenación subsiguiente el flujo se torna de izquierda a derecha. El aumento del flujo sanguíneo pulmonar es seguido por un incremento en el flujo venoso pulmonar con una elevación en la presión de la aurícula izquierda, y cierre del foramen ovale.



  1. Cambios térmicos

Adaptación térmica: Los mecanismos de producción de calor por parte de la grasa parda en caso de estrés por frío no existen en la vida fetal. No se conoce la razón exacta para que esto ocurra. Se ha sugerido que algún requerimiento esencial no está presente in útero, o que existe un inhibidor que suprime la lipólisis en la grasa parda.

Al nacimiento, el bebé pierde calor rápidamente a una tasa de 0,2 a 1 grado centígrado por minuto, que depende del grado de madurez y de las condiciones ambientales. Aún si el consumo de oxígeno de un niño homeotérmico se incrementa hasta el máximo posible, el calor que se produce es todavía dos a tres veces menor que la tasa de pérdida. Las consecuencias de este balance negativo dependen de varios factores, incluso la condición general del bebé al nacimiento. El enfriamiento puede resultar en acidosis metabólica, hipoxemia, hipoglicemia, y en casos graves, en hipertensión pulmonar transitoria (Figura 1).



 



Figura 1. Respuestas al estrés térmico al nacimiento.

El mecanismo más eficaz de respuesta a la exposición al frío durante el nacimiento es la termogénesis mediada por los adipocitos de la grasa parda (termogénesis no asociada a escalofríos), la cual se activa una vez se pinza el cordón umbilical. Los principales depósitos de grasa parda se encuentran a nivel axilar, mediastinal, interescapular y perirrenal. Los adipocitos de grasa parda están inervados en forma especial, tienen numerosos receptores de membrana para adrenalina y noradrenalina, y están equipados con abundantes mitocondrias para hidrolizar y re-esterificar triglicéridos y para oxidar ácidos grasos libres. La principal diferencia entre la grasa parda y la grasa blanca es que la primera puede expresar la proteína termogenina, mientras que la segunda no lo hace en forma rutinaria. Cuando la termogenina, cuyo gen de expresión se encuentra en el cromosoma 4, es introducida a la membrana interna de la mitocondria, le confiere una serie de propiedades únicas, incluyendo un alto índice respiratorio en ausencia de A.D.P., una alta conductividad de protones y de ion cloro, que hace más eficiente la producción de calor.



  1. Cambios metabólicos



  • Metabolismo de la glucosa en el feto: La glucosa es el combustible principal para el feto, y representa el 80% del consumo energético. El 20% restante es aportado por lactato, aminoácidos y ácidos grasos libres. La glucosa es transportada de la madre hacia el feto a través de un gradiente de concentración mediado por un transportador. En gestaciones normales, la concentración de glucosa plasmática del feto es aproximadamente el 70 a 80% de la materna.

El feto es completamente dependiente de la madre en cuanto al aporte continuo de glucosa se refiere. Este es importante para el metabolismo energético y para la síntesis de otros substratos metabólicos. El hígado fetal contiene todas las enzimas requeridas para la síntesis y degradación del glucógeno. El contenido hepático de glucógeno es bajo al inicio de la gestación, un incremento lento y continuo ocurre entre la 15 y 20 semanas, y al final de la gestación se observa una acumulación rápida. El feto también tiene las enzimas hepáticas involucradas en la gluconeogénesis, aunque sus niveles son inferiores a los del adulto. La capacidad gluconeogénica no es expresada in útero bajo circunstancias normales. Se ha demostrado que el feto no produce glucosa y su única fuente es la materna. Por lo tanto, fluctuaciones en el nivel de glicemia materna son reflejados en forma paralela en el feto. Sin embargo, si la hipoglicemia materna es prolongada, el feto comienza la producción de glucosa.



  • Metabolismo de la glucosa después del nacimiento: Al nacimiento, como consecuencia del pinzamento del cordón umbilical, cesa en forma súbita el aporte de glucosa y otros nutrientes, y el recién nacido tiene que movilizar sus depósitos con el fin de llenar los requerimientos energéticos. Simultáneamente al pinzamiento del cordón, ocurre un aumento agudo en los niveles circulantes de adrenalina, noradrenalina y glucagón, y una caída en los niveles de insulina. Estas hormonas movilizan el glucógeno hepático y estimulan la gluconeogénesis, manteniendo la concentración de glucosa plasmática.

La concentración de glucosa en la vena umbilical es aproximadamente el 80% de la glicemia materna. Luego del nacimiento, desciende en todos los niños, y alcanza el valor más bajo a los 30 a 90 minutos de vida. Posteriormente, en los recién nacidos a término saludables, las concentraciones se elevan y se mantienen entre 40 a 80 mg/dL. Los valores de glucosa plasmática en prematuros y niños pequeños para la edad gestacional son algo más bajos.

En promedio, el neonato produce glucosa a una tasa de 4 a 6 mg/kg/minuto. A medida que el niño crece, la tasa de producción disminuye y en la adolescencia alcanza los valores del adulto.



ADAPTACIÓN NEONATAL EXITOSA

En resumen, una transición exitosa del estado fetal al neonatal es caracterizada por:



  1. Pérdida del líquido pulmonar fetal.

  2. Establecimiento del patrón respiratorio continuo.

  3. Secreción de surfactante.

  4. Establecimiento de la capacidad residual funcional.

  5. Caída en la resistencia vascular pulmonar.

  6. Incremento en la presión sistémica después de remover la placenta de baja resistencia del circuito sistémico.

  7. Cierre de dos cortocircuitos (el ductus arterioso y el foramen ovale).

  8. Incremento en el flujo sanguíneo de la arteria pulmonar.

  9. Inicio de la termogénesis por parte de la grasa parda (termogénesis no asociada a escalofríos).

  10. Movilización del glucógeno hepático e inicio de la gluconeogénesis.

En la mayoría de circunstancias, el grado leve de la asfixia asociada con el trabajo de parto no es lo suficiente como para interferir con este proceso. Sin embargo, la transición puede ser alterada significativamente por una variedad de eventos ante e intraparto resultando en depresión cardiorrespiratoria, asfixia o ambos.

Características clínicas del período de transición

Para detectar desórdenes en la adaptación neonatal deben conocerse las características normales del período transicional. Durante el trabajo de parto y el nacimiento hay una serie de estímulos sensoriales al feto que influyen su adaptación al ambiente extrauterino. Dichos eventos resultan en una descarga simpática que se refleja en cambios en la frecuencia cardiaca, color, respiración, actividad motora, función gastrointestinal y temperatura del bebé.

Se describen tres fases consecutivas en el período de transición: primer período de reactividad, intervalo de reposo segundo período de reactividad.


  1. Primer período de reactividad.

Dura de 15 a 30 minutos y se inicia con cambios de predominio simpático. Durante los últimos estados del trabajo de parto, la frecuencia cardiaca fetal fluctúa normalmente, con un cierto grado de variabilidad, alrededor de 120 a 140 latidos por minuto. Después del nacimiento hay un incremento rápido de la frecuencia cardiaca en el rango de 160 a 180 por minuto, que dura 10 a 15 minutos, y luego ocurre una caída gradual hacia los 30 minutos de vida entre 100 a 160 latidos por minuto.

Durante los primeros 15 minutos de vida las respiraciones son irregulares; la frecuencia respiratoria varía entre 60 a 80 por minuto. Pueden encontrarse estertores a la auscultación, quejido, aleteo nasal, retracciones y períodos breves de apnea. El recién nacido se observa alerta y su comportamiento es marcado por reacciones de sobresalto, movimientos gustatorios, temblores, llanto y movimientos cefálicos de un lado a otro. Este comportamiento exploratorio característico es acompañado por una disminución en la temperatura corporal y un aumento generalizado en la actividad motora con incremento en el tono muscular.

Las manifestaciones gastrointestinales de este período inicial de reactividad incluyen la aparición de sonidos intestinales, el paso de meconio y la producción de saliva, como resultado de descargas parasimpáticas.

En recién nacidos a término que han tenido un trabajo de parto o nacimiento anormales, o presentan patologías, y en prematuros normales, el primer período de reactividad dura más de 30 minutos.



  1. Intervalo de reposo.

Dura entre 60 a 100 minutos y se caracteriza por una disminución marcada en la actividad motora o por sueño; la frecuencia cardiaca cae al rango de 100 a 120 latidos por minuto, la frecuencia respiratoria desciende, aunque en ocasiones puede permanecer acelerada pero sin dificultad respiratoria. El peristaltismo intestinal a veces es marcado.

  1. Segundo período de reactividad.

Dura de 10 minutos a varias horas, usualmente durante las primeras 6 horas de vida. Se caracteriza por la presencia de los fenómenos descritos en el primer período de reactividad pero más llamativos. Se observa taquicardia, taquipnea, cambios en el tono muscular, color, producción de moco, tendencia a náuseas y vómito, y aparición de respuestas a estímulos exógenos o endógenos. Con frecuencia se expulsa meconio. A medida que concluye este período, el recién nacido aparenta una mayor estabilidad.

Factores que afectan la adaptación neonatal.

Un recién nacido puede estar comprometido debido a problemas iniciados in útero con la madre, la placenta, o el mismo feto (tabla 2). Un evento iniciado in útero puede extenderse al período neonatal, y se altera la transición normal. Un proceso asfíctico también puede ser originado postnatalmente; el niño parece bien hasta que requiere respirar por sí mismo.

Las causas maternas de compromiso fetal pueden estar relacionadas con el flujo sanguíneo uterino disminuido que altera el transporte de oxígeno a la placenta. Lo anterior puede resultar de hipotensión materna, anestesia regional, trastornos hipertensivos del embarazo, o contracciones uterinas anormales.

Problemas placentarios tales como infartos, desprendimiento prematuro, edema o cambios inflamatorios, pueden afectar el intercambio gaseoso. El feto también puede estar comprometido debido a problemas relacionados con compresión del cordón umbilical, como en casos de nudos del cordón, prolapso del cordón, o presentación de nalgas con compresión del cordón durante el nacimiento.

Un neonato puede no respirar luego del nacimiento debido a un número de problemas, entre los que están la depresión del sistema nervioso central inducida por medicamentos, anomalías o lesiones del sistema nervioso central, lesión de la medula espinal, obstrucción mecánica de las vías aéreas, deformidades, inmadurez, neumonía o anomalías congénitas.

Finalmente, existen algunas circunstancias en las cuales el niño puede iniciar en forma normal sus respiraciones, pero posteriormente disminuirlas o detenerlas al poco tiempo del nacimiento, como en casos de depresión inducida por medicamentos, hernia diafragmática congénita y neumotórax espontáneo.



Tabla 2. FACTORES QUE ALTERAN LA ADAPTACIÓN NEONATAL

Factores anteparto

Factores intraparto

Factores postparto

Diabetes materna

Hipertensión inducida por el embarazo

Hipertensión arterial crónica

Anemia o isoinmunización

Hemorragias del segundo o tercer trimestre

Infección materna

Corioamnionitis

Polihidramnios

Oligohidramnios

Muerte fetal o neonatal previa

Embarazo postérmino

Embarazo múltiple

Medicamentos (litio, magnesio, bloqueadores adrenérgicos)

Abuso materno de drogas

Actividad fetal disminuida

Malformación fetal

Hábito de fumar

Ausencia de control prenatal

Edad materna <16 o >35 años

Anomalía uterina o cervical



Cesárea urgente

Presentación anormal

Macrosomía

Microsomía

Trabajo de parto prematuro

Trabajo de parto precipitado

Trabajo de parto prolongado

Ruptura de membranas >24 horas

Líquido amniótico teñido de meconio

Patrones de frecuencia cardiaca fetal anormales

Anestesia general

Narcóticos 4 horas antes del parto

Prolapso del cordón

Abruptio de placenta

Placenta previa

Parto instrumentado



Hipotermia

Apnea


Bradicardia

Dificultad respiratoria

Hipoperfusión

Anemia


Hemorragia a través del cordón

Anomalía congénita

Infección

Prematurez

Trauma obstétrico


Adaptación neonatal anormal.

El recién nacido que ha presentado una transición anormal a la vida extrauterina clínicamente presenta los signos y síntomas enumerados en la tabla 3.



Tabla 3. Signos y síntomas de la adaptación neonatal anormal.

Persistencia durante más de 45 minutos de:

- Taquipnea
- Retracciones
- Quejido
- Estertores crepitantes
- Aleteo nasal
- Cianosis.

- Requerimiento prolongado de oxígeno
- Episodios de apnea y bradicardia
- Palidez marcada persistente 
- Inestabilidad térmica
- Presión arterial inestable
- Llenado capilar lento
- Comportamiento neurológico anormal
- Secreciones orales excesivas 
- Episodios de ahogo



CUIDADOS DEL RECIEN NACIDO DURANTE LA ADAPTACIÓN NEONATAL

  1. Secar al recién nacido el liquido amniótico: Se debe recibir y secar al recién nacido con una compresa estéril y tibia, para prevenir la perdida de calor por evaporación. Este secado se puede realizar sobre el tórax de la madre, favoreciendo el contacto piel a piel. Frotar: espalda, planta de los pies, tronco, extremidades y cabeza, sin dejar ningún rastro de humedad en la piel del bebe. El recién nacido debe iniciar la respiración espontánea Con el contacto piel a piel los bebes pueden establecer ese vinculo afectivo y contenedor con su mamá. En el caso en que no se pueda pasar al recién nacido a la madre, se debe colocar en una lámpara de calor temporalmente, PRECAUCIÓN: graduar la temperatura, y colocar respectivos sensores al recién nacido.



  1. El contacto piel a piel entre madre e hijo contribuye a:

  • Incrementar el sueño profundo favoreciendo la maduración del SNC.

  • Disminuir la actividad motora y muscular, favoreciendo el ahorro energético.

  • Reducir el llanto del bebe, aumentando la interacción y disminuyendo el estrés del bebe y la angustia de la madre.

  • Incrementar el peso al producirse un ahorro energético.



  1. Limpieza de las vías aéreas La boca y las fosas nasales del recién nacido: solo se realiza si hay secreciones que obstruyan la vía aérea, ya sea manualmente (pera de goma) o por aspiración utilizando una sonda de calibre 8 o 10 F. la aspiración debe ser suave y que la presión del aspirador no exceda los 100 mmHg, en decúbito lateral. Esta no debe durar mas de 10 segundos.



  1. Estimular al recién nacido: Tanto el secado como la succión estimulan al recién nacido. Los métodos seguros y apropiados para proporcionar estimulación táctil incluyen: Palmotear o dar golpecitos en las plantas de los pies y Frotar suavemente la espalda, tronco o extremidades.



  1. Pinzamiento del cordón umbilical: hacerlo inmediatamente, si hay una indicación especifica. Se debe realizar al 2 - 3 minuto. Verificar aspecto del cordón, inserción y numero de vasos (2 arterias y 1 vena). la banda de caucho y –o la pinza de ligadura debe quedar a 1 cm de la piel del abdomen para evitar granulomas umbilicales.



  1. Cuidados con el cordón umbilical: Mantener la zona limpia y seca, pañal hacia abajo, destapando el muñon, aplicar un antiséptico para el muñón umbilical, debe quedar expuesto al aire. Los mas recomendados son:

•Alcohol 70%

•Clorhexidina alcohólica 0.5%

•Clorhexidina acuosa 1%.

Colocar solución una vez al día con aplicador o copito y limpiar toda la zona de alrededor del muñón del cordón umbilical del bebé, debe sanar y caerse para cuando el bebé tenga 5 -8 días.



  1. Muestra de sangre del cordón umbilical: Se toma una muestra de sangre del extremo placentario del cordón. Estas muestras se realizan para el tamizaje de hipotiroidismo congénito, TSH neonatal y hemoclasificación y otros.



  1. Profilaxis ocular: evita las infecciones oculares gonocócicas o por clamidias en el recién nacido El recién nacido adquiere esta infección al pasar por el canal de parto y tener contacto con secreciones maternas infectadas . El tratamiento precoz consiste en administrar antibioticoterapia en la primera hora post parto: Eritromicina al 0.5%: 1 gota en cada ojo.



  1. Profilaxis de enfermedad hemorrágica: El recién nacido no puede sintetizar la vitamina K, ya que para su síntesis interfiere la flora intestinal y el intestino del recién nacido esta estéril y aun no ha desarrollado su propia flora intestinal. Se administra 1 mg de vitamina K, IM APLICAR EN LA CARA ANTERO LATERAL DEL MUSLO DERECHO.

  2. Medidas antropométricas Se debe tomar y registrar (en la historia clínica del recién nacido), las mediciones basales para ayudar a valorar el progreso del neonato. Esta evaluación antropométrica se usa para determinar los patrones de crecimiento, detección de riesgos de morbi-mortalidad y deterioro del estado nutricional. Permite la toma de decisiones oportunas y convenientes de acuerdo a lo encontrado. Peso y talla y Circunferencias.



  1. En la HC deben quedar registrados: Huellas plantares , Sexo del recién nacido, Huella del pulgar derecho materno Diligenciar las manillas de identificación materna y el recién nacido (letra clara, legible y todos los datos que exige) Colocarla en el miembro superior derecho, explicando a los padres la importancia de las manillas y el porque no retirarlas.



  1. APGAR Facilitar la unificación de los criterios de actuación entre profesionales. La evaluación se realiza al minuto y a los 5 minutos; continuara cada 5 minutos hasta que se obtenga una buena adaptación.



  1. Silverman: Se utiliza para la valoración de la dificultad respiratoria en neonatología -un valor superior a 3 significa que hay una discreta dificultad respiratoria - un valor entre 3 y 5 significa que hay una dificultad respiratoria moderada - un valor superior a 5 significa que la dificultad respiratoria es grave. - Un valor superior a 7 necesita de una asistencia a la ventilación.



  1. Examen clínico: debe realizarse al nacimiento durante la adaptación neonatal, determininando adaptación neurológica, respiratoria, cardiovascular, permebilidad deL ano, permeabilidad de fosas nasales, sexo, malformaciones mayores. Y antes del egreso un examen completo.

  2. VACUNAs DOSIS No. DE DOSIS: BCG y Antihepatitis B.

  3. Realizar aseo general y vestir adecuadamente. En este proceso no es indicado remover el vérmix caseoso • Alojar junto con la madre y apoyar la lactancia materna exclusiva a libre demanda, sin que excedan tres horas de intervalo. •Después de comer, el niño o la niña debe colocarse en decúbito lateral derecho, evitando la posición prona • Controlar los signos vitales •Mantener a temperatura adecuada (36,.5 a 37,5°C) y con poca luz • Vigilar estado del muñón umbilical • Verificar presencia de deposiciones y orina • valorar en casos de vómito o sialorrea, o ante la presencia de otros signos que puedan indicar anormalidad • Vigilar condiciones higiénicas y del vestido.



  1. Educación a los padres del cuidado en casa para el RN En el post-parto inmediato la mayoría de las mujeres todavía están elaborando la experiencia del parto y no pueden asimilar muchos datos nuevos Los cuidados y técnicas apropiados de enfermería. La demostración es una técnica de enseñanza mucho mas poderosa que una conferencia..



  1. Alimentación : No se debe esperar a mas de tres horas para alimentarlo entre toma y toma. La lactancia materna debe ser exclusiva hasta los 6 meses y complementaria hasta los 2 años.



  1. Baño del bebe: Alistar los elementos necesarios, Comprobar primero la t° del agua con el dorso de la mano Toalla • sostener firmemente al bebe, ropa (tibia) , Jabón neutro ,Secar muy bien teniendo espacial en los pliegues como axilas y vida cuello, Baño corto 3 minutos (evitar perdida de calor) •Realizar limpieza del cordón, vigilar signos de infección o sangrado  •Humectar la piel masajeando suavemente ya que esto lo relaja •Colocar crema protectora en región peri anal y colocar pañal •Vestir y abrigar al bebe.



  1. Cambio de ropa: Los recién nacidos no tienen la capacidad de regular la temperatura corporal por lo que es necesario abrigarlos Recomendaciones: La ropa debe ser cómoda, No ajustada , Evitar ropa que suelten mota o pelusas. Lavar la ropa del bebe con un jabón neutro , La cantidad de ropa que debe tener el bebe es de acuerdo al clima en el que esta.



  1. Cambio del pañal Materiales: limpiar muy bien la bolsa testicular entre los muslos y las nalgas Se puede aplicar una pequeña cantidad de crema protectora Coloca un pañal que no quede muy ajustado, realizar el cambio cada 3 horas o según necesidad Valorar las características de las deposiciones: las primeras deposiciones son verdes (meconio), luego se vuelven amarillas grumosas y son frecuentes. Cada vez que comen hacen deposición.



  1. Visitas Recomendar a la madre que las personas que vayan a visitar al bebe se laven las manos con agua y jabón, Evitar contacto con personas resfriadas o con enfermedades infectocontagiosas Evitar que besen al bebe en los labios Si la madre esta resfriada recomendar protegerse con tapabocas.



  1. Reposo y sueño Se aconseja para dormir la posición decúbito lateral y cabeza elevada a 30° Informarle que el bebe duerme la mayor parte del tiempo y se despierta cuando tiene hambre o alguna molestia Brindar un amiente agradable para dormir con poco ruido, adecuada temperatura y poca luz Despertar al recién nacido cada 3 horas para alimentarlo



  1. Extracción de gases: Para reducir regurgitación se recomienda hacer eructar al bebe durante y después de la alimentación. Llanto: Revisar las posibles causas ya que es su único medio de comunicación: Hambre Calor o frió Gases Cansancio Cambio de pañal

BIBLIOGRAFÍA:

American Heart Association/American Academy of Pediatrics: Textbook of Neonatal Resuscitation. Dallas, 2000.

Arango F. Tópicos recientes en termorregulación neonatal. Revista UCIN – Sociedad Colombiana de Neonatología 2001;1:23-32.

Baumgart S. Thermal regulation in the fetus and newborn. In Spitzer AR (ed): Intensive Care of the Fetus and Neonate. Mosby Year Book, 1996:401-16.

Baumgart S. Temperature regulation of the premature infant. In Schaffer and Avery (eds): Diseases of the Newborn. Sixth edition. W. B. Saunders, 1991:255-9
Bland RD. Formation of fetal lung liquid and its removal near birth. In Polin RA, Fox WW (eds): Fetal and Neonatal Physiology. W.B. Sauders, 1992:782-9.

D´Harlingue AE, Durand DJ. Recognition, stabilization and transport of the high-risk newborn. In Klaus MH, Fanaroff AA (eds): Care of the High-Risk Neonate. Fourth edition. WB Saunders, 1993:62-85.

Kalhan SC, Saker F. Disorders of carbohydrate metabolism. In Fanaroff AA, Martin RJ (eds): Neonatal-Perinatal Medicine. Sixth edition. Mosby Year Book, 1997:1439-63.

Klaus MH, Martin RJ, Fanaroff AA. The physical environment. In Klaus MH, Fanaroff AA (eds): Care of the High-Risk Neonate. Fourth edition. WB Saunders, 1993:114-29.

McGowan JE. Neonatal hypoglycemia. NeoReviews 1999;e6-e15.

Mercer JS, Skovgaard RL. Neonatal transitional physiology: A new paradigm. J Perinat Neonat Nurs 2002;15:56-75.

Nedergaard J, Cannon B. Brown adipose tissue: development and function. In Polin RA, Fox WW (eds): Fetal and Neonatal Physiology. W.B. Sauders, 1992:314-25.

Perlstein PH. Physical environment. In Fanaroff AA, Martin RJ (eds): Neonatal-Perinatal Medicine. Sixth edition. Mosby Year Book, 1997:481-501.

Power GG. Fetal thermoregulation: animal and human. In Polin RA, Fox WW (eds): Fetal and Neonatal Physiology. W.B. Sauders, 1992:477-83.

Rigatto H. Control of breathing in fetal life and onset and control of breathing in the neonate. In Polin RA, Fox WW (eds): Fetal and Neonatal Physiology. W.B. Sauders, 1992:790-801.

Serwer GA. Postnatal circulatory adjustments. In Polin RA, Fox WW (eds): Fetal and Neonatal Physiology. W.B. Sauders, 1992:710-21.


http://www.minproteccionsocial.gov.co/Norma Técnica para la Atención del Recién Nacido http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/framing.html

ESTRATEGIA AIEPI.


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos