Actualizacion doctrina judicial sobre acoso moral en el trabajo



Descargar 138.5 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión25.12.2017
Tamaño138.5 Kb.
Vistas204
Descargas0
  1   2   3

MOBBING
ACTUALIZACION DOCTRINA JUDICIAL SOBRE ACOSO MORAL EN EL TRABAJO
JUAN MIR RAMONELL, abogado; Asesor jurídico del Sindicato Médico Libre de Baleares (CESM; CEMSATSE). Febrero 2007.

I.-RECIENTE TOMA DE CONCIENCIA SOBRE ESTA ANTIGUA CONDUCTA.

A pesar de ser una conducta de tradición inveterada, la toma de conciencia social e institucional sobre la perniciosa práctica del acoso moral en el trabajo o mobbing es relativamente reciente; aproximadamente desde el año 1998 empiezan a producirse resoluciones judiciales que analizan o abordan este tema, por lo que aún no existe abundante jurisprudencia por parte del Tribunal Supremo, único órgano judicial que la crea con sentencias reiteradas, siendo, por tanto, la mayoría de resoluciones que conocemos dictadas por los Juzgados de lo Social y las Salas de lo Social de los Tribunales Superiores de Justicia, que cada vez se producen en mayor número, y algunas de la jurisdicción contencioso-administrativa.

Una de las sentencias que, en mi opinión y entre otras, ha retratado mejor al acosados, es la dictada por el Juzgado Social núm. 2 de Girona, de fecha 17 de septiembre de 2002, algunos de cuyos párrafos son destacables, en cuanto reconocen que este comportamiento abyecto no es nuevo, sino que ahora se ha tomado conciencia social y por ende jurídica de su dimensión y alcance:

La imagen de un individuo exultante en su poder, sin escrúpulos, que utiliza a los otros para satisfacer su interés, y que lo hace mediante un hostigamiento sistemático, por medio de alusiones, descalificaciones, desconsideraciones... no es de ahora y por lo tanto, no estamos ante un fenómeno nuevo, sino ante una concienciación nueva del fenómeno. A su vez cualquier aproximación al problema del mobbing parte de los efectos devastadores que tiene, tanto por la patología grave que en muchos casos va aparejada en la víctima (depresión, trastornos de ansiedad, insomnio, suicidio, ...), como por el coste que tiene la situación para la propia empresa (despidos, bajas por enfermedad, crisis en el ambiente laboral...) o para el sistema público de salud.”


II.- CONCEPTO Y DEFINICIÓN JUDICIAL DEL ACOSO

En España no ha estado específica y explícitamente tipificado el acoso laboral como conducta punible, por lo que el concepto se ha ido forjando en los tribunales sentencia a sentencia.

No obstante, en la Ley 62/2003, de Medidas de Orden Fiscal, Administrativo y Social (BOE 31-12-2003), se ha modificado la normativa sobre infracciones laborales y se introduce un nuevo tipo punible, que, en mi opinión, no abarca todo el espectro posible del acoso laboral, ya que se exige como elemento configurador del ilícito la motivación u origen que se señala. La nueva conducta tipificada es la siguiente:

«Artículo 13 bis. El acoso por razón de origen racial o étnico, religión o convicciones, discapacidad, edad y orientación sexual, cuando se produzcan dentro del ámbito a que alcanzan las facultades de dirección empresarial, cualquiera que sea el sujeto activo del mismo, siempre que, conocido por el empresario, éste no hubiera adoptado las medidas necesarias para impedirlo”.

Tambien la Ley 55/2003, de 16 de diciembre, del Estatuto Marco del Personal Estatutario de los Servicios de Salud, ha tipificado como sancionable una modalidad de acoso en el trabajo: la que tiene un móvil sexual. Creemos que el tipo punible tenía que haber incluido especificamente el acoso laboral en general aún cuando careciere de móvil sexual.

Artículo 72.3 Son faltas graves: e) El acoso sexual, cuando el sujeto activo del acoso cree con su conducta un entorno laboral intimidatorio, hostil o humillante para la persona que es objeto del mismo”.

Por mi parte, me atrevo a dar una la definición que, vista la doctrina, podría darse, sin pretensiones omnicomprensivas de todos los supuestos posibles, al acoso laboral: “Comportamiento deliberado y continuado del empleador, superiores o compañeros tendente a provocar, mediante acciones u omisiones denigradoras, la anulación de la resistencia psicológica de un empleado, generalmente con originación de alteraciones psicopatológicas, al objeto de provocar el autoabandono de su puesto de trabajo”. El autoabandono en caso de trabajadores por cuenta ajena puede ser la dimisión, la resolución de la relación por voluntad del trabajador, la excedencia o el pase a situaciones de incapacidad. En el caso de los funcionarios públicos: la renuncia, la excedencia , el traslado o el pase a situaciones de incapacidad.

Analizaremos a continuación el concepto de acoso moral en el trabajo que se contiene en las diversas sentencias estudiadas, algunas reproducen la doctrina científica sobre la cuestión:
Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Illes Balears de 30-09-2005:

la sentencia del TSJ de Navarra en su sentencia de 31 de marzo de 2005: "el acoso moral se manifiesta a través de conductas hostiles contra la dignidad personal de la víctima -injurias, burlas, mofas, críticas o cualesquiera otros actos de escarnio- o contra su profesionalidad -encargos monótonos, innecesarios, desproporcionados, abusivos o impropios de su categoría profesional-. Tales manifestaciones externas del acoso moral, sean directas o sean indirectas mediante manipulación de la información -creación de situaciones de ambigüedad de roles o acentuación de errores y minimización de logros- determinan un conflicto, aunque ese conflicto puede ser más o menos explícito o más o menos larvado. No obstante, el conflicto y el acoso moral no son realidades correlativas. Por un lado, todo conflicto no es manifestación de un acoso moral, de donde la existencia de acoso moral no se prueba con la simple existencia de un conflicto. Por otro lado, la ausencia de un conflicto explícito no elimina la existencia de acoso moral, al resultar factible su manifestación externa en un conflicto larvado, aunque unido a otros indicios: la existencia de conflicto explícito puede ser un indicio -ciertamente no determinante a la vista de la posibilidad de conflicto sin acoso moral- de la existencia de un acoso moral. Por acoso moral o mobbing  se ha venido definiendo como la conducta abusiva que se ejerce de forma sistemática sobre una persona en el ámbito laboral, manifestada especialmente a través de reiterados comportamientos, palabras o actitudes que lesionan su dignidad o integridad psíquica y que pongan en peligro o degraden sus condiciones de trabajo. Actitudes de hostigamiento que conducen al aislamiento del interesado en el marco laboral, produciéndole ansiedad, estrés, pérdida de autoestima y alteraciones psicomáticas y determinado en ocasiones el abandono de su empleo por resultarle insostenible la presión a que se encuentra sometido. Y que en todo caso es contrario al principio de igualdad de trato, tal como se define en los arts. 3, 4 y 5 de la Directiva Comunitaria 76/207 (09 de febrero ( 1976\44 ), vulnera el derecho a la integridad moral y la interdicción de tratos inhumanos o degradantes, que consagra el art. 15 de la CE y -en el ámbito normativo laboral- desconoce el derecho que a todo trabajador reconoce el art. 4.2 e) ET para que se le respete su intimidad y la consideración debida a su dignidad."



En este sentido, Blánquez del Corral define el "mobbing  " como el maltrato persistente, deliberado y sistemático de varios miembros de una organización hacia un individuo con objeto de aniquilarlo y eliminarlo de la misma; y Aramendi Sánchez como toda conducta no deseada que, en el marco de una relación de trabajo, tenga como objetivo o consecuencia atentar contra la dignidad de una persona, crear un entorno intimidatorio, humillante u ofensivo.

Por su parte, la doctrina judicial viene considerándolo como la presión laboral tendente a la autoeliminación de un trabajador mediante su denigración ( TSJ Andalucía/ Granada 09.09.03 7 ; País Vasco 28.11.03 ; Galicia 16.01.04 ).

En este sentido, la sentencia del TSJ de La Rioja de 16 de noviembre de 2004 8 ) establece que "El acoso moral (mobbing  ) consiste en una agresión del empresario, o de alguno de sus empleados con el conocimiento y tolerancia de aquél, mediante hechos, órdenes o palabras, repetida y duradera en el tiempo, con el fin de desacreditar, desconsiderar y aislar al trabajador, que puede llegar incluso a deteriorar su salud, con objeto de conseguir un auto-abandono del trabajo, produciendo un daño progresivo y continuo a su dignidad. La resistencia del trabajador ante este ataque depende de su fortaleza psicológica y de su capacidad de sobreponerse a la adversidad.

Se caracteriza por una transferencia de proyecciones o energías negativas de empresario a trabajador con ánimo de victimizar a éste. Una sublimación de la perversión, mezquindad y bajeza del sujeto activo en su tendencia a afrentar la dignidad del sujeto pasivo, cuya victimización, de una manera u otra, con una amplia posibilidad de manifestación, se busca, hasta producir la sensación de que es inútil o indeseable, intentando degradarle, en su expresión más antijurídica, ruin, mezquina y baja, a una supuesta dimensión de cosa, abiertamente incompatible con lo más elemental de lo que es derecho y en caso alguno compatible con él, que nace, en su expresión esencial, de la dignidad humana.".
Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Galicia de 17 de noviembre de 2003:

no existe una definición legal de acoso moral, se puede destacar, de acuerdo con los estudios doctrinales más solventes, los siguientes elementos básicos de esa conducta:



a) La intención de dañar, ya sea del empresario o de los directivos, ya sea de los compañeros de trabajo.

b) La producción de un daño en la esfera de los derechos personales más esenciales.

c) El carácter complejo, continuado, predeterminado y sistemático. La situación fáctica de acoso moral se manifiesta a través de conductas hostiles contra la dignidad personal de la víctima -injurias, burlas, mofas, críticas o cualesquiera otros actos de escarnio o contra su profesionalidad -encargos monótonos, innecesarios, desproporcionados, abusivos o impropios de su categoría profesional-. Tales manifestaciones externas del acoso moral, sean directas o sean indirectas mediante manipulación de la información -creación de situaciones de ambigüedad de roles o acentuación de errores y minimización de logros- determinan un conflicto, aunque ese conflicto puede ser más o menos explícito o más o menos larvado.

No obstante, el conflicto y el acoso moral no son realidades correlativas. Por un lado, todo conflicto no es manifestación de un acoso moral, de donde la existencia de acoso moral no se prueba con la simple existencia de un conflicto. Por otro lado, la ausencia de un conflicto explícito no elimina la existencia de acoso moral, al resultar factible su manifestación externa en un conflicto larvado, aunque, unido a otros indicios; la existencia de conflicto explícito puede ser un indicio -ciertamente no determinante a la vista de la posibilidad de conflicto sin acoso moral- de la existencia de un acoso moral.” El acoso moral o “móbbing  ” se ha venido definiendo como: la conducta abusiva que se ejerce de forma sistemática sobre una persona en el ámbito laboral, manifestada especialmente a través de reiterados comportamientos, palabras o actitudes que lesionan su dignidad o integridad psíquica y que pongan en peligro o degraden sus condiciones de trabajo.

Actitudes de hostigamiento que conducen al aislamiento del interesado en el marco laboral, produciéndole ansiedad, estréss, pérdida de autoestima y alteraciones psicosomáticas y determinando en ocasiones el abandono del empleo por resultarle insostenible la presión a que se encuentra sometido. Y que en todo caso es contrario al principio de igualdad de trato, tal como se define en los arts. 3, 4 y 5 de la Directiva Comunitaria 76/207, (07/febrero) art.3 EDL1976/2256  art.4 EDL1976/2256  art.5 EDL1976/2256  , vulnera el derecho a la integridad moral y la interdicción de tratos inhumanos o degradantes, que consagra el art. 15 de la C.E. , y -en el ámbito normativo laboral- desconoce el derecho que a todo trabajador reconoce el art. 4.2 e) E.T. , para que se le respete su intimidad y la consideración debida a su dignidad.”
Sentencia del Juzgado de lo Social núm. 7 de Murcia, de 7-3-2003:

El acoso moral o mobbing... define una situación de hostigamiento que sufre un trabajador sobre el que se ejercen conductas de violencia psicológica de forma prolongada y que le conducen al extrañamiento social en el marco laboral, le causan enfermedades psicosomáticas y estados de ansiedad y, en ocasiones, provocan que abandone el empleo al no poder soportar el estrés al que se encuentra sometido.



Los intentos de acotar el concepto de mobbing no han faltado. Pueden destacarse los tres que siguen:

a) El de su descubridor, para quien se trata del fenómeno en que una persona o grupo de personas ejerce una violencia psicológica extrema, de forma sistemática y recurrente... durante un tiempo prolongado ... sobre otra persona en el lugar de trabajo, con la finalidad de destruir las redes de comunicación de la víctima..., destruir su reputación, perturbar el ejercicio de sus labores y lograr finalmente que esa persona o personas acaben abandonando el lugar de trabajo.

b) El expuesto por la Comisión Europea, que en un intento de aquilatar el concepto definía el “mobbing” el 14 de mayo del 2001 como un comportamiento negativo entre compañeros o entre superiores e inferiores jerárquicos, a causa del cual el afectado es objeto de acoso y ataques sistemáticos y durante mucho tiempo, de modo directo o indirecto, por parte de una o más personas, con el objetivo o el efecto de hacerle el vacío.

c) Jurídicamente ha sido definido como presión laboral tendente a la autoeliminación de un trabajador mediante su denigración laboral.”

Sentencia del TSJ de Valencia de 17-01-2003:

una situación de hostigamiento o acoso de tal entidad que llega a provocar síntomas psicosomáticos y reacciones anormales o de estrés hacia el trabajo, causados por actitudes hostiles[...], se ha incluido en esta materia, las siguientes conductas: a) ataques a través de medidas adoptadas contra el acosado por las que se le limita las posibilidades de comunicarse con sus compañeros, aislándole o se cuestionan repetidamente sus decisiones o su trabajo; b) con ataques a su vida privada a la que se hace responsable de los fallos en el trabajo; c) agresiones verbales consistentes en la crítica permanente de su trabajo, o a través de gritos, insultos o levantar la voz repetidamente, d) a través de la creación de rumores y su difusión en el centro de trabajo, contra dicha persona”.



Sentencia del TSJ de Catalunya de 21-1-2002:

una presión sutil y sistemática con comportamientos de violencia psicológica prolongándose durante meses... al crearse unas condiciones de trabajo que termina por dañar al actor”.



Sentencia del TSJ Catalunya de 10-12-2002:

acoso moral, [...] situaciones en las que un trabajador se ve sometido, en su lugar de trabajo, a una serie de comportamientos auténticamente hostiles. Entre ellos se integrarían supuestos tales como, primero, ataques mediante medidas adoptadas contra la víctima y en los que el superior limita al trabajador las posibilidades de comunicarse, cambia su ubicación física separándole de sus compañeros, juzga de manera ofensiva su trabajo o cuestiona regularmente sus decisiones; segundo, ataques mediante aislamiento social; tercero, ataques a la vida privada; cuarto, agresiones verbales, como gritar o insultar, criticar permanentemente el trabajo de esa persona; o, quinto y último, extensión de rumores: criticar y difundir rumores conteniendo graves consideraciones sobre esa persona.”



Sentencia del Juzgado de lo Social núm. 1 de Granada, de 24-05-2002:

Como es sabido el acoso moral, conocido también como mobbing, constituye un ataque contra la dignidad, estima e imagen de la persona, constituyendo un ataque repetitivo y duradero en el tiempo cuya finalidad no es otra que, a través de una agresividad que tiene su reflejo de forma no física, destruir, desacreditar, desconsiderar, aislar e incluso, a veces, comprometer la salud del trabajador, con objeto de conseguir un auto-abandono del trabajo, produciendo un daño progresivo y continuo que desintegre la propia dignidad humana.



La resistencia del individuo ante estas situaciones dependerá de la capacidad de cada persona, de su constitución física, de su confianza en sí mismo, de su fortaleza psicológica, del apoyo que tenga en su entorno, de la estabilidad o no de sus condiciones personales y familiares y en definitiva de su capacidad de resolución ante problemas y vicisitudes, aunque es evidente que cuanto más se prolongue en el tiempo, esa capacidad de resistencia del individuo tiende a verse disminuida, pues ante una inicial muestra de resistencia, el agresor reacciona con una mayor, más constante e intensa presión.”
Sentencia del Juzgado Social 2 de Pamplona de 24 de septiembre de 2001:

...el concepto de mobbing queda definido por el encuadramiento sobre un periodo de tiempo bastante corto de intentos o acciones hostiles consumadas, expresadas o manifestadas, por una o varias personas, hacia una tercera: el objetivo.”




Sentencia del TSJ Pais Vasco de 26-02-2002:

Al principio, las personas acosadas no quieren sentirse ofendidas y no se toman en serio las indirectas y las vejaciones. Luego, los ataques se multiplican. Durante un largo período y con regularidad, la víctima es acorralada, se le coloca en una posición de inferioridad y se le somete a maniobras hostiles y degradantes.



Uno no se muere directamente de recibir todas estas agresiones, pero sí pierde una parte de sí mismo. Cada tarde, uno vuelve a casa desgastado, humillado y hundido. Resulta difícil recuperarse.”
Sentencia del Juzgado de lo Social núm. 2 de Girona, de 17-09-2002:

...mobbing puede ser traducido jurídicamente, como presión laboral tendenciosa, al definirse como aquella presión laboral tendente a la autoeliminación de un trabajador, mediante su denigración laboral...



Mobbing es la presión laboral tendente a la autoeliminación de un trabajador mediante su denigración laboral”.

Sentencia del Juzgado de lo Social núm. 32 de Barcelona, de 16-09-2002:

... mobbing ha sido empleado en la literatura psicológica internacional para descubrir una situación en la que una persona o grupos de personas ejercen una violencia psicológica y sistemática durante un período prolongado de tiempo sobre otra persona en el lugar de trabajo.

El mobbing podría considerarse como una forma característica de estrés laboral, que presenta la particularidad de que no ocurre exclusivamente por causas directamente relacionadas con el desempeño del trabajo o con su organización, sino que tiene su origen en las relaciones interpersonales que se establecen en cualquier empresa entre los distintos individuos.

Una característica de la situación es la de ser un conflicto asimétrico entre las dos partes, donde la parte hostigadora tiene más recursos, apoyos o una posición superior a la del trabajador hostigado.

o la contenida en la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Navarra de 18-5-2001 :

Hoy día estudios recientes sobre esa violencia en el trabajo emplean diferentes términos designados por los nombres de Bullying, como sinónimo de violencia física, y Mobbing, que literalmente significa atacar o atropellar, término traducido como psicoterror laboral u hostigamiento psicológico en el trabajo, para referirse a una situación en la que una persona se ve sometida por otra u otras en su lugar de trabajo a una serie de comportamientos hostiles”
Sentencia del TSJ de Navarra de 30 de abril de 2001:

...forma de acoso en el trabajo en el que una persona o grupo de personas se comportan abusivamente con palabras, gestos o de otro modo que atentan a los empleados con la consiguiente degradación del clima laboral.”


Sentencia del Juzgado de lo Social núm. 1 de Bilbao de 22 de marzo de 2002:

..actividad globalmente orientada a producir el acoso y derribo, el aislamiento y vacío de un trabajador víctima.”


Sentencia del TSJ de Extremadura de 16 de diciembre de 2003.

mobbing se define como: el sometimiento sin reposo a pequeños ataques repetidos o tambien desde el punto de vista laboral como una degradación deliberada de las condiciones de trabajo”


Sentencia del TSJ de Galicia de 29 de diciembre de 2003:

Cabría concluir que el mobbing, en su pluralidad de manifestaciones y grados podría caracterizarse como acoso, cerco, linchamiento, intimidación o dominación, referido con enfatica preferencia a un plano moral o psicologico, y en su expresión más genuina, ejecutado en grupo”.


Sentencia del TSJ de Canarias, Sala de lo Contencioso-Administrativo, de 27 de febrero de 2003:

El acoso moral ha sido definido por los expertos, en una terminología asumida ya por los Tribunales de Justicia, como una situación en la que se ejerce una violencia psicológica, de forma sistemática y recurrente, y durante un tiempo prolongado sobre otra persona o personas en el lugar de trabajo con la finalidad de destruir las redes de comunicación de la victima o victimas, destruir su reputación, perturbar el ejercicio de sus labores y lograr que finalmente esa persona o personas acaben abandonando su lugar de trabajo. Este acoso moral, dada la finalidad perseguida, exige, en principio, un conjunto de acciones conscientes y voluntarias (no espontáneas, ni casuales) que tengan un denominador común que les de coherencia y excluye el mero actuar contrario a derecho”.
Sentencia del TSJ de Valencia, sala de lo Contencioso-Administrativo, de 25 de septiembre de 2001:

Esta práctica ha sido definida por los expertos como una situación en la que se ejerce una violencia psicológica, de forma sistemática y recurrente y durante un tiempo prolongado sobre otra persona o personas en el lugar de trabajo con la finalidad de destruir las redes de comunicación de la víctima o víctimas, destruir su reputación, perturbar el ejercicio de sus labores y lograr que finalmente que esa persona o personas acaben abandonando el lugar de trabajo. En concreto se denomina a esta práctica «bossing» (palabra que proviene de «boss» -patrón o jefe-). cuando tales prácticas no se desarrollan entre iguales sino que la víctima ocupa una posición de inferioridad, ya sea jerárquica o de hecho, respecto del agresor. En concreto, se ha afirmado que una de las prácticas de «bossing» consiste en la «política de empresa» de persecución o acoso respecto de un trabajador o trabajadores por motivos de reorganización, de reducción de personal, etc., o con el simple objetivo de eliminar trabajadores incómodos.”


Auto de la Audiencia Provincial de Valencia de 30 de abril de 2003:

dentro de la denominación mobbing entendido como comportamiento negativo entre compañeros o entre superiores e inferiores jerárquicos, a causa del cual, el afectado es objeto de acoso y ataques sistemáticos y durante mucho tiempo, de modo directo o indirecto, por parte de una o más personas, con el objetivo y/o el efecto de ignorarla; y también como el continuo y deliberado maltrato verbal y modal que recibe un trabajador por parte de otro u otros, que se comportan con el cruelmente con vistas a lograr su aniquilación o destrucción psicológica y a obtener su salida de la organización a través de diferentes procedimientos”






Compartir con tus amigos:
  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos