Acerca de la definición del concepto Control Social



Descargar 77.5 Kb.
Fecha de conversión20.01.2018
Tamaño77.5 Kb.


APORTES A LA CONSTRUCCIÓN TEÓRICA DEL CONTROL SOCIAL Y UN DEBATE SOBRE EL ORDEN SOCIAL

Jesús Mario Portocarrero Quintana

José Javier Anchivilca Pumayauli

Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Lima, Perú


I.- ACERCA DE LA DEFINICIÓN: CONTROL SOCIAL
Antes de exponer una definición, (es decir una limitación conceptual de un ente respecto a los demás), nos es necesario recorrer los momentos históricos en que este concepto se ha ido desarrollando. El uso original de la expresión Control Social, nos hace recorrer las ultimas décadas del siglo XIX y en las primeras del XX a los Estados Unidos de Norteamérica, donde fue resultado de la necesidad de organizar la sociedad, con el presupuesto de la integración y el orden, las grandes masas de inmigrantes provenientes de diversos ámbitos étnicos, religiosos, lingüísticos, es decir la heterogeneidad cultural; que se concentraron en este país por el naciente proceso de industrialización que experimentaba.
El Control Social en cuanto expresión y concepto sociológico, fue introducido en América por Edward A. Ross a través de una serie de ensayos, entre 1890 y 1895. En el cual enfocaba los problemas del “orden” y la “organización social”, en la búsqueda de una estabilidad social integrativa resultante de la aceptación de valores únicos y uniformadores de un conglomerado humano disímil en sus raíces étnicas y culturales, a lo que Bergalli llamara “voluntad de integración forzada, sin respeto por sus diferencias culturales” Bergalli R. (1998) Contradicciones entre derecho y control social. Barcelona: Bosch. El sentido otorgado por Ross a este concepto excluía de cierto modo los controles estatales, en este sentido la instancia controladora sería la sociedad a través de la interacción social persuasiva; entendida esta como la fuente para el modelamiento de la conciencia individual a las necesidades de su entorno, produciéndose un proceso de internalización individual de las normas culturales.
El posterior desarrollo del concepto Control Social se encuentra orientada en el marco académico de la sociología norteamericana, principalmente la “Escuela de Chicago”, aquella que fue impulsada por el interaccionismo simbólico, “apoyada en la idea de la libre comunicación en la psicología social de H. Mead y de la del estado débil, en la filosofía política de J. Dewey”. Grimer S, y Lamo de Espinosa E. (2002). Diccionario de sociología. Madrid: Alianza editorial. Postuló la separación de toda forma de organización y control de la sociedad mediante cualquier intervención del estado.
Pese a lo dicho, esta tesis fue superada por una condición histórica-objetiva como fue el Big Crash (1929-1930) o “Gran Depresión” ocurrida en los EE.UU. que sólo pudo afrontarse mediante una fuerte presencia pública, es decir la respuesta del estado (que en esos momentos estuvo representado por Franklin D. Roosevelt); a los requerimientos de control social a través del empleo de un instrumento regulador como lo es el derecho y el papel del estado para organizar la sociedad, sentaran las bases para un nuevo enfoque sociológico representada por el estructural-funcionalismo, que paso a reconocerle al derecho su capacidad organizadora y de control social, pese a que esta última función seria provocada por las conductas o comportamientos desviados; que consisten en la no satisfacción por ciertas conductas de las expectativas institucionalizadas en el sistema social.
El máximo representante de esta corriente, Parsons, analiza el control social absolutamente orientado al control de la desviación. Para Parsons, el control social “esta constituido por el conjunto de fuerzas que tienden a reequilibrar el sistema, en contraposición a motivaciones que sostienen comportamientos modificatorios de los sistemas de interacción existentes”.Parsons T. (1966). El sistema social. Madrid: ------

Es decir el concepto Control Social, “subsume las precauciones y los mecanismos que el sistema social desarrolla y mantiene para evitar ese problema” (el de la desviación) Bergalli R. (1982). Critica a la criminología: Hacia una teoría crítica del control social en América Latina. Bogotá: Temis.



Hasta aquí hemos tratado de presentar un resumen general de la evolución que ha experimentado el concepto de Control Social desde su recorrido por la concepción “monista” de Ross, hasta la concepción dualista desarrollada por la sociología del estructural-funcionalismo. Para pasar a la explicación del concepto de Control Social, analizaremos en principio algunas distinciones que nos ayudaran a darle sustento a nuestra posición.
El concepto de Control Social “sigue siendo un concepto fundamental de la sociología Anglosajona, aunque tiene muy diversos significados” Shoeck H. (1981). Diccionario de Sociólogo. falta: Herder. por así decirlo se hace ambiguo y difuso si queremos definirlo semánticamente pues esta se compone de dos palabras; la primera “control” facilita la orientación ideológica a la que se dirige y la segunda ”social” propende a la vaguedad y a la indeterminación, la inestabilidad de sus contenidos se acentúa si hacemos una comparación a la aplicación original, puede “utilizarse como un galicismo o como un anglicismo”, Ismodes A. (1965), Sociología. Lima: Minerva. Es decir; en el idioma inglés donde nace el concepto, la expresión “control social” tiene un sentido positivo por que significa “dominio” mientras que para el francés o el español la connotación es negativa por que se orienta hacia la idea de “vigilar” y eventualmente “impedir”. Esta afirmación se corrobora al revisar los Diccionarios de la Real Academia Española y también algunos diccionarios de sociología que al tenor de la corriente francesa identifica al Control Social y a la Regulación Social reconociendo a esta última como el “conjunto de presiones directas e indirectas que se ejercen sobre los miembros individuales o colectivos de un grupo (…) para corregir las diferencias de comportamiento ante las reglas sociales y las normas adoptadas por el grupo social o la comunidad estudiada. (1995). Diccionario de Sociología. Falta: Larousse.
Ante este problema no podemos dejar de distinguir, en un primer paso la “regulación social” del “control social”; y en ese sentido para tratar el asunto es necesario demarcar en primer lugar las características de cada fenómeno y los alcances de significación que tienen los términos con que los designamos. En un primer momento podemos decir, teniendo como ayuda a Cabanellas G. (2003). Diccionario enciclopédico de derecho usual. Buenos Aires: Heliasta. que por “regulacion” se entiende regimen, ordenación, disposición, conjunto de reglas vigentes; de esta manera la regulacion social hace referencia al conjunto de mecanismos que un grupo social adopta convencionalemente, por tradición o por acuerdos discitidos, (hacer o establecer las reglas y normas) a fin de fijar atribuciones y restricciones a la conducta de cada persona y en esta misma linea de ideas el “control social” viene a ser “aplicación” de reglas, normas o recursos del que dispone una sociedad determinada. (mas adelante pasaremos a explicar ¿por qué? y ¿para qué fines son usados?.
Continuando en el desarrollo de esta problemática, me atrevo afirmar que son pocos los autores que definen el control social y los que lo hacen apuntan a la perspectiva anglosajona, “control” entendido como “dominio” asi: “el control social comprende aquellos mecanismos mediante los cuales la sociedad ejerce su dominio sobre los individuos que lo componen” Wolff en Kaiser G. (1983). Criminología. Madrid: Espasa Calpe o como “la autoridad ejercida por la sociedad sobre las personas que la componen”.

De lado contrario son muchos los autores que no presentan una definición precisa sobre el término; sino que lo abordan de manera general o por los elementos que esta comprende así; “bajo el concepto de control social se comprenden los recursos de que dispone una sociedad (...) así como las formas organizadas con que la sociedad responde a sus transgresiones” (subrayado nuestro) Bustos R. Y Hormazábal H. (1997). Lecciones de derecho penal. Madrid: Trotta. también “por control social se entiende el conjunto de instituciones, estrategias y sanciones sociales...”(subrayado nuestro) Kaiser G. (1983). De esta manera pareciera que la definición de control social se encamina por comprender a las agencias de control social, es decir se equipara control social y agencias de control social, algo que desde nuestro punto de vista se vuelve ineficiente para su determinacion conceptual.


Por ello, desde nuestra distinción, definimos al control social como: “accion”, “aplicación”, de todos los recursos del que dispone una sociedad determinada, entendiendo por recursos; cualquier cosa que garantice el orden social, (desde sus formas organizadas (sistema de instituciones) hasta sus códigos de conducta (reglas y normas a aplicar), en busca de sus objetivos ques son esencialmente dos; el primero esta en la vía de prevenir los comportamientos que son contrarios al orden social establecido (entendiendose “orden” desde el punto de vista ontológico, el orden socio-económico y politico y axiológico, conjunto de reglas, normas, principios y valores establecidos en una sociedad) y el segundo como la respuesta que la sociedad da a los transgresores de este orden.

Desde esta definición no podemos dejar de acotar el doble objeto de estudio de la expresión control social; por un lado encontramos el llamado comportamiento que son contrarios al orden establecido; “comportamiento o conducta desviada” y por el otro la respuesta que da la sociedad cuanto esta acción se realiza. Pero entrar al detalle del analisis de la “conducta desviada” nos lleva por caminos con poca luz, debido a que el concepto de “desviación” es oscuro o no muy preciso, para mejor decirlo, es relativo el carácter de la norma que así lo expresa. Para dar algunos alcances sobre la desviación sólo dejaremos en claro por definición que “ningún acto es desviante por si mismo, sino que se vuelve desviante cuando previamente se define como tal”.

De esta manera queda construida nuestra definición y posición respecto al “control social”, que a manera de concluir este apartado decimos: Control social es la aplicación de los recursos del que dispone una sociedad determinada (aplicación de reglas o normas así como de sus formas organizadas), de asegurarse la conformidad de los comportamientos de sus miembros o para responder a sus transgresiones, en pro de un orden social establecido. (Mas adelante distinguiremos que sentido tiene el “orden” al cual hacemos referencia).
II.- CONTROL SOCIAL: ALTERNATIVA DE CLASIFICACIÓN
Dado que los órganos encargados del Control Social son múltiples y variados, enumerar el conjunto de recursos de aquél, sería una tarea casi imposible, por esto será que se recurre a las clasificaciones y dentro de estas a los criterios que nos ayudaran a establecer sus diferencias. De esta manera establecemos una diferenciación ya conocida y bastante didáctica acerca del problema, que es de concebir dialécticamente los dos aspectos complementarios del control social. Por un lado el Control Social de Acción; entendido este como la prevención de los comportamientos contravinientes al orden social y por otro el Control Social de Reacción; como la respuesta social a este tipo de comportamientos, siguiendo a Bustos R. Y Hormazábal H .(2004). Nuevo sistema de derecho penal. Madrid: Trotta. “en ambos casos estamos frente a acciones de control social” .
Nos es fundametal establecer este primer criterio de clasificación, por que no podemos dejar de destacar la importancia que tienen los mecanismos de socialización, en el “proceso de construcción de la conformidad” (Proceso de Socialización). Entendido como los recursos sociales que nos encaminan a la aceptación de un orden social, como ya los hemos entendido son muchos e indistintos y buscan que el individuo acepte (internalice) las normas y valores de la sociedad a la que se pertenece y se comporte como al sociedad quiere que se comporte, en otras palabras el Control Social de accion busca asegurar la socialización.

Se distingue a la vez que la socializacón puede operar desde un punto de vista objetivo: como un proceso coercitivo de manera de actuar, pensar, e incluso sentir, (un proceso por lo tanto externo a la voluntad del individuo), también hace referencia cuando la sociedad impone su cultura al individuo, por ejemplo, cuando el alfabeto castellano le es impuesto al provinciano quechua-hablante cuando llega a la ciudad de Lima. Asi como de un punto de vista subjetivo: se entiende por un proceso de iniciación que permite al ser humano, “participar y desarrollarse en un mundo que se le presenta como accesible” Cardús S. (2003), La mirada del sociólogo. Falta: VOC. Cuando el individuo se adapta a los cuadros culturales que lo rodean; como el caso del inmigrante. La socialización de esta manera se considerará exitosa cuando prevalece la armonía o el equilibrio entre ambos puntos de vista: el subjetivo y objetivo.


Respecto al Control Social de Reacción, donde ya hemos definido cual es su alcance y finalidad, suele dividirse el control social en “formal” e “informal”, pero antes de dar noticia al respecto, pasaremos un breve análisis de los distintos criterios de clasificación que se tienen y sus deficiencias para explicar el control en general.

Una primera clasificación de manera general está dada por los mecanismos utilizados para el ejercicio del control; entre ellos tenemos: “control positivo” (aquellos que conducen a las personas a practicar comportamientos y actitudes socialmente aprobadas, como; la persuasión, sugestión, recompensas; etc) y “control negativo” (como las ordenes, amenazas, etc).

El segundo criterio de clasificación es la de controles de grupo o de institución. El control de grupo obtiene la conformidad por una acción consciente, voluntaria y deliberada tanto de parte del controlador, como del controlado. Quiere decir que el individuo en grupo restringe mucha de sus actuaciones. Por otro lado el control institucional es la influencia del medio cultural esquematizado en instituciones, que imponen restricciones en la conducta de los individuos del grupo o estimulan determinadas acciones, por ejemplo, instituciones religiosas, económicas, políticas, educativas, etc, es por ello que estos controles varían de una institución a otra.

Un tercer criterio, es la clasificación en formales y no formales; entendiendo por “formales” los tipos de control que se ejercen a través de normas o manifestaciones muy definidas, cuidadosamnete preparadas, plenamente promulgadas y obligatorias para todas las personas que se someten a su autoridad. En tanto que los no formales son mas sútiles, pero realmente efectivos, son los controles que apelan generalmente a los usos, costumbres y la opinión pública.


Sin embargo estos criterios de clasificación así entendidos no permiten identificar con claridad al Control Penal y por consiguiente, no poder establecer los límites de su actuación, dentro de la concepción de un Derecho Penal Garantista.

Del análisis realizado surge la necesidad de una nueva perspectiva, que haciendo crítica constructiva de los anteriores criterios, explique y determine con mayor claridad el ejercicio del control social, por mecanismos e instancias públicas organizadas por el Estado, en especial el sistema penal, como el conjunto de esas instancias. A raiz de esto se puede decir que el Control Social puede ser formal o informal; pero con la distinción que este criterio “no reside en su mayor o menor formalización o institucionalización de los mecanismos de control; sino en la naturaleza del órgano que ejerce el control” (J.Bustos; 1994), es decir si el órgano tiene como actividad principal el ejercicio del control. En este contexto recae la crítica que se le infiere a esta clasificación, por medio de preguntas como: ¿Hasta qué punto es aplicable el concepto de control social no formalizado? o ¿Desde qué posición se puede clasificar el control en “formalizado” y “no formalizado”? Por ejemplo, desde la visión de las comunidades campesinas los órganos y las normas jurídicas como las del Estado, no se identifican, ni se asemejan al de ellas, por así decirlo; sus prácticas de justicia mediante sus normas son formales para estos entes colectivos, pero para el Estado son logicamente informales. Compartimos la posición de Silva F. (2005). Introducción a la antropología jurídica. Lima: Universidad de Lima. “en cuanto que la clasificación “formal” e “informal” responde a una visión del Estado, desde la posición del grupo occidentalizado” y considera que “se es informal” por que estos controles no se ajustan al del Estado.


En concordancia con lo anteriormente abordado el control social será informal cuando; los agentes ejerzan su función de control de una manera puramente instrumental, complementaria, con vista a otras actividades o con finalidades diferentes al control social; tal es el caso de la familia; la escuela, una organización sindical, partidos políticos, que poseen un alto grado de formalización (institucionalización) pero constituyen un mecanismo de control informal; dado que su finalidad primordial no es el ejercicio del control, además que aparece enraizado en la sociedad civil y será control social formal cuando; el objetivo de los agentes y los mecanismos tienen por finalidad exclusivamente el control social y estan organizados por el Estado, a través del cual éste ejerce su poder, por ejemplo; el derecho civil, administrativo y el mismo sistema penal y todas sus instituciones.
III.- ORDEN SOCIAL: ¿DE QUÉ ORDEN HABLAMOS?
Abordar este problema nos lleve quizás hacernos muchas preguntas como: ¿a qué hace referencia el “orden”?, ¿qué es el orden y en especial el “orden social”?, ¿por qué los manuales de derecho penal no definen el orden, a pesar que lo tienen en cuenta? entre otras, considero necesario este apartado dentro del estudio del “control social”, para evitar futuras confusiones y críticas expuestas sobre distintos campos del nivel filosófico. En primer lugar; el concepto de “orden”, es un concepto metajurídico , epistémico, de manera general podemos definirlo como: “disposición de partes que generan una determinada funcionalidad, de acuerdo como esten organizados”. En un segundo momento el concepto de “orden” adquiere su forma, cobra realidad, dependiendo del punto de vista (objetivo o subjetivo) o del campo filosófico al cuál hagamos referencia; siendo así a nivel Ontológico: entendemos por “orden” al “conjunto de condiciones materiales y relaciones sociales que se establecen con los factores y elementos constitutivos de una sociedad en un contexto histórico concreto (es decir generadas históricamente)”, llamada también definición sociológica. A nivel Axiológico: se entiende como “El conjunto de valores o el modo de funcionamiento de una sociedad que garantiza tanto; la convivencia y las expectativas de las personas en una sociedad”, puede identificarse como cultura, contexto cultural, marco cultural,etc.
Por lo ya expuesto plantearemos el problema analizar a traves de una questión, “el por qué la crítica de Rosa Del Olmo, no alcanzará jamás a Edward A. Ross”.

El analisis que nos llevará a continuación, es la crítica que hace Rosa Del Olmo a la concepción de Ross sobre “orden y control social“. Respecto al Control Social “Se atribuye a Edward A. Ross el origen de esta expresión (...) en el que subrayó la imposibilidad de una sociedad sin orden e indicó que el control social es el elemento indispensable de la realidad social. Rosa Del Olmo afirma que se le puede hacer críticas a Ross, ya que consideraba el orden creado por el control social, como un orden único, como si fuese un principio absoluto y sin considerar posibilidad de una pluralidad de órdenes y de agencias de control social dentro de la sociedad (el subrayado es mío) Villavicencio F. (1990). Lecciones de derecho Penal. Lima: Cultural Cuzco.

Vista la cita, esta controversia es tratada a partir del tópico de "control social", creemos que este procedimiento tiene la consecuencia de dejar de lado la complejidad del problema sobre “orden social”, que lo abarca. Sin embargo podemos reparar sin mucha dificultad:

Primero: se hace evidente que en realidad el problema central, no es el referido a "control social'' sino al de Orden social.

Segundo: Se advierte de la cita que Ross, concibe el orden a Nivel Ontológico; objetivo, materialista mecanicista ”... la imposibilidad de una sociedad sin orden”.

Tercero. Cuando Rosa Del Olmo critica a Ross lo hace desde su concepción de orden desde el Nivel Axiológico (eminentemente valorativo); “...sin considerar posibilidad de una pluralidad de órdenes” dado que desde esta posición se admite un conjunto de valores, garantía de la sociedad y por tanto merece ser respetado.

De esta manera el “orden” del que se habla en el derecho penal, tiene referente Ontológico, pues no hablamos de cualquier tipo de “orden”; sino de un Orden Social Estatal.
IV.- CONCLUSIÓN Y PERSPECTIVAS:
Es innegable que hoy en día, estamos viviendo una época en que la mayor parte de nuestros actos se encuentran controlados principalmente por el aumento de controles sociales informales, como (poder mediatico, económico, medios de comunicación social, etc), y perdiendo relevancia en el proceso de socialización los tradicionales controles informales; como la escuela, familia, iglesia, etc; sin embargo a pesar que estos nuevos métodos de control son igual que sutiles que los anteriores, tienen una dosis de perversidad orientada al objetivo que buscan (por ejemplo los medios de comunicación estan orientadas a un fin estrictamente comercial, en nuestros días, y es tanto que no les interesa respetar los valores morales )
Pero en sí; la gran problematica que ello ocasiona, está en relación con El Control Social de Acción, que se supone debe lograr que el individuo internalice los valores y normas de una sociedad hoy este objetivo está “siendo asumida por los grupos privados que dominando los medios de comunicación van reproduciendo los valores del sistema”. Bustos R. (1997).

De esta manera al Estado, como representante del poder público, le queda com mayor rigurosidad el control social de Reacción formal, especialmente el Control Penal .


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

  1. Bergalli R. (1998) Contradicciones entre derecho y control social. Barcelona: Bosch.

  2. Grimer S, y Lamo de Espinosa E. (2002). Diccionario de sociología. Madrid: Alianza editorial.

  3. (1995). Diccionario de Sociología. Falta: Larousse.

  4. Shoeck H. (1981). Diccionario de Sociólogo. falta: Herder.

  5. Bergalli R. (1982). Critica a la criminología: Hacia una teoría crítica del control social en América Latina. Bogotá: Temis.

  6. Cabanellas G. (2003). Diccionario enciclopédico de derecho usual. Buenos Aires: Heliasta.

  7. Parsons T. (1966). El sistema social. Madrid: ------

  8. Ismodes A. (1965), Sociología. Lima: Minerva.

  9. Kaiser G. (1983). Criminología. Madrid: Espasa Calpe

  10. Bustos R. Y Hormazábal H. (1997). Lecciones de derecho penal. Madrid: Trotta.

  11. Bustos R. Y Hormazábal H .(2004). Nuevo sistema de derecho penal. Madrid: Trotta.

  12. Cardús S. (2003), La mirada del sociólogo.

  13. Silva F. (2005). Introducción a la antropología jurídica. Lima:

  14. Villavicencio F. (1990). Lecciones de derecho Penal. Lima: Cultural Cuzco.



Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad