A tu lado, he aprendido muchas cosas: he desarrollado la paciencia, he conocido conceptos básicos del crecimiento espiritual d


Aprende a centrarte en un ilusionante futuro



Descargar 80.91 Kb.
Página3/3
Fecha de conversión03.12.2017
Tamaño80.91 Kb.
1   2   3

Aprende a centrarte en un ilusionante futuro. Cuando dejas la juventud, ya es más difícil descubrir cosas nuevas y todo se vuelve más rutinario. A veces pensamos que unas circunstancias eran fundamentales para nuestra felicidad y que recuperándolas volveremos a serlo. Pero eso es un error. Ya eras feliz en ese momento. Para encontrarte bien a nivel emocional, solo necesitas una mente sana. Podemos ser felices en cualquier circunstancia. El bienestar lo llevamos nosotros dentro y tenemos que recuperarlo entrenándonos para ver las cosas con positividad, sin terribilizar y disfrutando cada posibilidad que nos ofrece la vida.

Las personas neuróticas tienen mente del mono loco. Cuando sufrimos, vamos buscando la solución aquí y allá y no la encontramos. La verdadera solución, es detenerse y darse cuenta de que ya lo tenemos todo. No hay que buscar más ni en el presente ni en el pasado. En nuestro presente podemos disfrutar la vida y el futuro puede ser muy bueno si amueblamos bien la mente, y dejamos de quejarnos y valoramos positivamente lo que tenemos. Lema “los próximos 10 años van a ser los mejores de mi vida”, visualízate haciendo cosas emocionantes. No hay que mirar atrás. Es natural que nos hagamos mayores y perdamos facultades, no las necesitamos para ser felices. No hace falta viajar para estar bien, medita y viaja a tu propio corazón, Dios está en el. La fuente de la felicidad está en nosotros, en nuestra mente y podemos acceder si lo deseamos. El bienestar emocional no se haya en logros externos. Confundimos el bizcocho (ya lo tenemos) con las guindas (circunstancias exteriores favorables).

Todas nuestras ciudades son maravillosas, no tenemos que quejarnos de ellas, tenemos cosas maravillosas y tenemos que estar preparados para estar bien en cualquier lugar del mundo. Hay que fijarse en lo que poseemos y no en lo que nos falta, y así estaremos bien donde estemos.

Res: la felicidad no depende de logros o situaciones, sino de la salud mental. No mirar el pasado con nostalgia, aquello no fue mejor. Tenemos que apreciar la belleza de cualquier lugar y valorar lo que tenemos cerca, es más fácil y ecológico que ansiar paraísos lejanos.

Acabar con todos los miedos. El miedo es fruto de la mente supersticiosa. Las personas maduras saben que no hay nada que temer. Pues todo está perdido ya en un mundo impermanente como el nuestro, todos moriremos pronto, nada es dramático. Necesitamos muy poco para estar bien y cualquier pérdida no tiene que afectar a nuestra felicidad. Si te convences de ello, tus miedos van perdiendo fuerza y desaparecen. Tenemos que no temer nada con fuerza y profundidad y si lo crees lo sentirás. Con cogniciones y pensamientos eliminamos los miedos a hacer el ridículo, sufrir un accidente, pasarlo mal a nivel emocional…

Tenemos varios miedos encadenados y cuando trabajamos sobre cualquier miedo, trabajamos los demás. El temor exagerado es cuando lo valoramos como muy malo o terrible, hechos que no lo son. Ante un despido, nos decimos qué desastre, no levantaré cabeza. Tenemos que decirnos, saldré de esta, mientras tenga para comer, no me moriré. Así te sentirás contrariado o disgustado pero no deprimido y con ansiedad.

La terribilitis es cuando valoras un hecho menor como horroroso y que no lo puedes soportar. Si que te despidan es horrible, qué será una enfermedad grave. Tenemos que rebajar la línea de evaluación de forma coherente y así somos más sosegados y con una mayor filosofía. Cuando las personas terribilizan, se vuelven neuróticas y la ansiedad se generaliza, pues desplazan hacia delante las evaluaciones negativas. Las personas fuertes y maduras, no temen a nada. La persona sana, no sitúa nada por encima de malo y así lo vive. El miedo es el peor enemigo del hombre y no debemos de dejar que arraigue. El truco es imaginarte lo peor que te puede pasar y así ves que cualquier cosa no es tan grave. No tenemos que temer a la muerte, pues nuestra vida ya ha valido la pena, podemos vivir más, pero con lo que hemos vivido ya podemos estar satisfechos.

Res: no hay que temer a nada. Todos los miedos están conectados con la terribilitis. Al reducir un miedo reduces los demás.

Ganar autoestima. No existe el problema de tener baja autoestima, no debemos tener una alta autoestima, sino la que debemos valorarnos, como seres maravillosos por el simple hecho de ser personas. Todos los seres humanos tienen el mismo valor, son bellos y magníficos con capacidad de amar. El problema de la autoestima se resuelve dejando de valorar a los demás según criterios distintos a la capacidad de amar. No hay que valorarlos por guapos, ricos, … pues le das importancia a minucias a cuestiones que no nos definen como especie. Es mejor no valorar a nadie ni a uno mismo, darle a todo el mundo el mismo valor, todos los seres humanos son maravillosos por el hecho de serlo y nos aceptaremos incondicionalmente. Luchar por ser superiores nos lleva a la amargura. Intentar ser superior no es la solución al hecho de verse inferior. La solución es no verse inferior y tampoco querer ser superior, sino valorar a todo el mundo por igual. Tenemos que vernos como un indigente sin dinero, sin bienes, pero disfrutando la vida y darnos cuenta de que no necesitamos poseer bienes o ser alguien para hacer cosas valiosas y gratificantes. Tenemos que valorar la capacidad de amar, de compartir, de divertirse por encima de la eficiencia y eso nos hace seres más sanos y felices. Liberarte de una autoestima basada en logros o capacidades es un descanso, no tienes que demostrar nada a nadie. Te puedes mostrar con todos los fallos y estar orgulloso. La aceptación incondicional de uno y los demás es la principal cualidad. Debemos sentirnos orgullosos de “ser menos” en términos mercantiles y “más” en términos humanistas. Menos puede ser más.

La aceptación incondicional de uno mismo va ligada a la de los demás. Si no aceptas a los demás incondicionalmente, tampoco lo harás contigo cuando falles. Gandhi un ejemplo de aceptación incondicional, de ideas igualitarias y de filosofía no-violencia (un revisor del tren lo echó en Sudáfrica por no ser blanco. Ese revisor también se menospreciaría cuando no lograra hacer las cosas bien, de ahí su violencia hacia los demás). Cuando un ser humano obra mal, es porque está confundido, están ciegos y hacen acciones estúpidas para lograr supuestos beneficios y lo cierto es que obtienen una vida triste y agresiva. No hay personas malas, sino enfermas y todo el mundo puede sanar y es potencialmente bueno. El que se comporta mal es por desconocimiento, ignorancia pero tiene el potencial de ser valioso. Tenemos que aceptar incondicionalmente incluso a los delincuentes y así tenemos la mente apaciguada en todo momento y no te invade la ira o la indignación. Lo que no significa que tengamos que vivir junto a esas personas, pues podría perjudicarnos, pero no los vamos a evaluar ni a rechazarlos como personas.

Las cárceles no deben ser lugares de castigo. Tenemos que apartar a personas muy enfermas, pues en su locura nos pueden dañar, pero no hay que castigar a los enfermos, sino contribuir a curarlos. No hay que castigar, sino crear puentes de diálogo y aceptación. En las cárceles deben tener una buena vida para transformarse, para aprender a ser amables y generosos. Nunca se debe aplicar la pena de muerte, pues todo el mundo es bueno por naturaleza. Todos nos podemos transformar mediante la bondad.

Se ha creado un mercado, el de la autoayuda, que hablan de potenciar la autoestima, y está mal, pues transmiten la idea de que hay que tener una autoestima alta por encima de la media. Hay que tener una autoestima correcta, y no es difícil, como el pescadero de mi barrio, que no ha leído ningún libro de autoayuda y es feliz. Lo que hay que hacer es no complicarse la vida, para quererse, basta con no exigirse ser de una determinada forma, no querer ser más que nadie y aceptar que otros piensen que somos “menos”. Ese es su error, no el nuestro. Para valorarse, hay que entender que ya somos valiosos. Todos lo somos aunque estemos llenos de fallos.



Asertividad se define como capacidad de expresar lo que uno piensa y siente en cada momento. Si uno se cuela, una persona asertiva se quejará. No es bueno ganar asertividad. Los libros de autoayuda intentan envalentonar a la persona para que reclame sus derechos. Va en contra de la filosofía antiqueja de la psicología cognitiva. Eso no contribuye a pacificar el mundo. Los nuevos asertivos se convierten en agresivos. La psicología cognitiva no cree en la reclamación sino en que existe otra forma de hacer las cosas. Si la persona sigue nuestro consejo, genial y si no también. No nos vamos a pelear por ello, somos demasiados fuertes para discutir, somos tan fuertes como para renunciar. Insistiremos en el cambio una y otra vez. O abandonaremos la situación porque tampoco necesitamos la colaboración con esa persona que nos afrenta. Las personas con baja asertividad, no se atreven a decir nada por las consecuencias. Se puede conseguir lo mismo con buenas palabras y no hay que tener miedo para hablar con nadie. El tema de la asertividad se vuelve más fácil y natural.

Res: la buena autoestima, no es convencerse de que uno vale, sino de que todos valemos. Tenemos que aceptar incondicionalmente a los demás y así nos aceptaremos incondicionalmente a nosotros. La buena asertividad no es defenderse sino en no verse nunca atacado y no tener problemas en que nos critiquen.

Últimas instrucciones. Tenemos que cambiar nuestro diálogo interno, transformar nuestras creencias irracionales y no terribilizar. Tenemos que mirar el mundo con ojos que no se quejen, que valoren lo que poseemos y así dejaremos de exigirnos a nosotros mismos y al mundo y experimentaremos la felicidad. Hay que practicar y perseverar. Cuando acaban la terapia tienen que seguir practicando un año para cambiar los patrones de pensamiento, emoción y conducta y es normal tener recaídas, la vuelta a la depresión, ansiedad, obsesión, pues forman parte del proceso. Después de una recaída, viene una mejora más pronunciada, los avances se dan después de una crisis. Cada recaída no es tan pronunciada como la anterior, las crisis son de menor intensidad y duran menos tiempo. Se vive como un fracaso total pero al perseverar compruebas como progresas. Hay que estar dispuesto a trabajar para transformarse y tener apertura mental. Cambiarse implica trabajo, hay que esforzarse para cambiar patrones de pensamiento habituales, y es como las pesas para los músculos, la terapia cuesta para crecer. Da pereza hacer las reflexiones, las lecturas, pero la clave es perseverar. Al principio puedes sentir un fuerte rechazo a ciertas ideas. A veces no nos gusta cambiar de opinión porque tenemos miedo al cambio. En la mayor parte de los ámbitos de la vida, da igual lo que opinemos (el aborto, los toros, la política), pues no vamos a cambiar nada. Pero en otros ámbitos hay que tener apertura mental. Tienes que adoptar estos conceptos para que compruebes si la vida te va mejor. No se trata de tener razón, sino de curarse. Las ideas dogmáticas, infantiles, supersticiosas y exageradas provocan efectos negativos sobre el sistema emocional. Hasta que no estamos convencidos de una creencia no sentimos las emociones que están relacionadas. Si queremos ser más fuertes a nivel emocional, hay que trabajar hasta niveles profundos. Nos amargamos la vida si terribilizamos, si exageramos la adversidad y nos enfadamos. Nos podemos sentir mal por exagerar y por haber cometido el error. Eso pasa en la pareja: ejemplo, la pareja llega tarde, exagero la importancia de la puntualidad y luego me deprimo por haberme enfadado. Eso es terribilizar por terribilizar y nos castigamos porque se supone que debemos estar bien. Es normal fallar, tenemos que ser pacientes. Si un día estás muy invadido por tus neuras, no intentes cambiar nada, acuéstate temprano y espera al nuevo día para practicar. Hay que ser continuado en el trabajo, un poco cada día, es lo que produce cambios profundos y duraderos. Ej: personas que tienen miedo a volar en avión, terribilizan por terribilizar y cuando se dan cuenta que aunque no dejen de tener miedo a volar no pasa nada y podrían ser felices (hacer cosas por mí y los demás), no por eso se es inferior. Se trabaja el miedo a morir en accidente. Ej. El miedo al ridículo no se vence enfrentándose a él, sino con trabajo mental (diferencia entre el trabajo cognitivo y el conductual). La clave está en pensar bien, pues la idea que subyace es el éxito en mi profesión, y no puedo fallar. Son creencias irracionales. Nadie necesita una profesión concreta y todos podemos fallar y no pasa nada. Nada es horroroso. Si uno no tiene éxito, se disgustará pero no hay que ponerse nervioso. La vida ofrece muchas posibilidades de disfrutar y realizarse. El trabajo no es lo más importante. El bienestar está anclado en el amor y la fraternidad. Las neuras, los miedos irracionales y las obsesiones están en la cabeza y hay que combatirlos allí. La forma efectiva de enfrentarse a los miedos no es enfrentarse a ellos, sino comprender que no hay nada que temer.

Res: las recaídas son parte del proceso de aprendizaje. Evita terribilizar por terribilizar, si no conseguimos ser más sanos, mala suerte, pero la vida continua. Es indispensable trabajar y abrir la mente. Podemos profundizar en la filosofía antiqueja. Es mejor trabajar a nivel cognitivo que conductual.

Todas las neuras tienen un fondo común, la necesititis



Ataques de pánico: lo tienen el 5 % de la población en España y en EEUU el 13 % y elevándose. Es un trastorno pro autosugestión, le coges miedo a sensaciones físicas o mentales y los “llamas” con la mente como cuando no quieres pensar en un limón amarillo, no puedes evitarlo, lo convocas con tu pensamiento. Se denomina miedo al miedo. La clave está en aceptar las sensaciones negativas y estar dispuesto a tenerlas, no evitar las situaciones temidas, no pedir ayuda ni acompañamiento, no hablar de ello, no tomar ansiolíticos y exponerse una y otra vez a la situación. Se necesita ayuda para que te guíen y te den confianza. La parte más mental es perder miedo a la muerte y a la enfermedad.

Ansiedad generalizada: angustia a pequeñas adversidades, subidón de nervios y creen que van a morir, no disfrutas de la vida pues siempre estás nervioso, temeroso y piensas que te está dando un ataque al corazón. La mente te puede poner los latidos a tope, te hace sudar, te mareas, sensaciones de pánico que se pueden repetir en cualquier momento, dura entre unos minutos y una hora y que te deja mal para todo el día. Lo primero es entender lo que te sucede y la siguiente lección es entender que somos nosotros quienes nos provocamos las emociones negativas exageradas y podemos detenerlas. Lo esencial es el trabajo personal, deberes del día a día, te tienes que esforzar. El trabajo terapéutico sobre uno mismo, nunca acaba, pues querrás mejorar y madurar. Terminas viendo como terribilizan los demás y tomas distancia para que no te afecte. No se entra en quejas constantes ni se exagera la importancia de las cosas. Todo el mundo terribiliza (en el trabajo, …). Cuando maduras, rindes más al mantener la calma, cuando los demás se desesperan. Cuando ves a los demás que se estresan, puedes verlo con curiosidad pero no te contagias. Es importante enseñar esto a los niños, para que sean fuertes en el aspecto emocional, que aprendan a relativizar, tener buenos valores, tolerancia a la frustración. Pasar página a los pequeños errores sin darle importancia. Con perseverancia e ilusión, la ansiedad se supera.

Depresión. La padece el 15 % y es el resultado de un proceso de terribilitis, en el que no tiene esperanza de evitar los males horrorosos que cree que le suceden. La terribilitis se expresa como ansiedad o estrés cuando creemos que la podemos evitar. Solución: dejar de terribilizar. Se puede iniciar por estar mal en el trabajo o cualquier otro motivo. Le echas la culpa a la sociedad, insomnio, adelgazas, se pierde la energía. Puedes ver la parte positiva de tu trabajo hasta que llegues a disfrutar o puedes cambiar de trabajo. Revisa las creencias, valora lo que tienes sin obsesionarte, no exijas. El bienestar depende de nuestra mente.

Complejos. Te obsesionas y aparece sentimiento de inferioridad, ansiedad, temores, miedos irracionales. Pierdes el temor a la evaluación de los demás. Existen personas que con el mismo problema están bien. Tu también puedes. El éxito no es el camino hacia la felicidad. Lo importante es la armonía, la solidaridad, y el buen rollo. Se debe de enseñar en la escuela honestidad, amor y respeto y no tanto matemáticas. Si a los demás le molesta algo de nosotros, ese es su problema y tampoco tolerará sus fallos. Nadie es perfecto y no hay nada peor que pretender serlo.

Desamor. Es un error pensar que necesitamos pareja para ser felices. Amor, humor, paciencia y perseverancia. Las personas que lo sufren: no pueden asimilarlo, ansiedad, noches e angustia, no comen, con quién estará, no disfrutan de nada, se torturan. Nadie necesita a nadie. Con perseverancia podemos educar a la mente. No debemos de depender de las relaciones sentimentales.



Ataques de pánico. Los miedos no son reales, están en nuestra mente. Hay que dejar de controlarlo todo en la vida y liberarte de las ataduras.

Afrontar una adversidad. Hay que perder el miedo a la muerte y aprender a vivir con la enfermedad. La muerte es el tránsito hacia otra cosa, y mientras podemos disfrutar el tiempo que disponemos. La enfermedad y la muerte forman parte de la vida.


www.amoryconsciencia.es





Compartir con tus amigos:
1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad