A sobre la Concepción Operativa



Descargar 51.93 Kb.
Fecha de conversión23.12.2018
Tamaño51.93 Kb.


ÁREA 3. CUADERNOS DE TEMAS GRUPALES E INSTITUCIONALES

(ISSN 1886-6530)

HEMEROTECA

Dos ensayos sobre el grupo1, 2
Armando Bauleo


A) Sobre la Concepción Operativa


De tanto en tanto se hace necesario, una vez más, aclarar en torno de la Concepción Operativa de Grupo. Desde un inicio la versión de grupo Operativo contenía la sugerencia de organizar un campo disciplinario -la Psicología Social (analítica)- que tuviese como objeto de estudio el grupo.


Por el otro lado las características del objeto (estructura grupal que opera sobre una Tarea) arrastra elementos sociales y elementos psíquicos que obligan a que aquella Psicología Social tenga como trasfondo necesario una articulación metodológica de Psicoanálisis y marxismo.

Esquematizamos los puntos centrales del problema para señalar lo que está en juego en el pasaje del Psicoanálisis a la Psicología Social3.


Dicho pasaje requiere, podríamos decir, una fuerte elaboración de tres complejos problemáticos que, aunque se engloban, tienen cierta autonomía. Esos complejos son el objeto, los límites del campo del conocimiento sobre ese objeto y la identidad de quien trabaja en el campo grupal.
Por otra vertiente, podemos observar que la introducción de un operar (como actividad y mecanismo fundante de una estructura grupal) y de la tarea (como elemento de finalidad que por recurrencia se transforma en causalidad, y que funciona como soporte de la constitución de un grupo) rompe la concep­ción solamente psicoanalítica de los grupos.
Reconocemos el parentesco con la Escuela Inglesa (Bion—Ezriel) (actualmente la Escuela Francesa in­tenta imitarla) pero es una interpretación psicoanalítica de los grupos, en tanto nuestro objetivo es una interpretación Psicosocial (analítica) del fenómeno grupal.

A su vez, las ideas de grupo operativo contenían una cierta conceptualización sobre el vínculo. Este aparecía, como elemento mínimo de interrelación, de relación yo-otro, de identidad-alteridad.

El vínculo, como noción, intentaba señalar la relación que el sujeto establece con sí mismo y con el mundo circundante.

Ahora bien esta teoría del vínculo abre (o abría) dos líneas posibles. La primera sería el camino hacia una Psicología Fenomenológica Existencial (que se engancha con Lagache 1949) del hombre en situación; la segunda, una psicología social que estudia lo grupal. En esta segunda posición lo vincular sería la estructura objetal interna del sujeto, especie de grupo interno organizado en el transcurso de su vida, mediante un juego proyectivo-introyectivo, organizador originario de la mutua representación in­terna que es lo que los integrantes tendrán una vez constituido el gru­po.

Esto nos lleva al ámbito de la relación de Grupo Interno-Grupo Externo (actual) que ocupa gran parte de la latencia grupal, estructura esta últi­ma cuyos efectos observamos en la emergencia. La interpretación de es­tos emergentes, productos de los movimientos latentes del grupo, provocará la introducción de un elemento informativo en los canales de comunicación del grupo. Es decir, la relación entre Grupo Interno y Grupo Externo (actual) se efectúa en forma latente, y sus ajustes respectivos aparece­rán en formas comportamentales o verbales (emergentes) que serán inter­pretados. La introducción de esta información hace nuevamente reorgani­zarse a la estructura.

B) Las circunstancias de la transición

Si tuviese que efectuar un relato lo denominaría "El espejismo (imagina­rio) Grupal". Comenzaría diciendo que en el desierto de las relaciones interpersonales nos encontramos con un oasis. ¿Realidad o Ilusión?. ¿Ex­terioridad o proyección subjetiva?.

Nos acercamos tratando de captar ese espacio intermedio, en el cual suceden los fenómenos transicionales, y en el cual el grupo es la figura tensionada por una realidad sociológica y una realidad psíquica.

Ahora, circunstancias de la transición, ¿por qué?. Observemos deteni­damente. Los intervinientes en una situación grupal son sujetos que rea­lizarán una experiencia en determinado lugar, y en cierto tiempo. Pode­mos vislumbrar, antes de comenzar un grupo, un doble registro de elementos, aquellos que pertenecen a la historia de los sujetos, y estos otros que provienen del ámbito socio-cultural.

Esta doble línea de elementos, una vez establecido el setting, se pon­drán en movimiento para constituir la estructura grupal y para operar so­bre el tema.

Cuando decimos que el grupo es el intermediario, la mediación, entre sujeto y sociedad estamos señalando la posición de la figura grupal. Aque­lla doble fila de elementos pertenecientes a la subjetividad y a lo social se entrecruzan y mezclan en lo grupal.

Avecinándonos a esta figura vemos que ella ocupa ese espacio interme­dio de Winnicott, no pertenece ni al mundo subjetivo ni al mundo objetivo. Es la zona intermedia, ni adentro ni afuera. Dice Winnicott: “Estudio la sustancia de la ilusión....". "Podemos compartir una experiencia ilu­soria ...", luego "Esta es una raíz natural del agrupamiento entro los seres humanos”.

En algún espacio teníamos que preguntarnos por la intersubjetividad, por las relaciones de identidad-alteridad, por la diferenciación yo-no yo, por la serialidad-grupalidad, por la vinculación del uno y del múltiple. Los pasajes y diferenciaciones entre masa y grupo, son señaladas por to­dos los autores. Podíamos decir que la era de las masas de Le Bon actualmente se ha transformado en la mayoría silenciosa de Baudrillard, masas que aparecen como informes, como vacío no social no político, en ple­no proceso de implosión.

En otra vertiente podemos decir que la definición clásica decía que estructura es todo sistema de relaciones. Así visto el grupo aparece co­mo eso, como un sistema de relaciones, con diferentes status de codifica­ción y de inscripción.

Pero estos caracteres de codificación y de inscripción derivan del funcionamiento del proceso grupal. Aquella estructura, en realidad, se desenvuelve en un proceso que solo una lógica dialéctica puede comprender.

Nuevamente discusión de lógica analítica o dialéctica para resolver esas cuestiones grupales. Nuevamente problemas del conocimiento del Objeto. Si retornamos a la intersubjetividad la pregunta giraría alrededor de las posibilidades, en las circunstancias transicionales, de la comunicación. La porosidad entre subjetividad e intersubjetividad, estará en las funcio­nes alternantes y contradictorias de lo real y de lo fantástico.
Abrimos otras cuestiones del funcionamiento de la estructura grupal, y ahora en términos de Producción-distribución—consumo—cambio. Si estas cuatro instancias se establecen sea al nivel manifiesto hablado o del in­tercambio afectivo, se puede entrever un discurso de economía psicosexual interesante en sus derivaciones. No podemos dejar de señalar que cada uno de estos elementos del circuito tiene una doble acción, sea hacia el interior del grupo sea hacia el exterior del mismo. Las reglas de fun­cionamiento del grupo indicarán el quantum hacia adentro o hacia afuera de sus respectivos funcionamientos. Utilizando en diferentes niveles de ins­cripción los términos de Producción—Distribución—Consumo-Cambio, se pueden obtener modelos en el circuito de las relaciones interpersonales, con los intercambios que en estos últimos pueden darse.

A su vez estos elementos se vinculan con la operatividad. Que todo grupo opera sobre un tema, connota las posibilidades que tiene de girar dicho tema, de apropiarse de él, de exprimirlo, de utilizarlo como medio de información, de redimensionarlo al interno y al externo de la estruc­tura grupal.

El grupo opera estableciendo grados de producción, operatividad que no significa eficacia sino un paso más en el uso del objeto. Como diría Winnicott tomamos contacto con "la primera posesión".

Por último, debemos también indicar que luego de transcurrido el momen­to de la transición la experiencia vivida en grupo es un momento que res­ta como objeto (el objeto interno es posterior a la experiencia).



Las circunstancias pasadas realmente (momento exterior a los sujetos) son estímulos para configurar fantasmas (pasaje del Esquema Referencial Primario al Esquema Referencial Secundario).


1 Venecia, 1980

2 “Due Saggi sul Grupo”, en Verso una psicologia sociale analitica, A. Bauleo compilador. Edita CIR, Bologna, 1983

3 Así se llama el libro de E. Pichon-Rivière





Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad