A humo de pajas y otros poemas (antologíA) Marcos Matacana Martín Sevilla, 2014



Descargar 140.71 Kb.
Página3/5
Fecha de conversión26.03.2018
Tamaño140.71 Kb.
1   2   3   4   5

Mirador

Vamos a suponer que digo verano

                                                         Raymond Carver


                             En las piscinas privadas

                              las chicas desnudan

                              sus cuerpos al sol

                                                        Radio Futura


                       La relación sexual es darle patadas en el culo a la muerte mientras cantas.

                                                        Charles Bukowski

Cuando el espejo del mar es una herida

Titilante de plata sobre olas que apenas rompen

En la resaca amable de la tarde

Las ascuas del crepúsculo morado

Que tatuó Machado en tus pupilas

Y he recreado

                      en el ámbar que el tiempo ha endurecido

Miles de veces

                      el momento

                                         del colibrí al abrir el sobre

De volverte a ver

Y siempre

                ha sido aquí

En este mirador donde veníamos

Para estar solos hasta el día

Que metí la pata con la puta

Bueno sí

No fue la pata pero sí

Que era puta lo sabías

Pero no quisiste perdonarme

Como otras veces

Tú sabrás por qué

Y no es momento de discutir

Porque te estaba hablando

                                           de nuestro reencuentro

Que yo me imaginaba aquí

Aquí sería

                sí

Desde donde se divisa la piscina

Del Club Náutico

                           con sus sirenas

Rubias como Barbies

Desde aquí 

                  donde el agua apenas se contiene azul

Fundida en una con el cielo

Y África se presiente

                                 allí detrás

                                 de la calima

Y las dunas de arena como lenguas

Lamen la agonía calmada de la ría

Que va a dar en la mar

Que es el morir

                        y todo eso

Y las olas dejarían de romper por un momento

Y sólo se escucharía a lo lejos

                                                en ese instante

El rotar ronco de la Tierra

                                         sobre su eje gastado

Y un silencio súbito eclipsaría tu pecho

Y nos besaríamos

Y nos pondríamos a follar seguramente

Como perros violentos

O eso he imaginado yo

                                     todo este tiempo


Tengo escrito lo que te iba a decir

Pero con tan poca luz no veo

Ya sin gafas las nieves del tiempo

                                                      platearon

Cuando viniésemos decía

Y tú me perdonabas

Y haríamos el amor en el asiento

Trasero del coche

Con las ventanillas abiertas

Y la brisa del mar acariciaría tu cuerpo

Dorado como entonces

Dorado como un verso

                                    de Vázquez Montalbán

Y serían tus piernas

                                largas

                                          infinitas

Y tus tetas blancas como nata

En una tarrina de helado valenciano

Y el rojo de tus hombros por el sol las fresas

Las pecas en la espalda cuando tú

Con los ojos cerrados

Me mordieses con cuidado el labio

El pelo rubio recogido

La nuca diana de los besos

Te perdono y yo

Intentaría no llorar

Pero dejaría

Que mis ojos se humedecieran al mirarte

Y la voz se quebraría seguro

No sé por qué

Y aunque no he estado enamorado nunca

Sé que a ti te amé un poquito

O por lo menos

Pude llegar a amarte de una forma

                                                      indefinida y hermosa

Con el deseo de abrazarte

Sin tener que follarte luego

                                            necesariamente

No sé si se me entiende

Siempre he sido

Un poco bruto al hablar de estas mariconadas

Pero créeme cuando te digo

Que he pensado mucho en ti

Sobre todo cuando tras la barra

Las botellas

                   míralas

Qué colección de penas

Se alinean frente al espejo y multiplican

Su brillante vocación de olvidos

Y también al pajearme

No te lo niego
Y apretaría mi cuerpo contra el tuyo

Gracias gracias gracias

Te iría repitiendo como un rosario

Tus dedos como cuentas

                                         y el misterio

                                         gozoso entre tus nalgas

Y una letanía corrida en la oración

                                         breve de tu boca

Olvidaría

Tantos años recordándote

En cada mujer con la que he estado

Sólo para comprobar

                                 que estaba solo

Y sin embargo

No ha sido aquí sino en Sevilla

En la puerta del colegio de los niños

Y tu hijo

             es amigo de los míos

Y en tu saludo

Tanto frío que ya

                          no voy a necesitar

Más hielo para el whisky con que brindo

Para olvidarte

Por lo menos esta noche

Por lo menos otra noche
Otra noche y otra vez

                                  sentir aquí

La sofocante claustrofobia que produce el mar

El filo cortante del horizonte

                                             sobre el cuello sudoroso

                                             y ebrio

El resuello de su brisa bronca cuando cae la tarde

La densidad infinita de sus aguas negras

Y la luna riza con cuchillas

La obsidiana fría

                          qué hija de puta

                                                    la superficie

El aire que se clava en los pulmones

                                                          con la sal

Agujas blancas de dolor metálico

Cómo no


               voy a beber

               dime

Cómo no si sólo es esto

              dime

Cómo

Lo que me arropa



                            en la duermevela

                            blanda de recuerdos como espinas

Cuántas veces

He bebido en este mirador

Y me he dormido

A medio construir

                            y divisado

                            el futuro que era

                                                      aún un espejismo

Y todo se ha hecho presente

                                              para mal

Para borrar

Lo único que valía la pena
Y un grupo de adolescentes con el maletero abierto

Pasea el cadáver

                           aún templado

Temblando de nuestra pobre juventud

                           que fue arrogante

                           y mira ahora

Se prende de sus sombras la amenaza

Como el murmullo

De un Dios que ya no existe

Ni quiere redimirlos


Y dan ganas de gritarles

No os enamoréis capullos

Aún estáis a tiempo

De ser felices

Todavía

Y blablablá



Y tal

Que me atraganto

Y creo que estoy

Apartándome del tema


Iba diciendo

Que me arde la garganta

En cada puto trago a esta botella

                                                     de Ballantines

                                                     caliente

Que he comprado en la gasolinera

Y me han robado

Y la mierda del cupón

                                  de la Cruz Roja y es que no

Nunca he sabido decir que no si ella

Me mira a los ojos y sonríe

Y ahora mismo

No me importaría perder la polla por un gramo

De algo que me quite

                                  este dolor de cabeza

Un orfidal o bolsa

De hielo

             un cigarrillo sólo

Un amigo con quien hablar

De Pavesse o de Bolaño

De Carver

De Colinas o Ava Gardner

Desnuda y con tacones

                                     por ejemplo

O de la actriz que hizo

La princesa prometida

Y sentir en el cuello

El aliento

              de una mujer que finja

Que me ama y que el dinero

                                             no le importa

Deslizar los dedos por sus muslos

Y sentir el tacto húmedo de sus labios

Escucharla respirar dormida

Mientras el mundo gira

Como un disco de blues en la jukebox

O cristales de jazz con que cortarse

Las muñecas que agonizan

En el pódium de una discoteca

O en la penumbra eléctrica de un club
Y en sus párpados cerrados

Dando vueltas

Vueltas la belleza de las ruinas

Circulares como en un

                                    cuento de Borges

La muerte en ella como un sueño

                                    va muriendo dando vueltas

En ella en ella en ella

En ella

           la muerte que he esperado aquí



La muerte que me espera y se retrasa

Ella


     ya
Tantos veranos
De profundis

Los errores fatales de la vida no se deben a que seamos insensatos: un momento de insensatez puede ser nuestro mejor momento. Se deben a que somos lógicos. Hay una gran diferencia.

                Oscar Wilde

            

      Barras de bar, vertederos de amor.

                Quimi Portet / Manuel García

Otra vez borrachos y jodidos

Otra vez

Con la asumida tristeza rutinaria de los sábados

Atronantes de persianas metálicas que caen

Como hojas de guillotina o la Vendôme

Sobre noche y esperanza derrotados
Pero sí podemos todavía

Uno más un whisky

Doble en vaso riedel

Y el olor barato de un perfume

En el escote caro de una puta

Almizcle supurado por el ojo

Del Cíclope que acosa entre las nalgas

Oh clavel en el seco lagrimal de las ausencias

En el espanto cotidiano de las ruinas

En las suaves lomas de nostalgia estéril

Curvas que confluyen en la ingle

Como un panal de avispas negras

Insensibles al dolor del latigazo

De placer en la miel violeta de sus labios

O en el meado oscuro de la sangre

Y gimen cantan gimen cantan

Dormidas o ya muertas sobre el filo

De otra madrugada


Sin embargo era distinta

Eso pienso yo también

Que me han jodido

En un nicho de hojas secas y de herrumbre

Para nada y solo

Puede ofrecer veneno y culpa

En virutas virulentas de viril rencor

En los ojos vidriosos de un besugo

Que empieza a heder estando libre

Del mar que lo ahogaba libre

Quiero ser

Del hielo en el efímero verano de una barra


Para lo que hemos quedado

Te estaba diciendo

Que hay que joderse
Porque el odio es una pompa de jabón que va creciendo

Y yo viajo dentro acomodado

Cuando se acaba el dinero

Y el amor salta por la ventana

Y los ridículos versos se acaban

Color crepúsculo o neón 

Apurados entre culos de las últimas

Copas o en las colillas del deseo

Dejadas consumir entre los dedos
Todo empieza a darme vueltas

Náuseas y en las tangas de unas negras infinitas

Se revientan las costuras de la noche

Plata oscurecida y rosas muertas

En la llama fatua de un mechero
Siento que la lengua se me arranca

Arrastrada por la lava de los cuerpos

Por el sexo que es la fragua de este infierno

Que arde en sus cinturas y en sus pechos


Me explota la cabeza me parece

Que no estoy para conducir

Querido amigo

Que nunca fallas

Baja la ventanilla porque apestas
Que el amanecer refresque la resaca

En nuestros rostros prematuramente

Envejecidos y cansados

De vivir capullo

Si sigues tosiendo así

Vas a acabar vomitando

En la tapicería
Me entran ganas de besarte macho

Quita coño

Que era broma

Joder tío

La estás liando


In Limbo

 Hay un tiempo para burlarnos y otro para que se burlen de nosotros,

                    como hay un tiempo para beber cocktails y otro para vomitarlos.

                                                                Jean Cocteau


                   De sostener un cielo ya vencido

                    gemían tus columnas sin altura

                                                               Dionisio Ridruejo
                   I took some stuff they said would cool

                                                               Aerosmith


Cuando he bebido mucho

                                         cierro los ojos

E imagino

Que recorremos

                          Appia Antiqua

Via del Corso

Ludovisi


              Coronari

O escribo versos en Santa Cecilia

La música desdibujada

                                    en el violín de un húngaro

Y se detiene el Tíber bajo la luz de un arco

O te beso y don Higinio

Finge no vernos en el templete

                                                 de San Pietro in Montorio

Y para tu padre habías comprado

La copia de Piranesi

                                que sería un augurio
Cuando he bebido mucho

                                         me veo

Fuerte esperando el grande

                                           el inefable goce

de ser joven en un verso de D'Annunzio

Sala Nervi o Pablo VI

Tu pie tan blanco

Déspota de mármol

La pétrea morbidez del alabastro

Y el bronce llameaba entonces

Con el fulgor del whisky

                                      en la inflamada

Resurrección de la carne

O en la terraza de Via Veneto

Cripta dei frati

Quod sumus

                    hoc eritis

Y nos fuimos

                     sin pagar el cocktail

                                                     amargo y verde

En el brillo de alga de tus labios

En la absenta mortal

                                de la memoria


Cuando he bebido mucho

                                          pienso

Que el tiempo no pasa y somos niños

En una discoteca de Fiuggi

La MP 21 y era Roma

                                  la matrona que vio Alberti

O buscando un estanco en el Trastevere

O un hostal

Sucio y mal ventilado

Como debió de ser

                              el Paraíso
Cuando he bebido mucho

                                         me recreo

Desnudo sobre ti que estás temblando

Seguro del futuro

Y Dios existe y la muerte

Preocupa menos

                           que la Selectividad
Cuando he bebido mucho

                                          estás vencida

Venus en poema de Marino

O escondida como canta Amado Nervo

En un rayo de sol

Sobre la cama desnuda y rubia

                                                  desangrada

Y tu pecho

                  acompasado al sudor

La herida ánfora del sexo

                                        corona votiva ofrecida al tiempo

Y el humo blanco asciende en volutas

Desprendidas del sudario de la infancia

Pálida en los párpados cerrados

Rendida como santa de Maderno

                                                      decapitada

O en éxtasis en el Gesú

                                      clavada flecha en mano de ángel

O teselas de jaspe desprendidas como lluvia

En la suave loma de la Domus Aurea


Cuando he bebido mucho

                                          quiero creer

Que supe ser un hombre cuando tu boca

Trémula me dijo

Que tenías miedo

Y me dejé perilla y te burlaste

Y parecía un chino

Y no sabías qué hacer

Y pregunté por qué

Tenía que ser yo el padre

Y en tus ojos se abrió

                                   el abismo


Cuando estoy borracho

                                       y hasta el culo de todo

Me atormentan

                        los gemidos de la puta

Que recibe diablos a cualquier hora

Y siento náuseas

Así

      y los jadeos



                          así así

De un cliente que salmodia

Arena en su lengua que es guirnalda

Tejida de flores de cardos y de aullidos


Y en la calle los maullidos

No parecen maullidos

Y doy vueltas en la cama y estoy mal

Y me tapo los oídos pero sigo

Escuchando ahogado

                      su llanto agudo


Lolitas

 Las muchachas doradas


                           precipitan el verano

                                 Manuel Vázquez Montalbán

                         Sabe

                          que quien contempla la belleza

                          hereda la conciencia de la muerte.

                                Juan Cobos Wilkins


Todos los días

                        ineludiblemente

El tiempo se me muestra como una elegía

En sus cuerpos jóvenes

En el círculo de sus risas

                                        luminosas

                                              azules

En el color dulce de sus vidas  

Fluyendo en torrente hacia esta edad  

En la que añoro

                        esa adolescencia clara

Llena de tardes de sol

De arenas blancas sinceras

De efímeros amores

                               violentos

Rompeolas

De besos bajo el secreto

                               alegre 

De una barca volcada

                               en la playa

Pero el tiempo no es el mar

Y no ha devuelto los cadáveres

De lo que fuimos o creímos

                                            ser

Inmortales

Confiaba entonces en palabras

Ahora vacías o falsas

     amistad

                      futuro

              amor

         

Creía en un mundo pequeño

                                             seguro

Inmóvil previsible

                           nuestro 

Y deseaba los cambios

Y buscábamos el riesgo

Y la aventura

Y el sexo siempre

       para después contarlo

Hoy Eros es Tánatos

Como lo era ayer

Como lo ha sido siempre

           en la saliva del último beso

           en la saliva del último verso



Dichoso Tántalo

Dichoso puedes, Tántalo, llamarte

Francisco de Quevedo


Regreso de los reinos vanos

De una noche ardiente en llamas

Consumido ya ceniza entre tus piernas

La carne húmeda aplastada

En tu boca de alcohol sirena

En el vértigo y el roce

De tu cuerpo lenguas curvas

Con un barniz de luna en los ojos

Náufragos de luz insomnes

                      Últimos hasta apurar la copa

Un asiento trasero con urgencia

Guardará tu perfume y te acompaña

El triste pensamiento de que has sido

                                      apenas un destello

                                                  pasatiempo

La turbia conciencia y mi mujer me esperan

Marcados como reses en la espalda

en el cuello tus uñas y en el pecho

Tras cruzar la meta que era puerto

                                                        de salida

Anudo mi corbata y pienso ahora

Buscando a tientas los zapatos

Que fue mejor desearte

                                       que haberte tenido


Narciso

Quietas las aguas bajo la luna turbia de septiembre

 Juan Luis Panero


¡Cuando se tiene una cebolla en la cabeza puede florecer, de un momento a otro, Narciso!

Salvador Dalí

Otra noche de sábanas prestadas

Con huellas de pisadas en el cielo

Conducido hasta aquí por la rutina

De una isla de alquiler

                                   donde me hundo

Y no puedo hacer ya nada en estos días

Invictos de calor ni caer más bajo

Pienso a veces o quizás

Sólo haya que esperar a que me saquen

De nuevo a patadas como a un perro

Derrotado
No era esto de verdad que no era esto

Y es mejor no saber cuándo

Empezó a joderse todo y solo quiero

Seguir bebiendo

Y no preguntes

Si estoy llorando porque sabes

Que es el humo de este club lo que me jode

Y ahora ponme otra copa de lo mismo

Siempre hielo con el vodka

Siempre hielo

Abrasador o fuego helado

En la herida que más duele


Arde desde aquí cuando se pone

El mustio collado que cantaba Caro

Rojo el sol de Herrera en un soneto

Y otra vez la luna como un Cíclope

Vigila sola de la noche el neón rosado

Un inmenso culo blanco suspendido

Y es abajo la ciudad un animal

Manso echado en la orilla sacudiendo

Con suaves contracciones las palmeras

Los naranjos satinados de los patios

Los enormes eucaliptos 

                                       parpadean

Con rumor abierto en la ribera

El brillo breve de vibrantes

Luces de gálibo perfilan puentes

O en la dársena se están hundiendo

Las angostas estrellas de la esclusa
Y parece la ciudad que esté agarrada

De las grúas y de columnas de containers

                                                       para no

Caer en el deseo de besar

                                         Roma impostada

Su trémulo reflejo de escamas en el río

Y la vida de verdad se va quedando

Estancada más allá de los meandros

Verdes turbios y violentos

                                         donde los adolescentes

Se ahogan cada tarde cuando el ámbar

Del ocaso va apagando el día


Y hay eternas avenidas donde antes

Vomitábamos felices nuestra noche

Sorprendida ahora en callejones

                                             y en los parques

Hay chaperos con chándal que la chupan

O se dejan mear por unos euros

Y en la bancada de acacias

                                            como perros enganchados

Aúllan los travestis

Y las cañas y los juncos de la orilla

Retienen entre olas un instante

Sus cuerpos que se pierden lentamente

Como troncos la corriente

Como barcos de papel

                                     buscando el mar
Todo se derrumba pronto

                                         tras el falso decorado

O deja ver

                 el siniestro mecanismo de resortes

                                         la tramoya cuarteada

                                         en el muro de defensa

Y no era magia ni era amor la embocadura

Del alcohol y las rameras

Miel libada de antebrazos cuando hablan

La raya blanca como flecha en el espejo

Las cuencas huecas de los ojos vueltos

                                                    en la evidencia viscosa de los cuerpos

Y la risa de los niños es ahora

Un rosario de graznidos y jadeos

Un ronco cacareo de metralletas
El ambiente está cargado y he bebido

Como nunca o como siempre la resaca

Y aún no empieza a amanecer siendo tan tarde

O es la luz que me molesta y sólo quiero

Apagar el sol de una pedrada

Antes de que salga y sospechar

Que terminarán llamando un taxi

Y tendré que volver a por el coche

Más tarde como ayer y fue el taxista

Quien me acercó a mi casa pero apenas

Recuerdo

                de la habitación

La fetidez y a la madame

Malencarada y negra

Las garras de un leopardo

Sobre la piel interrogante de un antílope sonámbulo

La lluvia rociada sobre el húmedo carbunclo abierto

La lluvia ceñida en los labios del destierro


Cada vez es peor pero la culpa

Va labrando galerías y no sé

                                             decir que no

                                             aunque en el fondo 

Me sigue repugnando en este hastío

Que me empuja con su fuerza hacia la nada

El olor a mierda de los clubs

Porque todos al final huelen a mierda

Y pido otra copa y vuelvo a verme

En el espejo silencioso tras la barra

De sudor desdibujado y cada vez

En el reflejo

                   me doy más asco




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad