A humo de pajas y otros poemas (antologíA) Marcos Matacana Martín Sevilla, 2014



Descargar 140.71 Kb.
Página2/5
Fecha de conversión26.03.2018
Tamaño140.71 Kb.
1   2   3   4   5

La noche que murió tu abuela

 Coged de vuestra alegre primavera

                 el dulce fruto antes que el tiempo airado

                 cubra de nieve la hermosa cumbre.

                                     Garcilaso de la Vega

Te sigo esperando y el calor

Moja de sudor mi espalda

En la puerta

El Vespino sin cadena

Y tu madre insiste

Como siempre en que me siente

Cuando me envuelve

El olor de tu champú

De rosa y azucena

Blanca la toalla

                        que te cubre

El secador como un arrullo

Que mueve esparce y desordena

Y tu padre ni me mira

Aquí tienes al poeta

Por no hacer mudanza en su costumbre
Otro día te llamo

                          desde la cabina y bajas

Tu hermano en calzoncillos

Se pasea fumando y me ofrece

A escondidas una china

Gracias digo

                    y me molesta

Abre la ventana y echa

                                    las cenizas en el plato

El mar como un presagio

Y apareces

Judith de Colinas despeinada

Hecha oración o carne

Venus venerada en tu venero


No vuelvas tarde y quiero

Besarte allí mismo

                            y te apartas

Los dos mentimos

                            con prisas
Qué quieres

                   si me la han dejado

Que huele a pies

A pino


Qué asco y qué duro

El qué


Gracioso

Es una tienda

                      no hagas ruido que pueden

                      venir las gordas


Y nunca tu cuerpo

Como esa noche

                            en que murió tu abuela
Prometiste volver

Ese verano

El último

             en que murió


Palimpsesto

Sé que los muros

de la casa mía

escuchan

y en su memoria guardan.

Juan Cobos Wilkins

 

Cuántas vidas esconden estos muros



De la infancia qué sombras o qué muertes

Habrán quedado escritas

en molduras apagadas

o en estucos

Cuarteados como venas esperando

El golpe seco del bastón que las libere

Del absurdo decorado de dorados y de azules

Azulejos amarillos como el tiempo

Orientales en perfecta geometría

Infinita para un niño

Vidas que quedaron atrapadas

En el espesor de las cortinas

En el brillo opaco de los vidrios

En la pez oscura de los cierres

Plomos grises y que gritan en las puertas

Siempre abiertas para nunca

En los doseles de las camas embocando

Cuerpos blancos y desnudos ateridos

Por el fuego de la fiebre o el oasis

De las carnes que se aman

un instante

En la espesura caliente de los sexos

Bajo la mirada agónica de un Cristo

desnudo para la muerte

como ellos

En la soledad inmensa de ser hombre

Y el miedo y la reptil

sombra que arrebata

El recuerdo de sus nombres

Sepias como los retratos que dibujan olas

O la lanza blanca que atraviesa

La linterna sin cristales

De un patio donde hubo

flores y niños

Y que hoy cubre el polvo y los gatos mean
Paseo marítimo

Y el tiempo es voz lejana

Felipe Benítez Reyes


He venido hasta aquí como un autómata

Guiado por un enjambre de imágenes

Por un recuerdo doloroso y vivo

El placer de hurgar en la herida

                                                   abierta todavía

                                                   asaeteada de aguijones

Para sangrar en lo que el tiempo me ha dejado

De ti en la memoria desdibujada de los años

                                                   más de veinte

Como si quisiera encontrarte en los lugares

Que nos vieron felices algún día
Es de noche tan pronto
                                  sin darme cuenta

No han cambiado tanto

Como esperaba

Hay botellas rotas y vasos de plástico en el paseo

Colillas y papeles y cáscaras de pipas

Un condón en un banco de forja

                                                     flameando como un triunfo

Chirría con voz aguda el columpio de los besos

Al llegar la feria y lo pintaban

Con colores chillones pero han arreglado el eje

Que oscilaba y tanto nos divertía

Girando borrachos jóvenes hasta vomitar

Y las estrellas dibujaban cuadros de Van Gogh
Ahora el mar está gris como el cielo en calma

Pero siento el resuello fétido de sus monstruos

Que a lo lejos aguardan crüeles su venganza

                         dilatada

Bajo el pantalán del Náutico

                         hipnotizados

                         ebrios

Por el morse rojiverde de las luces de las boyas

Dispuestos a arrasar el mundo

                                                  si nos dejan


Cientos de gaviotas nievan ya la playa

En un sueño pesado ronco colectivo líquido

                                                  y apenas se les oye 

El viento mueve a veces el portón de un chalé

Abandonado en el agua negra de su piscina

Croan las ranas o son sapos su letanía de reflejos y orines

Rejas herrumbrosas sitian las ventanas

Clavadas de paneles bastos de madera y nombres

Mercury Mariner Yamaha
Sólo La sirena está abierto

                                            como siempre y proyecta

Una sombra espectral y eléctrica en el paseo

Escaparate de silencio

Una pareja come deprisa tras una lona de plástico

                                                                                  transparente

Ni hablan ni se miran quizás sean los dueños

Ella parece mayor que él y enciende un pitillo con la colilla de otro

Él no deja de meterse la mano en la pernera y rascarse los huevos

El letrero luminoso parpadea y zumba como una chicharra


Sobre los pinos el faro rebana la noche en lonchas densas

Que caen sobre palmeras despeinadas casas vacías 

Sobre azoteas apagadas que son lápidas de veranos muertos
Está refrescando y llueven

Algunos goterones sobre la pinaza que cubre el suelo

Crepita al paso de mis pies la arena

                                                           como en las películas de gángsters

Blanca como la luna que empuja el cielo contra los tejados

Siento escalofríos

Tengo fiebre y me laten las sienes

O sólo es nostalgia



UCI

 El cuarto... Qué silencio. Estoy hablando solo

                                                             José Julio Cabanillas

Tu cartera en el altillo

Doce cartas una vida

Ceuta 1929

Versos ella

Nada


Un fantasma color sepia

Un secreto un rostro desvaído

Una mujer joven de ojos grandes

Que te mira desde el tiempo

Tú con gorra militar

Casi un niño con bigotes

Y las fotos de tus nietos

Te cojo de la mano y me devuelves

Las rutinas olvidadas de domingos

La alegría en tu maleta abierta

                                    sobre la silla

Olor feliz a cuero de la infancia

San Cristóbal en tus hombros

                                    Atlas

Y la letra azul de una zarzuela

    


Y ahora evito pensarte 

Egoísta


           para no sufrir de nuevo

El momento en que esa mano

Torpe y vencida desenreda

Serpientes de tubo y gomas

                                            sobre el pecho

                                            ajena

                                            muerta

Y ya no pude besarte


Tras el cristal

Me estás mirando



África en los ojos

 Con un poco de suerte aquel verano -el último verano verdadero de la violenta y desconcertada juventud- habría podido ser el mejor de nuestras vidas.

Carlos Marzal
Las largas tardes de verano son propensas

A la melancolía que destila el tiempo

Alambique persistente de nostalgias

Que podría haber dicho Walter Arias

O engranaje desdentado porque en ellas

Cupo el mundo

Y yo su novio en la memoria

Previsible

De márgenes y normas rutinarias

Que no esperó para llevarse

En tus labios la sal

                                  y tus ojos 

La curva dorada de tus pasos

                                                 lejos


Siempre pensé que volverías

Suplicante a mis brazos confiada

A perdonarme como siempre

Porque me amaste y temblabas

Al besarte con violencia

                                      y apretaba

Contra mí tu cuerpo luego

                                      fuego tus caderas

Pan mistela dulce la lengua comulgada                 

Y sólo éramos niños y no

Ni puedes porque el tiempo

Envidioso de nosotros

                                   como un ángel de Poe

Tampoco esperó para embaucarte

Con su agonía de plásticos y reinos
Y ahora miro al sol en estas tardes

Sumergirse en un océano de ondas lento

De ascuas el crepúsculo que cantó Machado

O en brasas cárdenas deshecho

Como en el verso de Manuel pensando en nada
Allí enfrente está África decía

Mi abuelo en el embarcadero grave 

Y su voz brotaba a borbotones

              como de un pozo que se va secando

Y en esa África cabía el orbe

Su mundo todo

La alegría marcial y el empeño

Y su esperanza de haber sido alguna vez

De haber amado
Ahora yo te nombro y el sol conjura

Tres sílabas que lo detienen un instante

                                                                 indiferente y rojo

Para precipitarse con la violencia lenta del plomo en mosto

Al vacío eterno del tiempo

                                          péndulo

Como la luz que devuelve densa el agua

En este mar de cobre que espejea fantasmas

El vómito negro de la sangre espesa

De la tierra oscura anegada en sombras


Porque nunca tus labios de nuevo rosa

Nunca racimo tu boca de prosa profana

El aire suave de Onfalia nunca

                          Cipria en tu pelo

Tesoro nunca de arena Tajo

                          en un soneto de Góngora

Nunca el errante aleteo azul de tus ojos nunca

Arpegio sereno remansado en noches

Volverán a decirme nunca

Judith de Colinas en Florencia

                                               Simonetta

Espera un minuto que termino

Y bajamos juntos

Pero no me pongo el casco

Que me despeino


Bella donna angelicata

 Non fue por cierto mi carrera vana

                                                      Francisco Imperial           
                                Su cuerpo es la verdad que esta noche deseo

                                                      José María Álvarez


Luces la belleza opaca que te da el cansancio

Los hijos un marido

Que no te quiere

Pero eso no importa

                                  ahora

Que te haces mía de nuevo

Con un iPhone en la mano

                                  cuando esperas

Refugiada del frío entre otras madres

Y subrayas el dorado que te enmarca

Con el leve movimiento

                                  sereno

Con que apartas el cabello de tus ojos

Revisando guasáps que se acumulan

Como globos como rojas

Flechas erradas de Cupido

En el carcaj de plomo en que las guardo
Sólo unos pasos nos separan

Y respiro para atrapar tu aroma

    como un perro olfatea una esquina

Y podría besarte en un descuido

    o arrodillarme

    o pedirte un cigarrillo como entonces

Qué fácil era

Pero todo ahora es imposible

Después de tantos años

Sigues igual y evitas

El saludo cuando puedes

Y te muerdes el labio

Y ese gesto me traslada

A los días luminosos de Punta

A las noches de El Rompido en el paseo

Bebiendo horchata

Comulgada blanca de tu boca

Cuando el pinar se cubría con un edredón negro

Cómplice

                y la arena tibia

Ofrecía

            blanda un altar



                                    para entregarnos

Al mar en sacrificio

Al oleaje de los cuerpos en la orilla

En la cadencia rítmica que marcaba el faro

Y el empalago de tópicos me produce arcadas

Y arrasaría con todo en un momento

Para reunir luego los pedazos y besarlos

Y llorar sobre ellos

                             arrepentido
Me gusta volver allí

Tantas veces aunque solo

A buscar anclajes donde atar

Los recuerdos que aún me quedan

La memoria
Y por casualidad ahora

Todo se silencia de nuevo

Para verte

Como en una mala película

Y los niños que ya salen enmudecen un instante

Y los coches pasan en silencio o paran

                                                               sus motores

                                                               mudos

                                                                          escúchalos

Y el viento se detiene en las ramas de los plátanos

Para verte como Orfeo a Eurídice

                            un último segundo

                                                         entregado

Y volver de nuevo al Infierno de tu ausencia

A la noche que te dejé sola

Por follar con otra

Con esas palabras

Por follar con otra

Tan a tiro tan exótica que

No pude decir que no

Y tú no me lo perdonaste nunca

Cómo


Aunque estaba borracho

Y supe entonces que había sido un gilipollas

Y que ibas en serio

Cuando dijiste que no te volviera a llamar nunca

Ni a recogerte en tu casa nunca

Y me negaste el saludo

Y me llamaste chulo de mierda

Y maricón y me pareciste

                                        una pija patética

Y tu hermano me dijo que estabas con Víctor

En la heladería donde se heló mi esperanza

De que pudieras perdonarme

Como siempre habías hecho

                                              hasta ese día


El frío la cremallera

Del jersey que cubre el cuello

Subrayan tu belleza azul

De Laura Palmer escarchada y dulce

Otra vez la arena en los labios

Y el fuego frío de tus mejillas

Pero sé que tu corazón late

Y palpita templado aún

Bajo el abrigo tu cuerpo

Como un ascua casi exangüe pero

Que aún puede incendiar un bosque

De pinos y enebros y prender

Las placas desprendidas de los troncos

La pinaza aguda que atraviesa párpados

Cuando te miro y las agujas

Paralizan mi lengua para pedir perdón

Ahora que han pasado más de veinte años

Qué ridículo sería

Y los carros de Tiannanmen siguen blindados

Y pisando estudiantes

En cualquier parte

Y somos más esclavos

Y hemos perdido la fe que nos movía

Y el amor otra utopía que sólo me ha dejado

Una hipoteca por pagar en una casa que ya no es mía

Y la sensación de haber tirado un muro

                                                              que se me viene encima
Me gusta volver allí

Tantas veces aunque solo

A intentar soltar el ancla de recuerdos

Que me gustaría evitar

De tu memoria
Y sin embargo
Travesía

  Porque los paraísos se desploman


                                     al pisar el umbral, irremediables

                                                                Aurora Luque


Mi amor habla una sintaxis de caos y olvido

De rutinas y fracasos

                                  desplomados

De egoísmo desprendido y desengaño

O generosidad reservada a lo escogido

Que eras tú

                    isla pequeña

Ítaca sin puerto y yo sin GPS

Con la brújula colgando entre las piernas

Perdiendo siempre el rumbo

                    en las tormentas

                    del sexo y de la noche

Atado al mástil del deseo

Voraz en las mujeres que he ido amando

En las que quise querer y me han querido

En los ojos que he besado siendo tuyo

Fiel sólo al recuerdo al tacto al gusto

                                                            de tus labios

Eros mutado en Argos

                                    muerto

Del sopor de la rutina el desencanto

Ojos que guardarán señales tristes

En el abismo de esa luna blanca amarga

En los espejos hoy velados del Hades

Que nos reflejaron claros juntos

                                         siendo niños

Porque fui cruel también con ellas

Cuando sólo te buscaba a ti en sus cuerpos

Tu nombre en mis oídos

                                      como un zumbido

Y cerraba los párpados para verte

Blanca desnuda y temblando tú

Como la luna

Como aquel día en la playa

En la orilla sin huellas del olvido

En la resaca imposible del recuerdo

Tú en el Elíseo y yo en el Tártaro
El gran masturbador

Tumba y muerte de olvido solicito

                        Juan de Tassis y Peralta, Conde de Villamediana


Qué importa estar borracho

Al escribir si el alcohol

Puede comprimir las sienes de un hombre

                  y licuar su tiempo en las fauces

                  de la taza de un váter

Perdido irremediablemente

                                           en adicciones

Inmolado en un tríptico de espinas

Sesenta y cinco kilos que temen

Llegar al vacío de una habitación alquilada

En la que ya no cabe nada o el dolor

Con fantasmas que repiten su fracaso

                                                 como golpes o latidos

Cualquier opción es preferible

Al quirúrgico desafío de un espejo

A seguir subiendo las escaleras de espuma

En solares desolados de camelias arrasadas

Arrancadas como huellas de los labios


Y necesitaría ahora el consuelo de sus hijos

U orinar en la calle

O hacer fuego

Ocupar el tiempo para no volver a hacerse daño

                                     con la sal de los cristales

Para no abrir la puta espita

De recuerdos que pudieron

Ser y ya solo

                      pudriéndose

Frente al vacío

Pero no es miedo lo que siente

Es el tedio lo que tiende

En el cordel deshecho de los días

Sentidos de otros


Y cree encontrar el coraje

En poemas traducidos de Leopardi

En la letanía cadenciosa de Colinas

En los versos como espadas de Cirlot

O en sus propios huevos

                            apretando los dientes

                            ante la sima
Podría llamarla de nuevo

O echar un polvo cualquiera

Sin ganas

                 suficientes para romper la apatía

Que el frío que duele azota

Y paraliza y qué

                          sentido tiene esta agonía

Si no es con ella

Leer a Heine o a Bolaño

Y qué difícil vuelve a ser

Enfrentarse a la verdad

                                    esta noche

El techo enigma o estela eyaculada

                           teología cuarteada que oprime

                           de un cosmos sordo de signos

La coraza nigromante la llamada

                           muestra en sus manchas profecías 

                           duras de humo 

                           sucias sombras

Y no hay sibila que pueda ser la intérprete

En la desolada Cumas de la cama

Triste sofá de Ikea con funda rota


Y encender un cigarrillo con otro

Y ascender

                   voluta gris el humo serpentea

Como el tiempo sobre un fondo de libros

                   apilados en montones para el fuego

Para que nadie los lea

Ver el brillo apagado del pasado

Que se intuye como propio

Cerrar las cuchillas como párpados

                                como hojas rojas que se pudren

En el fondo de algún charco

Rodear la impureza esclava de los cuerpos

Pensar la cabeza sobre el muslo

La redonda perfección de su carne

El franco círculo fruncido de su ano

El húmedo refugio de sus labios

La sonrisa indiferente

                                   que precede al desprecio

A la mueca de horror de la existencia

Y sentir


            cómo el pijama se abulta de sangre en la entrepierna

Y cuántos ruidos amenazan

Esa gota o en la calle gritos

Empedrada de ruinas y desagües

                                    de ladridos

Los vecinos

Jodiendo siempre

Como un trío de rutinas y jadeos

Y los imagina como larvas

                                          horadando túneles

Y siente una viscosa repulsión

                                          acompasado

En el estúpido momento de estupor

                                          ridículo

                                          del orgasmo

Y ya no es ella

Y sentir asco y limpiarse con las sábanas

Sucias que soñaron insomnes

El susurro blanco de su cuerpo

Epitalamio o elegía pendiente

Y dormirse en la esperanza

De que la muerte

                            no se pare

Bandera azul

  Limpie las fauces del arlequín de proa

                     Los sobacos adolescentes

                              Manuel Vázquez Montalbán


                    Y en medio

                     Toda la inextinguible capacidad de provocar dolor

                      Invicta a través de los años

                              Roberto Bolaño

Esa noche habíamos robado

La bandera azul del paseo e íbamos

Hasta el culo de todo

Como tigres de Mompracem

Subiendo al mástil de la gloria

Con un cuchillo entre los dientes


Éramos inmortales todavía

                               teníamos

La belleza insolente de los fuertes

                               en los versos de Novalis

La épica y el sueño inútil de la valentía

Y éramos perros tirados en la acera

Olfateando el celo en las esquinas

Temiendo sólo que el futuro

No fuese a llegar nunca
Y quería comerme el mundo para ir

Al Náutico a cagarlo y limpiarme luego

Con sus niñas soberbias y distantes

Aunque las habían probado todos

Porque el amor era entonces

Hacerlas gemir bajo una barca y esparcir semen

Básicamente

Con la felicidad violenta del verano

Y Kurt Cobain no había muerto
Era una noche sofocante y ácida

O fue el alcohol y el 205

Dio dos vueltas indecisas por aquellas avenidas

Densas de vacío como en un sueño



Take me down to the Paradise City

Temblando en la arrogancia de la urgencia

La piel ardiendo en los cabezos

En círculos concéntricos hasta que ella

Se acercó a la ventanilla y dentro

Olía a pedos y a hachís

A adolescencia ebria o infancia muerta
Una yonqui del muelle de Levante

Puta triste como tantas sin memorias

Ni chulo a quien dar cuenta

Bajo las palmeras chatas de las cocheras

                                              del ferrocarril de los ingleses

Con tres letras enlazadas al hedor

Del hálito pútrido de las antiguas

Pescaderías del puerto

En la brisa acre de la ría

Como una cortina o gasa húmeda

Salitre siena de escamas como augurio

De óxido y herrumbre

El sudario para amortajar la culpa

De ese monstruo que palpita

                                               entre las piernas
Y recuerdo que llevaba

Apenas un sujetador dorado o un bikini

Con tacones altos y forrados

De raso amarillo a cambio de qué

Leia Organa de dientes negros y verbo desbocado

Por menos de un talego ni a mi padre

El pelo largo recogido

Rubio en una cola y unos shorts

Blancos y sucios

Que llevaba metidos

Por la raja del culo
Tíratelo que hoy cumple

                                       diecisiete

Pero parecía mayor dormido atrás

Como un bebé la baba plata

En la barbilla que era proa de galera hundida

En la Union Jack de Eddie en el The Trooper

Sobre una alfombra de soldados muertos

Y los pelos empapados de sudor

Por lo menos se la comes

Y no dejaba de reír como un imbécil

Sin cerrar la boca y sostenía

El cigarro con la mano libre y el capullo

Le brillaba en la sombra

Como una luciérnaga

Como un molusco
There's somethin' wrong with the world today

Con voz rasgada Steven Tyler

Y nos habíamos pasado bebiendo en la playa

Por la tarde

Y habían salido seis canutos

De la china del Lolita


Qué ridículo parece ahora

Y daría cualquier cosa por no haber

Estado allí y haber sentido

No el tacto blando de una larva sino el asco

Las alas punzantes de un escarabajo bajo el párpado

Pero le llevé la mano y empezó a moverla

De arriba abajo

Con la rutina de un oficio aborrecido

Y sólo el frufrú del vello en el vaquero

Sorteando sentada el cambio

En mis rodillas y él

                              no dejaba de reírse

De reírse con su risa estúpida

Dando caladas al Marlboro

La mano vuelta en ese gesto ensayado

De James Dean y apretando

La boquilla con los dientes
Y sentir

La sangre en las sienes agolpada y el martillo

De los huesos de su pelvis en el muslo

Y creo que eyaculé sobre el short blanco

Sucio que llevaba metido

Por la raja del culo


Tenía el olor dulce

De una hoja de higuera muy sudada

Y todo giraba deprisa y las luces

Emitían halos eléctricos que eran

Abanicos circulares con el filo frío de una katana

Un morse líquido para sellar la infamia con azogue

Y en la bocana

El parpadeo de las boyas y el fulgor

Fosforescente de los fosfoyesos

Como flashes de dolor

Y me asfixiaba en sus codos

Y empezó a besarme comulgando

Con la lengua de un áspid

La sangre tibia que brotaba de mi labio

Eres guapo pero un crío

                                       todavía


Y sentí náuseas al besarla y vino entonces

La acidez metálica de estaño

La saliva densa o como polos

De una pila de petaca

Nada

You can't help yourself from fallin'

Y el granizo del tiempo como olas

Que rompen contra el malecón del puerto

Dados de craps sobre el tapete verde

Del mar en calma

Y es ya tarde



Oh won't you please

Take me home
A lo lejos donde brilla

La luz rosada de neones de un local

Un grupo blanco de cadetes negros

                                                          de un buque escuela

Corea con voz grave escúchalos

Canciones obscenas y la luna

Va creciendo blanca y alta

Como un himno de Hölderlin a la locura

                           en la ardiente exaltación de la noche

                           o en una celda acolchada para siempre

                                                                     de reflectores
Apenas fue un segundo

Breve y luego

Dejé de apretar

                         el cuello

Y como una maldición en la balada

De Coleridge sus ojos condensados

Un tatuaje rojo en la retina y un dolor en los pulgares

La boca muy abierta

La sangre bombeando en mis oídos como alud de grava

Y empezó a toser y vino el vómito

Negro en la tapicería y la dejamos

Descalza tirada en un parterre lleno

De plumón de gaviota y gallinaza

Y ya era sólo

Una muñeca desarticulada y rota

En la espuma ambarina de sus bragas

A la sombra sin flor de las muchachas

O rubias que van mansas a morir

Con el escote ensangrentado
Y al día siguiente no había nada

En el Huelva Información

Ni lo hubo al otro

Pero en portada

El mástil desnudo en el paseo

Sin bandera azul


Y no lo recordamos nunca o lo evitamos

Al volver cada verano a esta Comala

De agostos muertos

A este estanque de aguas densas y nenúfares

A la elegía de una Arcadia adolescente

Donde la hierba es verde y las mujeres bonitas

A la muda geometría de lo posible

Todavía


Nosotros

               hechos sólo de relatos


Pero la imagen se desenfoca y la cámara

                                                                   se va alejando

Y nuestros hijos mientras tanto juegan

En el límite confiado del encuadre

A que son corsarios o piratas

Pero nunca

Han leído a Salgari

                              ni conocen a Axel Rose




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad