A humo de pajas y otros poemas (antologíA) Marcos Matacana Martín Sevilla, 2014



Descargar 140.71 Kb.
Página1/5
Fecha de conversión26.03.2018
Tamaño140.71 Kb.
  1   2   3   4   5

A HUMO DE PAJAS

Y OTROS POEMAS

(ANTOLOGÍA)

Marcos Matacana Martín

Sevilla, 2014


  1. A HUMO DE PAJAS

 Montaña rusa



And the big wheel keep on turning neon burning up above

Dire Straits


Una noche 

Oh una noche suave 

Irreal y eléctrica 

Tibia de rosadas luces 

Breve noche estival y copiosa

De fulgentes astros reflejados

En el remanso húmedo de unos ojos
Y fumábamos 

Y todo era posible todavía 

Y olía a algodón dulce y a mar 

En la fugaz felicidad efímera 

De un eterno verano adolescente 

Ebrios de confiada impertinencia 

                       Soberbios 

                         Dioses 

                         Sordos 

Con la piel salada dulcemente 

Y temblaban de impaciencia 

Nuestros cuerpos púberes voraces 

                  Engañosamente 

                     Enamorados 

  

Había ardido Tiananmen 



Sobre un mar de cristales rojos

Rotos


Y con su perfil de sierpe rusa 

La montaña o dragón chino 

Tronaba un retumbar vibrante 

Catedral oxidada 

Entre estridentes gritos infantiles 

Agudos de terror y de placer 

             Estremecidos ahogados 

        intermi        tente       mente 

Por el estruendo acompasado de las olas 

Que batían su resaca de algas y vasos de plástico

Contra el viejo pantalán del puerto     

  

Y eran nuestras vidas 



Dos vagones que subían 

  

                               lentos 



  

Ansiosos por precipitarse 

Sin comprender ciegos aún 

Que tras la bajada 

Vertiginosamente inevitable 

Esperaba el final 

        de la noche 

             de la feria 

                     del verano 

                            del amor 

                                     y de la vida

Bacante

Morir al final de un día cualquiera

                                                                      Roberto Bolaño

No creas que estoy loco

Si te digo

Que me he acordado de ti

En un jacuzzi

De esos que hay en los clubes

Con rubia dentro

Como la de tu revista

La que pasó por las manos

                                 de toda la clase

Y nos quitó Modesta

                                 la misionera

                                 que había conocido a Ellacuría

                                                              y a Cardenal

                                 que había sido modelo

                                 o eso decía

                                 la tarde que acabó Falcon Crest

             No os da vergüenza

             Y no quiso hojearla siquiera


Nos expulsaron a ambos

Y Alicia nos miraba en su despacho

Torciendo la boca y fingiendo

                                            como la rubia

            No os da vergüenza

                                            como quien mira a unos salvajes

            Si se ve por el acné

            No os da vergüenza

                                  piensa en sus padres

                                  cómo deben sufrir

                                  al verla así

             Y así la imaginaba yo

             Mojada en el jacuzzi

             Simonetta escapada entre espumas

                                               del pincel de Botticelli

             Ofreciéndome el venero en llamas de su sexo

             Como nácar sacramento de su altar pagano

             El vello rojizo de su pubis terciopelo

             El breve frunce de su ano

             O la tímida redondez de sus dos senos

                      Ahí es donde falla

                                                    le faltan tetas

             Con la beatífica sonrisa de quien se entrega

                                                    inconsciente

             A un rito al sacrificio cruento

             De matar al niño en su inocencia


Y no pude evitar una erección

Y sentí cómo mi rostro se encendía

Y el calor del bofetón que me esperaba en casa

Sin Spectrum hasta el día de las notas

Y a ver si no suspendes

              No os da vergüenza


Desde entonces repetías

Que teníamos que encontrarla un día

Y hacérnoslo con ella en un jacuzzi

Como en la revista

                              tu revista

Donde todas muy pintadas sonreían

Qué felices qué doradas

                                        adoradas

Diosas de cándida voracidad

                                        acaparadoras

                                        sedientas

                                        filántropas

                                        convencidas
Ahora sé que eran fingidas

Esas estúpidas caras maquilladas

Perladas de semen

                                emborronadas

                                        de rouge y rímel

Como es fingido

El falso lujo en raso y capiteles

Los jades de este jacuzzi que imita al mármol

De un templo de bacantes sin papeles

Ménades danzando a la espera

De un cuerpo que las frene apenas

                                                         un instante

Como mariposas de seda que arrastran aún sus hilos de oro

En el momento previo al de la muerte

Que han tejido las Parcas como red de Aracne
Qué diferente es todo

A como lo habíamos imaginado

Antes de saber que la vida era

Una sucesión de renuncias

Casi nunca voluntarias

Casi siempre impuestas


Tú no pudiste encontrarla

Llegó primero ella

                              pero llegó pura

                              como en el verso de Juan Ramón

                              que recitaste en clase

                              y te invitó a su baile

                              y fuiste a recogerla

                              y como pasa siempre

                              con el amor sincero

                              se te olvidó contarlo

                              egoístamente

                              y ya la amas como un niño


Yo la he seguido buscando

Pero me temo

Que no era rubia la rubia

                            ni era feliz

                            no sé con qué ropajes

                            o sin ninguno

                            ni esperaba Dánae la lluvia blanca

                            en su jacuzzi

Y que Alicia tenía razón

Y que me duele la cabeza

                                         y mucho la espalda

Y que me quiero ir a mi casa

                                         o a tu casa

                                         la de tu abuela

En el verano de la alberca

En el patio de sombra y cal del limonero

Metidos en la pila de lavar

                                          ahogando avispas

Que como yo ahora intentaban

En la inminencia inútil de la nada

Clavar el aguijón en cualquier parte
Apunta mi número

  Poseer es perder.

Fernando Pessoa

   


Qué apagado consuelo verte mía

Rota deshecha jadeante frágil

Después de esta dilatada travesía

Por días aciagos y estaciones esquivas

De deseo latiendo un corazón

                              y el monstruo entre mis piernas


No son tus labios los que quiero

Besar ni el sexo fuente de tu pubis

El vello orillado de tus ingles

Como un rompeolas de espuma tibia

En el roce violento de los cuerpos
Eras tú aquélla indiferente altiva

Diosa inalcanzable en sus tacones

                                    pedestal de tu propia teogonía

Ahora herida templada entre mis brazos

El pecho que baja y sube cuando duermes

Tu corazón sumiso acompasado al mío


Perdona por haber matado al mito

                                          la religión

Que me impulsaba a amarte de verdad
                                          lo siento

Porque poseerte ha sido amor

                                          el comienzo del olvido

Tampoco yo he sido un supermán


                                          lo reconozco

Había bebido mucho y me ha podido el sueño

Pero cuando quieras otro día

                llámame y follamos



De aquellos polvos

     
Como una mujer largo tiempo deseada

                       y a quien vimos envejecer antes

                       de que pudiéramos meterla en nuestra cama

                                                     José María Álvarez
                    El tiempo, que es azar e incertidumbre,

                      y es el disfraz más falso de la muerte

                                                     Juan Lamillar
Agosto

             y la ciudad

Es un cementerio de recuerdos y por qué

Volver al lugar donde crecimos

O mejor

Haberme disculpado



                                con cualquier excusa

Pero el deseo de expiar

La culpa me ha devuelto a esta casa

Por tanto daño

                        a Andrés

Ahora que su padre está aquí

En una caja angustiosa que le queda

Pequeña en su madera como todo

Goliat llevando en hombros

A sus hermanas

                         San Cristóbal

Desde el banco de la plaza

Cuando compartíamos cada tarde

Unos porros y una litro

                                   de Cruzcampo
Y admirábamos su altura atlante

Y envidiábamos sus brazos de titán de cómic

Y las madres que esperaban en las puertas

Húmedas en sombra del colegio

Un superhombre

                           estatua griega

Con su mono azul

Y lamparones de grasa


Y cómo nos reíamos

Las venas recorriendo el cuello

Hinchadas de crueldad y de desprecio

Y le llamamos maricón

                                    cuando supimos

Que había dejado a su mujer y se había ido

Con el dueño del taller

Un hijoputa

Que nunca nos dejó inflar allí

Nuestros balones

Y fue al psicólogo y dejó el curso

Antes de morir su madre

Delgada y enferma como un gemido

La tarde que en la tele

Diana engullía una rata

Como quien traga una pena


Ahora lo veo tan cambiado

Con cuarenta al abrazarlo

La camisa guarda el tacto de un sudor anfibio

El escalofrío de un reptil que pide ayuda

Con los ojos bóvidos y turbias

Las palabras

Se me atascan en la boca y un calor

Amargo me congela el pecho de alfileres o de espuelas

En la acometida silenciosa de un lo siento
Es la hora de la siesta y no se oyen

Sino monstruos en el cielo blanco

Como pantalla de cine que regurgita

Chicharras furiosas para cebar tendidos

Corrientes de dolor con la tristeza

Eléctrica de vencejos

                                 que descién

                                               den

Enmarcando cables las fachadas

                            en tela de araña

Bloques altos de maraña de rencores

                                         incompletos

La pobreza ceñida

                              color cobre hasta la náusea


Dónde quedan

                       los sueños de un niño

                       la falsa ilusión del Éxodo
Quizás no

Debería haber vuelto

Para esto
Desde la plaza

                       tan pequeña un remolino

                       de papeles y envoltorios

Junto al muro de ladrillo donde meábamos

                                               durante horas

El solar


          paralizado en su hálito fósil de basuras

Y aún conserva nuestros nombres

Grabados

                en la piedra de caliza con las llaves que cerraron

El portón de nuestra infancia
Hay niños que ahora juegan

Con el esqueleto oxidado de una bicicleta

En columpios nuevos

Y sus gritos me devuelven la esperanza

Pero son violentos

                             y crueles

Y tiran piedras a unos perros enganchados

En el chillido agudo que los une en la barbarie


Abierta a las ausencias

                                    la ventana

Deja escapar de la casa entre cortinas

Grises un siseo de oraciones en hipócrita

Letanía ora pro nobis cabezada

Virgo prudentíssima

Virgo veneranda

Speculum iustitiæ del hastío

Ora pro nobis ora

Salus infirmorum y el sudor

Consolatrix afflictorum

Pro nobis toses pro nobis brota

Del sopor

De los mismos labios de veneno

Y ahora guían

                      el camino hacia la nada
Marcos

            que te duermes


Sin descanso

Qué fea y qué gorda coño está la hermana

Qué vieja

Ofrece café y pierde

La mirada en un Cristo hueco

Indiferente en su agonía de bronce

Y huele a pies

                      a cera

Hay moscas

Y las viejas siguen siseando

Su monótono rosario
Ella sola lo ha cuidado

                                    sólo ella

Los últimos años

Y se va quedar sola

Como siempre

Como todos y lo sabe

Pero no puede evitar

Cierto alivio y piensa

Que todo empieza ahora

De nuevo para ella


En los balcones las macetas

Secas cuando el sol seboso de la tarde

Interminable

                   va goteando

El calor sobre las azoteas

Cruzadas de alambres de tender y de uralitas

En una crestería de espinos y de antenas
Una vieja de greñas

                               pelirrubia

El payaso de It

                       Ronald McDonald

Se asoma con su bata desgastada

Transparente al trasluz

                                    tras la persiana

De lamas arrastrando una bombona

                                                         y va a tender

Sus tobillos se confunden entre gatos

Con los tiestos de geranios del balcón

Parece hinchada

                           como un algodón dulce

                                         rosado y sucio

Y en su cara

                    blanca máscara pintada

Ópera de Pekín de la locura

Veo a la madre de Julián

Sola desde el accidente

Que nos conmovió como una fiesta

Que apenas deja resaca
Y recuerdo

Que empezó a hacer cosas raras

Y nos invitaba y enseñaba fotos

Y les hablaba

                     como si aún vivieran

Y nos daba la merienda

Y cigarrillos

                  borracha

Nos hundía contra su pecho

Sin haber probado nunca

Unos labios de mujer

Y soñábamos que nos llevara

A la cama alguna noche

Y nos masturbábamos angustiados

                            al salir en el portal

Porque él

               se estaba pudriendo en un nicho

               solo con flores de plástico

Mientras nosotros

                            como cerdos

Nos la machacábamos pensando en su madre
Ya no puede reconocerme

Con sus ojos glaucos y quizás

Tampoco pueda verme en la ceniza

Que me cubre o en el asco

De imaginármela desnuda
Al alejarme pienso que no quiero

                                volver jamás

Que le vayan dando a esta Ítaca

De la que soy extranjero

                                      y que el Infierno

Es esta Arcadia mutilada

De los rostros que quisimos algún día

Empequeñecida

                          inútil

                                  sucia

Comala reencontrada en la derrota

En las almas disecadas por la asfixia

Ahogadas

Ahogadas bajo el peso de estos lodos


Dos rombos

No la llamé, porque los viajes inversos en el tiempo suelen acabar en un espacio de irrealidad.

                                                              Felipe Benítez Reyes


             Playas que un mismo mar nunca descubren.

                                                              Juan Lamillar


Casi siempre recuerdo aquel verano

Cuando pienso los años en que fui

Feliz

        sin saberlo entonces



Cuando sólo éramos futuro

Y aprendimos a tragar el humo

De nuestra esfumada infancia
Cuando los días eran largos

                                             y las noches

Hoy se funden en dos imágenes

Apenas tú y yo solos

Abrazados

                 desnudos

En una tienda de campaña canadiense

                                                         que olía a pies

Y esa tarde en las barcas escondidos

De tus amigas del camping

                      las pesadas

Cuando te vi las tetas

                      blancas como rombos en el vértice

                      delator de la pantalla

Y mi padre sin mirarme

                      me mandaba

                                           a la cama

Y las besé recuerdo y te reías

Suaves frías con sabor a sal
Cuando ahora te veo triste

En la puerta del colegio con tacones

Tenemos que quedar y nuestros hijos

Son amigos

Recuerdo aquel verano

De las barcas

                      en la playa

Y me avergüenzo de las veces

Que me masturbé pensando en ti 

                      pensando en ellas

Porque para mí el amor eran tus tetas

Sin otra metafísica

                      y tu pelo

Que llevas como entonces recogido

En la nuca

                 desnuda y son tus ojos

Como entonces

                      tras las gafas

Y el lunar en el tobillo

Cuando vomitaba y sujetaste

Mi cabeza con las manos

Y me hiciste prometer que no iba

                                                     a fumar más de eso

Si ha sido tonta

                     el Martini
Tú eres para mí el verano

El amor el tiempo el sexo

Lo que me hace un hombre

                           en el espejo

La mujer que veo

                           en otras

Cuando cierro los ojos
Tú sigues siendo

                            el único

                            el último

                            freno


      de mi propio olvido
El mar

Ahora llenas la pantalla -una especie de miniperíodo barroco- con la voz de una desconocida hablándote de sus amigos.

Roberto Bolaño


Sabía que no podría conducir en este estado en que las luces

Despliegan un halo de onda expansiva y son cuchillas o espuelas

En las pupilas barro y siento

Que la oscuridad me hunde en su océano de llantos o maullidos

De nuevo en otra habitación de hotel sin recordar nada

Y temo que estoy en un hospital pero la ropa

Se amontona mal doblada sobre una silla estampada

Y una pereza enorme me amordaza


Las tuberías rezan una letanía de borbotones

Y huele a mierda pero puedo

Ser yo perfectamente o peor amanecer sin vísceras

En una bañera de hielo y sin whisky

Pero no es eso
Un ventanal horrible de cortinas y flores sucias da a un patio

Interior donde se apilan cajas de refrescos vacías

Vidas y bidones
En la habitación contigua un camionero

                                        eso lo sé luego

Se tira a una puta y cada envite

Cada envite me taladra el cerebro

Y cada jadeo que mugen me revuelve el estómago

Cada jadeo


Discuten por dinero y ella da un portazo alguien

Con acento extranjero escupe un insulto que se queda

Colgado en el aire como una bengala de acero
A él lo veo en el baño compartido

Sale y yo entro y tiene una coleta grasienta que le da

Un aire de cometa el tatuaje

Turquesa del brazo me roza el pecho

Bajo el dintel de la puerta
Ha dejado en el váter una fetidez intensa

Y en el plato de ducha dos dedos de agua densa de medusas

De anémona amniótica o placenta y no hay

Forma de regular el grifo que aúlla al cerrarlo como un expreso


La puta patea la máquina de café esperando la vuelta y le pregunto

En recepción si sube y me manda a tomar por culo

Empalma

Un cigarrillo con otro y no deja de colocarse



                                                            bien la falda

Y cambia de opinión cuando se acerca

Con el rímel corrido a pegotones y un aliento de cloaca
En la escalera la bombilla petazetas parpadea chispeante

Cementerio de insectos o presagio

Mortecino de vergüenza si ya es tarde
El rugido bronco de un camión que arranca hace vibrar

Paredes y los pájaros pellizcan tímpanos con su piar violento

La alarma de un Nokia tras la puerta subrayada

De luz tenue que rebana al encenderse la penumbra del pasillo

Y una voz que grita bajo

Despierta

Al fondo del corredor un cielo rojo
El polvo es rápido sobre la cama deshecha

Sólo asco y escozor

El lamido de una llama

Un pinchazo seco y abro

De par en par la ventana porque el aire

Está cargado y como siempre

Me duele la cabeza y como siempre

El Hemicraneal está en el coche


La puta se ha fumado un pitillo

Me estoy meando dice para romper el silencio que es molesto

Paga y me largo pero empieza

A contar sobre una amiga o un niño enfermo

Y su voz se va alejando como si la arrastrase una escalera

Mecánica o una cinta de aeropuerto

No es fea y todavía tiene un buen culo

Pero mirarla es ver la muerte

Y sentir miedo y lástima y no entender cómo

Se puede caer tan bajo


Subirse el pantalón rápidamente

                con un pudor renovado

No estoy para contar y un par de veinte es suficiente

Y no protesta


Tres cazadores cargan sus escopetas en un 4x4

Le dicen algo cuando se cruzan y ella

Se vuelve y los manda a tomar por culo y estallan

En una carcajada histriónicamente viril

Y no escucho lo que dicen pero uno

Que va de tirolés se agarra el paquete y lo mueve bruscamente

                de abajo arriba

                de abajo arriba

Dos veces en un gesto de pelele

O muñeco de resorte a quien alguien tira de los hombros

Y siento por él una especie de ternura cuando ella se vuelve y le escupe

Y casi pierde el equilibrio y su saliva

Es una bala que se estrella entre las botas
No hay árboles apenas torres

Del tendido eléctrico

                                  los coches

Aún llevan los faros encendidos

Pero cada vez hay más camiones
Tengo náuseas y vuelvo

Al váter a vomitar

La moqueta del pasillo amortigua los pasos

Y los nudillos recorren la tela abullonada en manchas de las paredes

Una pareja rubia 

Hansel y Gretel

Se cruza y van bajando la mirada

Él coge su muñeca y tira de ella en un gesto que no entiendo

Son casi niños y corren como quien deja atrás un cadáver

O huyen de la bruja guten tag

Al responder el vómito

Se me sube a la garganta


El espejo del baño está sucio y refleja a un tío

Pálido y sin afeitar

Que soy yo me temo

Brillante de sudor y tengo frío

Qué mala cara coño pienso

Cuando descifro blasfemias que alguien

Ha escrito en el cristal no sé con qué

Los ojos me arden y la lengua

Es polvo blanco y deshabitada arena

Con sabor a caries


La papelera desborda celulosa usada

Y me produce arcadas

Pero sonrío cuando pienso que cada papel doblado

Podría ser la bandera nipona pin y pon del sol naciente

Qué ingenioso

Y me río solo

Y recuerdo mi casa

Ya no


        la que fue

Mi casa con vistas al parque

Mi casa con su habitación de niños

Mi casa soleada de amigos


Su casa
Tengo la sensación de que me dejo

Algo cuando liquido la cuenta

La dueña del motel lleva un chándal

Rosa que le está pequeño y pienso en Jacq´s

Está de buen humor y me ofrece

Una papeleta para no sé qué

Sorteo y me guiña un ojo

Si no me doliese tanto la cabeza le diría cualquier burrada

Y quién sabe
La ventanilla del coche está bajada

Han abierto la guantera y se han llevado el cargador del iPhone

Vaya putada aunque en verdad

Quién me va a llamar y por lo menos

El Hemicraneal está ahí pero sin agua

Me cuesta mantenerme despierto aunque en la radio ponen



You could be mine y me siento

Mazinger Z o Mad Max en su Falcon amarillo

                     Kitt te necesito
Paro a vomitar junto a la vía

                         y es tan fácil

Poner la cabeza sobre el raíl

Y oír el mar






Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad