A. 3 Dinámica de grupos Richard L. Munich, M. D



Descargar 113.15 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión15.07.2018
Tamaño113.15 Kb.
  1   2   3

A.3 Dinámica de grupos Richard L. Munich, M.D.

INTRODUCCION

La dinámica de grupos se ocupa de las interacciones en el seno del grupo, con su conductor y entre sus integrantes; y de la relación de tales interacciones con la meta del grupo, su estructura y desarrollo. La dinámica de grupos es una amalgama de, por lo menos, otras tres disciplinas: la psicología individual, la psicología social y la sociología. Cada una de ellas tiene sus propios planteamientos teóricos y un lenguaje distinto; por otra parte, la literatura sobre el interjuego entre factores intrapsiquicos, dinámica de grupo y contexto es escasa y poco compleja.

Para la comprensión de la vida de grupo, los psicólogos exploran al individuo y su relación con la autoridad; los sociólogos se centran en los aspectos culturales, estructurales o de contexto; mientras que los psicólogos sociales estudian el enlace entre lo social y lo psicológico y entre los propios miembros del grupo. El lenguaje y los presupuestos de la psicología individual tienen relevancia en tanto que el grupo lo constituyen individuos con distintas personalidades; pero, en tanto que la conducta dentro del grupo viene determinada por las características estructurales, (24) del mismo, el lenguaje y aquellos presupuestos resultan inadecuados, mientras que cobran importancia los postulados de la psicologia social y la sociología. Sin embargo, el enfoque centrado exclusivamente en el grupo en si mismo ignora las experiencias de los miembros como individuos y sus relaciones con los demás. La continuidad y la disparidad entre estas disciplinas y entre los diversos puntos de vista reflejan las raíces históricas y teóricas del estudio de la dinámica de grupos.
En esta sección se estudian aspectos de la vida de grupo hasta cierto punto presentes en todos los grupos, al margen de su estructura y metas específicas. Prestamos especial atención a los procesos en grupos pequeños, cara a cara, que suelen darse en la mayoría de los contextos tera­péuticos. Comprender tales procesos facilita una toma de conciencia sobre los complejos fenó­menos propios de los grupos, de forma que el conductor grupal pueda funcionar con mayor sensibilidad, competencia y eficacia.

HISTORIA

Sigmund Freud y Emile Durkheim hicieron aportaciones de capital importancia a sus respectivos campos de trabajo, la psicología y la sociología. Los Estudios sobre la histeria, de Freud, se publicaron en 1885, apenas dos años antes del libro de Durkheim. El vinculo. Ambos acometen su trabajo en una época de rápida industrialización y en un clima intelectual caracterizado por una reacción frente al individualismo sistemático (John Locke) y el materialismo político y científico (Thomas Hobbes) de la Ilustración del siglo XVIII, y por el deseo de comprender los fenómenos subyacentes a las apariencias. En este contexto. Freud plantea un método de observación implacable que va desde la palabra —acto fallido, sueño y chiste— hasta el contenido latente, mientras que Durkheim, por su parte, fue el primer sociológico que aplicó el análisis estadístico para establecer categorías de suicidio. La amarga batalla entre Jean-Jacques Rousseau y Denis Diderot a mediados del siglo XVIII sobre qué era prioritario, si la sociedad o el individuo, es también un precursor de la reacción intelectual en que se inscriben Freud y Durkheim.

Hasta la publicación por Freud en 1921 de Psicología de las masas y análisis del yo, había pocas conceptualizaciones sobre el grupo, salvo su consideración -como una multitud o una colectividad en cuyo seno puede observarse la manifestación de las dinámicas individuales, especialmente los procesos de identificación con el líder. La terapia de grupo en sus comienzos hacia hincapié en el individuo y en su dinámica ignorando prácticamente otros aspectos relevantes de la interacción miembro a miembro y del proceso grupal.

Desde el punto de vista del individuo dentro del grupo la importancia del grupo en si mismo comienza a clarificarse a partir de los trabajos sobre teoría de las relacionen objétales En 1932 Melanie Klein publica El psicoanálisis de niños donde explica como la realidad y los objetos reales influyen en los estados de ansiedad del niño desde las mas tempranas fases de su existencia Debido a la interacción de los mecanismos de introyeccion y proyección que hace que los objetos alternativamente formen parte y no del self, los factores externos influyen sobre la formación de la personalidad. Es decir partes de dichos objetos son escindidas y proyectadas fuera del self para luego si retornan ser vividas como amables u hostiles dando lugar así primero a una posición esquizoparanoide y posteriormente a una posición depresiva, de cara al mundo y por tanto de cara al grupo (Sefan Gerard 1991) La clásica contribución de Freud a la dinámica de grupo tiene que ver por tanto con los intentos del grupo para identificarse con el líder mientras que la principal aportación de la teoría de relaciones objétales tiene que se conforma en que los miembros del grupo aisladas o en varios subgrupos asimilan v reflejan aspectos diversos de la personalidad del sistema.

Influida por los trabajos de Durkhein Wilfredo Pareto y Max Weber la obra de Talcott Parsons (1937) La perspectiva de la acción social marco el comienzo de una línea sociológica de investigación que incluía orientación de valoras expectativas culturales y patrones de conducta Bajo la tutela de Parsons esta segunda línea relevante para la dinámica de grupos alcanzo su madurez hacia el final de los años cuarenta y principios de los cincuenta en el Departamento de Relaciones Sociales de la Universidad de Harvard y sobre todo con la idea de Robert Bale (1950) del grupo como un sistema social en miniatura. Según esta concepción un grupo consiste en un sistema de interacciones cuyas partes son interdependientes y actúan para adaptarse a la realidad de la situación inmediata lograr las metas del grupo conservar al grupo intacto y gratificar a cada uno de sus componentes. Este (25) investigación de los procesos de grupo y ejerció una influencia capital sobre la psicología social. De hecho los sociólogos ya se habían visto influenciados por el trabajo de Wiilliam McDougall (1920.) uno de los primeros psicólogos sociales que había formulado varios principios que elevaban la consideración de la vida mental colectiva, aludía a la necesidad de cierto grado de continuidad en la existencia del grupo una idea de grupo en la mente de sus miembros, la conve­niencia de limites y estructuras que hiciesen posible la diferenciación y esencialización de funciones y 1a importancia de desarrollar costumbres y hábitos de forma que pudieran definirse y fijarse las relaciones entre los miembros.

La psicología social estudia las interacciones entre los individuos dentro de los grupos en un intento de esclarecer los comportamientos y sus motivaciones individual teniendo en cuenta las fuerzas sociales. El origen de la psicología social se atribuye a Augusto Comte, positivista trances de mediados del siglo XIX cuya influencia se dejo notar por primera vez en el trabajo de Gustave LeBon sobre las masas (1895) y en el de Gabriel Tarde sobre la mutación (1890) como elemento clave que justifi­ca las similitudes del pensamiento y la conducta grupales. Entre las primeras investigaciones en psico­logía social (1905 1940) cabe citar los trabajos de George Simmel sobre afiliación de grupos Charles Cooley sobre la afinidad entre la persona y el grupo originada en la familia, W I Thomas, sobre la influen­cia estabilizadora del grupo FH Allport sobre facilitación social fiedenc Thraseher sobre la banda George Mead sobre interacción simbólica, Elton Mayo sobre psicología industrial M Shent sobre el desarrollo de normas sociales y Jacob L Moreno sobre sociometría gráfica v matemática. Junto con el hincapié de Durkheim en la importancia de los vínculos grupales tanto para el control social como personal el nuevo cuerpo teórico se perfilo hacia la aclaración de los efectos de la vida grupal sobre las emociones y acciones del individuo y su interacción social v comunicacional.

Kurt Lewin inicia por primera vez un abordaje socio psicológico científico de las dinámi­cas de grupo. En varios trabajos a lo largo de la década de 1940 insistió en el abordaje con observación estricta para deducir las leyes inherentes a la vida del grupo. Al sacar a la luz y manejar factores diversos como liderazgo redes de comunicación características grupales competición y cooperación Lewin y sus seguidores como miembro aislado (Lewin, Lippit. 1938 Lewin 1947 Deutsch 1949) La teoría de campo de Lewin que se ocupa de la cohesividad del grupo v la interdependencia entre sus miembros --factores que influyen sobre la permanencia de aquellos en el grupo--, supuso el punto culminante de la contribución de la psicología social a las dinámicas de grupo, de hecho, muchos consideran a Kurt Lewm el padre de las dinámicas de grupo.

El desarrollo de un método empírico tipo aquí ahora —aplicable a grupos auto analíticos, grupos 1 y grupos exponenciales— resultó ser una rica fuente de datos para el estudio rápido, per­sonal, grafico de las dinámicas de grupo. El primer modelo de entrenamiento con grupos pequeños se desarrollo a mediados de los años cuarenta en los National Traming Laboratorios en Betrel (Maimi) Tomando como guía la leona de campo de Lewin y las punieras terapias de grupo, el método intentaba demostrar como los procesos grupales primitivos puede modificarse promoviendo confianza espontaneidad y una mayor sensibilidad e intimidad entre sus miembros El otro precursor importante del grupo experiencial como modalidad educativa desarrollado a mediados de los cincuenta en el Center tor Applied Social Research Tavistock Institute of Human Relations ae Londres se basaba en los trabajos de Wilfred Bien y demás teóricos de las relacio­nes objétales. Bajo la dirección de A Kenneth Rice se desarrollo un ciclo de conferencias sobre las relaciones de grupo en que se abordaron las dinámicas de grupo especialmente la importancia de la estructura social y las relaciones con la autoridad en experiencias intergrupales y con pequeños y grandes grupos (Rice 1963). Aun siendo algo artificiales los métodos de los Nationa' Training Laboiatones del Tavistock Instituto, caminaron muchos de los aspectos psicológicos psicosociales y sociológicos de la vida grupal que tienen relevancia en todo tipo de grupos.



PSICOLOGIA INDIVIDUAL

El individuo que llega a un grupo se ve inmerso en una situación en que se moviliza la ansiedad, los límites personales son amenazados, y expectativas diversas emergen y se hacen visibles. Entre las necesidades movilizadas tienen especial importancia el deseo de conservar un sentimiento de autonomía a la vez que integrarse plenamente en el grupo Algunas expectativas (26) son satisfechas con la atribución de roles, el ordenamiento de las relaciones entre los miembros, la cohesividad grupal (incluyendo una frontera limitante del grupo) y una cultura compartida dentro del grupo. Otras necesidades no se ven satisfechas considerando especialmente que una de las principales fuentes de ansiedad para los miembros es la generada por su ambivalencia hacia las figuras de autoridad, necesarias y a la vez temidas En un grupo sin líder designando la diferenciación de roles y el consenso sobre el status implican a algunos miembros a adoptar papeles de liderazgo en diversos sectores del funcionamiento grupal (por ejemplo en la ejecución de tareas el apoyo emocional, la expresividad y la guía) En un grupo con líder la asunción de los roles de liderazgo se mitigan y salen a la luz otros asuntos.


Autoridad y liderazgo

Freud en un intento de comprender lo que consideraba la conducta esencialmente irracional e infantil de los grupos, saco a colación el concepto de identificación, Ya Propuesto por el psicoanálisis como la expresión mas precoz de un vinculo emocional con otra persona el proceso de identificación tiene lugar cuando alguien hace suyas las cualidades que cree tener en común con otra persona. La identificación según la hipótesis posterior de Freud no solo es la base para la vinculación reciproca entre los miembros de un grupo sino que también influye en el vinculo con el líder. Dicho vinculo basado en necesidades y actitudes infantiles altera la estructura psicológica del miembro en particular, el yo v el ideal del yo y sus límites de una forma que explica las extrañas coactivas regresivas e irracionales, características de la formación de un grupo. Como Freud (1955) escribió <

Supuestos básicos vitales

El trabajo germinal de Wiltred Bion (1961) esclareció los procesos de ambivalencia de cada individuo hacia los demás miembros y frente al líder del grupo Bion no postulo un instinto genuino o una mente grupal antes bien creía que las ideas de este tipo que aparecen en los grupos son producto de la regresión individual de los miembros que tiene lugar cuando se ven amenazados por la perdida de sus rasgos diferenciales como individuo (Rioch 1970). El fenómeno descrito por Bion se presenta mucho en relación con el líder del grupo, en su presencia los grupos parecen estar invariablemente reunidos para dos propósitos, funcionar como grupo de trabajo o como un grupo de supuesto básico, lo primero mas o menos asociado a algo consciente y designado lo segundo menos obvio pero siempre presente. En la segunda categoría se infieren tres procesos distintos, dependencia, ataque fuga (fight flight) y emparejamiento

Al principio los miembros del grupo actúan como si el líder estuviera para proporcionarles protección y seguridad. La meta del grupo parece ser la dependencia bajo el cuidado de un líder omnipotente y omnisciente idealizado a nivel casi religioso. La pasividad de pensamiento y acción es el modo primario de funcionamiento hasta que se ve claramente que el líder no puede satisfacer esa expectativa entonces surgen entre los individuos sentimientos de decepción, hostilidad y nuevos intentos de dependencia incluso hasta el punto de aparecer auténticos síntomas. Los intentos de sentir y actuar con mayor responsabilidad a menudo adquieren la forma de búsqueda de un líder más eficaz que en última instancia seguirá el mismo destino que el guía original. Las emociones predominantemente expresadas en el supuesto básico de dependencia son culpa por la avidez, rabia, envidia, rivalidad, resentimiento y sentimiento de incapacidad.

El segundo proceso dentro del grupo de supuesto básico es el de fight flight (ataque fuga) obviamente una función cuyo modelo primario es la acción. La meta del proceso es la conservación del grupo a toda costa, puesto que se ve al líder como el mas valiente y hábil de los miembros se le pide que movilice al grupo aunque sea para el ataque o para la huida. Mientras que la predisposición individual para la participación en el supuesto básico de dependencia es una organización de personalidad de tipo obsesivo en el grupo figlh flight el sector mas receptivo es el de los miembros que facilitan la expresión o que tienen personalidad paranoide. El modelo grupal en esta (27) situación es la evitación. Las emociones predominantes en el supuesto básico fight flight son rabia, sacrificio y martirio.

El tercer proceso en el grupo de supuestos básicos es el emparejamiento. Las personalidades histéricas son las más proclives en este caso. Con el emparejamiento la meta del grupo es reproducirse a si mismo, el líder no nació nunca y el futuro es lo único que cuenta. Las emociones de expresión predominante en un grupo de dichas características son esperanza, optimismo acerca del futuro y desconcierto sexual. El emparejamiento sirve como antídoto del aspecto del desarrollo grupal correspondiente a la separación y la terminación.

Los supuestos básicos vitales rara vez se dan en estado puro. Nunca se orientan hacia las tareas adaptativas o prioritarias del grupo antes bien son el reflejo de las fantasías individuales de sus miembros, se sustentan de forma anónima y están listos para hacer su aparición en la vida del grupo cuando otras actividades incluyendo el trabajo al servicio de las metas del grupo no gratifican las necesidades individuales. El supuesto básico vital de un grupo puede servir para mejorar el desempeño de tareas especialmente si sustenta el objetivo grupal como en un hospital (dependencia) o en el ejercito (figth flight) también es una fuente de energía para el grupo un respiro en el trabajo por las metas del grupo y una oportunidad para compensar la soledad asociada a la diferenciación de roles y la orientación hacen unos objetivos (Turquet 1976). La presencia del supuesto básico vital en un grupo es para Bion evidencia palpable del ambivalente conflicto entre la necesidad de autonomía individual y el anhelo de pertenencia a un grupo. La ambivalencia genera una considerable angustia y los consiguientes esfuerzos por escindirla del self y reubicarla mediante los procesos de proyección e identificación proyectiva en otro miembro en el líder del grupo o bien sacarla fuera del grupo. Hay una gran resistencia a la integración de lo bueno y lo malo, Bion arguye que la ambivalencia y la consiguiente angustia solo pueden tolerarse mediante una operación mental grupal en la que todos los miembros coluden para crear un medio donde se de una formación de compromiso colectiva. Dentro de ese medio mental de grupo se permite actuar a algunos miembros y a otros se les deja mantenerse en el anonimato hay una ofuscación de la responsabilidad y la culpa se diluye en el anonimato (Gibbard Hartman Mann 1976). Turquet ha sugerido un supuesto básico adicional, el de fusión Según dicho supuesto, el grupo no tiene pasado ni futuro ni líder. La actividad se da solo en el presente y el único objetivo es la gratificación y evitar la ambivalencia y la fragmentación.

Diversos autores han apuntado que los supuestos básicos también pueden explicarse a partir de los conceptos de la psicología del self que van mas allá del abordaje de Bion basado esencial mente en la teoría de relaciones objétales. Desde esa perspectiva el grupo dependiente se corresponde con la transferencia idealizadora de Hemz Kohut el grupo de ataque fuga con la rabia narcisista consecutiva al fracaso de la empatia del líder y el grupo de emparejamiento corresponden a la transferencia especular (Battegay 1976 Lofgren 1984 Karterud 1989).

Relaciones entre pares

El estudio longitudinal de grupos de Phillip Slater (1966) aporta una perspectiva psicológica individual acerca de las interacciones miembro a miembro. En gran medida exploraciones menos sociales elementales en la evolución de estructuras religiosas aunque también constituye una exposición clínica de los temas del desarrollo grupal. Slater como antes hizo Bion, veía su planteamiento del proceso grupal desde el punto de vista del líder abstinente cuyo silencio al igual que el de las deidades activa la dinámica global. Los miembros del grupo experimentan al principio el silencio como una deprivación aguda no solo en términos de directrices autorizadas e indicadores de personalidad sino también en relación con necesidades fundamentales de nutrición. Como en el supuesto básico de dependencia de Bion las asustadas respuestas de los miembros ante la deprivacion facilitan la emergencia de respuestas transferenciales que conforman la fantasía de un protector omnisciente y omnipotente que pondrá orden en la vivencia de caos. Esta dinámica individual rápidamente da paso a un fenómeno de grupo y se transforma en una vivencia compartida.

Pero la deificación fracasa y casi inevitablemente el grupo vira hacia algún tipo de revuelta. Durante la segunda fase en la que el grupo se rebela emergen temáticas de asesinato grupal el líder debe morir para que el grupo viva. Se genera un sentimiento de unanimidad no solo por la generalización de la rabia asesina como pasaba en el supuesto fight flight de Bion sino (28) también debido al mecanismo de chivo expiato­rio es decir la orientación de la hostilidad hacia una persona cuya lealtad a la revuelta del grupo se considera problemática. Pero cuando es el líder el atacado de esa forma mucha de la energía psíquica se orienta al desarrollo de la solidaridad intragrupal momento que corresponde a la idea de Freud de identificación en que los miembros del grupo intentan adueñarse de las cualidades del líder percibiendo al grupo como fuerte y capaz y simbolizando al líder depuesto como superior.

En la tercera fase del desarrollo del grupo, este ha de enfrentar los efectos de la revuelta sobre las relaciones miembro a miembro en un marco donde el líder esta excluido. En esta fase aumenta el interés sexual entre los propios miembros siendo frecuentes las fantasías de reproducción y otras en las que el grupo se reproduce a si mismo. El tema de la liberación sexual junto con la incorporación de una identificación con el líder durante la revuelta da pie a la idea de que los miembros del grupo serán padres (profesores, jefes, etc.), a su vez en oposición al rol pasivo y secundario de las mujeres postulado por Freud los datos de Slater identifican a las mujeres como instigadoras activas de la revuelta y de la sexualidad de los hombres.

Slater denomina a la fase final del grupo el nuevo orden, formulación similar al concepto de Bion del grupo de trabajo. Dentro del grupo de trabajo funcionante el líder deja de ser deificado y sus capacidades pueden ser desempeñadas por otros, puesto que la autoridad y el poder del líder se han dispersado en el grupo y en símbolos de liderazgo se ve reforzada la capacidad para la autonomía de cada uno de los miembros y empieza a generarse en ellos un proceso de diferenciación e individuación Al mismo tiempo el grupo se ha unido alrededor de un conjunto de principios similar a lo que los psicólogos sociales denominan cultura común. En el grupo de trabajo de Bion, la mentalidad de grupo referente al supuesto básico vital se encuentra bajo mínimos. Igualmente según Slater cuando el grupo ha establecido una cultura común se da una conciencia de identidad individual y grupal y de la frontera entre ambas En el proceso de revuelta grupal se ha adquirido independencia los roles han salido a la superficie y la cooperación entre los miembros aumenta. Luego el desarrollo de la cultura común asienta una frontera llena de sentido en lugar de arbitraria o basada en la fantasía alrededor del grupo. Como Bions, Astrachan (1968) ha señalado respecto el trabajo de Slater, el poder latente del grupo para la revuelta y para el ejercicio de cierto control sobre su propio destino es especialmente importante los líderes deberían tenerlo en cuenta no solo en los grupos de estudio sino también en los terapéuticos, en las instituciones sanitarias y en las comunidades en general

PSICOLOGIA SOCIAL

En su intento de tender un puente entre la psicología individual y los procesos de grupo la psicología social, se ocupa de temas tales como el desarrollo grupal la diferenciación de roles la satisfacción de los miembros el efecto del tamaño del grupo las perspectivas temporales y el trabajo grupal. La psicología social también atiende a las interacciones entre miembros más que a la relación individual de cada miembro con el grupo o viceversa.



Desarrollo del grupo

Se han propuesto por lo menos tres modelos para describir la secuencia evolutiva de un grupo pequeño, el modelo de progresión lineal, el de ciclo vital y el de ciclo recurrente (Gibbard Hartman Mann 1976)



El modelo de progresión lineal fue propuesto por Bruce Tuckman (1965) después de revisar 50 artículos sobre las bases evolutivas de grupos terapéuticos a lo largo del tiempo. El esquema de Tuckman plantea dos dimensiones esenciales una temporal y otra estructural. Desde el punto de vista temporal en la primera fase el grupo esta en formación (forming) mientras que desde la perspectiva de la estructura grupal los miembros se están teniendo unos a otros y esta­bleciendo lazos de dependencia con sus pares y con los líderes. A continuación viene una según da fase de reacción tormentosa (storming) en ella los miembros experimentan conflictos intragrupales y pueden observarse respuestas emociónales frente a la exigencia planteada por los objetivos La tercera fase denominada normativa (nonnmg) conlleva el desarrollo de la cohesión grupal como uno de los aspectos estructurales se manifiesta por la apertura de un intercambio en la realización de tareas. En la cuarta fase el grupo entra en funcionamiento (performing) en términos de estructura grupal y de (29) la vivencia de los miembros se caracteriza por la afinidad funcional de roles. Desde el punto de visita del desempeño de tareas se aprecia las (emergencia de soluciones e insight) ideas esclarecedoras. Entre un grupo se produce tención cuando hay incongruencia entre el desarrollo de la estructura y el de las tareas a realizar. La progresión hacia la que apunta el esquema de Tuckman va desde la dependencia del mutuo tanteo inicial pasando por una fase de conflicto hasta el sentimiento de cohesión grupal y finalmente la fase de realización de objetivos.

Los modelos de ciclo vital son esencialmente lineales con el añadido de una fase terminal o de reparación. En el modelo pendular o de ciclo recurrente se plantea una temática importante dentro de las dinámicas de grupo no solo se da un movimiento lineal hacia la cohesividad y la intimidad que luego se invierte en el proceso de terminación sino que además, fuerzas interpersonales que tienden a evitar la proximidad como protección ante la fragmentación personal y la difusión de identidad conforme se van desarrollando la estructura del grupo y los limites del mismo los miembros a menudo se sienten amenazados con la perdida de su self y la definición de sus propios limites.

Esta amenaza puede llevar a un movimiento pendular o de reversión en la evolución del grupo lo que ha sido apuntado por algunos autores como modelo oscilante John Hartman y Graham Gibbaid (1976) aplican esta noción para conceptualizar el desarrollo del grupo sobre la base de una acomodación a procesos introyectivos y proyectados (individúo) o inclusivos y exclusivos (grupo) para la formación y conservación de limites. Tomado en gran medida de la teoría de relaciones objetales dichos procesos se conciben como un continuo a lo largo de la vida del grupo en cuyo seno se aglutinan aspectos intrapsiquicos de sus miembros con la evolución de los límites individuales y colectivos.

Diferenciación de roles, consenso acerca del estatus y satisfacción de los miembros

Durwin Cartwirght y Alvin Zander (1953) propusieron la consideración de un grupo como estructurado cuando ha adquirido cierto grado de estabilidad en la ordenación de relaciones entre sus miembros. Aunque en términos generales el proceso de desarrollo del grupo contribuye a dicha estabilidad se ha especulado mucho acerca de como las interacciones especifica miembro a miembro conducen a la formación de la/una estructura, de grupo.





Compartir con tus amigos:
  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad