9952 caratulada: “sosa garcia, adrian walter edgardo p/sup. Homicidio agravado por la relacion de pareja con la victima cometido contra una mujer mediando violencia de genero – vtma. – Capital”


ASÍ VOTO.- A LA MISMA CUESTIÓN, LA DRA. MARIA DE LOS MILAGROS MARTINEZ SPALLA, DICE



Descargar 468 Kb.
Página7/9
Fecha de conversión20.03.2018
Tamaño468 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9
ASÍ VOTO.-
A LA MISMA CUESTIÓN, LA DRA. MARIA DE LOS MILAGROS MARTINEZ SPALLA, DICE:

Que adhiere y comparte los fundamentos del Dr. Raúl Juan Carlos Guerin; y ASI VOTA.


A LA TERCERA CUESTION EL DR. RAUL JUAN CARLOS GUERIN DIJO:

En atención a las consideraciones de hecho y derecho que he desarrollado en la Cuestión anterior y de acuerdo a los fundamentos probatorios dados califico la conducta de Adrián Walter Edgardo Sosa García como típica del delito de HOMICIDIO AGRAVADO POR LA RELACION DE PAREJA CON LA VICTIMA COMETIDO CONTRA UNA MUJER MEDIANDO VIOLENCIA DE GENERO (Art. 80 inc. 1 y11 del Código Penal).-

Menciono que la parte Querellante en sus alegatos solicitó la aplicación de los inc. 1) y 11) del art. 80 del C.P. y en el mismo sentido se expidió el Sr. Fiscal del Tribunal Oral Penal quién mantuvo la calificación de la Requisitoria de Elevación, aunque concursando en forma ideal ambos incisos.

Por su parte, al momento de emitir sus conclusiones la defensa del imputado solicitó en forma fundada la absolución en la causa de Adrián Walter Sosa García, no sin antes sostener que la modificación establecida por la Ley 26.791 viola los principios de legalidad e igualdad ante la ley, y los principios de proporcionalidad y humanidad respecto de la pena de prisión perpetua.

Antes de emitir mis fundamentos sobre la aplicación de los tipos penales que le atribuyo al accionar del imputado de la causa, me voy referir primero a esos cuestionamientos formulados por la defensa a la constitucionalidad de la norma en lo que no sea referente a la pena.

I.- En primer término considero las objeciones respecto a la afectación del principio de legalidad que se afirma ante una insuficiente o deficiente redacción de la norma, la que no permitiría establecer con precisión conceptos como el de “relación de pareja”, necesarios para la configuración del tipo penal.-

Al “principio de legalidad” lo encontramos consagrado en el contenido del art. 18 de la C.N. donde se estipula que “ningún habitante de la Nación puede ser penado sin juicio previo fundado en ley anterior al hecho del proceso”, contenido que debe ser además integrado por el inc. 22 del art. 75 del mismo cuerpo, en función del art. 9º de la Convención Americana de los Derechos Humanos, el art. 26 de la Declaración Americana de los Derechos Humanos, el art. 11 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y art. 15 inc. 1º del Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Politicos. La enunciación del principio indica sobre la imposibilidad de crear delitos por vías institucionales distintas a la de la ley, y es una derivación del principio “nullm crimen sine lege”.

Al tener que determinar si la redacción del inciso 1) del art. 80 del C.P. infringe este principio, obtengo una repuesta negativa porque sería desconocer la tarea de integración de la norma, que como en el presente caso normativo está a cargo del órgano jurisdiccional - o sea a los jueces nos queda esa tarea. Así lo entiende la doctrina “al legislador le compete tipificar la conducta delictiva en forma clara, precisa y determinada, luego dentro de un marco delimitado por el sentido literal posible en el lenguaje corriente del texto de la ley, el Juez efectúa la interpretación considerando el significado literal mas próximo, la concepción del legislador histórico, y el contexto sistemático legal, y según el fin de la ley” (Roxin, Dcho Penal Pte Gral T1 pag. 148/149 – Cita: Obra Derechos del Imputado - Eduardo M. Jauchen - pag. 92 - Ed. Rubinzal Culzoni).

La norma en cuestión ha sido redactada en forma clara y precisa respecto la conducta punible y la sanción prevista para esa conducta, así el legislador considera en el caso como punible la acción de matar a otra persona disponiendo además una sanción para esa conducta, la de prisión perpetua, integrando la configuración del tipo penal objetivo con un concepto legal - el de “relación de pareja”- quedando entonces en manos del Juez la tarea de interpretación del contenido de ese concepto.

En este sentido la CSJN. ha fijado el reiterado criterio que no debe suponerse que el legislador ha obrado con falta de previsión, reconociendo como principio que “la interpretación de las leyes debe hacerse siempre evitando darle un sentido que ponga en pugna sus disposiciones, destruyendo las unas por las otras y adoptando como verdadero el que las concilie y deje a todas con valor y efecto (fallos: 312:1614; 319:68; 320:1909 entre otros). Entonces en el caso, debe estarse al contenido de la norma porque no existe una afectación al principio constitucional de legalidad, no configurándose un caso de inconstitucionalidad de la ley.

También la defensa consideró como inconstitucional el régimen legal del femicidio, sobre el que opina que afecta directamente el principio constitucional de la igualdad de la ley previsto en el art. 16 de la C.N., mencionando como principal fundamento la mayor protección jurídica que se le concede en ese régimen a una de las partes integrantes de la relación heterosexual, en el caso a la mujer.

Siguiendo el criterio que mantiene la jurisprudencia de la C.S.J.N., considero primero que la garantía constitucional del art. 16 CN implica consagrar la igualdad para todos los casos idénticos y comporta la prohibición de establecer excepciones que excluyan a unos de lo que se concede a otros en idénticas circunstancias (fallo 123:106). También que las distinciones establecidas por el legislador en supuestos que estime distintos son valederas en tanto no obedezcan a propósitos de injusta persecución o un indebido privilegio (fallos 303:1589, 304:390, 305:823, 306:1844, 307:582, entre otros).

Con esas pautas analizo ahora el planteo en concreto y advierto que no existe la mentada violación de ese principio constitucional de igualdad ante la ley, resumiendo mi postura en el siguiente criterio doctrinario que dice “al hombre se le conmina con una mayor pena no sólo, o no necesariamente, porque le mueva un ánimo discriminatorio sino porque en general el acto del hombre hacia su pareja femenina es màs grave, y ello se debe a dos motivos: el mayor temor que la agresión de un hombre ocasiona y la mayor posibilidad de que se produzca un resultado lesivo …” LARRURI PIJOAN, ELENA ob. cit., p. 11- Cita en El delito de Femicidio y su Constitucionalidad – Luciano Censori . pag. 52. Publicado en Edición 177-30/6/14 Revista de Pensamiento Penal (www.pensamientopenal.com.ar.)

Siendo consecuente con lo dicho con anterioridad respecto que no existe una desproporción en el trato que da el legislador penalizando mayormente a una parte de la relación heterosexual, considero que el fin por él perseguido es la de brindar protección a determinadas personas teniendo en cuenta la situación de vulnerabilidad en la que se encuentran, o dicho de otra forma – se busca corregir esa desigualdad ahora dándole una protección a quién se la tiene como más vulnerable en esa relación.

Pero lo más importante de mencionar en el caso es que el régimen normativo en cuestión es la consecuencia directa o repuesta – si se quiere - de los compromisos que ha asumido el Estado Argentino en el orden internacional, y dentro del marco de los convenios internacionales en materia de Derechos Humanos. Así respecto a la puesta en vigencia en el orden interno de legislación penal dirigida a prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la mujer, ello en función del art. 7º inc. c) de la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer suscripta por la Organización de los Estados Americanos en BELEM DO PARA - Republica Federativa del Brasil el día 9 de Junio del año 1994, y que tuviera acogida normativa en nuestro país por Ley Nº 24.632, a los efectos de dar protección al derecho de toda mujer a que se respete su vida e integridad física, psíquica y moral.

También contempla similar situación el art. 5º de la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación sobre la Mujer aprobada por la Ley Nº 23.179, donde se establece que los Estados confortantes de la convención deberán tomar las medidas apropiadas para modificar los patrones socioculturales de conductas de hombres y mujeres, con miras a alcanzar la eliminación de los prejuicios y las practicas consuetudinarias y de cualquier otra índole que estén basados en la idea de la inferioridad o superioridad de cualquiera de los sexos o en funciones estereotipadas de hombres y mujeres.-

Estos instrumentos internacionales además de haber sido aprobados en el orden interno por las leyes mencionadas, tienen raigambre constitucional de conformidad a lo dispuesto por el art. 75, inciso 22 de la Constitución de la Nación Argentina.

No siendo atendibles las razones esbozadas por la defensa respecto a la inconstitucionalidad que se pregona, procede entonces continuar en la causa con la aplicación de los tipos penales previstos por la reforma introducida al art. 80 y cc. del C.P. por la Ley nº 26.791.-

II.- Respecto a la tipicidad penal de la figura delictiva atribuida considero primero que ambos se corresponden con modalidades agravadas de la figura básica de homicidio, delito que tiene como bien jurídico la protección de la vida humana, y como acción típica la de matar, es decir el de extinguir la vida de una persona.

Se trata de un delito de resultado, cuyo resultado material típico es la muerte de un se humano, consumándose el delito precisamente en el momento en que se produce ésta. En autos, el delito se consumó cuando falleció *********** como consecuencia del accionar doloso de Adrián Sosa García, no interesando el tiempo transcurrido entre la acción del imputado y la muerte de la víctima, pues el tiempo no altera jurídicamente la relación causal. (Cfr. Andrés J. D.Alessio –Cód.Penal Comentado y Anotado –T.II. pág.8 La Ley). El fallecimiento ocurrió el día 8 de Julio del año 2013 a la hora 17,30 aproximadamente según se lo consigna con la copia certificada del Acta de Defunción que glosa a fs. 461/461 vta. donde se consigna como causa del deceso: Traumatismo encéfalo craneano – fallo parenquimatoso multiorgánico.

Verifico primero sobre el sujeto activo del delito, y en el caso en examen es un hombre que tenía la edad de 49 años al momento de la comisión del hecho, quién in visu impresionó como una persona de contextura normal, de estatura mediana, quién mantuvo una actitud de respeto hacia el Tribunal y se mostró participativo con sus abogados siguiendo atento los pormenores del Juicio.

El sujeto pasivo correspondió a una mujer de 38 años de edad, quién según Protocolo de Autopsia era de contextura física mediana, quién al momento de fallecer era madre de una hija de edad adolescente.-

Con relación al tipo subjetivo del delito, el mismo requiere la presencia de dolo, entonces me avoco primero a esta cuestión de la determinación procurando establecer primero si el imputado conocía que su acción podía ocasionar la muerte de una persona, y luego si también sabía que la persona a la que mataba era o fue en algún momento su pareja. Concretamente lo que debo determinar es si la muerte de ************** en las condiciones en que se produjo y que explicara en forma fundada en la cuestión anterior, la puedo atribuir a título de dolo al imputado Adrián Sosa García.

Entonces para cumplir con esa finalidad es necesario verificar si existió en el imputado ex ante el conocimiento de que con su acción podía en forma seria y concreta causar la muerte de su pareja **********************, y que no obstante ese conocimiento de igual forma y con desprecio del mandato normativo ejecutó su acción asumiendo ese resultado como riesgo.-

Para la operación de determinación considero que esa noche Adrián Sosa García al desplegar su accionar que incluyó agresiones físicas hacia la mujer como los constatados golpes de puño, fue incrementando su acción hasta que en determinado momento, decidiendo ir más allá en el riesgo asumido, optó por tomar con sus manos la cara de su pareja y con movimientos hacer que la misma se golpee contra la pared, y en forma reiterada (golpeando en la zona occipital) causando esa acción el inicio de un proceso interno en el cerebro de la víctima que fue evolucionando a medida que pasaba el tiempo hasta que concluyó con su vida en la forma que la explique al desarrollar la cuestión anterior-

A partir de estas circunstancias, analizo en primer término si el medio empleado por el imputado como golpear la cabeza de una persona contra la pared puede ser considerado un medio idóneo para producir la muerte, o sea que no pase desapercibido esa circunstancia para quien ejecuta esa acción. En este sentido mi repuesta es afirmativa, ya que en dos aspectos completo la opinión: uno desde el punto de vista de la medicina, y otro de la información que me viene desde la experiencia común y de la lógica. Así desde la medicina los médicos como los Dres. ******* y el Dr. ****** en el Juicio fueron contestes que esa actividad es idónea para producir la muerte. Por su parte la experiencia común y la lógica me permiten discernir claramente que es un medio eficaz para producir la muerte de un ser humano si a éste se lo toma y se lo hace golpear en su cabeza contra la pared (como en el caso de autos). Es decir, golpear la cabeza de una persona contra una pared es un medio apto para producir el resultado muerte, porque se trata de una zona del cuerpo del ser humano extremadamente vulnerable a los golpes. Entonces advierto que si en un común denominador de las personas ellas saben que la cabeza es vulnerable a los golpes, considero que el imputado antes de ejecutar su acción también sabía que era vulnerable.

Pero sin perjuicio de esta abstracción - porque lo necesario no es basarse en abstracciones sino en situaciones concretas – me voy a referir otra circunstancia acaecida en el despliegue del hecho, que es la amenaza de muerte que profirió el imputado de la causa contra su pareja mujer (de la cuál me ocupe en el ámbito de las pruebas al resolver la cuestión segunda).

Esa actitud hostil llegó a oídos directos de ************ a través de esa comunicación telefónica que recibiera de la víctima aquella fatídica madrugada, oportunidad en la que además de escuchar la voz de su hermana avisando que era su final, pudo oír entre otras circunstancias atinentes a la agresión, la voz masculina que amenazaba con dar muerte a la hermana de la receptora de esa comunicación, es decir a la víctima. No se trata de una testigo de oídas, sino que sus oídos en forma directa escucharon la amenaza. Entonces si Sosa García le dijo que la iba a matar y luego con su acción la mató, Adrián Sosa García se representó ese resultado, al menos lo entiendo como que lo fue como una probabilidad cierta de producirlo y así asumió esa eventualidad.

Agrego además que Sosa García cuando declaró en la causa dio detalles que conocía que su pareja esa noche antes de la agresión había tomado al menos una dosis habitual de su medicación psicotrópica recetada, citando el clonazepan y la certralina como las drogas que tomó, por lo que sabía entonces al momento de actuar que su mujer estaba bajo los efectos de estos depresores del sensorio, entonces sabía que las posibilidades de defensa de su pareja estaban disminuidas por esa razón pero no obstante y a pesar de incrementarse su posición de garante por esa circunstancia, decidió accionar e ir más allá con la agresión asumiendo los riesgos de esa conducta.

Tengo muy en cuenta además que no se trató de una única actividad de golpear la cabeza, sino que se trató de un despliegue bastante importante que comprendió corridas, caídas, golpes de puño, etc., todo en un lapso o período de tiempo, lo que me hace inferir que en su desarrollo el imputado se representó como probable que su actividad podía terminar con la vida de su pareja.

Para formar mi criterio sobre las probabilidades cognoscitivas que tenía el imputado de que en efecto con su acción podía causar la muerte de la víctima, tomo además en consideración la opinión de los psicólogos que lo examinaron en la causa, y cuyo informe obra glosado a fs. 148/149, del que se extrae que posee un discurso claro, coherente y organizado, provisto de sentido y de lógica formal, con sus funciones psíquicas conservadas, y que instrumenta adecuadamente las funciones de tiempo, espacio y persona, encontrándose globalmente orientado. Estas circunstancias mencionadas me permiten arribar a la conclusión que el imputado no tenía en estos aspectos informados por los psicólogos algún déficit que sopesar en ese aspecto.

En similar forma he verificado que el imputado cuando declaró hizo mención que cursó estudios universitarios pero que no los completó, y que también se dedicaba al comercio. Considerando esas circunstancias es que lo ubico como una persona con parámetros comunes de convivencia, con estudios terciarios, que trabaja, que toma en locación un inmueble casi céntrico, que se relaciona sin dificultades en el medio social, inferencias de la que tampoco me surge algún déficit respecto a las posibilidades de representación que tuvo en aquel momento el nombrado.

De lo dicho entonces “consecuentemente, en el dolo eventual la relación en la que se encuentran entre si el saber y el querer es discutida desde su base, pero en cualquier caso, el mismo se distingue de la intención en que no se persigue el resultado y por lo tanto el lado volitivo está configurado más débilmente .. (Claus Roxin, Derecho Penal Parte General . Tomo I. Ed. Civitas Pag.416 Madrid España – 1997). Al decir de Roxin, el resultado no es el perseguido en el dolo eventual a diferencia del dolo directo que el elemento cognoscitivo y volitivo están bien marcados, sino más bien el sujeto activo actúa sin importar lo que sucedería ·a posteriori·, siendo consciente éste que existe la probabilidad de que el resultado se concretaría ..” (STJ Ctes. Sentencia nº 98 del 15/10/14 –Expte.PEX 60428/11).

Siguiendo este criterio doctrinario y jurisprudencial es que soy de la opinión que Adrián Walter Sosa García esta incurso en esta conducta con dolo eventual. Abono la cuestión con esta significativa expresión “… Y aunque no quiere el resultado, no tenga la voluntad o el ánimo, si sabe de él, si se lo representa o imagina meramente probable, e indiferente obra de todas maneras, actúa con voluntad dirigida en ese sentido, aunque tenga un ánimo o una intención distinta, obra con dolo, en este caso eventual … “ (Sentencia nª 4 – 13/03/2002 - Expte. 19.268/01 – S.T.J.Ctes.).-



III.- Superado estos aspectos genéricos de ambos tipos penales - me refiero al contenido de los incisos 1) y 11) del art. 80 del CP. – y en primer término sobre la integración con el concepto de relación de pareja en la configuración del tipo penal del inciso 1). Sigo - a los efectos de la composición – el criterio doctrinario que me informa que debe entenderse por “relación de pareja” a “aquella formada por el hombre o la mujer que actual o anteriormente integra junto con aquel una unión basada en relaciones afectivas de carácter singular, pública, notoria, estable y permanente compartiendo un proyecto de vida común” (Gustavo A. Arocena – José D. Cesano - El delito de Femicidio –pag. 73 Ed.Bdef ).

En esta cuestión es el imputado en su indagatoria, quien ejerciendo su derecho de defensa se explayó en este aspecto del vínculo que lo unía con la víctima, lo definió como “ relación de pareja - dijo”, recordando que la conoció a su novia a fines del año 2012 por un medio social, que luego se conocieron personalmente, y que últimamente ella se quedaba a dormir en su departamento desde hacía seis o siete meses atrás a aquel momento, donde tenía sus ropas intimas entre otros enseres. Entonces denotan los dichos del imputado que tuvo una relación afectiva con la víctima y ciertamente duradera que los motivó a compartir el departamento quedándose la mujer a dormir bajo el mismo techo.

Busco correlato a estos dichos y los encuentro en el testimonio de *******, que era un vecino en el departamento de la Av. **** quién confirmó verlos juntos, como también el testigo ********** que como portero de ese Edificio reforzó esa versión. Agrego las menciones de la testigo ******** quien refirió haberlos visto acompañándose en más de una oportunidad en el dpto. de la calle Jujuy, a lo que sumo los dichos de la testigo ************* quien explicó en definitiva como era esa relación, cuales eran los proyectos que tenían juntos, todo ello en concordancia con los relatos de las hermanas de la nombrada, de tal forma que se colige sin dificultad que en efecto Adrián Sosa García tenía pleno conocimiento sobre ese vinculo afectivo o relación de pareja que lo unía con su víctima mujer, el que por otra parte era público, estable y con proyectos de vida en común.

IV.- Antes de completar el injusto, de lo que me ocupo en forma conjunta respecto los dos tipos penales (inc. 1 y 11), aclaro que para el tipo penal del inc. 11 (femicidio) comparto el criterio que me dice que “es susuficiente el dolo eventual en relación con el resultado mortal, pero no en lo tocante a la condición femenina de la víctima. Basta, entonces, que el sujeto, sabiendo de la particular calidad de mujer del sujeto pasivo, la mate por considerar seriamente como posible la realización de la muerte y conformarse con ésta.”(Gustavo A. Arocena- José D. Cesano “El delito de Femicidio” Aspectos político- criminales y análisis dogmático-jurídico, Editorial B de f, Pág. 94) - por lo que respecto del dolo eventual en relación al resultado mortal me remito a lo arriba dicho por ser también de aplicación en este tipo penal, evitando una innecesaria reiteración.

Respecto al conocimiento de la condición femenina y su vida de relación en un contexto de violencia de género – y sin perjuicio de lo dicho en oportunidad de expedirme sobre la constitucionalidad de la reforma que incluyó al Femicidio como una de las modalidades agravadas del homicidio – hago mención que intencionalidad que analizo y pongo en cabeza del imputado es aquella dirigida a afirmar o reafirmar su situación de superioridad o poder sobre su pareja mujer, analizada en los términos definidos por el art. 4º de la Ley 26.485 y art. 4 del decreto 1011/10. En este aspecto la doctrina me informa que el concepto de violencia de género, que es un elemento normativo del tipo, extralegal, no hay que buscarlo en el Código Penal sino- como tenemos dicho- en la ley 26.485 de Protección Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres en los Ámbitos en que Desarrollen sus Relaciones Interpersonales, cuyo artículo 4° define a la violencia contra la mujer como “[…] toda conducta, acción u omisión, que de manera directa o indirecta, tanto en el ámbito público como en el privado, basada en una relación desigual de poder, afecte su vida, libertad, dignidad, integridad física, psicológica, sexual, económica o patrimonial, como así también su seguridad personal. Quedan comprendidas las perpetradas desde el Estado o por sus agentes. Se considera violencia indirecta, a los efectos de la presente ley, toda conducta, acción u omisión, disposición, criterio o práctica discriminatoria que ponga a la mujer en desventaja con respecto al varón” Obra: JORGE EDUARDO BOUMPADRE “Violencia de Género, Femicidio, y Derecho Penal. Los nuevos delitos de género” pág. 157 – ALVERONI EDICIONES).

Para el desarrollo de esta cuestión tomo también como norte de inspiración la cita que hace la obra “EL DELITO DE FEMICIDIO Aspectos POLITICOS CRIMINALES Y ANALISIS DOGMATICOS – JURIDICOS – GUSTAVO A AROCENA – JOSE D- CESANO – pag. 87 – Ed.Bdf -2014” porque entiendo traduce en forma precisa cuales son los indicadores a tener en cuenta al momento de sopesar si en el ámbito de la pareja existió o no violencia de género. Me refiero a la mención que hace el autor que “en el ámbito de la Psicología se informa que los feticidios estadísticamente son protagonizados en la mayorías de los casos por esposos, novios, concubinos, o amantes, mas que por otras personas y que se producen en dinámica de parejas caracterizadas por determinadas constantes, a saber : el control de la mujer como sinónimo de posesión y con la idea de dominarla, los celos patológicos, el aislamiento de la victima de su familia y amigos para perpetuar la violencia, el acoso que satura la capacidad critica y el juicio de la ofendida, la denigración y humillaciones de la agredida, y la indiferencia ante sus demandas afectivas, entre otras . YAVARONE, M.-GATESCO, C. –BUSANIA, C.,”femicidio; ultimo escalón de la violencia” en AA.VV., Compromiso social frente a las problemáticas actuales. Compilado de los trabajos presentados en el XIII Congreso Argentino de Psicología.-Córdoba, Argentina, 2009, Compiladoras Varias, Lerner, Córdoba, 2010, PP.637 .638”.

Entonces hago la formulación con ayuda de estos indicadores verificándolos en el ámbito íntimo en que se desenvolvió la relación de pareja conformada entre el imputado Adrián Sosa García y la víctima ************, y a poco que avanzo en la verificación advierto que en efecto la mayoría de estos parámetros de violencia se encuentran resumidos en esa relación de pareja.

Tomo en primer término el conocimiento que tenían miembros de la familia de esa relación, así me refiero al relato que proporcionó ************** al Tribunal, oportunidad en que sostuvo en lo pertinente que “yo desde que ella lo conoció tenia una relación mala, la psicopateaba, le trataba mal, ella me mostraba el teléfono, me cansé de decirle que lo dejara, y cuando la última vez hablé con ella y ella me dijo otra vez el loca de vuelta con los celos y ahora se agarra por el lado de *********** (la hija de la víctima) que no quiere que venga a verla .. yo le digo estas relaciones enfermas no terminan bien, era estar bien dos días y cinco mal, era lo último que hablé con ella …” Se advierte sin dificultad en esta secuencia del relato sobre la presencia de dos de estos indicadores: “los celos patológicos y el aislamiento de la victima de su familia y amigos para perpetuar la violencia”. Agrego además que me llamó la atención la mención que hace la testigo de que el imputado la “psicopateaba” - no por la vulgaridad del término, sino por lo profundo de su contenido, ya que esa expresión en el léxico de la testigo tiene la finalidad de explicar sobre el dominio o manejo psicológico que ejercía el imputado sobre la persona de su pareja ************.

Explicó también esta testigo que su hermana no dependía económicamente del imputado porque tenía su trabajo y que con eso le alcanzaba para subsistir, circunstancia que si bien favorece la posición del nombrado me es útil para valorar sobre la correspondencia y objetividad de este testimonio “muchas veces ella me dijo que él llevaba la llave y no podía salir y tenía que pedir que alguien le abra .. ella tenía la llave, en dos oportunidades me dijo ***** será que podés llevarle la llave a ******* en el local que tiene por la calle Irigoyen entre Perú y Roca .. era el momento en que se peleaban y me pedía que le devuelva la llave porque no quería tener más trato con el..”. Aquí la situación narrada me indica cierto temor hacia la parte masculina de la relación por parte de la mujer, que le pide a su hermana que le “devuelva la llave” a la pareja, en vez de ella asumir la situación personalmente.

Agregó la testigo que ************ le decía “yo estoy enamorada de él, por ahí se pone loco y por ahí está bien ..ella me decía que de los siete días de la semana dos estaban bien y creo que ella veía algo bueno de él…”

Otra de las hermanas de la víctima -me refiero a **********, refirió concretamente sobre la violencia en esa pareja y dijo sobre *********** que “ yo la vi antes a mi hermana con moretones en el brazo, moretones verdes, en los últimos tiempos, antes de que ella le pase esto … yo le vi los moretones en el brazo .. mi hermana siempre andaba con musculosas y si hacia frio se ponía algo y cuando estaba adentro de un lugar andaba sin mangas, era su costumbre …””… no sé si antes de verla con los moretones le vi con marcas en el cuerpo .. nunca la vi tomando bebidas alcohólicas, delante mío nunca tomo”. Aquí esta testigo agrega un dato relevante cual es de haber visto evidencias de maltrato físico en el cuerpo de su hermana, proporcionando un dato temporal – dijo “..me baso en el tiempo después de la foto de facebook y fijo mas mis recueros …” confirmando que esas evidencias correspondían a la época en que ************* se relacionaba con el imputado.

Explicó también *********** que su otra hermana ********** relataba sobre los celos que tenía el imputado con ***************** – dijo “… que era un loco… mi hermana *********** dijo que era un loco celoso, que le había hecho cerrar a mi hermana su cuenta de facebook …”, siendo conteste en este aspecto con la nombrada ************ respecto a la actitud que tenía el imputado en esta cuestión de los celos en esa vida de relación.-

No puedo dejar de prescindir en este tópico del contenido de la declaración que hizo al Tribunal la testigo **********, quien por entonces era compañera de trabajo de ************** en la Dirección de Emergencias (107). Antes de adentrar en el análisis de este testimonio, que es una persona que se autodefinió como amiga o allegada a la víctima, tengo presente el criterio que me aporta la jurisprudencia “La amistad aunque sea íntima incluye a los testigos dentro de las generales de la ley, pero ello no descalifica automáticamente sus testimonios, los que se deben analizar en esta oportunidad conforme a las reglas de la sana crítica”CAPen. De Trenque Lauquen, 30-6-95 Cita Eduardo M. Jauchen “Tratado de la Prueba en Materia Penal” pag. 708 Rubinzal- Culzoni Editores). En este sentido adelanto mi postura que esta testigo me generó absoluta credibilidad en su relato porque su contenido a su vez guardó correspondencia probatoria con todos los elementos de la causa, circunstancia que se la puede verificar en la cuestión segunda.

Refirió ************** sobre las evidencias de maltrato físico y psíquico que a diario podía observar en su compañera la víctima, expresándose respecto del imputado en los siguientes términos “.. era bastante violento y no le gustaba su trato con ella..”. Recordó además la testigo que en el mes de enero del año 2013 ********** faltó mucho días a trabajar, que le pidió que no la busquen, que le cuiden el trabajo, que cuando vuelva le iba a contar lo que pasaba. Entonces cuando regresó pudo hablar con ella y ésta le dijo lo que pasó, circunstancia que según lo afirma la testigo le sugirió que haga la denuncia penal, con el compromiso que la iba a acompañar y ayudar. Mencionó que volvió a pasar el tiempo y entre los días 23 y 24 de marzo de ese mismo año ella vuelve a desaparecer, no va a trabajar, y que entonces recibe una llamada por teléfono del imputado Sosa García, explicando la testigo esa situación “en la madrugada entre las 12 y 01,00 hs. llamó varias veces y me decía que quería hablar conmigo, y que escuche su versión, y que sabía que ********* me contaba todo a mi porque era mi amiga … él estaba bastante alterado.. fue entre el 20 y 24 de marzo del 2013 pueden buscar el registro de las llamadas ..” afirmó la testigo.

Podrá advertir el intérprete que se repiten en este relato los indicadores de violencia de género, así surge con evidencia el atiente a lograr o promover el aislamiento de la mujer del círculo íntimo familiar o de amistad, acrecentando así las posibilidades de ejercitar con más libertad el poder de subordinación sobre la parte de la relación más vulnerable.

Luego la testigo siguió relatando diversas situaciones llegadas a su conocimiento refiriendo “.. y me contó una vez que el Sr. Sosa García le dejaba encerrada en la casa, mientras él se iba a trabajar, y estoy convencida que cuando yo le mandaba mensajes .. él me contestaba ..” ”… la primera vez que me contó que él la golpeó le dije que haga la denuncia, la segunda vez que me contó a mi que fue antes de cambiarse de departamento, me pidió él que no le cuente a que me llamaba por teléfono, pero sí le dije que me llamó y le dije que pasó ..”.

Mas adelante en su relato *********** refirió que “.. Sentía bronca hacia la situación y que ella no podía salir de eso como cualquier amiga, no podía salir porque indudablemente volvía a caer, todo el día él la llamaba por teléfono, al principio delante de mí y después salía a hablar en la calle con él .. ella no podía salir de la violencia .. para mi estaba claro que no podía salir de la violencia por todas las cosas que hablamos y no podía salir, era un círculo, ella tenía miedo …”. Esto tiene que ver con la denigración y humillaciones de la agredida, y la indiferencia ante sus demandas afectivas, o sea otro de las modalidades en que se manifiesta la violencia de género.

Menciono también el pleno conocimiento que tenía la testigo sobre el generalizado estado de violencia que existía en esa relación, el que lo describió al Tribunal en la siguiente forma “… ella me contó que había sido golpeada, que tenía vergüenza de ir a trabajar y que le tenía en la casa … la tuvo encerrada en la casa todo un mes que fue el tiempo que desapareció ..” - y que - “.. en enero fue la primera vez que me contó que la golpeaba, las otra veces me dí cuenta que era violento, escuchaba las conversaciones y me contó ella que una vez tuvo un vecino tuvo que ir y rompió la puerta del dpto.. porque escuchaba gritos, gritaba ella ..”.

Pero más elocuente fue cuando hizo mención a que “.. no sabía mucho, que cada vez que ella llegaba de trabajar él le mandaba a un supermercado chino que había abajo del edificio por 3 de abril a comprarle whisky y era bastante violento y no le gustaba su trato con ella… era maltrato físico y psíquico desde que ella se puso de novia con él, que a mi me consta porque yo le llevaba todos los días a la salida del trabajo a la casa de él cuando vivía por 3 de abril o a su oficina por Irigoyen casi Perú o después la llevaba al dpto. nuevo por la calle Jujuy, por eso yo le digo que siempre lo veía, siempre la estaba esperando, sino era él era su hijo o la esperaba a la salida del trabajo …”.

No dejo de considerar las conclusiones a las que arribaron los psicólogos que examinaron a Adrián Sosa García en su informe de fs. 148/149, que me informan que “ . se advierten fallas en el control de los impulsos, identificándose agresividad y hostilidad reprimida, que ante un medio amenazante podría irrumpir a modo de conductas violentas, dirigidas hacia sí y hacia terceros ..”.

Considero también la situación concreta protagonizada por el imputado y ocurrida en el Sala de Emergencias del Hospital Gral. San Martín de esa ciudad en momentos en que su pareja ************ estaba recibiendo auxilio médico, y produjo desórdenes de tal identidad que fue necesario la intervención de la autoridad policial y su inmediata aprehensión y traslado a la Comisaría, ello todo conforme surge de las Actas Circunstanciada de fs. 7 y de Aprehensión de fs. 8.- Respecto a esta situación tengo presente que el imputado al ser indagado responsabilizó a la familia de esos desórdenes explicando que intentó hablar con ellos, hablar bien, que lo único que recibió fue maltrato, y que se retiró caminado hacia la Comisaría, descargo que resulta mendaz en atención a las constancias policiales referidas.

De conformidad a estos fundamentos es que considero que ha quedado acreditado en plenitud que el imputado sometió a su pareja *********** a constantes y reiterados actos constitutivos de violencia de genero, en cuyo contexto buscó siempre afirmar o posicionarse ejerciendo un rol de superioridad o poder respecto de la parte femenina, logrando colocar a ésta en una situación de inferioridad y sumisión respecto a su posición de hombre. Por ello corresponde también aplicar el contenido normativo del inc. 11 del ar. 80 del CP. al haberse alcanzado la integración típica con sus elementos objetivos y subjetivos, y en la forma que aquí lo desarrolle.



Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad