3ro medio plan comúN: psicología profesor: Gorgias Romero García 10 cosas que debes saber sobre freud



Descargar 51.1 Kb.
Fecha de conversión12.02.2018
Tamaño51.1 Kb.
Vistas128
Descargas0




3RO MEDIO PLAN COMÚN: PSICOLOGÍA

Profesor: Gorgias Romero García

10 COSAS QUE DEBES SABER SOBRE FREUD

  1. Nace en 1856 en Moravia (hoy República Checa, en ese entonces Imperio Austro-Húngaro), vivió desde los 3 años en Viena y pasó el último año de su vida en Londres donde muere en 1939. De familia judía (su segundo nombre era Salomón), tempranamente mostró interés por los clásicos (incluso leyó El Quijote en castellano sefardí, el castellano de los judíos emigrados a España y Portugal), pero por motivos económicos entró a medicina (especializándose en neurología) en la Universidad de Viena. Junto a Marx y Nietzsche es considerado dentro de los “maestros de la sospecha”, ¿de qué sospecharon? De la idea de la modernidad que sostiene que el sujeto sabe todo de sí mismo y sólo actúa movido por su razón y su voluntad. Se trata de una sospecha sobre la cultura moderna en general: Freud sobre la estructura psíquica del sujeto, Marx sobre su economía y Nietzsche sobre la filosofía como discurso sobre la verdad).

  2. El trabajo con Anna O. (dentro del estudio sobre la histeria) le lleva proponer el método catártico o cura del habla: el paciente puede curarse hablando de sus síntomas. La propia Anna O. le llamó “la limpieza de la chimenea”.

  3. El inicio del psicoanálisis coincide con el abandono de la Teoría de la Seducción (que postulaba que detrás del síntoma histérico estaba el recuerdo reprimido de un abuso sexual. La niña, en este caso, había sido “seducida” cuando pequeña para abusar de ella) y la postulación de que lo reprimido eran fantasías y sueños no satisfechos del paciente. Para la mente, un deseo tiene el mismo estatuto de realidad que un evento o hecho objetivo1: uno es su mente, uno enferma por aquello que en su mente sucede.

  4. ¿Objetivo del psicoanálisis? El estudio sistemático del funcionamiento del inconsciente. Conforme, pero ¿cómo accedemos a él si justamente es inconsciente y todo “estudio sistemático” es consciente?, ¿cómo podemos llegar a ese dominio de la experiencia? La respuesta de Freud (escandalosa en su tiempo) es clara: mediante el análisis de los sueños, la via regia hacia el inconsciente. En efecto, es justamente cuando no estamos conscientes que afloran todos nuestros verdaderos deseos más ocultos y profundos, transformados. Adicionalmente, (i) los chistes (cuando se toca el “doble sentido”); (ii) los lapsus linguae (cuando decimos algo que no queríamos decir, “diputada ricardini” en vez de “Cicardini”. A veces un lapsus es al mismo tiempo un chiste, “¡Apégate que te puro!” en vez de “¡Apúrate que te pego!”) y (iii) los actos fallidos (justo se nos olvida lo que más teníamos presente, o dejamos algo en el lugar más impensado o extraviamos el pasaje donde “justo” no queríamos ir, etc.) son otras instancias donde, a pesar de nuestra supuesta conciencia, se nos “cuela” el inconsciente.

  5. El método psicoanalítico busca aliviar el sufrimiento psicológico. El método es de lo más novedoso: recuéstese en el diván y comience a hablar libremente de lo que se le venga a la mente (asociación libre), el analista sigue la ruta de las asociaciones e interpreta (ej. Freud, Frodo, Tolkien, El Señor de los Anillos, la Tierra Media, Fantasía, Walt Disney, ratón Mickey, Bach, música, etc.). En la sesión se da el fenómeno que Freud llamó “transferencia”: la tendencia del paciente a repetir con el analista el trauma del caso (ej. la mujer odia al marido y podría empezar a odiar al doctor o, si suponemos la “sustitución por el contrario”2, a enamorarse del doctor).

  6. Publica en 1905 Tres ensayos sobre teoría sexual donde explica la importancia de la sexualidad infantil para el desarrollo de la personalidad. El desarrollo de la libido en esa etapa deja su huella indeleble en el inconsciente ya que, según Freud, sigue una ruta fija: oral – anal – fálica.

  7. Para Freud el Complejo de Edipo es el gran organizador de la vida psíquica: el niño desea a la madre pero enfrenta una doble prohibición: (i) la del incesto y (ii) la impuesta por el padre (el “dueño” de la madre)3. El sujeto freudiano es siempre un sujeto en conflicto, entre (i) sus deseos inconscientes (ii) las relaciones de colaboración que debe mantener con los demás y (iii) una misma realidad compartida.

  8. En el fondo del psiquismo humano habría una dualidad irreconciliable: (i) la pulsión de vida (EROS) y (ii) la pulsión de muerte (TÁNATOS). Esta tensión está bien ilustrada en el epígrafe del libro Demian de Herman Hesse: “Quería tan sólo vivir lo que tendía a brotar espontáneamente de mí. ¿Por qué habría de serme tan difícil?”. Pregúntese, ¿por qué repetimos conductas que sabemos nos hacen daño?

  9. La triplicidad básica del aparato psíquico: ello (continente de las pulsiones) – yo (media y “negocia” entre las exigencias del ello, los mandatos del súper yo y las condiciones de la realidad) – súper yo (prohibiciones y estándares morales). El yo realiza esta difícil tarea reprimiendo (a mayor cultura menos “rienda suelta” a los instintos. Revise La Conquista del Fuego).



COMPONENTE PSÍQUICO

PRINCIPIO RECTOR

TEMPORALIDAD

ELLO

PLACER

ETERNIDAD

YO

REALIDAD

PRESENTE

SÚPER YO

DEBER

FUTURO



  1. En 1938 Austria estaba anexada al Tercer Reich. Gracias a la influencia de Marie Bonaparte (sobrina nieta de Napoleón Bonaparte) y otros prestigiosos psicoanalistas (ella lo era) logra escapar con su familia a Londres. Freud mantuvo correspondencia con intelectuales de la talla de Einstein y Thomas Mann. En 1930 recibió el Premio Goethe de literatura y en 1935 es declarado miembro honorario de la Royal Society of Medicine de Londres. Muere en Londres en 1939 del cáncer a la mandíbula que lo aquejó durante tantos años. Aparte de haber creado el Psicoanálisis, la teoría más compleja sobre el psiquismo humano que exista, su influencia rebasó, con mucho, de la medicina. Libros como Tótem y Tabú y El Malestar en la Cultura son ya “clásicos” y patrimonio de la humanidad (sin contar la cantidad de obras de arte, musicales, literarias, plásticas o cinematográficas que son tributarias de su legado).

1 La tesis de Varela y Maturana que comentábamos el primer semestre: el organismo, al estar estructuralmente determinado, no puede distinguir entre percepción e ilusión.

2 Ver la nota de apoyo al texto “Sobre la conquista del fuego”.

3 En la novela “El niño que enloqueció de amor” de Eduardo Barrios tendríamos un caso de Complejo de Edipo mal resuelto.



Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos