38-ap-2-2002 tribunal de sentencia ahuachapáN



Descargar 85.82 Kb.
Fecha de conversión26.02.2019
Tamaño85.82 Kb.
Vistas15
Descargas0

38-AP-2-2002

TRIBUNAL DE SENTENCIA AHUACHAPÁN, a las quince horas del día dieciséis de julio de dos mil catorce.-

Interpuesto que fue el RECURSO DE REVISIÓN de la Sentencia dictada el día catorce de noviembre de dos mil dos por este Tribunal en el presente proceso penal, habiéndose admitido el referido recurso y Advirtiendo la reforma legal realizada al inciso final del Art. 129 Pn., luego de la audiencia respectiva, considera pertinente hacer las siguientes VALORACIONES:



  1. Que se promulgó Decreto Legislativo número 1009, publicado en el Diario Oficial número 58, Tomo 394, de fecha veintitrés de marzo de dos mil doce, que acontece una reforma al Art. 129 del Código Penal, específicamente respecto a la pena a imponer en el caso de las circunstancias reguladas en los numerales 3, 4 y 7 de dicha disposición, fijando como marco punitivo de VEINTE A TREINTA AÑOS de prisión, lo cual es favorable al condenado; de conformidad a lo estipulado en el Art. 21 Cn., una de las dos excepciones al Principio de Irretroactividad de la Ley, resulta ser, que la nueva ley sea favorable al delincuente o condenado.

  1. Que las circunstancias que fueron tratadas en la audiencia por las partes técnicas, se enmarcan en el supuesto establecido en el Art. 431 N°6 del Código Procesal Penal derogado, pero aplicable al presente proceso por encontrarse vigente al momento que se celebró el juicio.

III.- Que como consecuencia de lo anterior, es el caso que el señor MARDOQUEO DAVID C. C., fue condenado por los delitos de HOMICIDIO AGRAVADO en perjuicio de PETRONA V. S., y HOMICIDIO AGRAVADO TENTADO en perjuicio de JUAN FRANCISCO C., de conformidad a lo regulado en el Art. 129 N°3 Pn., por lo que resulta procedente a consideración de los suscritos Jueces, ANULAR PARCIALMENTE la sentencia dictada, exclusivamente en lo concerniente a la pena impuesta y MODIFICAR la misma en cuanto a la fecha de cumplimiento de la pena, así como la corrección de errores materiales de redacción, sin modificar los datos de identificación del condenado en virtud de no haber sido trasladado por la Sección de Traslado de Reos; en consecuencia dictar la nueva sentencia, determinando la sanción penal bajo los parámetros punitivos establecidos en la reforma relacionada, debiendo mantenerse vigentes e incólumes las demás partes de la sentencia recurrida, por lo que se procede a dictar la nueva sentencia en esos términos, de la siguiente forma:

TRIBUNAL DE SENTENCIA AHUACHAPAN, a las diecinueve horas quince minutos del día catorce de noviembre de nos mil dos.-

Causa Número 38-AP-2-2002; seguida contra MARDOQUEO DAVID C. C., de […] años de edad, acompañado, Albañil, Salvadoreño, originario y residente en […] de la Jurisdicción de Ahuachapán, hijo de […]; y SABINO C. M., de […] años de edad, acompañado, Jornalero, Salvadoreño, residente en […] de la Jurisdicción de Ahuachapán, hijo […], ambos acusados por los ilícitos penales de HOMICIDIO AGRAVADO, articulo 129 N° 3 del Código Penal, en perjuicio de la señora. PETRONA V. S., y Por HOMICIDIO AGRAVADO EN GRADO DE TENTATIVA, articulo 129 N° 3 en relación al 24 y 86 del Código Penal, en perjuicio del señor JUAN FRANCISCO C..-



El Tribunal de Sentencia fue integrado en el juicio oral por los jueces RAFAEL ANTONIO LÓPEZ CALDERÓN, MARIO ERNESTO RAMÍREZ TORRES y JUAN ALBERTO CAMPOS MARTINEZ, habiendo sido presidida la vista pública por el primero; en la audiencia de Revisión de Sentencia fue integrado por los Jueces RAFAEL ANTONIO LÓPEZ CALDERON, JUAN ALBERTO CAMPOS MARTINEZ Y MAMERTO ORLANDO MARQUEZ HERRERA.

Actuaron en la audiencia oral de juicio como Defensor Público de los imputados el licenciado CESAR AUGUSTO MENENDEZ RIVERA; y como Representantes de la Fiscalía General de la República los licenciados JOSÉ MIGUEL RODRÍGUEZ LAÍNEZ y KARLA GEORGINA BURGOS POCASANGRE; en la audiencia de Revisión los Licenciados MAYNOR ALBERTO MENENDEZ BATRES Y DELIA LORENA SANTILLANA GARCÍA como defensores particulares del señor Mardoqueo David C. C., y como Representante Fiscal el Licenciado HENRY ANTONIO PADILLA CAMBARA.-

RESULTADO

La representación fiscal acuso por los siguientes hechos: "El día dieciséis de febrero del presente año, aproximadamente a las ocho horas con treinta minutos de la noche, la señora PETRONA V. S., y JUAN FRANCISCO C., salieron de un culto que se realizaba en la vivienda del señor JUAN FRANCISCO V., ubicada en Colonia Nueva Amanecer, Cantón Palo Pique y se dirigieron a comprar unos dulces a una tienda, ubicada en el lugar y cuando pasaron sobre la calle, a un costado de la misma se encontraban sentados en una banca los sujetos DAVID MARDOQUEO C. C., SABINO C. M., y JUAN C. H., quienes se pusieron a observarlos, pero no le manifestaron nada, en esos momentos una de las personas que se encontraban el interior del culto religioso, salió del lugar hacia la calle, ya que le dieron ganas de orinar y fumarse un cigarrillo y ya cuando estaba sobre la calle, camino un poco hacia el monte, pero él al acercarse al zacatal escuchó que el sujeto SABINO M., le decía a DAVID C. "ahora es tiempo o ya te aculeraste" por lo que él se agachó un poco para cubrirse con el zacate y se asomó para observar quienes hablaban, viendo que eran los imputados, agregando el sujeto SABINO que " sí no lanzaba la granada se la iba el quitar y se la tirarían a él, diciéndoles DAVID "para que vean que tengo huevos", en esos precisos momentos regresaban de la tienda las victimas PETRONA V., y JUAN FRANCISCO C., cuando estos pasaron por el lugar donde se encontraban los sujetos escondidos acurrucados; por un tubo donde pasa agua lluvia, el imputado DAVID MARDOQUEO C., lanzó la granada fragmentada que tenia la mano hacia donde se encontraban las víctimas escuchando el señor C., como si una piedra había caído atrás de él, en esos momentos hizo explosión el artefacto, quedando lesionados en el lugar de los hechos, las dos víctimas levantándose el señor C., lesionado, hacia la casa donde se realizaba el culto a dar aviso de lo ocurrido, para que auxiliaran a la señora a quien todavía encontraron con vida y la trasladaron inmediatamente al Hospital Nacional de Ahuachapán, donde la remitieron al Hospital San Juan de Dios de Santa. Ana, lugar donde falleció el día dieciséis de febrero del presente año, por las lesiones causadas por las esquirlas de la granada; los imputados después de realizar su acción salieron corriendo con rumbos a la calle que conduce al Caserío Agua Escondida; la otra víctima fue ingresada en el Hospital Nacional de Ahuachapán; para que recibiera la atención médica adecuada"

La fiscalía incorporo en su acusación en el planteamiento fáctico Las circunstancias siguientes que una persona salió a la calle a orinar cuando estaba en el culto y que dicha persona es Manuel de Jesús R.; misma que el Tribunal tuvo por incorporada como objeto del debate por no causar indefensión a los acusados.

El debate se celebró en la audiencia pública iniciada a las nueve horas y cincuenta minutos y finalizó a las dieciséis horas cincuenta minutos del día catorce de noviembre de dos mil dos.-

En los procedimientos se han observada las prescripciones y términos de Ley: y

CONSIDERANDO

I- Los Suscritos Jueces sometieron todos los puntos a su conocimiento y en aplicación de las reglas de la sana crítica, valoraron la prueba documental en la vista pública que a continuación se detalla:



A) Incorporación mediante lectura de la prueba ofrecida por parte de la Fiscalía General de la República: reconocimiento médico legal de lesiones y sanidad con vista de autos practicado a la víctima Juan Francisco C., de fs.17 y 225, el primero practicado por el doctor Héctor Alfredo B. S., y el segundo por el doctor Jaime Francisco C. C.; ficha clínica de la victima PETRONA V. S., de fs.226; inspección ocular policial de fs. 9; secuestro y ratificación del mismo de fs.22; inspección realizada por la Fiscalía General de la República y Policía Nacional Civil en el Hospital Nacional de Santa Ana, del Cadáver de Petrona V. S., de fs.12; álbum fotográfico y planimetría realizada por la Policía Técnica y Científica de la escena del delito de fs. 24 a 32, y 93 respectivamente; análisis serológico de evidencia secuestrada en la escena del delito de fs.126; análisis físico químico de la evidencia secuestrada, determinándose que los fragmentos metálicos se identifican corno esquirlas de granada fragmentaria de fs.78; certificación de partida de defunción de Petrona V. S., de Fs.227; acta de declaración de testigo de Juan Antonio R., recibida como anticipo de prueba agregada a fs.149 y 150; habiendo prescindido la representación fiscal del respaldo de los dictámenes por parte de los peritos del Instituto de Medicina Legal doctores HECTOR ALFREDO B. S., y ELVIRA EUGENIA Q. DE L., por considerar ser necesarios, así como del análisis físico - químico de la evidencia secuestrada y realizada por la División de Armas y Explosivos de la Policía Nacional Civil y de la radiografía realizada a la victima señor Juan Francisco C.

  1. Prueba Testimonial Ofrecida por la Fiscalía General de la República: Norma Elizabeth V. S., Juan Francisco V. S., Juan Francisco C., Manuel de Jesús R. C., y Rosa Maribel M., el tercero además en calidad de víctima; habiendo prescindido en vista pública la representación fiscal del testigo Pedro S. M., en base a lo dispuesto en el Art.350 C.P.P.

  1. Prueba testimonial ordenada de oficio por el Juez Instructor:

Juan Antonio R., de quien prescindió ante la imposibilidad de ser localizado, sobre la base a lo dispuesto en el artículo 350 del C.P.P.

D) Prueba testimonial ofrecida por parte de la defensa material:

Ana M. N., Enrique G., y Alfonso O.-

II-- Los imputados MARDOQUEO DAVID C. C., y SABINO C. M., expresaron su deseo de declarar, manifestando el primero en forma separada del otro, que cuando sucedió el hecho él estaba trabajando en la casa de Alfonso O., y sus testigos como la niña Ana y don Enrique G., observaron que allí estaba trabajando; el segundo manifestó sintéticamente que el día que sucedieron los hechos ellos estaban donde don Alfonso O., porque le estaban construyendo una casa junto con su sobrino. Mardoqueo C. C., y no sabe porque lo han incluido en la muerte de la señora; que los testigos que declararon son testigos y saben que ellos estaban trabajando; y en su derecho a la última palabra los imputados dijeron no tener nada que decir.-

III- En la vista, pública las partes no plantearon incidentes.-

IV- Análisis de la. prueba incorporada a la vista pública..- PRUEBA DOCUMENTAL:

Con el reconocimiento médico legal de lesiones y sanidad con vista de autos practicados a la víctima de fs.17 y 225, el primero practicado por el Dr. HECTOR ALFREDO B. S., y el segundo por el doctor Jaime Francisco C. C., se estableció que las lesiones que presenta la victima francisco Capacho curaron en veinte días.-

Con la autopsia del cadáver de la señora Petrona V. S., realizado por la doctora ELVIRA EUGENIA Q. DE L., agregada a folios 14 a 15, se estableció que la causa directa de la muerte de la señora Petrona V. S., fue el trauma craneoencefálico severo producido por artefacto explosivo -

Con la ficha clínica de la víctima PETRONA V. S., de fs.226 se estableció que la señora en mención fue referida a las once horas del día dieciséis de febrero de dos mil uno del Hospital de Ahuachapán al Hospital Nacional San Juan de Dios y en dicho traslado presento paro cardiorespiratorio, y se diagnóstico trauma Craneoencefálico Severo; presentando esquirlas que cruzaban la línea media del cráneo.

Con la inspección ocular policial en el lugar de los hechos de fs. 9, se estableció efectivamente que los hechos sucedieron en la calle principal de la Colonia Nuevo Amanecer del Cantón Palo Pique de la Jurisdicción de Ahuachapán, fijándose la existencia del lugar o espacio físico en que ocurrieron los hechos; determinándose así la competencia territorial de este tribunal de conformidad a lo establecido en el artículo 59 del Código Procesal Penal.-

Con el secuestro y ratificación del mismo de fs.22, se ha establecido que los mismos entraron en la esfera de control jurisdiccional en el tiempo establecido en el art.180 inciso último C.P.P.

Con la inspección realizada por la Fiscalía General de la República y Policía Nacional Civil en el Hospital Nacional de Santa Ana, del Cadáver de Petrona V. S., de fs.12, se estableció efectivamente que en el interior de la Morgue del Hospital San Juan de Dios, de la ciudad de Santa Ana, a las once horas con veinte minutos del día diecisiete de febrero de dos mil uno, fue reconocido el cadáver de la señora Petrona V. S., por el doctor Guillermo C.-

Con el álbum fotográfico y planimetría realizada por la. Policía. Técnica y Científica de la escena del delito de fs. 24 a 32 y 93 se estableció la ubicación exacta en que aparecen señales o rastros respecto de los hechos ocurridos en dicho lugar.-

Con análisis serológico de evidencia secuestrada en la escena del delito de fs.126, no se estableció nada trascendente para el esclarecimiento de los hechos investigados en este proceso debido a que dicho dictamen se refiere a una evidencia producto de las lesiones en perjuicio de la señora ANTONIA V., quien no tiene nada que ver con los hechos controvertidos en el juicio.-

Con análisis físico químico de la evidencia secuestrada, determinándose de fs.78, se estableció que los fragmentos metálicos fueron identificados corno esquirlas de granada fragmentaria.-

Con la certificación de partida de defunción de Petrona V. S., de fs.227, se estableció que el día veintisiete de febrero de dos mil uno fue asentada la defunción de la señora Petrona V. S., bajo la partida número setenta y […], en el Libro número […] al folio […] del Registro del Estado Familia que la Alcaldía Municipal de Ahuachapán llevó durante el año de dos mil uno.-

Con el acta de declaración de testigo Juan Antonio R., recibida como anticipo de prueba de fs.149 y 150, se estableció que en el Juzgado de Instrucción de Ahuachapán a las catorce horas cincuenta minutos del día quince de octubre de dos mil uno, se recibió como anticipo de prueba. la declaración en calidad de testigo del señor JUAN ANTONIO R., quien previa identificación y juramentación, efectivamente en lo pertinente expresó que e! día dieciséis de febrero de dos mil uno, se encontraba en los nueve días en la casa de un familiar de la señora, fallecida ubicada en Colonia Nuevo Amanecer, habiendo llegado a eso de las seis treinta a siete de la noche acompañado de David y Sabino C., y otro cipote que se llama Oscar C.; que dicho testigo se entró al culto y los demás se quedaron afuera; .. que salió a la calle a dar una vuelta y llegó a donde Oscar y el pregunto si todavía no iban a repartir café, le contesto que no sabía, después se metió para adentro y llego donde estaba SABIO y DAVID C., ellos estaban como a un metro de la entrada a la par del cerco, sin, saber que estaban haciendo, solo los observó agachados y en el instante que el testigo llego SABINO salió para afuera; que no escucho sobre que hablaban, pararon la plática cuando el testigo llego; SABINO se dirigió hacia la calle; luego de eso fue una explosión, cuando él salió; y fue cuando DAVID le dijo" VAMONOS, PORQUE ESTE LE JALO A LA BOLADA" refiriéndose a la granada, la cual portaba Sabina supuestamente.-



PRUEBA TESTIMONIAL DE CARGO:

La testigo NORMA ELIZABETH V. S., quien manifestó ser de [,…]años de edad, soltera, Estudiante de séptimo grado, Salvadoreña, residente en […], de Ahuachapán; que el día dieciséis de febrero de dos mil uno había un culto en su casa de habitación por la muerte de su hermano; que en el culto habían personas y otras en la calle; que Sabino C., y David Mardoqueo C, C, se encontraban cerca de la actividad que se realizaba; que en el momento que se encontraba en la esquina con una amiga, escucho una gran explosión en la cual el señor Juan Francisco C., resultó herido y dijo que recogieran a Petrona V. S., porque estaba tirada en el suelo; que en el momento que escuchó lo manifestado por el señor Capacho la testigo se desmayó;.. que Petrona V. S., murió porque el día en mención, en la Colonia Nuevo Amanecer los señores David Mardoqueo C. C., Sabino C. M., y Juan H., le lanzaron una granada, cerca de su casa de habitación; que la señora Petrona V. S., era su tía, quien residía en la Colonia Magaña; que su tía estuvo acompañada cinco años con David Mardoqueo C. C., pero que ya tenían dos años de estar separados; que días antes de la muerte de su tía, ésta decía que David Mardoqueo C. C., la había amenazado sentenciado; que David Mardoqueo era bien amigo de su padre y por eso llegaba a visitarlos a su casa de habitación; que quince días antes de ocurridos los hechos el señor Mardoqueo C. C., llegó a las nueve de la mañana a casa de habitación, con quien platicaban y bromeaban; que ese día el sujeto en mención se sacó de la bolsa del pantalón un objeto redondo pequeño color verde, se lo enseñó y le dijo "mire lo que cargo aquí, para algo me va a servir'; que la testigo tocó la granada y se asustó, la Cual también la observó la madre de la testigo; que la testigo sabía qué era dicho objeto porque David Mardoqueo C., le dúo que se trataba de una. Granada, que le comentó respecto de dicha granada a su padre.-

El testigo Juan Francisco V. S., manifestó ser de […] años de edad, casado, Jornalero, Salvadoreño, solamente sabe leer y escribir, residente en Cantón Palo Pique, Colonia. Nuevo Amanecer; que en la noche del día dieciséis de febrero de dos mil uno había un culto en su casa de habitación ubicada en la dirección antes mencionada por los nueve días de haber fallecido su hijo; que el culto había iniciado a las seis y treinta de la tarde y se había programado para que finalizara a las nueve de la noche; que el culto se realizaba al aire libre bajo una ramada que estaba junto a su casa; que la iluminación que tenían, en, ese momento provenía de una planta eléctrica, y además de dos lámparas Coleman, que habían cinco focos que alumbraban como veinticinco metros aproximadamente; que en el culto habían como trescientas personas; que al inicio del culto y, por el cerco o lindero en que se realizaba dicha actividad había visto a los señores David Mardoqueo C. C., Juan H., y Sabina C.; que a las ocho y treinta de la noche iba el testigo a comprar gas para las lámparas coleman a una tienda que se encuentra a cuatro cuadras de distancia; que lo acompañaban Petrona V. S., Juan Francisco C., y en el camino observaron a David Mardoqueo C. C., Juan H., y Sabino C.; que con dichos sujetos no platicó en el momento en que iban para la tienda, quienes tampoco saludaron a su hermana Petrona V.; que se tardaron como quince minutos y al venir de la tienda ya de regreso; el testigo se adelantó y se quedaron atrás Petrona V. S., con Juan Francisco C.; que el señor C., tenía seis meses de andar de novio con Petrona V. S., y toda la gente sabía de esa relación; que ya cuando el testigo había llegado a la entrada de su terreno atrás escucho una gran explosión como a una distancia de veinte metros; que en el momento de la explosión dijo "mataron a mi hermana" yo que en el momento en que venía de la tienda, en la calle había visto a David Mardoqueo C. C., Sabino C., y Juan H., cerca al lugar en que ocurrió de la explosión; que en el lugar en que observó a dichos sujetos no habían más personas y los pudo ver bien porque les daba la claridad de la luz que había en el culto; que ante tal situación corrió para donde estaba su hermana, quien se encontraba en el suelo como a veinte o veinticinco metros de distancio de donde el testigo escuchó la explosión; que allegar donde estaba su hermana tirada, le dio vuelta, la vio aún con vida y el señor Francisco C., se levantó lesionado, atontado por la explosión; que dichos sujetos sé corrieron dándose a la fuga por la canaleta; que un señor de un Pick up se llevó a su hermana al Hospital y también el señor Francisco C., fue llevado a} Hospital; que nunca se imaginó que dichos señores actuaran a traición debido a qué David Mardoqueo C. C., fue su cuñado porque estuvo acompañado con su hermana Petrona V. S., por el año de- mil novecientos noventa y ocho o mil novecientos noventa y nueve; que su hermana se separó de David Mardoqueo C. C. porque éste se llevó a otra muchacha; que David Mardoqueo C., le decía a Petrona V. S., que el día que se acompañara con otro hombre la iba a matar; aclaró el testigo que quien lanzó la granada fue Sabino' C., y en el Hospital lo mismo le dijo a los policías; que posteriormente pusieron la denuncia en el Juzgado de lo Criminal.-

El testigo JUAN FRANCISCO C., manifestó ser de […] años de edad, Albañil, soltero, Salvadoreño, haber estudiado hasta primer año de Bachillerato, residente en […] del departamento de Ahuachapán; que en la noche del día dieciséis de febrero de dos mil uno, se encontraba en casa de habitación del señor Juan Francisco V., ubicada en […], por los nueve días del hijo de dicho señor; que en dicho lugar andaba Petrona V. S., con quien tenía cuatro meses de ser novio; que como a las ocho y treinta de la noche con su novia, un hermano de ella y una hija de él, iban a comprar chicles a la tienda; que el testigo y Petrona V. S., iban al lado izquierdo y ellos por el lado derecho y en el camino vieron a David C., Juan H. y Sabino C., con quienes no habló; que al venir de regreso dichos sujetos los esperaban en el mismo lugar en que estaban cuando iban para la tienda y los vieron corno de dos a tres metros distancia; que el señor V., y su acompañante se, fueron delante de ellos como a veinticinco metros de distancia; que dichos sujetos que encontraron en la calle les lanzaron una granada; que sintió cuando la misma cayó al suelo y lo vio a un metro de distancia aproximadamente, luego explotó en cuestión de segundos; que en ningún momento se imaginó que dicho objeto era una granada; que observó que la persona que lanzó la granada había sido Sabino C., estando como a tres o cuatro metros de distancia atrás del testigo; y Petrona V. S., inmediatamente cayó al suelo; que el testigo también resultó herido, pero logró caminar hacia 'la casa y avisó que les habían lanzado una granada; que los auxilió el hermano de Petrona V., y un hermano de Sabino C., quienes los trajeron, al Hospital; que cerca del lugar en que ocurrió la explosión únicamente se encontraban dichos sujetos; quienes luego de la explosión los mencionados sujetos se desaparecieron sin haber auxiliado al testigo y a Petrona V. S.; que al primero y segundo los conocía desde hace un año y al tercero cuatro años de conocerlo, ya que ellos llegaban a visitar a su tía Marta "N"; que los hechos ocurrieron por celos, ya más antes Sabino había sido marido de su novia Petrona V. S.; que días antes de los hechos Petrona V. M., ya le había comentado al testigo que dicho señor C., la tenía amenazada de que si la veía con otro hombre la mataría; aclaró el testigo que en un momento dijo que quien había lanzado la granada había sido David C., pero lo hizo equivocadamente; pues a quien, vio hacerlo fue Sabina C.-

El testigo Manuel de Jesús R. C., manifestó ser de […] años, panificador, casado, Salvadoreño, tener estudios de segundo grado de educación, residente en Comunidad […] de la ciudad de Ahuachapán; que en la noche, del día dieciséis de febrero de dos mil uno se encontraba en el culto que se realizaba en la casa de habitación de don Juan Francisco "N", ubicada en Colonia Nuevo Amanecer, antes de llegar a dicho culto al bajarse del microbús en la parada de dicha colonia observo a Sabino C., y David "N", ubicada ,en Colonia Nuevo Amanecer; antes de llegar a dicho culto al bajarse del microbús en la parada de dicha colonia observó a Sabino C., y David "N", sin hablar con ellos; que como a las nueve de la noche salió el solo a la calle, encendió un cigarro y se puso a orinar como a catorce metros de distancia de la casa y al otro lado de la calle vio a David C., Sabino C., y Juan H.; que al tercero de ellos lo conoce desde mil novecientos noventa y dos cuando el testigo llegó a vivir al caserío Palo Pique; que en el momento que observó a los tres sujetos Sabino "N" tenía un corvo en la mano y la camisa en el hombro, quien platicaba y reía; que en ese momento lo saludó David C., diciéndole "buenas tardes"; que el testigo se retiró de ese lugar desconociendo de qué platicaban dichos sujetos; que se alejó de la calle y se introdujo a la maleza aproximadamente a ocho metros de donde se encontraban los tres sujetos; que al tiempo que venía una pareja que era Petrona V., y Juan C., Sabino dijo "ahora es cuando o ya te aculeraste" y David C., dijo para que vea que tengo huevos"; que en ese momento el testigo se lanzó a la maleza para no ser visto por los sujetos y sólo escucho la detonación de una granada como a seis metros de distancia de la calle de donde veía a dicha pareja; que no pudo observar quien lanzó la granada y nadie le dijo quien lo había hecho; que únicamente escuchó conversaciones sobre eso y nunca se imaginó nada; que en ningún momento le vio armas de fuego a los tres sujetos y tampoco vio la granada que luego los sujetos se fueron por una barranquito que le llaman canaleta; que el testigo estaba nervioso y luego regresó donde estaba su familia; que vio a Francisco C., sangrando, quien dijo no vayan a ver a Tonita allí esta tirada" y los hijos del testigo se pusieron a llorar; que solamente Sabino C., David C., y Juan H., se encontraban en el lugar antes mencionado y no habían más personas.-

La testigo Rosa Maribel M., manifestó ser de […] años de edad, casada, oficios domésticos, haber estudiado únicamente primer grado, residente en […], del departamento de Ahuachapán; que reside en dicha colonia con su esposo y sus hijos desde que nació; que en la noche del día miércoles dieciséis de febrero de dos mil uno estaba en el culto de su cuñado Francisco V-; que en el lugar en que se hacía el culto se encontraba iluminado por una planta eléctrica y dos lámparas Coleman que iluminaban bastante la calle; que temprano vio cerca del lugar del culto a David C., y a Sabino C., pero ya en la noche no los vio; que habían muchas personas y de ocho a ocho y treinta de la noche momento en el cual se encontraba bajo una ramada en que se hacía el culto escuchó una explosión de granada; que luego de la explosión sintió que hasta donde ella se encontraba cayeron esquirlas ; que no vio quien lanzó la granada el día en que ocurrieron los hechos; que escuchó que decían que Tonita o Petrona V., estaba en el suelo y fue a verla; que efectivamente dicha señora se encontraba tirada en la calle como a veinticinco metros de distancia del lugar en que se celebraba el culto y solamente abría la boca pero no decía nada; que momentos antes Tonita V., Francisco C., Francisco V., y la esposa de este habían salido a buscar gas para las lámparas coleman que estaban frente a la ramada hacía la calle, las cuales iluminaban bastante; que Tonita V., y Francisco C., quien la pretendía iban atrás de Francisco V., y su esposa; que David C., estaba presente en la sala en el momento de la vista pública, quien había sido marido de Tonita V., y la había amenazado dos meses antes de ocurridos los hechos; que Tonita V., le había dicho a la testigo que David C., la había amenazado pero que ella no le tenía miedo, que en la casa de habitación de la testigo Tonita V., le contó a la testigo que dicho señor sentía celos y le había manifestado que no la quería ver con otro hombre; que Tonita V., ya tenía dos años de estar separada de David Mardoqueo C. C.; que están seguros que David Mardoqueo C. C., la mató a Patrona V., por las amenazas que le hacía y por lo dicho por el testigo Juan H., que vio tal como sucedieron los hechos ya que dicho señor andaba con los hechores esa noche; que tiene interés en que condenen a David "N" y a Mardoqueo "N".-

TESTIGOS DE DESCARGO

La testigo Ana Luisa N. J., manifestó ser de […] años de edad, soltera, de oficios domésticos, Salvadoreña, haber estudiado hasta cuarto grado, residente en cantón […] del Departamento de Ahuachapán; que se encontraba en la sala de audiencias porque la habían citado; que conoce a David C. y a Mardoqueo C., desde que eran pequeños porque eran sus vecinos; que David C., es Albañil y Sabido C., es Jornalero ; que escuchó decir que en febrero de dos mil unos habían matado a una señora y no supo que incriminaron a los señores C.; que dichos señores en la fecha de esa muerte que había sido en enero febrero hacían una casa del señor Alfonso O.; que en el mes de febrero dichos señores estaban trabajando. ya que los veía por días y algunas veces se quedaban a dormir en la casa que construían; que dichos señores algunas veces trabajaban también a las siete de la noche ya que veían pasar al señor O., por el lugar, que a Petrona V., no la conoció ya que vivían muy lejos de la residencia del testigo sin poder precisar la distancia; que en la noche supo de la muerte de dicha señora y que ese día como a las seis de la tarde los señores C., llegaron a comprar pan y gaseosas; dichos señores dijeron que iban a trabajar pero que en la noche ya no vio que se hicieron o donde se encontraban dichos señores.

El testigo Enrique G., conocido por Henry Alberto V., manifestó ser de […] años de edad, Jornalero, Salvadoreño, haber estudiado hasta noveno grado, residente […] del Departamento de Ahuachapán; que se encontraba en la sala de audiencias porque le pidieron de favor ser testigo de los señores C.; que conocía a David C., y a Sabino C., desde hacía doce años; que el primero es Albañil y el segundo es Agricultor, que no recuerda en qué mes sucedió el hecho, pero que los señores C., hacían una casa en el caserío El Centro; que le contaron el siguiente día que falleció una señora por la explosión de una bomba la cual había sido en la noche anterior; que esa noche como a las seis treinta a siete de la noche en momentos que venia de jugar fútbol vio a los señores C., que construían la casa del señor Alfonso O., y fue en ese momento la única vez que los vio ese día.

El testigo Alfonso O. C., manifestó ser de […] años de edad, Agricultor, casado, Salvadoreño, haber estudiado hasta sexto grado, residente en […] del departamento de Ahuachapán; que conoce a David C., y Sabino C., y Sabino C.; que dichos señores le empezaron a construir una casa el tres de diciembre de dos mil y la terminaron en el año dos mil uno sin recordar la fecha exacta; que no se acuerda de ningún hecho que haya ocurrido en esa época.-

Los testigos NORMA ELIZABETH V. S., MANUEL DE JESUS R. C., JUAN FRANCISCO C., ROSA MARIBEL M., y JUAN FRANCISCO V. S., declararon con claridad, sencillez, naturalidad y espontaneidad respecto de los hechos objeto de juicio propios de los testigos que efectivamente han percibido los mismos, es decir completamente ubicados en el tiempo, especio geográfico y circunstancias que concurrieron en la ejecución del ilícito, pues sus testimonio fueron lógicos coherentes, concordantes entre sí y con la demás prueba vertida en juicio, por ello son totalmente creíbles para este tribunal, razón por la cual le merecen entera fe; respecto de los testigos de descargo, aún cuando fueron claros, sencillos y espontáneos al declarar los mismos no aportaron ningún dato relevante para el esclarecimiento d los hechos.-



V- Determinación Precisa y Circunstanciada del hecho que se estima acreditado.-

Habiéndose valorado de forma integral la prueba testimonial, pericial y documental incorporada al juicio, con base a las reglas de la sana critica, es decir de acuerdo a la lógica psicología y experiencia común, el Tribunal estima acreditados los hechos siguientes: Que el día dieciséis de febrero de dos mil uno aproximadamente a las veintiuna horas resultaron lesionados los señores Petrona V. S., y Juan Francisco C.; que posteriormente la señora V. S., falleció, siendo la causa directa de la muerte el trauma Craneoencefálico Severo producido por artefacto explosivo; por su parte las lesiones del señor C., según el respectivo reconocimiento de sanidad sanaron en veinte días; que tales hechos sucedieron en Colonia Nuevo Amanecer ubicada en Cantón Palo Pique de está Jurisdicción en momentos que las víctimas caminaban en una calle del lugar mencionando cuando les fue lanzada una granada fragmentaria obteniéndose el resultado apuntado.



Respecto de la autoría el Tribunal estima que la misma se demostró con los dichos de los testigos Manuel de Jesús R. C., Juan Francisco C. y Norma Elizabeth V. S., los cuales al ser examinados conforme a la lógica arrojaron un resultado unívoco de la siguiente manera: La testigo Norma Elizabeth V. S., afirmó que es sobrina de la ahora occisa que aproximadamente quince días antes de los hechos habló con David Mardoqueo C. C., quién le mostró una granada que portaba en la boca del pantalón la cual era de color verde y redonda, que al ser preguntado sobre del objeto de tal portación, el acusado le respondió que para algo le iba a servir; también relató la testigo que la ahora occisa le comentó que el señor C. C., la habían amenazado o sentenciado; por su parte el testigo Manuel de Jesús R. C., manifestó que vió a Sabino C., David C., y a Juan H., en el lugar de los hechos a un lado de la calle cuando fue a orinar y fumar un cigarrillo, que observó que Sabino tenía un corvo en su Mano y la camisa en el hombro, que incluso lo saludaron los miembros del grupo, que se quedó a unos ocho metros del grupo de sujetos introduciéndose a la maleza que había en el lugar y que vio llegar a una pareja que eran Petronila V., y Juan Francisco C., escuchando en ese momento el testigo a Sabino decir " ahora es cuando o ya te aculerastes" , escuchando inmediatamente que David respondió: " para que vea que tengo huevos", tirándose el testigo a la maleza por considerar que algo malo estaba ocurriendo e instantes después escucho una explosión, observando después que los sujetos se dieron a la fuga por la canaleta; por otro lado, el testigo C., manifestó que el día de los hechos a eso de las veinte horas treinta minutos salió a comprar a una tienda en compañía de Petrona V., Juan Francisco V., y la esposa de éste encontrando a los señores David C., Sabino C., y Juan H., personas con quién no conversó; que al regreso de la tienda los volvió a ver en el mismo lugar, estando a una distancia aproximada de dos a tres metros; que el señor Juan Francisco V., iban adelante como a veinticinco metros de distancia, fúe en ese momento les tiraron una granada, ya que eran los mismos que estaban en el lugar, explotando inmediatamente dicho artefacto, por lo que la señora Petrona cayó al suelo y el testigo empezó a sangrar ya que tenía heridas donde quiera, que observó que fue Sabino quién lanzó la granada, ya que vio cuando hizo el ademán, no obstante que iba de espaldas; tales testimonios son totalmente creíbles, a excepción de la parte final del último testimonio, cuando aseveró el testigo que vió la persona que lanzó la granada, ya que además de las condiciones de falta de visibilidad por la posición en que se encontraba el testigo C., es decir de espaldas a quién tiró la granada, también se evidenció en el juicio que el testigo dudó en este detalle, al analizar la prueba testimonial en conjunto, el Tribunal estima que era David Mardoqueo C. C., quien portaba y lanzó la granada, conclusión lógica según las aseveraciones de las expresiones que oyó el testigo R. C., asimismo era este acusado y no Sabino Clemente quién antes había amenazado de muerte a la ahora occisa impulsado por motivos de celos, además fue este quien portaba día antes un arma de guerra que bien pudo ser la misma utilizada para ejecutar el delito, indicios graves, precisos y concordantes que salvan la inexistencia de un testigo que señale directamente a quién lanzó la granada, ya que aún el testimonio tomado como anticipo de prueba el señor Juan Antonio R., no fue categórico en tal sentido, concluyendo este Tribunal que Mardoqueo David C. C., fue el autor del delito, por lo que es procedente declararlo responsable penalmente por el delito juzgado. En cuanto al imputado Sabino C. M., el Tribunal estima que la autoría de éste no se demostró con la prueba vertida en el debate, ya que éste aun cuando estuvo en la escena del delito no lo ejecutó, no tenía el dominio del hecho, ya que el acontecer del mismo solo lo decidía quien portaba el artefacto explosivo; tampoco puede decirse que este imputado colaboró en la ejecución del delito ni que fuera un instigador, ya que las expresiones verbales proferidas por éste no tienen la relevancia suficiente para ser dignas de un reproche penal, en atención a que cada quien responde por sus propios actos y no por los de otro, razón por la cual es pertinente declararlo no responsable penalmente.

VI- Adecuación y Determinación de la Pena.

De conformidad al artículo 63 de Código Penal la pena no puede exceder del desvalor que corresponde a los hechos realizados por el autor, y deberá ser proporcional a su culpabilidad, para ello debe tenerse en cuenta siguiente:



1. EXTENSIÓN DEL DAÑO Y DEL PELIGRO EFECTIVO PROVOCADO.

Es evidente que el daño causado con el actuar del sujeto activo fue de una magnitud extensa, pues el mismo culmino con lo privación de la vida de la señora PETRONA V. S., y ocasiono además graves lesiones al señor JUAN FRANCISCO C., bien supremo tutelado por la Constitución de la República en el artículo número dos, puesto que la persona humana es la base fundamental y fin último del estado, por lo que con la pérdida de tan sólo uno y la supuesta en peligro de la vida de otro de los miembros de la sociedad, los fines para los cuales debe funcionar el Estado no se cumple, en consecuencia, el daño ocasionado es de gran relevancia y magnitud; así mismo con la explosión producida, se puso en gran peligro a todas la personas aledañas al lugar.-



2- CALIDAD DE LOS MOTIVOS QUE IMPULSARON A COMETER EL HECHO.-

Los motivos que tuvo el señor MARDOQUEO DAVID C. C., para privar de su vida a la señora PETRONA V. S., y al intentar hacer lo mismo contra la vida del señor JUAN FRANCISCO C., fueron los celos, ya que ambas víctimas mantenían una relación de noviazgo y el acusado anteriormente había sido compañero de vida de dicha señora por lo que no quería permitirle una nueva con otro hombre, tal como lo relataron los testigos.-



3-LA MAYOR O MENOR COMPRENSIÓN DEL CARÁCTER ILÍCITO DEL HECHO.-

El sujeto activo de los hechos conocía perfectamente la ilicitud de la conducta que desplegó el día dieciséis d febrero de dos mil uno, ello por su edad de treinta y cuatro años, y contar con una madurez más que suficiente que lo hace entender que las acciones por él realizadas son reprochables penalmente, por haber querido evadir la justicia, ya que momentos después del lanzamiento del artefacto explosivo optó por huir del lugar de los hechos, por lo que se concluye que conocían perfectamente la diferencia entre lo ilícito.-



  1. LAS CIRCUNSTANCIAS QUE RODEARON EL HECHO Y EN ESPECIAL LAS ECONÓMICAS, SOCIALES Y CULTURALES DEL AUTOR.-

El Hecho juzgado fue cometido en horas de la noche en la calle, a una distancia de veinte a veinticinco metros de la casa de habitación del señor Juan Francisco V. S., ubicada en Colonia Nuevo Amanecer del Cantón Palo Pique dé esté Departamento, lugar en que se realizaba un culto evangélico y se dio en el contexto de actos intimidatorios realizados por el sujeto activo en contra de la víctima señora Petrona V. S., se estableció también que el señor MARDOQUEO DAVID C. C. es una persona de diana condición económica ya que expresó en juicio ganar la cantidad de setenta y cinco colones diarios, en su labor de Albañil; respecto de sus relaciones sociales, éstas se desconocen; y finalmente la situación cultural del acusado es baja, pues manifestó haber estudiado hasta sexto grado.-

  1. CIRCUNSTANCIAS ATENUANTES O AGRAVANTES.-

Considera el tribunal que deben valorarse por haber concurrido las circunstancias agravantes establecidas en el artículo 30 No 1, 4 y 7 del Código Penal como son: "EL PELIGRO COMÚN" ya que el sujeto activo del delito lo provocó para las personas que se encontraban en el culto evangélico que se realizaba en una ramada contiguo a la casa de habitación del señor Juan Francisco V. S., al hacer explotar un artefacto capaz de producir una carnicería de grandes proporciones; la "ALEVOSIA" se demostró en virtud de que el imputado aseguró la ejecución del delito lanzando un artefacto capaz de provocar destrucción de gran magnitud neutralizando así los riesgos de una eventual defensa de las víctimas; finalmente considera el. Tribunal que en el caso subjúdice se configuró también ". EL APROVECHAMIENTO DE FACILIDADES DE ORDEN NATURAL "ya que el acusado estuvo desde las últimas horas de la tarde en el lugar de los hechos cometiendo los mismos en horas de la noche, es decir que bien pudo haber realizado tal ilícito en la tarde sin embargo esperó la noche para cometerlo, por ello concurrió tal circunstancia modificativa de la responsabilidad penal.-

En el presente caso se dio un concurso ideal de delitos conforme a lo establecido en el artículo 40 del Código Penal, ya que el sujeto activo al haber lanzado el artefacto explosivo produjo una acción que dio como resultado una pluralidad de lesiones típicas de bienes jurídicos de la misma clase, es decir la muerte de una persona y lesiones en otra los cuales son sancionados por la ley - se aplican las reglas previstas en el art. 70 del Código Penal -por ello este tribunal estima que la pena justa a imponer en el presente caso al señor MARDOQUEO DAVID C. C. por el delito de HOMICIDIO AGRAVADO tipificado en el artículo 129 No 3 del Código Penal, en perjuicio de la señora PETRONA V. S. y HOMICIDIO AGRAVADO EN GRADO DE TENTATIVA, en perjuicio de JUAN FRANCISCO CAPACHO, es la pena de VEINTIUN AÑOS DE, PRISIÓN por el primero de los delitos ya que es el más grave y se le aumentan SIETE NUEVE AÑOS DE PRISIÓN por el segundo delito, haciendo un total de VEINTIOCHO AÑOS DE PRISIÓN esto en aplicación a la regla contenida en el artículo 70 inciso 1° del código penal.-



VII- RESPONSABILIDAD CIVIL.-

Habiendo solicitado la representante fiscal el pronunciamiento en lo que respecta a la responsabilidad civil de los acusados MARDOQUEO DAVID C. C., y SABINO C. M., según lo regulado en los artículos 114 y 115 del Código Penal, y por no haber aportado ninguna prueba al respecto, por ello este tribunal estima pertinente absolver a los imputados en mención, de tal responsabilidad.-

Respecto a las costas se exime del pago de las mismas a1 defensor público licenciado Cesar Augusto Menéndez Rivera, a los Defensores particulares Licenciados Maynor Alberto Menéndez Batres y Delia Lorena Santillana García; a los fiscales del caso licenciados José Miguel Rodríguez Laínez, Karla Georgina Burgos Pocasangre y Henry Antonio Padilla Cambara, por haber tenido razón suficiente para litigar, de conformidad al art. 449 del Código Procesal Penal.-

Consta en el expediente el secuestro de dos fragmentos de granada fragmentaria y una espoleta secuestrados en el lugar en que ocurrieron los hechos, los cuales han de desecharse.



POR TANTO

En virtud de lo expuesto y de conformidad a los artículos1, 2, 11, 12, 13, 14, 15, 72, 74 N° 1, 75 N° 2, 172 y 181 de la. Constitución de la República; 1 al 6, 18, 19,, 24, 32, 33, 44, 45 N°1, 46 N° 1, 47, 58 N° 1 y 3, 62, 63, 64, 65,, 114, 115, 116,, 128, 129 N° 3° del Código Penal; 1, 2, 3,, 4, 6,, 8, 9,, 10,, 12, 13, 14,, 15,19, 42,, 43, 53 N° 1, 59, 87, 121, 129, 130, 131,, 162,, 163,, 164,, 168, 169,, 180,184, 185,, 191, 195 inciso 2°, 206, 324 al 359, 360,, 361,, 441,, 443;, 444, 447,, 449 y 450 del código procesal penal; 43 de la. Ley Penitenciaria; por unanimidad y en NOMBRE DE LA REPUBLICA DE EL SALVADOR ESTE TRIBUNAL FALLA: DECLÁRASE RESPONSABLE PENALMENTE al señor MARDOQUEO DAVID C. C. por el delito de HOMICIDIO AGRAVADO tipificado en el artículo 129 No 3 del Código Penal, en perjuicio de la señora PETRONA V. S., y por el delito de HOMICIDIO AGRAVADO EN GRADO DE TENTATIVA, en perjuicio de JUAN FRANCISCO C.; CONDÉNASELE a la pena de VEINTIOCHO AÑOS DE PRISION; continúe en la detención en que se encuentra por ambos ilícitos; condénasele además a cumplir las penas accesorias siguientes: Pérdida de los Derechos de ciudadano e incapacidad para obtener toda clase de cargos o empleos públicos por el mismo tiempo de la pena de prisión; el condenado cumplirá la pena de prisión a las cinco horas cuarenta y cinco minutos del día dieciocho de marzo del año dos mil veintinueve.- ABSUÉVESE DE RESPONSABILIDAD PENAL al señor SABINO C. M., por el delito de HOMICIDIO AGRAVADO tipificado en el artículo 128 y 129 No3 del Código Penal, en perjuicio de la señora PETRONA V. S., y por el delito de HOMICIDIO AGRAVADO EN GRADO DE TENTATIVA, tipificado en el artículo 128 y 129 No3 relacionado al 24 del Código Penal, en perjuicio de JUAN FRANCISCO C.; Absuélvese de responsabilidad civil a los señores MARDOQUEO DAVID C. C., y SABINO C. M.; y firme este fallo remítase certificación de esta sentencia al Juez de Vigilancia Penitenciaria y Ejecución de la Pena competente, al señor Director de la Penitenciaria Occidental de la Ciudad de Santa Ana y a la Dirección General de Centros Penales; y deséchese los objetos consistentes en dos fragmentos de granada fragmentaria y una espoleta; notifíquese esta sentencia mediante su lectura integral y oportunamente Archívese.
Catálogo: DocumentosBoveda -> DOC
DOC -> 75-p-137 CÁmara de la cuarta sección del centro
DOC -> Vistos en apelación de la sentencia definitiva condenatoria
DOC -> ConmutacióN de la pena de siete años de prisión, impuesta a mdl
DOC -> Cámara segunda de lo penal de la primera sección del centro; San Salvador
DOC -> Se ha tramitado en contra de la imputada roxana marisol m. D. V
DOC -> Ts-204-2016. Tribunal de sentencia, san francisco gotera, departamento de morazan
DOC -> Ac tribunal segundo de sentencia de san salvador
DOC -> Tribunal segundo de sentencia: San Salvador, a las catorce horas del día cuatro de marzo de dos mil dieciséis
DOC -> Hurto agravado continuado tipificado y sancionado en el Articulo 07, 208 N° en relación con el 42 y 72 del Código Penal, en perjuicio patrimonial de la Universidad Modular Abierta –uma, represtada legalmente por el Licenciado M. A. C. M
DOC -> Agresión Sexual en Menor e Incapaz Continuada


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos