30 Años de Psicología Dominicana: Pasado, Presente y Futuro


Casuística del Surgimiento Paralelo de Una de las



Descargar 3.29 Mb.
Página5/22
Fecha de conversión03.12.2017
Tamaño3.29 Mb.
Vistas650
Descargas0
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   22

Casuística del Surgimiento Paralelo de Una de las

Dos Escuelas Psicológicas: 1967-1997
Lic. José Reynaldo Cruz

Fundador del Depto. de Psicología de la UNPHU.

Una noche del verano de 1967 recibí en el Colegio Loyola de la Feria una llamada de mi antiguo profesor del Colegio de Belén en La Habana, el Padre Mateo Andrés. Me dijo: "Joseíto, el profesor Malaquías Gil tiene un proyecto para crear un Departamento de Psicología. Yo le hablé de ti y te quiere ver mañana en la UNPHU". Yo estaba sentado, esperando a Malaquías, leyendo un libro de Teorías de la Personalidad, cuando llegó una jovencita, muy graciosa por cierto, y sin saludarme se puso a leer mi libro. Me dijo: “Tú esperas también a Malaquías”. Yo me asusté, pues entre los dos promediábamos 24 años, 22 ella, 26 yo. Y pensé: "pero este Malaquías estará loco, o qué? A los diez minutos llegó una señora, distinguida, aunque muy natural, ya mayor de edad, ella tenía unos 28 años, Joy Hudson de Duarte. Cuando llegó Malaquías las edades empezaron a promediar más responsablemente. Desde el primer momento nos entusiasmamos. Fuimos a saludar al Rector, un hombre lleno de dinamismo y emprendedor. Ya desde aquella misma tarde el Rector nos llamaba "los muchachos psicólogos de Malaquías". Se nos puso como Secretario a José Vicente Díaz, estudiante de término de Educación y un experto en psicometría. Con él se siguió mejorando el nivel de madurez y experiencia del Departamento.


El Departamento surgió con la urgencia de preparar a los primeros orientadores de los liceos. Nuestro Decano era el Secretario de la Secretaría de Estado de Educación. Malaquías era Decano Interino. Malaquías era un extraordinario conocedor del campo magisterial dominicano, empeñado en mejorar la calidad de la enseñanza en todo el país. Nuestro Departamento preparó a los seis primeros orientadores profesionales, a los que la Secretaría dio empleo en el País. De nuestro Departamento surgió el primer grupo organizado de servicios psicológicos a estudiantes de colegios y liceos: El Dr. Jorge Herrera, también de 22 años de edad, profesor, y yo, con cuatro estudiantes de término, formábamos dicho equipo. En aquel entonces, los miembros del Departamento nos sentíamos retados a abrir los primeros servicios, a luchar porque se ofreciera empleo a los más capacitados en el campo de la psicología y la orientación. Esa fue una gran virtud de Malaquías: hacer que nuestros graduados de Técnicos en Psicología y Orientación obtuvieran empleos. La orientación era la mejor y la única alternativa.
El Departamento apoyó la creación de un libro de texto en Psicología para Bachillerato, escrito con tres estudiantes, los hoy licenciados Oscar Hungría, Enrique Fernández y Marcos Aurelio Juliao. También me pagó 4 horas diarias durante un semestre para que escribiera un texto en Orientación Psicológica. Esto les da a entender el compromiso contraído por la Universidad y el Departamento con el futuro no sólo de la psicología sino también de los psicólogos. Este interés por el servicio comunitario, por el trabajo en el campo, por la reforma de los programas vigentes de la niñez y de la juventud, ha sido característico de este departamento y del de la Universidad Autónoma de Santo Domingo.

Los Estudiantes de Psicología de hace Treinta Años

Nuestro primer semestre tenía 15 estudiantes. El Director del Departamento iba a clases en motocicleta y varias veces derrotó en competencia en la Winston Churchill al Dr. Quique Pacheco, quien presumía de rápido en una Honda 90 que era un primor. Nos reuníamos en casa de los estudiantes, en restaurantes y en el Departamento. Estudiar psicología en aquel entonces era pertenecer a un grupo, conversar mucho con los otros compañeros y con los profesores, prestarse libros, hacer traducciones y compartirlas.


Era muy difícil conseguir libros en las librerías. Estas no los traían porque no tenían salida y costaban muy caro, para traer libros de texto teníamos que comprarlos antes de pedirlos.
Las prácticas de los estudiantes se comenzaron en la misma Universidad al iniciarse el primer Departamento de Orientación con servicios dirigidos a los estudiantes de la misma. Este Departamento comenzó bajo la dirección del Departamento Académico de Psicología y Orientación. Al abrir el Centro de Orientación Psicológico, dirigido a estudiantes no universitarios, las posibilidades de prácticas se incrementaron.
Durante el segundo año de la carrera se logró emplear al Dr. Rubén Farray, quien fue contratado a tiempo completo. No cabe la menor duda de que Rubén fue clave en la formación científica y humana de esa primera promoción de estudiantes de la UNPHU. Quiero resaltar el influjo que siempre tuvieron desde el inicio, la doctora Mariloly Álvarez, dominicana, como dos psiquiatras jóvenes, también dominicanos, en la formación tanto académica como psicológica de nuestros estudiantes.
Los dos primeros años fueron caracterizados por los encuentros científicos entre profesores, invitados y alumnos. En todas las reuniones de profesores se tocaban aspectos de carácter psicológico y humano de los estudiantes, dentro de un marco de respeto y corresponsabilidad. Creo que todos nos sentíamos unidos en una inmensa tarea, que siempre nos pareció mayor que lo que cada uno a solas podía emprender.
Para terminar, permítanme expresarles a todos mi agradecimiento por el honor que supone presidir este hermoso Congreso. Honrar, verdaderamente honra. Nuestros humildes comienzos han sido transformados por la inteligencia, el estudio y el entusiasmo académico y profesional de todos ustedes en un movimiento pujante, inseparable de los planes de desarrollo de nuestro país. No me queda más que desearles a todos QUE DIOS LOS BENDIGA y les premie su esfuerzo.

HISTORIA E INVESTIGACIÓN TRANSCULTURAL

La Construcción de la Historia de la Psicología en el Caribe Isleño
Dra. Ana Isabel Álvarez

Universidad de Puerto Rico

Introducción
Para hablar sobre la historia de la Psicología en el Caribe Isleño es necesario explicitar la postura asumida en torno a los siguientes asuntos: e1 contexto caribeño, la psicología como disciplina y la historia de la Psicología. Permítanme comenzar de esta forma.
El Caribe isleño está mayormente constituido por naciones recientemente independizadas y otras aún en estado de colonización por países desarrollados como Francia, Inglaterra, Holanda y los Estados Unidos de Norteamérica (Dietz, 1992).
Específicamente, este proceso histórico está fundamentado en arreglos político­económicos que se han caracterizado para dichas naciones por la explotación, la pobreza, la dependencia, el subdesarrollo y restricciones sobre la capacidad de autodeterminar la utilización de sus recursos materiales y humanos actuales y futuros. La dependencia permea tanto los procesos políticos, económicos y sociales como los culturales (Zaiter, 1995). Por su ubicación geopolítica estos países han sido importantes en el balance de poder de las naciones desarrolladas durante siglos, desde el Imperio Español hasta la Guerra Fría.
Esta situación les atribuye una centralidad en asuntos que trascienden su limitada esfera de influencia provocando que en ocasiones sean la ficha central en situaciones político­económicas globales. También las naciones-islas del Caribe han sido escenarios de constantes emigraciones e influencias culturales múltiples lo que las convierte en escenarios de una rica convivencia linguístico-cultural. Estas circunstancias se acrecientan con la globalización y la internacionalización de los procesos económicos y las tendencias neoliberales que dichos procesos implican (Dietz, 1992).
Aunque estos son algunos de los principales procesos históricos compartidos por las naciones del Caribe isleño, de ninguna manera deseamos describir una realidad homogenizante, ya que a su vez hay gran diversidad entre las islas y particularidades que han influido su desarrollo socio-cultural y por ende el de la psicología. Estas naciones han experimentado diversos niveles de desarrollo económico, político y social en diferentes épocas de acuerdo a la importancia que haya tenido cada isla para los países desarrollados o para la nación colonizadora. Estos procesos a su vez han influido el desarrollo de la educación superior en las islas que también ha impactado el desarrollo de la psicología (Álvarez, 1993-94; Phillips, 1988). Como parte de la guerra fría algunos países han estado directamente involucrados en gobiernos socialistas o variantes del mismo como son el caso de Cuba, Jamaica y Granada; mientras otros han recibido dosis más intensas del capitalismo desarrollado, como es el caso de Puerto Rico. Estas relaciones político-económicas con los Estados colonizadores y los países desarrollados no sólo han influido las relaciones con dichos países, sino también entre las naciones-islas del Caribe entre sí. De esta forma, durante diversos períodos unas islas serán las líderes tecnológica y económicamente y las otras se tornarán hacia ella y a la vez resentirán su posición privilegiada. Este fue el caso de Cuba durante la colonización española y luego durante los primeros años de neo-colonización norteamericana, y en la actualidad es el caso de Puerto Rico como colonia norteamericana.
La psicología como ciencia particular se caracteriza por su diversidad, y en gran medida la misma es constitutiva (Rodríguez, 1995). Desde la perspectiva kuhniana no ha tenido un paradigma abarcador (Bolles, 1995) por lo que nunca ha alcanzado el estado de ciencia normal (Kuhn, 1970). Como bien señala el doctor Enerio Rodríguez (1995), o la psicología está en un período preparadigmático, o es una ciencia multiparadigmática o sin paradigma, o el constructo paradigma no es útil para describir la psicología como ciencia tal y como se ha definido. La diversidad en la psicología es tal que algunos, como Koch (1993), la definen como un conjunto, es decir, como estudios psicológicos. Otros plantean la deseabilidad y posibilidad de unificar la disciplina bajo el conductismo (Ardila, 1993) o el cognoscitivismo. Las propuestas unificadoras parecen forzadas o excluyentes más que integradoras. Es evidente que la psicología en la actualidad no tiene las cualidades necesarias para lograr la unidad teórico-metodológica que han caracterizado a otras ciencias. Más aún, posiblemente la psicología ha retado y ampliado la definición de lo que es ciencia con su mera existencia y desarrollo.
Sobre la historia de la psicología en América Latina podemos comentar que es un área de trabajo muy poco desarrollada. Hay un número considerable de trabajos sobre la historia de la disciplina en países particulares, pero pocos estudios que focalicen en la región latinoamericana (De la Torre, 1995; Ardila, 1989). En los escasos trabajos con esa visión he podido observar dos perspectivas: aquel1os que conceptualizan la historia de la disciplina comenzando con las aportaciones de especialistas en psicología (Ardila, 1989) y los que estudian más bien la historia intelectual de la psicología incluyendo aquellos intelectuales que desde diversas disciplinas y profesiones estudiaron temas amplios como la identidad, la educación y la cultura (De la Torre, 1995). De más está decir que estas dos trayectorias también se observan en los trabajos sobre la historia de la psicología en otras regiones del mundo (Robinson, 1990; Hilgard, 1990). Es importante mencionar que los países del Caribe están ausentes o representados de forma muy limitada en la mayoría de los trabajos conocidos por esta autora.
Para propósitos de este trabajo hablaremos de la historia de la psicología en el Caribe hispanoparlante, anglófono y francófono. Tras la lectura de múltiples trabajos de psicólogos/as de esta región observé que había algunos patrones en el desarrollo de la psicología que a mi entender están relacionados con el/los país/es colonizador/es y desarrollados y la cultura de cada nación-isla. Esta categorización aunque hasta cierto grado artificial, nos facilitará intentar identificar algunos patrones comunes en el desarrollo de la psicología en la región. Sin em­bargo, es esencial tener en mente que en dichas categorías hay diferencias y particularidades grandes y significativas.

El Caribe Hispanoparlante
A continuación deseo plantear una hipótesis que nos ayude a entender y conocer la historia de la psicología en el Caribe hispanoparlante, específicamente Repúb1ica Dominicana, Cuba y Puerto Rico. La planteo como agenda de trabajo, ya que hay múltiples aspectos que necesitan ser investigados más minuciosamente y otros requieren que se inicien. Sin embargo, creo que la misma puede propiciar una reflexión más concertada (aunque sea para diferir de ella) que propicie una mejor comprensión de la historia de la psicología en estos países, incluyendo pero trascendiendo las consecuencias a nivel nacional.
Más aún, tal vez inicie un diálogo que facilite una mayor colaboración internacional entre los países que constituyen la región que enriquezca un desarrollo auto gestado de la psicología asumiendo un papel aún más protagónico en los proyectos nacionales.
La psicología en República Dominicana, Cuba y Puerto Rico ha pasado procesos similares de desarrollo aunque en esta historia han participado como interlocutores principales países con sistemas político-económicos muy distintos. También, aunque dichos procesos ocurren en períodos cronológicos distintos en cada una de estas tres naciones, la secuencia de los procesos es generalmente la misma. A mi entender, la psicología en dichos países comienza desarrollándose dentro de la filosofía, específicamente con el escolasticismo (De la Torre, 1995), durante la colonización española. Sin embargo, los pensadores de estos países que primero elaboraron trabajos de naturaleza psicológica, como José Agustín Caballero (1762- 1835), Varela (1788-1853) y Luz y Caballero (1800-1862) en Cuba (De la Torre, 1995; Bernal, 1985) proponían alternativas empiricistas y positivistas, ante las propuestas escolasticistas, hace mucho desaparecidas en el continente europeo. En ese momento histórico las mismas representaban el rompimiento con las formas tradicionales de entender al ser humano y muy particularmente los procesos de aprendizaje y educación. En el contexto social a nivel macro se libraban las luchas por la independencia.
Posteriormente, desde perspectivas epistemológicas diversas pero más contemporáneas, la psicología se desarrollará desde la actividad de otras disciplinas y profesiones como lo son: la sociología, la medicina, la educación y el derecho. Este proceso histórico ya ha sido descrito para otras regiones de América Latina (De la Torre, 1995; Ardila, 1989). Los trabajos de Varona (1844-1933) y Aguayo (1866-1942) en Cuba; Hostos (1839-1903) y los doctores en medicina Goenaga y Rodríguez Castro en Puerto Rico; y en República Dominicana el sociólogo José Ramón López (1866-1922) representan algunas de las aportaciones que nos legó este período. En este conjunto de trabajos se manifiesta una tensión fundamental entre aquellos identificados mayormente con las clases desposeídas (como los pobres y las mujeres) y aquellos identificados con los sectores económicamente privilegiados (De la Torre, 1995; Rodríguez, 1995). Política, económica, social y culturalmente las islas inician un proceso donde se va reduciendo progresivamente la hegemonía de España mientras simultáneamente va aumentando la de los Estados Unidos de Norteamérica (Dietz, 1992; Bernal, 1985). El desenlace de este proceso será distinto para cada una de ellas, creando así las condiciones para los desarrollos posteriores.
Este cambio en el foco de influencia política, económica, social y cultural resultará en el inicio o aumento de la modernización de forma particular en cada país, de acuerdo a la importancia que le atribuye los Estados Unidos de Norteamérica a cada uno. Esto significa, por ejemplo, que mientras en Cuba la industrialización y modernización comenzará primero, no será hasta que Estados Unidos pierda este ámbito de influencia que se le dará prioridad al desarrollo de Puerto Rico, asegurando un arreglo político que no viabilizara otra revolución. Por otro lado, República Dominicana experimentará dictaduras militares, opresión política y dependencia económica. La mayor importancia de la modernización e industrialización en las tres islas/naciones en el desarrollo de la psicología, es que la misma requerirá la democratización de la educación superior, de tal forma, que sea posible una mejor formación académica y una mayor especialización a tono con las necesidades del mercado laboral que implica dichos procesos. Esta necesidad ofrecerá las condiciones para el desarrollo de la educación superior y por ende de la psicología. Es decir, según se desarrollan las universidades del Estado y se prioriza el desarrollo del sistema público de educación, se producen las condiciones socio­culturales para que la psicología tenga un espacio y un papel en el desarrollo de los proyectos nacionales.
La relativa consolidación de este proceso de modernización, industrialización e influencia económico-política de los Estados Unidos dio pié al inicio de la psicología como disciplina particular. Este proceso se manifestó de forma, muy diversa en cada isla. En Cuba, Bernal del Riesgo comenzó la enseñanza de la psicología, escribió diversos textos y desarrolló investigación psicológica desde comienzos de la década de los treinta. Sin embargo, la disciplina continuaba como parte de la Facultad de Filosofía de la Universidad de La Habana donde se mantuvo hasta después de la Revolución. Proliferó durante la década de los cuarenta la importación y desarrollo de la medición psicológica norteamericana. También se desarrollaron escuelas de psicología en universidades privadas como la de Villanueva y la Universidad Masónica José Martí (Bernal, 1985).
Ya para entonces en Cuba era evidente la tensión entre aquellos mayormente identificados con las clases en control de los bienes materiales y aquellos mayormente preocupados por los sectores más desposeídos. Estas diferencias ideológicas a su vez se entrelazaban con un intenso debate entre quienes favorecían el desarrollo de una psicología fundamentada y respondiendo al contexto cultural cubano y los que preferían trasplantar modelos y herramientas del contexto norteamericano. Más aún, la psicología tenía un énfasis mayormente aplicado y los escenarios donde se utilizaba más frecuentemente eran: la clínica (generalmente subordinada a la psiquiatría), la educación y el comercio (Bernal, 1985.)
En Puerto Rico con el establecimiento del sistema estatal de educación superior en 1903 se inicia la enseñanza de la psicología, primeramente en el contexto de departamentos de otras disciplinas, como derecho y educación. Para 1924 se establece un Departamento de Psicología como parte de la Facultad de Educación de la Universidad de Puerto Rico, dirigido por un académico norteamericano. A su vez se estableció en esa década el Centro de Investigación Educativa y Educación Internacional, también dirigido por quien dirigía el Departamento de Psicología. La gran mayoría de los esfuerzos intelectuales de las personas que constituían dicho departamento estaba focalizada en la traducción y desarrollo de pruebas. Rápidamente comenzaron a integrarse al departamento puertorriqueños con grados de maestría obtenidos en universidades norteamericanas, particularmente Teacher's College de la Universidad de Columbia (Álvarez, 1993-94).

Ya para la década del 40 todos los miembros de la Facultad eran puertorriqueños y había dos tendencias en su trabajo: un núcleo mayormente focalizado en la traducción y desarrollo de pruebas; mientras que otro grupo estaba mayormente interesado en el desarrollo de la educación a nivel nacional desde una perspectiva del desarrollo humano y el intercambio intelectual con colegas en Latinoamérica. Para entonces había un departamento de psicología ampliamente desarrollado con dos carriles curriculares: uno orientado a la psicología como disciplina científica y otro a la psicología aplicada. Además, el mismo contaba con cinco profesores/as a tiempo completo (Álvarez, 1993-1994).


Como vemos, la psicología en Puerto Rico tuvo un acelerado crecimiento. Se desarrolló durante las primeras tres décadas, inicialmente como herramienta útil para la educación con sus modalidades aplicadas, tanto en la práctica como la investigación. Sin embargo, se inició un interés en la disciplina por sí misma que se reflejó en el currículo universitario en una concentración de psicología científica. Se manifestaron dos énfasis en el trabajo académico de la facultad: un sector fundamentalmente volcado hacia los Estados Unidos y otro mirando más a Latinoamérica y al país mismo.
En la República Dominicana se comenzó a enseñar psicología en la década de los 40 en la Universidad de Santo Domingo en la Facultad de Filosofía. La disciplina era impartida por los doctores Mota e Iglesias, el primero psiquiatra y el último filósofo. En esa misma década Fernando Saínz (1945) publicó lo que Rodríguez (1995) considera la primera obra de carácter psicológico en el país. Utilizando una metodología anecdótica, Saínz intentó caracterizar la personalidad del dominicano. A pesar de las limitaciones metodológicas e ideológicas del trabajo, el autor demostró un amplio conocimiento filosófico y de la psicología europea. Tanto este trabajo como el de Enrique Patín (1950) no fueron respondidos por las personas calificadas en psicología en el país (Rodríguez, 1995).
Como podemos ver en la década de los cuarenta la psicología en República Dominicana todavía estaba en el ámbito de acción de académicos de otras disciplinas, particularmente la medicina y la filosofía. Tanto es así, que en 1953 cuando se celebró el Primer Congreso Interamericano de Psicología en el país, la decisión responde más bien a una conveniencia económica para la Sociedad Interamericana de Psicología (SIP) y la disponibilidad del Gobierno de la República, que al desarrollo de la disciplina.
Como resultado de esta situación los participantes del país en el evento (Mota, Avelino, Cordero, Mejía-Ricart, Pannochia Álvarez, Lockward y Sánchez) fueron académicos de otras disciplinas, fundamentalmente la filosofía y la medicina; y sus aportaciones trataron sobre la aplicación de la psicología y problemas filosóficos y teóricos de la misma. Como resultado de esta situación, aunque el Congreso reveló mucho sobre la psicología en el hemisferio, "no tuvo ningún efecto desencadenante inmediato" (Rodríguez, 1995) en el desarrollo de la psicología en la República Dominicana. No será hasta 1967 cuando los primeros departamentos de psicología surgen, uno estatal y otro privado (Rodríguez, 1995; Pacheco, 1989).
Esto significa que no es hasta finales de la década de los 60s que se manifiesta en la República Dominicana el inicio de los programas académicos de psicología; proceso, que como señalara anteriormente, se inició en Cuba en los cincuenta y en Puerto Rico en los cuarenta. Por otro lado, las rivalidades entre programas de psicología del Estado y privados se observan en República Dominicana y Cuba desde el inicio de la enseñanza de la disciplina, mientras que en Puerto Rico surgirá a mediados de la década de los sesenta cuando comienzan dos programas graduados de psicología; uno estatal y otro privado.
De aquí en adelante, la psicología se expandirá en tres contextos bien diversos. En Cuba, en la Revolución (Bernal, 1985); en Puerto Rico bajo la colonización norteamericana y siguiendo un modelo norteamericano (Orino, 1995; Álvarez 1993-95; Roca, 1995); y en República Dominicana bajo un gobierno republicano caracterizado por marcadas diferencias socioeconómicas y con un modo de producción capitalista dependiente (Zaiter, 1995).
En Cuba se fundó la Facultad de Psicología en la Universidad de La Habana, desapareció la enseñanza y práctica psicológica en el sector privado y con ello la mayoría de los profesionales de mayor formación en la psicología. También implicó la participación colectiva y directa de los/as psicólogos/as en el proyecto nacional viabilizando, por las condiciones propias, aportaciones originales a la psicología, como la psicología de la salud (De la Torre, 1995; Bernal y Marín, 1985). Igualmente, los/as psicólogos/as cubanos, que ya habían estado expuestos a los modelos psicológicos norteamericanos, se adentran en los modelos materialistas-históricos soviéticos de la psicología. A su vez, en Cuba la disciplina continuó especializándose e incursionando en diversos contextos: el laboral, la salud física, las comunidades, el desarrollo humano, etc. Como era de esperarse todos estos procesos condujeron a un mayor desarrollo de la psicología en los contextos académicos y de investigación. Se desarrollan programas graduados, organizaciones científicas y profesionales, centros de investigación psicológica y revistas especializadas. Sin embargo, hasta los ochenta el empuje mayor fue hacia la psicología aplicada dada la importancia y esfuerzos que requería el proyecto nacional.

Puerto Rico al comienzo de la década de los cincuenta inició su propio proyecto nacional, el Estado Libre Asociado, aunque dirigido en otra dirección y con otra ideología. Sin embargo, el mismo también significó múltiples oportunidades de desarrollo para la psicología. En el ámbito académico, como resultado de la reforma universitaria de 1945, se estableció la Facultad de Ciencias Sociales y la psicología como disciplina fue reubicada en dicha Facultad (Álvarez, 1993-94). Aunque a corto plazo este cambio resultó en un atraso para la disciplina, ya que desapareció como departamento y también desapareció el centro de investigación, a la larga se vuelve a desarrollar un departamento con una orientación más clínica. En 1966 se estableció un programa graduado en psicología general en la universidad del Estado. También surgió una escuela graduada privada de psicología iniciándose así la tensión que ya habían experimentado Cuba y República Dominicana entre la psicología académica estatal y privada.


Los/as psicólogos/as puertorriqueños/as participaron en el proyecto nacional en diversos espacios: en la implantación de la Ley de Personal del Gobierno de Puerto Rico como psicólogos industriales y psicómetras (Cirino, 1995), en la salud mental, en diversos contextos que trabajan con la criminalidad (Álvarez, 1993-94) y la delincuencia, el comercio y la educación (Álvarez, 1993-94; Roca, 1995), entre otros. Frecuentemente, el éxito de los/as puertorriqueños/as fue tal que organizaciones internacionales como las Naciones Unidas, la Organización de Estados Americanos y la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, con la colaboración de puertorriqueños/as, intentaron establecer cambios similares en otros países latinoamericanos. En ese sentido, el trabajo psicológico en Puerto Rico se convirtió en una herramienta para el panamericanismo norteamericano de la época. Estos procesos iniciaron otros que para la década de los 80 y 90 tendrán relevancia crucial para el desarrollo de la disciplina en el país. Según la actividad profesional e intelectual se fue comprometiendo con el proyecto nacional, posteriormente se hiperbolizan las implicaciones de este proceso de tal forma que entre los 80 y los 90 cualquier trabajo y postura intelectual se "convierte" en instrumento del Estado, promoviendo la paralización intelectual y la marginación de los sectores académicos de la política pública.
Como ha señalado Cirino (1995) este es un período de gran expansión del trabajo psicológico, una acelerada especialización, la proliferación de programas graduados de psicología, el desarrollo de organizaciones científico-profesionales y el establecimiento de revistas especializadas.
En la República Dominicana la disciplina se desarrolló aceleradamente una vez establecidos los dos primeros departamentos de Psicología; de tal manera que para el 1984 había 8 programas de licenciatura y 4 de maestrías con diversas especializaciones (Rodríguez, 1995). En 1975 se estableció la organización orientada a agrupar a los/as psicólogos/as del país.
Aunque surgieron otras organizaciones, las mismas o desaparecieron o eran especializadas (Pacheco, 1989). Igualmente, la disciplina se especializó evidenciándose el trabajo psicológico en contextos diversos como las escuelas (Benedicto, 1995), las comunidades (Zaiter, 1995), el contexto laboral y el comercio (Rodríguez, 1995), la salud física y mental, entre otros. Es interesante notar que los atisbos de núcleos multidisciplinarios de investigación psicosocial comienzan a evidenciarse en el INTEC, una universidad privada, mientras según Rodríguez (1995) en la universidad del Estado (UASD) las condiciones materiales son tales que no permiten crear las condiciones institucionales necesarias para la investigación.
Para la década de los ochenta sectores entre los/as psicólogos/as cubanos, dominicanos y puertorriqueños darán indicios claros de haber logrado una experiencia y madurez reflexiva que inicia, a mi entender, un cambio cualitativo en la disciplina. Por condiciones diversas y originadas en contextos diferentes (como la caída del bloque socialista, el desarrollo del construccionismo y una visión crítica del quehacer psicológico, la crisis del Estado benefactor, la globalización y la privatización de los servicios sociales fundamentales) ocurren cambios sociales a nivel macro que influyen y estimulan una reflexión profunda en diferentes grupos de psicólogos/as en las tres islas. Esa reflexión, iniciada por figuras como Rodríguez, Zaiter, Valeirón y Benedicto en República Dominicana; De la Torre, González Rey y Arias en Cuba; y Serrano­García, Muñoz, Ortiz, Bernal, Rodríguez Arocho y Álvarez en Puerto Rico; se caracteriza por la crítica constructiva de nuestro propio quehacer, la confrontación con los errores cometidos anteriormente y que se puedan estar cometiendo en la actualidad, una conciencia de los límites del quehacer psicológico como herramienta de cambio social, del papel que nuestras actividades tienen en el desarrollo de la disciplina y el desarrollo social y de la necesidad de insertarse en otros escenarios para lograr una sociedad más justa, equitativa y participativa. A su vez, los retos confrontados son grandes y presentes en las tres islas/naciones: las brechas y tensiones entre lo teórico y lo práctico en la formación académica de los/as psicólogos; los estudios a tiempo completo vs. a tiempo parcial; la tensión entre las limitaciones materiales, institucionales y psicológicas para la investigación y la necesidad de transformarnos en productores de conocimiento; la necesidad de fomentar y salvaguardar la calidad tanto en la docencia universitaria como la práctica profesional frente a las limitaciones económicas, humanas y las grandes necesidades sociales; la deseabilidad de conocer los adelantos del saber psicológico de los países desarrol1ados, a la vez que necesitamos desarrol1ar nuestras propias respuestas a los problemas que confrontamos. Obviamente, esta no es una lista exhaustiva de los retos que confrontamos, sólo algunos de los que más me preocupan a mí. A mi entender, esta es la posición histórica en la que nos encontramos.
Ya hay indicios de esfuerzos por dar respuestas a algunos de estos debates y problemas. En Cuba y Puerto Rico ya hay centros de práctica institucionalizados como parte de los programas curriculares de psicología. En República Dominicana, la UASD se encuentra en pleno proceso de evaluar la implantación de un modelo similar para la integración teórico-práctica. También, ya en Cuba y Puerto Rico existen diversos centros de investigación enfrascados en la investigación psicológica. En los pasados 15 años se han publicado trabajos en los tres países que presentan propuestas originales importantes para la psicología en la región, en la psicología de la salud, comunitaria, clínica, desarrollo de la personalidad, desarrollo cognoscitivo, historia de la psicología, medición psicológica y otros. Muchos hemos cobrado consciencia de la forma en que se han reproducido modelos psicológicos extranjeros (soviéticos, europeos y norteamericanos) en el pasado y, manteniéndose al día en los desarrollos más recientes de la disciplina, los sometemos a cuestionamiento y prueba, frecuentemente encontrando patrones diferentes en nuestras poblaciones.



Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   22


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos