30 Años de Psicología Dominicana: Pasado, Presente y Futuro



Descargar 3.29 Mb.
Página3/22
Fecha de conversión03.12.2017
Tamaño3.29 Mb.
Vistas660
Descargas0
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   22

Depósito Legal:

ISBN:
Depósito Legal:


Ediciones de la Fundació Càtedra Iberoamericana
Cra de Valldemossa, Km 7.5
07122 Palma de Mallorca
© de la edición: Fundació Càtedra Iberoamericana



PUBLICACIONES DE LA UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE SANTO DOMINGO

Vol. DCCCXCV
Colección: SALUD Y SOCIEDAD # 29
CONGRESO

"30 AÑOS DE PSICOLOGÍA DOMINICANA: PASADO, PRESENTE Y FUTURO"

(Ponencias seleccionadas)
Editores:

Dra. Mayra Brea de Cabral

Dr. Enerio Rodríguez Arias

Licda. Marcelina Alonso de Tapia
Facultad de Humanidades

Edición co-auspiciada por el

Departamento de Psicología, Rectoría UASD
DIRECCIÓN DE PUBLICACIONES

©1998


EDITORA UNIVERSITARIA-UASD

Apartado postal Nº 1355

Ciudad Universitaria

 (809) 685-5260

 (809) 686-2134

 (809) 685-0009

Santo Domingo, República Dominicana

------------­

Diagramación e infografía: Suany Rosario.

Impreso en los talleres gráficos de la

Editora Universitaria de la Universidad Autónoma

de Santo Domingo en el mes de noviembre de 1998,

Con una tirada de 1,000 ejemplares.

Comité Organizador del Congreso

Licda. Amelia Salas de Deláncer (UASD)

Licda. Marcelina Alonso de Tapia (UNPHU)

Dra. Mayra Brea de Cabral (UASD)

Licda. Clara Benedicto (UASD)

Licda. Irene López Severino (UASD)

Licda. Ángela Caba (UASD)

Licda. Germania Morales (UTE)

Lic. Julio Valeirón (INTEC)

Licda. Ana Teresa Van Der Horst (UNPHU)
Santo Domingo,

República Dominicana
ÍNDICE
Presentación

A cargo de la Dra. Mayra Brea de Cabral ...9


Discursos Noche Inaugural de Apertura del Congreso

"30 Años de Psicología Dominicana"

- Palabras de Bienvenida de la Licda. Marcelina Alonso de Tapia, del Depto. de Psicología de la UNPHU 12

- Palabras de Salutación del Dr. Edylberto Cabral Ramírez, Rector de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD)................................................................................................................................................13

- Palabras de Salutación del Dr. Rafael Ortiz O,Vicerrector de Desarrollo Académico de la UNPHU 14

- Palabras de Despedida de la Sesión Inaugural de la Licda. Ameli Salas de Deláncer, Directora del Dpto. de Psicología de lUASD……………….......................................................………………….………………........15

Conferencias Inaugurales

- Pasado, Presente y Futuro de la Psicología Dominicana. Dr. Tirso

Mejía-Ricart 16

- Casuística del Surgimiento Paralelo de Una de las Dos Escuelas

Psicológicas: 1967-1997. Lic. José Reynaldo Cruz 32
Historia e Investigación Transcultural

- La Construcción de la Historia de la Psicología en el Caribe Isleño. Dra. Ana Isabel Álvarez……………………………….…............................................................................................................35


- Dimensiones Culturales y Comportamiento, Etnopsicología y Psicología Transcultural de Cara al Siglo

XXI. Dr. Rogelio Díaz-Guerrero…………………………………………………...................................……..50

- Depresión y Género: Resultados Iniciales de un Estudio Colaborativo en el Caribe sobre los Estados

de Ánimo. Guillermo Berna, Nelson Varas, Janet Bonilla, Axel Santos, Mildred Maldonado……….…….....72



El Psicólogo y su Formación

- Propuestas Curriculares. Lic. Miguel Fincheira................................................................................................92


Psicología del Desarrollo Humano

- Prevención de Déficit en el Desarrollo Infantil e Intervención Temprana. Licda. María Díaz Solís…..…….98


Psicología Social

- Disonancia Cognoscitiva: Una" Nueva Mirada" o lo Central del Autoconcepto.

Lic. Carlos Ruiz Matuk.....................................................................................................................................112

- Aborto Obtenido y Denegado: Perspectivas Psicosociales.

Dr. Henry P. David………...………………………………………………………………………………...118

- Toxicomanías y Narcotráfico: Una Perspectiva Realista.

Dr. Tirso Mejía-Ricart..............................................................…………………...............………………..…129
La Psicología Educativa de Hoy

- Reflexiones sobre el Papel del Psicólogo Educativo en el Proceso Educativo de Cara al Nuevo Siglo. Licda. Pura Sánchez……….........................................................................................................................................143

- Conocimiento, Aprendizaje y Enseñanza. Temas Relevantes en la Reforma Educativa. Licda. Minerva Vincent………………......................................................................................................................................157
Alternativas Psicoterapéuticas e Intervención

- Psicoterapia Breve Multidimensional. Lic. Jorge Corsi………………………………………………….…164

- El Uso de la Visualización como Herramienta Terapéutica.

Licda. María Elena Asuad...............................................................................................................................174

- Una Perspectiva Bio-Desarrollista Sistémica en el Tratamiento de Niños con Conducta Oposicionista-Desafiante.

Dr. C. Wayne Jones ………………………………….………………………………………….....………..183

- Aproximándonos a un Modelo de Prevención de Crisis en la Pareja.

Dra. Vanja Beatriz Abreu Montero...................................................................................................................200

- La Terapia Familiar como una Estrategia para el Desarrollo Social.

Licda. Zelided Alma de Ruiz.............................................................................................................................215


Neurociencias, Psicología y Rehabilitación

- Importancia de la Evaluación Neuropsicológica del Niño con Trastornos en el Aprendizaje: Modelo Conceptual y Estudio de Casos.

Dr. Jorge A. Herrera Pino..................................................................................................................................224
Psicología, Orientación y Psiquiatría

- El Equipo de Salud Mental en la República Dominicana.

Dr. José Ángel Saviñón……..……………………................................................................………...……254
Alternativas Psicológicas Actuales para la Prevención y Atención del SIDA

- Aprender es Vivir: Validación de un Currículum de Educación Popular para la Prevención del SIDA en Adolescentes y Jóvenes.

E. Antonio de Moya; Ureña, D. Abel, A; Castellanos, C……..................................................................….258

- Perfil de Respuesta Psicológica al Duelo en Pacientes VIH Positivo.

César E. Castellanos; M. Raquel Jérez G…….................................................................…………………..263
Psicología y Jurisprudencia

- Panorama de la Psicología Forense en la República Dominicana.

Lic. Wilfredo Mora………...............................................................………………………………………279
Conferencia Magistral de Cierre

- 30 Años de Psicología Dominicana: "Reflexiones Metapsicológicas"

Dr. Enerio Rodríguez Arias………………..............................................................……………………..284

PRESENTACIÓN
Dra. Mayra Brea de Cabral
A continuación presentamos un conjunto de ponencias del Congreso "30 Años de Psicología Dominicana: Pasado, Presente y Futuro", celebrado en la ciudad de Santo Domingo, los días 28, 29 Y 30 de noviembre de 1997, bajo los auspicios de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) y la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña (UNPHU).
En vista de que la cantidad de documentos que se produjo fue muy voluminosa, decidimos organizarlos en dos tomos, de los cuales se pone este primero a la disposición de los interesados.
Por considerarlo de interés incluimos los discursos de los actos de inauguración a cargo de las siguientes personalidades: Por la UASD, el Dr. Edylberto Cabral Ramírez, su Rector Magnífico, por la UNPHU, en representación del Rector, el Dr. Rafael Ortiz Quezada, Vicerrector de Desarrollo. Igualmente, las palabras de las respectivas Directoras de los Departamentos de Psicología de ambas Universidades, Marcelina Alonso de Tapia, MS y Amelia Salas de Deláncer, MS.
Se incluyen también las Conferencias Magistrales de los Presidentes de Honor del Congreso, Dr. Tirso Mejía-Ricart y José R. Cruz, MA, las cuales revelan antecedentes históricos y procesos inherentes al posterior desarrollo de la psicología dominicana.
Destacados psicólogos internacionales hicieron valiosos aportes. Entre ellos, el Dr. Rogelio Díaz-Guerrero, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), quien dentro del marco de la Psicología de los Pueblos ofreció datos de sus investigaciones intra y transculturales que tratan hipótesis sobre las creencias, las necesidades, los valores y personalidad de los individuos, enfatizando el uso de los métodos inductivos y cuantitativos de variables psico-dinámicas, de aprendizaje y socioeconómicas participantes, que contribuyen de alguna manera para la formulación de "una teoría de la cultura universalmente satisfactoria". El Dr. Díaz-Guerrero promovió la necesidad de crear una Etnopsicología propia.

Dentro de esa misma temática, la Dra. Ana Isabel Álvarez, de la Universidad de Puerto Rico, construyó una panorámica de la Psicología Caribeña, señalando características comunes y particularidades históricas de su desarrollo en algunas islas de la región. La autora muestra oposición a la acostumbrada "dependencia intelectual de los países desarrollados" como alternativas de búsqueda de solución a nuestros problemas psicosociales, propugnando a la vez por la solidaridad y concertación a través de proyectos colaborativos multinacionales, trans y multidisciplinarios autóctonos, que adecuadamente favorezcan nuestra potencialización científica.

En el área metodológica y del Psicodiagnóstico Clínico con aplicación psicosocial y diferencial, el Dr. Guillermo Bernal y sus colegas de la Universidad de Puerto Rico, refieren datos de las investigaciones realizadas en Cuba, Puerto Rico y República Dominicana acerca de la validación de instrumentos psicométricos para evaluar y considerar los modelos de tratamiento de la depresión en jóvenes de ambos géneros. Sus hallazgos contribuyen extraordinariamente para la planificación de proyectos nacionales preventivos y de intervención en salud mental en la zona del Caribe.

En Intervención Clínica, el Lic. Jorge Corsi, psicoterapeuta argentino, de la Universidad de Buenos Aires (UBA), tuvo una destacada participación, presentando técnicas mundialmente muy utilizadas en la actualidad como la Psicoterapia Breve. Mostró su epistemología multidi­mensional constructiva: determinismo recíproco, teoría ecosistémica y el modelo ecológico con sustento en la práctica profesional. Criticó los enfoques unidireccionales y reduccionistas de aquellos que de igual manera, pretenden explicar el comportamiento humano.

Otras técnicas de uso psicoterapéutico que pudimos apreciar lo fueron la visualización o la fantasía dirigida, la terapia familiar sistémica, muy aplicable a los problemas maritales, disciplinarios, conductuales, de abuso doméstico, de adicción a drogas y otros tantos que constituyen problemáticas relacionadas a la salud mental de la población. Asimismo, la Dra. Vanja Beatriz Abreu, del Centro de Instrucción Padres de Hoy y psicoterapeuta en la Florida, planteó un interesante modelo de prevención de crisis de la pareja, denominado "Aprendiendo Juntos", el cual promueve el enriquecimiento de los niveles de comunicación, afecto y expresión. El Dr. Wayne Jones, del Centro de Atención Infantil del Hospital de Filadelfia en Estados Unidos, absorbió la atención de una nutrida audiencia, planteando sus consideraciones acerca de las perspectivas de tratamiento de las conductas oposicionistas desafiantes o "conductas perturbadoras" frecuentes en niños, empleando el modelo denominado Bio-Desarrollo Sistémico.

En temas de contenido social fue tratado el aborto; el Dr. Henry P. David, del Instituto Transnacional de la Familia de los Estados Unidos, analizó y comparó situaciones de tres países, en los cuales el aborto es inducido y denegado: Estados Unidos, Checoslovaquia y República Dominicana. El Dr. David destacó su racionalismo científico frente a las controversias y promovió la idea de estimular el comportamiento reproductivo responsable.

El fenómeno de las drogas como era de esperarse, ocupó un espacio en la discusión, siendo abordado no sólo por sus efectos perjudiciales a la salud e integridad físico-mental humana, sino también por sus implicaciones sociales subyacentes de las redes del narcotráfico. Como medida de control se hizo énfasis más bien en el aspecto preventivo que en el represivo (método preferido que ha resultado ser hasta ahora ineficiente). Se conoció además variadas alternativas psicológicas y educativas de prevención y atención al SIDA, como otro de los temas de repercusión psicosocial en la actualidad.
En el campo de las neurociencias, el notable neuropsicólogo del Instituto Neuroconductual de Miami, EUA, Dr. Jorge A. Herrera Pino, presentó la importancia de los procesos de evaluación neuropsicológicos, tanto para establecer el diagnóstico como para el tratamiento de los trastornos relacionados al aprendizaje humano. Mostró algunos casos específicos de intervención neuroconductual.
En el marco del evento se consideraron también exposiciones de alto valor como las de los procesos de la enseñanza-aprendizaje y el nuevo currículum escolar; la formación del psicólogo dominicano, los 30 años de la psicología y el planteamiento de reflexiones metapsicológicas basadas en nuestra propia historia psicológica y el producto de experiencias acumuladas de académicos dedicados a enseñar la profesión.
La participación de los profesionales dominicanos en las diferentes áreas de la psicología fue también muy relevante. Entre ellos se destacaron los profesores, maestros de generaciones Dr. Tirso Mejía-Ricart, Dr. Enerio Rodríguez Arias, Dr. José Ángel Saviñón, José R. Cruz, MA, Lic. Miguel Fincheira, Licda. Zelided Alma de Ruiz, sin desestimar las intervenciones de otros muchos, que aunque son más jóvenes en el ejercicio, han estado reflexionando sobre diferentes temáticas.
Los Comités Científico y de Organización del celebrado Congreso reconocen los méritos y valoran los aportes de todos los expositores, así como la participación de los asistentes que muchas veces obligó a enriquecer y ampliar las ideas. El objetivo que se perseguía: REMEMORAR NUESTRA HISTORIA Y MOSTRAR LOS AVANCES DE LA PSICOLOGÍA COMO CIENCIA Y CARRERA PROFESIONAL se logró satisfactoriamente. Sólo nos resta esperar que esta publicación les sea igualmente de mucha utilidad.

Dra. Mayra Brea de Cabral

Editora, Miembro del Comité Científico

y de la Organización General del Congreso. Noviembre, 1998.




DISCURSOS NOCHE INAUGURAL DE APERTURA DEL CONGRESO “30 AÑOS DE LA PSICOLOGÍA DOMINICANA”

Palabras de Bienvenida de la Licda. Marcelina Alonso de Tapia, Directora del Departamento de Psicología de la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña (UNPHU)

Compartimos con ustedes esta noche la celebración de los treinta años de la fundación de los Departamentos de Psicología y Orientación de las Universidades Autónoma de Santo Domingo (UASD) y Nacional Pedro Henríquez Ureña (UNPHU).

Este Congreso "30 Años de Psicología Dominicana: Pasado, Presente y Futuro", se propone ofrecer una panorámica actualizada de la Psicología y las ciencias relacionadas con el área de la salud mental.
Del pasado veremos cómo un tímido proyecto, que surgió hace tres décadas en la mente de dos distinguidos profesores, para capacitar profesionales en salud mental, constituye treinta años después, un vigoroso movimiento con incidencia prestante en el área de la salud, de la educación, de la industria, de la banca y de otros sectores de nuestra vida pública. Me refiero al Dr. Tirso Mejía-Ricart y al Lic. José Reynaldo Cruz.
Este pasado, que ha formado miles de profesionales, los presenta hoy en este congreso como exponentes de los modelos y técnicas que ya han experimentado a las generaciones presentes y futuras que se nutrirán de sus conocimientos.
Del presente revisaremos las técnicas más actualizadas y nos pondremos al día con los temas de mayor importancia en la psicología moderna: depresión y suicidio, aspectos psicológicos del Sida, implicaciones bio-psico-sociales del aborto intencional, psicología de la pareja, modelos en terapia familiar, violencia intrafamiliar y dependencia química para mencionar algunos temas que serán debatidos.
Al tocar aspectos acerca del ejercicio profesional compartido con otros profesionales del área de la salud mental, así como al tratar aspectos críticos acerca de la formación del psicólogo, elaboraremos propuestas para la revisión curricular y para la reglamentación del ejercicio profesional, y nos colocaremos de cara a las necesidades de una sociedad dominicana cambiante, enfocada hacia el futuro y a la proximidad de un nuevo siglo.
Para el futuro, nuestros objetivos se centrarán en proponer una integración dirigida hacia la creación de una psicología caribeña, enriquecida y fundamentada en investigaciones nuestras y basada en la idiosincrasia y cultura de nuestros pueblos.
A nuestros distinguidos profesionales extranjeros que nos honran hoy con su presencia y con el aporte de sus valiosos conocimientos queremos darles nuestras gracias por su solidaridad y apoyo. De igual modo a nuestros reconocidos profesionales dominicanos, quienes hacen significativa y destacada participación en la celebración de este evento.
En estos treinta años hemos recorrido un pasado que nos ha hecho mantener el firme propósito de rectificar nuestros errores, de revisamos en la marcha del presente y de trabajar en pos de nuestro futuro con el desarrollo de una psicología dominicana acorde a las necesidades nuestras y con la capacidad para trascender nuestros límites geográficos y de proyectarnos hacia el mundo y hacia el futuro.

Palabras de Salutación del Dr. Edylberto Cabral Ramírez, Rector de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).

- Señores Presidentes de Honor: Dr. Tirso Mejía-Ricart y

Lic. José Cruz y demás integrantes de la mesa directiva.

- Distinguidos psicólogos visitantes de países amigos.

- Profesores y estudiantes de las universidades dominicanas

- Miembros del Comité Organizador

- Público en general
Nos complace dar apertura, con el Dr. Rafael Ortiz Quezada, Vicerrector de Desarrollo de la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña, al Congreso "30 Años de Psicología Dominicana: Pasado, Presente y Futuro", porque entendemos que actividades de este género favorecen el quehacer de un área profesional.
Pero, para que actividades como éstas se organicen, es necesario que haya personas dispuestas a trabajar por la producción y difusión del conocimiento. En este sentido, nuestro reconocimiento al equipo de la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña y de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, que en una buena muestra de coordinación institucional, asumió la responsabilidad de conducir la planificación y desarrollo de este evento.
Esperamos que los dos días de trabajo que siguen sean de un ejercicio intelectual altamente valioso y permitan recoger información relevante para el área. Estamos conscientes de que la Psicología ayuda a las personas a comprender mejor su problemática y la de los demás, por tanto, contribuye a su felicidad. Por eso, apoyamos y saludamos esta iniciativa y como sabemos, por lo que se nos ha informado de la alta calidad de los exponentes, auguramos los mejores éxitos.

Palabras de Salutación del Dr. Rafael Ortiz D., Vicerrector de Desarrollo Académico de la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña (UNPHU).
Damas y Caballeros:
En mi condición de Rector electo de la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña, siento una profunda satisfacción y ¿por qué no decirlo? un orgullo muy humano, al darle la bienvenida a este grupo de profesionales de la Psicología, que hoy se reúne en este Congreso conmemorativo de los 30 años de ejercicio, de lo que ya podría llamarse la Psicología Dominicana.
No debe escapar al conocimiento de los dominicanos, que durante esos 30 años, la ciencia médica nacional se ha visto ensanchada en la diversidad de los especialismos, con la presencia de aquellos médicos que escogieron la cura de las enfermedades de la conducta humana en sus muy variadas manifestaciones. De aquellos médicos que han aprendido a sondear el alma o psiquis del ser humano, para hallar las causas que provocan los trastornos de conducta y los síndromes propios de las enfermedades de la mente.
En fin, que más que regocijarnos por los 30 años que celebramos hoy, del ejercicio de una psicología netamente dominicana, debemos sentirnos orgullosos de que ese ejercicio, en gran medida, haya estado en manos de estos profesionales aquí reunidos.
Valgan, pues, los aplausos que con mucho mérito se han ganado.

Muchas gracias.


Palabras de Despedida de la Sesión Inaugural, de la Licda. Amelia Salas de Deláncer, Directora del Departamento de Psicología de la Universidad Autónoma De Santo Domingo (UASD)
Dr. Edylberto Cabral Ramírez

Rector Magnífico de la UASD


Dr. Rafael Ortiz Q.

Vice-Rector de Desarrollo de la UNPHU


Lic. Emigdio Sosa

Sub-Secretario de Estado de la Presidencia


Dr. José Mieses

Director de la Dirección de Salud Mental de la SESPAS


Dr. Tirso Mejía-Ricart

Lic. José Cruz

Presidentes de Honor
Licda. Marcelina Alonso

Directora Depto. de Psicología de la UNPHU


Llegamos al final del primer hito de un gran esfuerzo interinstitucional e interpersonal.
Las universidades comprometidas con este magno evento, la Subsecretaría Administrativa de la Presidencia de la República, así como el Plan Social de la Presidencia, la Prensa Nacional, unidos todos a un laborioso equipo de profesores y estudiantes, tenemos esta noche un primer respiro después de un largo trabajo.
Todos unidos a los distinguidos expositores nacionales e internacionales merecemos una felicitación. El Congreso es un hecho a partir de esta hermosa noche.
Sólo nos resta exhortar a esta distinguida concurrencia a mantener el entusiasmo, a colaborar con una asistencia puntual y masiva y a participar con avidez en los debates que se originen en este singular espacio de interacción científica para el bien de la psicología dominicana, antillana y mundial, muchas gracias y hasta mañana.

CONFERENCIAS INAUGURALES
Pasado, Presente y Futuro de la Psicología Dominicana
Dr. Tirso Mejía-Ricart

Fundador del Depto. de Psicología de la UASD.

Psicología Dominicana de Ayer, de Hoy y de Mañana
Quiero en primer lugar reconocer la feliz iniciativa que tuvieron los directivos de los Departamentos de Psicología de las Universidades Autónoma de Santo Domingo y Nacional Pedro Henríquez Ureña, de conmemorar el trigésimo aniversario de los inicios de la psicología profesional en el país, fortaleciendo su tradición académica al celebrar un congreso científico que permite proyectar los extraordinarios avances experimentados en esta aún joven disciplina durante los últimos años.
También deseo reconocer aquí los ingentes trabajos realizados por su Comité Organizador, para hacer posible la realización del Congreso, y agradecer su gesto de dedicarlo a José Cruz y a mí en nuestras calidades de fundadores y primeros directores de esas escuelas en el ya lejano año del 1967.
Creo sinceramente que la celebración de este evento y los miles de egresados de las aulas universitarias que ofrecen sus conocimientos al país, recompensa con creces los esfuerzos realizados para hacer realidad las metas que nos trazamos entonces.
A fin de arrojar algunas luces acerca de la evolución de la psicología en el país y contextualizarla con su desarrollo futuro previsible, me permitiré tocar aquí tres temas: los antecedentes históricos, los 30 años de la psicología dominicana y el futuro de la psicología en general y en nuestra nación en particular.

Los Antecedentes Históricos
Resulta para mí conmovedor evocar en esta ocasión memorable, los eventos y circunstancias que precedieron y rodearon el desarrollo inicial de la psicología profesional en el país. Ello así, porque de diferentes formas muchos de esos eventos y circunstancias se vinculan con mi trayectoria vital, académica y social.
El año de 1879, punto de partida aceptado de la psicología científica a nivel mundial con la fundación del primer laboratorio de psicología experimental por Wilhelm Wundt, en la Universidad de Leipzig, en Alemania, coincidió con un momento estelar de la historia dominicana, como fue el triunfo de la Revolución Liberal encabezada por el benemérito patriota Gregorio Luperón, lo que significó para el país un extraordinario resurgimiento en los órdenes político, económico y cultural, luego de más de un siglo de vicisitudes, luchas por la libertad y oscurantismo que hicieron desaparecer primero la Universidad Santiago de la Paz, en 1767 al compás de la expulsión de los jesuitas de España y sus colonias y luego de la Universidad de Santo Domingo, Primada de América una y otra vez en 1801 Y 1822, bajo el impacto de la emigración de las órdenes religiosas y de las élites coloniales tras las invasiones haitianas de esos años y el reclutamiento para el servicio militar obligatorio de sus profesores y estudiantes.
Producto de la coyuntura favorable antes mencionada, resurgió en el país la educación superior con la fundación del Instituto Profesional. Pero eran entonces tiempos de auge del positivismo, que negaba la filosofía y por lo tanto, a falta de su progenitora natural, la psicología no figuraba entonces en el horizonte cultural de los intelectuales dominicanos, aún cuando bajo la influencia de Eugenio María de Hostos se comenzó a enseñar sociología en la Escuela Normal y en la Escuela de Bachilleres de Santo Domingo.
Sin duda algunos autores habían tratado desde los inicios de la República de caracterizar la conducta de los dominicanos, pero de manera más bien anecdótica o a partir de premisas sociológicas sin base en estudios sistemáticos.
Entre estos autores, quizás el más antiguo fue Pedro Francisco Bonó, considerado el primer sociólogo dominicano, quien escribió propiamente la primera novela dominicana: "El Montero" publicada en 1848 y en otros escritos posteriores, hizo una descripción de la personalidad de ese poblador de los montes casi vírgenes dominicanos, así como de otros tipos humanos de la época. Medio siglo más tarde, el periodista y literato José Ramón López, en su libro "La Alimentación y las Razas" (1896), a quien seguirían otros destacados intelectuales de la primera mitad del siglo XX, como el abogado y publicista Américo Lugo (El Estado Dominicano ante el Derecho Público) y el médico y novelista Francisco Moscoso Puello (Cartas a Evelina), que pretendieron explicar ciertos rasgos de comportamiento de los dominicanos, como las deficiencias en su desarrollo intelectual y las fallas de su comportamiento cívico de la época, en factores biológicos tales como la mala alimentación, la mezcla racial y el clima tropical, afín al darwinismo social y al positivismo predominantes a fines del pasado siglo, apenas matizada en el país por la influencia más democrática del puertorriqueño Eugenio María de Hostos y del antropólogo cubano Fernando Ortiz.
Ya en el período posterior a la Segunda Guerra Mundial, las descripciones que se publicaron acerca de la personalidad de los dominicanos fueron vinculadas más bien a su cultura, aún cuando se vivía bajo el peso de la dictadura trujillista. A esa etapa corresponden los artículos del tema publicados en la prensa y publicados en forma de libro en 1945 por el profesor y escritor español exiliado en Santo Domingo, Fernando Sainz. Sus juicios fueron en general muy favorables. En 1950 el profesor dominicano Enrique Patín Veloz, doctor en Derecho y Filosofía y profesor de Historia de la Psicología, publicó un libro con dos breves ensayos sobre la personalidad del dominicano, uno acerca de los prejuicios generalizados entre los dominicanos y otro acerca del habitante del arrabal de la ciudad de Santo Domingo: "las cuarterías del patio", donde se juntan los sujetos procedentes de los pueblos y de los campos y acumulan un conjunto de hábitos dañinos y lacras morales, fruto de las limitaciones materiales y culturales que padecen en ese medio.
Sin embargo, ya hacia los finales de la tiranía trujillista comenzaron a aparecer desde dentro y fuera del país, interpretaciones sobre la conducta típica de los dominicanos que negaban tanto el racismo como las derivadas de expresiones culturales anecdóticas positivas o negativas.
Dentro de esa corriente pueden inscribirse el ensayo publicado en 1955 por el médico y escritor Guido Despradel Batista, quien luego de adherirse a la tesis de la bondad de la mezcla racial, en un trabajo publicado sobre el país, hace una evaluación positiva y optimista de los dominicanos de las diferentes clases y colores. Por su parte el publicista y político Ramón Marrero Aristy, en 1958, en el tomo de su obra: "La República Dominicana", poco antes de caer víctima de la tiranía a la que servía no sin guardar distancias con ésta, critica a fondo al determinismo biologista y las interpretaciones acerca de nuestro carácter nacional que había hecho la élite intelectual, llena de prejuicios y limitaciones, que había dominado el quehacer intelectual desde fines del pasado siglo, asumiendo que la educación y mejores condiciones de vida habían cambiado las supuestas lacras, según él ya superadas definitivamente.
En 1959 el ilustre político y cuentista Juan Bosch, entonces exiliado en Venezuela, en su libro: "Trujillo: Causas de una Tiranía sin Ejemplo", y después en su obra: "Composición Social Dominicana" hizo agudas observaciones para interpretar el psiquismo de los dominicanos en sus diferentes estratos, en base a las circunstancias políticas, económicas y sociales de su evolución histórica, destacando los prejuicios de la oligarquía tradicional. Por su parte el eterno rival político y émulo intelectual de éste, el distinguido médico y bril1ante político y sociólogo Juan Isidro Jimenes-Grullón, analiza dentro de parecidas coordenadas a los dominicanos en sus obras de historia social publicadas en 1942 y 1965, el último más dentro de la ortodoxia marxista.
Pero todos estos retratos psicológicos de los dominicanos en general y de su comportamiento cívico en particular, sirven más bien para hacer patente la inquietud que existió desde los inicios de la República entre los intelectuales del país, por caracterizar y comprender la conducta de sus coterráneos, aunque sin tener aún conciencia de la necesidad de su estudio científico.
Cuando en 1915 el Dr. Ramón Báez Lavastida, Rector del Instituto Profesional aprovechó su breve paso por la Presidencia de la República para restablecer a partir de esa institución la Universidad de Santo Domingo, ello significó un momentáneo renacimiento de las ciencias, las letras y la filosofía, pero su nueva Facultad de Filosofía fue clausurada poco después por el gobierno norteamericano de intervención, establecido aquí a partir de 1916, por no ajustarse a los criterios utilitarios de ese régimen de ocupación militar.
Fue sólo a partir del 1940, al restablecerse la Facultad de Filosofía y renovarse los estudios de medicina en la Universidad de Santo Domingo, cuando comenzaron a aparecer en los planes de estudios la psicología y la psiquiatría respectivamente como disciplinas independientes. Las asignaturas de Psicología General y Psicología Anormal fueron introducidas para el nivel de grado y la de Historia de la Psicología para el Doctorado en Filosofía y Letras.
Después de la Segunda Guerra Mundial comienzan a establecerse también cursos de psicología en la enseñanza secundaria y en las escuelas normales. Desde principios de los años cincuenta se estableció el Instituto de Investigaciones Psicopedagógicas dentro de la Secretaría de Estado de Educación, a cargo del pedagogo español Malaquías Gil, y llegaron al país los primeros médicos psiquiatras graduados: los doctores Patxot, MorilIo, Guillén, Pannochía, Zaglul y Baquero.
Pero lo que puede considerarse la partida de nacimiento de la Psicología Científica en el país fue la celebración en la entonces Ciudad Trujillo del Primer Congreso Interamericano de Psicología del 10 a 20 de diciembre del año 1953, como culminación del proceso organizativo de la entonces flamante Sociedad Interamericana de Psicología, cuyo presidente lo era el filósofo y psicólogo mexicano Oswaldo Robles, quien obtuvo los auspicios del Gobierno Dominicano a través del filósofo Andrés Avelino, en el curso de un Congreso Latinoamericano de Filosofía celebrado en Argentina el año anterior.

Desde el año 1956, al convertirse la Facultad de Filosofía y Letras en Facultad de Filosofía y Educación, introduciendo en ésta la formación de profesores para la enseñanza secundaria, se añadieron a sus estudios otras asignaturas, tales como la Psicología de la Adolescencia, la Psicología de la Educación, la Psicometría y la Psicología Aplicada.


Para la época no había en el país ningún psicólogo graduado. Su presidente fue el filósofo dominicano Andrés Avelino y los delegados dominicanos fueran filósofos, educadores, médicos y abogados como mi padre: Gustavo Adolfo Mejía-Ricart, intelectual positivista, admirador de Freud, Lombroso y Jiménez de Azua, quien presentó en éste un trabajo sobre Psicología Criminal. En dicho congreso llevaron la voz cantante el mexicano Oswaldo Robles, el peruano Alberto Seguín, los norteamericanos Bachrach y Werner Wolf y el canadiense Blackburn.
Para mí, que asistí a las sesiones del Primer Congreso Interamericano de Psicología siendo estudiante de primer año de Medicina, y que desde entonces me dediqué a devorar virtualmente los libros escasos de psicología que pasaban por las librerías y bibliotecas dominicanas de psicólogos clásicos y contemporáneos; y que desde 1954 tomé los cursos de Psicología General, Psicología Anormal y Psicología Aplicada como alumno paralelo de la Facultad de Filosofía y Letras, con los recordados profesores Salvador Iglesias, Fabio Mota y Malaquías Gil, mi bautismo de fuego con esa disciplina tuvo lugar en julio del 1957, cuando tuve la osadía de participar en los concursos científicos estudiantiles que organizaba cada año la Universidad de Santo Domingo en las diferentes Facultades. En la Facultad de Filosofía y Educación presenté un ensayo bajo el título de "Ensayo sobre el Amor" y en la Facultad de Medicina otro titulado "Proceso Psicológico de los Actos Violentos".
En el primer ensayo hice una revisión de las descripciones literarias sociológicas y psicológicas del amor que conocía, para concluir, siguiendo los enfoques de MacDougall, Freud, Mead y Stern, que ese sentimiento no era mucho más que el ropaje idealizado que cada cultura le da a sus naturales instintos de supervivencia e impulsos sexuales, para hacerlos compatibles con las normas de convivencia social establecida. En una Facultad como la de entonces, donde la mayoría de sus profesores y muchos de sus estudiantes eran sacerdotes y monjas de mentalidad muy conservadora, aquel trabajo parecía poco menos que una herejía. El trabajo ganador versó sobre "Fray Alonso de Cabrera", original del entonces estudiante y acucioso investigador histórico, el Padre Vicente Rubio, en tanto yo me quedé satisfecho con mi insurgencia intelectual.
El segundo trabajo corrió con mayor suerte, ya que mereció del Jurado el Premio "Doc­tor Báez", que se otorgaba al ganador, trabajo que fue motivado por un serio altercado que sostuve meses atrás con un teniente del Ejército, franqueador motorizado de la comitiva del Dictador Rafael Trujillo Molina.
En este ensayo se plantearon los factores racionales y biológicos, emocionales, culturales y situacionales capaces de generar acciones violentas en el individuo. También se describieron los diferentes síndromes psicopatológicos conocidos que pueden producirlas.
Lo simpático del trabajo en cuestión es que después de un análisis pormenorizado, fundamentado en citas aparentemente irrefutables del origen diverso y multifactorial de las acciones violentas que negaban validez a las teorías de los temperamentos como explicatorias de la personalidad de los individuos, terminó apoyándose en Kretschmer y sobre todo en la tipología de CG. Jung al tratar de explicar la conducta violenta, cuando explica las diferencias en los mecanismos psíquicos de la extroversión y la introversión que llevaron a la automutilación a dos de los patriarcas de la Iglesia Cristiana: Orígenes y Tertuliano, asumiendo internamente que el violento oficial iniciador del altercado era extrovertido y que yo quien respondí con inesperada virulencia, era introvertido.
Este trabajo, editado en el número 81-84 de los anales de la entonces Universidad de Santo Domingo del año 1957, no obstante sus limitaciones, tiene quizás la virtud de ser una publicación pionera de la psicología científica en la República Dominicana.
Sin duda ese éxito inicial, el incidente narrado del que salí bien librado, aunque pudo costarme la vida, dados los tiempos que se vivían, ya que el oficial terminó mal herido dentro de una vitrina de la concurrida calle del Conde, con sus implicaciones políticas y emocionales, junto a otras vivencias tales como mi asistencia durante varios meses en el tratamiento y vigilancia de un amigo cercano que padeció un episodio esquizofrénico y el deseo de explicarme y controlar mejor un déficit personal de la atención que aún me causa preocupación; fueron decisivas en la definición de mi vocación hacia el estudio de la conducta humana.
De todas maneras, mi entusiasmo por tales estudios se concretizó durante el año académico 1957-58 con el estudio a fondo del voluminoso Manual de Psiquiatría del español Vallejo-Nájera, explicado en la Cátedra por el médico-filosofo Fabio Mota, visitas al Hospital Psiquiátrico Padre Billini que dirigía entonces el inolvidable amigo y colega Antonio Zaglul y discusiones con el también amigo y compañero de conspiración antitrujillista, el Dr. Luís Manuel Baquero, todos fallecidos.
El siguiente año académico de 1958-59, el último de mis carreras de Medicina y de Filosofía y Letras, estuvo pletórico de turbulencias políticas y de luchas contra la tiranía trujillista, estimuladas por los sucesivos triunfos contra otras dictaduras en América Latina: de Perón en Argentina, de Rojas Pinilla en Colombia, de Pérez Jiménez en Venezuela y sobre todo de Batista en Cuba. Luchas éstas en las que estuve involucrado junto a toda mi familia, por lo que fui expulsado primero de la Universidad, cuando ya estaba en los exámenes finales de las carreras y más tarde fui perseguido a muerte por los esbirros de la tiranía, de la que logré escapar a duras penas, saliendo clandestinamente del país en septiembre del año 1960.
Mis preocupaciones y actividades sociopolíticas del exilio antitrujillista de esa época se conjugaron en mi tiempo libre con las referentes a la psicología, ya que para entonces escogí el tema de mi tesis profesional y comencé a elaborarla en la mejor tradición del proceso de cambio que ha recorrido la psicología académica en cuanto a su temática, que fue de tránsito del énfasis de la Psicología Clínica a la Psicología Social, por la vía del estudio de la personalidad.
Así, cuando por fin regresé al país en 1961 tras la muerte de Trujillo, pasé mis exámenes finales, presenté mi tesis sobre “Teoría de la Personalidad y su Organización Dinámica” y partí poco después hacia Alemania, donde armonicé mis estudios de Residencia en Psiquiatría en la Clínica Psiquiátrica y Neurológica con los de Psicología en la Universidad de Bonn, entonces bajo la dirección del destacado psicólogo Hans Thomae, siempre con la intención de fundar la carrera de psicología a mi retorno a la República Dominicana.



Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   22


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos