30 Años de Psicología Dominicana: Pasado, Presente y Futuro



Descargar 3.29 Mb.
Página17/22
Fecha de conversión03.12.2017
Tamaño3.29 Mb.
1   ...   14   15   16   17   18   19   20   21   22
Participación activa: Debemos participar activamente en todo el proceso de aprendizaje para alcanzar los objetivos del módulo entre todos al mismo tiempo.

  • Ritmo propio: Cada grupo avanza a su propio ritmo, según su motivación, dedicación y rendimiento.

  • Ofrecer el contenido en pequeñas dosis: Los contenidos son ofrecidos poco a poco, para que podamos discutirlos y entenderlos bien.

  • Evaluación permanente: Cada Actividad de Aprendizaje del módulo se evalúa, para ver cómo vamos alcanzando los objetivos. Así, cada grupo sabe

    cuánto ha aprendido antes de terminar el módulo.

    En la instrucción modular hay dos actores principales: El Grupo de Aprendizaje y el/la facilitador/a. El Grupo de Aprendices de Líderes puede estar formado por los mejores amigos y amigas, parientes, vecinos, compañeros de estudios, de iglesia o de trabajo de los/as adolescentes y jóvenes. Pueden invitar a 5-7 de ellos a formar un grupo de aprendizaje modu­lar. Al principio, cada miembro del grupo verá los objetivos desde su propio punto de vista (ideas, actitudes, conocimientos y experiencias personales). A través de la comunicación, escuchando y hablando sin temor, estos puntos de vista se confrontan y se va construyendo un punto de vista común. Esto facilita la comunicación y enriquece los puntos de vista individuales, respetando las diferencias de pensar, sentir y actuar.


    Por su parte, el/la facilitador/a es una persona informada que invita a grupos de adolescentes o jóvenes a alcanzar juntos objetivos comunes de aprendizaje. El/ella tiene una misión parecida a la de un maestro o maestra. Sin embargo, en la enseñanza modular el protagonista del aprendizaje es cada uno de los miembros del Grupo de Aprendices, no e1/la facilitador/a. Esta persona debe: 1) ayudar a identificar y superar el temor y la desconfianza que provocan las situaciones nuevas a los miembros del grupo de aprendices, 2) encontrar y quitar los obstáculos que hacen difícil que el grupo cambie; 3) facilitar la comunicación, la participación de todos y la confrontación de todos los puntos de vista; 4) animar al grupo a organizarse e investigar, sin convertirse en la única fuente de información, ni hacer por el grupo lo que el grupo pueda hacer solo. Cuando sea necesario, el grupo debe auxiliarse de personas conocedoras del problema que nos interesa.
    Resultados
    La validez del contenido y la forma de los módulos fue establecida en diversos talleres formativos. Inicialmente con 24 líderes de las organizaciones comunitarias de base de las áreas más impactantes de Santo Domingo y San Pedro de Macorís (Herrera, Los Mina Norte, Sabana Perdida, Los Tres Brazos e Ingenio Consuelo), y representantes del sector religioso (católicos, protestantes y judíos) se discutió y aprobó un marco teórico básico, y se decidieron las características comunicativas que debían tener los módulos en términos de tono, familiaridad, personajes, dinamismo, propiedad cultural, adecuación a población meta, ilustraciones, color. Una versión preliminar fue validada con un grupo de 18 pastores y líderes laicos para determinar su aceptabilidad para las iglesias cristianas. Estos solicitaron que en la edición definitiva se incluyeran citas constructivas de las Escrituras para poder usar en mejor forma los módulos en las Escuelas Bíblicas y en reuniones de familia, para llevar también a los padres la instrucción con un nuevo ingrediente de superación espiritual. Un grupo de 12 personas que viven con VIH/SIDA contribuyó a validar la serie para esta población, en particular lo relativo a la solidaridad, la compasión, el apoyo emocional y sanitario en el hogar, y la preparación para el desenlace. Con 30 médicos, enfermeras, bioanalistas, antropólogos/as, sociólogos/as y mae­stros/as expertos/as en SIDA se validó el contenido técnico en cuanto a corrección, actualidad y comprensibilidad. Con 12 activistas comunitarios se discutió la aplicabilidad del proyecto en términos operativos. Con 24 adolescentes y jóvenes representantes de las diversas comunidades involucradas se evaluó el interés en el tema, la lengua y la cultura juvenil. Los grupos hicieron énfasis en la necesidad de elaborar módulos que llenen otras necesidades.
    Discusión
    Adolescentes y jóvenes están desarrollando su solidaridad y adiestrándose como líderes comunitarios en la prevención del SIDA. La co-responsabilidad de las organizaciones comunitarias ha aumentado al contar con nuevas herramientas y personal. La transmisión en reversa de cultura (de adolescentes a sus padres) en reuniones familiares puede ayudar a llenar la necesidad de educación sobre sexualidad y SIDA en los hogares, las escuelas, las iglesias y las comunidades. Esto resolvería el conflicto sobre el hogar o la escuela como ámbitos donde debe comenzar esta acción, ya que los padres y los hijos podrían aprender juntos, no sólo cómo enfrentar al SIDA sino también como mejorar la comunicación interpersonal, la integración familiar, y la solidaridad para contribuir al desarrollo social y cultural de su comunidad.
    Referencias
    Arenas Vargas, Miguel; Velasco, Raúl y Serrano, Rafael (1981). El sistema modular y la enseñanza de la medicina veterinaria y zootecnia. Xochimilco, México: Universidad Autónoma Metropolitana.

    De Moya, E. Antonio; Ureña, Denise y Abel, Alfredo (Eds.) 1997, Módulo 1. Conozcamos Nuestro Cuerpo. Santo Domingo: Instituto de Sexualidad Humana/Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).

    De Moya, E. Antonio; Ureña, Denise y Abel, Alfredo (Eds.) t 997, Módulo 4. La Juventud se Organiza. Santo Domingo; Instituto de Sexualidad Humana/Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).

    De Moya, E. Antonio; Ureña, Denise y Abel, Alfredo (Eds.) (1997) Módulo 2. La Epidemia del Siglo. Santo Domingo: Instituto de Sexualidad Humana/Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).

    De Moya, E. Antonio; Ureña, Denise y Abel, Alfredo (Eds.) 1997, Módulo 3. Todos Somos el SIDA. Santo Domingo; Instituto de Sexualidad Humana/Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).

    De Moya, E. Antonio; Ureña, Denise y Abel, Alfredo (Eds.) 1997, Módulo 5. Solidaridad en el Dolor. Santo Domingo; Instituto de Sexualidad Humana/Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).

    De Moya, E. Antonio; Ureña, Denise y Abel, Alfredo (Eds.) 1997, Módulo 6. Quien Busca Encuentra. Santo Domingo; Instituto de Sexualidad Humana/Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).

    De Moya, E. Antonio; Ureña, Denise y Abel, Alfredo (Eds.) 1997, Módulo 7. Guía para Facilitar el Aprendizaje. Santo Domingo; Instituto de Sexualidad Humana/Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).

    Isunza, Marisa. (1981). El Grupo de Trabajo Académico en la Educación Modular. Xochimilco, México: Universidad Autónoma Metropolitana.

    Perfil de Respuesta Psicológica al Duelo en

    Pacientes VIH Positivo
    Lic. César E. Castellanos A

    Licda. M. Raquel Jerez G

    Estudio auspiciado por el Departamento de Investigación

    de la Universidad INTEC

    Introducción
    El presente trabajo constituye la contraparte práctica de un primer artículo teórico acerca del duelo en personas VIH. El mismo pretende abrir la discusión acerca de la necesidad de entender de manera más profunda el proceso psicológico que atraviesan las persona que viven con el VIH, construyendo técnicas de intervención que necesariamente vayan más allá del “counseling”.
    El enfoque psicológico clínico del VIH/SIDA exige que se miren hacia múltiples agentes actuantes en el drama que se desarrolla en la vida de una persona infectada. No estamos frente a una enfermedad cualquiera, ni siquiera frente a una enfermedad terminal cualquiera. El SIDA cobra dimensiones morales, sociales, comunitarias, familiares y personales únicas en la medida en que su contagio se vincula al sexo, a la homosexualidad, y además es una epidemia cargada de rechazo social.
    Es importante que comprendamos, también desde una perspectiva clínica, cuáles son los aspectos que debemos manejar con mayor detenimiento en el proceso de ayuda psicológica para así poder mejorar los servicios de Apoyo Emocional y de Psicología que se están trabajando en la actualidad con pacientes VIH/SIDA.
    Objetivos


    1. Conocer el comportamiento de la depresión, la ansiedad y los síntomas del duelo emocional en personas VIH+.

    2. Establecer un perfil de evolución de cada una de las variables estudiadas en función del tiempo.

    3. Investigar el impacto de la noticia de saberse VIH+ sobre las emociones humanas y en cuál esfera se evidencia este impacto con mayor intensidad.


    Marco Teórico
    A menos que estemos muertos a muy temprana edad, todos sufriremos en algún momento de un duelo. Todas las culturas poseen una serie de rituales para aliviar la pena de los dolientes y dar algún significado a la muerte. Sin embargo, muchos profesionales de la salud, al igual que el común de las personas de la era industrial moderna, evitan el tema y sus efectos en los sobrevivientes. El estudio psiquiátrico moderno es conducido por Erich Lindemann (Boston, 1944). Investigaciones sistemáticas de gran escala se iniciaron en la década de los 50. El primer libro de medicina sobre el tema fue publicado en 1970, y hay mucho aún por aprender.

    Los estudios recientes sobre el duelo apuntan hacia la comprensión de las reacciones ante la pérdida y su manejo en función de distintas variables. Así un área de estudio muy abundante es el de las viudas y viudos. En los Estados Unidos de Norteamérica (EUA) hay 800,000 nuevos viudos y viudas al año, aproximadamente 400,000 personas menores de 25 años mueren por año. Cada pérdida de estas trae consigo un tipo especial de sufrimiento.


    En la vida adulta la pérdida de uno de los padres es la causa más común de duelo. Aún cuando la pérdida es dolorosa, los hijos e hijas usualmente pueden recuperarse sin dificultad y seguir su vida hacia el futuro.
    La muerte de la esposa o esposo es probablemente uno de los eventos que más causan stress, sin contar con aquellos que sufren una enfermedad grave. Los sobrevivientes deben afrontar solos muchos aspectos que eran antes compartidos.
    La pérdida de un niño causa aún más rabia y culpa, la recuperación puede tomar años. Los padres son confrontados constantemente con sus limitaciones para desarrollar sus habilidades como cuidadores. Algunas mujeres que se autodefinen principalmente a partir de su capacidad de ser madres, se sienten inútiles sin alguien a quien cuidar. La culpa puede ser especialmente intensa luego de una muerte súbita infantil (MSI) un síndrome cuyas cifras en los EUA anda por los 10,000 al año. En un estudio con padres cuyos hijos murieron de cáncer, se encontró que el duelo se volvía más intenso a partir del segundo año. Es muy importante que los padres puedan sentir que hicieron todo lo que se podía hacer para ayudar a su hijo antes de morir. La muerte de un hijo puede acabar por separar un matrimonio débil, pero también puede fortalecer un matrimonio fuerte.
    Los estudiosos del duelo han resaltado que el duelo es una situación donde los síntomas que en otras circunstancias serían considerados como parte de una depresión clínica, son considerados normales y hasta saludables. Las similitudes no sólo existen en lo emocional sino en lo fisiológico, tales como disrupción de los ritmos biológicos, menor actividad del sistema inmunológico, exceso de secreción de cortisol a través de las glándulas adrenales, alteración de la síntesis, liberación y reabsorción de EN, 5-HT y otros neurotransmisores.
    Un paralelismo entre el duelo y la depresión fue establecido por Freud y por Bowlby. Para Freud, el proceso de duelo permite que una persona haga decatexis de la energía libidinal invertida en aquel que murió y pueda reinvertir la misma en otra persona aún viva. Si esto no se puede realizar surge la culpa y progresivamente la depresión, especialmente cuando el sobreviviente tiene sentimientos encontrados con respecto al muerto. Aún cuando los lazos que existen entre los adultos no son comparables con los lazos biológicos o emocionalmente comparables con los lazos existentes entre una madre y un hijo (a), las etapas de la respuesta de separación son similares a las descritas por Bowlby.
    Incluso la expresión facial del duelo ha sido descrita como el resultado de la inhibición de la urgencia por gritar con desesperación tal como lo haría un niño abandonado. Una madre puede que aparezca cuando su hijo(a) llora de esta manera, pero el muerto no revivirá por más que se llore. Los experimentos muestran que la respuesta de separación en monos varía grandemente según la especie, el individuo y la relación que tenga con sus padres: Algunos monos jóvenes se recuperan luego de unas horas de llanto y desesperación; otros colapsan al día siguiente, cuando ya la madre está ausente y muestran signos de perturbación seria luego de unas semanas, una reacción similar a la que tienen los humanos en el duelo complicado.
    Todo el que sufre una enfermedad crónico-degenerativa inicia un proceso de duelo anticipado por la pérdida de su condición de vida y por la pérdida de la vida misma. Existen suficientes razones para pensar que en el SIDA se presentan factores añadidos que complican aún más la posibilidad de duelo o, por lo menos con características particulares. Entre estos factores se encuentra el rechazo social del que es objeto el paciente infectado, la pérdida del trabajo, la pérdida de las amistades, la poca solidaridad recibida, el contenido moral del SIDA, etc. Lo regular es que aquel que hace un duelo reciba el apoyo y la solidaridad de aquellos que lo aprecian, sin embargo, el drama del paciente con SIDA es que cuando más necesita de este apoyo más solo se encuentra. Estas razones hacen pensar que no es posible extrapolar modelos, de reacción emocional de pacientes con cáncer para entender la condición psicológica de pacientes con SIDA, y se hace necesario poder entender estas particularidades para dirigir la labor terapéutica hacia los puntos de verdadera ayuda.
    Partimos en este estudio del modelo de duelo de W. Worden, profesor de psicología de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard e Investigador Principal del Boston Child Bereavement Study con sede en el Massachusetts General Hospital. En este modelo de duelo normal Worden divide las reacciones en cuatro esferas: sentimientos, físico, cognitivo y conductual. Además plantea que la evolución del duelo es un proceso espiral más que lineal, queriendo dejar dicho que el paciente progresará de manera constante pero en términos psicológicos lo observaremos volver una y otra vez sobre los mismos síntomas y probablemente sobre los mismos temas, pero cada vez que vuelve lo hace desde una posición distinta, es decir, desde una perspectiva distinta. Este movimiento normal de evolución pudiera dar la impresión de un comportamiento pendular sin progreso, de allí se desprende la necesidad de documentar teóricamente las intervenciones clínicas.
    A nivel de sentimientos se destacan síntomas tales como:
    Tristeza Rabia Culpa

    Ansiedad Soledad Incapacidad

    Shock Lástima Aturdimiento
    A nivel físico se incluyen los siguientes síntomas:
    Sensación de vacío en el estómago Compresión en la garganta

    Hipersensibilidad a los ruidos Debilidad muscular

    Compresión en el pecho y la garganta Dificultad para respirar

    Pérdida de energía Resequedad en la boca




    Compartir con tus amigos:
  • 1   ...   14   15   16   17   18   19   20   21   22


    La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
    enviar mensaje

        Página principal
    Universidad nacional
    Curriculum vitae
    derechos humanos
    ciencias sociales
    salud mental
    buenos aires
    datos personales
    Datos personales
    psicoan lisis
    distrito federal
    Psicoan lisis
    plata facultad
    Proyecto educativo
    psicol gicos
    Corte interamericana
    violencia familiar
    psicol gicas
    letras departamento
    caracter sticas
    consejo directivo
    vitae datos
    recursos humanos
    general universitario
    Programa nacional
    diagn stico
    educativo institucional
    Datos generales
    Escuela superior
    trabajo social
    Diagn stico
    poblaciones vulnerables
    datos generales
    Pontificia universidad
    nacional contra
    Corte suprema
    Universidad autonoma
    salvador facultad
    culum vitae
    Caracter sticas
    Amparo directo
    Instituto superior
    curriculum vitae
    Reglamento interno
    polit cnica
    ciencias humanas
    guayaquil facultad
    desarrollo humano
    desarrollo integral
    redes sociales
    personales nombre
    aires facultad