30 Años de Psicología Dominicana: Pasado, Presente y Futuro



Descargar 3.29 Mb.
Página12/22
Fecha de conversión03.12.2017
Tamaño3.29 Mb.
Vistas651
Descargas0
1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   ...   22

Drogas y Toxicomanía
El término droga, en su sentido más amplio, tiene el significado que le da la Organización Mundial de la Salud; a saber: "toda sustancia que introducida en un organismo vivo, puede modificar una o más funciones de éste", es decir, que incluye a multitud de sustancias, y por supuesto, a todo fármaco utilizado por el hombre. En un sentido más restringido, sin embargo, el concepto de droga se refiere exclusivamente a aquellas sustancias de uso ilegal que afectan primordialmente la actividad psíquica de los individuos y son susceptibles de producir hábito o adicción, así como trastornos orgánicos diversos, en cuyo caso deja fuera el alcohol, el tabaco, el café y otras sustancias tóxicas de uso permitido en mayor o menor grado en gran parte de las sociedades conocidas, particularmente dentro de la llamada civilización occidental.
En cambio, toxicomanía es un término genérico que sirve para calificar a todas las dependencias psicológicas y orgánicas que se desarrollan en torno a ciertas sustancias que afectan la salud física y mental de los individuos, las cuales son asimiladas a través de diferentes sistemas del cuerpo humano: digestivo, respiratorio, circulatorio, cutáneo, las mucosas, etc.
Pero, hay que admitir que en 1a calificación de una sustancia como legal o ilegal intervienen también factores de tipo cultural y hasta climático propio de cada sociedad, susceptible de ser más importantes que los puramente médicos.

Así, sólo consideraciones de orden cultural permiten comprender cómo toxicomanías de tan grande impacto médico-socia1 como el a1coholismo, y el mismo tabaco pueden ser mantenidas dentro de la legalidad, mientras, que otras, como las de la marihuana y la cocaína no procesada, de menor importancia relativa desde el punto de vista de su influencia sobre la salud física y mental de la población, pero extrañas a la cultural tradicional de origen europeo, son consideradas peligrosas y declaradas ilegales.


A ese respecto, son bien conocidos los resultados trastornadores que tuvo para la sociedad norteamericana la Ley de Prohibición (Ley Seca); que estuvo vigente entre los años 1919 y 1933 en ese país, que ilegalizó la fabricación venta y el consumo de bebidas alcohólicas, sin otros resultados que un extraordinario ascenso de1crimen organizado e incontables muertes por intoxicación con alcoholes mal procesados e imitaciones.
Pero también hay poderosos intereses económicos que giran en torno a la fabricación y venta de bebidas alcohólicas, cigarros y otros estimulantes basados en la cafeína y las drogas sintéticas, que explican esa discriminación.
Desde el punto de vista psicológico, las toxicomanías descansan frecuentemente en fallas de la personalidad más o menos estables, que han sido denominadas "caracteropatías", entre cuyos síntomas más frecuentes podemos contar la inestabilidad emocional, los sentimientos de culpa e inferioridad, la dependencia excesiva hacia otras personas, sustancias y objetos, las actitudes pasivo-agresivas manifestadas como terquedad, negativismo, conductas agresivas frecuentes y la subvaloración de las normas morales y sociales establecidas.
Los toxicómanos, entre los que están incluidos tanto los alcohólicos, la cafeinómanos y los tabacomaníacos, como los llamados drogadictos, pueden ser comprendidos como sujetos que buscan en el consumo de esas sustancias reducir la ansiedad y la frustración que padecen en la vida cotidiana, pero su dependencia se vincula también estrechamente a ciertas normas culturales y a las estructuras socioeconómicas prevalecientes, en cuanto éstas favorecen la corrupción social y la manipulación de los medios de comunicación de masas, que estimulan a su vez, el consumo de drogas psicoactivas, así como el alcohol, el tabaco y otras sustancias de uso legal, aunque dañinas para la salud.
Pero es cierto también que en la gran mayoría de las sociedades conocidas, antiguas y modernas, han estado presentes drogas estimulantes, alucinógenas o narcóticas. Estas cumplen muy diversas funciones psicosociales, entre las cuales se encuentran las de facilitar la comunicación entre los individuos, ambientar fiestas y reuniones sociales, romper el bloqueo emocional de los sujetos, superar la depresión, propiciar actos rituales de iniciación, inauguraciones, tomas de posesión, bautizos, aniversarios, etc.; así como facilitar la realización de trabajos pesados, ahuyentar las sensaciones de hambre o de apetito, controlar los síntomas que acompañan al llamado "mal de las montañas", aumentar la competitividad deportiva, incrementar la agresividad en el combate para olvidar los problemas, evitar las preocupaciones, etc.
A esas prácticas no eran ajenos los antiguos habitantes de esta isla que utilizaban la droga alucinógena cohoba en actos rituales y el tabaco en forma más generalizada por sus supuestas propiedades curativas, ni tampoco las grandes naciones industrializadas modernas, cuyos ejércitos han utilizado el alcohol, las anfetaminas y hasta la cocaína para estimular a sus soldados a la hora de ir al combate.
Dependencia, Habituación y Adicción a las Drogas
De acuerdo a Nahs, las toxicomanías son causadas por sustancias tóxicas neuropsíquicas, que tienen algunas de las características siguientes:

  1. Actúan primordialmente en el cerebro

b) Poseen toxicidad neuropsíquica con síntomas generalmente reversibles y efectos

nocivos sobre el "arousal" y las capacidades de funcionamiento psíquico y

psicomotor.

c) Provocan una sensación primaria agradable, modificando las percepciones

sensoriales y atenuado las sensopercepciones desagradables.

d) Actúan como potentes reforzadores, determinando una necesidad compulsiva a su consumo.

e) Su empleo frecuente conduce a la tolerancia, es decir, a la necesidad de

incrementar las dosis para conseguir el mismo efecto. A veces, la tolerancia

reforzada es cruzada con otras drogas de similar constitución química.

f) Después de un tiempo de su uso, la supresión brusca de su administración suele

producir un síndrome de abstinencia, benigno o grave, según la droga.

g) El uso frecuente de la droga durante un período prolongado, variable según la

droga, el sujeto y otras circunstancias, suele agravar enfermedades físicas o

psíquicas preexistentes o hacia las cuales el drogadicto se halla predispuesto.


Pero, en realidad, existen notables diferencias en cuanto al efecto de las drogas sobre los individuos, de acuerdo a su naturaleza y también en virtud de la acción sinérgica de dos o más de éstas sobre el organismo.
Anteriormente, la mayor parte de los drogadictos en Occidente era de origen médico, es decir, que adquirían la dependencia como consecuencia de la medicación normal o excesiva para combatir las enfermedades, sobre todo las muy dolorosas o con alteraciones mentales. Por esa razón, la drogadicción era más frecuente en personas de edad madura, más propensas a padecerlas, a los que se añadieron médicos, gente de espectáculo, artistas y sujetos alcoholizados o moralmente degenerados que se ponían en contacto con el mundillo de las drogas de las grandes urbes. Hoy en día, sin embargo, son sobre todo jóvenes, insertados en subculturas auspiciadas en gran medida por los narcotraficantes, en las que el consumo de drogas se ha incorporado a los rituales de "iniciación" juvenil, a la búsqueda de nuevas experiencias y emociones, al escape de las situaciones de frustración o conflicto y a las llamadas crisis de identidad de los adolescentes, que son otras tantas causas del auge del consumo de las drogas entre los jóvenes contemporáneos.
La dependencia a las drogas ilegales, al alcohol y en menor grado al tabaco y a la cafeína, puede manifestarse en dos niveles de intensidad: la adicción y la habituación, sin que haya una línea divisora clara entre ambos síndromes.
La adicción es un grado profundo de dependencia en el que se crea un estado de necesidad y compulsión de consumir drogas o alcohol por cualquier medio, así como de tolerancia hacia la droga, es decir, que requiere dosis crecientes para satisfacerse. En esos casos, la suspensión de la dosis genera en el adicto un síndrome de abstinencia o desintoxicación, debido a mecanismos bioquímicos que se han establecido en el organismo, relacionados con la tolerancia adquirida. La dependencia en estos casos tiene raíces fisiológicas muy arraigadas, que pueden hacer del sujeto un irresponsable social, como resultado de un proceso de deterioro físico y mental.
La habituación, por su parte, supone un grado de dependencia menos acusado, que incluye un gran deseo y cierto grado de compulsión hacia el consumo de sustancias psicoactivas, por los efectos que éstas producen en el psiquismo, sin que haya tolerancia propiamente dicha, ni un síndrome de abstinencia caracterizado luego de la suspensión de su uso.
Existen sustancias como los opiáceos y la cocaína que son muy adictivas, mientras otras, como la marihuana y el alcohol, lo son en menor grado; pero la constitución somatopsíquica de cada individuo influye también considerablemente, hasta el punto de que otras sustancias menos psicoactivas, como las anfetaminas, los barbitúricos, el tabaco y hasta la cafeína, pueden generar no sólo habituación sino adicción, mientras que otros sujetos pueden consumir altas dosis de drogas con pocos efectos secundarios.
Por otra parte, muchas sustancias consideradas inocuas y no psicoactivas, como el choco­late, las golosinas, las mentas, los refrescos gaseosos y hasta el agua helada, son susceptibles también de crear habituación en algunos individuos, que supone cierto grado de dependencia psicológica con respecto a las mismas.
La adicción y en menor grado, la habituación, son causas frecuentes de serias dificultades familiares, de delitos diversos, incluso crímenes horrendos, la falta de adaptabilidad social y de incapacidad de trabajo útil que afectan a la sociedad en su conjunto.
Clasificaciones de las Drogas Toxicomaníacas
Tanto la historia de la medicina como la farmacología moderna recogen una gran cantidad de drogas psicoactivas, capaces de generar dependencia, alteraciones de la conducta y problemas sociales diversos, las cuales son susceptibles de ser agrupados de acuerdo a diferentes criterios, tanto sociales como médicos, y se destacan los que sirven de base para hacer diversas clasificaciones, entre las cuales proponemos, de acuerdo a su interés innegable, las cinco siguientes:
De acuerdo a su origen, tales drogas pueden ser divididas en naturales, cuando se basan en los extractos y síntesis de sustancias que se dan en la naturaleza, generalmente de base vegetal como los opiáceos, alcohol etílico y la mescalina; y sintéticas, que son las constituidas artificialmente por el hombre, entre las que figuran el LSD-25, las anfetaminas y las sustancias volátiles.
De acuerdo a su status jurídico, estas drogas pueden ser institucionalizadas, por su venta libre al público, aunque sea con ciertas restricciones de edad, lugares y horarios, como el alcohol, el tabaco y el café; de uso farmacéutico, bajo receta médica, tales como las anfetaminas, los barbitúricos, los ansiolíticos y la morfina, para uso industrial solamente, que no incluye el consumo humano como el polvo de ángel y las sustancias volátiles, y clandestinas, de adquisición prohibida (cocaína; LSD-25, heroína, etc.).
De acuerdo a su impacto social, las drogas toxicomaníacas se pueden clasificar en principales, por la importancia de su influencia sobre la conducta individual y colectiva, como son las bebidas alcohólicas, los opiáceos, la cocaína, la marihuana y el LSD-25; y las consideradas secundarias, como son los casos del café, el tabaco, la mescalina y la psilocibina.
De acuerdo a su peligrosidad, dichas drogas toxicomaníacas se califican de pesadas o duras, cuando se trata de sustancias que generan gran dependencia y toxicidad, tales como los opiáceos y la cocaína; y livianas o suaves, cuando sus efectos son ligeros y no generan adicción, como la cafeína, el tabaco y la marihuana.
De acuerdo a sus efectos psicofisiológicos sobre el organismo, dichas drogas se distinguen en tres grandes categorías: los estimulantes que son sustancias que se caracterizan por su capacidad de incrementar la actividad o excitación del sistema nervioso central, la cual puede alcanzar altos niveles de euforia y confusión mental, acompañadas de diversas manifestaciones conductuales, estado que usualmente es seguido por un período de depresión y letargo que puede ser tan intenso como el anterior, entre los cuales podemos citar la cafeína, el tabaco, el alcohol, el cannabis, la cocaína y las anfetaminas; los alucinógenos que son sustancias que generan primordialmente experiencias alucinatorias con escasa alteración de la conciencia, de manera que los sujetos bajo sus efectos pueden percibir y comunicar a tos demás sus vivencias, en los cuales podemos citar el LSD-25, el polvo de ángel, la mescalina, la psilocibina y distintas sustancias volátiles; y los hipnóticos, que son drogas cuyo efecto principal es psicodepresor, es decir, que actúan sobre el sistema nervioso central induciendo la analgesia, el sueño y la relajación a todos los niveles, entre las cuales se destacan: los opiáceos, los barbitúricos y los ansiolíticos.
El Narcotráfico
El tráfico ilegal de drogas psicoactivas merece especial atención por su gran impacto sobre la salud, el orden social y la economía de los países tanto productores como consumidores de drogas prohibidas, debido a su capacidad para envolver a gran número de personas, tanto en la producción, el transporte, y el almacenaje de las mismas como en la distribución de las sustancias a los consumidores y adictos a ese flagelo. A tal punto, que se le considera "el mal del siglo", capaz de influir a veces decisivamente sobre la estabilidad y control de gobiernos y sobre el equilibrio macroeconómico de los países afectados.
Se trata en realidad de una "industria" que según se estimó en 1989 generaba ganancias por valor de 300,000 millones de dólares anuales, la tercera parte del dinero que se movía en todo el mundo. Sólo en los Estados Unidos la venta de drogas ascendía entonces a unos 110,000 millones de dólares, el doble de lo que producían sus 500 empresas principales y superior al producto de toda su agricultura; que pagaban más de dos millones de consumidores, a los que debían sumarse otros 60,000 millones que perdía la industria norteamericana en productividad y por accidentes a causa del uso de drogas, según señala el informe de la Casa Blanca en su "National Drug Control Strategy (1989). Hoy en día se estima que las drogas que se venden a nivel mundial pagan más de 400,000 millones de dólares.
En América Latina, se calcula que la producción y tráfico de drogas emplea a más de tres millones de personas de manera directa, los que con sus dependientes superan a quince millones. Con los empleos indirectos que genera y sus respectivos dependientes llegan hoy en día a más de cincuenta millones los latinoamericanos vinculados a la economía de las drogas, dentro de los cuales hay que contar a políticos, funcionarios administrativos y judiciales, militares, policías y hasta sacerdotes. Todo ello a pesar de que se estima que en esta región sólo queda el 5% del total del dinero producido por las drogas.
Estamos pues ante un problema mayúsculo, que no sólo afecta a la salud de millones de personas, sino que atenta contra las bases éticas, sociales y políticas sobre las que puede descansar un futuro de paz, prosperidad y democracia, así como la supervivencia misma de las sociedades contemporáneas.
Frente a este flagelo, la política represiva y de persecución legal generalizada, con énfasis en los países productores, impuesto por el gobierno norteamericano a los países latinoamericanos, no obstante las amargas experiencias y secuelas que dejó la "Ley Seca", con millares de muertes por intoxicación, el auge del pandillerismo, la corrupción generalizada y el incremento en la adicción. (Álvarez, Ana J, 1991).
Esa política ha tenido la virtud de atestar las cárceles de consumidores pobres y pequeños traficantes en todo el Continente, en tanto que la masa de los grandes traficantes encuentran vías para hacer crecer la oferta al amparo de sofisticadas técnicas y del cohecho de las autoridades civiles y militarizadas.
La participación de los narcotraficantes en la política activa, aunque por debajo de muchas especulaciones periodísticas, se hace presente usualmente en el nivel local, aunque no son infrecuentes los candidatos y dirigentes vinculados al tráfico de drogas; sin que hayan faltado casos como el del General García Mesa, en Bolivia en 1980, quien dirigió un régimen de gobierno al servicio del narcotráfico, y otros, como en Haití y Panamá, en los que las Fuerzas Armadas han estado casi abiertamente envueltas en dicho negocio. La implicación económica de los carteles del narcotráfico en la elección del presidente Samper de Colombia y la detención de altos jerarcas civiles y militares en muchos países latinoamericanos acusados de complicidad con el narcotráfico, indican la gravedad creciente de la situación.
Pero tal como ha señalado Vásquez-Viaña (1980), "la ley de la economía de mercado es la única Ley que el narcotraficante no ha violado". De manera que siempre que haya demanda potencial de drogas con poder adquisitivo para satisfacerla a precios atractivos, habrá también quienes las produzcan y las distribuyan; y de paso que induzcan su consumo en nuevos adictos, no importa cuán severos sean los castigos que se establezcan para tratar de controlar dicho tráfico. En su crecimiento, los cárteles de la droga han llegado a tratar de someter a las autoridades civiles y militares para detener su persecución y eventual extradición hacia los Estados Unidos, a través de secuestros, asesinatos y verdaderos actos de terrorismo genocidio contra la población y las instituciones policiales y judiciales de los países en los que tienen mayor incidencia.
El Tejido Social del Narcotráfico
No se puede pretender solucionar o atenuar siquiera la problemática de la toxicomanías y el narcotráfico si no se analizan con cierta profundidad los roles que cumplen los diferentes actores que participan en este drama humano, y particularmente en la cadena de relaciones sociales que se establece para hacer posible que las drogas lleguen del productor al consumidor, y sus beneficios se repartan entre éstos y sus colaboradores de acuerdo a su poder y a su utilidad relativa.
En primer lugar, conviene recordar que las toxicomanías como problema médico y psicológico de dependencia de las drogas psicoactivas, es un fenómeno casi tan viejo como la humanidad; en tanto, que el narcotráfico es algo mucho más reciente, aún cuando desde mucho tiempo atrás marineros, mercaderes, potentados, leones y bohemios, se prestaban a transportar y vender drogas prohibidas, así como médicos, boticarios y enfermeras.
Aunque existen diferencias importantes en la organización del narcotráfico de una droga a otra y de una región del mundo en otra, podemos decir que sobre todo en el caso de las drogas duras (opiáceos y cocaína), entre el productor y el consumidor de la droga se establecen por lo común una cadena de intermediaciones, que puede incluir todos o una parte de los eslabones siguientes:
a) Los productores, que son tanto los cultivadores, como quienes le dan procesamiento inicial a la materia prima de las drogas (opio y pasta de coca, etc.), que por lo general son independientes relativamente en sus empresas, y reciben una paga relativamente poco significativa (5%) del valor final de la venta de ésta.

b) Los capos de la droga, con sus secuaces, que son quienes compran y procesan la droga de los productores, dirigen las operaciones en gran escala y se asocian con los demás sectores en "carteles", imponiéndoles fidelidad y disciplina.

c) Los patrocinadores, que son las personas que sin participar en el narcotráfico, financian sus operaciones, los orientan intelectualmente, suministran equipos de transporte o lugares para su almacenamiento, o disponen de cualquier otro medio que facilite el negocio; entre los cuales los hay políticos, empresarios, hacendados, militares, policías y hasta oficiales de agencias especializadas en el control de drogas.

d) Los transportistas de la droga, que son básicamente de dos tipos: "las mulas", que son sujetos sin conexión directa con la distribución, quienes por su condición (niños, mujeres, artistas, militares, diplomáticos, etc.), se les facilita rebasar los controles policiales e interestatales de las mercancías ilegales; y los "contrabandistas de drogas", que son verdaderos profesionales, expertos en el tráfico clandestino de esas sustancias por vía terrestre, marítima o aérea, valiéndose de los más variados e ingeniosos recursos para ocultarlas o sobornar a las autoridades encargadas de evitado.

e) Los traficantes mayoristas, que pertenecen a una organización que recibe, almacena y reparte las drogas de que se trata o los distribuidores de una localidad o barrio que controla, que por lo común son delincuentes que se han distinguido por su habilidad en el manejo del negocio y en la captación de nuevos clientes, aunque también caen bajo esa categoría los que comienzan a operar detrás de negocios diversos, particularmente de bares, discotecas y hoteles.

f) Los simples intermediarios, que hacen los contactos entre los distribuidores y los consumidores o entre los mayoristas y los distribuidores, por lo general, delincuentes menores, vecinos de las comunidades donde se distribuyen las drogas ilegales.

g) Los distribuidores, que venden casa por casa en las calles y centros de estudio, trabajo o diversión, por lo general, son drogadictos que trafican para sufragarse su vicio, delincuentes de poca monta y sujetos provenientes de sectores sociales débiles: mujeres, niños y adolescentes, inmigrantes ilegales y minorías étnicas y nacionales en estado de necesidad, atraídos por ingresos fáciles que pueden participar aisladamente o en grupos.

h) Los consumidores propiamente de las drogas toxicomaníacas, que dependiendo de su grado de dependencia se clasifican en: aficionados, que son quienes se inician o la usan eventualmente, los habituados y los adictos.


Además de los integrantes de esa cadena del narcotráfico, se benefician directamente de dicha actividad los que participan en la legitimación (lavado) de dinero procedente del mismo o sirven de pantalla a sus actividades, así como los que administran los negocios paralelos de los narcotraficantes (bancos, bienes raíces, supermercados, farmacias, etc.). El propio Estado, con sus compras de divisas "por ventanilla" y con las importaciones que se hacen con narcodólares, contribuye a la estabilidad macroeconómica de esos países con los beneficios indirectos de ese tráfico. Finalmente están los asociados al negocio del narcotráfico, que son una verdadera legión, de autoridades civiles y militares (jueces, fiscales, militares, policías, agentes antidrogas, políticos, funcionarios penitenciarios, periodistas y artistas), que mediante el soborno, la extorsión, la publicidad, la lenidad en sus funciones, la prevaricación y otras formas de complicidad, participan en forma creciente en esta nueva "industria sin chimeneas", sin olvidar a los habitantes de las comunidades de donde son oriundos o realizan sus actividades los capas, para comprar así su solidaridad o su silencio en los momentos difíciles.

El Control de las Toxicomanías y el Narcotráfico
Las toxicomanías y el narcotráfico son calamidades que crecen a costa de la salud del cuerpo social de las naciones, por lo que es necesario actuar para detener sus efectos con medidas efectivas y realistas a la brevedad posible.
Pero el consumo de drogas, es un problema relativamente diferente del referente al narcotráfico, ya que tanto las causas generales, como los motivos individuales, la cultura prevaleciente y los propios recursos disponibles de los principales actores de ambas actividades varían sustancialmente, por lo cual deben buscarse mecanismos de control que sean coherentes con tales diferencias.
Más lejos aún, la estrategia a seguir en la lucha contra el narcotráfico, debe tener en cuenta también las diferencias que existen en cuanto a la extracción social, hábitos de vida, habilidades, peligrosidad y potencialidad de rehabilitación de los tipos de traficantes ya definidos: distribuidores, intermediarios, mayoristas, capos, productores y otros asociados que puedan identificarse.
Hasta el presente, la lucha contra las drogas en el continente americano, debido a la abrumadora influencia norteamericana en ese campo, ha presentado las siguientes características:

  1. El predominio absoluto de los recursos policiales-legales de control sobre los preventivos y curativos.

  2. La persecución de los consumidores, los distribuidores y los productores en los países productores de las drogas ilegales, así como de los transportistas y capos de la droga, con el agravante de que los grandes responsables y los que poseen recursos económicos y poder político o armado de escapar, de una u otra forma a los castigos; y en tanto que los consumidores y pequeños distribuidores reciben castigos desproporcionados a sus penas.

  3. El descuido o lenidad en la persecución o castigo a los consumidores, distribuidores y mayoristas locales de los países consumidores desarrollados para evitar los enojos y violaciones que muchas veces provocan las acciones policiales en la población.

  4. La falta de un trato realmente diferenciado de acuerdo a las responsabilidades y potencial de rehabilitación de los diferentes sectores que participan en la cadena del narcotráfico. Un ejemplo señero de esa situación es la legislación vigente en materia de drogas en la República Dominicana, que califica de distribuidores a quienes se encuentren en posesión de apenas 20 gramos de marihuana o 20 mg. de las demás drogas; y de traficantes a quienes posean una libra de marihuana o 250mg. de otras drogas; a excepción de los alucinógenos y opiáceos, para los cuales basta cualquier cantidad que sea para que puedan ser procesados como traficantes. Esto es sencillamente una distorsión penosa del sentido que deben tener las penas en este caso.

  5. La ausencia de una estrategia que tienda a aislar a los suplidores de los consumidores, para evitar así que los primeros incrementen su mercado potencial reclutando a nuevos adictos.

  6. La virtual ausencia de programas de rehabilitación física, moral y laboral de habituados adictos y delincuentes.

  7. La conversión de las cárceles y otros centros de reclusión en verdaderos infiernos, donde se trafica casi libremente con drogas e impera la violencia y la degradación en todos los aspectos, que contribuye a que, tanto los consumidores de drogas ilegales, como los delincuentes comunes, se hagan virtualmente irrecuperables para la sociedad, luego de pocas semanas de permanencia en esos antros.

De hecho, todo parece indicar que mientras no se tomen medidas efectivas para romper el vínculo que se establece entre los traficantes y los adictos o dependientes que consumen la droga, muchas veces después de ser inducidos a ellos por los primeros, no es posible controlar esa práctica, porque entre el victimario y la víctima se establece la ley del silencio en torno a ese delito, lo que ha impedido hasta ahora los múltiples intentos realizados por combatirla exitosamente.


De ahí que los esfuerzos de la comunidad y de las autoridades deben dirigirse más a buscar fórmulas que permitan prevenir la extensión del consumo de drogas toxicomaníacas, aislando a los traficantes de los adictos, mediante una mezcla de control policial de los primeros, con la asistencia médica y psicológica de los segundos, incluyendo una cierta tolerancia hacia éstos y hasta el suministro, bajo ciertas condiciones, de dosis de mantenimiento para los no rehabilitados, tal como se ha practicado con bastante éxito en diversos países europeos, como Holanda, Suiza y la propia España; en lugar de persistir en una política puramente represiva que ha demostrado hasta hoy su ineficacia.
Pero para que ello sea posible, es necesario que las autoridades judiciales, básicamente las procuradurías fiscales y los jueces, los cuerpos judiciales, se autodepuren y asuman un con­trol efectivo de las agencias de control de drogas, especializadas y policiales, y desmantelen la maquinaria de extorsión, cohecho, prevaricación, atropellos y lucro ilegítimo en que se han convertido muchas de éstas y las dominicanas no son una excepción ni muchos menos, incorporando activamente a dicha labor a profesionales experimentados de la conducta: juristas, médicos, psicólogos sociales, sociólogos, antropólogos, educadores, religiosos y planificadores, para que establezcan mecanismos de identificación, clasificación y control caso por caso, para darles un trato que sea coherente con una estrategia humanista y de largo plazo de control de esta calamidad pública.
Esa estrategia debe incluir necesariamente una evaluación científica de los efectos de cada una de las drogas psicoactivas, actualmente ilegales o no, para definir su manejo, que debe incluir la eliminación de la propaganda de algunas, como las bebidas alcohólicas y del tabaco y por lo menos en horas de mayor uso por parte de niños y adolescentes de la radio y televisión; así como una campaña educativa por esos mismos medios y en las escuelas y centros culturales, acerca de los perjuicios a la salud, a la moral y al desenvolvimiento personal del uso y abuso de las drogas.
En el campo internacional se requiere aumentar la cooperación no hegemónica con los demás países, a fin de evitar que existan santuarios en el proceso de elaboración y transporte y almacenamiento de drogas especialmente peligrosas y que se persiga y condene efectivamente a los grandes capos y el contrabando de éstas al precio que sea, ya que estos amenazan la estabilidad de las instituciones democráticas y la seguridad de la ciudadanía.
Es con políticas como las señaladas que podemos comenzar a combatir realmente los problemas de las toxicomanías y del narcotráfico, de cara al tercer milenio de la era cristiana.
Bibliografía Básica
Alonso-Fernández, Francisco. Psicología Médica y Social. Salvat Editores, S.A. España, 1989.

American Psychiatric Association DSM-IV, Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, Masson, S.A. Barcekma, 1995.

Andry, RG. Psychosocial Aspects of Drug-Taking. Pergamon Press, Londres, 1964.

Aparicio, Octavio. Drogas y Toxicomanías. Editora Nacional. Madrid.

Arana, J; y Cols. Drogas y Familia. Covarrubia, Madrid, 1987.

Carrol, Ch., y Miller, D. Heatch: The Science of Human Adaptation Brown Company. Pub­lishers Dubuque, Iowa, 1982.

Erikson, E.H. Sociedad y Adolescencia. Siglo XXI. México, 1985.

Forte M., Vicente. Toxicomanías y sus Ambientes. S.RL, Caracas.

Gale, Anthony; Chapman, Anthony J. Psicología y Problemas Sociales. Editorial LIMUSA. México, 1990.

UNESCO, 1984. Impact of Science on Society Man's Addictions and How to Deal with Them. Paris.

Llazos, Alexander. People First: An Introduction to Social Problems. Allyn and Bacon, Inc. Boston, 1982.

Martin, Barclay. Psicología Anormal: Enfoques Científicos y Clínicos. Interamericana, S.A. México, 1985.

McCord, William y McCord, Arline American Social Problems C.V. Mosby Company. Saint Louis, 1977.

Myers, David G. Psicología Social. Editorial Médica Panamericana, Madrid, 1991.

Nahs, G. y Frick, H.C Una Política de las Drogas Contemporáneas. Boletín de Estupefacientes. Naciones Unidas, 1986.

National Institute on Drug Abuse Bibliography on Multicultural Drug Abuse Prevention Is­sues. DHHS. New York, 1981.

Nowlis, Helen. La Verdad sobre la Droga. Unesco, París, 1975.

Ribé, Marco J; Tusquets, Martí J.L.; Bartrán, R. Pons. Psiquiatría Forense. Salvat Editores, S.A. Barcelona, 1990.

Roberts, Ron E. Social Problems: Human Possibilities. CV. Mosby Company, Saint Louis, 1978.

Rubington, Earl y Weinberg. Martin S. Deviance: The Interaction’s Perspective. The Macmillan Company, New York, 1969.

Thivierge, Guy-Real. La Calidad de Vida de la Persona. II Coloquio Internacional. Editora Amigo del Hogar. Santo Domingo, 1992.

Valdez, José y Cols. Drogas y Sociedad. Editora Teófilo, S.A. Santo Domingo, 1991.



Vásquez-Viana. Bolivia: Desatanización de la Coca y Desmitificación de la Cocaína; un intento. LAIS. Estocolmo, 1990.
LA PSICOLOGÍA EDUCATIVA DE HOY
Reflexiones sobre el Papel del Psicólogo Educativo en el Proceso Educativo de Cara al Nuevo Siglo
Licda. Pura Sánchez

Colegio Escuela Nueva

Introducción
El propósito de estas reflexiones es compartir mis inquietudes sobre el proceso de las reformas educativas que vive nuestro país inscritas en el Plan Decenal de Educación y la participación activa de psicólogos y pedagogos; no sólo en los procesos de implementación, sino en todo lo que tiene que ver con los procesos de capacitación, ajustes y adecuaciones a nuestra compleja realidad educativa.
Desde el mismo momento en que nos integramos a la elaboración de la propuesta curricular para cada uno de los niveles, ciclos y modalidades, comenzamos a percibir la ausencia y a la vez necesaria presencia de psicólogos y pedagogos con dominio de los fundamentos teóricos metodológicos que sustentan cada una de estas propuestas, ya que parten de premisas teóricas totalmente diferentes a las que predominan en el quehacer educativo.
Los fundamentos psicológicos provenientes de la psicología cognitiva y de la psicología socio-cultural, articulados en el constructivismo, resultaban nuevas, no sólo para los maestros y maestras dominicanos, sino también para la mayoría de los psicólogos educativos.
Sin pretender ser exhaustiva o presentar una propuesta acabada, voy a intentar hacer una lectura de algunos fundamentos psicopedagógicos que sustentan la propuesta curricular, con la finalidad de ubicar aspectos centrales de la misma que comprometen el accionar de psicopedagogos dominicanos en un movimiento socio educativo que busca: “garantizar que todos los niños (as) y jóvenes construyan los conocimientos, valores y actitudes que requieren para su desarrollo como sujetos libres, activos, críticos y conscientes para el mejoramiento de la calidad de vida, de su comunidad y de la sociedad en su conjunto, así como para su incorporación, creativa, eficiente y solidaria a la producción, a la sociedad ya la construcción de la democracia" (Por qué y para qué de la transformación curricular, pág. 21).
Como se puede observar claramente, se está operando con un nuevo paradigma de desarrollo humano que implica la potenciación de las capacidades para vivir, sobrevivir y aprender, y estos aspectos fundamentales, deberían constituir un reto y un desafío para nuestro sector profesional de cara al nuevo siglo.
Psicología y Currículum
Uno de los aspectos centrales de los fundamentos del nuevo curriculum que implican una ruptura con el modelo tradicional, es la definición de los sujetos entendidos como perso­nas y sujetos activos en su proceso de aprendizaje.
Ese sujeto ubicado como ser activo, contrasta con el ser pasivo reproductor acrítico de la información del modelo anterior.
En esta nueva perspectiva el ser humano en su accionar cotidiano, se va construyendo como persona y como sujeto en la medida en que tiene posibilidad de actuar, argumentar y elegir, es decir, en capacidad plena de ser agente creador, planificador y conductor de su propia vida.
Estas condiciones de este ser humano que se privilegia en el nuevo curriculum, requieren para su formación que se diseñen ámbitos de aprendizajes en donde pueda desarrollarse como persona libre, crítica, autocrítica, dueña de sus propios procesos de vida, con una alta capacidad propositiva, con procesos de autoestima e identidad personal equilibrados, que le permitan asumir una escala de valores en responsabilidad y en pleno ejercicio de sus deberes y derechos.
Para que los ámbitos de aprendizaje promuevan todos los procesos cognitivos, afectivos y sociales que se proponen, deben reunir una alta significación para el sujeto que aprende, tanto en lo que se refiere a la satisfacción de sus intereses intelectuales, como a la movilización de su curiosidad, como al deseo de aprender más y mejor.
En consonancia con esta nueva perspectiva se han formulado una serie de propósitos educativos enmarcados al proyecto curricular y que resituan la concepción de aprendizaje, lo cual implica que las premisas psicológicas en las cuales se inscribe, nos aboquen a un proceso de estudio e investigación profundo de la misma.
Para dar sólo algunos ejemplos de lo que acabamos de plantear, enumeraré las dimensiones y reseñaré algunos de sus presupuestos básicos.
En la dimensión "Formar sujetos capaces de interactuar en sus ambientes naturales y sociales" encontraremos que se pretende fomentar el desarrollo de seres humanos libres, reflexivos, autocríticos, dueños de sí mismos, creativos y capaces de producir respuestas imaginativas en proyectos de trascendencia personal y social.
En la dimensión "Formar ciudadanos democráticos y participativos" se plantea fomentar seres humanos que desde las aulas se formen en el respeto, la tolerancia, la autogestión, la equidad, la justicia, la paz y en las máximas capacidades de constituirse en corresponsabilidad con otros.
En la dimensión "Formar sujetos capaces de recuperar, reelaborar y producir conocimiento", es situado el aprendizaje desde los conocimientos previos de los sujetos, en un diálogo de saberes con el saber acumulado por la ciencia y en una dinámica y significativa relación con el saber pedagógico de maestros y maestras en una dinámica de búsqueda, indagación, descubrimiento y de trabajo compartido, que redimensionan el valor del trabajo como medio esencial para su desarrollo personal y social, que es otra de las dimensiones de relevancia que plantean los propósitos educativos, la cual, junto con las demás dimensiones, plantean una reconceptualización de las relaciones maestro(a)-alumno(a), Escuela-Sociedad.
Así como en las dimensiones de sujetos capaces de expresarse en sus diferentes lenguajes y de desarrollar al máximo su creatividad y talentos, encontramos un énfasis fundamental en un ser humano que construye sus conocimientos en un ambiente de libertad y expresión espontánea de sus necesidades y en búsqueda de un desarrollo integral y armónico de todo su ser: inteligencia, afectividad y motricidad.
Para que la educación dominicana pueda cumplir con estos propósitos formativos que trasciende a la mera acumulación de conocimientos y que privilegian procesos fundamentales para la vida de los seres humanos, se requiere incentivar procesos de comprensión, representación y razonamiento, que posibiliten el desarrollo intelectual para la investigación, descubrimiento, la aprehensión de la realidad, mediante la invención y el aprovechamiento de múltiples alternativas, en la solución de problemas, en la toma de decisiones, en la elaboración y reelaboración de nuevas formas de aprender y en la adquisición de una autoconciencia de sí mismo y de sus potencialidades personales y sociales.
Con esta breve panorámica se puede ver claramente que en nuestra transformación curricular subyacen conceptos y teorías psicológicas, a lo que suele denominarse "fuentes psicológicas del curriculum" que los docentes, técnicos y supervisores, deben tener en cuenta a la hora de concretar una serie de actividades y dispositivos encaminados a estimular, organizar y poner en funcionamiento las capacidades y disposiciones de los y las individuos que aprenden.
Cuando se enuncia partir del nivel de desarrollo de los alumnos y las alumnas, asegurar la construcción de aprendizajes significativos, desarrollar estrategias para que los aprendices aprendan a aprender, cuando se plantea la reconstrucción de las experiencias previas para establecer ricas y duraderas relaciones entre el nuevo conocimiento y los esquemas de conocimientos preexistentes que la experiencia cotidiana le aporta al aprendizaje; estamos hablando de planteos provenientes de las teorías del conocimiento y que resultan problemáticos en su aplicación en el contexto educativo, sino se cuenta con especialistas psicopedagogos que puedan hacer las adecuaciones de lugar.
Si un maestro(a) no conoce cómo estimular los procesos cognitivos de sus alumnos(as) y cómo garantizar aprendizajes más efectivos y duraderos, estará queriendo encauzar su práctica con acciones o técnicas que aunque novedosas, no se adecuan al contexto de su clase ni a las características de sus alumnos (as). Estas prácticas de ensayos y errores se tornan en obstáculos insalvables y llevarán al docente a apelar constantemente a las prácticas anteriores, pudiéndose tornar éstas, por su eficacia para él o ella, en herramientas de resistencia para los cambios expresados en el nuevo contexto de la transformación curricular, donde no hay recetas, ni técnicas únicas, ni mucho menos programas estructurados que indiquen un sólo y único camino para que el quehacer pedagógico, pues de lo que se trata es de encontrar múltiples y válidas maneras para que él o la que aprenda se convierta en sujeto activo(a) en el proceso de aprender y el que enseñe, guíe, oriente y también aprenda en su proceso de enseñar.
Por lo anteriormente expuesto, que es sólo un esbozo simple del conjunto de implicaciones psicológicas subyacentes en la reforma educativa, se podrá observar que se pretende dar un vuelco a la educación tradicional que no sólo tiene que ver con la adquisición de conocimientos por parte de los alumnos (as), sino que implica la formación de unos ciudadanos (as) con mejor capacidad de solucionar problemas de forma crítica y creativa y de adentrarse en su cultura, para conocerla y transformarla.
¿Cuáles son pues estas premisas psicológicas?
¿En cuál o cuáles corrientes están inscritas?
En términos generales, la mayoría están inscritas dentro del constructivismo que salvando las diferentes tendencias que hay en su interior, poseen más elementos comunes que diferencias, entre las cuales podemos citar la teoría de Piaget, Vygotsky, Ausubel, Bruner, entre otros.
Sin embargo, es bueno aclarar que las investigaciones en el campo de la psicopedagogía constructivista no son acabadas, se siguen retrabajando, por lo tanto, aplicarlas dogmáticamente al ámbito educativo, no contribuirían en nada a los procesos de cambios reales que se esperan se produzcan en la educación de hoy, muy por el contrario, nuestra propuesta se inscribe en que los psicólogos nos dediquemos a un proceso de investigación-acción de estos principios o fundamentos y los revisemos a la luz de los datos recogidos en nuestro quehacer en el ambiente escolar con maestros, psicólogos, sociólogos y demás profesionales interesados, y de esta forma estaremos contribuyendo a potenciar una educación más cualitativa a través de una revisión teórica y una renovación metodológica y práctica que afectan la filosofía, estrategias y actividades que le dan identidad al modelo curricular que nos proponemos, que implica como propósito fundamental el desarrollo de las máximas capacidades de los que aprenden, por medio de la resolución de problemas, toma de decisiones, alto nivel de razonamiento lógico, creatividad, criticidad, originalidad y autenticidad. (Ver ¿Por qué y para qué de la transformación curricular?, págs. 53-57).
Premisas Psicopedagógicas y Procesos a Trabajar en el Aula
Para poder hacer de las teorías psicopedagógicas una guía o referente en el quehacer cotidiano de la escuela, se requiere su traducción operacional entre esas teorías y las prácticas educativas, entre la planificación y la acción, entre el diseño y la implementación, entre lo que se preescribe y lo que realmente sucede en el día a día en las aulas escolares.
Si los procesos educativos se basan en los principios psicopedagógicos, antropológicos, o socio-culturales, es obvio que los psicólogos, no sólo manejemos las teorías, sino que con nuestro accionar al interior de los centros hagamos de éstas, verdaderas herramientas para diseñar actividades para ponerla en ejecución y hacer de ellas una guía de investigación e intervención permanente.
Reviste una importancia crucial que el psicólogo educativo trabaje e investigue sobre los procesos de aprendizaje y de desarrollo de los (as) alumnos (as) y a la manera de influir sobre esos procesos con una finalidad educativa.
Es por esto que el papel del psicopedagogo debe estar involucrado en el diseño del currículo general de un país, en los diseños particulares de cada centro, en la formación de los maestros (as), en las dinámicas de relación y organización de los centros, en la confección de las unidades de aprendizajes, en los procesos de evaluación y en la relación escuela-comunidad, incluyendo en esta, como aspecto fundamental, la relación con las familias con el fin de que los proyectos familia-escuela, configuren un todo armónico que proyecte un ser humano más integral y equilibrado.
El desarrol1o y crecimiento de las potencialidades humanas, requiere que se establezcan a la luz de las teorías psicopedagógicas, las mejores maneras de promoverlo. Los procesos de desarrol1o y los procesos de aprendizaje, están íntimamente vinculados. Cuando no se tienen claros ambos procesos, se pueden estar aplicando programas educativos que parecen efectivos de manera inmediata, pero que no repercuten en los niveles de desarrol1o a mediano y largo plazo.
Los niveles de crecimiento de las potencialidades humanas deben estar previstas en las acciones pedagógicas, con el fin de garantizar competencias cognitivas generales, cuidar y garantizar procesos de desarrol1o, pues como argumentar (Cote y Scribner, 1974), a partir de sus investigaciones que hay unos procesos cognitivos universales que se encuentran en todos los grupos culturales estudiados por el1os, pero lo que difiere es que su puesta en funcionamiento o la utilización, depende de la naturaleza de los aprendizajes específicos que promueven las experiencias educativas.
Las informaciones e investigaciones que provienen del campo de la psicología, son útiles para seleccionar objetivos, para ubicar destrezas de pensamiento para cada conjunto de contenidos, para diseñar secuencias de aprendizajes que favorezcan al máximo su asimilación, para orientar en las maneras de enseñar o compartir la enseñanza, es decir, enseñar a: aprender a aprender. Y la mejor manera de evaluar si se han conseguido los aprendizajes previstos en la extensión y profundidad deseada.
Un maestro (a) no propiciará tan fácilmente procesos de indagación, búsqueda, comparación, inferencias, deducción, formulación de hipótesis, descubrir, inventar o formular reglas para resolver problemas, sino están conscientes de los procesos de desarrollo cognitivos que se están desarrollando, ampliando o fortaleciendo, cuando los alumnos (as) se involucran activamente en sus procesos de aprender y sobre todo, cuando de acuerdo a sus intereses y necesidades, los mismos surgen espontáneamente, creándose otra dificultad, pues tampoco se recuperan estos intereses para incentivar aprendizajes autónomos y niveles de desarrollo superior.
Estos niveles de desarrollo cognitivos tan presentes en la teoría piagetiana, se ven enriquecidos por aportes de la teoría de Vygotsky, como lo es el de zona de desarrollo próximo, que no es más que la distancia entre el nivel de desarrollo, determinado por la capacidad de resolver problemas de forma independiente y el nivel de desarrollo potencial, determinado a través de la resolución de problemas bajo la guía de un adulto o en colaboración con sus compañeros más capaces (Vygotsky, 1978, pág. 133-134 de la traducción castellana).
Este planteo de Vygotsky de la zona de desarrollo próximo, replantea un nuevo rol para el que enseña como guía y propiciador de nuevos retos para el que aprende y pone nuevos énfasis a los procesos vinculados con el aprendizaje general. Es decir, mientras más oportunidades de aprender encuentran los (as) alumnos (as) (no sólo se adquiere información significativa, sino de desarrollar destrezas de pensamiento), mejor será su desarrollo cognitivo.
Otro aspecto que adquiere una dimensión especial en nuestro currículo y que debe ser también objeto de estudio e investigación, es el papel que se le asigna al lenguaje. Al plantearse como relevante que los (as) alumnos (as) sean capaces de expresarse en sus diferentes lenguajes, se evidencia claramente la importancia del lenguaje como instrumento que cumple una función de mejorar los procesos cognitivos y por ende potencia sus capacidades de entender la realidad, actuar activamente en el1a y transformarla, mediante la construcción y reconstrucción de conocimientos en un ambiente de colaboración e intercambio con los saberes previos de cada uno de los y las estudiantes, con los saberes acumulados por la ciencia y el saber pedagógico en un amplio diálogo de saberes en donde se propicie el debate, el análisis, la discusión en grupo, se favorezca el pensamiento divergente, la argumentación, entre otros.
En el párrafo anterior señalamos uno de los aspectos de importancia capital en nuestro diseño curricular que tiene una trascendencia en las concepciones psicológicas que sustenta el nuevo currículo y es el de recuperar los aprendizajes previos.
Este concepto novedoso y significativo para los procesos de aprendizaje, implica que en cualquier nivel educativo, se parta de lo que los y las estudiantes conocen sobre lo que se quiere que aprendan, pues de este modo, el nuevo conocimiento tendrá el papel de reestructurar los esquemas o preconceptos inadecuados o ampliar y redefinir una mayor edad de significados que favorecerán la construcción de aprendizaje y permitirán que se aumente la capacidad de seguir aprendiendo.
La crisis se evidencia al enfrentar una concepción del aprendizaje que prescribe la organización de los contenidos de forma lineal y rígida y la repetición mecánica y memorística de estos, por otra concepción que plantea el aprendizaje como una actividad significativa para los sujetos que aprenden.
El grado de significatividad dependerá pues, de la existencia de relaciones entre el conocimiento nuevo y el que ya posee el que aprende. En esta dinámica de reconstrucción y construcción del conocimiento, es más importante los procesos de evocación, recuerdo, conexión, ubicación y estructuración (asimilación, acomodación, adaptación, equilibrio), que el mero resultado memorístico que los alumnos (as) exhiban al aplicársele una situación de examen o evaluación.
El recuperar el error no para calificarlo o valuarlo, sino para precisamente estar informados de cuál es el nivel de reelaboración o no de los aprendizajes que se están trabajando, es otro aspecto que los psicólogos educativos deben trabajar para reorientar conjuntamente con los pedagogos, nuevas prácticas educativas que permitan a los alumnos (as) pasar de unos conocimientos menos elaborados o incorrectos, a otros más elaborados, a través de los organizadores previos o puentes cognitivos como los llama Ausubel.
Procesos de Memoria, Atención, Comprensión, Generalización y Metacognición. Satisfacción por Aprender
En un ambiente educativo dominado por la concepción de que los aprendizajes escolares se retienen por el mayor número de práctica que se pueda hacer con ellos o en esquemas de refuerzos para garantizar la memoria y retención, sin que se produzcan aprendizajes efectivos y duraderos, se requieren una amplia discusión, análisis e investigación para resituar el aprendizaje, ya no como acumulación pasiva y repetitiva de conocimiento, sino desde otro paradigma que nos sitúa en cómo esos conocimientos se organizan en la mente del que aprende, y de la significación que tienen los conocimientos para la vida del que aprende.
El énfasis en este momento reside pues, en lo que Mario Carretero, sitúa en su libro Constructivismo y Educación, en los procesos de comprensión, en la actividad cognitiva que debe desplegar el alumno (a) para lograr comprender "para qué aprende y cómo lo aprende" y la relación inicial que tiene lo que pretendemos enseñarle con lo que ya él o ella conocen, han vivido y experimentado.
Otros de los dilemas centrales en estos momentos que ha sido planteado por múltiples investigadores psicólogos y pedagogos de los últimos 10 años, es: ¿cuáles prácticas educativas tienen más resultados: las planificadas o estructuradas con alta significación para el que enseña o las estructuradas, planificadas o no, pero con alta significación para el que aprende?
Muchos son los resultados de las investigaciones que reflejan que las prácticas educativas más eficaces son aquellas donde se involucran los intereses personales del que aprende, despierta la necesidad de aprender, se basan en la comprensión y se pueden generalizar a múltiples contextos y situaciones.
También las teorías actuales que trabajan la motivación a la luz de los avances de la psicología cognitiva, han elaborado posiciones más complejas y trascendentales para trabajar y propiciar los estados motivacionales en los y las a1umnos (as) que aprenden, el planteo de que hay que explorar los diferentes sistemas y estilos de motivaciones que tienen los alumnos (as). Resulta chocante para la mayoría de los docentes que están acostumbrados a referirse a la motivación extrínseca que ellos implementan como garantía de movilización de las conductas que esperan que observen los estudiantes, que muy a su pesar, muchos, tal y como se puede registrar, "no se motivan". Nada más incierta que esta afirmación, pues cada quien de acuerdo a su historia previa de socialización, conserva un estilo motivacional propio que lo conduce a actuar y a reaccionar de una manera particular.
Resulta pues vital, que los psicopedagogos se aboquen a un estudio en este particular, que permita que los docentes puedan entender que las tareas que debe realizar un alumno (a) para favorecer un aprendizaje eficaz, debe estar acorde con su estilo motivacional, pues de él dependerá la buena marcha de los aprendizajes, ya que no se trata de que pueda dar una respuesta inmediata, sino que lo que se aprenda permita resolver problemas y facilitar futuros aprendizajes.
Otros de los procesos psicológicos presentes en nuestro curriculum, como parte esencial al tipo de aprendizaje que se debe propiciar, es el de aprendizaje autónomo o aprender a aprender.
Subyacente a los procesos de aprendizaje autónomo está el de metacognición, que desde hace más de 20 años ha ocupado un lugar de primer orden en los estudios experimentales de los principales psicólogos del mundo, cuyos precursores se encuentran en la Escuela de Würzburg de Alemania.
El término Metacognición se refiere a la posibilidad del ser humano de reflexionar acerca de su capacidad cognitiva, es decir, que el acto mismo de conocer se convierte en objeto de conocimiento. También en los procesos de auto-evaluación que plantea el mismo currículum, se trabaja metacognición, cuando los que aprenden revisan lo que aprendieron: cómo lo aprendieron; qué dudas le quedaron, entre otras y tienen que replantearse nuevas metas de conocimiento, cambio de actitudes, retrabajar lo conocido y aprender del proceso de conocer.
La metacognición, que en sus inicios fue objeto de estudio de los filósofos (Spinosa, Hegel, entre otros), y posteriormente trabajado por William James, Flavell, Ana Brown, Kainer, Klurwe, Piaget, Bruner, etc., no es en este momento un problema teórico, sino que las implicaciones prácticas de su estudio reviste importancia trascendente para la psicología educativa, pues esta capacidad está íntimamente relacionada no sólo con las situaciones de aprendizaje que se propicien, sino como la capacidad de reflexión sobre los procesos cognitivos que hagan los y las estudiantes y posibilitan un mayor y mejor aprendizaje y cómo se convierten en experiencias de vida.
Por lo tanto, los procesos de metacognición están encaminados a que los y las alumnos puedan dirigir su aprendizaje por sí mismos, mediante la adquisición de estrategias de un saber práctico, que les permitirá involucrarse de lleno, responsable y reflexivamente, en todo el proceso de aprender, diagnóstico, planeación, ejecución, control y evaluación de los procesos de aprender.
La metacognición reviste crucial importancia para los procesos de evaluación educativa, ya que desde la perspectiva de la transformación curricular, la evaluación es entendida como el proceso a través del cual se posibilita volver a recorrer el camino transitado en el proceso de aprendizaje para identificar cuánto aprendí, cómo lo aprendí, qué falta por aprender y qué debe hacerse para recuperar los aprendizajes problemáticos o no adquiridos. A este proceso de evaluación se le llama Autoevaluación (tanto para alumnos (as) como para docentes), con el cual culmina y cobra sentido el proceso de evaluación auténtica.
Pudiéramos seguir ampliando, detallando otros aspectos psicológicos, donde la metacognición juega un papel de trascendencia, como los procesos de auto-control, para el manejo y regulación de los procesos de disciplina auto-regulada, en la toma de decisiones, en los procesos de auto-estima y seguridad en sí mismo, y en todos aquellos procesos que implican reflexión, toma de consciencia. Por ahora sólo me interesa plantear la necesidad de estudiar y profundizar en estos procesos vitales para el logro de un ser humano más capaz, consciente y crítico.
Necesidad de un Relanzamiento de la Psicología Educativa en Nuestro País
Como hemos venido reseñando, hay principios generales del aprendizaje que se plantean en el curriculum, que tienen que hacerse prácticos en el salón de clases, que deben ser validados empíricamente para concretarlos a los diferentes contextos educativos y por qué no decirlo, que deben ser trabajados, discutidos, analizados e investigados desde las aulas universitarias, para poderlos relacionar con la naturaleza de los procesos de aprendizaje en el salón de clases y con las características de los factores cognitivos, afectivos y sociales de nuestros alumnos(as), y maestros (as).
No es posible quedarnos como en el pasado que los principios psicológicos del aprendizaje que manejaban los (as) estudiantes de psicología en las aulas universitarias, no guardaban ninguna relación con los procesos de enseñanza que se manejaban en el salón de clases.
Es imprescindible vincular a los estudiantes de psicología y sobre todo aquellos que van haciendo su opción por la psicología educativa, con el quehacer educativo, ya que la función principal de la misma debería ser la adecuación de los principios de aprendizaje con la implementación del aprendizaje concreto en el aula, las condiciones o el diseño de ámbitos adecuados con métodos adecuados, los factores que influyen y su evaluación en él.
El psicólogo educativo se ocupará de armonizar la teoría del aprendizaje significativo con las teorías pedagógicas, para que se implementen las investigaciones psicopedagógicas, ya que las primeras dan dirección general a las prácticas educativas, pero necesitan traducirse y ajustarse a las complejidades de un salón de clase con estudiantes con distintas aptitudes, disposiciones e intereses, como también las características propias de cada área de estudio, sobre la que deben operar los principios generales del aprendizaje significativo.
Los psicólogos deben poner sus conocimientos sobre capacidades, procesos de adquisición cognitiva, al servicio de la enseñanza, pues por un lado se garantizarán mejores procesos de enseñanza-aprendizaje, como también los procesos de investigación necesarios para ir recogiendo y reencauzando procesos.
En la aplicación de estos principios de aprendizaje se requiere crear constantemente, para lo cual se necesita conocer los principios e innovar con ellos.
Un cuerpo de principios teóricos no podrá convertirse en premisas válidas al menos que no se avalen con hallazgos empíricos en diferentes situaciones, por lo cual el papel del psicólogo educativo será vital para el avance de esta rama tan importante de la psicología en nuestro país.
La pedagogía y la psicología se necesitan. Los maestros aportan al psicólogo problemas prácticos, ya sea de alumnos en particular o de grupos, así cuestiones vitales de los procesos de enseñanza-aprendizaje que acontecen en la clases y que en la mayoría de las veces parten por un lado del desconocimiento de las características particulares o generales de los sujetos que aprenden (intelectuales, afectivos o sociales) y por el otro de las dificultades que provienen de los métodos que se usan para enseñar.
Tanto uno como el otro tienen consecuencias psicológicas que de no ser encarados, pueden provocar problemas en la autoestima del que aprende, fatiga, miedos, desencanto, entre otros, imposibilitando que se desencadenen procesos positivos de disfrute, alegría, espontaneidad e iniciativa en los grupos de clase.
Nos falta mucho por investigar sobre cuáles características cognitivas y de la personalidad de los y las estudiantes, afectan los resultados del aprendizaje y cuáles serían las condiciones más propicias para organizar y presentar materiales de aprendizaje que permitan ajustarse no sólo a grupos completos, sino a características particulares o formas de aprender diferentes.
El psicopedagogo debe partir de que el proceso educativo presupone transformar a los y las individuos y ayudarlos a desarrollar sus máximas capacidades, así la prevención activa de sus perturbaciones o desequilibrios, sean estas sociales, escolares o afectivas, son elementos imprescindibles en su accionar al interior de las escuelas.
Los contextos familiares son también, elementos importantes en la acción del psicólogo educativo, dada la influencia de la familia en el marco de referencia cultural que los (as) alumnos traen a la escuela, es evidente la necesidad de que haya una estrecha relación entre la familia y la escuela.
Esta relación podrá insertarse en dos grandes procesos vitales:

  1. Lograr que las familias adquieran conciencia sobre el rol que les corresponde jugar en la educación de sus hijos e hijas.

  2. Armonizar los procesos de potencializar capacidades y de reestructurar esquemas o pre-conceptos que los ambientes familiares vivencian en la cotidianidad y que se manifiestan en las escuelas como elementos que hay que tomar en cuenta para partir de los aprendizajes previos de los y las estudiantes, los cuales juegan un papel trascendental en la concepción de aprendizaje que se maneja en la transformación curricular.

Es pues necesario, que el psicólogo educativo encuentre en su formación elementos básicos que le permitan armonizar y encauzar las relaciones escuela-familia-sociedad, pues de nada valdrían sus herramientas para operar al interior de la escuela, si unos ámbitos cercanos a él-familia-sociedad mantienen una influencia permanente y decisiva de la misma.


Como se infiere de todo lo anteriormente expuesto, el campo de acción del psicólogo educativo es directamente el salón de clases, el sistema de relaciones del ámbito educativo, los procesos de evaluación y los contextos socioculturales de los estudiantes que afecten su aprendizaje y el más relevante de ellos sus contextos familiares.
Con estas reflexiones no me animo a entrar en la polémica de Gage (1964, Pág. 268-­269), la cual plantea que las teorías del aprendizaje tienen poca o ninguna probabilidad de encontrar aplicación en el accionar educativo y que por el contrario deberían se reemplazados por teorías de enseñanza (como se ha venido haciendo hasta ahora) o las consideraciones de Smith (1960), mucho más racionales y entendibles, cuando sitúa que el aprendizaje y la enseñanza son fenómenos distintos, lo cual lo considero obvio de mis reflexiones. Lo que sí deseo que quede esclarecido es que debe haber una articulación entre las teorías de aprendizaje que subyacen a las técnicas provenientes de las teorías de enseñar, pues será sumamente difícil encauzar una investigación sobre los efectos de los procesos de enseñanza, sino tenemos claras las premisas teóricas metodológicas de las teorías de aprendizaje que subyacen, las cuales son puertos de partida y confieren dirección y sentido a la enseñanza misma. Además no sólo por lo que afirma Ausubel (1991, pág. 27), "buscar métodos de enseñanza más eficaces, que puedan describirse tan sólo en términos de características del acto de enseñar y que no puedan relacionarse con las leyes de aprendizaje, es derrochar tiempo y esfuerzo", sino que tanto nuestra Ley Orgánica de Educación, como todos y cada uno de los documentos de nuestra transformación curricular, sitúan muy claramente los procesos de aprendizaje que se deben privilegiar y cuáles las estrategias de enseñanza que deben implementar.
Le tocará ahora a las escuelas de psicología del país, readecuar sus programas de estudios así como sus líneas de acción a estas necesidades que tiene la educación nacional y favorecer que sus egresados con opción a la psicología educativa cuenten con las herramientas idóneas para favorecer la implementación de este proyecto educativo con los necesarios procesos de investigación que toda nueva propuesta psicopedagógica requiere para que pueda ser implementada, seguida y reformulada cuando sea necesario.
Es por esta razón que afirmamos que los conocimientos psicológicos tienen una utilidad inmensa para encauzar el acercamiento de una práctica educativa diferente en las aulas, pues al educador se le pide que diseñe un curriculum, pero estos no cuentan con los referentes teóricos para inventar, innovar o crear a partir de una propuesta curricular abierta y flexible.

Fuentes Consultadas

Aebli, H., Colussi G.; Sanjurgo L. 1995. Fundamentos psicológicos de una didáctica operativa. Horno Sapiens.

Alonso Tapia, J. 1991. Motivación y Aprendizaje en el Aula. ¿Cómo enseñar en el aula? Madrid, Santillana.

Ausubel, DP; Novak, J.D.; Hanesian, Helen. 1991. Psicología Educativa, México, Trillas.

Bruner, J.S. 1972. Hacia una teoría de la instrucción, México, Uteña.

Bruner, J.S. 1992. La importancia de la educación. Barcelona, Paidos.

Carretero, Mario. 1993. Constructivismo y educación. Madrid, Edelvives.

Coll, C. 1995. Psicología y Currículo. Barcelona, Paidos.

Deval, J. Crecer y Pensar. 1983. La construcción del conocimiento en la escuela, Barcelona, Laia.

Flavell, J.H. 1993. El desarrol1o cognitivo, Madrid, Visor.

Fundamentos del Curriculum, tomos 1, 11, 1994. República Dominicana, Innova 2000.

Cagné E.D. 1991. La Psicología cognitiva del aprendizaje escolar. Madrid, Visor.

Gimeno, J. 1988. El curriculum, una reflexión sobre la práctica. Madrid, Morata.

Cimeno, J; Pérez, AI. Comprender y transformar la enseñanza, Madrid, Morata.

Nickerson, R.S; Perkins, D.N. y Smith, E.E. 1990. Enseñar a pensar. Madrid, Paidos.

Novaes, M.H. 1973. Psicología de la actividad escolar. Argentina, Kapeluz.

Palacio, L; Henry Wallon. 1987. Psicología y educación del niño, una comprensión didáctica del desarrollo y la educación infantil. Madrid, Visor,

Piaget, J. 1978. La equilibración de las estructuras cognitivas, Madrid, Siglo XXI.

Pozo, J. 1989. Teorías cognitivas del aprendizaje. Madrid, Morata.

Vygotsky, LS. 1985. Pensamiento y lenguaje. Buenos Aires, Pléyade.

Vygotsky, LS. 1979. El desarrollo de los procesos psicológicos superiores. Barcelona, Crítica.


Conocimiento, Aprendizaje y Enseñanza. Temas Relevantes en la Reforma Educativa
Licda. Minerva Vincent

Secretaría de Estado de Educación y Cultura (SEEC)

En la escuela dominicana del presente se producen transformaciones que tendrán repercusiones trascendentes en la sociedad. Esas transformaciones se sustentan en procesos que se impulsan para promover el desarrollo pleno de las potencialidades y capacidades humanas.


Aspiramos a contribuir, desde la educación, a la construcción de la sociedad que merecemos los dominicanos y las dominicanas; una sociedad orientada hacia un modelo de desarrollo autosostenible, donde prime el bienestar, la equidad y la justicia. Pero, en un evento de esta naturaleza la pregunta pertinente va orientada al papel jugado y por jugar por nuestra ciencia, la Psicología, en la reforma educativa en marcha.
Para responder a dicha interrogante describiremos de manera muy breve en un primer momento lo que está sucediendo en la actualidad en nuestras escuelas, las concepciones que sobre el conocimiento, el aprendizaje y la enseñanza subyacen en los procesos que se impulsan, y en lo específico cómo los/as psicólogos/as del área educativa hemos ido construyendo explicaciones, definiendo estrategias y dándole seguimiento a dichos procesos en un trabajo colectivo en el que participamos junto a pedagogos, orientadores y especialistas de las diferentes áreas de la ciencia, la tecnología y el arte. En un segundo momento expondremos, con la brevedad que el tiempo que se nos ha asignado nos impone, el por qué y para qué de las reformas que e impulsan.
¿Cuáles son los cambios que están sucediendo en la escuela dominicana?
Los cambios se expresan en una nueva mentalidad, conciencia, compromiso, actitudes y ruptura de esquema de parte de todos los actores involucrados en la Reforma Educativa. Un cambio en la mentalidad de los actores fundamentales de los procesos educativos, el cual se expresa en una conciencia cada vez creciente de la necesidad de cambio. Los múltiples diagnósticos realizados como paso previo a la definición y puesta en marcha del Plan Decenal de Educación -hito glorioso en la historia educativa nacional- dan cuenta de la magnitud de los problemas, entre los que se destacaron problemas graves de infraestructura, equipos y mobiliario, analfabetismo, cobertura, repitencia, deserción, sobreedad, deficientes niveles de formación del magisterio, bajos salarios, transferencia de profesores a otros sectores, obsolescencia curricular y descuido en el ámbito político, social, comunitario y familiar para sólo referimos a indicadores tradicionalmente considerados.
La asunción de un compromiso en la tarea de elevar la calidad de la educación de nuestro pueblo (empresarios, trabajadores, profesionales, académicos, políticos, religiosos, sindicalistas, padres y madres de familia) participan de manera activa y entusiasta en las:
- Juntas Administrativas Distritales

- Asociaciones de Padres, Madres y Amigos de la Escuela



- Comisiones y Consejos Técnicos y de Apoyo, tales como los que impulsan la ejecución de la nueva Ley de Educación, de apoyo y mantenimiento de la infraestructura escolar, el programa masivo de alfabetización y a la transformación curricular, producción de libros de texto entre otros proyectos y programas priorizados por la Secretaría de Estado de Educación y Cultura en la presente gestión.
Una ruptura con los esquemas tradicionales de pensar y hacer educación, en los cuales nos centraremos a continuación.
Pero lo más importante una actitud sorprendentemente positiva hacia el cambio, que nos impulsa a todos/as a aprovechar cualquier espacio y momento para aprender uno/a de los/as otros/as.
La ruptura a que aludimos se expresa en un repensar, en una reflexión colectiva, en el estudio concienzudo, en la discusión franca y abierta de los saberes y experiencias que cada uno la de los/as que participamos en la reforma hemos ido incorporando a la formación y al quehacer profesional y social.
Procurando consensos hemos diseñado un curriculum dominicano, en el cual se establecen los fines, propósitos, procesos y estrategias de la educación en el momento histórico actual. Los conceptos claves que manejamos se sintetizan en los fundamentos del curriculum, Tomos I y II, de amplia circulación en el medio educativo.
A partir de la articulación de visiones, del entramado de ideas y acciones que se derivan del curriculum se promueven procesos que superan situaciones y prácticas, en un intento de responder a los requerimientos de un país que apuesta a la educación, como vía para incorporar a su gente a los esfuerzos de la humanidad por construir un mundo más justo, equitativo y competente. El cambio de dirección de estos procesos abarca aspectos tan disímiles como complejo es el acto educativo.
Concepciones sobre el Conocimiento, Aprendizaje y Enseñanza
Las transformaciones que se vienen dando en las prácticas cotidianas que se desarrollan en la escuela, se sustentan en nuevas concepciones sobre el conocimiento, el aprendizaje y la enseñanza.
Es así como el conocimiento lo entendíamos y lo trabajábamos en educación, como la incorporación a nuestra memoria de un cúmulo de verdades, (informaciones, datos y hechos) que constituían el acervo cultural, científico, tecnológico, artístico y las costumbres, usos y normas requeridas para el buen desenvolvimiento de las personas en la cotidianidad de sus vidas.
Hoy el conocimiento más que en la acumulación pone énfasis en la construcción. Lo que interesa es la formación de "esquemas" (en el sentido piagetiano del término), que posibiliten la integración de nuevas actitudes, aptitudes, habilidades, destrezas, conocimientos que posibiliten entender y actuar en y sobre el mundo.
La idea de aprendizaje (como proceso de integración de dichos esquemas) que de esta concepción se deriva supone a sujetos que en vez de reaccionar a estímulos (antecedentes y/o consecuentes a la conducta) se implican activamente, con toda la subjetividad y carga energética que caracteriza a las personas en el acto de aprender.
Esta concepción de aprendizaje, que se inscribe en una perspectiva cognitiva, ha sido socializada en nuestro medio como "aprendizaje significativo". El cual, como todos los colegas saben, puede ser integrado por estrategias receptivas y/o por descubrimiento. Por lo tanto, métodos y técnicas tradicionales y exitosas como la lectura, el estudio individual, la recepción por múltiples medios de información no pueden ser descartados.
Las formas de representación de la realidad (que vienen a constituirse en “el conocimiento” a que aludíamos en el punto anterior) que posibilitan integrar un conocimiento con sentido para los sujetos han sido retomados de los planteamientos desarrollados por Vygotsky, Bruner, Ausubel, el maestro Piaget y sus discípulos.
Son estos aportes desde la Psicología los que vienen a sustentar las nuevas estrategias de aprendizaje que se promueven. Estas estrategias (de recuperación de la percepción indi­vidual, de problematización, recepción, descubrimiento, inserción en el entorno, socialización y proyectos) han desplazado el énfasis en la vieja concepción de enseñanza, entendida como transmisión de informaciones, hechos, datos, conceptos, procedimientos, valores, actitudes y normas que los estudiantes debían recibir acríticamente porque constituían los conocimientos y una determinada ética, considerada como la representación de la cultura hegemónica, al menos en el mundo occidental.
Hoy el nuevo curriculum conceptualiza la enseñanza como un proceso de orientación, acompañamiento, seguimiento y animación a los procesos de aprendizaje en los que se involucran todos los actores.
De esta reconceptualización se deriva toda una revisión del rol de los actores involucrados en los procesos de enseñanza y de aprendizaje; considerando importante destacar la idea de que se trata de procesos en los que, independientemente del papel que desempeñemos en un escenario particular (estudiante, maestro, directivo, personal de apoyo, técnico, padre, madre o simple ciudadano implicado en los asuntos educativos) vamos aprendiendo los unos de los otros, conceptualización que se articula con la conciencia de la necesidad de promover procesos en los cuales el aprendizaje sea considerado como una actividad a desarrollarse a lo largo de toda la vida.
Significación de Estos Cambios. El por qué y para qué de la Reforma
Los cambios, a nivel mundial y nacional, que se operan en todos los ámbitos: político, económico, social, cultural, científico, tecnológico y en la cotidianidad misma de nuestras vidas, imponen un cambio de rumbo. Se trata de dar el salto hacia la modernidad o quedamos rezagados en un mundo que marcha a ritmos y en direcciones insospechadas hasta hace tan sólo pocos años. La revolución tecnológica ocurrida en el ámbito de las comunicaciones y en la informática abre posibilidades que nos hacen tomar muy en serio ideas que en otros tiempos pasábamos por alto.
Cuando desde el paradigma positivista entendíamos el conocimiento, el aprendizaje y la enseñanza como objeto a estudiar desde la "objetividad", "verificalidad", "predictibilidad", y "replicabilidad" preconizada por el conductismo, respondíamos también al "espíritu de la época". El orden socioeconómico y político se sustentaba en el capitalismo industrial, por lo que a la educación se le pedía la formación de obreros y cuadros capaces de continuar produciendo en un mundo caracterizado por la mecanización y la reproducción en cadena. Poco importaba la subjetividad, lo intangible, el universo simbólico en que se movían los sujetos y tan siquiera las creencias y la afectividad de la gente en un mundo centrado en el consumo y en el placer por el disfrute de sus logros materiales.
Pero como paradoja de la vida, ha sido la explosión de la ciencia y la tecnología la que nos ha devuelto hacia el mundo del espíritu, de lo intangible. Ya los psicólogos no nos sentimos acorralados, ruborizados por no poder dar cuenta de manera medible y replicable de esferas del ser humano que manejábamos como la "caja negra", la cual nunca hemos negado pero hoy reconocemos como las energetizantes de la actividad humana.
Hoy devolvemos a la educación, con todo el rigor, el estudio de la percepción, la motivación, la emoción, el pensamiento. Por eso hablamos al inicio de un cambio en el paradigma dominante. La Psicología Cognitiva, de la Personalidad, de la Emoción recuperan el lugar que, sin desconocer sus valiosos aportes, ocuparon en su momento los representantes de la Psicología Experimental, abogada por los conductistas, a los cuales muchos de nosotros/as nos afiliábamos.
El acceso instantáneo a la información que posibilita la Informática, el predominio de las imágenes, las comunicaciones que han convertido el mundo en una aldea, la revalorización del mundo subjetivo devuelven el verdadero sentido de sujetos a los seres humanos, explicando la amplitud de los múltiples aportes que la Psicología puede hacerle a la educación.
¿Pero por qué la educación es considerada hoy como elemento clave del desarrollo? ¿No siempre fue así? ¿Por qué el renglón más importante en los Presupuestos Nacionales es hoy en día reservado a la educación?
Muchos factores pueden explicar este fenómeno. Nosotros destacaremos tres:

  • Desde que el mundo recibió los resultados de lo que ha sido denominado el milagro de los tigres asiáticos, entendió la significación de la educación vista como inversión y no como gasto. La década de los años 80 fue escenario propicio para la diseminación de esas ideas, bajo el nuevo concepto de capital humano.

  • Un mundo signado por cambios acelerados, que se expresan a un ritmo vertiginoso y en direcciones impredecibles tiene que centrar en la gente, en la persona, en los seres humanos, como especie "inteligente" del planeta, el "control" de la situación. Un "control", entendido como ese equilibrio entre nuestras intencionalidades más privadas hasta el compromiso con la satisfacción de expectativas sociales, sólo puede ser ejercido por personas que hayan tenido la posibilidad de desarrollar al máximo sus potencialidades y capacidades. Y esto, como lo entendemos hoy, se alcanza cuando la persona se implica en procesos constructivos que le posibilitan el desarrollo de la inteligencia, el compromiso social, el despliegue de la creatividad y de los talentos particulares que caracterizan al ser humano. Es en este contexto que la triada conocimiento, aprendizaje, enseñanza, como conceptos que aluden a resultados, procesos y estrategias vienen a articularse.

  • La Reforma Educativa que en el orden institucional y académico se desarrolla en República Dominicana, se plantea como el camino más seguro para avanzar hacia la satisfacción de las aspiraciones que de manera valerosa y responsable han impulsado el accionar público y privado de los mejores hombres y mujeres de nuestro pueblo.

Entendiendo que el progreso, el desarrollo, la justicia, la equidad se sustentan en el conocimiento, no en la fuerza bruta y brutal; no en las máquinas sino en la riqueza espiritual y material de los pueblos, los educadores y demás profesionales al servicio de la educación apostamos a la educación de nuestra gente, niños/as, jóvenes y adultos, reconociendo que es en ese espacio que se llama escuela, en ese tiempo que se permanece en ella donde se da la posibilidad de formar la conciencia y la inteligencia de las futuras generaciones de dominicanos/as.


Sólo elevando el nivel educativo estaremos en capacidad de construir el país que deseamos. Un país donde se respete y preserve el medio ambiente, con identidad propia, que valore la diversidad que potencializa la creatividad que nos caracteriza como pueblo, competentes para articularnos a un mundo global y plural, para lo cual el concepto de "aprender a aprender", que venimos trabajando en Psicología desde principios de siglo, nos permitirá integrar los avances que se operan en la ciencia y la tecnología, y modestamente contribuir como país al salto necesario de una sociedad de la información hacia la sociedad del conocimiento. En fin un pueblo sano y feliz que valore el trabajo como medio de realización personal y social, siendo éstos los principios en que se fundamenta nuestro Sistema Educativo, los cuales han quedado formulados en nuestra recientemente promulgada Ley de Educación.
Bibliografía
Delors, Jacques. 1996. La Educación Encierra un Tesoro. Santillana. Ediciones UNESCO, Madrid, España.

García, D; Hernández, R. 1992. La Calidad, la Innovación y los Actores en el Marco del Plan Decenal de Educación. Plan Decenal de Educación, Área Calidad de la Educación. SEEBAC, 2 de noviembre.

Hernández, R.; Fiallo, J.A.; Zaiter, J.; Álvarez, J.L. 1993. Comisión de Construcción del Conocimiento. Plan Decenal. Proceso de Transformación Curricular, República Dominicana, julio. Documentos Inéditos.

SEEBAC. 1992. El Plan Decenal de Educación en la Perspectiva de sus Áreas y sus Consultas. Serie A, Documento 4. Congreso Nacional de Educación, diciembre.

SEEBAC. 1992. Síntesis del Plan Decenal de Educación. Plan Decenal de Educación, Serie A, Documento 5. Congreso Nacional de Educación. Diciembre.

SEEBAC. 1993. Plan Decenal de Educación. 2, 3, 4 de diciembre. Serie A, Documento 6, Memorias del Congreso Nacional 1992.

SEEBAC. 1994. Fundamentos del Curriculum. Tomo I. Editora Alfa y Omega, Santo Domingo, R.D. Serie Innova 2000.

ALTERNATIVAS PSICOTERAPEUTICAS

E INTERVENCIÓN
Psicoterapia Breve Multidimensional
Jorge Corsi

Profesor Titular de Psicoterapias Breves.

Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires.

El enfoque multidimensional en Psicoterapia Breve surge con la finalidad de superar algunas falsas dicotomías planteadas por los sistemas tradicionales, adoptando una actitud abierta y no dogmática que permita dar respuestas flexibles y creativas a la diversidad de problemas planteados en el campo de la clínica.


La Psicoterapia Breve Multidimensional intenta tener en cuenta la amplia gama de determinantes que operan sobre las situaciones humanas, y trabajar con recursos que sean lo suficientemente flexibles como para operar sobre las diferentes dimensiones del problema.
La multidimensionalidad se da, por lo tanto, en dos ejes:

  1. La multiplicidad de los niveles significativos de la vida del paciente que son tomados en cuenta:

a) Las dimensiones cognitiva, conductual, intrapsíquica e interaccional.

b) Los Contextos en los que participa el paciente: microcontexto, exocontexto, macrocontexto.

c) Las dimensiones temporales: pasado (historia personal), presente (situación actual), fu­turo (proyecto personal de vida).


  1. La multiplicidad de recursos terapéuticos de que dispone el terapeuta, caracterizados por la flexibilidad y la creatividad, pero dotados de coherencia interna respecto de la estructura conceptual de la cual emergen.

Por lo tanto, cada vez que aludimos a un abordaje multidimensional, nos estamos refiriendo simultáneamente a estos dos ejes.


Las coordenadas que permiten delimitar este enfoque son las siguientes:

-Una concepción acerca de los determinantes: La Teoría del Determinismo Recíproco.

-Una concepción acerca del cambio: La Teoría Ecosistémica.

-Una estructura conceptual: el Modelo Ecológico.


La Teoría del Determinismo Recíproco
Existe una evidente correlación entre la concepción acerca de la determinación psíquica y los métodos terapéuticos propuestos. Las distintas variantes del mecanismo causal, por ejemplo, postulan que es necesario actuar sobre las causas para resolver los efectos. A su vez, distintas teorías privilegian algún tipo de determinantes por sobre los demás. La clásica discusión entre "natura y nurtura" ejemplifica un eje sobre el que ha girado la cuestión en el campo de la psicología.
Las teorías psicológicas contemporáneas se han polarizado en lo que respeta a las explicaciones de la conducta humana, tanto normal como patológica, centrándose algunas en los determinantes "externos" o ambientales, otras en los determinantes "internos" o intrapsíquicos y otras en la interacción entre ambos. El conductismo, el psicoanálisis y la psicología genética son ejemplos de cada una de esas formas de entender la determinación.
Si bien en la actualidad resulta difícil encontrar defensores de enfoques unidireccionales "puros" (ya sean éstos ambientales o pulsionales), las distintas escuelas psicoterapéuticas recogen, en su práctica, la influencia de algunos de ellos.
En los últimos quince años, Albert Bandura, profesor de la Universidad de Stanford, ha venido trabajando sobre la idea de superar los obstáculos que representan los modelos mecanicistas de causalidad, proponiendo una teoría del determinismo recíproco.
Bandura critica, por una parte, el ambientalismo extremo del conductismo que transforma al ser humano en un sujeto pasivo, a merced de las influencias externas. Por otra parte, critica el descuido de las influencias sociales que se observa en algunos psicólogos cognitivos contemporáneos.
Su cuestionamiento es aún más amplio: rechaza las teorías que se basan predominantemente en el determinismo interno, explicando la conducta en relación a motivaciones o actividad pulsional. Considera que cuando las explicaciones se apoyan exclusivamente en el factor que predomina en cada una de esas teorías las mismas se transforman en mecanicistas y reduccionistas.
Bandura entiende los procesos regulatorios en términos de un determinismo recíproco. Tanto la conducta como otros factores personales y ambientales actúan como determinantes que están entrelazados. Este enfoque no se limita a afirmar que existe una "interacción" entre los factores personales y los ambientales, sino que explica la conducta humana en términos de una interacción recíproca y continua entre los determinantes cognitivos, los comportamentales y los ambientales. Así, las personas y el medio se determinan en forma recíproca. Es verdad que la conducta está regulada por sus contingencias, pero las contingencias están producidas, en parte, por la propia persona. El sujeto, por medio de sus acciones, juega un papel activo en la producción de contingencias que, a su vez, influyen sobre él.
Señala Bandura que en la búsqueda de causas anteriores, por cada "gallina" descubierta por los enfoques unidireccionales, habrá un "huevo" identificado por el teórico del determinismo recíproco. Dada esta interdependencia y esta causalidad circular, el determinismo no implica una visión fatalista en que las personas son simples peones de las influencias externas o de impulsos internos. Cada uno de esos factores es parte de un engranaje, en el cual cada uno determina a los otros.
Un esquema adaptado de la teoría del determinismo recíproco, sería más o menos así:


En este esquema, cada uno de los factores es permanentemente "resignificado" por los otros, por lo que no adquiere un valor absoluto, sino que debe ser considerado permanentemente dentro del esquema de reciprocidad.
El enfoque multidimensional en psicoterapia que estamos construyendo se basa en una perspectiva derivada de la teoría del determinismo recíproco.


Compartir con tus amigos:
1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   ...   22


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos